Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 141

 

Viviana se alegró por el regreso de su amiga Rosa Angélica, aunque Rosa Angélica no sabía si había hecho lo correcto pues ahora Alvarito dudaba de su paternidad. Viviana no entendía por qué ese comportamiento de Alvarito. Entonces Rosa Angélica le contó lo que Juan Carlos le había comentado sobre la historia de Carola, que en realidad había sido Alvarito el que había ido a rescatarla. Viviana se sorprendió al saber que no había sido Orlandito y que toda esa historia de amor en realidad era de Alvarito. Viviana se sintió engañada. Rosa Angélica estaba segura de que Alvarito aún no había podido olvidar a la tal Carola.

 

María Victoria no le podía perdonar a Celestina que le hubiera ocultado la verdad durante toda su vida, que hubiera permitido que viviera como la hija de la sirvienta. Por ese motivo no podía quedarse bajo su mismo techo, ella pensaba marcharse a buscar su vida lejos de ella, porque una verdadera madre no era capaz de hacer eso con un hijo. Celestina sentía mucho dolor al escuchar a María Victoria, pues aunque no era su hija realmente, sabía que su verdadero hijo podía reclamarle de la misma forma. Ana Gregoria le suplicó a María Victoria para que no se marchara, pero ella decidió recoger sus cosas pues Darío le había ofrecido posada mientras se casaban. Celestina quedó muy pensativa sobre si debía contarle la verdad a su hijo o no, por su propia seguridad.

 

Mario Rafael le reclamó a Milena Margarita por haberle ocultado la verdad sobre Violeta, ella lo sabía y prefirió ocultárselo. Milena le pidió perdón pues lo había hecho por amor, además también por el hijo que estaba esperando. Mario le hizo ver que había actuado mal pues ella sabía perfectamente cuanto él amaba a Violeta, y lo que había hecho había sido por egoísmo. Milena reconoció que no había actuado bien, sino por buscar su propia felicidad, pero ahora ella también estaba esperando un hijo suyo y no podía darle la espalda. Mario le dijo que jamás dejaría desamparado un hijo suyo, pero ahora su prioridad era recuperar a Violeta, pero eso estaba decidido a robársela hoy mismo sin importar las consecuencias.

 

Paropa le confirmó a doña Irma que ya había dejado las pruebas en casa de Don Claudio. Ahora el paso siguiente era que doña Irma fuera acompañada por el Arzobispo a denunciar a don Claudio ante el Virrey. Don Jacobo se sorprendió con la visita de Doña Irma y el Arzobispo, pero los dos le afirmaron haber visto ese escudo de los Legionarios en casa de don Claudio Campillo. Don Jacobo no podía creer que su hombre de confianza y consejero fuera quien estuviera conspirando en su contra. Así que le ordenó a César que fuera con un grupo de hombres a revisar la casa de don Claudio, y si encontraban algo que lo incriminara, recibiría un castigo ejemplarizante.

 

Alvarito se mantenía en su posición de que él no era el padre del hijo que esperaba Rosa Angélica, por eso le permitió quedarse en la Hacienda para que no tuviera complicaciones por su embarazo, pero no sería considerada la señora de la casa pues ese título era de Tenerife. Una vez más Rosa Angélica se sentía humillada y por eso Juan Carlos le propuso que se volvieran a ir, pero Rosa Angélica solo pensaba en su hijo. Alvarito en el fondo estaba feliz del regreso de Rosa Angélica pues había llegado a sentir algo por ella, y solo se había dado cuenta cuando ella se había marchado con Juan Carlos. Pero ahora con lo del embarazo estaba furioso por no tener la seguridad de que era de él y no de Juan Carlos. Por eso delante de todos en la Hacienda les avisó que la señora de la casa era Tenerife y que Rosa Angélica sería un huésped más, como una vez lo fue su hermana Catalina. Pero Rosa Angélica sabía que ella tenía derechos por ser la esposa legítima de Alvarito, y pensaba reclamar esos derechos.

 

Milena del Carmen no sabía que hacer ahora que Kathy la había sorprendido besándose con Fabio. Si ella armaba un escándalo, Celedonio la echaría a la calle y no tendría la oportunidad de estar cerca de su hijo ni de reconquistar a Fabio. La tía Maritza le aconsejó que aceptara la propuesta de don Celedonio, solo así Kathy se olvidaría del escándalo al ver que perdería una rival. Milena del Carmen decidió seguir el consejo de su tía y efectivamente don Celedonio se alegró mucho con la noticia de que la gitana Miel lo aceptaba como pretendiente. Así que Celedonio anunció que ya había decidido casarse con la gitana Miel en un par de semanas. Lo primero sería una fiesta de compromiso. Kathy quedó sorprendida al ver los alcances de la tal gitanita, pero parecía que le interesaba más el dinero de su padre, y a Kathy lo que le interesaba era no tener rivales para cuando su hermana Lía muriera. La tía Maritza se alegró de ver que estaban logrando todos los objetivos. En cambio Fabio no entendía el comportamiento de la gitana, pues él había creído que ella estaba interesada en él.

 

Mario Rafael le pidió a Amalfi que le ayudara a ingresar a los aposentos de Violeta Dolores pues era muy importante que la contactara. Amalfi estaba enterada de lo que realmente sentía Violeta por Mario, así que decidió ayudarlo aun arriesgando su propia vida, pero para Amalfi lo más importante era el amor verdadero. Para Violeta Dolores fue una sorpresa tener a Mario Rafael en su propia habitación, ella le aseguró a Amalfi que jamás olvidaría todo lo que la había ayudado. Mario le dijo a Violeta que Claudia le había dado su recado y que ya estaba enterado de todo lo que estaba sucediendo, por eso lo mejor era planear la forma de fugarse de inmediato, Claudia Patricia los ayudaría distrayendo a Don Aminabad y al Virrey. Así que Violeta debía recoger un par de cosas para el viaje ya que se marcharían lejos.

 

Don Aminabad conversaba amenamente con el Virrey don Jacobo cuando le anunciaron la visita de don Alfredo Linares. Don Aminabad ordenó que lo hicieran pasar para compartir una charla con ellos. Don Aminabad no sospechaba lo que planeaba su esposa Violeta Dolores.

 

Mario regresó a su cuarto para recoger algo de ropa para el largo viaje, cuando fue interrumpido por Milena Margarita quien le preguntó qué estaba planeando hacer. Mario le contó que se marcharía con Violeta, pero que jamás dejaría desamparado a su hijo. Milena trató de hacerle ver lo arriesgado que era marcharse con Violeta pues don Aminabad era capaz de matarlo, pero Mario estaba decidido a marcharse. Así que Milena pensaba impedir que ellos cometieran esa locura que solo los llevaría a la muerte.

 

Claudia Patricia le pidió ayuda a César, solo él podría ayudar a que Mario y Violeta escaparan sin que la gente de Aminabad se diera cuenta. Claudia le pidió que los ayudara como un favor en nombre del amor. César no se pudo negar. Así que Claudia le pidió permiso a Aminabad para dar un paseo en el jardín con Violeta. Aminabad no sospechó de nada, por eso no tuvo ningún inconveniente, siempre y cuando estuvieran acompañadas por César.

 

Luzdarda se dio cuenta cuando Amalfi sacaba una mochila del cuarto de Violeta, y pensó que tal vez lo estaba robando, así que la siguió para ver lo que hacía con la mochila.

 

Milena Margarita le dijo a Pantoja que tenía que impedir la fuga de Mario y Violeta pues estaban a punto de huir de la hacienda y ya tenían un plan armado. Pantoja no entendía que era lo que Milena quería, así que Milena le explicó lo que estaba sucediendo. Pantoja fue de inmediato a contárselo a doña Olga, quien pensó en poner al descubierto el plan de Violeta, pero después se dio cuenta que lo mejor era esperar a que huyeran para poder delatarla con Aminabad, y de esa forma, él ordenaría que los mataran. Solo así podría librarse de una vez por todas de la maldita Violeta Dolores.

Usted debe login (registrarse) para comentar.