Fanfic Es
Fanfics en español

Una tarde... por Sasuke-Ino

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Dedicado a la mejor amiga y hermanita de toda mi vida...

Vi_Uzumaki

Te quiere, tu hermanita menor loca por cierto personaje...


-Levántaté hombre...


-¿Mmm?-abrió los ojos y se encontró con su chica. Se frotó los ojos y se levantó de la cama...-¿Que hora es?


-Las diez y media.


-¿¡Las qué!? ¡Jodida hora!


-Mi cuñadito y mi hermanita vinieron, y tu durmiendo... vergüenza me dá a veces ser tu novia ¿eh?


-No digas tonterías...-la abrazó por detrás...-eres solo mía.


-Si, si ya... Bueno, ¿te vistes o qué?


-Lo mismo digo de tí... creí que te había dicho que no estés desnuda excepto delante mía...


-Esque soy vaga...-se echó en la cama...-además... ¿No te excito?


-¡Ja! ¿Y porqué crees que me gustas?


-¡Me elegiste solo por mi cuerpo! Estupido peliplata...


-No, no, que va...-disimuló mientras se levantaba y se ponía lo habitual, camiseta y pantalones. Murasaki también se levantó y se vistió.


-Mandaré un mensaje a Akira

.
-Como quieras... de todos modos ya casi estamos.


De: Murasaki
A: Akira
"Hola, hermanita. Perdona pero Hidan se acaba de despertar, me disculpo por el cuñado que tienes, jejeje. Ahora mismo vamos para allá, esperamé junto a tu comadreja en la entrada, cuidaté tonta".


Despues de mandar el mensaje los dos salieron y subieron al coche rumbo al centro comercial de la ciudad.


|_|_|_|_|_|_|_|_|


-Ya hemos llegado.-exclamó el peliplata mientras bajaban y una pelinegra se acercaba a Murasaki abrazándola.


-¡Hermanita!


-Si ni siquiera sois hermanas de verdad...-susurró para sí Hidan.


-¡Oe, oe! ¡Que no tengo diez años!


-Perdonamé... bueno ¿vamos?


-Si, aquí hace algo de frío.


Al entrar al centro comercial las chicas se embobaron con tantos bolsos, zapatos, ropa y descuentos...


-¡Akira, mira allí, 50% de descuento!


-¡Mura-chan, esos zapatos son monísimos!


-¡La tienda Forever 21 tiene unos vestidos alucinantes!


-¡Ay, no podría vivir sin aquel pintalabios!


-¡Y yo sin aquel bolso!


-¡A Correr!-dijeron las dos para despues entrar a numerosas tiendas sin parar y comprar sin cesar seguidas de sus respectivos novios.


Al pasar poco rato se quedaron sin dinero...


-¡Joder! ¡Y a mí me faltaba comprar esas plataformas!


-¡Y a mí esa blusa!


-Te la compro yo...-dijeron al unísono Itachi y Hidan.


-¿De verás? ¡Te amo!-dijeron las dos igualmente.


Despues de pedir a sus novios que les comprasen una cosa, acabaron arruinados... aunque, dinero para helados si que quedaba. Se sentaron en una cafetería cerca del estacionamiento mientras comían y hablaban.


-¿Y cuando llegásteis?-preguntó Murasaki.


-Despues de ir a por vosotros dos, pasamos a la casa de Sasori, pero estaba ocupado, finalmente fuimos a casa de Deidara y dijo que otro día será.-habló Itachi mientras que Akira miraba su reloj.


-¡Las dos y media de la tarde!...-dijo Akira -¡Tenemos que irnos!


-Si, es verdad. Además, todavía no hé hecho la tarea...-exclamó sacando la lengua Murasaki...-¡Es un rollo! Mierda... ¿Nos vamos Hidan?


-Si.


-Bueno, ¡Chau hermanita!-se levantó Murasaki al mismo tiempo que hablaba.


-¡Lo mismo digo...! ¡Nos vemos mañana!


-Querréis decir el lunes...-dijeron los dos chicos con una gotita al estilo anime.


-¡No, que va! Nos vemos cada día...¡Adiós Hidan!


-Si, adiós...-los chicos se separaron y cad auno fué por su cuenta.


|_|_|_|_|_|_|_|_|


-Que día mas agotador ¿eh?


-Si... aunque...-besó a Murasaki...-¿No estarás agotada también para mí?


-Ay Hidan... no sabría que decirte... no tengo ganas para hacer-


-Shhht...-la acostó en el sofá y la besó.


-¡Ah! ¡Hi-Hidan!-empezó a quitarse la camiseta.


-¿Te estás excitando?


-Mu-mucho ¡Ah!


-Pienso hacerte mía todos los días...-le besó el cuello pero no soltaba uno de sus pechos.


-¡A-ah! ¡Hi-Hidan, te amo!


-Lo sé...


La despojó de su ropa superior, camisa y shorts. Acto seguido sin dejar de besarla recorría cada centímetro, milímetro, de su suave y blanca piel con su sexy mano mientras se acomodaba encima de ella en el sofá del salón principal. Ella gemía más y más sin dejar de besarle, sin dejar de conectar sus lenguas, sin dejar de sentirse cerca de él. Se separaron por falta de aire pero sin dudarlo y sin esperar tan solo unos escasos segundos volvieron a a juntar sus labios en un beso mas apasionado que todos los que se habían dado. Ahora el besarse se había convertido en una droga, una adicción de la que no podrían escapar. Se desabrochó los pantalones quedando él también en ropa interior, boxers. Murasaki al ver aquel bulto en su ropa interior, sin dudarlo lo tocó.


-Impaciente...


-E-Esque, está muy g-grande ¡Ah!


-Si, muy grande... compruébalo tú.


Murasaki le bajó la ultima prenda con fiereza mientras que contemplaba aquella cosa dura y enorme con ciertos sentimientos. Felicidad y cierto toque de pervertidad. Lo tomó y empezó a lamerlo. El peliplata tampoco se echaba atrás en los gemidos y mientras lo hacía le indicaba su excitación cogiéndola del pelo. Murasaki al terminar, miró aquel miembro por, digamos última vez en aquel minuto, con lujuría y subió su mirada a aquellos ojos violetas que tanto la sacaban de sus casillas. Subió su cabeza a la altura de la de Hidan y se besaron. Hidan no pudo aguantar más el deseo de poseerla otra vez, otra noche más. Le desabrochó los sujetadores mientras su lengua recorría el suave y sedoso cuello de aquella chica que gemía de placer, excitación y no sé cuantos sentimientos lujuriosos más.

-¡Hi-Hidan! ¡Hazme tuya!


-Tranquila, no hay prisas... primero, me divertiré...-le susurró en el oído para despues morderselo con suavidad y bajar hasta los deseables pechos. Los miró, sonrió de lado y empezó su labor.
Los tocaba suavemente... lentamente pero a la vez rápidamente. Con paciencia pero a la vez con impaciencia. Empezó a chuparle los pezones uno a uno mientras no dejaba de masajearla. Los lamía cada vez con más pasión.


-¡Hidan, te amo! 


-Joder, lo sé, y yo a tí.


Al terminar con sus senos bajó hasta la parte mas divertida según él. Jugueteó un poco con el encaje de su ultima prenda y sin más dilaciones, se la quitó. Sin dudar metió sus dos dedos en su intimidad y sintió cierta húmedad.


-Que rapido te humedeces...¿Quieres hacerlo ya, mujer?


Murasaki asintió levemente y con cierto sonrojo en sus mejillas y sin dudarlo, el peliplata se acomodó y penetró en ella sin dudarlo.


-¡AH! ¡HIDAN! ¡A-AH!


Penetró suavemente, y se quedó en ella para que se acostumbrara. Al ver que ya se había acostumbrado un poco empezó con las embestidas suaves mientras la besaba para desvíar el dolo hacia el placer.


Las embestidas no tardaron en aumentar su velocidad hasta el punto de que las caderas de la chica se movían al compás de sus embestidas y de sus gemidos.


-¡HIDAN NO PARES! ¡ERES EL MEJOR! ¡AH! ¡TE AMO! ¡AH!


-¡No pararé!


Y así lo hizo, pero trás varios minutos decidió darle fin a aquella sensación y dirijirse los dos hacía su habitación para dormir en la cómoda cama que era deseable en aquellos momentos. Al terminar, salió de ella, la miró, miró como jadeaba y se miró a él mismo como jadeaba también. La cogió en brazos y la llevó hacia la habitación.
Se acostaron los dos y se taparon con las sabanas. Hidan abrazó a Murasaki.


-¿Como es que eres tan bueno en esto?


-Soy bueno porqué tu me das la fuerza para serlo...


-Te amo... pero antes...


-¿Si?


-Prométeme una cosa...


-Lo que sea por mi sexy mujer...


-Mañana lo repetiremos...


-Eso no hace falta decirlo, claro, que si quedas con Akira...


-No creo, ella ya no es vírgen así que tendrá sus asuntillos con Itachi...


-¿Conque no es virgen? Bueno... mas tiempo para nosotros de momento ¿no?


-De momento, no... Para siempre.

 

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.