Ordenal of Love por Seira Michaelis
Summary:

Sasuke e Itachi admiraron los alrededores, sin duda entendían porque el general amaba su jardín, este estaba cubierto por arboles de cerezo, había un estanque que podía ser cruzado por un pequeño puente de madera, los hermanos estaban algo abrumados con tanto color, su castillo tenía un hermoso jardín zen, que ambos amaban, esto era todo un contraste. Sasuke se distrajo y comenzó a caminar pasando el puente, de pronto una brisa hizo que cerrara sus ojos por unos instantes, al enfocarlos pudo ver que no muy lejos de él había alguien sentado bajo un gran árbol, consumido por su curiosidad se acercó más, y pudo ver que era una joven, al ver su ropa pudo saber que se trataba de una noble, se encontraba leyendo un libro. Ella cerro su libro y se levanto de su lugar, al hacerlo noto la presencia del joven, Sasuke se quedo petrificado al ver a la mujer, esta se acercó a su dirección y se dio cuenta de lo que ya sabía, era hermosa…. no… era arrebatadora. Llevaba puesto un kimono de color blanco con flores en color rojo y lila del tamaño de una mano, y varias pequeñas flores que parecían estar bordadas con hilos de oro, todo finamente sujeto con un obi color verde agua con algunos bordados en color oro. Al tenerla tan cerca pudo notar más a detalle sus rasgos, ella tenía  unos grandes ojos color jade que estaban adornados un poco de pintura negra que rodeaba sus parpadas, y luego una tenue línea rosa, su piel que parecía de porcelana y tenía una cabellera larga que estaba alzada con un peinado alto y dejaba mechones en su espalda, tenia pasadores de color oro y jade, pero eso no era lo que lo dejo sin aliento, no, era que su cabello era del mismo color que las flores de cerezo, de hecho, por instante el creyó que estaba viendo a alguna doncella celestial. Al acercarse más, ella se inclinó levemente, lo miro por unos instantes y le sonrió con dulzura para luego marcharse. Para Sasuke ese acto le pareció eterno, contuvo el aliento todo ese tiempo y no se había dado cuenta de eso hasta que la joven se marcho y cruzo el puente, no entendía porque se sentía así, su corazón latía como loco, por un momento algo cruzo por su mente, quería tocarla, pero al instante sacudió su cabeza con fuerza. ¿Acaso había enloquecido? ¿Qué le pasaba? El jamás tuvo algún interés por alguna mujer en específico, más bien las evitaba porque las encontraba molestas y una distracción como guerrero y ahora, el se dejo deslumbrar por una desconocida que ni siquiera había hablado, solo fue un gesto.


 


De pronto sintió que estaba siendo observado, y no solo eso, la presencia era hostil, eso lo hizo recordar donde se encontraba, no era tiempo de estar bajando su guardia por una mujer. No paso ni un minuto antes de que su hermano lo alcanzara.


 


-Sasuke, no te alejes, el general nos espera en el salón principal – comento Itachi


 


-Si, lo lamento, vamos- comento Sasuke intentando apartar esos ojos color jade de su mente. 


CategorŪas: NARUTO, ANIME/MANGA Personajes: Sakura Haruno, Sasuke Uchiha
Generos: Accion/Aventura, Drama
Advertencias: Muerte de un personaje
Desafio:
Serie: Ninguno
CapŪtulos: 3 Finalizado: No Numero de palabras: 7166 Leido: 325 Publicado: 12/01/2018 Actualizado: 18/01/2018

1. Prologo por Seira Michaelis

2. Capítulo 1 por Seira Michaelis

3. Capítulo 2 por Seira Michaelis

Prologo por Seira Michaelis
Notas de autor:

Bueno, despues muchos años estoy escribiendo este fanfic, espero sus comentarios con ansias :D 

Dejare notas del significado de palabras que puedan llegar a ser consufas o complicadas al final de cada capitulo

Japón 1610 Periodo Sengoku*


 


Japón se encontraba en un periodo algo caótico, donde los clanes se disputaban por el mayor numero de territorios a su favor provocando guerras civiles y divisiones por doquier. Los mas afectados eran los pobladores, gente que no tenia nada que ver con las guerras ya que sufrían de saqueos de bandidos o algunos soldados que abusaban del poder que tenían. Para ello, algunos clanes con mayor poder tomaban dichos lugares para protegerlos, mientras que otros solo deseaban el poder. Uno de los clanes de gran renombre por su gran poder en la guerra y aliados, así como también con el avance en la calidad de vida de sus pobladores era el Clan Senju, fundado por el renombrado Hashirama, líder del clan, valiente guerrero admirado por todos, una de sus contribuciones fueron los llamados “3 castillos Senju” los cuales eran liderados por 3 generales de suma confianza por Hashirama; El castillo del fuego, el casillo del aire y el castillo del agua. Con los 3 generales bajo la disposición de Hashirama, el Clan Senju era el más temible de todo Japón, pero no era el único. Posterior a Hashirama, su hermano Tobirama fue el que sucedió el clan, sin embargo en aquella época estallaron conflictos internos para los castillos haciendo que estos se alejaran un poco de los Senju, no obstante mientras los generales batallaban con sus propios conflictos, Tobirama siempre les brindo el apoyo de su clan, mas que nada para que estos no se sintieran abandonados y traicionaran al clan que les dio aquel castillo No paso mucho antes de que Tobirama callera en la batalla, pero al no tener sucesores el puesto quedaría a la única persona descendiente de su hermano mayor Hashirama, la nieta de este Tsunade Senju, pero había un par de inconvenientes en esto, ella apenas era una niña de 11 años…. Y era una mujer. Para aquella época era impensable que una mujer ostentara un alto cargo, pero Tobirama confiaba plenamente en que ella sería una sucesora digna algún día, pero mientras aún era una pequeña dejo a cargo a su alumno mas dotado, Hiruzen Sarutobi, este regiría mientras su nieta cumpliera menor de edad, y no solo eso, le confiaba la vida de la pequeña en sus manos ya que, siendo la siguiente sucesora del mas poderoso Clan, ella estaría en peligro constante.


 


 


A pesar de lo que muchos pensaban, Hiruzen cumplió con las ordenes de su maestro y cuido de Tsunade, la educo y entreno para que se hiciera cargo del clan y los castillos, y así cuando ella cumplió la suficiente edad se convirtió en la líder del Clan Senju.  Cuando esto ocurrió muchos de los enemigos de este clan pensaron que al estar a cargo una mujer sería el momento oportuno para atacar y quitarles sus tierras y por fin vengarse de los Senju, pero se equivocaron, Tsunade era la digna sucesora de su abuelo y su tío abuelo, ella era inteligente, hermosa y letal, era una mujer rubia de ojos café con cuerpo de impacto, si bien su aspecto y sus modos podían hacerla pasar de la nobleza, nadie en su juicio creería que aquella hermosa dama era la líder de un poderoso clan. Muchas cosas cambiaron desde que ella subió como líder, una de las mas notables fue la creación de un castillo más, el castillo de la tierra, Tsunade había ganado mas tierras y tenia que encargarles esos sitios a personas de suma confianza y lealtad, por ello creo este ultimo castillo ya que, a pesar del distanciamiento de los otros 3 castillos, sabia que el general de este ultimo le seria leal hasta la muerte.


 


 


Tsunade había contraído matrimonio con un joven llamado Dan Kato al cual amaba y admiraba, ya que era un hombre amable e inteligente, ella siempre había creído en casarse con alguien con quien amara seria mas provechoso para el Clan que si solo lo hacia por política, y fue muy feliz durante casi un año cuando una de las batallas donde los rivales de los Senju peleaban por el poder que estos ostentaban por años, el joven es asesinado. Tsunade cae en profunda amargura y es cuando decide no volver a casarse para no sufrir lo mismo dos veces. Antes de haberse casado, aun cuando ella no era la líder oficial de los Senju, adopto a dos niños huérfanos a quienes educa como si fueran suyos, una niña y un niño, ambos los entrena para la vida que llevaran en el futuro, con la única diferencia que a la niña le enseña medicina, algo que también aprendió ella de pequeña a pesar de que muchos se oponían a ello, ¿una mujer doctora? Absurdo para todos menos para Tsunade que siempre rompía los esquemas de la sociedad.


 


 


A ambos los envió al castillo de la tierra, ya que ellos cumplirían un rol importante en dicho lugar, pero al hacerlo supo como se sentías las madres al ver partir a sus hijos a las guerras, miedo.


 


 


 


-          No te preocupes Tsunade, ellos son listos y fuertes, cumplirán sus deberes como se deben- hablo a su lado un hombre bastante mayor, quien bebía una copa con sake.


 


 


-          Se que tienes razón Hiruzen-sensei …. Pero…. No puedo evitar sentir ansiedad, después de Dan, ellos son mi única familia aun cuando no estemos unidos por la sangre. Se que los entrene para esto, pero…. No puedo evitar sentirme de esta manera – comento la mujer mientras sostenía su copa de sake y veía el liquido en ella con melancolía y tristeza. Hiruzen la miro divertido.


 


 


-          Pues espero que no muestres esa cara de madre afligida a los enemigos porque tomaran ventaja de ello y esa imagen de mujer de hierro que te has forjado con los años se caerá en pedazos – comento el hombre mientras intentaba contener su risa al burlarse un poco de su alumna. Tsunade lo miro haciendo un mohín y luego bebió su copa de sake. Él tenía razón, no debía mostrarse débil. Pero al menos, esa noche ella seria solo una madre afligida y preocupada por sus hijos y no la líder de un poderoso y temible Clan.


 

Notas:

Periodo Sengoku = "periodo de los estados en guerra" Es un período muy largo en la guerra civil de la historia de Japón. Comenzó a finales del período Muromachi en 1467 con la guerra de Onin (la guerra duró de 1467 a 1478) hasta el período Azuchi-Momoyama en 1568, la paz final y el orden no llegaría hasta 1615, en el periodo Edo.

Capítulo 1 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Espero que no les parezca muy corto el capitulo, pero quize dejarlo en una parte de suspenso/risa

 

 

Cap 1

 

 

 

 Japón 1613 Periodo Sengoku

 

 

 

 

3 años después. Pueblo de Sharingan

 

 

 

Había un gran alboroto en el castillo del fuego, al parecer su líder y general estaba por marcharse con su segundo al mando al castillo de la tierra. ¿La razón? Debía presentarse ante el nuevo general de ese nuevo castillo, puro protocolo, aun cuando era el deber del nuevo ir a visitar a los antiguos castillos. Había llegado una carta 3 años atrás, pidiendo la audiencia del general del fuego, pero este se encontraba indispuesto, había batallas por doquier y no estaba para visitas, además de que no tenia mucho tiempo desde que el mismo había ascendido como líder de dicho castillo.

 

 

Itachi Uchiha, también conocido como el cuervo de sangre por sus enemigos, era un hombre alto, fuerte, con una larga cabellera negra que tenia sujeta por una coleta a la altura de la nuca, con ojos como el carbón y una expresión siempre impasible, pero, aun así, con una belleza que dejaba suspirando a cualquier mujer, de no ser por el miedo que el ocasionaba a los demás, era muy probable que tuviera muchas admiradoras por donde sea que pasase. Él era el sucesor de su padre Fugaku Uchiha, que había muerto hace cuatro años atrás por las guerras interminables.

 

 Muchos creyeron que seria ventajoso atacarlos en ese momento, pero no contaban con que Itachi era un hombre mas que capaz, dominaba sus emociones mejor que nadie, y era un estratega prominente, su indiferencia a la hora de acabar con sus enemigos causo miedo e hizo que su reputación se extendiera rápidamente, pero, aun así, las batallas duraron mas de lo que el pensaba, 2 años para ser exacto y 2 mas en reparar los daños que estas causaron. Por eso él había rechazado la visita del nuevo general de aquel nuevo castillo, aunque había oído rumores sobre él. Muchos le llamaban “El general inmortal” o “El ogro carmesí”, ya que, según los rumores, ocultaba su rostro con una máscara de oni* color rojo, bueno, ya lo vería muy pronto con sus propios ojos.

 

 

Mientras que Itachi era un terror en el campo de batalla, en Sharingan era todo lo contrario, era considerado el líder mas amable que hayan tenido desde su fundación, el proveía al pueblo de recursos como comida y medicina constantemente, y en el castillo sus subordinados lo amaban y lo respetaban. Su semblante siempre fue el de un hombre sereno, que rara vez sonreía, no, esas expresiones solo estaban reservadas para dos personas, para su hermano menor y para su esposa, Izumi.

 

 

 

Mientras el daba instrucciones a sus sirvientas sobre sus cosas, otro joven se acercó con una expresión de total fastidio.

 

 

-Hasta cuando dejaras de poner esa cara tan absurda? – comento con cierto cansancio Itachi al hombre que estaba en la puerta.

 

 

-No comprendo porque debemos ir nosotros al castillo de la tierra, es el deber de ellos venir a nosotros – comento algo desdeñoso aquel hombre que parecía ser más joven que Itachi

 

 

- Ya te lo he dicho antes Sasuke, debido a las batallas anteriores rechazamos varias veces sus visitas muy descortésmente. Además a diferencia de mi padre, yo deseo que el castillo del Fuego este en buenos términos con el Clan Senju y los demás castillos, no podemos sufrir mas bajas, nuestra gente no aguantara más otras guerrillas – comento el joven mayor ya mirando a Sasuke.

 

 

- Aun así, me parece un fastidio – dijo sin mas el joven antes de marcharse. Itachi suspiro cansado ante aquella aparente rabieta de su hermano menor, aun cuando fuese un adulto seguía comportándose como un niño en algunas ocasiones.

 

 

Sasuke Uchiha era el menor de los hijos de Fugaku, pero no por eso el más débil de los dos, al contrario, su fuerza y destreza competían a la par con la de su hermano, era un prominente guerrero, había ganado varias de las batallas a lado de su hermano, por algo era su mano derecha, tampoco mostraba misericordia a la hora de matar a sus enemigos. En cuanto su aspecto, el era igual de alto que su hermano, su cabello era largo, pero ligeramente mas corto que el de su hermano mayor, también era sumamente atractivo, las doncellas a cargo del castillo no dudaban en admirar a los hermanos Uchiha, pero ya fuese por respeto o por miedo jamás se atrevieron a nada que no fuese solo fantasear.

 

A diferencia de su hermano mayor, Sasuke era un hombre mas brusco y hostil con los demás, solo se mostraba amable y afectivo con su hermano mayor y con la esposa de este, Izumi. El admiraba a su hermano y lo respetaba, jamás ambiciono con ser el general del castillo del fuego, al contrario, él había jurado servir con su vida a su hermano y a la gente de Sharingan, para eso había nacido, para eso se entreno desde niño, no ambicionaba nada más, su vida eran las batallas.  Por razones como esta le parecía humillante que su hermano fuese a ver a ese nuevo general, él debía visitarlos y no al revés, pero como siempre debía obedecer, siempre lo hacía.

 

 

Esa misma mañana, Sasuke e Itachi emprendieron su viaje de 2 días hacia el castillo de la tierra. Mientras los hermanos viajaban ambos comentaban sobre como seria ese general, ninguno lo conocía, pero había rumores, Itachi le mostro una pintura que había hecho un hombre que lo vendió al mercado, el papel mostraba a un hombre con una armadura color carmín y detalles verde, así como esa mascara de oni de la que todo el mundo hablaba, en verdad tenía curiosidad, ¿acaso su rostro estaba desfigurado? ¿O solo quería intimidar al enemigo? Bueno, Sasuke pronto lo sabría.

 

 

Al llegar al pueblo, notaron algo peculiar, gente del pueblo parecía… ¿animada?

 

 

-Para ser un pueblo que hace 3 años estaba en decadencia y ruina esta…. Muy vivo – le comento Sasuke a su hermano

 

 

- Tienes razón, hay mercantes, hostales, restaurantes y hospitales…. el general ha hecho un trabajo digno de admirar – respondió Itachi con un asombro oculto que solo Sasuke pudo notar.

 

 

- Creo que ahora estoy mas intrigado, creo que fue buena idea venir a verlo – afirmo el joven menor con cierta resolución en su mirada. Itachi lo miro de reojo y no pudo evitar sonreír ante su comentario.

 

 

- Querido hermano, visitarlo no solo es para conocerlo a él, también a su pueblo, su castillo y medir sus fuerzas, veremos si es digno de ser aliado del castillo del fuego – contesto Itachi con una sonrisa arrogante. Ahora ambos hermanos estaban mas animados, pasaron por el pueblo y vieron como se alzaba imponente el castillo, con muros color crema y tejas en color verde, rodeado por muchos arboles de cerezo en flor.

 

 

- Que extraño – comento Sasuke al acercarse a la puerta.

 

 

- ¿Sucede algo malo? – contesto su hermano al tiempo que se ponía alerta ante cualquier ataque

 

 

- ¿Has notado que desde que entramos al pueblo todos los arboles están en flor? Es decir, estamos en otoño… se supone que la época de los cerezos paso hace meses atrás – comento Sasuke

 

 

- Es verdad, es por eso por lo que este es el castillo de la tierra, así como en el castillo del agua siempre llueve la mayor parte del tiempo, el castillo del viento constantemente hay tormentas, nuestro castillo rara vez florecen los árboles y es difícil para notros las cosechas – comento Itachi

 

 

- Si… bravo por Madara al ocurrírsele fundar un pueblo en el lugar más árido del país – escupió Sasuke con desdén.

 

 

- Bueno, su plan fue meramente estratégico para las guerras, no pensó mas que para si mismo y no en su pueblo – comento resignado Itachi

 

 

En ese momento fueron interrumpidos, ya que estaban en las puertas del castillo y un guardia los detuvo, al presentarse, este hizo una reverencia y los guio a la entrada, fueron recibidos por unas doncellas, quienes los guiaron al jardín, ellas avisarían a su general de que estaban ahí. Sasuke se molestó, no entendía por qué no entraban al salón principal, la joven respondió calmadamente que la razón era que el jardín era el mejor lugar del castillo, era el favorito de su general, Itachi no tuvo problemas en aceptar, mientras que Sasuke hizo un ademan de indiferencia con la mano, la joven los dejo y les dijo que en un momento serian llamados.

 

 

Sasuke e Itachi admiraron los alrededores, sin duda entendían porque el general amaba su jardín, este estaba cubierto por arboles de cerezo, había un estanque que podía ser cruzado por un pequeño puente de madera, los hermanos estaban algo abrumados con tanto color, el castillo del fuego tenía un hermoso jardín zen, que ambos amaban, esto era todo un contraste. Sasuke se distrajo y comenzó a caminar pasando el puente, de pronto una brisa hizo que cerrara sus ojos por unos instantes, al enfocarlos pudo ver que no muy lejos de él había alguien sentado bajo un gran árbol, consumido por su curiosidad se acercó más, y pudo ver que era una joven, al ver su ropa pudo saber que se trataba de una noble, se encontraba leyendo un libro. Ella cerro su libro y se levanto de su lugar, al hacerlo noto la presencia del joven, Sasuke se quedo petrificado al ver a la mujer, esta se acercó a su dirección y se dio cuenta de lo que ya sabía, era hermosa…. no… era arrebatadora. Llevaba puesto un kimono de color blanco con flores en color rojo y lila del tamaño de una mano, y varias pequeñas flores que parecían estar bordadas con hilos de oro, todo finamente sujeto con un obi color verde agua con algunos bordados en color oro. Al tenerla tan cerca pudo notar más a detalle sus rasgos, ella tenía  unos grandes ojos color jade que estaban adornados un poco de pintura negra que rodeaba sus parpadas, y luego una tenue línea rosa, su piel que parecía de porcelana y tenía una cabellera larga que estaba alzada con un peinado alto y dejaba mechones en su espalda, tenia pasadores de color oro y jade, pero eso no era lo que lo dejo sin aliento, no, era que su cabello era del mismo color que las flores de cerezo, de hecho, por instante el creyó que estaba viendo a alguna doncella celestial. Al acercarse más, ella se inclinó levemente, lo miro por unos instantes y le sonrió con dulzura para luego marcharse. Para Sasuke ese acto le pareció eterno, contuvo el aliento todo ese tiempo y no se había dado cuenta de eso hasta que la joven se marcho y cruzo el puente, no entendía porque se sentía así, su corazón latía como loco, por un momento algo cruzo por su mente, quería tocarla, pero al instante sacudió su cabeza con fuerza. ¿Acaso había enloquecido? ¿Qué le pasaba? El jamás tuvo algún interés por alguna mujer en específico, más bien las evitaba porque las encontraba molestas y una distracción como guerrero y ahora, el se dejo deslumbrar por una desconocida que ni siquiera había hablado, solo fue un gesto.

 

 

De pronto sintió que estaba siendo observado, y no solo eso, la presencia era hostil, eso lo hizo recordar donde se encontraba, no era tiempo de estar bajando su guardia por una mujer. No paso ni un minuto antes de que su hermano lo alcanzara.

 

 

-Sasuke, no te alejes, el general nos espera en el salón principal – comento Itachi

 

 

-Si, lo lamento, vamos- comento Sasuke intentando apartar esos ojos color jade de su mente.

 

 

 

 -----------------------------------------------

Al momento que los jóvenes desaparecieron, un joven bajo del árbol donde se encontraba anteriormente la joven leyendo, era un hombre de aproximadamente 26 años, alto, cabello rubio y ojos de un azul como el cielo, miraba en dirección en la que había ido Sasuke, él tenía razón, lo estaba vigilando, y en los ojos del joven rubio podía percibirse visiblemente su irritación ante el moreno. Cruzo sus brazos y camino en dirección al castillo igualmente, solo que tomo una ruta diferente para no tener que cruzarse con los hermanos, no, aun no debían verse.

 

 ---------------------------------------------

 

 

La doncella los hizo pasar al salón principal, en el se encontraban los que parecían ser los oficiales de alto rango, todos observaron con detenimiento a los recién llegados, tanto Itachi como Sasuke saludaron con respeto a todos mientras se sentaban en unos cojines que estaban en la parte central del salón, dando posición exactamente en frente de la silla que ocupaba el general. Itachi se sentó con absoluta calma y serenidad, y cerro sus ojos mientras esperaba a que entrara el anfitrión, con esta pose adquirida el escuchaba cualquier susurro cercano, sus sentidos estaban más agudizados, quería enterarse mas sobre la persona a la que verían en breve.

 

 

Sasuke por su lado mantuvo la misma postura erguida que su hermano, pero sus ojos estaban fijos en frente, estos no reflejaban ninguna emoción. No cabía duda de que los hermanos Uchiha eran talentosos a la hora de ocultar sus emociones.

 

 

De pronto la puerta se abrió, haciendo que Sasuke girase la cabeza levemente, en el umbral había dos hombres, uno de ellos era un joven alto y rubio, con un kimono de color naranja, acompañado con un hakama* en color negro, lo que le llamo la atención a Sasuke fue su peculiar cabello rubio. Este no miro a los visitantes, se dirigió al puesto del general, ¿acaso el era el famoso general?, antes de que Sasuke hiciera mas especulaciones, el joven se situó a lado de la silla del general, lo que significaba que el fungía el mismo roll que Sasuke en el castillo del fuego.

 

 

Luego volvió a dirigir la vista al hombre que había llegado con el rubio, este era un hombre mas mayor, pero igualmente peculiar, llevaba un kimono en color azul marino que casi parecía gris, y un hakama de color gris oscuro, lo que le llamo la atención a Sasuke no fue su cabello que era en un tono gris claro, no, era el hecho que este hombre llevaba la mitad de su rostro cubierto, al parecer llevaba una prenda bajo el kimono que cubría su cuello, su boca y su nariz, solo podías ver sus ojos.

 

 

Sasuke estuvo a punto de pensar que finalmente ese era el general hasta que el hombre de la puerta hablo con una voz clara, que Sasuke no creería que llevaba su boca cubierta.

 

-Lamentamos mucho hacerlos esperar- dijo con voz solemne y una reverencia de disculpas. – Nuestro general de la Tierra- anuncio con vehemencia.

 

Al fin Itachi abrió los ojos para poder ver a la persona que esperaban, al mirar ambos hermanos hacia la puerta, vieron como una joven dama entraba al salón. Con un andar delicado, la joven paso delante de ellos y se situó en la silla del general. Sasuke no podía creerlo, no podía ser cierto, era la misma joven que vio en el jardín momentos atrás.

 

 

-Lamento la tardanza caballeros, soy Haruno Sakura General del castillo de la Tierra – dijo la joven pelirrosa con una sonrisa que parecía la de una niña que acababa de hacer una travesura.

 

Notas:

Hakama: Es el pantalon de los kimonos masculinos 

Capítulo 2 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Hola! Perdon por el retraso, tuve que leer varias veces este capitulo hasta quedar satisfecha xD

 

Muchas gracias a Venetendo y Paoarias por sus comentarios 

 

 

 

Cap 2

 

Castillo de la Tierra

 

1 hora antes de la llegada de los Uchiha

 

 

 

Sakura se encontraba saliendo hacia los jardines de su castillo, había mucho alboroto dentro, y eso era porque hoy recibirían visitas importantes, al general del castillo del fuego. Ella se dirigía a su lugar especial, cruzando el puente de su estanque, a un enorme árbol de cerezos que se encontraba lejos de todo el ruido, ahí le gustaba meditar, leer, dibujar, alejarse un rato de su título de Taisho* y ser solo una chica normal, si, ese era su lugar especial, solo ella y dos personas lo conocían, y no por gusto de ella, si no porque fue encontrada ahí una vez y ahora todos saben donde encontrarla cuando se esconde.

 

Se sentó en un pequeño banco que ella misma instalo, y puso un libro en su regazo, suspiro feliz de tener ese pequeño momento para ella, antes de que las visitas llegasen. Las visitas…. Sakura miro frente a ella recordando como hace tres años, el momento en que ella se volvió la líder del castillo, mando 3 cartas a los diferentes castillos, 2 de ellas contestadas inmediatamente, pero una tuvo casi un mes de respuesta…. El Taisho del castillo del fuego no podía atenderla. La respuesta fue tajante y descortés, a cualquiera lo ofendería, sin duda Lady Tsunade lo tomaría como una ofensa personal, pero ella decidió ser paciente, así que envió otras 3 cartas en los próximos 3 meses, todas con la misma respuesta. Sakura deseaba ser un soporte para Lady Tsunade y como tal, quería tener buenas relaciones con los otros castillos, esto seria un gran inconveniente, pero no la desanimaría, algún día conocería al Taisho del fuego. Poco después había escuchado de uno de sus ninjas informantes, que en Sharingan se disputaban ciertas guerrillas, que el recién nombrado Taisho Uchiha tenia muchos inconvenientes con personas que querían el poder de su castillo. Sakura entendió ahora el porque de sus rechazos, él no podía recibir visitas cuando había conflictos, no solo por el peligro de ella, si no porque no se vería bien como anfitrión.

 

Sakura volvió a suspirar ante sus recuerdos, luego tomo una flor de cerezo que había caído descuidadamente sobre su libro, recordó como había llegado una carta hace dos semanas, donde Uchiha Itachi, el Taisho del castillo del fuego le pedía una audiencia con ella, Sakura no podía creerlo, pero lo tomo como una oportunidad, inmediatamente escribió una respuesta redactándole que estaría esperando su llegada, ese era el momento de mostrarle todo lo que había logrado como general, era obvio que era subestimada por ser mujer, pero si veía como había logrado levantar el pueblo, la fuerza de su ejercito y grandes avances él no tendría opción mas que unirse de nuevo al Clan Senju, y así Lady Tsunade tendría de nuevo el poder los 4 castillos. Fue casi inmediata la respuesta, ya que dos días después le llego una carta que le anunciaba su llegada en dos semanas, justo el día de hoy.

 

Normalmente ella no suele vestir kimonos ostentosos y adornos caros, ese no es su estilo, pero según sus concejeros, ella era la anfitriona y debía estar espectacular. Luego de ser arreglada como una muñeca, ella decidió tomar uno de los libros que Tsunade le había mandado y salió a leer.

 

Al fin después de alejar su mente de los recuerdos comenzó a leer su libro, era de medicina y tratamiento de enfermedades, sonrió al imaginar a Tsunade eligiendo algo para ella, pronto su sonrisa desapareció y suspiro cansada, dirigió su mirada nuevamente hacia el frente y hablo.

 

 

-Pensé que estaría sola al menos un momento – Comento la chica con un tono cansado y resignado a lo que parecía ser el viento.

 

 

- Deberías estar en tus habitaciones esperando a los invitados – Contesto una voz que salía de la nada

 

 

-Esperar es aburrido, además hay demasiado alboroto dentro, solo me ponían más nerviosa – Respondió Sakura siguiendo con la misma apatía anterior

 

 

-Fuiste tu la que dijo que quería que viniera, sabes bien que estuve en contra de eso – Le respondió su interlocutor aparentemente invisible.

 

 

-Lo sé, tú eras el único en contra, pero se que es lo correcto, además ya es tarde para retractarse, él debe estar por llegar – Contesto Sakura algo molesta, regresando a su lectura

 

 

- A todas estas, ¿porque estás aquí? Sabes bien que quería estar sola – Espeto Sakura con un tono mal humorado

 

 

- Y tu sabes bien que siempre voy a estar vigilándote, no quiero que alguien te ataque – Le respondió el hombre

 

 

- Eres demasiado sobreprotector, Naruto – Dijo, al fin mirando hacia arriba de ella, en el árbol. Ahí, escondido entre las ramas y las flores, había un chico rubio de kimono Naranja y con unos relucientes y hermosos ojos azules.

 

 

El chico no contesto, se dispuso a recostarse sobre una rama, cruzo los brazos sobre su cabeza y fingió dormir. A Sakura le pareció graciosa esa escena, el chico no cambia aun con el paso de los años, sonrió divertida y se dispuso a continuar su lectura. Esa clase de situaciones eran muy comunes, Naruto siempre estaba cerca de ella, ya fuese oculto de otros o a plena vista, Sakura ya estaba acostumbrada a siempre estar cerca de él, y solo peleaba por mera diversión, ya que su compañía nunca estaba de más, al contrario, así no se sentía sola.

 

Mientras ambos disfrutaban del silencio, de pronto, Naruto se sentó en el árbol, parecía alerta, y miro en dirección al puente, se tenso por un momento al ver la figura de un hombre acercándose distraídamente, de inmediato supo que no era del castillo, su apariencia decía que era un samurái.

 

 

-Sakura – dijo en tono de advertencia a la chica que estaba debajo de el

 

 

-Lo sé, sentí su presencia cuando cruzo el puente- contesto la chica que parecía no tener interés en el intruso y continuaba con su lectura.

 

 

Pronto, la chica suspiro y cerro su libro, sabia que el breve momento de tranquilidad había acabado, él debía ser parte de la compañía que venia con el Taisho del castillo del fuego, o si no el mismísimo Taisho.

 

 

-Me iré adelantando, te veo adentro- Respondió la chica mientras se levantaba de su asiento. Pronto camino hacia el chico que estaba en el puente, al tenerlo de frente pudo notar su expresión sorprendida, al parecer el no esperaba encontrar a nadie por esta zona. El hombre era en verdad muy guapo, era tan alto como Naruto, solo que su cabello era de un color tan negro como la noche, lacio y largo hasta los hombros, su piel era clara, aunque ligeramente tostada, debe ser por las batallas que ha tenido que librar bajo el sol abrazador, pensó Sakura. Ella no podía dejar de ver sus ojos, parecían que no estaban acostumbrados a demostrar muchas emociones, pero, al ser descubierto en un lugar ajeno y de la nada, parece que lo debilitaron un poco, eso le pareció algo divertido a la pelirrosa. Al estar a su lado había decidió saludarlo, pero era mejor que se diera prisa al castillo, podía escuchar como estaban buscándola, si ella lo saludaba se detendría a charlar y eso seria inoportuno, así que le dedico una amable sonrisa, que esperara que entendiera como una bienvenida o saludo, inmediatamente después se marchó.

 

Al entrar al castillo fue inmediatamente a su habitación, según una doncella, ya habían llegado sus invitados, por lo que ya la esperaban en el salón principal, rápidamente miro su maquillaje, y antes de salir se puso su haori*, el cual simbolizaba que era la general del castillo. Al salir de su puerta ya era esperada por dos personas, una de ellas era Naruto, que parecía molesto con ella por alguna razón, el otro era un hombre mayor que ambos.

 

 

-Muy bien niños, ya es hora de la función – dijo el hombre mayor con un tono jocoso.

 

 

Ellos caminaron frente a Sakura, y entraron antes que ella, era el protocolo ser presentada por su consejero de importancia, y al escuchar el momento indicado, la chica entro, luciendo como una mujer digna e imponente, al entrar vio a dos hombres, uno de ellos era el chico que acababa de ver, y sus ojos reflejaban mas sorpresa que la anterior, pero fue algo fugaz porque casi de inmediato estos no mostraron nada.

 

 

-Lamento la tardanza caballeros, soy Haruno Sakura General del castillo de la Tierra – dijo la joven pelirrosa con una sonrisa que parecía la de una niña que acababa de hacer una travesura.

 

-          No necesita disculparse, nosotros hemos llegado un poco antes, mi nombre es Uchiha Itachi y soy el general del castillo del fuego – Contesto el moreno con voz seria y mirada impasible. Si el estaba sorprendido o no, Sakura no podía saberlo y eso en definitiva no era divertido. – Y este es mi hermano menor y comandante principal en Sharingan, Uchiha Sasuke – continúo haciendo un ademan a la persona que estaba a su izquierda.

 

 

-          Uchiha Sasuke, Milady – contesto el aludido con la misma voz y expresión que su hermano.

 

 

-          Es un placer, ya nos encontramos anteriormente en el jardín- comento la chica con una sonrisa - Ellos son Lord Uzumaki Naruto, comandante principal de Byakugou – Dijo la pelirrosa señalando con su mano al rubio que estaba a su derecha. – Y este es Lord Hatake Kakashi, mi consejero y mano derecha en el castillo – termino señalando al hombre mayor que la había presentado al entrar y que ahora estaba a su lado izquierdo. Ambos hombres se inclinaron en señal de respeto a sus invitados.

 

 

-          Espero que no hayan encontrado ninguna dificultad en el camino hacia aquí – Comento Kakashi a los invitados

 

 

-          Ninguno Lord Hatake, a decir verdad, nos encontramos impresionados por la grandeza de Byakugou, había escuchado que estaba en decadencia – comento Itachi

 

 

-          Así era, pero gracias a Sakura Taisho el pueblo ha crecido en diferentes ámbitos – Respondió Naruto con orgullo en su voz

 

 

-          Eso notamos, antes de seguir con las alabanzas, quiero ofrecerle una disculpa, se que fuimos rudos al rechazar en varias ocasiones su visita, pero no nos encontrábamos en buena situación – Les comento Itachi con seriedad

 

 

-          Si, se que se han encontrado con diferentes guerrillas en su zona – Le respondió Sakura con el mismo tono, pero con comprensión.

 

 

-          Así es, y después de terminar debimos ayudar al pueblo que fue el mas afectado en todo esto, es por eso que venimos personalmente, para mostrarles que no fue mala intención nuestro rechazo, pero he de decir que estoy sorprendido, jamás imagine que el tan renombrado General de la tierra fuese una mujer– Comento Itachi.

 

 

-          ¿Es eso tan raro? – Contesto Sakura

 

 

-          Bueno, teniendo en cuenta que el líder del Clan Senju es una mujer, quizás no tanto, pero que el general sea una mujer y una tan hermosa como usted si es algo que no habría imaginado, después de todo, habíamos oído que el general tenía siempre su rostro cubierto -

 

 

-          Es usted muy hábil con la palabra Lord Itachi, y si, llevo una máscara de oni siempre en las batallas, así nadie conocerá mi género – Contesto evidentemente divertida Sakura.

 

 

-          Imagino que debe haber una razón para eso –

 

 

-          La hay, y una muy obvia, solo los generales conocen mi rostro, así como la gente de mi castillo, si alguien mas lo sabe, la gente del pueblo correría constante peligro porque tratarían de quitarle el poder a una mujer como yo-  respondió seriamente Sakura

 

 

-          Es usted una mujer muy astuta – respondió Itachi con una sonrisa.

 

 

Mientras toda esta charla se llevaba a cabo, Sasuke mantenía su cabeza agachada y sus ojos fijos en el piso lustroso de madera, tenia una mezcla de emociones; sorpresa, enojo, humillación, nerviosismo e indignación. Eran tantas las emociones que se sintió abrumado y prefirió que su hermano se encargara de todo mientras él ponía en orden sus sentidos, aun no podía creer que esa chica era el general,¿ cómo era eso posible?, al ver la reacción de su hermano por un segundo creyó que el sabia que era una mujer, pero luego recordó las conversaciones que tuvieron en el trayecto, el jamás la había visto, así que solo escondió su sorpresa, algo que Sasuke no pudo hacer del todo bien. Lo peor es que el le mostro un estado de debilidad anteriormente en el jardín, cuando ella se acerco y le sonrió, ¿ella se había burlado de él? No tenia idea de nada, hablaría con su hermano en cuanto estuvieran solos, mientras debía mostrarse tranquilo, ya no le mostraría mas emociones a esa mujer.

 

 

-          Sabemos que han tenido un viaje largo, si lo desean, pueden descansar en las habitaciones que les hemos preparado, en unos momentos nos traerán platillos típicos del lugar para que puedan degustar – Dijo Sakura con una expresión amable. Sasuke se turbo al ver su sonrisa, sintió que por un instante no podía respirar, pero esta vez se mantuvo tranquilo y no lo expreso.

 

 

-          Aceptaremos su oferta – dijo Itachi con una inclinación, seguido por Sasuke que pareciera que tenia sus labios sellados, sin duda algo le pasaba a su hermano menor y tenia una leve sospecha.

 

 

Kakashi hizo una seña a una de las sirvientas que se encontraban cerca para que preparasen las habitaciones.

 

 

-          Si me permiten, los llevare hasta ahí personalmente – Contesto el hombre con el rostro cubierto. Para Sasuke era difícil saber bien cual era su expresión, pero al mirar sus ojos solo pudieron transmitirle sincera amabilidad.

 

 

Los tres hombres salieron, y después de ellos, el resto de los pocos oficiales que estuvieron presentes en el salón, dejando solo a su general y su comandante. Al estar solos, Sakura suspiro, un efecto dramático que Naruto capto, la chica tendía a exagerar en algunas ocasiones, pero esta vez parecía que esa breve audiencia si la agoto.

-          ¿Y bien?, que te parecen? – comento la chica a su compañero.

 

 

-          Me parecen samuráis dignos y orgullosos, Lord Itachi me parece un hombre muy serio y estoico, creo que su disculpa es verdadera – Admitió el rubio

 

 

-          Lo sé, también me lo pareció, además de que me imaginaba el porque de su rechazo anterior – Contesto Sakura.

 

 

-          Su hermano por otra parte, parece que no tiene voz, se mantuvo al margen todo este tiempo, creo que le impresiono que tu fueses el general – dijo Naruto mientras observaba a su amiga.

 

 

-          ¿Y lo culparías? A decir verdad, su reacción fue muchísimo mejor que el Taisho del castillo del viento – bufo Sakura

 

 

-          Ni menciones a ese bastardo, recuerdo como te trato…. De no ser por Kakashi de seguro lo habría molido a golpes – comento Naruto con notorio enfado.

 

 

-          Y eso habría sido muy problemático –

 

 

-          Como sea, sabes que no soporto que la gente te menosprecie, jure dedicar mi vida a protegerte de quien sea – la voz de Naruto sonaba solemne.

 

 

Sakura se levanto de su asiento y se acerco al rubio, tomo sus manos y apoyo su frente en la suya, las palabras de Naruto siempre conmovían su corazón, pero también la herían, el daría su vida por ella y eso es algo que no deseaba, el era como un hermano para ella y no deseaba perderlo por su causa.

 

 

-          Sabes bien que se cuidarme sola, por algo soy el General – le respondió con una sonrisa cálida y sincera.

 

 

Naruto se sonrojo visiblemente y se alejo de la chica, ella siempre lograba acelerar su corazón con cada pequeño gesto, pero ahora estaba demasiado cerca de él.

 

 

-          Si… amm… iré a entrenar un poco, haz que me avisen cuando sea la cena – dijo casi mientras corría para alejarse de ella.

 

 

Sakura no comprendió el repentino comportamiento de Naruto, por lo que decidió irse a su oficina, sabía que ahí la alcanzaría después Kakashi y había papeleo por hacer.

 

 

Mientras tanto, Kakashi estaba mostrándoles las habitaciones a sus acompañantes. Ambas estaban una a lado de la otra y solo los separaba una pared de bambú. Les explico que traerían ropa de dormir en unos momentos, y que les llamarían en cuanto estuviese la cena lista, también si necesitaban cualquier cosa había una campanilla en cada cuarto, dicho esto los dejo solos.

 

 

-          Eso fue sin duda interesante – Dijo al fin Itachi para romper el silencio.

 

 

-          ¿Interesante? Yo no lo llamaría así, ¿Cómo es posible que ella sea el general? – Comento Sasuke intentando contener su enojo y frustración.

 

 

-          ¿Sorprendente? Si, ¿imposible? No lo creo, recuerda que Lady Tsunade es la líder del Clan Senju, lo mencione antes, ella debió poner una mujer para que hubiese equilibrio en los castillos, pero solo es conocida como tal por los generales – le respondió Itachi.

 

 

-          Si, eso escuche – contesto Sasuke distraído. Aun no podía dejar de pensar en el momento en que la conoció en el jardín, tan distinguida y hermosa, luego tan orgullosa y digna en el salón… Simplemente no podía imaginarla en el campo de batalla.

 

 

-          Por cierto, ella dijo que te vio antes, ¿dónde fue eso? – pregunto con curiosidad Itachi.

 

 

-          En el jardín, justo antes de que me encontraras y me llamaras – dijo Sasuke mientras cruzaba los brazos.

 

 

-          Ahora entiendo porque estabas tan sorprendido en el salón, no te culpo. Pero debes mantenerte sereno hermano, después de la cena, veré si podemos hablar de acuerdos y tratados en común, por lo que nuestra visita en Byakugou será breve -  Finalizo Itachi intentando tranquilizar a su hermano. Este le respondió con una media sonrisa y luego se dirigió a su habitación.

 

 

Sasuke estuvo un rato en su habitación, pero necesitaba aire, tenia que alejar sus inquietudes, este no era el. Decidió salir al corredor exterior que tenia a lado de habitación, camino un poco y encontró un gran patio, era diferente al anterior, aquí no había cerezos, pero todos los arboles estaban en tonos naranja y café. Al fin un lugar que mostraba la temporada en la que se encontraba, pensó. Se sentó a admirar los arboles y sus colores y pronto encontró la calma que tanto buscaba, ahora sentía que podía enfrentar a esa Taisho sin sentir esa tormenta de emociones. De pronto una voz lo saco de sus pensamientos.

 

 

-          Oye, ¿Qué estas haciendo aquí? – Pregunto una voz algo malhumorada. Sasuke volteo en dirección a la voz y vio que era ese tal Naruto de antes.

 

 

-          Estaba aburrido en mi habitación y pensé en tomar aire cerca – contesto Sasuke ante aquella pregunta molesta.

 

 

-          No deberías alejarte, no conoces el lugar – le respondió Naruto con un tono algo grosero. Sasuke no entendía porque ese tipo sentía antipatía hacia él, pero ahora eso era mutuo.

 

 

-          Anda, ¿acaso esa amabilidad de la Taisho era una mentira? – intento provocarle

 

 

-          No metas a Sakura en esto – respondió mordaz mente el rubio. A Sasuke no se le paso por alto la manera en que la llamo, sin honoríficos, debían ser cercanos.

 

 

-          Pues entonces no veo porque no pueda estar sentado tranquilamente aquí apreciando los jardines de Taisho-sama – bien, ahora lo provocaba más.

 

 

-          Veo que admirar jardines es lo tuyo, Lord Sasuke – espeto son soberbia Naruto. Ahí lo entendió, aquella presencia en el jardín era la de él.

 

 

-          Si, digamos que tienen cosas muy hermosas en este lugar, Lord Naruto – bien, estaba perdiendo el control con alguien tan tonto. Sasuke sentía que ese lugar sacaba lo peor de sus emociones.

 

 

Naruto estuvo a punto de responder cuando fueron interrumpidos por una sirvienta, esta les aviso que los esperaban en el salón principal para la cena. Ambos hombres, a regañadientes, se dirigieron juntos, esa sin duda sería una larga cena….

 

 

 

 

Notas:

Definiciones:

 

Taisho= Puede referirse a "Capitan" o "General" en esta historia me refiero a lo segundo

 

Oni = Ogro

 

Haori= es una chaqueta fina que se pone sobre el kimono y que se ata con dos cordones tranzados al frente pero sin cerrarla. De ese modo las dos solapas caen verticalmente, paralelas al eje vertical del cuerpo. Se utiliza en las ocasiones formales y es una prenda de adorno más que de abrigo

 

 

Esta historia archivada en http://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=72216