Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                     Capítulo 121


La noche de bodas, doña Beatriz le encomendó a su hijo Jacobito que debía preñar a Claudia Patricia pues necesitaban de un heredero cuanto antes, o su padre Jacobo se sentiría muy decepcionado de él. Jacobito sabía que debía cumplir con su deber con su esposa Claudia Patricia, y pensaba hacerlo solo esta noche para embarazarla como sus padres deseaban, pero como le sucedía con otras muchachas, no pudo, no le funcionó el órgano y no pudo lograr su objetivo. Claudia Patricia estaba más tranquila, pero debía demostrar preocupación, así que le preguntó a Jacobito si acaso ella no era de su agrado, si ella no lograba excitarlo lo suficiente para que la hiciera su mujer y se consumara el matrimonio? Pero Jacobito decidió confesarle la verdad, que él si funciona pero solo con una mujer, su verdadero amor, Liliguty, una de las doncellas de su hermana María Beatriz. Pero su familia nunca la iba a aceptarla como su esposa, por eso él debía buscar una esposa de su altura y ella fue la escogida. Claudia Patricia se mostró confundida, pero Jacobito le dijo que él también sabía muchas cosas del pasado de ella, por ejemplo su relación de concubina con Haroldo y el hijo que tuvieron, su romance con el esclavo Amarildo y muchas cosas más. Claudia Patricia le preguntó que si sabía todo eso, por qué se había casado con ella. Jacobito le respondió que él sabía que ella se había casado por interés, y él también lo había hecho por lo mismo. El necesitaba alguien que ocupara el lugar de su esposa, y por eso siguió con el plan de casarse con ella después de conocer su pasado. Algún día su padre morirá y él pasará a ser Virrey, y cuando eso suceda, ya no le importará que sepan de su relación con Liliguty. Claudia Patricia aceptó seguir con la farsa de matrimonio sin importarle que él se revolcara con la tal Liliguty. Para Claudia era mucho mejor así, ella tendría el poder sin tener que acostarse con Jacobito.


 


Viviana le hizo ver a Rosa Angélica que el hecho de estar casada con Alvarito no la obligaba a tolerar todo, ella era libre de marcharse y buscar la felicidad donde ella lo considerara, por eso Viviana se había marchado de su casa y estaba viviendo con Orlandito en un cuarto, aguantando que Orlandito debiera esconderse todo el tiempo para que el Inquisidor no lo descubriera. Con las palabras de Viviana, Rosa Angélica decidió aceptar la propuesta de Juan Carlos y marcharse lejos con él. Juan Carlos se alegró mucho de saber que Rosa Angélica había aceptado su propuesta, por eso solo pudo despedirse de su madre nana Fela. Felicidad trató de convencerlo de que no cometieran esa locura, pero fue imposible. Rosa Angélica no soportaba una humillación más.


 


Ahora Elida Margarita podía disfrutar de toda la fortuna de don Alfredo. Se podía dar los lujos que una vez deseó al querer casarse con Mario Rafael. Lo único que le hacía falta era el amor, aquel amor sincero que una vez llegó a sentir por Richard. Pero lamentablemente ya no tenía a Richard y todo por culpa de doña Hemilda. Elida nunca había olvidado que fue doña Hemilda quien había asesinado a Richard, y esa era una cuenta pendiente que tenía con ella. De otra parte, Elida tampoco olvidaba el momento de pasión que había tenido con el tal Erwin en la fiesta de bienvenida del Virrey. Elida deseaba volver a sentir eso, y deseaba volver a ver al tal Erwin.


 


Doña Irma se enteró de la llegada de don Aminabad Onassis a la región, y que había venido acompañado de sus dos hijas. Doña Irma pensó que esta era la oportunidad de comprometer a su hijo Erwin con una de las dos hijas de Aminabad. Así que doña Irma convenció a su marido don Pompilio para ir a visitar a don Aminabad y conocer a sus dos hijas para formalizar un compromiso. Erwin solo esperaba que las muchachas fueran como a él le gustaban, dóciles y mansas para él dominarlas y doblegarlas a su antojo.


 


 


En vista que Karina no había logrado convencer a don Pedro de la Palma de vender su parte de la hacienda, Karina decidió influenciar sobre Sonia Margarita para ver que lograba. Karina sabía que a Sonia Margarita no le agradaba el hecho que su padre don Pedro se fuera  a casar con la esclava Anita Pérez, la madre de Milena Margarita. Por eso Karina le recordó a Sonia Margarita todo el mal que le había causado Milena Margarita y que su madre Anita ahora se casaría con don Pedro. Sonia se dio cuenta que Karina tenía razón, que debía evitar esa boda como fuera.


 


María Beatriz le confesó a sus doncellas, María Victoria y Liliguty, que se había propuesto seducir al tal Haroldo y que no descansaría hasta lograrlo. María Victoria le preguntó que si no le daba pesar engañar a su prometido Darío Campillo, pero María Beatriz le dijo que él solo era su prometido, por los acuerdos entre sus padres, pero no lo amaba, en cambio por Haroldo estaba comenzando a sentir algo muy profundo, y estaba segura de que la esposa de él, Alexandra, no sería un impedimento. Liliguty le dijo que ciertamente no, que más bien debía preocuparse por otra mujer que sí era una peligro, Claudia Patricia.


 


Entre tanto, Claudia Patricia había logrado que su amiga María Teotistes viviera en el palacio con ella como su doncella. Claudia Patricia solo confiaba en ella para confesarle sus cosas. Por eso Claudia Patricia le contó la verdad sobre Jacobito y Liliguty. María Teotistes quedó un poco más tranquila al saber que no había pasado nada la noche de bodas. María Teotistes seguía confundida sobre sus sentimientos por Claudia Patricia.


 


La tía Maritza se enteró que Celedonio se había mudado a unas tierras cerca de ahí. También se enteró que había llegado con toda su familia, incluidos el esposo de su hija Lía Margarita, Fabio, con su hijo. Maritza convenció a Milena del Carmen que esta era la oportunidad que necesitaban para vengarse de todos ellos. Milena del Carmen le recordó a su tía que ella no buscaba venganza, solo quería recobrar a su familia. Entonces Maritza la convenció que la mejor forma era acercarse a ellos, y con una nueva identidad, Fabio no la reconocería porque el pobre estaba ciego.


 


Don Aminabad consiguió un permiso especial para entrar con Violeta Dolores a los calabozos donde se encontraba encerrado don Juan Bautista. El se alegró mucho de ver a su hija sana y salva. Violeta Dolores le prometió a su padre que haría todo lo posible para sacarlo de ese calabozo.


 


En las tierras de cimarrones, el gitano Maurice había logrado llegar malherido hasta donde su gente para que la gitana Maku lo curara. Afortunadamente las heridas no habían sido mortales y Maurice se recuperaría. Maurice fue donde Milena Margarita para contarle lo que había sucedido con Violeta Dolores, que no estaba en poder del tal Rodrigo sino en manos de otra mujer, una muy peligrosa que al parecer la iba a entregar a las autoridades de  Santa Ana de Barahona. Mario Rafael no podía creer que su amada Violeta Dolores estuviera nuevamente tras las rejas, por eso el decidió volver para rescatarla. Milena Margarita le dijo que no podía dejarlo ir así tan débil, si él regresaría, ella lo acompañaría para ayudarlo en lo que fuera necesario.


 


Don Aminabad le recordó a Violeta Dolores la importancia de mantener la mentira de su embarazo. Todo el mundo debía creer que él era el padre del hijo que ella estaba esperando y si alguien llegaba a sospechar lo contrario, ella debía encargarse de convencerlo, pues si se llegaba a descubrir que ese hijo no era de él, ahí sí el Inquisidor iba a tener un argumento para condenarla a muerte. Violeta Dolores era consciente que nadie podría saber que su hijo en realidad era de Mario Rafael, pues si alguien lo llegaba a saber, tanto ella como su hijo morirían apedreados en la calle. Pero, sería capaz de ocultarle al verdad a Mario Rafael si algún día lo volviera a ver?

Usted debe login (registrarse) para comentar.