Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 146

 

Karina debía sacarle información al Virrey, y llegado el momento, se encargaría de asesinarlo, todo eso a cambio de una fuerte suma de dinero. Aunque Karina tenía otros planes, si ella lograba enloquecer de amor al Virrey, haría todo lo posible por convertirse en su legítima esposa, solo tendría que eliminar a la tal doña Beatriz Fontenegra. El Virrey había disfrutado su momento con Karina, pero no había sido como él esperaba, tal vez porque en el fondo él deseaba que se tratara de María Teotistes, pues con Karina fue simplemente sexo sin sentimientos. El General Epifanio los tuvo que interrumpir para informarle al Virrey, que don Claudio se había envenenado. El Virrey no creyó que tal vez alguien lo había envenenado. El General Epifanio sospechaba lo mismo.

 

La tía Maritza interrumpió el brindis y le pidió a su sobrina Miel y a don Celedonio que no bebieran de esas copas pues Yiaffa las había envenenado. Celedonio se sorprendió pero Maritza le aseguró a Celedonio que lo que decía era cierto. Yiaffa lo negó todo pero para creer en él, Celedonio le pidió que bebiera de las dos copas pero Yiaffa se negó a  hacerlo. Celedonio entonces le dio de beber a uno de sus perros, y al ver que el perro moría envenenado, sacó su arma y le dio un disparo a Yiaffa en el pecho, quitándole la vida de inmediato. Todos en la sala quedaron atónitos, Celedonio solo dijo que si alguien más pensaba traicionarlo, lo pensara dos veces porque le podía ir muy mal.

 

Al volver a tener en frente a Milena Margarita, Pedro Julio volvió a sentir ese sentimiento hacia ella que lo atormentaba, pero no podía cerrarle las puertas si le estaba pidiendo ayuda. Milena le explicó que debía esconderse pues era fugitiva de la justicia y la Inquisición la quería muerta, y ahora también era fugitiva de don Aminabad. Pedro Julio aceptó esconderla, pero no podría hacerlo por mucho tiempo pues podrían descubrirlos y meterse él en problemas, y no podía tener problemas justo ahora que estaba a punto de ser nombrado Obispo.

 

Rosa Angélica había decidido marcharse de la hacienda, pero ante esta nueva enfermedad, no sería posible. Alvarito se preocupó mucho, y Nana Fela le hizo ver que él podría estar equivocado, que el hijo que ella esperaba era de él. El pensaba esperar a que el bebé naciera para comprobar si era suyo o de Juan Carlos. Tenerife se había llegado a alegrar al saber que Rosa Angélica pensaba marcharse, pero ahora con su fiebre, tendría que quedarse indefinidamente.

 

Don Aminabad no pensaba perdonarle a Pantoja que se hubiera escapado Mario Rafael, por eso ordenó que lo amarraran al palo del patio principal y él mismo le dio latigazos. Al mismo tiempo envió sus hombres para que persiguieran a su hija Liseth y a Mario, y debían traer a su hija sana y salva, y a Mario vivo o muerto. Elisina estaba furiosa de saber que su hermana estaba en estos momentos con Mario, ella no entendía cómo no se le había ocurrido eso antes, huir con el hombre que amaba. Ella deseaba que la encontraran para reclamarle por haber huido con Mario. Pero Liseth y Mario Rafael ya iban muy lejos. Mario le confesó que no tenía idea de en dónde estaba Violeta pues unos hombres encapuchados se la habían llevado. Liseth le advirtió a Mario que si se quedaban en la región, su padre podría encontrarlos fácilmente, por eso lo mejor era alejarse lo más posible y planear regresar a buscar a Violeta cuando él recuperara sus fuerzas. Mario estuvo de acuerdo.

 

Nana Enelvia había dejado de darle el elixir que mantenía con salud a don Alfredo, por eso él cada día se sentía con menos vitalidad. Coromoto se había dado cuenta que el estado de salud de don Alfredo no era muy bueno por eso ella comenzó a sospechar que Nana Enelvia podría estar mintiendo, así que pensó en averiguar con la máxima bruja del vudú, la bruja Lucumí.

Después de lo sucedido con Yiaffa, Marcela tenía mucho miedo de correr su misma suerte. Abelino pensó que tal vez lo mejor sería huir ahora que estaban a tiempo. Milena del Carmen se había dado cuenta de la gravedad de todo,  ella lo único que deseaba era estar cerca de Fabio y su hijo, y no podía huir con Fabio pues él estaba ciego y Celedonio podría atraparlos fácilmente. Milena del Carmen pensó que había llegado el momento de contarle la verdad a Fabio.

 

Don Alfredo pensaba tenderle una trampa a don Aminabad de la misma forma que alguien se la habían tendido a don Claudio. Por eso pensaba convencer a doña Olga para que colocara una prueba incriminatoria en la casa de don Aminabad, para que fuera condenado. Doña Olga estaba cegada por los celos y la furia de haber sido rechazada por Aminabad, por eso aceptó el plan. Doña Olga regresó a la hacienda de don Aminabad con el fin de dejar las pruebas que lo incriminaran con los Legionarios de la Santa Cruz. Doña Olga encontró que todo era un caos en la hacienda por culpa de la fuga de Mario y Violeta. Ahora Pantoja estaba amarrado al palo y había sido azotado. Pero ella aprovechó  la confusión para esconder las túnicas que incriminarían a don Aminabad. Doña Olga sabía que con eso, Aminabad sería condenado a muerte, pero prefería verlo muerto antes que feliz con la maldita Violeta Dolores.

 

César estaba convencido que don Claudio debía tener cómplices, así que pensaba encontrarlos para ejecutarlos. El Virrey decidió expropiar todas las tierras de don Claudio, por tal motivo, su viuda, doña Zoraida y su hijo Darío, debían abandonar la casa. Doña Zoraida le suplicó al Virrey que tuviera compasión con ella, pero el Virrey no podía demostrar perdón ante la familia del que había tratado de matarlo. Doña Irma y su esposo don Pompilio le pidieron formalmente a don Jacobo que les cediera las propiedades de los Campillo, ya que habían sido ellos quienes lo habían denunciado. Para don Jacobo era siempre placentero poder contar con gente fiel, por eso aceptó concederles ese beneficio. Doña Irma además le hizo otra propuesta, comprometer a su hijo Erwin en sagrado matrimonio con su hija María Beatriz. Al Virrey le gustó la idea pues ya estaba en la hora de que su hija se buscara un marido. Así que hablaron con doña Beatriz para preparar el compromiso.

 

Amarildo y don Juan Bautista tenían en su poder la lista de las personas que hacían parte de los Legionarios de la Santa Cruz, por eso debían proteger ese papel a como diera lugar. Ahora lo más importante era lograr fugarse de prisión y con la ayuda de Alvarito De la Plata, esta noche lo conseguirían. Ellos sabían que si los Legionarios habían matado a don Claudio, igual podían hacerlo con ellos. Esa noche, Amarildo y don Juan Bautista lograron fugarse.

 

Juan Carlos entró sin ser visto en la recámara de Rosa Angélica y le llevó flores. Ella se había dado cuenta que nadie la iba a amar de la forma como él la amaba. Rosa Angélica le prometió que una vez naciera su hijo, se marcharían para siempre. Tenerife se dio cuenta de la presencia de Juan Carlos en la recámara de Rosa Angélica y se lo dijo a Alvarito, quien de inmediato le reclamó pero Rosa Angélica se dio cuenta que todo había sido culpa de Tenerife, así que le exigió que se fuera. Tenerife le aseguró que primero saldría ella pues Alvarito no la amaba. Catalina se enteró que don Alfredo también buscaba una esclava fugitiva, una tal Tenerife. Ella no podía creer que se tratara de la misma maldita que le había hecho la vida imposible en la hacienda de Alvarito, por eso le informó a don Alfredo que ella sabía dónde encontrarla. Duncan se presentó en la Hacienda de don Alvaro para reclamar a la esclava Tenerife que le pertenecía a don Alfredo. Don Alvaro trató de negar que Tenerife estuviera allí, pero Duncan había ido con una orden del General Epifanio con la que podían revisar la hacienda, así que sus hombres la encontraron. Alvarito estaba dispuesto a luchar por ella, pero la misma Tenerife le pidió que no lo hiciera pues sería peor que él muriera. Alvarito no tuvo como impedir que se llevaran a Tenerife de regreso a la hacienda de don Alfredo.

Usted debe login (registrarse) para comentar.