Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 157

 

Haroldo y su hermana Sandra habían huido lejos de la región para esconderse del General Epifanio, pero al mismo tiempo, Haroldo había planeado llegar al lugar donde se encontraba Norela. Haroldo se presentó a la humilde casa donde vivía su hermano Fabián con su ex esposa Norela. Ambos se sorprendieron al verlos. Haroldo les explicó que la vida de Sandra corría peligro, pero además de eso, él necesitaba un favor de Norela que simplemente debía fingir que aún era su esposa con el fin de que le entregaran la herencia de su padre. Todos se verían beneficiados al recibir la herencia, y solo era cuestión de un par de meses para que el juez se convenciera de que si era cierto todo. Fabián no estaba muy convencido pues él estaba bien sin fortuna, pero tenía miedo de que Norela volviera a sentir algo por su hermano Haroldo. En realidad, Norela tenía planes de reconquistarlo.

 

El grupo comandado por César era el que más rápido se aproximaba a la región del Virreinato, pues César tenía mucha rabia contra Jacobito por haber permitido la muerte de don Jacobo y además, por haber ordenado que lo persiguieran a él. Pero en el fondo era todo por Claudia Patricia, la mujer que él amaba.

 

Elisina se enteró que su hermana Liseth estaba embarazada de Mario Rafael y entró en furia, por eso pensó en cambiar de táctica y fingir ser una buena mujer, así que le mandó una razón a su hermana con Pantoja de que podía regresar a la Hacienda Onassis cuando deseara, pues eran hermanas y debían permanecer juntas. Pero ante la negativa de Mario, Elisina fue en persona a persuadir a Mario Rafael para que se mudara con Liseth a la Hacienda Onassis con la excusa de que ella era una mujer sola y podrían aprovecharse de eso para engañarla y robarla, por eso necesitaba la presencia de un hombre para que velara por los intereses de la familia. Liseth pensó que su hermana estaba siendo muy sincera, por eso trató de convencer a Mario también, quien finalmente terminó aceptando.

 

Pedro Julio tenía todo listo para marcharse bien lejos, según lo acordado con su padre, el Arzobispo Plutarco, con el fin de que perdonara la vida de su madre doña Margarita y de su amada Milena Margarita. Pero él alcanzó a escuchar que alguien lo buscaba desesperadamente. Para sorpresa de Pedro Julio, se trataba de María Victoria, la prima del nuevo Virrey. María Victoria decidió confiar en Pedro Julio, por eso le confesó que tenía en su poder una carta que contenía una lista con nombres de las personas que habían planeado la muerte del difunto Virrey don Jacobo, y esa carta había llegado a sus manos de forma inexplicable, pero ella no sabía en quien confiar, menos ahora que el General Epifanio había sido encarcelado. Pedro Julio tomó la carta y al leerla, se sorprendió mucho al ver el nombre del Arzobispo Plutarco, así que le pidió a María Victoria que le diera la carta pues él sabría qué hacer con ella y que sería entregada a las manos indicadas. María Victoria decidió confiar en él y dejarle la carta, ella sentía que su vida y la de Darío correrían peligro si ella se hubiera quedado con la carta. Pedro Julio decidió utilizar la carta para amenazar a su padre, el Arzobispo Plutarco, con hacerla pública a menos que él intercediera para que le dieran el perdón definitivo a Milena Margarita, y además las dejara en paz a ella y a su madre, doña Margarita. Plutarco sería incapaz de asesinar a su propio hijo, así que decidió conversar con el Inquisidor y plantearle la situación, si le daban el indulto a Milena Margarita, la carta se mantendría oculta. El Inquisidor decidió confiar en el Arzobispo, así que le concedieron el indulto a Milena, quien a partir de ahora era una mujer libre, para disfrutar con su hijo. Pedro Julio debía cumplir su palabra de regresar a Europa, pero antes de irse, le entregó la carta a su madre y le pidió que la guardara bien, y solo la leyera si necesitaba algo de vida o muerte, ella sabría cómo utilizar esa carta.

Fabio no quería creer que Milena del Carmen hubiera sido capaz de cometer ese crimen, pero lo que lo confundía era por qué se había casado con Celedonio si no lo amaba. Fabio sentía pena por Kathy quien se había quedado sola en esta vida. El pensó que lo mejor era dar parte a las autoridades para que fueran ellos quienes investigaran, aunque todo apuntaba a que Milena del Carmen había sido la asesina. La tía Maritza le dijo a Milena del Carmen que no podía decir la verdad que había sido ella quien había preparado el veneno pues sería condenada a morir en la horca, y tampoco podía darse a la fuga porque a su edad, sería fácil encontrarla, en cambio ella era joven y podía huir para no ser condenada. Milena del Carmen se sorprendió con la propuesta de su tía de huir, cuando no había cometido ningún crimen. Maritza le dijo que si ella era condenada, confesaría que ella había sido su cómplice y también la condenarían, así que mejor decidiera de una vez si se daba a la fuga, o se entregaban a las autoridades. Milena del Carmen tomó la decisión de huir ahora y después, cuando Fabio estuviera más calmado, lo buscaría para contarle la verdad y pedirle que la ayudara. La tía Maritza le dijo que era la mejor decisión.

 

Las autoridades competentes llegaron a indagar la muerte del Capitán Celedonio. Pero para sorpresa de todos, Milena del Carmen se había dado a la fuga. De inmediato Kathy confirmó que ella había sido la culpable de la muerte de su padre y pidió justicia, que Milena del Carmen fuera capturada y condenada por el crimen. Fabio no podía creer que Milena del Carmen hubiera cometido asesinato, pero todo la acusaba.

 

El gitano Abelino sintió que se había ganado el gran premio al encontrarse a Violeta Dolores toda desgreñada vagando por el bosque sin rumbo, era como si no se perteneciera, así que vio la oportunidad de hacer el gran negocio de su vida con su tío Carrao. Abelino se la llevó a su tío Carrao, quien también se sorprendió al verla pues él estaba convencido que Violeta era la hija del hacendado millonario que él había robado hace muchos años. Ahora el gitano Carrao pensaba llevarla de regreso ante su padre a cambio de una gran recompensa.

 

Mario Rafael no se reponía de su depresión por haber perdido a Violeta y su hijo, pero Liseth se había encargado de darle apoyo en estos momentos difíciles, además de tratar de animarlo con la noticia del embarazo. Mario Rafael nuevamente estaba viviendo en la hacienda Onassis, ahora como el nuevo administrador, ya que pensaba iniciar una relación con Liseth, quien esperaba un hijo suyo. A pesar de eso, Mario no había olvidado aún a Violeta, para él, ella sería el amor de su vida. Por su parte, Elisina tenía pensado la forma como vengarse de su hermana Liseth por haberle robado el hombre de su vida. Elisina le pidió su colaboración a Luzdarda y a Pantoja para todos sus planes. Mario Rafael trataba de distraerse en la hacienda para olvidar el dolor por la pérdida de Violeta Dolores, y la esperanza del nacimiento de su hijo lo mantenía con buen ánimo. El se había dado cuenta que Liseth era una buena mujer, que lo amaba y que estaba entregada a él a pesar que él siempre había sido muy claro con ella. Por eso Mario Rafael estaba pensando en darse la oportunidad de intentar seguir su vida sin Violeta, ahora al lado de Liseth. Pero Elisina pensaba seducirlo para separarlo de su hermana Liseth.

 

Sonia Margarita se había casado con don Javier Ortigoza con el fin de evitar que su padre la internara en el manicomio. Pero Sonia seguía interesada en el simple peón John Fernando, así que decidió mantenerlo como amante. Don Pedro y Anita Pérez por fin eran marido y mujer, Anita se convirtió en la nueva señora de la casa, y don Pedro le propuso a su hija Milena Margarita, que aceptara convivir con ellos. Lo que le daba temor a Milena era tener que vivir bajo el mismo techo de Sonia, pero don Pedro le hizo ver que Sonia había cambiado, además que su nuevo esposo, don Javier, sabía cómo manejarla.

El General Epifanio había salido a la batalla enfrentando a grandes opositores y hasta el momento había logrado salir victorioso, pero había dejado descuidado el Virreinato, y ese descuido lo había aprovechado César con el frente que él dirigía y había logrado poner un cerco a la región. El Virrey Jacobito se enteró que César y su pequeño ejército estaban próximos a tomarse la población, y el General Epifanio estaba ganando las batallas, pero estaba muy lejos para regresarse, así que el consejero espiritual de doña Beatriz le aconsejó que le propusiera a Jacobito, que enviara a su esposa Claudia Patricia a negociar con César. Cuando Jacobito escuchó la propuesta, Lilibeth se le acercó y le insistió para que aceptara, pues sabía que entre César y Claudia Patricia había cierto afecto. Jacobito tenía sus dudas, pero finalmente aceptó enviar a su esposa a negociar.

 

Claudia Patricia se sorprendió al saber que había sido la designada para ir a hablar con César a su campamento, como la comisionada de paz, y que tenía la misión de convencerlo de detener el posible ataque a la población, a cambio de los términos que él impusiera. Claudia fue enviada escoltada por cuatro guardias del virrey, hasta el campamento de César, y éste se sorprendió al verla, ya que se esperaba a algún alto oficial, o tal vez al Inquisidor. Claudia también se había convencido de que César era la verdadera persona con la que ella quería estar, aunque tal vez era demasiado tarde. Así que César solo se limitó a escuchar las propuestas de paz que traía Claudia, aunque en el fondo nada de lo que le propusieran lo pensaba aceptar pues su misión era tomarse la población y con ella, el palacio del Virrey. Claudia aprovechó que estaba frente a César para recordarle que ella lo amaba y que deseaba tener un futuro con él, pero él no podía olvidar que la verdadera pasión de ella era Haroldo. Al escuchar que Claudia le decía que pusiera él las condiciones para detener el ataque, se le ocurrió que la única condición era que la esposa del Virrey accediera a pasar una noche de intimidad con él. Claudia se ofendió y no entendía su actitud, pues él sabía perfectamente que ella estaba enamorada de él. César quería poner a prueba a Jacobito para ver hasta donde era capaz de arrodillarse con tal de no perder el título de Virrey. Claudia se marchó para llevarle la respuesta a Jacobito, pero con el corazón hecho pedazos por el rechazo de César. Claudia Patricia le comunicó a Jacobito y a doña Beatriz, la decisión de César. A Wilfredo, el consejero espiritual, no le sorprendió esa noticia pues él la había mandado con ese objetivo, ahora tenían muy claro que a César le interesaba mucho Claudia Patricia.

 

La gitana Marcela se enteró de la aparición de Violeta Dolores, pero que estaba totalmente loca, parecía un animalito puesto que no se pertenecía y al parecer no tenía conciencia de quien era. Marcela sentía cierto odio hacia Violeta puesto que ella siempre estuvo enamorada de Mauricio y él nunca le prestó atención. Así que ahora sería su oportunidad para desquitarse la rabia que sentía por ella. El gitano Carrao le advirtió que no la podían lastimar pues ella valía mucho dinero, y su padre era un poderoso hacendado, que pagaría cualquier suma de dinero por ella.

 

Milena Margarita había comenzado una nueva vida al lado de sus padres, pero no dejaba de preocuparle la cercanía con Sonia Margarita, de quien sabía era una asesina desquiciada pues no solo había asesinado a su propia madre, sino además a su amado Arturo. Pero Milena Margarita solo pensaba que su felicidad estaba al lado de su hijo, el hijo que supuestamente había tenido con Mario Rafael, pero que en realidad era el hijo de la difunta Violeta Dolores y nadie debía saber la verdad nunca. Don Pedro y Anita Pérez estaban encantados con su nietecito. El peón de la hacienda, John Fernando, se había interesado en Milena Margarita, le parecía una muchacha hermosa y aparentemente de buenos sentimientos. El conde Javier, esposo de Sonia Margarita, también se sentía atraído por Milena Margarita, a pesar de ser su cuñada. Sonia Margarita tenía por amante a John Fernando y pudo notar la forma como él miraba a Milena Margarita, por eso no pensaba permitir que la historia se repitiera al igual que con Arturo.

Usted debe login (registrarse) para comentar.