Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                        Capítulo 124


 


Liseth había entablado una buena relación con Violeta Dolores, la esposa de su padre. En cambio Elisina seguía pensando que Violeta solo quería quedarse con la fortuna de su padre, por eso le pidió a la nana Luzdarda que la mantuviera vigilada para descubrirla en cualquier caída. Violeta Dolores estaba feliz de estar esperando un hijo de Mario Rafael, pero también tenía miedo que Mario estuviera muerto y de que se descubriera que su hijo no era de don Aminabad porque el Inquisidor la condenaría a pena de muerte. Mientras Violeta Dolores apreciaba su vientre a ver si se le notaba algo, Luzdarda la vio y se sorprendió. Luzdarda supuso que Violeta estaba embarazada y se lo comentó a Elisina, quien sacó cuentas y ese hijo no podría ser de su padre pues ellos tenían una semana por mucho de haberse reencontrado. Elisina pensó que si su padre se llegaba a enterar de esto, rechazaría a la mestiza de una vez por todas.


 


Don Alvarito recibió la noticia de sus hombres que no habían logrado dar con el paradero de su esposa Rosa Angélica ni de Juan Carlos. Don Alvaro tenía que resignarse a que los dos se hubieran burlado de él, pero tal vez había sido lo mejor pues ahora él tenía el camino libre para ser feliz con Tenerife. Catalina le reclamó a Tenerife por estar ofreciéndose a don Alvaro, pero Tenerife le aseguró que era él quien la buscaba. Catalina le ofreció ayuda para que escapara y fuera libre, pero Tenerife le contó que estaba ahí en esa hacienda era huyendo de un ser malvado, por eso había buscado la protección de don Alvarito. Catalina le advirtió que si no se alejaba de él, la mataría.


 


Doña Celestina no podía olvidar su triste historia. Ella era la mayor de tres hermanas, hijas de Galende, un hombre de mucho dinero. Todo estaba arreglado para que ella se casara con don Jacobo, quien era un hombre bueno y noble, pero ella se enamoró de un esclavo y quedó embarazada de él. Al enterarse su padre Galende, la envió a una hacienda para ocultar su embarazo y al parir un mestizo, ordenó al capataz para que se deshiciera de él. Pero la nana Ana Gregoria se quedó con el niño sin que Galende lo supiera, y lo llamó César. Por eso, según el testamento de Galende, donde nombra heredero universal al primer nieto varón, César sería el legítimo heredero. Pero ante todo el mundo Celestina nunca tuvo un hijo. Fue su hermana Beatriz quien terminó casándose con don Jacobo y quien parió el supuesto primer nieto varón, Jacobito, quien se convirtió en heredero universal, pero solo tomaría posesión de la herencia cuando estuviera casado y con un hijo. Celestina nunca más supo del padre de César. Se tuvo que resignar a quedar soltera, viviendo a la sombra de su hermana Beatriz. A pesar de haberse casado con Beatriz, don Jacobo nunca había dejado de amar a Celestina, y a pesar de vivir bajo el mismo techo, él siempre le demostró que la seguía amando, pero ella le debía respeto a su hermana y por eso nunca aceptó tener algo con don Jacobo. Con el paso del tiempo ella se fue olvidando del padre de César y comenzó a ver que don Jacobo hubiera sido un buen marido para ella. Ante el rechazo de Celestina, don Jacobo siempre se vio en la necesidad de buscar en otros brazos el cariño de una mujer, ya que su esposa Beatriz no sentía deseos de compartir su cama.


 


Elida Margarita no estaba satisfecha con todo lo que había logrado, tenía poder y fortuna, pero no era feliz. Todo por no tener el verdadero amor a su lado. Ella se hubiera conformado con no ser millonaria siempre y cuando estuviera junto a Richard, pero no podía olvidar que la maldita Hemilda lo había matado. Así que pensó en vengar su muerte. Elida llegó a la casa donde estaba viviendo Hemilda, con la excusa de visitar a su hijo. Hemilda estaba sola en la casa con los dos niños, por eso Elida pensó que era su oportunidad. Hemilda le exigió que no se acercara al niño pues ella había perdido todos los derechos sobre él al entregárselo. Elida le confesó que no le interesaba el niño pues en realidad no era hijo suyo y ni sabía quién era su verdadera madre.


Elisina le contó a su padre que Violeta Dolores parecía estar embarazada. Aminabad se sorprendió y le preguntó de dónde se había enterado. Elisina le dijo que la había visto mirarse y acariciarse el vientre y hablarle como cuando una mujer estaba embarazada. Aminabad le confesó que probablemente él la había dejado preñada, y esa era su mayor ilusión. Elisina no podía creer que su padre la hubiera preñado en tan poco tiempo.


 


Haroldo no pensaba quedarse de brazos cruzados y tener que pasar hambre por no poder reclamar la herencia de su padre, por eso decidió que podría montar un negocio en el pueblo, para tener de que vivir mientras piensa que hacer con la herencia. Para montar el negocio, primero debía pedir el permiso al Virrey, por lo que fue a hablar con él. Claudia Patricia y María Beatriz se dieron cuenta que Haroldo estaba en el palacio del Virrey, por eso decidieron espiar cual era el motivo por el que había ido. María Beatriz tenía mucho interés en Haroldo y estaba dispuesta a todo con tal de satisfacer sus deseos, además que sospechaba que entre él y Claudia hubo algo en el pasado.


 


María Beatriz se encontró a solas con Haroldo y le pidió que le diera la oportunidad para conocerse mejor. Haroldo le recordó que él era un hombre casado. Pero ella le hizo ver que no le interesaba como marido, sino como hombre. En ese momento María Beatriz lo besó apasionadamente y fueron sorprendidos por Claudia Patricia.


 


Mario Rafael y Milena Margarita por fin habían llegado a la región, pero por seguridad, debían mantener la identidad de Milena Margarita en secreto. Averiguando por varias partes, finalmente Mario Rafael y Milena Margarita descubrieron que Violeta Dolores estaba en la hacienda de don Aminabad Onassis y que él había regresado, que no estaba muerto como todos creían, y había exigido sus derechos como legítimo esposo de Violeta Dolores. Mario no podía creer que nuevamente hubiera perdido a Violeta, y lo peor, es que si Aminabad estaba vivo, su matrimonio con Violeta estaba automáticamente anulado. Peor aún, si se llegaba a saber que Violeta se había vuelto a casar sin haber esperado los cinco años que ordenaba la ley, podría ser condenada por la Santa Inquisición por adúltera. Por eso nadie debía saber que Violeta se había casado dos veces. Ahora Mario y Milena debían buscar la forma de acercarse a Violeta y mirar que posibilidades había de rescatarla y huir bien lejos.


 


Mario Rafael y Milena Margarita decidieron llegar a la Hacienda de Aminabad para ver si contaban con suerte y lograban acercarse a Violeta Dolores. Así que decidieron esconderse y espiar para encontrar el momento en que Violeta Dolores apareciera fuera de la gran casona. Y cuando ese momento llegó, Violeta Dolores había salido a tomar aire fresco, pero siempre estaba custodiada por Luzdarda. Mario Rafael decidió acercarse a Violeta Dolores, quien se sorprendió mucho al verlo. Pero Violeta sabía lo que podría pasarle si alguien llegara a descubrir que el hijo que ella esperaba era de Mario Rafael. Por eso, al verlo, su reacción fue gritar de inmediato. Luzdarda también pensó que se trataba de alguien que quería atacarlas, por eso gritaron por ayuda. De inmediato apareció el capataz Pantoja, quien apuntó con un arma a Mario Rafael. Pantoja le exigió que se identificara y que dijera que buscaba en la hacienda. Mario no supo que decir y no entendía por qué Violeta Dolores había tenido esa reacción. Milena Margarita apareció en ese momento para calmar la situación y solo dijo que estaban buscando empleo. A Pantoja le pareció conocida Milena Margarita, pero era porque hace tiempo ella había sido protegida en la hacienda. A Pantoja le gustó Milena Margarita y deseaba tenerla cerca, por eso decidió darle empleo a Mario y a Milena. Pantoja los vio jóvenes y podían servirles de mucha ayuda. Mario Rafael no entendía por qué Violeta los había delatado, y no quería pensar que Violeta había decidido quedarse con don Aminabad por su fortuna. Eso lo decepcionaría mucho.

Usted debe login (registrarse) para comentar.