Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                           Capítulo 131


 


Tenerife ahora había pasado a las habitaciones de Rosa Angélica. Nana Fela no estaba de acuerdo con esa decisión de don Alvarito, pero debía acatar la orden. Tenerife le aclaró a Nana Fela que ella no había hecho nada en contra de Rosa Angélica, es más, siempre se mantuvo alejada mientras Rosa Angélica estaba como la señora de la casa. Nana Fela sabía que Tenerife tenía razón.  Pero Catalina estaba muy furiosa de saber que Alvarito había preferido una esclava antes que a ella. Sus tías Digna y Justa pensaron que era un insulto y que lo mejor era irse de esa casa, pero se acordaron que no tenían a donde ir y se les pasó la indignación. Ahora estaban a expensas de la caridad de Alvarito puesto que ya Rosa Angélica no estaba. Y Alvarito les advirtió que si se enteraba que hacían algo contra Tenerife, las echaría a la calle sin ninguna contemplación.


 


María Beatriz y Liliguty llegaron a  la casa donde ahora vivía Haroldo. Doña Odila se alegró mucho de ver a María Beatriz, por eso decidió hablar con ella muy en serio para ver que se proponía con su hijo. María Beatriz le confesó que Haroldo le gustaba mucho, lo malo era que él estaba casado con Alexandra, aunque eso no le era impedimento para conocerse mejor. Doña Odila le recordó que ella también estaba comprometida con don Darío Campillo, solo que María Beatriz era libre de hacer lo que quisiera, y si era el caso, podía acabar con ese compromiso cuando quisiera. Doña Odila se alegró pues le comentó que la pobre Alexandra estaba mal de salud y tal vez no iba a aguantar lo suficiente y deje viudo a su pobre hijo, entonces él podría volver a casarse. María Beatriz le dijo que si las cosas se daban así, sería bueno para todos.


Al mismo tiempo, Darío Campillo esperaba en la plaza principal al lado de María Victoria, a que regresaran María Beatriz con Liliguty. María Victoria se veía muy alegre de poder compartir tanto tiempo con Darío Campillo. Ana Gregoria había ido al mercado del pueblo y pudo ver a su niña María Victoria muy feliz con el joven Darío. Eso le llenó mucho de preocupación pues tenía miedo que María Victoria se fuera a enamorar del prometido de María Beatriz, porque sufriría mucho ya que Darío siempre iba a preferir una esposa como María Beatriz antes que  a ella.


 


Erwin se sentía ofendido en su orgullo, no podía creer que su futura esposa fuera capaz de llegar tan bajo. Elisina le dijo que no era lo que él estaba pensando, que simplemente se había caído del caballo. Pero Erwin no era ningún tonto y él sabía perfectamente que clase de persona era Elisina, por eso le dijo que diera por terminado su compromiso. Erwin se fue directo a la Casona de la Hacienda Onassis para manifestarle a don Aminabad que había sido ofendido en lo más profundo de su honra y que por eso daba por terminado su compromiso. Don Aminabad no entendía el porqué de esa actitud de Erwin. Entonces él le contó que había descubierto a Elisina en el bosque revolcándose con un peón. Pantoja estaba presente y también confirmó lo que Erwin decía. Don Aminabad no podía creer que su hija Elisina fuera capaz de tanto, después de huir de Europa porque nadie quería casarse con ella pues no la tomaban en serio, ahora venía a estas tierras por la misma fama. Aminabad se sentía apenado con Erwin y su familia, por eso le pidió disculpas y que estaba dispuesto a resarcir el daño que pudiera haberle ocasionado Elisina. Erwin pensó que una forma de compensar podría ser si le concediera la mano de su otra hija, Liseth.


 


Claudia Patricia le reclamó a María Teotistes por haberla tocado de una forma indecente. María Teotistes le pidió disculpas y le juró que no sabía por qué lo había hecho, que había sido un impulso o una tentación del demonio. Claudia Patricia no sabía que pensar realmente de lo sucedido con María Teotistes, pero le pidió que se alejara un poco de ella por un tiempo. María Teotistes quedó muy dolida por las duras palabras de Claudia Patricia.


 


María Beatriz le dejó una nota a Haroldo para que la fuera a ver al Palacio con el fin de ver si ella podría interceder por el permiso para el negocio que pensaba colocar en el pueblo. Haroldo fue al palacio a encontrarse con María Beatriz. Claudia Patricia alcanzó a ver a Haroldo cuando llegaba al palacio y le pareció muy extraño. Así que decidió averiguar a donde iría. Pero se encontró con Liliguty quien sabía de los planes de María Beatriz, y como Liliguty también sabía de la historia entre Claudia y Haroldo, pensó que esta era la oportunidad para herir los sentimientos de Claudia Patricia.


 


Haroldo había entrado a los aposentos de María Beatriz y ella le dijo que podía interceder ante su padre, el Virrey, para que le diera el permiso que necesitaba para su negocio. Haroldo le preguntó que a cambio de qué le haría ese favor? María Beatriz le dijo que ella sabía que él no era ningún tonto, y él sabía lo que ella quería, solo debía complacerla en algo que cualquier hombre desearía hacer con gusto, poseerla. Haroldo sintió que se estaba vendiendo y se sintió ofendido, pero de igual forma, él era un hombre y como tal podía montar cualquier yegua. María Beatriz lo besó apasionadamente y él decidió seguirle el juego. En ese momento entraron Liliguty con Claudia Patricia sin que ellos los vieran. Liliguty le dijo a Claudia que Haroldo y María Beatriz eran amantes, pero que nadie lo sabía. Claudia Patricia sintió que el mundo se le venía abajo, era como una traición más de Haroldo hacia ella y no lo podía creer. Claudia no podía creer que Haroldo fuera tan ruin de serle infiel a su esposa Alexandra que se encontraba enferma. Eso le dolió tanto a Claudia Patricia que sintió que todo lo que hacía era en vano, porque ella quería herir a Haroldo y hacerle mucho daño porque sabía que en el fondo lo amaba y que en realidad deseaba estar junto a él, pero cada día descubría que él no valía la pena, y que su sacrificio de casarse con Jacobito había sido tras de nada, por vengarse de un hombre que no valía la pena. Por eso en medio de su desilusión y su depresión, Claudia Patricia llegó a lo más alto de una de las torres del palacio del Virrey y estuvo contemplando la posibilidad de acabar con su vida, ya que no era capaz de encontrar la felicidad, ya no tenía nada por que seguir viviendo, ni su hijo, ni amigas, ni el amor de Haroldo. Claudia Patricia estaba cegada por la desilusión y solo pensaba en acabar con su existencia de una vez por todas, pero en el justo momento que se disponía a saltar de la torre, apareció César y la detuvo. Ella reaccionó en ese momento y se dio cuenta de la barbaridad que iba a cometer y pensó que César era un ángel que se le había aparecido para salvarla.


 


Don Alfredo Linares aún no perdía la esperanza de recuperar a su esclava Tenerife, que era la última esclava virgen de la región. Por eso le exigió a su capataz Duncan que la buscaran por toda la región. Después de haber perdido la oportunidad de quitarle la virginidad a la esclava Violeta, él no pensaba correr con la misma suerte con Tenerife. Sin embargo, don Alfredo aún no dejaba su obsesión por Violeta, él aún deseaba tenerla única y exclusivamente para él.


 


Don Aminabad le reclamó a su hija Elisina por su comportamiento, ahora si era cierto que ningún hombre en el mundo querría casarse con ella. Pantoja llevó a Mario Rafael ante don Aminabad pues él quería saber quién era el peón. Aminabad se sorprendió al ver que se trataba de Mario Rafael, ahora no sabía qué hacer con él, pues era un simple peón y no podía obligarlo a responder por la honra de su hija, sin embargo, si lo obligaba a casarse con su hija, no solo resolvería el problema de Elisina para que no se quedara soltera toda la vida, sino que además se aseguraría de que Violeta Dolores jamás volvería a pensar en él. Y para resarcir la falta de su hija Elisina, su hija Liseth sería comprometida con Erwin y así se lo manifestó a Liseth. Pero la pobre Liseth no deseaba casarse con un ser tan repugnante como lo era Erwin, pues ella sabía que él había abusado de Milena Margarita. Liseth sentía que se había enamorado de Mario Rafael, pero él estaba prohibido para ella pues le pertenecía a Milena Margarita, pero de todas formas no pensaba casarse con Erwin.

Usted debe login (registrarse) para comentar.