Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 177

 

A la hacienda Mancera llegaron el general Ferdinando con su familia, así como el general Benjamín con la suya. Don Tito se sentía complacido con la llegada de tan ilustres visitantes para la boda de su hija Estela, que se celebraría el fin de semana. Por su parte, el general Benjamín le preguntó a su hijo Elkin si estaba todo listo pues no lo podía defraudar. Elkin le aseguró que la fortuna Mancera pronto estaría en su poder. Don Augusto aprovecharon la llegada de tan ilustres huéspedes para hacer la presentación oficial en sociedad de su hijo Maurice. Todos habían quedado sorprendidos con la noticia, en especial el general Benjamín, quien aprovechó el momento para ofrecer a su otra hija, Greicy, en compromiso para Maurice. Para don Augusto no podría haber mejor candidata que ella. Sin embargo, Maurice quedó un poco molesto pues a él solo le interesaba Violeta Dolores.

 

Elida sentía que por primera vez en toda su vida estaba sintiendo lo que era el verdadero amor y no quería detenerse, pues había llegado su momento para ser feliz y olvidarse de tanta maldad y odio por los demás. En estos momentos solo pensaba en ser feliz ella y que todos los demás también lo fueran. Elida Margarita se convenció de que su verdadero amor era Darwin, y que solo junto a él podría encontrar la felicidad que tanto deseaba, por eso le propuso que se fugaran bien lejos donde Erwin no pudiera encontrarlos. Darwin estaba de acuerdo pues él se había enamorado de Elida, y sabía que su hermano Erwin era alguien muy peligroso.

 

Afortunadamente Liseth ya estaba un poco más recuperada y feliz de tener a su pequeña Mariseth a su lado. También debía agradecerle a Milena Margarita por estar ayudándola en estos momentos que más lo necesitaba. Pero para sorpresa de Liseth, Erwin Ramírez apareció en esos momentos en la hacienda, justo cuando Milena Margarita había salido. Luzdarda trató de impedir que Erwin ingresara a los aposentos de Liseth, pero él la empujó a un lado y se encerró con Liseth. Ella comenzó a gritar para pedir ayuda, pero Elisina le prohibió a Pantoja que se acercara, ya que ella lo hacía por el bien de su hermana, para que buscara marido ya que no se vería bien que fuera una madre soltera. Luzdarda no podía creer la maldad de Elisina. Liseth le pidió a Erwin que no le hiciera daño, pero Erwin le dijo que él se encargaría de ella ahora que su marido Mario había muerto, y como había estado muy sola, él le enseñaría cómo tratar a un verdadero hombre. El malvado Erwin se aprovechó que Liseth aún estaba débil y que no podía defenderse, para tomarla por la fuerza.

 

Entre tanto, en la hacienda Mancera, don Tito ofreció una cena previa a la boda para darles la bienvenida a los ilustres huéspedes y también para celebrar la victoria sobre los españoles. Todos estaban muy contentos con esa victoria, en especial el general Ferdinando quien se ratificaría en una semana como el presidente de la Nueva República. Bilena estaba muy orgullosa de su esposo, sin embargo, el primo de su padre, el general Ventura, no dejaba de acosarla, y ella no era capaz de sucumbir a las insinuaciones de Ventura. En medio de la celebración, Ventura la obligó a ausentarse un momento para hacerla suya. Todos los huéspedes de la hacienda Mancera estaban felices con las atenciones, pero la más feliz de todas era doña Darcy, la esposa del general Benjamín, ya que en dos días su hijo Elkin se casaría con la heredera de una gran fortuna, Estelita. Y como si fuera poco, su hija Greicy se acababa de comprometer con Maurice, el hijo y heredero de otra gran fortuna. Su felicidad era mayor al saber que su hija Bilena pronto sería la esposa del primer presidente de la República. Su esposo, don Benjamín, había quedado encantado con la belleza de la joven Tatiana, quien al parecer había venido desde Europa acompañando a doña Julia. Tatiana se había percatado de que había llamado la atención del general Benjamín, sin embargo, ella debía darse su lugar y no dar la impresión de ser una mujerzuela.

Nieves María, la hermana de Tatiana, estaba ansiosa por conversar con el general Ferdinando Arteaga, ya que sentía una gran admiración por el trabajo que él había hecho durante toda su vida, pues desde niño siempre se preocupó por luchar por su ideal de libertad. Nieves María estaba interesada en escribir un libro acerca de la vida de Ferdinando, y también le gustaría compartir unas ideas con él sobre el manejo que debía darle a la República. El General Ferdinando se sintió alagado al saber que Nieves María quería conocerlo, por eso aceptó conversar con ella.

 

Erika se molestó al saber que a su amado Maurice lo habían comprometido con la tal Greicy. Erika no pensaba permitir que una aparecida le robara lo que ella había escogido pues ella lo había visto primero. Todo porque ahora Maurice había resultado hijo de gente importante. Doña Julieta también estaba molesta porque de haberlo sabido antes, lo hubiera comprometido con su hija Diana Luz. Greicy estuvo buscando conversar con Maurice en toda la noche, pero él la evitaba pues no quería darle largas al asunto, él no estaba interesado en ella a pesar de que sus padres lo hubieran comprometido. Por su parte, Erika se había podido dar cuenta de la forma como Greicy asediaba a Maurice y se notaba que él trataba de evitarla. Por eso Erika estaba convencida de que debía alejar de cualquier forma a Greicy de la vida de Maurice.

 

Violeta Dolores se sentía extraña rodeada de tanta gente que nunca antes había visto en su vida. Por eso, había preferido arrinconarse en una esquina del salón, y sin que nadie la viera, fue subiendo poco a poco las escaleras. Estela estaba en sus aposentos en el segundo piso arreglándose un poco cuando al salir, se encontró con la tal Canela parada al borde de la escalera. Estela pensó que esta era la oportunidad para eliminar a la bastarda, solo debía empujarla por las escaleras y nadie sabría que habría sido ella. Todos pensarían que había sido un accidente. Estela se preparaba para empujar a Violeta por las escaleras cuando de repente apareció Irasema para evitarlo y fue ella quien empujó a Estela, quien cayó por las escaleras. Todos se sorprendieron al ver a Estelita caer por las escaleras y solo vieron a Canela arriba como la probable causante del terrible accidente. De inmediato todos corrieron a auxiliar a la pobre Estelita quien había quedado muy gravemente herida. Aunque Irasema estaba segura de que Violeta no era su hija, le convenía mantenerla con vida para que le informara de donde había sacado la medallita de su hija. Sin embargo, Violeta Dolores continuaba como un ser inerte sin expresiones. Doña Julieta fue la primera en culpar a Violeta por la caída de Estelita, y ante las acusaciones, Violeta se aturdió mucho, por lo que Maurice corrió a calmarla entre sus brazos. Greicy no vio con buenos ojos la forma como su prometido le daba consuelo a la tal hija bastarda.

 

Milena Margarita estaba preocupada por la suerte de Liseth, ya que Erwin la había dejado muy mal herida, y ella no se había repuesto aún del parto difícil. Luzdarda se dio cuenta que Liseth había comenzado a tener fiebre, lo que era muy peligroso. Milena fue a buscar unas hierbas para tratar de curar la fiebre de Liseth, y le pidió a Luzdarda que evitara que Erwin se le acercara de nuevo a Liseth. Milena ya había sido víctima de Erwin en el pasado y sabía lo cruel que él era.

 

La nana Gume escuchó un ruido en uno de los pasillos y se sorprendió al descubrir que se trataba del general Ventura con la señorita Bilena, en una situación comprometedora. Bilena se impresionó al ver que habían sido descubiertos por la empleada de la hacienda, así que le dijo a Ventura que si alguien se enteraba de eso, Fernando era capaz de matarlos. Nana Gume trató de huir, asegurando que no pensaba decir nada a nadie pues no había visto nada, pero Ventura no le permitió que se fuera, y la golpeó en la cabeza fuertemente. A Ventura no le convenía que la nana hablara, por eso la dejaron ahí tirada pensando que la habían matado.

Usted debe login (registrarse) para comentar.