Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                       Capítulo 120


 


La situación para Rosa Angélica era casi insostenible ya que ahora debía presenciar como su esposo trataba de conquistar a la esclava Tenerife. Nana Fela le había tomado mucho aprecio a Rosa Angélica pues sabía que venía de una buena familia, por eso le exigió a Tenerife que respetara a la señora de la casa que era Rosa Angélica. Pero Tenerife le aseguró a nana Fela que ella no sabía cómo hacer para alejar al señor Alvaro. Las tías de Rosa Angélica, Justa y Digna trataron de convencer a Rosa Angélica de que debía imponerse ante su marido Alvarito. Pero Rosa Angélica no era de esas mujeres, ella tenía su orgullo y había comprendido que definitivamente Alvarito no la amaba. Por eso, Juan Carlos le llegó a proponer que se fugaran los dos bien lejos y él le prometía una vida llena de amor y felicidad como ella se merecía. Rosa Angélica llegó a  pensar en esa propuesta.


 


Celedonio y su familia llegaron a la nueva hacienda, donde habitaría de ahora en adelante. La Hacienda era grande y la casona muy bien cuidada y cómoda para toda la familia. Los últimos dueños habían muerto a manos de sus propios esclavos luego de la rebelión, por eso quedó saqueada la casona y sin empleados. Solo el fiel capataz de siempre, llamado Yiaffa. Fue el capataz quien cuidó la hacienda hasta que ahora pasó a manos de la corona Española, y fue don Epifanio quien había decidido entregarla a Celedonio para alejarlo de la región y que no descubriera a los Legionarios de la Santa Cruz. Celedonio se dio cuenta que necesitaban contratar empleados, ya que su esposa Letty necesitaba una enfermera pues había quedado muy enferma después de inhalar el humo del incendio, también necesitaban alguien que cuidara de Fabio por su ceguera y del niño de Fabio, pues Lía Margarita estaba enferma y no podría cuidar del niño todo el tiempo. Kathy no tenía paciencia para los niños, pero Kathy sabía de la enfermedad de su hermana, y por lo tanto, sabía que algún día moriría, dejando viudo al pobre e indefenso Fabio, y ahí sería el momento donde ella aprovecharía para casarse con él, como siempre había sido su sueño. Por eso el afán de demostrarle a todo el mundo que había cambiado y que ahora era una buena persona.


 


La boda de Claudia Patricia con Jacobito se llevó a cabo. Claudia Patricia se había dado cuenta que nada haría reaccionar a Haroldo y que él prefería seguir al lado de su madre doña Odila y de Alexandra. Por eso tomó la decisión de casarse con Jacobito. Liliguty estaba furiosa, pero ella entendía que Jacobito tenía que casarse para guardar las apariencias ante todos, ya que sus padres nunca iban a aceptar que se casara con ella. Ahora Claudia Patricia había logrado dar un paso importante al convertirse en la esposa del hijo del Virrey. Don Jacobo le confesó a Claudia que le agradaba mucho el que se convirtiera en su nuera, pero ahora lo que más deseaba era que lo convirtiera en abuelo. Claudia Patricia se robaba todas las miradas por su belleza, y eso causaba más rabia en María Beatriz, quien comenzaba a sentir celos de su cuñada. Pero ahora el objetivo de María Beatriz era seducir a Haroldo. La boda de Jacobito y Claudia Patricia había sido el acontecimiento del momento. Solo las grandes personalidades habían sido invitadas.


 


Don Alfredo asistió acompañado de su esposa Elida Margarita. Ahí don Alfredo aprovechó para recomendarle a su esposa que hiciera relaciones con la familia real, que se hiciera amiga de doña Beatriz o de su hija María Beatriz pues les convenía a todos tener al virrey de su lado.


 


Haroldo se acercó a Claudia Patricia para felicitarla por su matrimonio. Haroldo le deseó que fuera muy feliz al lado de Jacobito. Pero Claudia Patricia le aseguró que solo se había casado con Jacobito por interés, para tener el suficiente poder para destruirlo a él y a toda su familia, en especial a doña Odila viuda de Aragón y Castilla.


 


María Beatriz vio la forma como conversaban Haroldo y Claudia Patricia y sintió más celos aún de su cuñada. María Beatriz comenzó a sospechar que tal vez entre ellos dos había un pasado que debía investigar. Pero por lo pronto no le gustaba para nada que su nueva cuñada se metiera en su camino.


Entre tanto, Alexandra, la nueva esposa de Haroldo, también sentía celos de ver a su marido conversar con Claudia Patricia. Alexandra le confesó a su madre que tenía miedo que Haroldo la abandonara por Claudia Patricia pues ella sabía que él nunca había dejado de amarla. Doña Judith tranquilizó a su hija recordándole que ahora Claudia Patricia estaba casada con Jacobito, y si se había casado con él, era solo por puro interés económico, que es lo que le hacía falta a Haroldo.


 


Entre tanto, Violeta Dolores estaba de nuevo en la Hacienda Onassis. Esta vez, Violeta Dolores se había llevado la sorpresa pues no tenía idea que don Aminabad tenía un par de hijas. Como don Aminabad había decidido venir a vivir a estas tierras, sus hijas habían decidido venir a acompañarlo para conocer sus propiedades. Elisina era la hija mayor. Elisina era una mujer ambiciosa e impulsiva, siempre conseguía todo lo que se proponía. Acababa de terminar una relación pues su prometido se había ido con otra mujer al saber que Elisina había tenido un largo recorrido con los hombres, pero ella deseaba encontrar un buen hombre que la hiciera feliz, y en parte había venido al Caribe para olvidarse del hombre que la había hecho sufrir. La hija menor de Aminabad era Liseth, una joven dulce y tierna que tenía vocación de monja a pesar de que su padre deseaba verla casada y con hijos. Cuando las dos conocieron a Violeta Dolores,  Elisina hizo mala cara al ver que era una mestiza, además que de inmediato pensó que estaba era detrás de la fortuna de su padre. En cambio Liseth la vio como una muchacha que había sufrido mucho y que necesitaba de compañía. Junto a Elisina y Liseth también vino Luzdarda, la nana de ambas y quien siempre había cuidado de ellas desde que su madre había muerto, por eso las muchachas la querían y respetaban mucho; ella  tampoco había gustado de Violeta Dolores. Doña Olga se alegró al saber que sus sobrinas no habían gustado de Violeta Dolores, de esa forma, pensaba contar con la ayuda de ellas para sacarla lo antes posible de la hacienda. Doña Olga también contaba con el apoyo del capataz Pantoja, quien le había ayudado a expulsar a Violeta Dolores cuando todos habían creído que Aminabad había muerto.


 


Aminabad le preguntó a Doña Olga por qué había expulsado a Violeta Dolores y su familia de la hacienda cuando todos pensaron que él había muerto? Y lo peor, la había vendido como esclava cuando él había comprado su carta de libertad. Doña Olga se vio expuesta ante las acusaciones de Violeta Dolores. Al parecer Violeta había cambiado y no era la tonta esclava de antes. Doña Olga tuvo que defenderse diciendo que lo había hecho para proteger su fortuna y evitar que Violeta la malgastara. Elisina salió a defender a su tía Olga diciendo que había hecho lo correcto pues nadie sabía qué hubiera podido haber hecho Violeta con toda la fortuna de su padre, en cambio era obvio que su tía Olga había mantenido todo en orden, demostrando así que había hecho lo correcto. Olga le dijo a Aminabad que nunca se quiso robar nada, solo mantener sus propiedades administrándolas como debía ser. Aminabad se dio cuenta que Olga había administrado muy bien su dinero, por eso no tenía derecho a reclamarle nada. Decidió perdonarla, pero le pidió que no se metiera con su esposa Violeta Dolores, que debía respetarla y darle su lugar. Doña Olga se dio cuenta que necesitaría muchos aliados para poder deshacerse de Violeta Dolores.


 


Mario Rafael por fin había vuelto en si gracias a los cuidados de Milena Margarita. Pero solo preguntaba por Violeta Dolores. Milena le explicó que se la había llevado Rodrigo y nadie había podido dar con ella. Mario Rafael deseaba levantarse para irla a buscar él mismo, pero Milena le hizo ver que aún estaba muy débil. Pero en cuanto se recuperara, él mismo la iría a buscar al fin del mundo si era necesario.

Usted debe login (registrarse) para comentar.