Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                        Capítulo 148


 


Casilda, la madre de Amarildo, no se resignaba a que su hijo se pudriera en los calabozos, por eso decidió irle a pedir ayuda al padre de su hijo. Casilda se presentó ante don Alfredo para pedirle que intercediera por Amarildo, pero él no entendía por qué le podría interesar lo que le sucediera a ese negro asqueroso. Casilda le confesó que Amarildo era su hijo, producto de una violación. Don Alfredo recordó que él había abusado de Casilda cuando ella era joven y virgen. Eso quería decir que Amarildo podría ser su único hijo. Ahora que don Alfredo estaba tan cerca de su final, era una buena noticia saber que tenía un hijo.


 


En toda la región se dio a conocer la noticia de la captura de don Aminabad y que sería ejecutado tras haber sido encontrado culpable de traición y conspiración contra el Virrey. Doña Olga no podía creer que eso fuera cierto y todo por culpa de ella haber colaborado con don Alfredo. Pero doña Olga estaba arrepentida de haber contribuido a eso, y pensaba repararlo.


 


El Arzobispo había reinaugurado el hospital mental. La madre superiora, sor Elpidia, sería la nueva directora del hospital. El Inquisidor había recomendado a sor Elpidia para ocupar ese lugar. En el manicomio estaba recluida Sor María Adestrudiz, quien nunca debía salir de ese lugar pues conocía un gran secreto del Inquisidor. Pedro Julio le preguntó al Arzobispo qué era lo que había hecho con la tal Margarita. El Arzobispo se sorprendió al saber que él lo había descubierto, por eso trató de explicarle, pero Pedro Julio prefirió marcharse. Ellos no se percataron que el fiel Paropa los estaba espiando para llevarle información a doña Irma Ramírez. El Arzobispo llevó a Margarita para encerrarla en el manicomio, bajo los cuidados de Sor Elpidia, y luego se fue a buscar a Pedro Julio. El Arzobispo le pidió que lo escuchara pues él debía saber que había muchas cosas que él había tenido que hacer para lograr sus objetivos. Pedro Julio estaba con temor de que el Arzobispo descubriera que escondía a Milena Margarita en su habitación. Pedro Julio siempre había admirado al Arzobispo, sin saber que era su padre, y siempre quiso seguir sus pasos. El Arzobispo le dijo que para llegar donde él estaba, había que sacrificar muchas cosas como le tocó a él, entre ellas, renunciar al amor de una mujer y hasta renunciar a su hijo, o sea él. Milena Margarita no podía evitar escuchar la conversación, y quedó sorprendida al saber que el Arzobispo Plutarco, era el verdadero padre de Pedro Julio. De repente, Milena se movió y dejó caer una taza sin darse cuenta y el Arzobispo descubrió que ella estaba en la habitación.


 


Fabio Santacoloma estaba molesto después de haber recobrado la vista, pues descubrió que su amada Milena del Carmen lo estaba engañando haciéndose pasar por otra mujer. Lía Margarita trató de convencerlo y hacerle ver que Milena del Carmen lo había hecho para poder permanecer al lado de él y de su hijo. Fabio comenzó a analizar la situación y pensó que tal vez los motivos de Milena del Carmen eran valederos. Marcela se enteró de quien era realmente Milena del Carmen, por eso se acercó a Celedonio para contárselo, ahora él pensaba cobrarle bien caro su engaño.


 


Doña Olga no pensaba permitir que la separaran de su amado Aminabad. El virrey había decidido darle la casa por cárcel mientras se le realizaba el juicio. En ese tiempo, don Aminabad debía analizar quien podría beneficiarse con su muerte, diferente a sus hijas. Don Aminabad permanecía encerrado en sus habitaciones para no despertar sospechas, y allí comenzó a analizar todo y se dio cuenta que el más beneficiado con su condena sería don Alfredo Linares, pues si el Virrey le confiscaba todos sus bienes por traición, don Alfredo podría reclamarlos por la sociedad que había entre ellos. Aminabad debía darle esa información al Virrey, y con eso podrían detener a don Alfredo para investigarlo. Pero sorpresivamente doña Olga entró en su habitación.


Claudia Patricia estaba confundida por lo que había sucedido con César, ella sentía que aún soñaba con que Haroldo la buscara para empezar una nueva vida juntos, pero al mismo tiempo sentía algo extraño cuando estaba con César, y más después de lo que había pasado entre ellos. Por su parte, César estaba muy contento pues estaba seguro que Claudia sentía algo por él, y su madre, Ana Gregoria, se había dado cuenta de su felicidad, por eso él no se lo pudo ocultar.


 


Gracias a Liseth, ahora Mario estaba en libertad, pero aún estaba muy débil, por eso habían llegado a las tierras de cimarrones. Allí tuvo tiempo para reponerse de sus heridas y ahora pensaba regresar a buscar a Violeta. Mario no entendía por qué Liseth había arriesgado su vida por él, pero se lo agradecía mucho. Mario Rafael se sentía mejor de sus lesiones. Liseth le recomendó que esperara un poco más pues en esas condiciones no podría enfrentarse a nadie, pero Mario estaba desesperado por regresar a buscar a Violeta, por eso trató de salir, pero efectivamente el hueso de la pierna no estaba curado en su totalidad.


 


Amalfi, la esclava de Violeta Dolores, había huido de la hacienda Onassis cuando Violeta se había escapado porque sabía que don Aminabad la castigaría por haber colaborado en la fuga. Ella cada noche se movía de escondite y buscaba uno nuevo, hasta que descubrió cerca una cabaña abandonada, pero pudo ver que había dos hombres vigilando la cabaña, por eso prefirió alejarse. A Amalfi le pareció escuchar a Violeta gritando pidiendo ayuda y decidió investigar.


 


Don Alfredo estaba feliz de haber recuperado a Tenerife, así que le ordenó a Coromoto que la preparara para la noche, porque sería una velada especial. Tenerife le pidió ayuda a Coromoto y ésta le prometió que la ayudaría para que no le pasara nada. Aunque Tenerife ya no era virgen pues se había entregado a don Alvaro.


 


El Arzobispo le dijo que había que callarle la boca a Milena porque se podría convertir en un estorbo para su carrera hacia el Vaticano, pero ella le juró que jamás diría nada. El Arzobispo le planteó la opción de encerrarla en el manicomio con tal de convencer a Pedro Julio de que se uniera a él para lograr sus objetivos, al igual, Milena era buscada por la justicia pues era una fugitiva que había sido condenada a muerte. Milena debía decidir entre ser encerrada en un manicomio o ser condenada a muerte por un asesinato que no cometió, pero prefirió ser encerrada en el manicomio.


 


Ahora que habían logrado escapar de la prisión, Amarildo y don Juan Bautista debían mantenerse bien ocultos y pensaban marcharse lejos mientras recuperaban fuerzas, pero no sabían qué hacer con la lista que les había entregado don Claudio Campillo antes de morir. En esa lista estaban los nombres de todos lo que planeaban derrocar al virrey por eso lo mejor sería entregársela a él mismo.


 


Catalina aprovechó que Elida había salido a un encuentro con su amante, para dejarle un anónimo a don Alfredo. Catalina tenía la esperanza de que don Alfredo decidiera separarse de Elida y al quedar libre, ella trataría de convencerlo para que la convirtiera en su esposa. Don Alfredo recibió el anónimo y pensó que era una broma de mal gusto, pero decidió cerciorarse de ello. Para su sorpresa, don Alfredo sorprendió a Elida en la cama de su amante Erwin. Don Alfredo insultó a Elida y le advirtió que ni pensara en regresar a la Hacienda porque iba a dar orden que no la dejaran entrar. Elida no entendía la reacción de don Alfredo pues él tenía por amante a Coromoto, a lo que don Alfredo le respondió que él podía porque él era hombre y era el dueño de todo, incluso de ella, pues la había comprado como un adorno más de su casa. Elida Margarita el advirtió que no podía echarla a la calle pues ella tenía derechos por ser su esposa ante la ley, pero Alfredo le advirtió que no se apareciera por la Hacienda o de lo contrario la denunciaría ante la Inquisición por adúltera.


Lucumí le preparó un brebaje a Amarilis para usarlo contra Claudia Patricia, pero Lucumí descubrió que al parecer César había dejado su semilla dentro de Claudia, y ella estaría engendrando un hijo suyo. Amarilis enfureció al saberlo y no pensaba permitir que por un hijo, César la dejara. Así que Amarilis se acercó a reclamarle a Claudia el que estuviera tratando de quitarle su hombre, y solo para tenerlo por diversión. Claudia le dijo que no sabía a qué se refería, entonces Amarilis le dijo que ella era la mujer de César y que pensaban casarse, y no permitiría que ella le arruinara la vida a César al dejarse embarazar de él. Claudia se sorprendió y le dijo que no estaba embarazada. Pero Amarilis le hizo saber que cuando se descubriera que el hijo era de César, podrían decapitarlo.


 


Don Aminabad se sorprendió al ver a doña Olga y le preguntó qué había venido a hacer pues él la había echado para siempre. Olga le dijo que solo quería amarlo por toda la eternidad, y ahora que él sería condenado a muerte por traición, ella estaba dispuesta a morir con él, para estar juntos por toda la eternidad y qué mejor manera que con fuego. Pero Aminabad le exigió que se fuera pues ella no entendía lo que estaba sucediendo. En eso doña Olga sacó una botella con gas, que ya había derramado en la entrada de la habitación, y derramó el gas sobre Aminabad y sobre ella. Aminabad se dio cuenta de las intenciones de Olga y trató de quitarla del medio para huir, pero Olga prendió una cerilla con la que inició el fuego que inmediatamente se esparció hasta la entrada de la habitación, encendiendo en llamas a don Aminabad también, quien al tratar de abrir la puerta, se dio cuenta que doña Olga había puesto seguro y quitado la llave.


 


César seguía sospechando que Doña Irma y su esposo don Pompilio tenían alguna relación con la gente que conspira contra el Virrey, pero no había forma de probarlo. Por eso César decidió conversar con Darío Campillo. César le comentó sus sospechas acerca de la complicidad de doña Irma y don Pompilio para fraguar un plan contra don Claudio. Darío le confesó que él ya sospechaba lo mismo, por eso estaba aprovechando que don Pompilio le había dado un voto de confianza para revisar sus cosas cada vez que podía, pero lamentablemente no había conseguido nada.


 


Claudia Patricia no podía creer que pudiera estar embarazada nuevamente, y de César, pues sería descubierta su traición apenas que el bebé naciera. De cualquier forma, un embarazo en estos momentos era lo que le convenía para mantener tranquilos a sus suegros. Amarilis pensaba llevar a cabo el hechizo contra Claudia, pero también trataría de que ella perdiera ese embarazo. Claudia Patricia anunció formalmente su embarazo. El Virrey don Jacobo se emocionó al saber que pronto tendría su primer nieto. Doña Beatriz Fontenegra solo estaría tranquila en el momento que ese nieto naciera, para después poder pensar en la forma de eliminar a Claudia de sus vidas. Jacobito no podía creer que hubiera podido hacer algo con Claudia, pero tal vez fue por causa del vino.


 


Don Alvaro de la Plata estaba arrepentido de haber hecho sufrir a Rosa Angélica. Ella había aguantado demasiadas humillaciones y ya estaba decidida a separarse de él en cuanto su hijo naciera, ella no podía negar que Juan Carlos le daba más tranquilidad y le demostraba un amor puro y sincero, así que pensaba separarse de Alvaro y comenzar una nueva vida con Juan Carlos.


 


Elida se dio cuenta que todo estaba perdido, pero antes que quedar en la calle, prefería deshacerse ella misma del viejo Alfredo. Elida tomó una daga que siempre llevaba consigo dispuesta a apuñalear a Alfredo, cuando en eso, a Alfredo le dio su dolor de cabeza más fuerte, tan fuerte que no lo pudo soportar y cayó tendido en el suelo. Elida Margarita y Erwin pensaron que don Alfredo estaba muerto, por eso decidieron sacarlo del lugar y dejarlo tirado en algún paraje del bosque. Elida estaba feliz de pensar que habría quedado viuda y ahora sería la heredera universal de toda su fortuna.

Usted debe login (registrarse) para comentar.