Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen


Capítulo 116


 


La noticia de la recaptura de Violeta Dolores se corrió por toda la región. Llegó a oídos de Don Juan Bautista en su calabozo. Don Juan Bautista estaba muy deprimido al saber que su hija sería ejecutada sin que él pudiera hacer nada por evitarlo. Elida Margarita también se enteró de la noticia y decidió visitarla para despedirse antes de que fuera ejecutada. Elida Margarita quería restregarle su triunfo sobre ella y sobre todos sus enemigos. Pero Violeta Dolores le recordó que todo lo malo se pagaba así fuera en esta vida o en el más allá. Elida Margarita le aseguró que estaría en primera fila el día de su ejecución.


 


Aquilito se enteró que su amada Violeta Dolores estaba nuevamente en prisión, así que fue a visitarla para recordarle que su amor seguía intacto a pesar de que ella se hubiera marchado con Mario Rafael. Y como muestra de ese amor, él pensaba asumir su defensa en este nuevo juicio, para demostrar que la anterior condena había sido injusta por falta de pruebas. Violeta Dolores se sintió un poco mal, con mareos y nauseas. Aquilito vio algo extraño en la mirada de Violeta Dolores, como si hubiera perdido ese brillo en su mirada. Violeta aceptó que él la defendiera en el juicio.


 


Rosa Angélica no había logrado reponerse al dolor en su alma luego de que Alvarito la tomara por la fuerza estando borracho. Viviana había tratado de hacerla sentir bien pero no lo había logrado, solo cuando estaba en compañía de Juan Carlos era que Rosa Angélica lograba olvidarse de sus penas. No solo por haberla tomado a la fuerza y haberla lastimado, sino también por restregarle en la cara su relación con Catalina. Y ahora, para completar el cuadro, Rosa Angélica se había dado cuenta que Alvarito estaba mucho tiempo cerca de la esclava Tenerife. Y realmente Alvarito no perdía tiempo para acercarse a ella ya que le recordaba mucho a su amada Carola. Incluso Catalina había comenzado a sentir celos de la nueva esclava Tenerife. A nana Fela no le parecía bueno ese interés de su niño Alvarito por la nueva esclava, ella pensaba que Alvarito solo sería feliz si trataba de hacer feliz con Rosa Angélica. Juan Carlos no entendía como Alvarito no se daba cuenta de lo maravillosa que era Rosa Angélica y prefería buscar amor en brazos de una extraña como lo era Tenerife. Pero Alvarito veía en ella el sufrimiento de su amada Carola, ya que Tenerife le confesó que don Alfredo Linares la había comprado para abusar de ella por ser virgen, pero que afortunadamente no había logrado su cometido. Ahora Alvarito pensaba protegerla más, después de saber que don Alfredo la estaba buscando para robarle su virtud.


 


Don Fabio Santacoloma se estaba recuperando de sus lesiones provocadas por Los Legionarios de la Santa Cruz. Pero al volver en sí, se dio cuenta que había perdido la vista, que estaba totalmente ciego y no podía ver nada. El galeno le dijo que por los golpes podía tener una inflamación interna y que si contaban con suerte, la vista la recuperaría al ceder la inflamación, pero que no se sabía por cuanto tiempo podría estar ciego. Ahora Fabio era una persona totalmente dependiente. Lía Margarita se ofreció a ayudarlo en todo, incluso en el cuidado de su hijo.


 


El Virrey don Jacobo decidió ir a conversar con don Juan Bautista en su calabozo. Don Juan Bautista se sorprendió al ver al nuevo Virrey. Don Jacobo le propuso una alianza para evitar una nueva confrontación entre los pueblos. Don Juan Bautista debía convencer a los esclavos para luchar a favor de los españoles y a cambio, el Rey les ofrecía la ley de libertad de vientre. Esa era una buena noticia para los esclavos teniendo en cuenta que en estos momentos no tenían nada. Los Independentistas por su parte no les ofrecían nada.


 


El líder de los Independentistas por su parte trataba de ganar el apoyo de los terratenientes de la región que actualmente estaban con el Virrey. Los independentistas le hacían ver a los terratenientes que el Rey aprobaría la abolición de la esclavitud, y eso no les convenía a nadie ya que traería grandes pérdidas económicas. Con ese planteamiento, muchos terratenientes estaban considerando la posibilidad de apoyar a los Independentistas.


 


Darío Campillo fue al palacio del Virrey con el fin de visitar a su prometida María Beatriz. Pero mientras esperaba que ella saliera a recibirlo, María Victoria decidió quedarse a hacerle compañía. Darío se daba cuenta que era a María Victoria a quien él prefería, pero por culpa de los prejuicios sociales, él debía casarse con María Beatriz por ser hija del Virrey, y rechazar a María Victoria por ser hija de la empleada.


 


Celestina y Ana Gregoria pudieron observar desde la ventana la forma como María Victoria se comportaba estando a solas con Darío. Las dos habían pasado por esa edad y sabían perfectamente que a María Victoria le gustaba Darío, pero lamentablemente él ya estaba comprometido con María Beatriz. Ana Gregoria tenía miedo que María Victoria se llegara a enamorar de Darío ya que después sufriría mucho. Celestina se sorprendió con la forma como Ana Gregoria sufría por María Victoria sin ser su verdadera hija. Pero Ana Gregoria le confesó que no solo era María Victoria la que le preocupaba sino también su hijo César, pues lo había notado mirando fijamente a Claudia Patricia, la prometida del joven Jacobito. Celestina le dijo que como madrina de César, hablaría seriamente con él al respecto.


 


Amarildo logró hablar con Claudia Patricia. El le pidió que lo escuchara pues aún sentía algo por ella. Pero Claudia Patricia desafortunadamente ya no lo amaba, en estos momentos ella tenía en su corazón solo odio y resentimiento, por culpa del amor mal correspondido. Solo tenía el sentimiento de deseo de venganza contra Haroldo y no había cabida para el amor en estos momentos. Amarildo quedó muy decepcionado después de ver que su amada Claudia Patricia se había convertido en un ser totalmente diferente a la dulce e inocente muchacha que él había conocido. Ahora después de este mal sabor, no le quedaba dudas de que lo mejor para él era casarse con doña Hemilda.


 


Don Juan Bautista le había pedido al Virrey que intercediera por su hija Violeta Dolores y evitara que fuera ejecutada. El Virrey le prometió que velaría por que le hicieran un juicio justo. Así fue como el Virrey decidió ir a visitar también a Violeta Dolores para conocerla y darle los saludos de su padre. Violeta Dolores se sorprendió al ver al Virrey, él le dio noticias de su padre y le prometió que la ayudaría a que por lo menos tuviera un juicio justo. En ese momento Violeta Dolores tuvo un nuevo mareo y se desmayó en brazos del Virrey don Jacobo, quien pidió que le llamaran un galeno.


 


El Capitán Celedonio andaba investigando mucho sobre el atentado contra don Fabio, eso no le convenía a Los Legionarios, pues el Capitán Celedonio podría descubrir sus planes de conspirar contra el Virrey y serían todos decapitados. Por eso el General Epifanio pensaba tratar de convencer a Celedonio de retirarse por las buenas, pero como no lo logró, Los Legionarios aprobaron que se  hiciera por las malas. Así que esta noche el General Epifanio y sus hombres encapuchados, prenderían fuego a la mansión del Capitán Celedonio, con el fin de que recapacitara y decidiera tomarse su retiro al servicio de La Corona.


 


El galeno examinó a Violeta Dolores y dictaminó que tenía un poco de anemia y que los mareos y desmayos eran por causa de su embarazo. El Inquisidor se sorprendió al saber la noticia. Eso era un pecado más, ya que estaba embarazada sin estar casada, un pecado de la carne.

Usted debe login (registrarse) para comentar.