Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                        

Capítulo 138

 

El General Epifanio decidió cambiar de planes a última hora, con Sandra muerta, la mejor opción era acusar a Amarildo de ser su asesino. Así que dejaron el arma asesina en la mano de Amarildo y los dejaron solos. Amarildo recuperó la conciencia y descubrió a Sandra agonizando, así que decidió buscar ayuda. Los vecinos vieron salir a Amarildo con Sandra en brazos y sangrando. Amarildo solo se le ocurrió llegar a pedir ayuda en casa de Haroldo. El General Epifanio había dado la orden de capturar a Amarildo, así que comenzaron a buscarlo. Amarildo se enteró que estaba siendo buscado por la justicia, y pensó que le habían tendido una trampa, así que aceptó entregarse a la justicia. Haroldo sabía que él no había sido culpable, por eso debía investigar quien había tratado de matar a su hermana, mientras tanto pensaba ocultarla hasta que supieran si se salvaría o no. Haroldo encontró en las manos de Sandra, un trozo de tela con una insignia, seguramente del asesino.

 

El virrey Don Jacobo le comentó a su Alto Consejero, don Claudio, que había recibido una amenaza por parte de un grupo llamado Los Legionarios de la Santa Cruz, y le gustaría que averiguara quienes formaban parte de esa secta secreta. Don Claudio se atemorizó de solo pensar lo que podría suceder si el Virrey descubría a todos los integrantes de la secta. Por eso convocó una reunión de carácter urgente con todos. Una vez reunidos, Don Claudio les comentó que estaban en peligro pues alguien había puesto de sobre aviso al Virrey acerca de la existencia de la secta secreta. El General Epifanio les advirtió que debían actuar pronto o de lo contrario el Virrey terminaría por descubrirlos. Epifanio también esperaba que Sandra estuviera muerta, pues lo había descubierto, aunque era muy poco probable que hubiera sido ella quien hubiera prevenido al Virrey. Así que solo se le ocurrió pensar que entre ellos podía haber un traidor y debían descubrirlo antes que fuera demasiado tarde.

 

Lejos de ahí, el Capitán Celedonio decidió confesarle a Maritza su interés por la gitana Miel, y quería saber si ella lo apoyaba. Maritza estaba de acuerdo con él, pero le dio por consejo que se le acercara con más cuidado, que no la presionara, o de lo contrario la asustaría, y también debía primero convencer a su familia para que fuera aceptando la idea de que él estaba interesado en Miel. Por eso don Celedonio reunió a sus dos hijas e incluso a doña Carmen para hacerles saber que estaba interesado en volver a casarse, pues necesitaba una mujer a su lado en sus noches de soledad, y que su candidata era la gitana Miel. Kathy se sorprendió mucho al saberlo pues ella había notado algo raro entre la tal Miel y Fabio, por eso pensó que si apoyaba a su padre, se aseguraría de que la tal Miel nunca se interpusiera en su camino. Lía Margarita estaba de acuerdo con que su padre se casara de nuevo, pero no entendía por qué se había fijado en Miel. Para doña Carmen era insólito que eso sucediera, pero sería lo mejor para que su hijo se olvidara de ella de una vez por todas.

 

Doña Irma pensaba que esta era la oportunidad que necesitaban para comprometer a su hijo Erwin con la hija del Virrey, María Beatriz. Pero le preocupaba el hecho que el Virrey ya estaba de sobre aviso por la existencia del grupo de los Legionarios. Así que se le ocurrió la idea de inculpar a alguien de estar conspirando contra el Virrey. A doña Irma se le ocurrió que podrían hacer todo para que solo uno de ellos fuera encontrado culpable y pagara con el castigo del Virrey, y el resto quedaría a salvo. Pero ¿quién podría ser la víctima? Después de tanto pensarlo, Irma se dio cuenta que le convenía deshacerse de don Claudio Campillo, por eso le tendería una trampa mortal.

 

María Teotistes estaba triste pues Claudia Patricia la había echado del palacio. Don Jacobo se dio cuenta y se acercó para ver si podría ayudarla en algo, pero María Teotistes se lo agradeció y le contó que Claudia la había corrido. Don Jacobo decidió secar sus lágrimas y le dijo que intercedería por ella ante Claudia, pues le dolía ver llorar así a un angelito como ella. María Teotistes se ruborizó.

El Arzobispo Plutarco necesitaba ahora más que nunca de todo el apoyo de sus aliados para lograr comprar votos y ser nombrado Cardenal ante el Vaticano. Por eso se reunió en secreto con el Padre Jimmy, la nueva madre Superiora Sor Elpidia, y con el Inquisidor Woltman. El Arzobispo les exigió que le fueran entregadas a él todas las ofrendas para él poder administrarlas ante el Vaticano. Todos los que le llegaran a colaborar, tendrían la bendición directa del Padre en los Cielos. Pero al padre Jimmy le pareció muy extraño todo. El padre Pedro Julio también comenzó a sospechar que el Arzobispo Plutarco traía alguna mala intención con todo esto. En cambio Sor Elpidia estaba dispuesta a colaborar en lo que fuera necesario, al igual que el Inquisidor. Para comprometer con la causa a sor Elpidia, el Arzobispo la ratificó como madre Superiora, y además también le dio la dirección del recién habilitado hospital mental.

 

Doña Beatriz Fontenegra le exigió a Ana Gregoria que echara a la calle a María Victoria pues no era digna de seguir viviendo en el palacio después de haber sido capaz de traicionarlos. Pero Ana Gregoria le pidió compasión por la niña pues no tendría a donde ir. Celestina volvió a intervenir a favor de María Victoria. Doña Beatriz le exigió a Celestina que no interviniera pues no tenía velas en ese entierro, pero ella le refutó que si tenía muchas velas pues no permitiría que María Victoria fuera humillada de esa forma cuando en realidad tenía muchos derechos pues por sus venas corría la misma sangre que María Beatriz. Tanto María Beatriz como María Victoria se sorprendieron, lo mismo que Jacobito, Lilibeth y Claudia Patricia. Celestina le dijo a su hermana Beatriz que ya estaba bueno de las injusticias, y que todo el mundo debía saber que María Victoria llevaba el apellido Galende. Elvira le advirtió a Celestina que se callara o no respondería. Pero al ver que Elvira no tenía el valor de hacer valer los derechos de su hija, Celestina mintió diciendo ser la verdadera madre de María Victoria, por lo tanto, que era prima de María Beatriz.

 

Violeta Dolores logró acercarse a Milena Margarita gracias a la ayuda de Amalfi. Violeta aprovechó para preguntarle a Milena si le había contado la verdad a Mario y cómo había tomado él la noticia. Pero Milena Margarita le dijo que no había encontrado el momento para decírselo pues ella sabía que él podría cometer una locura. Violeta notó muy rara a Milena, y no entendía que le estaba sucediendo, pero tenía miedo que no le dijera nada a Mario o que le ocultara la verdadera reacción de él. Violeta tampoco sabía si Claudia Patricia había logrado hablar con él.

 

Doña Irma planeó la forma de inculpar a don Claudio Campillo como único responsable de querer conspirar contra la vida del Virrey. Doña Irma le contó su plan al Arzobispo y los dos estuvieron de acuerdo. De esa forma el Virrey estaría agradecido con doña Irma y le daría a ella todos los bienes de los Campillo, y al pobre Claudio lo decapitarían. Irma y su esposo se quedarían con las tierras y la fortuna de don Claudio, y ella, después, compartiría esa fortuna con el Arzobispo por haberla ayudado. Además, su marido Pompilio sería el nuevo Alto Consejero.

 

Don Alfredo había comenzado a sentirse cada vez más cansado, y tenía miedo que fuera por su enfermedad, así que le preguntó a Nana Enelvia si las pócimas ya no estaban funcionando. Nana Enelvia le dijo que no entendía que estaba sucediendo, pues ella estaba utilizando los mismos ingredientes. Elida Margarita se alegró de saber que ya estaba comenzando a hacer efecto la falta de las pócimas de Nana Enelvia, muy pronto su marido ya no existiría. Pero don Alfredo no quería morir sin antes tener en su poder a Violeta Dolores, por eso le pidió a su capataz Duncan que reuniera un grupo de hombres experimentados para esperar el momento preciso para secuestrar a Violeta Dolores.

Usted debe login (registrarse) para comentar.