Fanfic Es
Fanfics en español

Corazón dividido por silvy1990

[Comentarios - 39]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Hola, ¿qué tal están? ^^

Bueno, este es mi primer fic. Lo he hecho con muchas ganas y con mucha ilusión y espero que les guste y me comenten si es así o no.

Espero sus comentarios. ¡Nos leemos abajo!

¡Disfruten del fic!

CAPITULO 1

El despertador empezó a sonar. Un gruñido escapó de mis labios y alargué el brazo para apagarlo. Me removí un poco en la cama, sin ganas de salir de allí. Pero finalmente, suspiré resignada y me levanté.

Me vestí con unos shorts vaqueros de tono claro y una camiseta blanca, me maquille con tonos suaves y dejé mi cabello suelto, colocándome una cinta blanca en el pelo. Una vez lista, bajé a desayunar.

Sobre la mesa de la cocina, me encontré una nota de mi padre:

 “Me fui a trabajar, pero te preparé el desayuno. ¡Que tengas un buen día! ¡Te quiero, nena!”

Sonreí al leer la nota. A pesar de vivir solo con él, nos entendíamos muy bien. Y es que desde que mis padres se divorciaron, mi vida era así.

Mi madre se fue a vivir a Italia, donde años después volvió a casarse. Sin embargo, para mí era muy difícil abandonar Chicago y por eso, decidí quedarme con mi padre. Y la verdad, fue la decisión más correcta que pude haber tomado. Allí estaba mi vida y no estaba dispuesta a cambiarla, aunque la ausencia de mi madre fuera dura, a veces.

Sacudí la cabeza, para despejar todos esos pensamientos de mi mente. Desayuné rápidamente, recogí todas mis cosas para comenzar el instituto y salí corriendo de casa ya que solo quedaban quince minutos para entrar en clase.

Empecé a correr por las calles, hasta que el claxon de un coche me hizo detenerme. Un Lamborghini de color negro se había parado a mi lado. Me gustaban los coches, pero realmente adoraba los coches italianos. La ventanilla del conductor bajó y vi al hermano de mi mejor amiga sonriéndome:

-¡Hola, preciosa! ¿Quieres que te lleve?

-¡Hola Silvye! –Mi amiga Jessica también se asomó por la ventanilla-. ¡Corre, sube!

Sonreí y sacudí la cabeza mientras me montaba en el coche y nos pusimos en camino. Estaba sorprendida de que se hubieran acordado de mí y estuvieran dispuestos a recogerme, ya que habitualmente, siempre íbamos caminando a la escuela.

-Hola, me alegra veros –les dije-. ¿Y este coche?

-¿Te gusta, verdad? –Me preguntó Ray con una sonrisa-.

-La verdad es que es un coche muy bonito –le dije con sinceridad-.

-Y también muy caro –añadió Jessica-.

-Lo sé, pero no me he gastado ni un centavo –Ray volvió a sonreír-.

-¿Lo has robado? –le pregunté asustada-.

Paramos en un semáforo y Ray me miró a través del retrovisor. Enarcó una ceja y él y Jessica comenzaron a reír. Los miré sin comprender, hasta que volvimos a reiniciar la marcha y mi amiga se giró desde el asiento del copiloto.

-En realidad, es un regalo de nuestros abuelos.

Me reí de la situación y entonces dejé apoyar todo mi peso en la cómoda superficie de cuero blanco. Era un coche precioso, italiano y muy llamativo. Lo noté cuando entramos en el instituto y todos, absolutamente todos, miraron el coche con lujuria y deseo. Ray aparcó lejos de miradas indiscretas, en un lugar seguro, donde nadie pudiera hacerle nada al coche y después los tres bajamos del vehículo.

Jessica no tardó nada en abalanzarse sobre mí para darme un abrazo asfixiante. Después, se enganchó a mi brazo y caminamos al interior del edificio, con Ray siguiendo nuestros pasos con una sonrisa torcida.

Lo primero que Jessica y yo teníamos que hacer era mirar nuestro horario. Nos veríamos en casi todas las clases, menos en matemáticas y literatura. Por suerte o desgracia para mí, en esas clases coincidiría con Ray.

¿Y por qué digo por suerte o por desgracia? Fácil. Conocía a Jessica y a Ray desde mi infancia y siempre estuve enamorada de él. Sin embargo, él no me correspondía y para mí era difícil compartir clases y miradas con él, ya que él prestaba atención a otras cosas, como deportes o mujeres. Y eso me dolía.

Por suerte, mi primera clase de aquel día era biología y estaría con Jessica. Ella se despidió de su hermano con un abrazo y después me cogió la mano para llevarme casi volando a clase.

Cuando llegamos nos sentamos en una banca doble, cerca de la ventana. Saqué mis cosas con lentitud, porque sabía que cuando no estuviera ocupada, Jessica empezaría con su discurso vacacional. Siempre era lo mismo, me contaría donde había estado, a quién había conocido, cómo Ray le hacía la vida imposible… y lo peor de todo, me preguntaría si seguía enamorada o no de su hermano.

-Compartes dos clases con Ray.

-Sí, eso parece.

-¿Sigues enamorada de él?

-Es una pregunta estúpida. Ya conoces la respuesta.

-Sí, bueno… ¿Qué tal tus vacaciones?

Jessica y yo hablamos por largo rato hasta que llegó el profesor.  La clase fue tan sólo de presentación y no fue tan aburrida como solía serlo en años anteriores, aunque tal vez en unos días, pensara lo contrario. Cuando terminó la clase, Jessica y yo tuvimos que separarnos y cambiar de clase, ya que ambas teníamos literatura.

Cuando llegué a la clase me senté en un banca doble que aún estaba desocupada, también cerca de la ventana. Estaba tomando algunas notas en mi agenda cuando entró Ray. Iba rodeado de un par de amigos e iba seguido por un par de chicas. Entraba mostrando su sonrisa torcida a todo el mundo, sonrisa que me hacía temblar de arriba abajo, sonrisa por la que casi cualquier chica se acercaba a él. Suspiré resignada y me dediqué a mirar hacia la ventana. Era un día maravilloso para ser el primer día de instituto.

La banca en la que estaba sentada crujió y supuse que alguna persona se había sentado a mi lado para compartir la clase durante el resto del trimestre. Dejé de mirar por la ventana para ver quién sería mi compañero.

Notas finales:

¡Hola de nuevo!

¿Qué les ha parecido el fic, les has gustado? ¿Qué opinan de los personajes?

Espero que hayan disfrutado del capítulo y que me dejen muchos comentarios jiji. Un saludo^^

Usted debe login (registrarse) para comentar.