Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 163

 

En las poblaciones cercanas a la costa Caribe, Santa Ana de Barahona, San Vicente de Usiacurí, San Juan de Polo Nuevo, los pobladores estaban con mucho temor pues se corría el rumor de que estaba en camino una gran tropa de barcos cargada con soldados españoles, dispuestos a luchar a muerte para retomar las tierras perdidas. El temor de la población era porque se estaban quedando sin soldados dispuestos a luchar por mantener la libertad de la tierra. En vista de la escasez de personal para combatir, el General Bonilla emitió una orden que obligaba a reclutar a todo hombre mayor de edad, para defender la tierra.

 

Don Alvaro De La Plata sentía que su vida había perdido sentido luego de perder a su amada Carola asesinada por don Alfredo y más recientemente, haber perdido a Rosa Angélica por culpa de una venganza absurda en contra de ella que era inocente de todo. Solo le quedaba de consuelo el hijo que ella le había dado, pero ahora Rosa Angélica pensaba unir su vida a Juan Carlos, a quien Alvarito quería como a un hermano. Por eso, don Alvarito decidió enlistarse en las filas del nuevo ejército que se estaba conformando para repeler el nuevo ataque de tropas españolas. Nana Fela de inmediato supo que su niño Alvarito lo hacía por despecho, por haber perdido a Rosa Angélica.

 

Mario Rafael fue requerido por el ejército independentista para formar parte de sus filas, ya que necesitaban la colaboración de todo el personal en el pueblo. Aunque Mario también estaba triste por la muerte de Violeta Dolores, él mantenía la ilusión de ver a sus dos hijos crecer, en especial al que pronto nacería. A Mario le preocupaba también el tener que marcharse a combatir y dejar sola a Liseth expuesta a algún peligro, en especial, a Elisina. Pero Liseth comprendió que todo era por proteger la región y le dio ánimos para que luchara y se mantuviera con vida. Liseth le hizo prometer que regresaría vivo de esa guerra para estar a su lado cuando su hijo naciera.

 

Otro que no encontraba un motivo para seguir adelante era don Fabio Santacoloma, quien estaba muy decepcionado de su amada Milena del Carmen pues todo indicaba que se había casado con Celedonio por interés para luego envenenarlo. Por eso Fabio no tuvo inconveniente cuando fue convocado también para formar parte de las filas del nuevo ejército. Doña Carmen Espino sintió mucho temor por lo que le pudiera suceder a su hijo adorado. Kathy también le pidió que se cuidara pues ella lo iba a estar esperando hasta que regresara.

 

El líder de los Independentistas, el general Bonilla, era un hombre enigmático pero muy ecuánime en sus decisiones, por eso había logrado libertar a gran parte del territorio que estaba bajo el yugo español. El General Bonilla sintió tranquilidad cuando se enteró de la muerte del General Epifanio, pues sabía que era un gran contrincante, pero los refuerzos que venían de España requerían mayor atención aun pues venían bajo el comando del General Robinson Peñaranda. El General Bonilla aspiraba a ser el presidente de la gran República una vez que lograran la libertad de todos los pueblos. Pero a pesar de todos buscar el mismo propósito, había fuerzas oscuras del mismo lado que buscaban sus propios intereses. El General Bonilla siempre contó con el apoyo de cinco grandes generales de varias regiones, el General Lázaro, el General Ventura con su primo el General Benjamín que era el padre de su esposa, su fiel amigo el General Raúl, y el General Román Arteaga, su hermano. Muchos de ellos deseaban también el poder una vez cayera el ejército español, por eso cada uno conspiraba para quedarse con una parte de toda la región.

 

 

 

El General Ferdinando Bonilla decidió trasladarse hasta las costas del caribe para dirigir él mismo el ataque contra las tropas del ejército español que estaban próximas a llegar. El palacio del Virrey sería ocupado ahora por el General Ferdinando y su familia. Ferdinando venía acompañado de su círculo más cercano, las personas en las que confiaba plenamente, ya que ahora que los Independentistas estaban logrando el control de gran parte de la región, habían rumores de traición para quedarse con el poder. El sueño del General Bonilla era la unión de todo el continente que él había ayudado a liberar, pero había un grupo que quería la división, y solo alguien más ambicioso que quería ocupar el lugar del General Bonilla.

 

Lejos de ahí, bien al sur, cerca de la hacienda Mancera, se encontraban los gitanos con su tribu. El líder, el gitano Carrao, había decidido quedarse cerca de la hacienda vigilando por si a Maurice se le daba por aparecer con Violeta Dolores para devolverla a su familia. Efectivamente Maurice había llegado, pero sin Violeta Dolores, por eso Carrao dio la orden a Marcela y a Abelino de buscar a Violeta Dolores en todos los lugares cercanos pues lo más seguro era que él la hubiera dejado escondida en algún lugar cercano. Y Carrao no se equivocó pues Abelino logró encontrar a Violeta Dolores escondida en una cueva y la llevó ante Carrao y el resto de gitanos. Carrao se alegró de volver a tener en su poder a Violeta Dolores como siempre debió ser. Así que ahora ellos pensaban dirigirse a la hacienda para entregar a Violeta Dolores a cambio de la recompensa ofrecida. Pero a Maku se le ocurrió otro plan, aprovechándose que Violeta Dolores no hablaba ni se comunicaba con nadie, podían decir que Abelino era el esposo de Violeta y ella había quedado en ese estado al perder un hijo. Con eso Abelino tendría derecho a la fortuna que heredaría Violeta pues era su esposo, y seguramente sería muchísimo más dinero que el que pagarían por la recompensa. Abelino estuvo de acuerdo. Marcela sería la hermana de Abelino, Carrao y Maku serían los padres.

 

Maurice había ido a buscar a Violeta Dolores para llevarla ante su padre, don Tito, pero se encontró con la sorpresa que Carrao y el resto de gitanos la tenían en su poder. Maurice le exigió que le devolvieran a Violeta Dolores pues su padre don Tito la estaba esperando, así que Carrao le informó cual era el plan y si él interfería o los delataba, Violeta Dolores moriría. Maurice sabía que Carrao era despiadado y que no dudaría en matar a Violeta Dolores, así que no tuvo más remedio que callar y aceptar, con la condición de que le permitieran estar en la hacienda también para él asegurarse de que Violeta Dolores iba a estar bien. Carrao no podía creer que Maurice se hubiera enamorado de Violeta Dolores a pesar de estar en ese estado que parecía muerta viviente. Pero Carrao aceptó el trato. Ahora Maurice solo esperaría el momento indicado para desenmascáralos a todos.

 

Ofelia Del Valle había regresado al pueblo después de tanto tiempo lejos. A pesar del tiempo y la distancia, ella seguía odiando a su hermana Claudia Patricia y sentía rabia hacia su madre Emigdia por preferir siempre a Claudia. Por eso Ofelia venía dispuesta a destruirlas a todas ellas. Pero Ofelia había vuelto casada con un empresario, Don Godofredo, quien tenía un negocio de trata de blancas y pensaba instalarse en esta región por un buen tiempo.

 

Doña Beatriz Fontenegra le exigió a Lisbelia que la ayudara a secuestrar al hijo de Claudia y César pues lo necesitaba para sacrificarlo, ya que su sangre pura serviría para alimentarse y mantenerse con vida.  Lisbelia sentía mucho miedo de la actitud de doña Beatriz, era como si estuviera poseída por un demonio, así que tenía miedo de seguir a su lado y pensaba marcharse en la primera oportunidad. Pero cuando Lisbelia intentaba huir, fue descubierta por doña Beatriz, quien no tuvo otra opción que eliminarla. Doña Beatriz le dio un fuerte golpe en la cabeza y luego arrojo su cuerpo por un barranco. Ahora doña Beatriz esperaba que ya nada le estorbara en su objetivo, que era secuestrar al hijo de Claudia y César para sacrificarlo en un culto macabro.

Usted debe login (registrarse) para comentar.