Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 180

 

Norela le reclamó a Haroldo por haber ido a ver a Claudia Patricia, y le advirtió que si insistía en verse con esa ramera, ella se marcharía para que de esa forma, el juez le negara el derecho sobre la herencia de su difunto padre. Haroldo le confesó que en estos momentos no le interesaba recuperar esa herencia, y estaba dispuesto a renunciar a esa herencia si Claudia Patricia aceptaba casarse con él. Norela le recordó que el cuerpo de César no había aparecido, por lo que Claudia Patricia tendría que esperar hasta cinco años para poder volver a casarse. Haroldo se conformaría con estar estos cinco años comprometido con ella, pero ya no soportaba un día más lejos de ella. Doña Odila le imploró que no lo hiciera y que pensara en el bienestar de ella y sus hermanos. Pero Haroldo le dijo que mañana Claudia le daría su respuesta, y si era positiva, él renunciaría a la herencia.

 

Don Benjamín le propuso a Tatiana que fuera su amante, pues él no ama a su esposa Darcy, sin embargo por compromisos ante la sociedad debía permanecer casado. Tatiana sabía que arriesgaba mucho al ser la amante de don Benjamín, pero también ganaría mucho teniendo en cuenta que ahora mismo ella no tenía nada. Tatiana sabía que por ahí empezaría y poco a poco iría ganando terreno hasta ocupar el lugar de la señora del general Benjamín.

 

Greicy le comentó a su padre que Maurice le había confesado que no estaba enamorado de ella, sino que amaba a otra mujer, la tal Canela, la hija bastarda de don Tito Mancera, por eso ella estaba segura de que ese compromiso se rompería. Don Benjamín le aseguró a su hija Greicy que ella sería la esposa del tal Maurice como fuera, pues era lo que le convenía a la familia, así que él se encargaría de que Maurice se casara con ella, sin importar que para eso tenga que sacar de cualquier forma a la tal Canela del camino.

 

Abelino estaba aprovechando la situación para tratar de enamorar a Diana Luz, con eso, si le fallaba el plan con Violeta Dolores, le quedaba la opción con Diana Luz. Pero Diana Luz era una muchacha ingenua que no tenía idea del amor, por eso se estaba dejando envolver con las palabras románticas de Abelino. Marcela se había dado cuenta de lo que Abelino estaba haciendo, pero él le dijo que era solo por precaución, para tener un as bajo la manga.

 

Todo estaba listo para la gran boda de Estelita y Elkin. Ya habían llegado todos los invitados, incluidos el Arzobispo Plutarco acompañado de la madre Superiora Sor Elpidia, y doña Meryl Tapias, acompañante del Coronel Hugo. El Arzobispo oficiaría la ceremonia de casamiento, pero estaba impaciente por conocer a la susodicha hija de Irasema. Doña Meryl se sentía un poco incómoda ya que no conocía a ninguno de los invitados, ni siquiera a alguno de los dos novios.Estela estaba muy emocionada por el gran paso que iba a dar. Su madre, doña Julieta, estaba mucho más entusiasmada pues sabía que su hija se casaría con un hombre de una familia muy importante, hermano de la que sería en los próximos días, la primera dama de la República. Así que esperaban que nada fuera a arruinar este momento.

 

El general Ferdinando no pudo dejar de pensar en toda la noche en Nieves María, era la primera vez que una mujer le interesaba de esa forma, y tenía temor de estarse enamorando de ella. Sin embargo, ahora que él iba a ser ratificado como el primer Presidente de la República, sentía que no había cabida en su vida para el amor, pues la presidencia demandaba mucha atención. Así que tal vez lo mejor era no entusiasmarse mucho con Nieves María, sobre todo porque necesitaba el apoyo de Benjamín y de Ventura, y si se separaba de Bilena, los tendría de enemigos.

 

Lo que Ferdinando no sabía era que el general Lázaro estaba pensando la forma de eliminarlo, pues no estaba de acuerdo con unificar todas las regiones sino que cada una tuviera su propio presidente, y así se dividiría la República en cinco regiones diferentes. El gobernaría la región de oriente, Ferdinando el occidente con Román, Benjamín el centro con Ventura, y Raúl el Sur. Solo quedaría el norte que se lo podría repartir entre Román y Ventura a ver cuál de los dos lo merecía. Pero si Ferdinando no aceptaba la propuesta, tendrían que eliminarlo.

 

En el camino hacia el sur, rumbo a la hacienda Mancera, el Coronel Hugo le comentó a su socia doña Meryl que ya había tenido el primer acercamiento con la joven Elisina Onassis y al parecer le había ido muy bien, pues la joven Onassis estaba entregada a la bebida y de esa forma sería muy poco probable que encontrara algún mejor pretendiente.

 

Al llegar a su hacienda, Erwin descubrió que Elida estaba tratando de abandonarlo, así que le reclamó por dejarlo ahora que más la necesitaba. Pero ella le dijo que no pensaba soportar sus maltratos y humillaciones, pues ella era una nueva persona, un ser de paz y necesitaba tener a su lado alguien que quisiera lo mismo que ella. Erwin le preguntó a su hermano qué estaba haciendo en la hacienda a esa hora. Así que Darwin le confesó que él pensaba huir con Elida Margarita pues los dos se amaban y querían ser felices, por eso él debía dejarlos ir en paz. Erwin enfureció al saber que los dos lo habían traicionado y no pensaba perdonárselos.

 

Doña Lida le dijo a su marido que pensaba hablar con el detenido Fabio para obtener cierta información. Robinson aceptó y le dio autorización para que se reuniera con el detenido. Una vez frente a frente, Lida comenzó a visualizar su fantasía sexual con él, y comenzó a insinuársele. Fabio no entendía que estaba sucediendo, y llegó a pensar que se trataba de una trampa para ver si él caía. Por su parte, Milena del Carmen sabía que el General Robinson cargaba una llave de los candados donde se encontraban los detenidos, así que pensaba buscar la forma de robarla sin que él se diera cuenta para poder liberar a Fabio.

 

Mario Rafael llegó a la hacienda Onassis y se encontró con la sorpresa de que Erwin había atacado a Liseth. Mario Rafael estaba furioso tanto que quería ir en busca de Erwin para cobrarse su infamia. Pero Liseth estaba muy feliz de saber que su amado no había muerto, y necesitaba estar a su lado pues sentía que perdía las fuerzas para seguir viviendo. Mario se pudo dar cuenta que Liseth ardía en fiebre y no paraba de sangrar, y Luzdarda le dijo que era por una infección del parto, ya que había perdido mucha sangre, y a eso se le juntaba el hecho de que don Erwin hubiera abusado de ella. Mario sintió mucha ira y decidió ir a buscarlo para matarlo.

 

La ceremonia de casamiento de Estela y Elkin había dado inicio y todos los invitados habían quedado deslumbrados con el diseño del vestido de novia de Estela. No cabía duda de que don Tito Mancera era uno de los hombres más ricos de la región, y por eso doña Julieta debía lucirse con la boda de su hija. Realmente era una boda llena de muchos detalles que deslumbraban a cualquiera, incluso a doña Meryl. Pero entre los invitados, doña Meryl alcanzó a ver a alguien que le sorprendió mucho, se trataba de Violeta Dolores, pero eso no podía ser pues ella había muerto, su hijo Mario la había enterrado, así que preguntó de quien se trataba y le dijeron que era Canela, la hija bastarda de don Tito. Doña Meryl se acercó más a ella para confirmar si era la misma Violeta Dolores pero al estar frente a ella, no tenía la menor duda, era Violeta Dolores, lo raro era que ella no la reconocía. Esta sí que era una sorpresa para doña Meryl pues era imposible que existieran dos personas tan idénticas. Doña Meryl estaba completamente segura que la tal Canela, en realidad era la esclava Violeta Dolores.

Usted debe login (registrarse) para comentar.