Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen


Capítulo 112


 


En la fiesta en el palacio del Virrey, el Inquisidor aprovechó la presencia de don Alfredo y de doña Irma para comentarles su descontento con los negros y los esclavos en general, y además para manifestarles su preocupación al ver que el nuevo Virrey parecía favorecer a los esclavos. Don Alfredo le dijo al Inquisidor que de ser así, deberían comunicarle al Rey para que fuera removido de ese honorable puesto y fuera reemplazado por alguien que se hiciera temer por los esclavos. Doña Irma y su esposo don Pompilio estuvieron de acuerdo con la opinión de don Alfredo. Por eso el Inquisidor se dio cuenta que ellos podrían ser aliados en la secta que el general Epifanio estaba tratando de armar.


 


Al palacio del Virrey también asistió doña Emigdia Del Valle en compañía de su hija Claudia Patricia. Todas las miradas se centraron en Claudia Patricia al ver su belleza incomparable. Nadie en el salón podía dejar de admirar la belleza de Claudia Patricia, lo que causó envidia en María Beatriz, pues sintió que esa tal Claudia Patricia se estaba robando el centro de atención. María Beatriz siempre había estado acostumbrada a ser el centro de atención de todas las miradas, y ahora la tal Claudia Patricia le estaba robando ese privilegio.


 


El Inquisidor se encargó de presentar a doña Emigdia y su hija Claudia Patricia ante el Virrey. Don Jacobo no dudó en felicitar a doña Emigdia por la hija hermosa que tenía, lo había dejado deslumbrado. También aprovechó para preguntar si Claudia era soltera. Doña Emigdia le confirmó que si era soltera y que estaba disponible. Don Jacobo pensó que esta era la oportunidad para comprometer a su hijo Jacobito con una dama de sociedad. Así que le preguntó a Claudia Patricia si no le interesaría ser la esposa del hijo del Virrey.


 


Claudia Patricia se había dado cuenta que en el salón también estaban Haroldo y su esposa Alexandra. El propósito de Claudia Patricia era humillar y pisotear a Haroldo, hasta hacerlo implorar por su perdón y para que volvieran a estar juntos. Por eso, Claudia Patricia pensó rápidamente que le convendría mucho aceptar comprometerse con Jacobito, así tendría acceso directo al poder del Virrey y además a una gran fortuna. Así que Claudia Patricia aceptó comprometerse con Jacobito.


 


A quien no le gustó mucho esa noticia fue a Liliguty, ya que ella ha estado enamorada de Jacobito desde hace muchos años, y Jacobito siempre le ha correspondido. De hecho, Liliguty sedujo a Jacobito hace mucho tiempo cuando apenas ambos estaban comenzando a descubrir la sexualidad, y por ese motivo, Jacobito solo funciona con Liliguty, con ninguna otra mujer ha podido responder como hombre, por eso él se ha aferrado a Liliguty, aunque ha sido una relación clandestina, en secreto. Jacobito siempre había sido consciente de que su familia nunca iba a aceptar que él estuviera enamorado de la hija de la nana. Por eso siempre había sido una relación en secreto, pero ahora había llegado el momento de él casarse con otra mujer, y seguiría su romance secreto con Liliguty. Jacobito estaba emocionado porque Claudia Patricia había aceptado casarse con él.


 


Haroldo también había quedado sorprendido ante el anuncio del compromiso de Claudia Patricia con Jacobito. El sabía perfectamente que ella lo hacía para darle celos, pues era imposible que ella se interesara realmente por alguien como Jacobito, a menos que fuera por la fortuna. Así que cuando pudo, Haroldo se acercó a Claudia y le pidió una explicación de por qué hacía eso si ella no amaba a Jacobito. Claudia le confesó que lo hacía solo para poder vengarse de él por haberla humillado y pisoteado. Con Jacobito tendría el poder para hacerle la vida imposible.


A la ceremonia de bienvenida también había asistido don Alvaro de la Plata en compañía de su esposa Rosa Angélica, quien se sentía más como un objeto decorativo que una verdadera esposa. Alvarito solo se limitaba a hablar lo estrictamente necesario con ella. Rosa Angélica no sabía que era lo que ella había hecho para merecer ese trato de Alvarito, y él no se atrevía a explicarle que se había equivocado al querer vengar la muerte de su amada Carola.


 


Don Fabio Santacoloma también había aceptado asistir a la ceremonia en compañía de Lía Margarita y de su madre doña Carmen Espinal. El Capitán Celedonio estaba en el palacio pero encargándose de la seguridad.


 


Haroldo le dijo a Claudia Patricia que le dolía ese odio que ella sentía por él, pues él siempre la había amado a pesar de saber que le había sido infiel con Amarildo. Claudia pensó que ya no tenía sentido hablar de esas cosas cuando el daño estaba hecho, pues ella sufrió mucho con sus desprecios y sus humillaciones al dejarse convencer que su hijo era hijo de Amarildo. Todo para que al final saliera la verdad al descubierto y ahora su pobre hijo estaría en manos de quien sabrá que mala mujer. Haroldo le pidió que lo perdonara, pues ahora él reconocía que se había equivocado, y se había casado con Alexandra por despecho, pero ahora Alexandra estaba embarazada de él y él no la podía abandonar aunque a quien realmente seguía amando era a ella, Claudia Patricia.


 


Claudia Patricia se deprimió mucho al escuchar esas palabras de Haroldo, ella se hubiera podido ahorrar tanto sufrimiento si se lo hubiera dicho hace tiempo, por eso salió a tomar aire fresco al jardín. Ella seguía amando a Haroldo pero quería mostrarse fuerte, sobre todo ahora que se acababa de enterar que Alexandra le daría un hijo a Haroldo.


 


El hombre contratado por el General Epifanio para que atentara contra la vida del Virrey, irrumpió en los jardines y se encontró de frente con Claudia Patricia, quien al verlo, se asustó mucho y comenzó a gritar. César, el ahijado del Virrey don Jacobo, escuchó los gritos y corrió a ver de qué se trataba. Al llegar al jardín, encontró a Claudia Patricia sola y al verla, César quedó totalmente hipnotizado con su belleza. Claudia Patricia le agradeció el que hubiera acudido a ayudarla. César le dijo que para él sería un placer cuidar de ella por el resto de su vida. A Claudia Patricia le pareció muy galante pero ella no tenía tiempo para esas cosas. Su objetivo era vengarse de Haroldo.


 


Lejos de ahí, en tierras de cimarrones, Milena Margarita cuidaba muy bien de Mario Rafael, ella no se  despegaba ni un solo momento de su lado. Curaba sus heridas y le bajaba la fiebre para evitar una infección. Pero Mario Rafael seguía sin recuperar el conocimiento, lo que preocupaba mucho a Milena Margarita. La gitana Marcela había tratado de acercarse a Mario Rafael, pero Milena Margarita se lo había prohibido.


 


Rodrigo Falcón decidió descansar un poco ya que llevaban varias horas de recorrido, todo con el fin de no ser alcanzados por alguien que los viniera siguiendo. Rodrigo comenzó a tocar a Violeta Dolores y ella se asustó mucho. Pero Rodrigo le prometió que no la haría suya hasta no llegar al lugar que se convertiría en su nuevo hogar. Así que Rodrigo la dejó en paz y comenzó a prender una hoguera, cuando de repente, apareció de la nada Itsmenia, la mujer que hace tiempo le había salvado la vida a Rodrigo y que le había enseñado a sobrevivir en la selva, y que se había enamorado perdidamente de él. Itsmenia le había advertido que él le pertenecía a ella y antes que la abandonara, primero ella lo mataba. Como él se había atrevido a abandonarla, por eso ella había decidido quitarle la vida que le había salvado hace tiempo. Itsmenia le dio un disparo en la cabeza y Rodrigo quedó tirado en el suelo. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.