Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen


Capítulo 114


 


Doña Zoraida felicitó a su hijo Darío Campillo por su compromiso con María Beatriz, la hija del Virrey. Zoraida le hizo ver a su hijo que ese era un gran paso para el futuro de la familia y que estaba muy orgullosa de él. Pero Darío no sentía nada por María Beatriz, y después de haber estudiado varios años en Francia, él tenía otra perspectiva de la vida. El soñaba con conocer a una muchacha de quien se enamorara y poder casarse y ser felices formando una familia. Y con María Beatriz no sintió eso, en cambio al ver a María Victoria, hubo algo que no pudo descifrar, un sentimiento indescriptible, y un deseo por conocer quién era esa mujer que le atraía tanto. El no tenía idea que María Victoria era la hija de la nana Ana Gregoria.


 


Claudia Patricia estaba feliz por estar comprometida con Jacobito, el hijo del Virrey. Su madre, doña Emigdia, no entendía a que se debía el cambio de su hija, pero también se alegraba de que se fuera a casar con Jacobito. Claudia planeaba hacer lo posible para hundir a Haroldo y su familia ahora que habían quedado en la ruina. Por eso ella pensaba aprovechar esta oportunidad de tener poder, para usarlo contra Haroldo y su familia, de la misma forma que ellos lo hicieron contra ella.


 


Doña Hemilda estaba muy solitaria y pensó que nadie había demostrado ser tan fiel a ella como el negro Amarildo. Por eso ahora que era una mujer viuda, decidió proponerle matrimonio a Amarildo. El sería su heredero en caso que ella llegase a morir, pero debía jurar que cuidaría de la vida del bebé con su propia vida. Amarildo se dio cuenta que casado con Hemilda garantizaría más su libertad, ya que Hemilda era una señora de mucho dinero. Pero él sentía aún algo por Claudia Patricia y ahora que los dos eran libres nuevamente, él pensó en buscarla una vez más para ver si en ella aún quedaba algo de aquel amor que hubo entre los dos.


 


Al mismo tiempo, Sandra Aragón ahora estaba con su hijo en sus brazos, hijo de ella y de Amarildo, y también contempló la posibilidad de buscar a Amarildo para confesarle que aún lo amaba y que deseaba que estuvieran juntos cuidando a su hijo. Pero cuando lo fue a buscar, se dio cuenta que él había ido en busca de Claudia Patricia. Así que Sandra se decepcionó de Amarildo.


 


César de desanimó cuando descubrió que la mujer que lo había cautivado, Claudia Patricia, se había comprometido con Jacobito. Ahora Claudia Patricia estaba prohibida para él, pues ella se casaría con Jacobito que era como un hermano para él. Por eso debía sacarla de su mente ahora que estaba a tiempo de hacerlo. Fue cuando César conoció a Amarilis, otra esclava al servicio del Palacio del Virrey. Amarilis era una muchacha alegre y vivaracha, que al ver a César, también le gustó mucho.


 


En medio de la fiesta en el palacio real, doña Elvira estaba un poco pasada de vinos y comenzó a seducir al General Epifanio. El le reclamó que estuviera haciendo el ridículo delante de todos y que ya era hora que se olvidara de lo que hubo entre ellos en el pasado. Pero Elvira le juró que algún día pagaría por haberse aprovechado de ella y haberle arruinado la vida al haberla embarazado. El general Epifanio no quería seguir escuchando las mismas tonterías de Elvira cada vez que se pasaba de vino, por eso decidió marcharse, pero antes de marcharse, doña Beatriz le hizo señas para verse en privado. Una vez a solas, doña Beatriz Fontenegra se lanzó en brazos del general y se besaron apasionadamente. Doña Beatriz le confesó que se moría de ganas por volverlo a ver pues este tiempo que habían pasado separados se le habían hecho eternos. Epifanio le dijo que lo mismo le pasaba a él. Pero ellos podrían ser felices juntos para siempre si ella se decidiera a deshacerse de su marido, el Virrey don Jacobo. Doña Beatriz no tenía las agallas para semejante acto de barbarie.


El joven Erwin no salía de su asombro ante el comportamiento de Elida Margarita. Pero más sorprendido estuvo al descubrir que Elida Margarita era la prometida de don Alfredo Linares, uno de los hombres más poderosos de la región. Eso le hizo ver lo peligroso que era meterse con Elida Margarita, aunque no podía negar que le atraía y más en esas circunstancias. Pero Erwin siempre había crecido dominado por su madre  doña Irma, quien siempre lo convencía de hacer lo que ella le ordenara, y todo gracias a esa extraña conexión entre los dos, una relación que iba más allá de madre e hijo. Sin embargo, Erwin sentía atracción por un tipo de mujer que era la típica mujer dócil, fácil de dominar, con vocación de monja. El siempre había deseado ese tipo de mujer para violentarla, para hacerle mucho daño, y mejor aún si eran vírgenes. Afortunadamente para las esclavas, a Erwin solo le gustaban blancas. Y en medio de la fiesta, pudo ver a una muchacha que se acercaba a su perfil, María Victoria, la doncella dama de compañía de la hija del Virrey.


 


La sociedad de los Legionarios de la Santa Cruz quedó conformada y todos juraron fidelidad a la causa común que era eliminar al Virrey y con él cualquier tipo de beneficio para los esclavos. Pero antes de eliminar al Virrey, debían dar un escarmiento a todas aquellas personas que trataban de apoyar la abolición de la esclavitud. Por eso se tomaron la tarea de elaborar una lista de personas que abiertamente colaboraban con los esclavos. Encabezaba la lista don Juan Bautista, y también incluyeron a don Fabio Santacoloma, quien se había casado con una esclava.


 


El General Epifanio era quien dirigía la secta de Legionarios, don Alfredo, el Inquisidor, doña Irma y su esposo don Pompilio votaban por las propuestas. Pero Irma  presentó a don Javier Ortegón, quien había decidido apoyarlos en la causa. El Inquisidor se sorprendió cuando descubrió que el propio Arzobispo le había hecho una propuesta similar, por lo que decidió convocarlo a una reunión. El grupo de Legionarios había crecido, y juntos tenían la misión de acabar con cualquiera que pudiera apoyar la abolición de la esclavitud.


 


Itsmenia iba camino hacia Santa Ana de Barahona para entregar a Violeta Dolores ante el Inquisidor Woltman, pero fueron interceptadas por el gitano Maurice, quien atacó por sorpresa a Itsmenia. Violeta Dolores no podía creer que Maurice la hubiera rescatado, ella esperaba que fuera Mario Rafael, pero no fue así. Violeta le preguntó si sabía algo de Mario Rafael, y Maurice le contó que estaba muy mal, pero que Milena Margarita se estaba encargando de su cuidado, ahora él tenía que contarle la verdad de su pasado. Violeta Dolores no sabía a qué se refería Maurice. Abelino logró dar con el paradero de ellos, pero se ocultó para escuchar los motivos que tenía Maurice. Así que Maurice le dijo que ella era hija de un rey africano y él sabía dónde estaba ese Rey. Violeta Dolores pensó que él estaba confundido, y cuando le pidió que la llevara de regreso con Mario Rafael, Itsmenia despertó y apuñaleó a Maurice.


 


María Beatriz comprende que debe casarse con Darío Campillo por un negocio familiar, pero ella ha quedado encantada es con Haroldo y por eso estaba dispuesta a hacer lo que fuera con tal de conquistarlo y tenerlo rendido a sus pies. María Beatriz había sentido mucha envidia de Claudia Patricia pues se había robado el centro de todas las miradas. Por eso María Beatriz sentía celos de Claudia Patricia, y sobre todo después de haberla visto conversar con Haroldo. Liliguty tampoco estaba contenta con el compromiso de su amado Jacobito con la tal Claudia Patricia. Por eso le dijo a María Beatriz que investigaría todo sobre la vida de Claudia Patricia. María Beatriz siempre ha sospechado que había algo entre su hermano Jacobito y Liliguty, pero estaba convencida que Jacobito solo la utilizaba para satisfacer sus necesidades, no porque estuviera enamorada de Liliguty. Ahora entre las dos pensaban unirse para destruir a Claudia Patricia. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.