Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen

Capítulo 102

 

Claudia Patricia y su madre doña Emigdia fueron a la mansión del Virrey, que se encontraba en poder de los esclavos, para buscar a la Nana Gigio. Esta se encontraba muy débil, pero al ver nuevamente a su niña Claudia Patricia, le salieron fuerzas para contarle lo que en realidad había sucedido con su hijo, que su propia hermana Ofelia lo había cambiado al nacer por un bebé que tenía la esclava Navidad. Al parecer, su verdadero hijo que había nacido blanco, Ofelia se lo habría entregado a la partera Nori Nava. Emigdia no podía creer los alcances de su hija Ofelia, era tanto el odio que sentía por Claudia Patricia que fue capaz de cometer tal infamia. Como Ofelia se había marchado a Europa, no tenían otra opción que tratar de buscar a la partera Nori Nava por donde fuera.

 

Aquilito le reclamó a don Juan Bautista por no haberle avisado sobre la fuga de Violeta Dolores, ahora ella se había marchado a quien sabe dónde y tal vez él nunca la volvería a ver. Don Juan Bautista le recordó que el plan de fuga era un secreto y nadie podía saberlo, además, también le recordó que él estaba condenado a una silla de ruedas y eso estorbaría para que él hubiera huido con Violeta Dolores. Sin embargo, Aquilito no se resignaba a haber perdido a Violeta Dolores y menos que se hubiera marchado con Mario Rafael.

 

El negro Amarildo se había convertido en una fuerza importante para los esclavos, él era prácticamente visto como el líder de los esclavos y por eso don Juan Bautista le pidió que se mantuviera a su lado. Si Juan Bautista hubiera tenido un hijo varón, hubiera querido que fuera como el negro Amarildo.

 

Catalina y sus tías Digna y Justa no tenían a donde ir ni con que pagar su estadía en el hostal, por eso Catalina tomó la decisión de ir donde don Alvaro de La Plata para exigirle que se hiciera cargo de ellas pues ellas eran la única familia que le quedaba a Rosa Angélica. Para Don Alvaro no era problema darles posada pues tenía una hacienda grande.

 

Rodrigo Falcón había ido tras Violeta Dolores. El había aprendido a seguir el rastro pues había vivido un buen tiempo en la selva y gracias a la mujer que le había salvado la vida, fue que aprendió a sobrevivir de la cacería de animales y a subsistir en medio de la selva. Pero Istmenia, la mujer que lo había salvado y que le había enseñado todo lo que ahora él sabía, se había enamorado de él y no lo dejaría ir tan fácilmente. Solo que ahora que podía valerse por sí mismo, y que veía la oportunidad de robarse a Violeta Dolores, Rodrigo desechó a Istmenia y comenzó a rastrear el paradero de Violeta Dolores. Solo tenía que asesinar a Mario y tendría a Violeta solo para él.

 

Violeta, Milena y Mario ya habían recorrido mucho camino, pero aun no estaban en tierras de cimarrones. Ya faltaba poco para llegar a territorio libre de esclavitud y entonces podrían ser totalmente libres de todo. Pero Milena Margarita seguía muy triste por la muerte de Arturo, ella no podía creer aun que después de tantos planes, la vida finalmente se lo hubiera robado. Violeta Dolores le aconsejó que tuviera esperanzas de que todo iría a cambiar y que tal vez encontraría una nueva ilusión, alguien bueno que se enamore de ella y le hiciera ver que la vida podía continuar.

 

Sandra logró alcanzar a la esclava Navidad y evitar que entregara el bebé en la casa cuna. Sandra se lo arrebató de las manos y le dijo que ella ya sabía toda la verdad, que ese bebe era su hijo y por eso se lo llevaría. Navidad no se atrevió a pronunciar ni una sola palabra. Ahora era libre de hacer lo que quisiera, pero como no tenía a donde ir, prefirió regresar a la Hacienda Del Valle.

El Capitán Celedonio tenía algunos espías en medio del pueblo que le informaron haber visto a la nueva esposa de Don Juan Bautista, la tal Karina, paseándose por el pueblo con su esclava Arlenis. Entonces al Capitán Celedonio se le ocurrió que tal vez podrían comunicarse con Karina a través de la esclava Arlenis. Lo único que necesitaban era que Karina traicionara a Juan Bautista para poder capturarlo y de esa forma terminar con la rebelión.

 

Don Alvaro De la Plata había prestado su barco para regresar a los esclavos que quisieran volver a Africa. Muchos habían nacido en estas tierras y no conocían Africa, por lo que preferían quedarse. Otros se marchaban para estar en tierras libres y no correr el riesgo de ser nuevamente esclavizados.

 

Los días fueron pasando y Juan Bautista tenía aun el control de la región. En el batallón permanecían los que se oponían a ser gobernados por los rebeldes. Los esclavos ahora tenían la vida que siempre habían deseado, eran libres, podían hacer lo que querían. Pero todo mejoró aún más cuando el negro Amarildo logró dar con el paradero del Virrey Don Haroldo, su esposa y su suegra.

 

Haroldo fue puesto en un calabozo a manera de garantizar la rendición de Celedonio y sus hombres. De esa forma don Juan Bautista lograría tener el control de toda la región y le podría mandar un mensaje a la Corona Española rechazando su yugo. En ningún momento estaba en los planes de Juan Bautista el asesinar a Haroldo, pero si quería enviarlo en un barco de regreso a España.

 

Todo parecía indicar que para el Capitán Celedonio y su gente, todo estaba perdido. Para defender la vida del Virrey, debían entregar sus armas y rendirse. Sin embargo, el Inquisidor tenía fe en que las cosas podrían cambiar si lograban ponerse en contacto con Madame Karina. Don Alfredo Linares tampoco pensaba resignarse a perder todos sus esclavos y mucho menos a tener que pagarles por sus servicios, pero en estos momentos estaban en manos de Juan Bautista.

 

Don Juan Bautista había logrado su objetivo por el momento y había sido reconocido como el líder de la abolición de la esclavitud, gracias al apoyo de los grupos independentistas. Ahora que habían logrado aparentemente la abolición de la esclavitud, los independentistas querían luchar por expulsar a todos los españoles de estas tierras.

 

Violeta Dolores y Mario Rafael se acercaban cada vez más a las tierras de cimarrones y con eso, se acercaban a su felicidad, ya que no tendrían que huir de nadie y simplemente ser felices. Lo que no saben es por cuanto tiempo les podría durar esa felicidad.

 

FINAL DE LA QUINTA TEMPORADA.

Usted debe login (registrarse) para comentar.