Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 178

 

Doña Julia pudo ver la forma como su hijo Maurice cuidaba de Violeta Dolores, así que se acercó a él y le preguntó si sentía algo por esa joven trastornada. Maurice le dijo que él se había enamorado de ella desde el primer momento que la había visto, y cuando la conoció, era una muchacha alegre y normal como cualquiera del salón. Doña Julia le dijo que no podía pretender a una muchacha que ya estaba casada y además con un trastorno mental que quizás no tenía cura. Maurice le confesó que estaba muy enamorado de ella y estaba convencido de que con su amor, ella se recuperaría. Doña Julia quedó muy preocupada pues el compromiso con la hija del general Benjamín se había concretado y Greicy estaba muy entusiasmada.

 

Abelino sentía que la cena era muy aburrida para él, por eso aprovechó para irse a un lugar apartado a pasar un buen momento con Marcela. Nadie podía saber que ellos no eran realmente hermanos porque pondría en peligro su estancia en la hacienda.

 

Erwin llegó a su mansión feliz de haber logrado su mayor deseo, hacer suya a Liseth, convertirla en su objeto sexual. Pero Milena Margarita fue hasta allá a reclamarle por su acto vil y repudiable. Elida se sorprendió al escuchar de lo que Milena lo estaba acusando y no podía creer que Erwin hubiera sido capaz de semejante atrocidad, aprovechándose que Liseth estaba débil por el parto. Elida se unió a Milena para reclamarle por ser una persona despreciable. Pero Erwin le ordenó a Paropa que sacara a Milena de la hacienda, y de Elida se encargó él mismo. Erwin le dio una golpiza a Elida para enseñarle que le debía respeto por ser su hombre. Elida había quedado muy mal herida, pero ella no pensaba soportar más los malos tratos de Erwin, por eso le pidió a Darwin que prepararan su fuga lo antes posible, antes que Erwin los descubriera y les hiciera algún mal.

 

Samirami no pensaba permitir que Mario Rafael fuera ejecutado, ella sentía algo por él y necesitaba saber si él era el hombre que ella había esperado toda su vida. Por eso esta misma noche lo ayudaría a escapar, ya que mañana era el juicio y de ser condenado, lo ejecutarían inmediatamente. Esa noche. Mario Rafael se sorprendió al ver a Samirami, quien lo liberó de la jaula en donde permanecía. Samirami le dijo que lo estaba liberando para que la llevara con él pues ella estaba huyendo de un compromiso con un hombre que no amaba. Mario aceptó con la condición que fueran por César para liberarlo también.

 

Haroldo se acercó a la inocente María Teotistes para preguntarle sobre su vida. María Teotistes no tenía conocimiento de su pasado, solo que había sido una niña huérfana abandonada en el convento de las Clarisas y criada por las monjas bajo el mando de Sor María Adestrudiz, hasta que sucedió el ataque al pueblo en que destruyeron todo, y ahí ella decidió conocer el mundo a su alrededor. Haroldo pudo ver que era una muchacha ingenua, pero también muy bella. María Teotistes se había alcanzado a entusiasmar cuando don Haroldo se le había acercado demostrándole interés, pero ahora sabía que Haroldo solo tenía ojos para Claudia, y María Teotistes no podría luchar contra eso.

 

Fabián Aragón, el hermano de Haroldo, le pidió a su amada Norela, que regresara con él, pero ella estaba cansada de la vida como pobre, y viviendo de un lugar a otro sin un futuro seguro; ella sentía que en realidad a quien amaba era a Fabián porque era un hombre totalmente libre para ella y ella sabía que Fabián daría la vida por ella, pero al lado de Haroldo tenía un futuro asegurado lleno de comodidades y la vida que ella se merecía. Por eso Norela le dijo a Fabián que lamentablemente no podía regresar con él, ella estaba dispuesta a reconquistar a Haroldo como fuera.

 

Mientras tanto, Ferdinando estaba muy entretenido conversando con Nieves María. Ella le había dado algunas ideas de reformas para mantener al pueblo contento y evitar rebeliones en su contra. Ferdinando no podía creer que Nieves María tuviera tantas ideas, y eso le llamaba mucho la atención. Ferdinando nunca se había sentido enamorado, pues con Bilena había sido un compromiso estratégico, pero no le impresionaba tanto como Nieves María.

 

Lo mismo le pasaba al general Benjamín con Tatiana, quien demostraba ser una mujer inteligente y astuta. Tatiana sabía que Benjamín era un hombre importante y que ella podría llegar bien lejos a su lado. Aunque Tatiana era consciente de que Benjamín era un hombre casado, ella sabía que lograría volverlo loco de amor por ella.

 

Calixta encontró a la nana Gume tirada en el suelo y de inmediato pidió socorro. Don Tito no podía creer que hubieran sucedido dos desgracias en la misma noche, primero su hija Estela y ahora la nana Gume. Todo esto era muy extraño porque al parecer alguien había atacado a nana Gume, y podía ser la misma persona que había empujado a su hija Estela por las escaleras, y él se negaba a creer que se tratara de su hija Canela, pues de ser así, tendrían que tomar medidas drásticas en su contra para evitar que siguiera haciéndole daño a la gente.

 

El General Robinson Peñaranda amaba profundamente a su esposa, sin embargo sentía cierto deseo por Milena del Carmen, pero no se atrevía a tocarla pues él era un hombre muy creyente en la palabra del Señor y tenía miedo de ser castigado. No obstante, doña Lida, la esposa de Robinson, era una mujer que tenía muchos deseos reprimidos pues su esposo no la satisfacía completamente y ella no podía exigirle a su marido ya que no era algo bien visto en una dama, así que transfería ese deseo hacia Fabio, al verlo encadenado e indefenso, pero a la vez era el rival de su marido. Doña Lida tenía pensamientos de lujuria y en ellos se veía a merced de Fabio, para que él hiciera con ella lo que quisiera.

 

En cuanto el general Ferdinando regresara del sur a posesionarse como el primer Presidente de la República, don Alfredo estaba convencido de que sería nombrado Gobernador, o por lo menos comendador, como se lo había prometido el general Benjamín. Don Alvarito De La Plata se acercó a saludar a don Alfredo y Dorita, y al saludar a Dorita, le mostró su interés por ella. A Dorita no le fue del todo indiferente, pero ella deseaba enormemente poder casarse algún día con Alfredo, aunque sabía que nadie vería con buenos ojos que ella se casara con su tío político.

 

Doña Julia le comentó a su marido la preocupación que tenía ya que su hijo Maurice estaba enamorado de la tal Canela, la hija recogida de don Tito. Don Augusto no podía creer que su hijo prefiriera a una mujer insignificante como la tal Canela, antes que a Greicy, una niña de familia, con clase y mucha cultura. Así que don Augusto se propuso conversar con su hijo.

 

Erika Gumaro no estaba dispuesta a que una recién aparecida como la tal Greicy, le robara al hombre que ella había escogido. Erika venía de familia indígena, la abuela de Erika había sido una india que le había enseñado algo de brujería y pociones para atacar al enemigo. Por eso Erika pensaba eliminar a la tal Greicy. Por su parte, Greicy logró acercarse a Maurice para conversar y le preguntó por qué siempre estaba como huyéndole o si acaso era que no estaba de acuerdo con el compromiso que habían hecho sus padres? Maurice le respondió que no, que no estaba de acuerdo porque él ya estaba enamorado de otra mujer desde mucho antes de que llegara ella. Greicy le preguntó si esa mujer era la tal Canela? y él reconoció que sí amaba a Canela. Greicy no entendía cómo podía estar enamorado de ella si ella estaba casada con el tal Abelino. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.