Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen


Capítulo 111


 


Milena Margarita irrumpió en la aldea de gitanos para implorar por la ayuda de la gitana Maku. Fue así como el gitano Maurice se enteró que Violeta Dolores había sido secuestrada. De inmediato Maurice se dio a la misión de seguir el rastro del secuestrador de Violeta Dolores, ya que Maurice se había prometido llevar a Violeta Dolores a su verdadero hogar. El gitano Carrao sintió que había perdido una gran oportunidad de ganar una buena recompensa al entregarle a Violeta Dolores a su padre, un rey africano, por eso le pidió a su sobrino Abelino que también buscara a Violeta Dolores, debía seguirle el rastro antes que Maurice y debía traerla a la aldea gitana sana y salva.


 


Marcela le rogó a Maku que ayudara a salvar a Mario Rafael. Pero Maku sabía que lo que Marcela quería era que Mario Rafael se salvara y que quedara perdidamente enamorado de ella. Maku no sabía si podría salvarle la vida a Mario Rafael, sin embargo, aceptó ir a ayudarlo.


 


Esa noche, la fiesta de bienvenida al nuevo Virrey se celebraba con éxito. Junto al Virrey don Jacobo, viajó desde España también don Claudio Campillo, quien fue nombrado por él mismo como su Alto Consejero, ya que Claudio siempre le había demostrado una gran amistad incondicional. Don Claudio viajó junto a  su esposa doña Zoraida y a su hijo Darío Campillo. En el fondo, doña Zoraida siempre había hecho de todo para que su familia y la de don Jacobo estuvieran juntas, pues ella sabía de la gran herencia que había dejado el millonario Galende. Lamentablemente Zoraida no tuvo una hija para casarla con Jacobito, pero por eso su hijo Darío Campillo debía casarse con María Beatriz, la hija de don Jacobo Fontenegra.


 


Darío y María Beatriz habían sido comprometidos en matrimonio por sus padres. Darío estudiaba en Francia y solo hasta ahora se conocerían, y aunque no había amor, los dos sabían que así eran las cosas del matrimonio, un arreglo entre las dos familias.


 


Ana Gregoria estaba feliz de que su hijo César fuera el jefe de seguridad de don Jacobo, ella estaba muy orgullosa de su hijo, así como de sus dos hijas, Liliguty y María Victoria. Gracias al cariño que siempre había sentido don Jacobo por Ana Gregoria, él se convirtió en el padrino de las dos niñas que ya eran unas jovencitas. Don Jacobo les autorizó a sus dos ahijadas a que estuvieran en la fiesta de bienvenida como dos invitadas más. Tanto Liliguty como María Victoria siempre habían sido como las damas de compañía de María Beatriz.


 


Al mismo tiempo, la noticia de la recompensa por Violeta Dolores entre otros reclusos fugitivos, se expandía por toda la región y muchos pensaban que les caería muy bien esa cantidad de dinero que el Inquisidor estaba ofreciendo. Sin embargo, el Inquisidor esperaba que el Capitán Celedonio la capturara él mismo con el fin de no pagar ninguna recompensa.


 


Patoco, quien había sido apresado por mercader de esclavos ilegalmente, y ahora había huido de prisión gracias a la rebelión de los abolicionistas, pensaba convertirse en caza recompensas aprovechando que él no estaba en la lista de los perseguidos. Patoco esperaba conseguir un indulto a cambio de capturar a Violeta Dolores. Por eso se dio inmediatamente a la tarea de buscar cualquier pista que lo llevara con el paradero de Violeta Dolores.   


 


 


 


Los invitados comenzaban a llegar a la gran ceremonia de bienvenida en honor al nuevo Virrey don Jacobo. El Inquisidor era quien se encargaba de recibir a las ilustres familias que llegaban al palacio para presentarlas ante el Virrey don Jacobo y su esposa doña Beatriz Fontenegra.


 


Los primeros en llegar fueron don Alfredo Linares Osorio en compañía de su prometida Elida Margarita. Para don Alfredo era muy importante entablar una buena relación con el Virrey ya que le convenía en muchos aspectos, pero sobretodo en los negocios. Así que don Alfredo le aconsejó a Elida Margarita que hiciera amistad con la virreina. Pero Elida Margarita vio más oportunidad en entablar una amistad con María Beatriz, que era de su misma edad.


 


A la ceremonia también llegaron don Pompilio Ramírez de Covadonga con su esposa doña Irma y sus dos hijos, Erwin y Darwin. Doña Irma pensaba que esta sería la oportunidad para definir el futuro de sus dos hijos, a Erwin le conseguirían una esposa con mucha clase y a Darwin le conseguirían un alto nivel dentro de la Iglesia, ya que en la comitiva del Virrey había venido el Arzobispo Plutarco. Doña Irma sabía que podría sobornar al Arzobispo para que su hijo Darwin no fuera un sacerdote común y corriente. Ella también llegó a pensar en su hijo Erwin para comprometerlo con María Beatriz, pero se enteró que ella ya estaba prometida para un tal Darío Campillo.


 


El Virrey don Jacobo guardaba la esperanza de que entre las jovencitas de la región, apareciera alguna que se interesara en su hijo Jacobito, nada lo haría más feliz que eso pues él deseaba conocer a sus nietos. En parte toda esta reunión era con ese fin, el de conocer alguna joven con clase que estuviera dispuesta a casarse con Jacobito.


 


El anterior virrey, don Haroldo, quien ahora se encontraba en apuros económicos pues no podía reclamar la herencia de su padre, se había dejado convencer por su madre doña Odila para asistir a la bienvenida del Virrey. Doña Odila le dijo que no podían permitir que los vieran humillados y pasando necesidades, así que debían aparentar que todo estaba bien. Haroldo asistió en compañía de su esposa Alexandra de la Peña, su madre doña Odila y su suegra doña Judith.


 


La pobre Sady había sido expulsada por la malvada Karina de la hacienda Molinares y ahora no tenía donde vivir, por lo que debía vagar por todas partes en busca de trabajo o caridad. Hasta que en la hacienda De La Plata, ella descubrió que su hija Viviana se escondía allí. Por eso Sady le pidió trabajo a Nana Fela y le insistió que no le interesaba el pago. Nana Fela pensó que la pobre Sady estaba muy necesitada, por lo que intercedió con don Alvaro para que la contrataran. Ahora Sady podría estar más cerca de su hija para conocerla mejor, así fuera de lejos.


 


Mientras Mario Rafael se debatía entre la vida y la muerte, pero la gitana Maku le había preparado unos cataplasmas y unos bebedizos con los que probablemente podría salvarlo, todo dependía del cuidado y dedicación que pusiera la persona que lo fuera a cuidar. Milena Margarita estaba dispuesta a lo que fuera con tal de no dejar morir a Mario Rafael, ella sabía que ese sería un fuerte golpe para Violeta Dolores.


 


Violeta Dolores despertó y se vio amarrada de pies y manos sobre un caballo dirigido por Rodrigo Falcón. Entonces se dio cuenta que no era una pesadilla, sino que era cierto, estaba en poder de Rodrigo y con rumbo desconocido. Cuando Rodrigo se percató que ella había despertado, le advirtió que no intentara escapar pues le iría muy mal, y que ahora estaban dirigiéndose a un lugar donde nadie podría encontrarlos y donde solo habitarían ellos dos. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.