Fanfic Es
Fanfics en español

Imprescindible II por ErikaD

[Comentarios - 11]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

E aquí la segunda parte! Espero no defraudaros y que os resulte interesante, atractiva, entretenida y divertida. Pero sobre todo, espero que os trasmita esos sentimientos y valores que a mí si me ha trasmitido escribiendola ^^. 

Gracias a tod@s por su apoyo :D

Notas:

Aquí va el primer capítulo! 

 

            Han pasado casi dos años y medio desde que los chicos iniciaran su aventura por separado. Hace algunos meses se volvieron a unir, cada uno con una madurez distinta pero con habilidades extraordinarias. Abandonaron Shabondy aun con el secreto para el resto del mundo de que tanto Luffy como Nerumi habían muerto. No querían darle el placer a la marina de que fueran tras ellos o los capturaran nada más llegar al Nuevo Mundo.

            Sin duda los rostros no han cambiado, pero si han madurado las facciones de todos, en algunos más evidentes que en otros. Nami tenía ahora el pelo largo por ejemplo, y Ussop se veía más corpulento. Zoro había perdido un ojo que mantenía cicatrizado y la figura de Robin ahora era mucho más esbelta, se había vuelto una mujer, al igual que Nerumi, cuyo pelo castaño se había aclaro un poco aquellos años y había crecido muchísimo haciendo que sus rizos y tirabuzones se convirtieran en capas y rizos grandes, o también Franky cuyo cuerpo ahora era de la mejor de las tecnologías. Los que menos habían cambiado físicamente habían sido Chopper y Sanji, este último se había dejado una perilla muy graciosa, y Luffy, que a pesar de haber crecido un poco más, solo se le notaba una pequeña madurez en el rostro que potenciaba con su gran sonrisa.

            Habían recorrido ya algunas islas del Nuevo Mundo, en las que les había ido "bastante bien" según el punto de vista de Nami. Hasta que llegaron a una...

-¡Muy bien! ¡Todos a tierra!-grito el alborotador del capitán.

-¡Ni se te ocurra entretenerte! Tenemos que coger provisiones y comprar cosas eso es todo...y por el amor de Dios...-Nami se mordió el labio inferior llena de ira-¡¡Ni se te ocurra meterte en problemas o te arrearé bien!

-¡Si señora!- contestó Luffy con un puño al aire.

-Bastantes problemas nos causaste en la isla anterior...-murmuró de mal humor la navegante. Robin se partía de la risa con la escena.  

-¡Ussop! ¡Chopper!! ¡¡Vamos!!-y los tres salieron corriendo rumbo al pueblo de la isla que había entre las montañas.

-¡¡Nerumi-chaaaannn!!!-gritó Sanji al ver que la joven se disponía a bajar del barco.

-Dime-ella le lanzó la mejor de sus sonrisas, cosa que hizo que el cocinero cayera al suelo rodeado de corazones, con sangre en la nariz y susurrando "eres fantástica". 

-¿Vas a bajar al pueblo?-le preguntó cuando se recompuso un poco.

-Nami quiere ir de compras, así de paso la acompaño. ¿Tú te quedarás?

-Con ese maldito marimo aquí...lo dudo.-le echó a Zoro una ojeada con mala cara-¡Os acompaño!! Además tengo que comprar provisiones para mantener a raya a todos estos glotones.-la chica sonrió y bajó junto con Sanji.

-Sanji, ¿vas a comprar provisiones?-preguntó Robin.

-Si Robin-swan-le sonrió.

-Te acompaño yo también-El rubio lanzó un ¡viva! Y ambos se fueron en busca de provisiones mientras Nerumi y Nami se fueron de compras.

...............................................................................

            Cerca de allí, en una taberna...

-Jajajaja, ¡Hacía tiempo que no me lo pasaba así de bien!

-Comer contigo es horroroso, no sé que diantres estoy haciendo aquí.-refunfuñó el otro.

-Jajajaa, anda, anda. ¿Y lo bien que te lo estás pasando encima de que te invito?

-Estáis fatal los dos...-la morena le quitó la jarra al pelirrojo.

-¡Eiii!! ¡Hanon!!! No seas mala...-Akagami le hizo un puchero y Mihawk se echó a reír al ver la escena del que era uno de los Yonkou más poderosos del mar.

-Ni se te ocurra beber más...que me das dolor de cabeza...-y la joven, sentándose en un banquillo al lado de la barra, bebió un sorbo de la jarra que le había quitado a Shanks, a la vez que él le sacaba la lengua en plan burlón. Ella lo miró de reojo con una sonrisa en los labios.

-Os lleváis genial ¿eh?-Mihawk se había acercado a Hanon mientras Shanks cantaba con algunos de la tripulación a viva voz.

-Que le voy a hacer...hay que tener mucha paciencia.-ella le sonrió y él la siguió.- ¿Y tú qué tal andas?

-Bien...mi vida de Shichibukai sigue siendo igual de aburrida que  siempre.-ella rió y el bebió un sorbo de su jarra.- ¿Y la peque?

-En el barco, se la he dejado encargada a Ben...espero que la cuide bien.

-¿Le pusiste el nombre de tu madre no?

-Sí...era lo menos que podía hacer por todo lo que nos dio.-sonrió de forma nostálgica.

-Jamás pensé que alguien como Akagami pudiera llegar a tener una hija con la descendiente del Rey oscuro.-Silencio. Hanon lo miró con una sonrisa. Mihawk bebió un sorbo de su jarra y observó al frente de la barra del bar, con la mirada perdida.

-¿La has vuelto a ver?-le preguntó con una sonrisa pícara en los labios, él casi se atraganta con la bebida.

-Pues no...-contestó recomponiéndose un poco.-ha estado entrenando durante dos años, no la he visto y dudo que la vaya a ver.

-Pues sería raro que apareciera en esta isla alejada de la mano de Dios...

            De pronto una explosión en la calle los sacó de la conversación y todos se dirigieron a las ventanas y a la puerta a ver que ocurría fuera. Un joven con un sombrero de paja corría a toda velocidad con sus dos nakamas.

-¡¡Luffy!!!!-le gritó Shanks desde la puerta de la taberna. El joven se giró mientras corría.

-¡¡Shaaanksss!!!!!-enseguida los dos que iban corriendo delante (Ussop y Chopper) salieron por los aires, y se oyó un grito de enfado.

-¡¡Lyffyyy te aviseeee!!!!-y al segundo salió volando con los otros dos.

-¿No crees que te has pasado?-inquirió Nerumi observando el vuelo y la caída perfecta de los chicos en unos cubos de basura-ahí va...que calculo...-susurró.

-No me he pasado ni un poquito.-la peli naranja rió.

            Mientras, asomada a la puerta, Hanon había divisado a su hermana pequeña.

-¡Nerumiii!!-gritó saliendo y corriendo hacia ella. La nombrada abrió la boca de par en par ante la sorpresa y las lágrimas se le saltaron en los ojos. Corrió al igual que ella para unirse en un efusivo abrazo.-dios santo...estás guapísima, ¡mírate! Jaja.

-¿Y tú qué? han sido muchos años... ¿Y mi sobrina? Estoy deseando conocerla.-volvió a abrazarla.

-Pues está en el barco con Ben, y ¿a qué no sabes que nombre le he puesto?

-¿Elizabeth?-preguntó. La mayor asintió y la pequeña volvió a darle otro abrazo.-es perfecto... ¡Quiero verla ya!-exigió con una sonrisa.

-Claro que sí...ahora vamos y hago las presentaciones jaja. Por cierto, ¿Cómo os va? ¿Qué hacéis por aquí?

-Hemos venido a por algunas provisiones.-sonrió- Hanon...te he echado mucho de menos...

-Y yo a ti...no sabes lo preocupada que he estado desde lo de la guerra...tenemos mucho que hablar ¿no?-ella asintió.

-¡Nerumi! ¿Qué tal?-Shanks se había acercado a las chicas a saludar. La nombrada le sonrió con un "enhorabuena papá", luego se dirigió a donde Luffy y los otros habían caído para mofarse de ellos, después de tantos años, tenían muchísimo que contarse.

-Los hombres son unos auténticos idiotas...-comentó Nami mientras veía con vergüenza ajena la escena y el saludo entre Shanks y Luffy.

-Ni que lo digas...-contestó Hanon mirándolos también con la misma cara. Mientras Nerumi se partía de la risa.

-¡¡Ehh!! ¡Chicas! ¡Está noche haremos una fiesta todos juntos!! ¿Qué os parece?-gritó Luffy.

-¡Por supuesto! No hemos bebido juntos aun.-insistió Shanks.

-¿Es que piensas pasarte el día bebiendo?-gritó Hanon.

-¿Te apetece una fiesta Nami?

-Sí, ¿por qué no? No hemos hecho ninguna fiesta desde que nos reunimos. Vamos a decírselo a los demás. ¡¡Luffy!!! ¡No te metas en problemas! ¡Vamos a avisar a los demás!-gritó la peli naranja.

-Os acompaño-propuso Hanon y las chicas asintieron con entusiasmo.

            Pero, iban a ponerse a caminar, cuando alguien cogió del brazo a Nerumi, ella se giró y su expresión cambió a una de sorpresa total.

-Tú... ¿qué haces aquí?-le preguntó mientras se fundía con él en un abrazo, que correspondió con cariño.

-Uuu...será mejor que nos adelantemos en avisar a los demás Nami...-Hanon le guiñó un ojo a la joven y esta sonrió sabiendo perfectamente a lo que se refería.

-Nerumi, nos adelantamos.-dijeron ambas mientras caminaban calle abajo. La chica por su parte, ni siquiera se había dado cuenta de que las otras dos ya se habían ido.

-¿Hablamos un rato?-le preguntó él con una sonrisa en los labios al separarse del abrazo.

-Sí, pero las chicas me están...-se giró y comprobó que no había nadie-esperando... ¿dónde diantres se han metido?

-Creo que han dicho que iban a avisar a los demás de esa fiesta de esta noche.-contestó él entre risas.

-Amm, entonces sí que podemos hablar un buen rato.

-¿Un paseo?-la invitó.

-Claro.-sonrió ella.

            Caminaron durante horas hasta llegar a unos campos verdes que había en una claro de la montaña. Hablaron de lo que habían hecho durante aquellos dos años y medio, y de algunas anécdotas, ella de su entrenamiento con Luffy y él de cómo había sido profesor de Zoro.

-Jamás pensé que decidieras enseñarle a Zoro y entrenarle.

-Supongo que eso solo lo hago con gente especial.

-Amm...-ella se sentó en la fina hierba y él la siguió.- ¿Y él es especial?

-Jajaja no sabría que decirte, pero ha sido un gran alumno. Sabía que aprendería rápido. Además tenía todos los requisitos para que yo le enseñara.-ella sonrió.

-Si es mi nakama, no me cabe la menor duda que tuvo todos esos requisitos resueltos.

-Jajaja, sigues siendo la misma de siempre.

-Tú tampoco has cambiado mucho-rió ella mirándolo de arriba a abajo.

-Sin embargo tu si...-él la observó de la misma forma con una mirada poco propia en él.

-¿A qué te refieres?-se hizo la tonta.

-A tu aspecto físico. Se nota que ya no eres la niña de dieciséis años caprichosa y rebelde que conocí. Además has mejorado.-ella se sonrojo.

-Bueno...digamos que en la situación que he vivido durante estos dos años, no me ha dado lugar de encapricharme con nada.-intentó disimular su rojez.

            Se mantuvieron en silencio unos minutos, minutos que Mihawk había aprovechado para fijarse bien en ella. Sin duda su cuerpo de niña había pasado a ser el de una mujer más madura que antes, las facciones de su cara denotaban más belleza que años atrás y su pelo era impresionante, al igual que sus ojos que seguían siendo como el verde de la hierba clara.  Vestía una falda anudada a su cadera derecha de color rosa casi malva, bordada y con flecos en su terminación y como camiseta, llevaba lo que parecía un body con escote redondo, de tiranta algo ancha y en la espalda algunos encajes de color verde oscuro. En su pelo el pañuelo rosa anudado que la caracterizaba y asemejaba a su hermana mayor. Sin duda su belleza no tenía límites.

            Nerumi se había sentido observada...

-¿Qué me miras? ¿Acaso has perdido algo?

-En absoluto, solo admiro lo hermosa que eres.-aquella respuesta la descolocó, y al ver él que la había intimidado un poco se tumbó en la hierba tras quitarse el sombrero y dejar su espada negra a un lado. Colocó las manos detrás de su nuca y miró el cielo. -Me he atrevido demasiado, lo siento.-le dijo.

-¿Qué...?-la chica salió de su confusión-no, en absoluto. Está bien, no te preocupes.-le sonrió desde arriba.

-Oye, ¿puedo preguntarte algo?-se puso serio y Nerumi creyó saber por dónde iban a ir las cosas.

-Dime. 

-¿Y Ace?-preguntó mirándola curioso. Silencio...esa fue la respuesta que obtuvo. -¿Nerumi?-se incorporó comprobando como la joven miraba enfadada y con la mirada perdida el suelo -Oye... ¿estás bien? Lo siento no quería... no sabía que...-ella lo abrazó.

-Me dejó sola Mihawk...-susurró con la cabeza escondida en sus ropas.-ha roto todas las promesas que me hizo...se fue...es un idiota...-él suspiró mientras pasaba sus dedos por las hebras castañas de su pelo.-pero aun así...

-Sabía yo que ese pirata no tendría el valor arriesgar la buena vida que lleva por nada ni por nadie...deja de preocuparte. Está muy bien solo.-la joven alzo la vista.

-¿Por qué dices que está bien? ¿Lo has visto?-él asintió. Ella por su parte lanzó una sonrisa triste.-entiendo...

-Pero tú sigues sufriendo por su causa. Eso no es justo Nerumi...

-¿Quién sabe...? Lo mismo él también está sufriendo igual...aunque no lo saque afuera.

-Eso es algo que solamente él sabe...

-Supongo que si...supongo que se fue porque yo no era su felicidad...pero...-se volvió seria- he tenido que pasar por esto yo sola...era un hijo lo que se fue no cualquier cosa...y aun así...-miró el cielo impasible-no sé que hacer Mihawk...voy a volverme loca a este paso...-él sonrió y la cogió de la barbilla alzándole el rostro para que lo mirara.

-El olvido es muy doloroso...pero eres una mujer muy, muy fuerte...me asombra ese esfuerzo...-de pronto y antes de que él continuara hablando ella se abalanzó sobre él y lo besó. Y él la siguió, le agarró el cuello y la mejilla derecha y profundizó el beso que poco a poco fue cobrando más y más pasión. Hasta que ella lo cortó de repente.

-Dios santo...se me ha ido la cabeza por completo...lo siento, no sé en que estaba pensando...me he dejado llevar y...-él la volvió a callar con otro beso en los labios.

-No importa Nerumi...-le susurró y ella se dejó llevar por los brazos de él que la tumbaron en la hierba.-solo dime una cosa, ¿te ha gustado?-la joven asintió y él se echó a su lado.

-No quiero que creas que me dejo llevar por despecho o porque quiera olvidarlo a él...lo hago porque quiero.-se incorporó de nuevo un poco y le dio un ligero beso en los labios. -¿y a ti?-le susurró al oído.

-Sabes que siempre ha sido mi deseo tocarte...-le contestó.

-Entonces ¿la lujuria y el placer es lo que te ciega? ¿Por eso has hecho tantas cosas por mí desde el día en que te conocí?

-No, jamás ha sido por eso...y lo sabes bien.

-Aun así, no me importaría complacer tu deseo...-le susurró-siempre que quieras claro...-le sonrió juguetona.

-Jamás te había visto así... ¿Qué ha pasado con la Nerumi que no se fiaba de los hombres?-le besó la mano con dulzura ella sonrió.-me encantas...-confesó-y no te daré una respuesta a eso, prefiero que lo averigües tu...-él volvió a besarla y ella se dejo llevar en todos los sentidos en los que se podía emplear en aquel momento aquella palabra, aunque su teoría de que toda su magia con ella era lujuria...era más errónea que acertada...

...............................................................................

            El atardecer y la brisa algo fresca de la noche que se avecinaba la despertaron de su sueño. Se incorporó en su asiento sobre la hierba frotándose los ojos como una niña pequeña.

-¿Tienes frío? Deberías vestirte. -Mihawk se calzaba sus botas con una amplia sonrisa. Ella lo siguió pero con una nota de picardía en sus labios.

-¿Ya has conseguido tu propósito no?-dijo la joven mientras se vestía.

-Más o menos...-contestó él ya de pie.

-¿Cómo que más o menos? ¿Aun te quedaste con ganas?

-Por supuesto que no, estoy más que satisfecho.-sonrió y ella hizo lo mismo.-Aunque...mi ambición es algo más grande y difícil de conquistar...-la chica lo miró sorprendida de aquella última frase. La brisa comenzó a hacer que su pelo bailara con el viento.

-¿Y...-tenía miedo de preguntar-qué conquista es esa...?-él alzó el rostro mirando el atardecer entre las montañas.

-Una que jamás alcanzaré.-contestó simplemente.

-¿Por qué dices eso...? Tal vez algún...-Mihawk la cortó.

-Sé que quizás algún día alcance todos los aspectos que me supone esa conquista Nerumi, pero siempre habrá uno muy importante que me falte...-hubo silencio, y después...-será mejor que nos vayamos, tienen que estar revolviendo todo el pueblo en nuestra búsqueda.-la joven asintió y empezaron a caminar en silencio cuesta abajo por el sendero del bosque, tras haberse vestido ella.

-Mihawk...-Nerumi rompió el silencio al cabo de un rato-¿puedo pedirte algo?

-¿Qué no le diga a nadie lo que ha pasado esta tarde? Por supuesto...-vaya, se había dado cuenta de lo que ella quería decirle...

...............................................................................

            Llegaron al pueblo y fueron a la taberna de donde habían salido al medio día.

-Te dejo aquí, tengo cosas que hacer. Lo mismo nos vemos luego ¿vale?-le dijo con una sonrisa en los labios. La chica, que había llevado el rostro agachado desde que salieran de aquel claro, lo alzó y le dedicó otra sonrisa pero menos alegre. -¿Ocurre algo?

-Lo siento Mihawk...no quería hacerte daño...no quería que te sintieras...-él la cortó en un abrazo protector.

-Te aseguro que no es culpa tuya. Y mucho menos es por lo que ha pasado esta tarde Nerumi...lo cierto es que me da igual si lo has hecho por ti misma o por que estabas dolida, deseaba estar contigo así al menos una vez en mi vida. Y con eso ya me es suficiente...no te atormentes por algo que no ha pasado-se separó de ella y le guiñó un ojo, la joven sonrió más segura de sus palabras y con una confianza plena en él.-nos veremos... cuídate.-y tras darle un beso en la mano derecha, salió calle abajo y ella entró en la taberna donde encontró a Nami, Robin y a su hermana que charlaban alegremente.

-Hola chicas-llegó Nerumi sentándose a su lado en la mesa.

-¡Vaya al fin apareces! ¿Habrás estado entretenida supongo?-comentó Hanon dando un sorbo a su jarra.

-Estoy cansada ¡y! esa pregunta es secreto.-todas se rieron.

-Pues si que te ha pegado fuerte ese Shichibukai ¿no?-Nami le guiñó un ojo y la peli castaña sonrió.

-Atrevida...no ha pasado nada si es lo que pensáis.-su hermana mayor soltó la jarra de un golpe y abrió la boca incrédula.

-Eso no es cierto, deja de decir tonterías. ¿Crees que somos tontas?-Robin rió.

-No, no somos tontas Hanon, por eso queremos los detalles.

-Ni hablar-se negó Nerumi cruzándose de brazos y desviando la mirada. Hanon se levantó de su asiento golpeando la mesa.

-¡Soy tu hermana mayor! Te exijo que nos lo cuentes.

-Creo que no pararan Nerumi, será mejor que lo cuentes-le sonrió Robin. La chica suspiró y no tuvo más remedio que contarle a todas lo que había pasado aquella tarde con Mihawk.

            Ya casi se había hecho de noche cuando Nami se acordó de algo muy importante.

-¡Chicas! ¡La fiesta!-las tres restantes la miraron con sorpresa.

-¡Es verdad! No va a darnos tiempo de arreglarnos.-comentó Hanon.

-¿De arreglarnos para una fiesta en la playa con los chicos? ¿Qué diantres os pensáis poner?-preguntó Nerumi.

-No Nerumi, verás te lo explicaré-dijo Robin-está noche hay una fiesta de máscaras en este pueblo, y hemos decido participar.

-¿De máscaras? Suena divertido.

-Sí, pero hay que ir arregladas, ese es el protocolo.-contestó Nami.

-Y los chicos ya nos llevaran ventaja, así que vamos a cambiarnos.-dijo Robin con una sonrisa mientras salían de la taberna.

            No muy lejos de allí un barco había desembarcado con la esperanza de encontrar a ciertos piratas en la isla...

 

 

Notas finales:

Espero que os haya gustado! hasta el próximo! ^^

Usted debe login (registrarse) para comentar.