Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                       Capítulo 123

 

Doña Odila ha podido ver con gusto como María Beatriz, la hija del Virrey, se  acercaba a conversar a su hijo Haroldo cada vez que tenía la oportunidad. Eso le agradaba mucho a doña Odila, ya que le gustaría ver a su hijo casado con María Beatriz, pero el único impedimento ahora era Alexandra, quien estaba casada con su hijo Haroldo y además estaba esperando un hijo de él. Por eso doña Odila tomó la decisión de deshacerse de su nuera, y para eso, comenzó a darle unas gotas de unas hierbas con las que pensaba ir matándola poco a poco, y al final nadie sabría de qué habría muerto.

 

Elida Margarita se acercó a Elisina para preguntarle acerca de la esposa de su padre, Aminabad. Elisina no pudo ocultar su repudio hacia Violeta Dolores y comentarle a Elida Margarita que la tal Violeta no era más que una trepadora que quería la fortuna de su padre, pero se iba a arrepentir de haberse metido con él pues ella misma le haría la vida imposible. Elida Margarita aprovechó para confesarle que ya conocía de antes a Violeta Dolores, pues había sido esclava en la casa de su madrina y se le había metido por los ojos a su prometido hasta el punto de haberlo embrujado y hacer que la dejara plantada en la iglesia. Elisina se sorprendió al saber que la tal Violeta tenía conocimientos en brujería, eso quería decir que no sería fácil derrotarla. Elida se ofreció para ayudarla en lo que fuera necesario con tal de deshacerse de ella para siempre.

 

Doña Irma y don Aminabad hablaron sobre el compromiso de sus hijos, Erwin y Elisina. Para Aminabad lo más importante era la felicidad de su hija, por lo tanto, si ella estaba de acuerdo con el compromiso, para él no habría problema. Elisina no se sentía atraída por Erwin, además que lo acababa de conocer, pero ella creía que ya estaba en edad para casarse y ser libre, y si esperaba más tiempo, se podría quedar soltera. Tampoco podía ponerse a escoger pretendientes pues en Europa ella había quedado con mala reputación. Así que le pareció que el tal Erwin estaría bien, puesto que venía de buena familia. Dicho eso, el compromiso quedó concretado, sin embargo, Erwin tampoco estaba muy conforme pues él mostraba más interés por Liseth y ella fue clara con su padre al manifestarle que ella estaba interesada en seguir los caminos del Señor.

 

Claudia Patricia decidió conversar con su suegro, el Virrey don Jacobo, sobre los asuntos que le competen al virreinato. Don Jacobo no tenía nadie más con quien conversar a parte de su consejero don Claudio Campillo. Por eso a don Jacobo le pareció interesante la opinión de Claudia Patricia quien era de la región. Don Jacobo le comentó su interés de abolir la esclavitud con el fin de evitar que los esclavos volvieran a hacer alianza con los independentistas para una rebelión. Claudia Patricia opinó que si hacía eso, nada le garantizaba que más adelante, los mismos esclavos liberados, no lucharían por la independencia. Primero debía irles soltando las riendas poco a poco, por ejemplo, con la ley de libertad de vientres. Así les mostraría a los esclavos que tenía la voluntad de ir paso a paso hasta lograr la abolición. A Jacobo le pareció muy interesante la opinión de Claudia Patricia, y lamentaba que su hijo Jacobito no se interesara por esos temas. Don Jacobo se dio cuenta que Claudia Patricia era una mujer interesante. Ahora que se había ganado la confianza del Virrey, Claudia sabía que tenía la oportunidad de intervenir en ciertos asuntos que tuvieran que ver con su plan de venganza para destruir a Haroldo.

 

Para tratar de conquistar el corazón de Tenerife, don Alvarito pensaba demostrarle que era la única mujer que le interesaba. Por eso decidió romper definitivamente cualquier tipo de relación con Catalina. Ella estaba furiosa pero sabía que no había sido por culpa de su hermana Rosa Angélica, sino por culpa de la maldita esclava Tenerife, por eso pensaba ponerla en su sitio.

 

Tenerife se sentía halagada al ser pretendida por don Alvarito, pero tenía miedo que solo fuera interesado en su virginidad, al igual que don Alfredo. Ella aún amaba a su Negro Acacio, pero no sabía nada de él, si aún vivía o si había muerto. En cambio tenía muy cerca a don Alvaro y tenía miedo de llegar a enamorarse de él.

 

Ahora que estaban a solas y mucho tiempo junto, Juan Carlos le confesó a Rosa Angélica que Alvarito había estado muy enamorado hace tiempo de una esclava llamada Carola, y por tratar de rescatarla, la esclava resultó muerta. Rosa Angélica se sorprendió al escuchar la historia pues esa era la historia que le contaba Viviana en el convento, solo que con Orlandito y la negra Carola. Eso quería decir que la verdadera historia era de Alvarito con la negra Carola y que Orlandito asumió la culpa cuando lo atraparon. La pobre Viviana había estado engañada todo este tiempo. Rosa Angélica supuso que Alvarito aún seguía amando a la tal Carola y por ese motivo no fue capaz de llegarla a amar a ella.

 

Viviana estaba tranquila en la hacienda de don Alvaro, sin embargo sentía que no podía ser del todo feliz ya que Orlandito tenía que mantenerse oculto, lo mismo que ella, para que su padre el Inquisidor nunca diera con el paradero de ninguno de los dos. Viviana no sabía cuánto tiempo podría soportar viviendo en un encierro. Pero ella había encontrado en Sady una amiga y confidente. Viviana estaba sorprendida de los sabios consejos de Sady. Nana Fela se había dado cuenta de la cercanía de Sady con Viviana y le parecía muy extraño.

 

El General Epifanio se reunió en secreto con doña Beatriz Fontenegra. Ella le confesó que cada día era más difícil poder pasar un día sin verlo, que sentía que cada día lo necesitaba más. Epifanio aprovechó para insinuarle una vez más que la única salida a eso era que ella eliminara a su marido. Pero doña Beatriz sería incapaz de cometer un acto tan ruin y despiadado, por eso le pidió que mejor se fugaran los dos bien lejos. Epifanio le hizo ver que si hacían eso, no tendrían de qué vivir, y terminarían pidiendo limosnas en la calle. Entonces doña Beatriz le pidió que fuera él quien eliminara a su esposo don Jacobo. Pero el único inconveniente para él lograrlo, era César, su hombre de confianza y guarda personal. Así que la misión de doña Beatriz era ver cómo podía deshacerse de César, quien nunca se despegaba de su marido don Jacobo.

 

En un descuido de todos los invitados a la cena en la hacienda Onassis, Elida Margarita y Erwin tuvieron un encuentro en los matorrales de la hacienda y sin cruzar una palabra, dieron rienda suelta a sus pasiones. Ahora ambos sabían quiénes eran y cómo debían comportarse. Después los dos regresaron al salón sin despertar sospechas. Pero doña Irma tenía sus dudas, ella no permitiría que una cualquiera tirara por tierra los planes que tenía para su hijo amado.

 

Milena del Carmen y su tía Maritza habían logrado llegar hasta la nueva hacienda de Celedonio. El estaba contratando nuevo personal ya que necesitaban mucha ayuda. Ahora Milena del Carmen usaba el cabello diferente para no ser reconocida. Celedonio nunca antes había tratado con Milena del Carmen, por eso no sabía que se trataba de ella. Celedonio las contrató de inmediato a pesar de ser supuestamente gitanas. Cuando doña Carmen la vio, se sorprendió por su gran parecido con Milena del Carmen, pero ahora ella se hacía llamar con el nombre de Miel, la gitana. Doña Carmen sentía que se trataba de un castigo divino pues ella estaba convencida de que Milena del Carmen estaba muerta. Por su parte, Lía al ver a Milena, de inmediato se dio cuenta que era ella misma. Pero al enterarse que se hacía llamar Miel, supuso que era para que nadie supiera su verdadera identidad, y decidió seguirle el juego. Lía siempre supo del gran amor entre su esposo Fabio y Milena del Carmen, por eso, ahora que ella pronto moriría, nada le gustaría más que su amado Fabio quedara en manos de Milena del Carmen, quien tanto lo amaba.

Usted debe login (registrarse) para comentar.