Love live, nueva generación por Ioseas
Summary:

Han pasado 25 años, ahora la nueva generación de u's se enfrentara a un problema similar y buscaran salvar la escuela, envueltas en aventuras, ¿sera qué lo lograran?


Categorías: ANIME/MANGA Personajes: Ninguno
Generos: Universo Alternativo
Advertencias: Ninguno
Desafio:
Serie: Ninguno
Capítulos: 1 Finalizado: No Numero de palabras: 2264 Leido: 116 Publicado: 13/06/2018 Actualizado: 13/06/2018

1. Una nueva generación por Ioseas

Una nueva generación por Ioseas

Han pasado 25 años después de que u’s lograra sobre salir y salvar a la escuela preparatoria Otonokizaka, después de eso, ya no hubo quien siguiera los pasos de ellas, tal vez por temor al escenario, o temor a perder, cuando por fin Maki, Rin y Hanayo terminaron la escuela preparatoria, fue el final de las school idols en la escuela.

-Te dejare a cargo de todo Kotori, yo ya no puedo seguir en la escuela. –Era la directora Minami, que hablaba con su hija.

-No te debes preocupar, yo me hare cargo de ahora en adelante, tú debes descansar en paz, estas enferma así que yo haré todo lo que este en mis manos por mantener la escuela a como dé lugar. –Respondía una energética y madura Kotori.

Y así fue como Kotori se volvió la nueva directora de la escuela, y su hija fue elegida presidenta del consejo estudiantil, una chica muy bien parecida a su madre pero con un cabello gris un poco más obscuro.

-Tal vez crees tener este lugar por ser la hija de la directora, pero no es así Natsuki y lo sabes muy bien. –Hablaban madre e hija.

-Lo se madre, por eso con esta responsabilidad que ahora tengo, debo ser una buena presidenta y hacer que las chicas de la siguiente generación sean mejores. –Respondía con una alegre sonrisa su hija.

Natsuki iba a su cuarto pues tenía que descansar para dar la bienvenida a las chicas de nuevo ingreso.

Al siguiente día en la casa de Nico Yazawa.

-¡Mamá!, ¿En dónde están mis listones?, necesito hacerme mis coletas, ya se hizo demasiado tarde, y es mi primer día en la escuela preparatoria. –Gritaba una versión más de Nico, pero esta vez era su hija.

-Tu madre dicen que están donde siempre las dejas Eiko, debes empezar a dejar esa maña de no saber en qué lugar dejas tus cosas hija. –Un hombre de pelo negro, con traje y  poniéndose su corbata apareció en el cuarto de la pequeña.

-¡Gracias papá!, lo tomare en cuenta. –En medio de una carcajada respondía.

-Jajaja, muy divertidos ustedes dos ya vengan a desayunar que ya se hace tarde para que todos los pequeños de la casa vayan a la escuela. –Decía Nico a su esposo y su hija, mientras en la mesa un par de gemelos hacían una pequeña guerra de comida, con sus desayunos.

-Basta Yoi, Shion, o ustedes limpiaran cuando lleguen de la escuela. –Interrumpía su padre la guerra de comida.

-Ay, papá. –Los dos a la par con vos triste.

-Ahí deje tu café Yamato bébelo o se enfriara y se te hará más tarde. –Le comentaba Nico a su esposo, quien hizo caso a las palabras de su mujer y bebió el café, para posteriormente tomar su saco, para después sacudir la nuca de los gemelos, darle un beso en la mejilla a su hija y finalmente besar a Nico y salir hacia su trabajo.

-Muy bien pues ya están todos listos suban al carro que nos vamos a la escuela. –Decía Nico quitándose el mandil de cocina.

-¡Ay, Mamá! –De nuevo a la par, pero esta vez en trio.

Los gemelos y su hermana subieron al auto de Nico y fueron primero a la escuela primaria a dejar a los pequeños, después Nico tomo dirección a la escuela preparatoria donde dejaría a su hija, al llegar ahí Eiko le dijo que le gustaría que la acompañara hasta que terminara la ceremonia de apertura.

Nico como una buena madre, acepto rápidamente, al entrar muchas caras nuevas aparecieron hasta que un grito a lo lejos se dejó escuchar.

-¡Eiko! –La hija de Rin entraba en escena, su amiga de la secundaria de Eiko saludaba a los lejos tanto a madre e hija, quienes se acercaron a ella.

-Hola Sora, ¿Estas nerviosa? –Saludaba alegremente Eiko a su amiga y lanzaba una pregunta.

-Demasiado Eiko, por eso le pedí a mi madre que me acompañara. –Aparecía una mujer de cabello largo color naranja, casi al mismo largo del cabello de Nico, y un bebe de brazos 

-Hola Nico Ni, hola Eiko, ¿Cómo están? –Aparecía Rin muy diferente a la de antes, su primera hija también entraría a la escuela preparatoria, y saludo energéticamente.

-No tenías que decir Nico Ni. –Respondía Nico muy avergonzada enfrente de su hija.

-Estoy muy nerviosa señorita Hoshizora, pero animada porque tengo una nueva escuela. –Esta vez hablaba Eiko.

-No te preocupes la más nerviosa de seguro es la presidenta del consejo, ella les debe dar las palabras de motivación, para que hagan un buen año escolar todas. –Animaba y le quitaba un poco de nervios a Eiko y su hija, quienes le sonrieron.

Se decidieron entrar al auditorio, la ceremonia estaba a punto de empezar, comenzó Kotori con algunas palabras, para posteriormente darle el protagonismo a su hija, quien con su discurso pudo animar a muchas chicas de primero.

Al terminar la ceremonia Nico y Rin salieron de la escuela preparatoria, Nico le propuso a Rin a ir a una cafetería cerca de la escuela para que platicaran un poco, ahí una mujer pelirroja paso por fuera, caminando en dirección a la escuela.

Mientras tanto en el descanso de la preparatoria.

-¿Ya la vieron? –Preguntaba la capitana del club de futbol e hija de Umi (Sakura) a todas las chicas del equipo.

-Si es, ¿pero qué hará aquí ella?

-Ojala se una al equipo.

-¿No se supone que debe estar en Estados Unidos?

-Es la campeona del mundo en la sub-15 con Estados Unidos.

-Estará convocada también para los juegos olímpicos con la selección mayor.

-Dicen que su mamá es japonesa.

Eran algunos de murmullos que se escuchaban en la cancha.

-Si Priscila, la delantero estrella de los Estado Unidos está en la misma preparatoria que nosotros, tal vez esta ocasión logremos avanzar hasta las nacionales. –Comentaba Sakura a todas las chicas.

En ese momento en la azotea de la escuela, una chica de pelo castaño muy bien parecida, se encontraba revisando las noticias deportivas en su celular.

-Priscila Johnson fuera de la mira del seleccionador del equipo femenil estadounidense, ¿será que quedara fuera de los juegos olímpicos, que se llevaran a cabo en Chile el año que viene? –Leía un poco, para después decir. –Que estupidez, yo jugare en esos juegos olímpicos.

-Hola. –Una chica le sonreía.

-No me molestes, estoy aquí arriba para no dar autógrafos. –Le respondía con voz seria a la otra chica.

-No sé quién seas, por eso te salude, mira mi nombre es Mei (hija de Eri) soy de segundo grado, pero no conozco mucha gente recién llegue de Rusia, soy un poco famosa también, ya que soy una de las bailarinas sobre hielo, en el mundial anterior quede en segundo lugar. –Sonería la chica rubia.

-¡Wow! –Con mucha sorpresa Priscila se puso de pie y le dijo. –Mucho gusto, que pena soy Priscila Johnson, jugadora y campeona del mundo sub-15 en la selección femenil de Estados Unidos, hace un año yo estuve presente en tu presentación, fuiste increíble, para mi fuiste el primer lugar, ¿Pero qué haces aquí? –Cuestiono Priscila.

-Oh, le dije a mis padres que quería un respiro ir a un lugar donde sea poco conocida, así que decidimos venir a vivir a Japón, el país donde mis padres de conocieron, ¿y tú? –Contestaba y ahora Mei preguntaba.

-Oh, mi madre y mi padre decidieron que era momento de que me viniera a vivir a Japón a ellos, las cosas han sido malas, ahora estoy fuera de consideración del seleccionador, por desaparecer del plano. –Contesto Priscila.

-¿Y por qué no jugar en el equipo de la escuela? –Cuestiono Mei.

-No quiero jugar con ellas, para empezar no creo que mis actuaciones lleguen al entrenador, además van a querer depender de mí, y finalmente soy mucha pieza para el equipo. –Argumentaba Priscila y con estas palabras termino. –Y no quiero que ese equipo dependa de mis actuaciones.

Con un rostro desconcertado Mei creyó que la chica con la que estaba platicando era muy egoísta y directa, pero aun así, por la falta de amistades, decidió hacerse su amiga.

Cuando las dos chicas caminaban de vuelta a sus respectivos salones, Maki paso a un lado de Priscila, ninguna de las dos se dijeron ni una sola palabra, es más evitaron las miradas.

Maki camino hasta la dirección de la preparatoria, donde al llegar se encontraría con la directora y su hija hablando.

-No podremos seguir. –Decía Kotori con voz cortante, casi llegando al llanto.

-Tranquila madre, encontraremos alguna solución a este nuevo problema, ya verás que la escuela seguirá funcionando. –Hablaba muy segura Natsuki.

-¿Qué, de nuevo hay problemas con la escuela? –Entraba Maki de golpe.

-Ma, ma, Maki, ¿escuchaste todo? –Una sorprendida Kotori.

-No sé si fue todo, pero escuche que la escuela está en problemas, ¿dime si puedo apoyarte en algo? –Se entrometía en esta platica.

-Necesito profesoras, ya no hay profesoras en la escuela, necesito a alguien en la cafetería, la encargada renuncio, y por su fuera poco el ingreso de estudiantes este año fue 10% más bajo que hace 25 años Maki. –Respondía Kotori muy desanimada.

-Pero confía en mí, traeré algunas profesoras para cada materia, de hecho venia pedir el puesto de profesora de inglés que me propuso tu madre hace 10 años. –Argumentaba Maki.

-Adelante el puesto talmente tuyo, por favor toma acción de inmediato, ahora tiene clase las chicas tercero, el grupo de Natsuki. –Respondía un poco esperanzada Kotori.

Y así salieron de la dirección, con rumbo al salón de clases, donde al entrar miraron a todas las chicas, que ansiosas algunas miraban a su alrededor expectantes de quien podría ser la nueva maestra de inglés.

-Good Morning. –Llegaba Maki, a presentarse

Escribió su nombre en la pizarra y de inmediato empezó a hacer muchas preguntas a las chicas, sobre su nombre, sus gustos, sus hobbis, algo normal de un primer día de clases. Al llegar a Priscila, todas las chicas estaban expectantes a que hablara, ya que ella es la más popular, y solo hablo para decir.

-¿Qué?, ¿quiere que le diga?, que no me gusta estar en Japón, que extraño Estados Unidos, que no me gusta estar sin mis amigos, que no conozco a nadie aquí, y que sobre todo odio esta escuela. –Una muy enfurecida Priscila miro a Maki muy retadora, casi con odio, todas las chicas se inmutaron y empezaron a susurrar que era muy mala.

Natsuki solo bajo la cabeza y se avergonzó mucho por lo que dijo aquella chica castaña.

-Lo siento mucho, ella no quiso decir eso, ella solo quiere decir, que aún no se acostumbra a nosotras, somos gente nueva para ella, así que, cuando cambiamos de escuela todos odiamos todo. –Trataba de calmar la situación Natsuki, que miraba detenidamente a Priscila, quien no paraba de retar a Maki.

-No es así, yo las odio, y odio este lugar, no me gusta estar aquí, quiero volver a Estados Unidos, quiero volver a jugar futbol, quiero estar en la selección. –Con euforia se expresaba Priscila.

-Pero en este momento habrá alguna razón por la que te encuentras aquí, así que tranquila todo volverá muy pronto a la normalidad. –Sonreía Maki para tranquilizar al grupo.

Las cosas no salieron como tenía pensado Maki, al terminar las clases totalmente y salir de la escuela, se acercó a Priscila.

-Di que por lo menos me llevo bien con los abuelos, que si no, también los odiaría. –Caminaba hacia Maki, quien al llegar le dio una bofetada.

-Dentro de la escuela seré tu profesora y fuera de ella seré tu madre, y ambas las debes respetar. –Maki estaba enfurecida.

-¿Pero qué demonios?, nunca me habías golpeado madre. –Volteaba la cara Priscila, mientras tomaba su mejilla con mano.

-Porque siempre fuiste buena hija, pero no te dejare volverte rebelde, si quieres volver a jugar futbol, cumplirás con los términos de tu padre, mientras tanto, se por una amiga que aquí hay un equipo, su hija es la capitana, únete y jugaras o no te unas nada, es tu decisión, yo solo volví por cuestiones de trabajo con tu abuelo, y obviamente tú, tu padre y tus hermanos, deben apoyarme, sobre todo tú el ejemplo de los más pequeños de la casa. –Un sermón de madre recibía Priscila, quien comenzó a llorar y asintió.

Al día siguiente en la escuela, Priscila llego muy temprano, tan temprano que se dirigió a la cancha de futbol y comenzó a tirar el balón hacia la portería una y otra vez, las chicas comenzaron a llegar y cuando llego la capitana del equipo de futbol la vio y rápidamente corrió a verla.

-Si crees que me uniré, estas equivocada, estoy aquí solo por diversión, tiene tiempo que no remato a gol. –Hablaba muy seria Priscila.

-No te iba a pedir que te unieras, te iba a pedir que nos enseñaras a jugar a nosotras. –Miraba nerviosa Sakura.

-Tienen un equipo de futbol y no saben jugar, ja, que pena dan, con razón son el peor equipo de la zona. –Sonería Priscila. –Pero espero sea divertido, has mi deberes de salón y con gusto le apoyo en todo.

-De acuerdo, muchas gracias Priscila. –La alegría inundo a Sakura quien corrió de inmediato a contar la noticia a las demás chicas.

Cuando ella se fue, una mujer peliazul, camino cerca de Priscila.

-Has cambiado mucho pequeña, es un gusto volverte a ver Priscila, seré la nueva maestra de matemáticas, tal vez no te acuerdes de mí pero mi nombre es, Nozomi, Nozomi Tojö…

Continuara….

Esta historia archivada en http://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=72836