Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                        

 Capítulo 133

 

Milena Margarita le confesó a Mario Rafael que se había enamorado de él y no entendía de qué manera, y nunca se lo habría confesado de no ser porque Violeta Dolores estaba decidida a hacer su vida con don Aminabad.  Mario Rafael fue claro una vez más con ella, y le dijo que no quería hacerle daño, porque él aun amaba a Violeta y estaba muy dolido por sus palabras, y por eso quería olvidarla, y estaba seguro que no habría ninguna otra mujer mejor para olvidarla que ella. Así que se darían la oportunidad de intentar ser felices y él pondría todo de su parte si ella lo ayudaba. Al escuchar las palabras de Mario, Milena tomó la decisión de ocultarle la verdad que le había contado Violeta Dolores. Pero ahora no solo estaba Violeta Dolores sino también Elisina, así que Milena le preguntó qué pensaba hacer con Elisina. Mario le dijo que ya nada lo ataba a estas tierras, por eso pensaba que lo mejor era regresar a las tierras de cimarrones y empezar de nuevo. Milena estuvo de acuerdo, así que en un par de días se marcharían.

 

Milena del Carmen le contó a su tía Maritza que doña Carmen la había descubierto, pero que le había dado un par de días para que se marchara lejos. Maritza no pensaba permitir que la tal Carmen arruinara sus planes de venganza. Así que le explicó a Milena del Carmen que la única forma de poder quedarse sin que doña Carmen pueda decir nada, era que ella aceptara ser correspondida por don Celedonio. De lo contrario, tendrían que irse y ella se alejaría nuevamente de su hijo y de Fabio o doña Carmen las podía desenmascarar ante todos y podrían ir presas. Milena del Carmen lo único que quería era estar cerca de su hijo, y ganar tiempo para ir reconquistando a Fabio, por eso pensó que lo mejor sería aceptar la propuesta de su tía Maritza.

 

Rosa Angélica le confesó a Juan Carlos que estaba embarazada de Alvarito, y aunque no deseaba, lo mejor era regresar a la hacienda para que él lo supiera, pues tenía derecho a conocer a su hijo, así como su hijo tenía que saber quién era su padre. Juan Carlos le propuso que él podría asumir ese hijo como suyo con tal de que ella no regresara a sufrir las humillaciones de Alvarito. Pero Rosa Angélica solo quería el bien para su hijo.

 

Entre tanto, en la Hacienda De la Plata, alguien había visto a Orlandito, por quien se pedía una recompensa, y lo denunció ante la Inquisición. El Inquisidor decidió ir a capturarlo por sorpresa. Pero la sorpresa se la llevó el Inquisidor cuando descubrió que junto a Orlandito estaba su hija Viviana, a quien tanto había buscado. Viviana le pidió que no se lo llevaran, pero el Inquisidor no la escuchó y se llevó a Orlandito a los calabozos nuevamente. Viviana no quiso regresar a la casa de su padre y prefirió quedarse en la hacienda.

 

Tenerife aprovechó la confusión que había en la hacienda para acercarse a Catalina y decirle que se marchara de la hacienda de una vez por todas. Catalina le preguntó que como se atrevía a hablarle de esa forma si no era más que una vulgar esclava. Tenerife le recordó que ella era la zorra que se acostaba con el marido de su propia hermana. Catalina la abofeteó y le dijo que no le permitiría que la llamara zorra. Tenerife le devolvió la bofetada y le dio una más. Catalina quedó sorprendida con los alcances de la esclava. En eso llegó Alvarito y preguntó que estaba sucediendo. Tenerife le contó que Catalina la había amenazado si no se marchaba de la hacienda y como le dijo que no pensaba hacerlo, le dio una bofetada. Alvarito le advirtió a Catalina que ahora Tenerife era la nueva señora de la casa desde que Rosa Angélica había decidido marcharse con su amante. Por tal motivo, no le iba a permitir que le faltara el respeto a Tenerife, y si lo volvía a hacer, se tendría que marchar de la hacienda. Ahora, para poder quedarse, tenía que pedirle perdón a Tenerife. Catalina no tuvo más remedio que pedir disculpas.

Al marcharse Alvarito, Tenerife le advirtió a Catalina que lo mejor era que se marchara ella de la hacienda o de lo contrario sería ella quien le haría la vida un infierno, acusándola todo el tiempo con Alvarito. Catalina se dio cuenta que Tenerife era una enemiga temible.

 

Los Legionarios de la Santa Cruz volvieron a reunirse. Esta vez la reunión era para definir el futuro del Virrey ya que al parecer el Rey de España estaba de acuerdo con las medidas que le planteaba el Virrey, lo que consistía en dar un poco de libertad a los esclavos a cambio de su apoyo en una eventual guerra independentista. Los terratenientes como don Alfredo Linares no pensaban en apoyar a los independentistas, por lo menos don Alfredo estaba bien como estaba ahora, y no le interesaba cambiar nada. Por eso el General Epifanio les propuso una votación para decidir si eliminaban al Virrey o no. El Arzobispo esperaba que el nuevo Virrey lo apoyara en su campaña para ser nombrado como nuevo Cardenal por el Vaticano, y a don Jacobo no parecía importarle, pero él creía que había otras personas que debían eliminar primero, como algunos ricos que también apoyaban a los esclavos, así que primero se ocuparían de otros casos y por ultimo dejarían al Virrey.

 

Violeta Dolores confiaba en que Milena Margarita le dijera la verdad a Mario Rafael y él comprendiera su situación y tratara de buscar una salida a todo este problema. Mientras eso sucedía, debía continuar fingiendo ser la esposa feliz de don Aminabad. La tía Olga estaba furiosa de ver como su cuñado Aminabad se moría de amor por la maldita esclava, por eso deseaba con todas sus fuerzas poder deshacerse de Violeta, y lo haría en el momento menos pensado.

 

Los Legionarios de la Santa Cruz decidieron atacar a Amarildo, quien ahora gozaba de una fortuna heredada luego de haberse casado con doña Hemilda. Ellos no podían permitir que el tal Amarildo siendo un negro esclavo, ahora se paseara por todos lados haciendo alarde de su nueva fortuna. Por eso planeaban la forma de eliminarlo y con eso también le darían un duro golpe a los abolicionistas. Entre tanto, Amarildo fue a buscar a Elida Margarita para preguntarle sobre el hijo que le habría dado en adopción a la difunta Hemilda. Elida Margarita no entendía por qué Amarildo estaba investigando al respecto, pues nadie sabía que ese niño se lo había vendido la partera Nori Nava. Así que Elida se mantuvo en su palabra de que era hijo de ella. En eso apareció don Alfredo Linares quien se sorprendió al ver al esclavo en su mansión y le exigió que se marchara o de lo contrario haría que le dispararan por invadir su propiedad. Amarildo le dijo a don Alfredo que algún día se iba a arrepentir de todas las humillaciones hacia los negros.

 

Esa noche era la gran reunión organizada por don Aminabad para celebrar la sociedad con don Alfredo Linares. Aminabad le pidió a Violeta Dolores que se colocara muy hermosa para que todos sintieran envidia de él. Violeta Dolores se dio cuenta que ya comenzaba a crecerle la barriga y que probablemente todos lo notarían, pues ya casi cumplía los dos meses de embarazo. Amalfi le ayudó a arreglar sus vestidos para esta noche.

 

Ya en horas de la noche, los invitados comenzaron a llegar. El primero en aparecer fue don Alfredo Linares con su esposa doña Elida Margarita. Aminabad los recibió con mucho gusto al lado de su esposa Violeta, de sus dos hijas Elisina y Liseth, y de su cuñada doña Olga. Para Elida y Alfredo fue una sorpresa ver que ya se le notaba algo de barriga a Violeta Dolores. Elida trató de hacer amistad con Elisina, pero Elida Margarita se llevó una gran sorpresa al ver que Mario Rafael estaba en la hacienda Onassis como un simple peón más. Elida Margarita no podía desaprovechar esta oportunidad para acercarse a él y humillarlo. Ahora tenía a su alcance a los dos enemigos que le hacía falta por destruir.

Usted debe login (registrarse) para comentar.