Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 150

 

A la muda Amalfi se le ocurrió un plan para escapar con Violeta Dolores. Tendrían que esperar a que Molingo se quedara dormido para huir bien lejos. Atilano había llegado a entregar los alimentos a Amalfi, y ella trató de pedirle ayuda, así que esperaron un tiempo hasta que Molingo se había quedado dormido para tratar de abrir el candado de la reja donde estaba presa Violeta. Atilano se sorprendió de volver a ver a Violeta, quien había sido su amor por eso las ayudaría a escapar.

 

Ante la presión de Celedonio por entregar a Fabio a la justicia, Lía Margarita tuvo una recaída de su enfermedad. Celedonio no podía creer que su hija estuviera agonizando por su culpa. Lía Margarita sentía que se le acababan las fuerzas, y que tal vez había llegado su hora de partir, por eso le pidió a su padre que le prometiera que no intervendría en la relación de Fabio y Milena del Carmen, pero él no fue capaz. Lía también le pidió a su hermana Kathy que cambiara y fuera una buena persona. Por último, le pidió a Fabio que nunca desistiera de su relación con Milena del Carmen pues los dos se merecían ser felices. Finalmente la pobre Lía Margarita descansó en paz.

 

Coromoto estaba feliz por la recuperación de su amado don Alfredo. Pero lo que Lucumí no le contó a Coromoto era que el poder para mantener con vida a Alfredo, en algún momento el lado oscuro lo cobraría. Don Alfredo no sabía lo que había sucedido con Violeta Dolores hasta que Duncan se lo contó, ahora la había perdido nuevamente. Alfredo estaba feliz de haber encerrado a Elida en el manicomio pues él estaba seguro de que ella y su nana lo estaban engañando con lo del elixir. Alfredo denunció a nana Enelvia ante el inquisidor por brujería y ella fue detenida.

 

La tía Maritza deseaba que su sobrina Milena del Carmen se casara con el capitán Celedonio, para luego eliminarlo, por eso pensó en hacer una alianza con doña Carmen con el fin de realizar un plan para presionar a Milena del Carmen. Doña Carmen estaba dispuesta a evitar que su hijo volviera a unirse con la esclava, por eso aceptó la alianza con Maritza. El plan consistía en que ella misma le daría un bebedizo a su hijo Fabio con el fin de mantenerlo dormido por varios días, con el fin de que no pudiera evitar que Celedonio se casara con Milena del Carmen. Pero a doña Carmen le pareció sospechoso lo del bebedizo, pues nadie le garantizaba que ella no la estuviera engañando. Don Celedonio no pensaba permitir que Milena del Carmen y Fabio fueran felices, por eso él insistió con entregar a Fabio a las autoridades acusado de pertenecer a los grupos independentistas, si Milena no se casaba con él.

 

Lilibeth escuchó a la esclava Amarilis quejándose de que César no le prestaba la atención necesaria por estar pensando en Claudia, así que Lilibeth le comentó a María Beatriz sus sospechas de que Claudia Patricia estaría enredada con su hermano César. Ella pensaba averiguar si eso era cierto para destruir esa relación y de ser necesario pensaba seducir a César. Lilibeth pensaba armar un escándalo para que todo el mundo descubriera la clase de mujerzuela que era la tal Claudia Patricia.

 

Amarildo y don Juan Bautista pensaron que tal vez la lista de nombres que le había entregado don Claudio Campillo antes de morir, podía servirles para llegar a un acuerdo con el Virrey. Ellos le entregaban el listado de los traidores, a cambio del perdón de sus delitos y la absolución total de sus condenas. Amarildo pensaba hablar con su cuñado Haroldo para que fuera el intermediario. Por su parte, Haroldo no veía mejoría en su hermana Sandra, y no quería que los culpables quedaran impunes, por eso decidió hablar con el general Epifanio con el fin de pedirle mayor seguridad para él y su hermana. Epifanio se sorprendió al saber que Sandra aún vivía, así que fingió interesarse en ayudarlo, pero en realidad quería descubrir en donde estaba Sandra para terminar de matarla.

La nana Enelvia fue detenida por la Inquisición acusada de brujería y magia negra. Don Alfredo se sentía complacido de saber que nana Enelvia ardería en las llamas por haberlo traicionado. Pero ella  le advirtió que si ella moría, el hechizo que mantenía hipnotizado a Molingo se perdería y él estaba custodiando a Violeta Dolores, lo que indicaría que Molingo de inmediato la atacaría y abusaría de ella, y para nadie era un secreto lo que sucedía cada vez que Molingo tomaba una mujer por la fuerza. Don Alfredo se dio cuenta que Enelvia hablaba en serio, y él no quería perder a Violeta Dolores, por eso detuvo a los de la Inquisición y les pidió disculpas pues se había. Enelvia quedó nuevamente en libertad, pero con la condición de revelar el lugar donde escondían a Violeta Dolores. Don Alfredo le ordenó a Duncan que fueran en busca de Violeta al lugar donde Enelvia les había indicado. Si no la encontraban, Duncan tenía órdenes de eliminar a Enelvia de inmediato.

 

Atilano había logrado abrir el candado de la reja donde estaba encerrada Violeta y aprovecharon que Molingo se había quedado dormido para escapar los tres. Pero al momento de huir, Molingo reaccionó y los sorprendió en medio de la huida. Atilano decidió enfrentarse a Molingo para que Violeta y la muda Amalfi pudieran huir. Pero Molingo era mucho más grande y más fuerte que Atilano. Al ver que Molingo estaba acabando con Atilano, Amalfi decidió ir a ayudarlo, pero le advirtió a Violeta que siguiera huyendo bien lejos. Amalfi tomó una rama y golpeó bien fuerte a Molingo, quien al verla, tomó una daga que tenía y le cortó la garganta. Violeta no podía creer lo que estaba viendo, había sido algo horrible ver como moría su amiga Amalfi, pero ahora más que nunca debía seguir huyendo. Ahora ella nuevamente estaba sola a la deriva, y sin darse cuenta, cayó en una fosa profunda y oscura. Al caer, Violeta había recibido un golpe en la cabeza que la había dejado inconsciente. Molingo la había ido a buscar, pero no se percató que había caído en la fosa. Cuando Duncan y sus hombres llegaron al lugar donde nana Enelvia había dicho que tenían a Violeta, Enelvia fue la primera en sorprenderse al ver que se había escapado. Solo encontraron el cuerpo sin vida de Amalfi, y cerca de ella el cuerpo inconsciente de Atilano.

 

El General Epifanio le exigió a Karina que actuara rápido y buscara la forma para eliminar al Virrey cuanto antes, pero Karina le recordó que el Virrey al parecer tenía otra amante que lo satisfacía más pues a ella no la había vuelto a buscar. Epifanio enfureció con Karina por no haber dado los resultados esperados. Así que ya Karina no les servía. Epifanio le volvió a decir a doña Beatriz, que investigara si su marido don Jacobo tenía una amante. Doña Beatriz decidió pedirle al ama de llaves, Lisbelia, que vigilara los movimientos de su marido y le avisara si salía a encontrarse con alguna mujer. Lisbelia se dio a la tarea de seguir a todas partes al Virrey, y lo único raro fue una visita que hizo a los aposentos de María Teotistes. Lisbelia prefirió comunicarle a doña Beatriz Fontenegra que don Jacobo había visitado los aposentos de la doncella de doña Claudia Patricia, la tal María Teotistes, y en estos momentos se encontraba allá. Don Jacobo disfrutaba de la compañía de la dulce y tierna María Teotistes, él sentía que se había enamorado de ella y le prometió que buscaría la forma para poder estar juntos por siempre. Pero doña Beatriz alcanzó a sorprenderlos juntos, eso había sido un golpe fuerte para ella quien jamás había sospechado que su marido fuera capaz de serle infiel. Así que insultó a María Teotistes y le exigió que se marchara del palacio cuanto antes si no quería que ordenara que la colgaran del palo más alto. Don Jacobo trató de calmar a su esposa, pero era casi imposible. Así que don Jacobo le pidió a María Teotistes que se marchara antes que Beatriz cometiera una locura, y después él la buscaría. Doña Beatriz no entendía cómo no se había dado cuenta antes.

 

Enelvia le aseguró a Duncan que ahí estaba oculta Violeta y que no entendía cómo se había escapado. Pero Duncan le recordó a Enelvia que las órdenes de don Alfredo eran asesinarla si no encontraban a Violeta. La nana Enelvia le pidió que recorrieran el lugar para ver si la encontraban. Duncan les dio órdenes a sus hombres para que se desplegaran y buscaran a Violeta, quien no debía estar muy lejos pues el cadáver de la muda Amalfi aún estaba fresco. Duncan se quedó con Enelvia para cumplir las órdenes de don Alfredo en caso que fuera una farsa lo de que Enelvia sabía dónde estaba Violeta. Pero Enelvia aprovechó que todos estaban dispersos para que a través de su brujería, ordenarle a Molingo que atacara a los hombres de Duncan uno a uno hasta eliminarlos a todos los cuatro. Solo quedaron Duncan con Enelvia, y al ver que Molingo se acercaba, Duncan prefirió huir y dejar a Enelvia a su suerte.

 

Milena Margarita se sorprendió al ver en el manicomio a Elida Margarita, quien al parecer estaba totalmente fuera de sí. Habían tenido que amarrarla y darle unos sedantes fuertes porque no lograban controlarla. Al mismo tiempo, Pedro Julio estaba confundido en sus aposentos por el pecado que había cometido con Milena Margarita, y nuevamente su amor por ella lo hacían dudar de su vocación.

 

Kathy, la hija de Celedonio, también se había dado cuenta que si quería mantener a Fabio a su lado, debía ayudar a su padre a que se casara con Milena del Carmen, aunque en realidad deseaba verla bien lejos. Doña Carmen le llevó el bebedizo a su hijo luego de que Maritza lo probara. Doña Carmen se aseguró que su hijo se lo tomara completo. Fabio tenía planes de huir con Milena del Carmen, y para eso, Marcela y Abelino se habían ofrecido a ayudarlos a escapar, pero cuando Fabio iba al encuentro con Milena del Carmen, cayó desplomado al suelo.

 

Rosa Angélica estaba muy deprimida por todo lo que había sufrido en todo este tiempo. A pesar de que ahora Alvarito estaba mostrando señales de afecto por ella. En cambio Juan Carlos, sabiendo que el hijo era de Alvarito, estaba dispuesto a aceptarlo como si fuera de él. Rosa Angélica se decidió a rehacer su vida al lado de Juan Carlos una vez que su hijo naciera, y eso sorprendió mucho a Alvarito, quien le exigió que debía quedarse en la hacienda hasta el parto y después, si resultaba que el padre era Juan Carlos, se podrían marchar. Pero ella le reclamó y le dijo que ella podía decidir cuándo quisiera pues él le había sido infiel en su propia casa con su hermana Catalina y con la esclava Tenerife. Alvarito le advirtió que si el hijo era de él, no permitiría que se lo llevara. En medio de la discusión, Rosa Angélica había dado inicio al trabajo de parto. El niño nació idéntico a su padre, Alvarito, quien descubrió el lunar de su familia en la nalga de su hijo, y eso lo llenó de tranquilidad pues ya estaba convencido de que el hijo era suyo.

 

Al día siguiente, Dorita se fue con varios hombres y con Duncan a recorrer el área pues ella sospechaba que si la tal Violeta estaba embarazada, no podía estar muy lejos. Por su parte, Violeta Dolores había descubierto que la fosa tenía una gruta y se arriesgó a entrar en ella hasta descubrir una salida por una cueva. Con tan mala suerte que Dorita la logró encontrar. Dorita se dio cuenta que Violeta había estado perdida en el bosque varios días y sin alimentarse, su aspecto era denigrante, además que hablaba solo incoherencias y desvariaba. Si esa era la esclava por la que su tío Alfredo deliraba, no había nada que hacer con ella pues al parecer tanto tiempo de encierro la había terminado por enloquecer, así que no había otra opción que encerrarla también en el manicomio, y ella se encargaría de que nunca saliera de ese espantoso lugar, así como Elida Margarita tampoco lo haría.

 

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.