Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 139

 

Amarildo se encontraba en prisión, y al parecer, según había escuchado, lo encerrarían en las mazmorras donde se encontraba aislado don Juan Bautista. Para Amarildo sería muy oportuno poder estar cerca de don Juan Bautista para buscar la forma de huir juntos de prisión.

 

Mientras Amarildo estaba en prisión, y Sandra agonizaba a causa de las heridas ocasionadas por el General Epifanio, Casilda, la madre de Amarildo, permanecía sola en la casa con los dos niños sin saber qué hacer. Afortunadamente a Haroldo se le ocurrió ir a ver como estaban los niños y decidió mudarse a la casa de su hermana Sandra para hacerse cargo de los niños. Doña Odila estuvo de acuerdo ya que la casa de Sandra era lujosa, no como la casa humilde donde ellos estaban viviendo.

 

Milena Margarita descubrió que tenía una falla en su ciclo menstrual, por eso se alegró y de inmediato le fue a dar la noticia a su amado Mario Rafael que estaba esperando un hijo suyo. A Mario le pareció extraño que en tan pocos días ya hubiera quedado embarazada, pero era una gran noticia, pues un hijo siempre era una bendición, aunque a él le hubiera gustado tener hijos con Violeta Dolores. En todo caso, ya todo estaba listo para que mañana se fueran bien lejos.

 

María Beatriz se enteró que Alexandra había abandonado a Haroldo, por eso decidió ir a visitarlo con la excusa de conocer su nueva casa. Doña Odila estaba encantada de tenerla de visita, y todo indicaba que ahora no habría nada que se interpusiera entre ellos. Pero Haroldo le pidió a María Beatriz que reaccionara pues él no estaba interesado en ella, a él solo le interesaba una persona y estaba dispuesto a luchar por ella, pero primero debía encontrar a su esposa Alexandra. María Beatriz quedó traumatizada por la actitud hostil de Haroldo, era la segunda noticia fuerte que escuchaba en un día. María Beatriz aún no se reponía de saber que María Victoria era en realidad su prima, hija de la tía Celestina.

 

María Victoria tampoco podía creer que Celestina estuviera diciendo la verdad. Ana Gregoria entendió que lo había hecho por proteger a María Victoria, pero tal vez le haría más daño. María Victoria le preguntó si era cierto eso, que ella era su madre. Celestina le dijo que si y le pidió perdón por habérselo ocultado todos estos años. Doña Beatriz le exigió a su hermana Celestina que no engañara a María Victoria, pero Elvira le pidió a Beatriz que la dejara seguir con lo que había comenzado. A Elvira no le interesaba que todos supieran que ella era la verdadera madre de María Victoria, porque se avergonzaba de serlo. María Victoria le preguntó que por qué la había negado toda la vida, y que quien era su padre. Celestina no supo que responderle, solo le pidió que la perdonara. Doña Beatriz le recordó a Celestina que ella era la dueña de la casa y por lo tanto no le importaba que María Victoria fuera su sobrina, de igual forma tenía que marcharse.

 

Don Jacobo estaba complacido de haber convencido a Claudia Patricia para que permitiera que María Teotistes permaneciera en el palacio. Don Jacobo había comenzado a sentir muy grata la compañía de María Teotistes, pues le recordaba mucho a Celestina cuando joven. Don Jacobo se estaba interesando en María Teotistes más de la cuenta. Por otro lado, también había programado una cita con Madame Karina, pues ya tenía algún tiempo de no realizar actividad sexual, y sabía que con Madame Karina, ese sería el objetivo. Madame Karina estaba dispuesta a sacrificarse y convertirse en la amante del Virrey a cambio de una buena paga, aunque también se le ocurrió pensar que podría convertirse en la esposa del Virrey si lograba envolverlo bien, y luego eliminaba a su esposa, la distinguida doña Beatriz Fontenegra.

 

Catalina y sus tías Digna y Justa no tenían a dónde ir, pero a Catalina se le ocurrió pedirle ayuda a don Alfredo Linares, pues él había sido quien le había robado sus tierras. Don Alfredo no le vio problema a que se quedaran en su hacienda hasta que él se aburriera. Catalina se lo agradeció, pero don Alfredo le insinuó que podría cobrarle el favor como a él se le antojara.

 

El Virrey don Jacobo decidió ir a conversar con Don Juan Bautista para llegar a un acuerdo de solidaridad entre los esclavos y la Corona Española. Ya el Virrey tenía en su poder el acta firmada por el Rey de España donde aprobaba la Ley de Libertad de Vientre, en la que a partir de este momento, si se firmaba el acuerdo, todo hijo de esclavo nacería libre. Ese era un gran avance hacia la abolición de la esclavitud, por eso era una oferta tentadora para Juan Bautista. El Virrey le aseguró a don Juan Bautista que si ellos luchaban a su lado en una eventual batalla contra los independentistas, él mismo intercedería ante el Rey para que les concediera la abolición de la esclavitud. En España, el Rey estaba enterado de la problemática en América, el problema era que en Europa se estaba librando una batalla y por eso el Rey no podía enviar más hombres hacia América, por eso autorizó al Virrey para que consiguiera la alianza de los esclavos para luchar contra los independentistas, una vez se mantuvieran en el poder, destituiría a don Jacobo y colocaría a alguien de mano firme para mantener la esclavitud y tener contentos a los terratenientes. Don Jacobo ignoraba que estaba siendo engañado por el propio Rey de España para convencer a Juan Bautista.

Don Juan Bautista se había dado cuenta que el nuevo Virrey, don Jacobo, era un hombre amigo de los esclavos, y que era una persona seria, incapaz de engañarlo con algo como esto. Por eso le prometió que pensaría bien su propuesta. Si los esclavos luchaban con los españoles, podría tener su libertad, en cambio al lado de los independentistas no sabrían que futuro tendrían. Don Jacobo escuchó la versión de Amarildo sobre el ataque contra Sandra Aragón y Castilla. Don Jacobo se sorprendió al escuchar que los había atacado un grupo llamado los Legionarios de la Santa Cruz, el mismo grupo que pensaba atentar contra él. Por eso le prometió a Amarildo que investigaría a fondo la verdad. Amarildo le comentó del escudo que Sandra le había arrancado a uno de ellos. Don Jacobo pensaba investigar sobre ese escudo.

 

En medio de su desespero por ver que se le iba a escapar la oportunidad de pescar a don Celedonio, Marcela se le acercó a Milena del Carmen y le advirtió que se alejara de Celedonio pues ella ya había hecho planes para casarse con él y quedarse con su fortuna. Milena del Carmen le aseguró que lo que ella menos quería era casarse con Celedonio así que podía estar tranquila, pero si necesitaba buscar la forma de mantenerse un tiempo más en la hacienda y si era necesario hacerle creer a Celedonio que se casaría con él, lo haría. Marcela quedó confundida. Milena Del Carmen siempre buscaba momentos para quedarse a solas cuidando de Fabio, y el disfrutaba de su compañía sin saber que se trataba de su amada Milena del Carmen, pero sin saberlo, había comenzado a sentir algo por ella, al punto de haber tratado de darle un beso. Milena Del Carmen no se pudo resistir de volver a besar al hombre que ella amaba, y por eso terminaron besándose, y fueron sorprendidos por Kathy.

 

El Virrey don Jacobo tenía una buena amistad con don Aminabad Onassis, por eso fue a realizarle una visita para escuchar su opinión al respecto del grupo que planeaba un atentado en su contra. Claudia Patricia se ofreció a acompañarlo pues ella tenía interés en hablar con Violeta Dolores, la esposa de don Aminabad. Don Jacobo aceptó su compañía con gusto, pues también los acompañaría María Teotistes. Claudia Patricia pensaba hablar con Violeta Dolores y ver si tenía la oportunidad de contactar a Mario Rafael para contarle el gran secreto de Violeta Dolores.

Usted debe login (registrarse) para comentar.