Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 170

 

Haroldo de Aragón y Castilla había sido detenido por el general Bonilla por haber sido Virrey, en representación de los españoles. Haroldo le explicó que él siempre había estado en contra de las reglas españolas, tanto así que había sido destituido de su cargo. Para el general Bonilla no era suficiente información, así que decidió encerrarlo en los calabozos mientras decidía su suerte. Mientras estaba solo y encerrado en el calabozo, Haroldo no hacía otra cosa que recordar a Claudia Patricia y desear volver a estar a su lado. Pero él mismo había sido el culpable de que ahora ella estuviera enamorada de otro. Solo si el tal César moría en batalla, él tendría la oportunidad de rehacer su vida al lado de Claudia Patricia. Pero Haroldo no era una mala persona, por eso no le deseaba la muerte a César, pero sí le pedía al Altísimo que le enviara una buena mujer de quien él pudiera enamorarse. En eso apareció ante sus ojos, María Teotistes quien se encontraba cuidando al bebé Valentino, el hijo de Haroldo y Claudia Patricia. Haroldo nunca se había percatado que la ex monja era muy hermosa y además de eso, se veía que adoraba a su hijo, cosa que Norela no hacía.

 

Entre tanto, en las costas caribeñas, se libraba una sangrienta batalla que iba a favor de los españoles quienes habían atacado a traición mientras los independentistas dormían. Además habían traído los cañones en los botes para poder acabar con los que se escondían en la maleza. César vio que Mario Rafael estaba mal herido y corrió a ayudarlo para que saliera del campo de batalla. Amarildo se dio cuenta del hecho y decidió cubrirlos para que por lo menos César dejara a Mario entre la maleza, pero en ese instante estallo un cañonazo cerca de César y Mario, y la explosión había sido tan grande que los había arrojado bien lejos a cada uno. Amarildo pensó que los habían dado de baja. Mario sacó fuerzas de donde no tenía para levantarse y al ver un rio que pasaba cerca, no dudó en arrojarse al río e ir en contra de la corriente para alejarse del campo de batalla. Al mismo tiempo, los españoles cada vez ganaban más terreno, y don Alvarito se dio cuenta que lo que los estaba aniquilando eran los cañonazos, por eso planeó en nadar sin ser vistos hasta por detrás de los botes donde tenían los cañones, para atacarlos y usar los cañones en contra de ellos mismos. Orlandito se apuntó al plan. Juan Carlos tenía mucho temor, por eso aceptó acompañar a Alvarito para sentirse protegido.

 

El ejército de los independentistas estaba siendo aniquilado y los españoles habían logrado avanzar hasta la maleza, ahora el enfrentamiento era cuerpo a cuerpo contra el pelotón de la segunda división. Cuando el general Bonilla llegó al campo de batalla, recibió el informe de que habían sido atacados a traición, entonces Ventura le hizo ver su error al no haberle permitido que los atacaran antes de llegar a la costa. Ferdinando le dio la orden a Ventura que acabara con el ejército español mientras que su ejército regresaba a la región para proteger a la población. No podían dejar el pueblo sin custodia militar. Así que el capitán del ejército del general Bonilla, llegó al pueblo a dar la voz de alerta para que todos se encerraran en sus casas pues corrían el riesgo de ser atacados por los españoles. En especial las mujeres debían esconderse ya que si los españoles llegaban al pueblo, lo primero que harían sería abusar de ellas.

 

Lejos de ahí, en el sur, la nana Gume había sacado a dar un paseo nuevamente a Canela, y cuando estaban cerca del establo, no se habían percatado que la puerta estaba abierta. El capataz Ciro Gumaro aprovechó el momento para hacer un disparo al aire, con lo que alteró a todos los caballos y salieron en estampida por la puerta del establo en dirección hacia Canela y nana Gume. Para Ciro era lamentable que nana Gume cayera en medio del atentado, pero no había otra opción. Sin embargo, Ciro no se había fijado que Maurice estaba cerca del lugar y al ver la estampida de caballos, se lanzó a salvar a su amada Violeta Dolores y a la nana Gume.

Una vez más, Maurice lograba salvarle la vida a Violeta Dolores, y a pesar de ella estar en un estado que no hablaba ni entendía nada, sí se emocionaba cada vez que Maurice estaba cerca de ella. La nana Gume también le agradeció por haberlas salvado. Don Tito llegó al lugar de los hechos y le agradeció a Maurice por haber salvado una vez más la vida de su hija Canela, él nunca tendría como pagarle todo lo que había hecho. Doña Julieta estaba furiosa de ver que una vez más la bastarda se hubiera salvado. Mientras que Erika Gumaro, la hija del capataz, también estaba furiosa por el interés que siempre mostraba Maurice hacia la tal Canela. Eso hacía que Erika odiara cada vez más a la tal Canela y deseara verla muerta. Al ver que su hija Canela cambiaba de semblante al estar cerca de Maurice, don Tito le pidió a Maurice que pasara más tiempo al lado de ella, podía ser como su propio guardaespaldas. Doña Julieta enfureció al ver que ahora estaría protegida, y le molestaba saber que en las dos ocasiones que había tratado de librarse de ella, había sido Maurice quien la había salvado, por eso pensó que tal vez lo primero sería eliminar al tal Maurice. Pero Julieta no entendía por qué Maurice la protegía tanto.

 

Tras la muerte de John Fernando, el conde Javier Ortigoza decidió amenazar a su esposa Sonia, él le hizo ver que podría ser condenada por asesinato y como era su segundo asesinato, esta vez no lograría evadir a la justicia, a menos que adujeran que había perdido la razón y la internaran nuevamente en el manicomio. Sonia le reclamó a su esposo pues ella lo había hecho en defensa propia, pues John Fernando la estaba ahorcando. Javier le dijo que no había testigos y eso le restaba credibilidad, así que la única salida era declararse loca. Sonia prefería volver unos días al manicomio antes que pagar varios años en prisión.

 

Elida Margarita se había dejado envolver por las emotivas palabras que pregonaba el padre Darwin, así que le pidió perdón a su madre, la nana Enelvia, por haberla maltratado toda su vida y nunca haberla reconocido como su verdadera madre. Ahora Elida estaba dispuesta a cambiar y ser una mejor persona, por eso perdonaba a Violeta Dolores aunque estuviera muerta y a Mario Rafael. La nana Enelvia se alegró de ver que su hija estaba dispuesta a cambiar. La siguiente misión de Elida era convencer a Erwin de que también debía cambiar, pero ahora más que nunca Erwin deseaba hacer de las suyas para conquistar el mundo. No sería una tarea fácil para Elida, pero el padre Darwin le recomendó que debía insistir hasta convertirlo en alguien bueno.

 

El ejército de Ventura comenzó a atacar sin piedad ni clemencia, como sanguinarios, contra el ejército español. Pero los españoles seguían disparando cañonazos hacia las costas y hacia la maleza, sin importar dar de baja a independentistas o españoles. Por eso, lo único que daría resultado sería el plan de Alvarito, quien había logrado nadar hasta uno de los botes sin ser visto.

 

Al mismo tiempo, hacia la región oriente, el pelotón que dirigía Fabio Santacoloma había sido emboscado por el pelotón que había formado el general Robinson con los propios nativos amenazándolos con asesinar a sus esposas e hijos. El ejército de Fabio fue aniquilado y solo Fabio había sido tomado como rehén. Con esto se aseguraba el plan de Robinson de llegar de sorpresa y atacar por detrás. Pero mientras avanzaban hacia el norte, Robinson pensaba interrogar a Fabio para sacarle información valiosa. Robinson había recibido información de que el ejército español estaba aniquilando a los independentistas. Doña Lida, la esposa de Robinson, le recomendó que aceleraran el paso para atacar por sorpresa a Bonilla, antes que pidiera refuerzos de las tropas que luchaban en el centro y en el sur. Robinson se daba cuenta que no se había equivocado al traer consigo a Lida, pues ella era el verdadero cerebro para las estrategias de guerra. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.