Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 147

 

Viviana estaba sorprendida al saber que Sady era su verdadera madre. Sady le contó cómo habían sucedido realmente las cosas. Sady siempre había estado enamorada de un esclavo y el Inquisidor siempre había estado enamorada de Sady, por lo que los padres de Sady la obligaron a casarse con el Inquisidor y éste la embarazó. Al nacer su hija, Viviana, Sady decidió huir con su amado esclavo, pero el Inquisidor ordenó perseguirlos. Al atraparlos, ordenó la muerte de su amado y el castigo para ella fue separarla para siempre de su hija o la condenarían por adúltera. Por eso Sady nunca se pudo acercar a su hija, pero siempre estuvo al tanto de su vida desde lejos. Viviana se sentía agradecida con la vida al saber que su madre estaba viva, y ahora más que nunca la necesitaba.

 

Claudia Patricia tenía que llevar a cabo su plan, así que se encargó de darle mucho vino esa noche a Jacobito convenciéndolo de que tal vez el vino lograra ayudarlo a que le respondiera como hombre. Lilibeth se alcanzó a dar cuenta de las intenciones de Claudia, quien logró llevar a Jacobito a sus aposentos y allí, Jacobito cayó privado en la cama y ella aprovechó para llevar a cabo su plan.

 

Don Pompilio y doña Irma tomaron posesión de todos los bienes que habían pertenecido a don Claudio y su familia. Doña Irma estaba complacida por todo lo que habían logrado. Dentro de poco, su hijo se casaría con María Beatriz, y podría suceder cualquier cosa para que él fuera el nuevo Virrey. Doña Zoraida y su hijo Darío debieron salir humillados, sin embargo, a don Pompilio le dio remordimiento al ver que ellos no tenían a donde ir, por eso les ofreció hospedaje a Zoraida, Darío y la joven María Victoria. Zoraida aceptó la invitación de don Pompilio, y también le pidió a su hijo que aceptara trabajar como asistente de don Pompilio, pues ella sospechaba que Pompilio e Irma tenían que ver con lo sucedido  a su marido, y estando cerca de ellos, podrían desenmascararlos.

 

Erwin y María Beatriz tuvieron su primera cita. Ella deseaba casarse cuanto antes para que la gente se olvidara de aquel escandalo con Darío. Erwin pudo ver que María Beatriz era una muchacha muy difícil de manejar, pero él tendría que dominarla.

 

Milena Margarita y Pedro Julio debían dormir bajo el mismo techo, ya que él la estaba ocultando de las autoridades. Pero la cercanía y el momento lograron ponerlos contra la espada y la pared, ya que en el pasado entre los dos había habido una gran pasión, que al parecer había revivido. Ambos sintieron la necesidad de tocarse y besarse y hasta llegar más allá de lo permitido. Pero una vez saciado el deseo, ambos se sentían culpables, aunque había sido un impulso más fuerte que ellos. Pedro Julio le pidió a Milena que se quedara pues su vida corría peligro afuera. Ella sintió que con Pedro Julio podría curar su obsesión por Mario, aunque tendría que luchar contra el poder Divino.

 

A César le pareció muy raro que llegara un nuevo anónimo esta vez contra don Aminabad. El Virrey comenzó a sospechar pues sería absurdo que su mejor amigo, Aminabad, estuviera atentando en contra suya. Por eso César llegó a pensar que podía ser una trampa de alguien para inculparlo, y que lamentablemente pudo haber sucedido igual con don Claudio. César decidió investigar quién podría salir beneficiado en caso de que Aminabad fuera condenado. Así que César fue a la casa de don Aminabad en busca de las supuestas pruebas en su contra y efectivamente encontraron las túnicas de los legionarios, así que Aminabad fue acusado de traición contra el Virrey. Pero tanto César como el Virrey sospechaban que era una trampa contra Aminabad, el problema era descubrir quién estaba detrás de todo. César comenzó a sospechar que don Claudio también hubiera sido víctima de una trampa. Por eso don Aminabad estuvo de acuerdo en fingir que sería ejecutado, con el fin de descubrir quien se beneficiaría con ello.

Lilibeth se enteró que Jacobito había pasado la noche con Claudia Patricia y eso la llenó de unos celos profundos que de inmediato le fue a reclamar a Claudia, pero ella le dijo que solo lo había hecho por la presión de su suegra para que quedara embarazada. Lilibeth le advirtió que si se volvía a meter con su hombre, sería capaz de matarla. Lisbelia, el ama de llaves, le comentó a doña Beatriz que Claudia había pasado la noche con el Joven Jacobito. A doña Beatriz le alegró saberlo, solo esperaba que Claudia hubiera quedado embarazada para salir pronto de ella.

 

Doña Irma le dio un adelanto de lo prometido al Arzobispo. Con eso él podría ir sobornando a las personas necesarias para su nombramiento como Cardenal. Pero el Arzobispo se llevó una gran sorpresa con una visita inesperada, se trataba de doña Margarita. Ella quería pedirle ayuda económica a cambio de mantener su secreto oculto. El Arzobispo le exigió que jamás contara ese secreto, y le preguntó cuánto quería por su silencio. Ella sabía que ese secreto podría acabar con sus aspiraciones de convertirse en Cardenal, por eso le exigió una fuerte suma de dinero. A Pedro Julio le parecía extraño que el Arzobispo saliera tan tarde, por eso lo siguió para ver si estaba en problemas. Margarita le advirtió al Arzobispo que si no la ayudaba, le diría toda la verdad a su pupilo, el padre Pedro Julio, ella le confesaría que él era en realidad su verdadero padre. El Arzobispo Plutarco la atacó con un pañuelo con formol y logró dormirla para llevarla de vuelta al manicomio. Pedro Julio no podía creer lo que había escuchado, y menos aún, lo que había hecho el Arzobispo.

 

Fabio pudo comprobar que cada día veía un poco mejor, y enfureció al darse cuenta que la tal gitana Miel, era su misma amada Milena del Carmen. En ese momento se le acercó Milena del Carmen quien había decidido contarle toda la verdad, pero Fabio le reclamó por haberse comprometido con Celedonio, ya que él jamás pensó que ella fuera una mujer interesada. Milena del Carmen se sorprendió y le preguntó si él ya sabía quién era ella. Fabio le contó que estaba recuperando la vista, y ahora se daba cuenta de la clase de mujer que era. Ella no podía creer que justo ahora que ella pensaba contarle la verdad a Fabio, él hubiera recuperado la vista. Ahora Fabio estaba pensado lo peor de ella y con justa razón y ella no sabía qué hacer para convencerlo de que estaba equivocado. En eso apareció Lía y le preguntó que qué era lo que le sucedía. Pero Milena del Carmen no se atrevía a confiar en ella. Así que Lía decidió contarle su secreto para demostrarle confianza. Lía le confesó que le quedaba poco tiempo de vida y por eso Fabio se había casado con ella, para hacerla feliz el tiempo que le quedaba, pero que nada le agradaría más que al morir, Fabio volviera a quedar junto a ella que era el único amor de su vida, Milena del Carmen se sorprendió al saberlo. Kathy logró escuchar la conversación y se sorprendió al saber que la tal Miel, en realidad era Milena del Carmen. Lía le prometió a Milena que convencería a Fabio de que la perdonara, antes de ella morir.

 

Claudia estaba nuevamente decepcionada de la vida por lo que decidió embriagarse con vino. Ella volvió a intentar suicidarse, pero nuevamente apareció César en el momento indicado para evitar que cometiera una locura. Claudia se convenció que él era su ángel de la guarda, y en medio de la emoción, ambos se besaron apasionadamente. Claudia Patricia no pudo resistir a la tentación al estar entre los brazos de César, quien al verla en ese estado, decidió llevarla sus aposentos. Pero Claudia le pidió que se quedara, pues necesitaba de él. César no sabía si ella hablaba en serio o era por los tragos, pero César también la deseaba con todas sus fuerzas, por eso se dejó seducir por sus caricias y sus besos y terminaron dando rienda suelta a toda la pasión que guardaban por dentro. María Teotistes entró a la alcoba de Claudia y descubrió lo que estaba sucediendo, eso había sido como una estaca en su corazón, pero se resignó y prefirió dejar que fueran felices. Ahora María Teotistes pensaba aceptar la propuesta del Virrey. Cuando Claudia reaccionó, se dio cuenta de lo que había hecho con César, y a pesar de saber que no era lo correcto, se sintió tranquila pues era algo que ella deseaba, de igual forma, su marido Jacobito nunca le había puesto un dedo encima, y ella sentía que se estaba enamorando de César. César salió de la habitación pero no se dio cuenta que Amarilis lo había visto. Ahora que Amarilis sabía que su novio se acostaba con Claudia, no pensaba permitir que se lo quitaran, ella pensaba dar la pelea hasta el final, por eso pensó en ir donde la bruja vudú, Lucumí.

Catalina siguió a Elida Margarita sin que la vieran, con el fin de descubrir si sus sospechas eran ciertas, y para fortuna de Catalina, se pudo dar cuenta que Elida sí tenía un amante, y que era nada más y nada menos que el tal Erwin Ramírez.

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.