Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 149

 

La esclava Amalfi tenía planes de rescatar a Violeta Dolores, por eso se acercó sigilosa a la cabaña donde la tenían recluida y logró entrar aprovechando que los dos vigilantes dormían. Cuando se disponían a salir de la cabaña, fueron descubiertas por Duncan, quien no encontraba a su jefe don Alfredo y pensó que estaría allí. Duncan alertó a los custodios para que evitaran que Violeta escapara. Amalfi también fue capturada y Duncan decidió dejarla en la cabaña para que le sirviera a Violeta. Amalfi comenzó a gritar para pedir ayuda, pero Duncan le advirtió que si la descubrían, la regresarían a su dueño y el castigo sería peor. Para que no los descubrieran, Duncan ordenó que le cortaran la lengua y dejarla muda.

 

Milena del Carmen se preparaba para marcharse de la hacienda de Celedonio, pero su tía Maritza trató de impedírselo. Maritza quería que terminara con su venganza, eliminar a Celedonio. Pero Milena del Carmen ya tenía sus planes con Fabio y lo mejor era huir. En eso apareció Celedonio y le reclamó a Milena del Carmen por haberlo engañado ocultándole su verdadera identidad. Ella le pidió perdón y  por eso pensaba marcharse lejos. Celedonio le dijo que él se había enamorado de ella sin saber quién era, y ahora no podía abandonarlo, así que debía casarse con él como se lo había prometido, o de lo contrario, entregaría a Fabio nuevamente al Inquisidor. Lía Margarita trató de intervenir para defender a Fabio, Lía le dijo a su padre que no podía entregar a Fabio.

 

Don Aminabad ardía en llamas y gritaba por ayuda, Luzdarda escuchó los gritos pero se dio cuenta que la puerta estaba cerrada, así que corrió a buscar ayuda. Doña Olga también comenzó a arder en llamas y trató de acercarse a don Aminabad, quien descubrió que la única salida era tirándose por la ventana, así que con el cuerpo envuelto en llamas, no lo pensó dos veces y se lanzó por la ventana del segundo piso, pero tuvo un fuerte golpe en la cabeza. Doña Olga entre tanto, no pudo salir de la habitación que se consumió entre el fuego. Los empleados de la hacienda corrieron a tratar de apagar el fuego, pero cuando finalmente lo lograron, solo encontraron todo en ruinas, y el cuerpo calcinado de doña Olga. Don Aminabad por su parte, estaba muy mal herido con quemaduras graves y un golpe fuerte en la cabeza, así que le alcanzó a decir a su hija Elisina que don Alfredo era un traidor, quien le había tendido una trampa. Finalmente, don Aminabad también falleció.

 

Nana Enelvia se acercó a la cabaña donde se encontraba encerrada Violeta Dolores. Molingo se encargó de eliminar a los dos vigilantes de la cabaña y golpeó a Violeta dejándola sin sentido y se la llevó. Nana Enelvia se dio cuenta que habían dejado muda a Amalfi, y que sería conveniente tener a alguien que la atendiera, ya que los planes de Elida eran mantenerla con vida. Violeta y Amalfi fueron llevadas a la hacienda abandonada de los Tapias, y en los sótanos habían muchos pasadizos secretos poco conocidos, en uno de los pasadizos había un calabozo donde fue encerrada Violeta. Amalfi cuidaría de ella, pero no podría entrar al calabozo, solo esperaría a que le dieran comida para alimentar a Violeta. Amalfi fue amenazada con la muerte si trataba de huir o le avisaba a alguien del paradero de Violeta. Molingo se quedaría vigilando también.

 

Duncan encontró a don Alfredo arrastrándose en el bosque y de inmediato lo llevó a la hacienda, estaba muy mal, y no estaban seguros si sobreviviría. Coromoto se encargó de revisarlo y pudo ver que no tenía muy buen aspecto así que decidió pedirle ayuda a Lucumí, la poderosa bruja de magia negra. Lucumí fue a valorarlo pero se dio cuenta que una extraña enfermedad lo estaba destruyendo por dentro en su cerebro, y por lo tanto no había mucho que hacer por él.

 

Itsmenia descansaba en su choza ubicada bien adentro del bosque, cerca de los pantanos, donde nadie se acercaba por ser un área infestada de cocodrilos y toda clase de reptiles. Solo ella que había crecido en medio de ese hábitat precario, se había adaptado a ese estilo de vida. Pero su paz y sosiego se vieron interrumpidos de repente con la aparición sorpresiva de Rodrigo Falcón, quien no había muerto luego de recibir un disparo en la cabeza de parte de Itsmenia. Rodrigo le dijo que su disparo había entrado por el ojo y había salido por un lado sin afectarle nada más, por eso ahora era tuerto, pero nada le impediría cobrar venganza de ella por traidora. Itsmenia le recordó que había sido él quien la había traicionado al huir con la tal Violeta Dolores, por eso se merecía lo que le había hecho. Ahora era un duelo a muerte entre ellos dos, y ganaría el más fuerte.

 

Elida se presentó en el calabozo donde mantenía encerrada a Violeta Dolores, ella le preguntó que por qué le hacía esto si desde hace mucho tiempo no se metía con ella. Elida le respondió con rabia, pues sentía un inmenso odio hacia ella, porque a pesar de ser poca cosa, se había interpuesto en su camino, por eso su plan ahora era mantenerla encerrada de por vida, para que todos la creyeran muerta, y en cuanto su hijo naciera, lo daría en adopción para que nunca diera con su paradero. De regreso a casa, encontraron un vagabundo, se trataba de Atilano, aquel fiel vigilante de la mansión del Placer. Elida necesitaba alguien que se encargara de llevarle los alimentos a Violeta.

 

Mario Rafael estaba un poco más recuperado de sus fracturas, y al mismo tiempo incómodo por tener a Liseth viviendo en unas circunstancias muy precarias, cuando sabía que Liseth era una joven acostumbrada a las mejores cosas. Pero Liseth le había demostrado que las riquezas no eran importantes para ella mientras existiera el amor verdadero. Mario Rafael había tenido mucho tiempo de abstinencia sexual, la última vez había sido con Milena Margarita, y ahora estaba en una situación con Liseth, pero Mario le aclaró que él a quien amaba era a Violeta Dolores, y en cuanto pudiera, se iría a buscarla. Liseth lo tenía bien claro, sin embargo, ella deseaba entregarle su virtud a Mario, y él no pudo controlar sus instintos. Mario Rafael se sentía culpable por haber hecho el amor con Liseth, aunque siempre había sido muy claro con ella. Sin embargo él sabía que la carne era débil y había actuado como cualquier hombre. Ahora solo deseaba tener fuerzas para regresar a buscar a Violeta Dolores donde fuera.

 

Elisina no se sobreponía a la muerte de su padre, todo por culpa de las locuras de la tía Olga. Ella se dio cuenta que ahora con la muerte de su padre, ella era quien debía asumir las riendas de la Hacienda, y lo que más le preocupaba era la confesión que le había hecho su padre antes de morir, que don Alfredo era el culpable. Elisina tomó la decisión de devolverle a Pantoja el puesto de capataz con la condición de que jamás le fallara. Luzdarda seguiría de ama de llaves. Elisina pensaba tomar venganza contra don Alfredo, y también contra su propia hermana, Liseth. Aunque el testamento decía que su fortuna se repartiría en partes iguales entre Elisina, Liseth y su esposa Violeta Dolores, Elisina no pensaba compartir la herencia con nadie.

 

Claudia Patricia no entendía muy bien que era lo que le estaba sucediendo, pero cada día sentía más la necesidad de estar cerca de César, como si su propio cuerpo se lo exigiera, pero ella sabía que no podía poner en peligro sus planes, después de haber llegado tan lejos, y tampoco podía exponer a César a algún tipo de castigo, por eso necesitaba ser prudente. Claudia se acercó a César para pedirle más discreción, pero él no se pudo aguantar y la besó apasionadamente. Ellos no se dieron cuenta que doña Elvira venía pasando por ese pasillo y los vio. Doña Elvira se escondió, pero quedó con el deseo de probar también al joven César. Elvira era una mujer solitaria y llena de deseos, y ahora con la información que tenía, pensaba chantajear a César si él no accedía a convertirse en su amante.

 

Los galenos no le daban mucho tiempo de vida a don Alfredo, en cualquier momento podría fallecer. Elida Margarita se sentía tan triunfante que llamó al Arzobispo para que le practicara la extremaunción a su marido. Además también mandó a llamar al notario Labrador para que leyera inmediatamente el testamento. Labrador pensó que era un poco imprudente leer un testamento sin esperar al menos a que don Alfredo falleciera, pero Elida Margarita le ofreció un dinero extra si la complacía. Elida Margarita se encerró en la sala privada de don Alfredo con el notario Labrador. Ella le exigió que le leyera el testamento mientras que el Arzobispo le practicaba los santos oleos a su esposo. Así que Labrador dio inicio a la lectura del testamento. Pero para su sorpresa, don Alfredo en realidad no tenía muchas propiedades pues toda la fortuna en realidad le pertenecía a otra persona. En ese instante hizo su entrada triunfal Dorita Bonilla sorprendiendo a Elida Margarita, quien no salía de su asombro al saber que la verdadera dueña de toda la fortuna siempre había sido doña Gertrudis, y ella había nombrado heredera universal a su sobrina quien ahora estaba de regreso luego de enterarse de la enfermedad de su tío político don Alfredo.

 

Fabio le anunció a todos que había recuperado la vista y les agradecía lo que habían hecho por él y por su hijo. También se dio cuenta que había juzgado mal a Milena del Carmen, por eso fue a conversar y pedirle perdón. Milena del Carmen le dijo que sí se había comprometido con Celedonio había sido solo para poder permanecer más tiempo en la hacienda, de lo contrario Celedonio hubiera podido haberla mandado lejos, y más aún si se enteraba que ella aún vivía. Fabio reconoció que la había juzgado mal, y le pidió perdón, no solo por haber pensado mal de ella, sino por haberse casado con Lía, porque los galenos le habían dicho que probablemente quedaría ciego de por vida, y necesitaba una madre para su hijo.  Milena del Carmen le dijo que lo comprendía y en el fondo Lía era una buena mujer que no se merecía su suerte. Fabio le pidió a Milena del Carmen que se marchara lejos y él esperaría a la muerte de la pobre Lía para buscarla. Milena del Carmen creía que esa era una buena idea, así que se fue a recoger sus cosas.

 

Doña Elvira chantajeó a César con denunciarlo por ser amante de Claudia Patricia si no se acostaba con ella, pero César estaba muy enamorado de Claudia, y además siempre había visto con mucho respeto a doña Elvira, por eso él no sabía qué hacer para detenerla y lo único que se le ocurrió fue contárselo a su madre Ana Gregoria, quien se impresionó ante la posibilidad de que Elvira cometiera incesto con su sobrino. Ana Gregoria de inmediato se lo contó a Celestina.

 

Elida Margarita no podía creer que todos sus planes se vinieran al piso con el regreso de la maldita Dorita Bonilla, quien había resultado ser la heredera universal de todas las propiedades de don Alfredo. Ella se sentía burlada y utilizada ya que se había casado con don Alfredo por su fortuna y ahora resultaba que era un miserable que vivía de la fortuna de su sobrina política. La rabia de Elida era tal, que nana Enelvia estaba angustiada porque no le fuera a dar una recaída como la que le había dado cuando Mario Rafael la había dejado plantada en la iglesia. Dorita le dio 10 minutos para que recogiera sus pertenencias y abandonara la hacienda, de lo contrario la sacaría a las patadas. Ese fue el detonante para que Elida volviera a perder la razón, ella no pensaba permitir que una aparecida como Dorita viniera a humillarla y a arruinar todos los planes que tenía. Elida Margarita se lanzó sobre Dorita y la agarró por el cuello dispuesta a asfixiarla. Duncan logró detenerla. Elida estaba histérica que hasta se rasgó las vestiduras y comenzó a romperlo todo. Nana Enelvia trató de detenerla pero Elida la empujó fuertemente. Era evidente que Elida había tenido una recaída de su enfermedad mental. Por eso Dorita ordenó que lo mejor era recluirla en el hospital mental pues era un peligro para la sociedad.

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.