Ordenal of Love por Seira Michaelis
Summary:

Sasuke e Itachi admiraron los alrededores, sin duda entendían porque el general amaba su jardín, este estaba cubierto por arboles de cerezo, había un estanque que podía ser cruzado por un pequeño puente de madera, los hermanos estaban algo abrumados con tanto color, su castillo tenía un hermoso jardín zen, que ambos amaban, esto era todo un contraste. Sasuke se distrajo y comenzó a caminar pasando el puente, de pronto una brisa hizo que cerrara sus ojos por unos instantes, al enfocarlos pudo ver que no muy lejos de él había alguien sentado bajo un gran árbol, consumido por su curiosidad se acercó más, y pudo ver que era una joven, al ver su ropa pudo saber que se trataba de una noble, se encontraba leyendo un libro. Ella cerro su libro y se levanto de su lugar, al hacerlo noto la presencia del joven, Sasuke se quedo petrificado al ver a la mujer, esta se acercó a su dirección y se dio cuenta de lo que ya sabía, era hermosa…. no… era arrebatadora. Llevaba puesto un kimono de color blanco con flores en color rojo y lila del tamaño de una mano, y varias pequeñas flores que parecían estar bordadas con hilos de oro, todo finamente sujeto con un obi color verde agua con algunos bordados en color oro. Al tenerla tan cerca pudo notar más a detalle sus rasgos, ella tenía  unos grandes ojos color jade que estaban adornados un poco de pintura negra que rodeaba sus parpadas, y luego una tenue línea rosa, su piel que parecía de porcelana y tenía una cabellera larga que estaba alzada con un peinado alto y dejaba mechones en su espalda, tenia pasadores de color oro y jade, pero eso no era lo que lo dejo sin aliento, no, era que su cabello era del mismo color que las flores de cerezo, de hecho, por instante el creyó que estaba viendo a alguna doncella celestial. Al acercarse más, ella se inclinó levemente, lo miro por unos instantes y le sonrió con dulzura para luego marcharse. Para Sasuke ese acto le pareció eterno, contuvo el aliento todo ese tiempo y no se había dado cuenta de eso hasta que la joven se marcho y cruzo el puente, no entendía porque se sentía así, su corazón latía como loco, por un momento algo cruzo por su mente, quería tocarla, pero al instante sacudió su cabeza con fuerza. ¿Acaso había enloquecido? ¿Qué le pasaba? El jamás tuvo algún interés por alguna mujer en específico, más bien las evitaba porque las encontraba molestas y una distracción como guerrero y ahora, el se dejo deslumbrar por una desconocida que ni siquiera había hablado, solo fue un gesto.


 


De pronto sintió que estaba siendo observado, y no solo eso, la presencia era hostil, eso lo hizo recordar donde se encontraba, no era tiempo de estar bajando su guardia por una mujer. No paso ni un minuto antes de que su hermano lo alcanzara.


 


-Sasuke, no te alejes, el general nos espera en el salón principal – comento Itachi


 


-Si, lo lamento, vamos- comento Sasuke intentando apartar esos ojos color jade de su mente. 


CategorŪas: NARUTO, ANIME/MANGA Personajes: Sakura Haruno, Sasuke Uchiha
Generos: Accion/Aventura, Drama
Advertencias: Muerte de un personaje
Desafio:
Serie: Ninguno
CapŪtulos: 8 Finalizado: No Numero de palabras: 27829 Leido: 2415 Publicado: 12/01/2018 Actualizado: 09/04/2018

1. Prologo por Seira Michaelis

2. Capítulo 1 por Seira Michaelis

3. Capítulo 2 por Seira Michaelis

4. Capítulo 3 por Seira Michaelis

5. Capítulo 4 por Seira Michaelis

6. Capítulo 5 por Seira Michaelis

7. Capítulo 6 por Seira Michaelis

8. Capítulo 7 por Seira Michaelis

Prologo por Seira Michaelis
Notas de autor:

Bueno, despues muchos años estoy escribiendo este fanfic, espero sus comentarios con ansias :D 

Dejare notas del significado de palabras que puedan llegar a ser consufas o complicadas al final de cada capitulo

Japón 1610 Periodo Sengoku*


 


Japón se encontraba en un periodo algo caótico, donde los clanes se disputaban por el mayor numero de territorios a su favor provocando guerras civiles y divisiones por doquier. Los mas afectados eran los pobladores, gente que no tenia nada que ver con las guerras ya que sufrían de saqueos de bandidos o algunos soldados que abusaban del poder que tenían. Para ello, algunos clanes con mayor poder tomaban dichos lugares para protegerlos, mientras que otros solo deseaban el poder. Uno de los clanes de gran renombre por su gran poder en la guerra y aliados, así como también con el avance en la calidad de vida de sus pobladores era el Clan Senju, fundado por el renombrado Hashirama, líder del clan, valiente guerrero admirado por todos, una de sus contribuciones fueron los llamados “3 castillos Senju” los cuales eran liderados por 3 generales de suma confianza por Hashirama; El castillo del fuego, el casillo del aire y el castillo del agua. Con los 3 generales bajo la disposición de Hashirama, el Clan Senju era el más temible de todo Japón, pero no era el único. Posterior a Hashirama, su hermano Tobirama fue el que sucedió el clan, sin embargo en aquella época estallaron conflictos internos para los castillos haciendo que estos se alejaran un poco de los Senju, no obstante mientras los generales batallaban con sus propios conflictos, Tobirama siempre les brindo el apoyo de su clan, mas que nada para que estos no se sintieran abandonados y traicionaran al clan que les dio aquel castillo No paso mucho antes de que Tobirama callera en la batalla, pero al no tener sucesores el puesto quedaría a la única persona descendiente de su hermano mayor Hashirama, la nieta de este Tsunade Senju, pero había un par de inconvenientes en esto, ella apenas era una niña de 11 años…. Y era una mujer. Para aquella época era impensable que una mujer ostentara un alto cargo, pero Tobirama confiaba plenamente en que ella sería una sucesora digna algún día, pero mientras aún era una pequeña dejo a cargo a su alumno mas dotado, Hiruzen Sarutobi, este regiría mientras su nieta cumpliera menor de edad, y no solo eso, le confiaba la vida de la pequeña en sus manos ya que, siendo la siguiente sucesora del mas poderoso Clan, ella estaría en peligro constante.


 


 


A pesar de lo que muchos pensaban, Hiruzen cumplió con las ordenes de su maestro y cuido de Tsunade, la educo y entreno para que se hiciera cargo del clan y los castillos, y así cuando ella cumplió la suficiente edad se convirtió en la líder del Clan Senju.  Cuando esto ocurrió muchos de los enemigos de este clan pensaron que al estar a cargo una mujer sería el momento oportuno para atacar y quitarles sus tierras y por fin vengarse de los Senju, pero se equivocaron, Tsunade era la digna sucesora de su abuelo y su tío abuelo, ella era inteligente, hermosa y letal, era una mujer rubia de ojos café con cuerpo de impacto, si bien su aspecto y sus modos podían hacerla pasar de la nobleza, nadie en su juicio creería que aquella hermosa dama era la líder de un poderoso clan. Muchas cosas cambiaron desde que ella subió como líder, una de las mas notables fue la creación de un castillo más, el castillo de la tierra, Tsunade había ganado mas tierras y tenia que encargarles esos sitios a personas de suma confianza y lealtad, por ello creo este ultimo castillo ya que, a pesar del distanciamiento de los otros 3 castillos, sabia que el general de este ultimo le seria leal hasta la muerte.


 


 


Tsunade había contraído matrimonio con un joven llamado Dan Kato al cual amaba y admiraba, ya que era un hombre amable e inteligente, ella siempre había creído en casarse con alguien con quien amara seria mas provechoso para el Clan que si solo lo hacia por política, y fue muy feliz durante casi un año cuando una de las batallas donde los rivales de los Senju peleaban por el poder que estos ostentaban por años, el joven es asesinado. Tsunade cae en profunda amargura y es cuando decide no volver a casarse para no sufrir lo mismo dos veces. Antes de haberse casado, aun cuando ella no era la líder oficial de los Senju, adopto a dos niños huérfanos a quienes educa como si fueran suyos, una niña y un niño, ambos los entrena para la vida que llevaran en el futuro, con la única diferencia que a la niña le enseña medicina, algo que también aprendió ella de pequeña a pesar de que muchos se oponían a ello, ¿una mujer doctora? Absurdo para todos menos para Tsunade que siempre rompía los esquemas de la sociedad.


 


 


A ambos los envió al castillo de la tierra, ya que ellos cumplirían un rol importante en dicho lugar, pero al hacerlo supo como se sentías las madres al ver partir a sus hijos a las guerras, miedo.


 


 


 


-          No te preocupes Tsunade, ellos son listos y fuertes, cumplirán sus deberes como se deben- hablo a su lado un hombre bastante mayor, quien bebía una copa con sake.


 


 


-          Se que tienes razón Hiruzen-sensei …. Pero…. No puedo evitar sentir ansiedad, después de Dan, ellos son mi única familia aun cuando no estemos unidos por la sangre. Se que los entrene para esto, pero…. No puedo evitar sentirme de esta manera – comento la mujer mientras sostenía su copa de sake y veía el liquido en ella con melancolía y tristeza. Hiruzen la miro divertido.


 


 


-          Pues espero que no muestres esa cara de madre afligida a los enemigos porque tomaran ventaja de ello y esa imagen de mujer de hierro que te has forjado con los años se caerá en pedazos – comento el hombre mientras intentaba contener su risa al burlarse un poco de su alumna. Tsunade lo miro haciendo un mohín y luego bebió su copa de sake. Él tenía razón, no debía mostrarse débil. Pero al menos, esa noche ella seria solo una madre afligida y preocupada por sus hijos y no la líder de un poderoso y temible Clan.


 

Notas:

Periodo Sengoku = "periodo de los estados en guerra" Es un período muy largo en la guerra civil de la historia de Japón. Comenzó a finales del período Muromachi en 1467 con la guerra de Onin (la guerra duró de 1467 a 1478) hasta el período Azuchi-Momoyama en 1568, la paz final y el orden no llegaría hasta 1615, en el periodo Edo.

Capítulo 1 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Espero que no les parezca muy corto el capitulo, pero quize dejarlo en una parte de suspenso/risa

 

 

Cap 1

 

 

 

 Japón 1613 Periodo Sengoku

 

 

 

 

3 años después. Pueblo de Sharingan

 

 

 

Había un gran alboroto en el castillo del fuego, al parecer su líder y general estaba por marcharse con su segundo al mando al castillo de la tierra. ¿La razón? Debía presentarse ante el nuevo general de ese nuevo castillo, puro protocolo, aun cuando era el deber del nuevo ir a visitar a los antiguos castillos. Había llegado una carta 3 años atrás, pidiendo la audiencia del general del fuego, pero este se encontraba indispuesto, había batallas por doquier y no estaba para visitas, además de que no tenia mucho tiempo desde que el mismo había ascendido como líder de dicho castillo.

 

 

Itachi Uchiha, también conocido como el cuervo de sangre por sus enemigos, era un hombre alto, fuerte, con una larga cabellera negra que tenia sujeta por una coleta a la altura de la nuca, con ojos como el carbón y una expresión siempre impasible, pero, aun así, con una belleza que dejaba suspirando a cualquier mujer, de no ser por el miedo que el ocasionaba a los demás, era muy probable que tuviera muchas admiradoras por donde sea que pasase. Él era el sucesor de su padre Fugaku Uchiha, que había muerto hace cuatro años atrás por las guerras interminables.

 

 Muchos creyeron que seria ventajoso atacarlos en ese momento, pero no contaban con que Itachi era un hombre mas que capaz, dominaba sus emociones mejor que nadie, y era un estratega prominente, su indiferencia a la hora de acabar con sus enemigos causo miedo e hizo que su reputación se extendiera rápidamente, pero, aun así, las batallas duraron mas de lo que el pensaba, 2 años para ser exacto y 2 mas en reparar los daños que estas causaron. Por eso él había rechazado la visita del nuevo general de aquel nuevo castillo, aunque había oído rumores sobre él. Muchos le llamaban “El general inmortal” o “El ogro carmesí”, ya que, según los rumores, ocultaba su rostro con una máscara de oni* color rojo, bueno, ya lo vería muy pronto con sus propios ojos.

 

 

Mientras que Itachi era un terror en el campo de batalla, en Sharingan era todo lo contrario, era considerado el líder mas amable que hayan tenido desde su fundación, el proveía al pueblo de recursos como comida y medicina constantemente, y en el castillo sus subordinados lo amaban y lo respetaban. Su semblante siempre fue el de un hombre sereno, que rara vez sonreía, no, esas expresiones solo estaban reservadas para dos personas, para su hermano menor y para su esposa, Izumi.

 

 

 

Mientras el daba instrucciones a sus sirvientas sobre sus cosas, otro joven se acercó con una expresión de total fastidio.

 

 

-Hasta cuando dejaras de poner esa cara tan absurda? – comento con cierto cansancio Itachi al hombre que estaba en la puerta.

 

 

-No comprendo porque debemos ir nosotros al castillo de la tierra, es el deber de ellos venir a nosotros – comento algo desdeñoso aquel hombre que parecía ser más joven que Itachi

 

 

- Ya te lo he dicho antes Sasuke, debido a las batallas anteriores rechazamos varias veces sus visitas muy descortésmente. Además a diferencia de mi padre, yo deseo que el castillo del Fuego este en buenos términos con el Clan Senju y los demás castillos, no podemos sufrir mas bajas, nuestra gente no aguantara más otras guerrillas – comento el joven mayor ya mirando a Sasuke.

 

 

- Aun así, me parece un fastidio – dijo sin mas el joven antes de marcharse. Itachi suspiro cansado ante aquella aparente rabieta de su hermano menor, aun cuando fuese un adulto seguía comportándose como un niño en algunas ocasiones.

 

 

Sasuke Uchiha era el menor de los hijos de Fugaku, pero no por eso el más débil de los dos, al contrario, su fuerza y destreza competían a la par con la de su hermano, era un prominente guerrero, había ganado varias de las batallas a lado de su hermano, por algo era su mano derecha, tampoco mostraba misericordia a la hora de matar a sus enemigos. En cuanto su aspecto, el era igual de alto que su hermano, su cabello era largo, pero ligeramente mas corto que el de su hermano mayor, también era sumamente atractivo, las doncellas a cargo del castillo no dudaban en admirar a los hermanos Uchiha, pero ya fuese por respeto o por miedo jamás se atrevieron a nada que no fuese solo fantasear.

 

A diferencia de su hermano mayor, Sasuke era un hombre mas brusco y hostil con los demás, solo se mostraba amable y afectivo con su hermano mayor y con la esposa de este, Izumi. El admiraba a su hermano y lo respetaba, jamás ambiciono con ser el general del castillo del fuego, al contrario, él había jurado servir con su vida a su hermano y a la gente de Sharingan, para eso había nacido, para eso se entreno desde niño, no ambicionaba nada más, su vida eran las batallas.  Por razones como esta le parecía humillante que su hermano fuese a ver a ese nuevo general, él debía visitarlos y no al revés, pero como siempre debía obedecer, siempre lo hacía.

 

 

Esa misma mañana, Sasuke e Itachi emprendieron su viaje de 2 días hacia el castillo de la tierra. Mientras los hermanos viajaban ambos comentaban sobre como seria ese general, ninguno lo conocía, pero había rumores, Itachi le mostro una pintura que había hecho un hombre que lo vendió al mercado, el papel mostraba a un hombre con una armadura color carmín y detalles verde, así como esa mascara de oni de la que todo el mundo hablaba, en verdad tenía curiosidad, ¿acaso su rostro estaba desfigurado? ¿O solo quería intimidar al enemigo? Bueno, Sasuke pronto lo sabría.

 

 

Al llegar al pueblo, notaron algo peculiar, gente del pueblo parecía… ¿animada?

 

 

-Para ser un pueblo que hace 3 años estaba en decadencia y ruina esta…. Muy vivo – le comento Sasuke a su hermano

 

 

- Tienes razón, hay mercantes, hostales, restaurantes y hospitales…. el general ha hecho un trabajo digno de admirar – respondió Itachi con un asombro oculto que solo Sasuke pudo notar.

 

 

- Creo que ahora estoy mas intrigado, creo que fue buena idea venir a verlo – afirmo el joven menor con cierta resolución en su mirada. Itachi lo miro de reojo y no pudo evitar sonreír ante su comentario.

 

 

- Querido hermano, visitarlo no solo es para conocerlo a él, también a su pueblo, su castillo y medir sus fuerzas, veremos si es digno de ser aliado del castillo del fuego – contesto Itachi con una sonrisa arrogante. Ahora ambos hermanos estaban mas animados, pasaron por el pueblo y vieron como se alzaba imponente el castillo, con muros color crema y tejas en color verde, rodeado por muchos arboles de cerezo en flor.

 

 

- Que extraño – comento Sasuke al acercarse a la puerta.

 

 

- ¿Sucede algo malo? – contesto su hermano al tiempo que se ponía alerta ante cualquier ataque

 

 

- ¿Has notado que desde que entramos al pueblo todos los arboles están en flor? Es decir, estamos en otoño… se supone que la época de los cerezos paso hace meses atrás – comento Sasuke

 

 

- Es verdad, es por eso por lo que este es el castillo de la tierra, así como en el castillo del agua siempre llueve la mayor parte del tiempo, el castillo del viento constantemente hay tormentas, nuestro castillo rara vez florecen los árboles y es difícil para notros las cosechas – comento Itachi

 

 

- Si… bravo por Madara al ocurrírsele fundar un pueblo en el lugar más árido del país – escupió Sasuke con desdén.

 

 

- Bueno, su plan fue meramente estratégico para las guerras, no pensó mas que para si mismo y no en su pueblo – comento resignado Itachi

 

 

En ese momento fueron interrumpidos, ya que estaban en las puertas del castillo y un guardia los detuvo, al presentarse, este hizo una reverencia y los guio a la entrada, fueron recibidos por unas doncellas, quienes los guiaron al jardín, ellas avisarían a su general de que estaban ahí. Sasuke se molestó, no entendía por qué no entraban al salón principal, la joven respondió calmadamente que la razón era que el jardín era el mejor lugar del castillo, era el favorito de su general, Itachi no tuvo problemas en aceptar, mientras que Sasuke hizo un ademan de indiferencia con la mano, la joven los dejo y les dijo que en un momento serian llamados.

 

 

Sasuke e Itachi admiraron los alrededores, sin duda entendían porque el general amaba su jardín, este estaba cubierto por arboles de cerezo, había un estanque que podía ser cruzado por un pequeño puente de madera, los hermanos estaban algo abrumados con tanto color, el castillo del fuego tenía un hermoso jardín zen, que ambos amaban, esto era todo un contraste. Sasuke se distrajo y comenzó a caminar pasando el puente, de pronto una brisa hizo que cerrara sus ojos por unos instantes, al enfocarlos pudo ver que no muy lejos de él había alguien sentado bajo un gran árbol, consumido por su curiosidad se acercó más, y pudo ver que era una joven, al ver su ropa pudo saber que se trataba de una noble, se encontraba leyendo un libro. Ella cerro su libro y se levanto de su lugar, al hacerlo noto la presencia del joven, Sasuke se quedo petrificado al ver a la mujer, esta se acercó a su dirección y se dio cuenta de lo que ya sabía, era hermosa…. no… era arrebatadora. Llevaba puesto un kimono de color blanco con flores en color rojo y lila del tamaño de una mano, y varias pequeñas flores que parecían estar bordadas con hilos de oro, todo finamente sujeto con un obi color verde agua con algunos bordados en color oro. Al tenerla tan cerca pudo notar más a detalle sus rasgos, ella tenía  unos grandes ojos color jade que estaban adornados un poco de pintura negra que rodeaba sus parpadas, y luego una tenue línea rosa, su piel que parecía de porcelana y tenía una cabellera larga que estaba alzada con un peinado alto y dejaba mechones en su espalda, tenia pasadores de color oro y jade, pero eso no era lo que lo dejo sin aliento, no, era que su cabello era del mismo color que las flores de cerezo, de hecho, por instante el creyó que estaba viendo a alguna doncella celestial. Al acercarse más, ella se inclinó levemente, lo miro por unos instantes y le sonrió con dulzura para luego marcharse. Para Sasuke ese acto le pareció eterno, contuvo el aliento todo ese tiempo y no se había dado cuenta de eso hasta que la joven se marcho y cruzo el puente, no entendía porque se sentía así, su corazón latía como loco, por un momento algo cruzo por su mente, quería tocarla, pero al instante sacudió su cabeza con fuerza. ¿Acaso había enloquecido? ¿Qué le pasaba? El jamás tuvo algún interés por alguna mujer en específico, más bien las evitaba porque las encontraba molestas y una distracción como guerrero y ahora, el se dejo deslumbrar por una desconocida que ni siquiera había hablado, solo fue un gesto.

 

 

De pronto sintió que estaba siendo observado, y no solo eso, la presencia era hostil, eso lo hizo recordar donde se encontraba, no era tiempo de estar bajando su guardia por una mujer. No paso ni un minuto antes de que su hermano lo alcanzara.

 

 

-Sasuke, no te alejes, el general nos espera en el salón principal – comento Itachi

 

 

-Si, lo lamento, vamos- comento Sasuke intentando apartar esos ojos color jade de su mente.

 

 

 

 -----------------------------------------------

Al momento que los jóvenes desaparecieron, un joven bajo del árbol donde se encontraba anteriormente la joven leyendo, era un hombre de aproximadamente 26 años, alto, cabello rubio y ojos de un azul como el cielo, miraba en dirección en la que había ido Sasuke, él tenía razón, lo estaba vigilando, y en los ojos del joven rubio podía percibirse visiblemente su irritación ante el moreno. Cruzo sus brazos y camino en dirección al castillo igualmente, solo que tomo una ruta diferente para no tener que cruzarse con los hermanos, no, aun no debían verse.

 

 ---------------------------------------------

 

 

La doncella los hizo pasar al salón principal, en el se encontraban los que parecían ser los oficiales de alto rango, todos observaron con detenimiento a los recién llegados, tanto Itachi como Sasuke saludaron con respeto a todos mientras se sentaban en unos cojines que estaban en la parte central del salón, dando posición exactamente en frente de la silla que ocupaba el general. Itachi se sentó con absoluta calma y serenidad, y cerro sus ojos mientras esperaba a que entrara el anfitrión, con esta pose adquirida el escuchaba cualquier susurro cercano, sus sentidos estaban más agudizados, quería enterarse mas sobre la persona a la que verían en breve.

 

 

Sasuke por su lado mantuvo la misma postura erguida que su hermano, pero sus ojos estaban fijos en frente, estos no reflejaban ninguna emoción. No cabía duda de que los hermanos Uchiha eran talentosos a la hora de ocultar sus emociones.

 

 

De pronto la puerta se abrió, haciendo que Sasuke girase la cabeza levemente, en el umbral había dos hombres, uno de ellos era un joven alto y rubio, con un kimono de color naranja, acompañado con un hakama* en color negro, lo que le llamo la atención a Sasuke fue su peculiar cabello rubio. Este no miro a los visitantes, se dirigió al puesto del general, ¿acaso el era el famoso general?, antes de que Sasuke hiciera mas especulaciones, el joven se situó a lado de la silla del general, lo que significaba que el fungía el mismo roll que Sasuke en el castillo del fuego.

 

 

Luego volvió a dirigir la vista al hombre que había llegado con el rubio, este era un hombre mas mayor, pero igualmente peculiar, llevaba un kimono en color azul marino que casi parecía gris, y un hakama de color gris oscuro, lo que le llamo la atención a Sasuke no fue su cabello que era en un tono gris claro, no, era el hecho que este hombre llevaba la mitad de su rostro cubierto, al parecer llevaba una prenda bajo el kimono que cubría su cuello, su boca y su nariz, solo podías ver sus ojos.

 

 

Sasuke estuvo a punto de pensar que finalmente ese era el general hasta que el hombre de la puerta hablo con una voz clara, que Sasuke no creería que llevaba su boca cubierta.

 

-Lamentamos mucho hacerlos esperar- dijo con voz solemne y una reverencia de disculpas. – Nuestro general de la Tierra- anuncio con vehemencia.

 

Al fin Itachi abrió los ojos para poder ver a la persona que esperaban, al mirar ambos hermanos hacia la puerta, vieron como una joven dama entraba al salón. Con un andar delicado, la joven paso delante de ellos y se situó en la silla del general. Sasuke no podía creerlo, no podía ser cierto, era la misma joven que vio en el jardín momentos atrás.

 

 

-Lamento la tardanza caballeros, soy Haruno Sakura General del castillo de la Tierra – dijo la joven pelirrosa con una sonrisa que parecía la de una niña que acababa de hacer una travesura.

 

Notas:

Hakama: Es el pantalon de los kimonos masculinos 

Capítulo 2 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Hola! Perdon por el retraso, tuve que leer varias veces este capitulo hasta quedar satisfecha xD

 

Muchas gracias a Venetendo y Paoarias por sus comentarios 

 

 

 

Cap 2

 

Castillo de la Tierra

 

1 hora antes de la llegada de los Uchiha

 

 

 

Sakura se encontraba saliendo hacia los jardines de su castillo, había mucho alboroto dentro, y eso era porque hoy recibirían visitas importantes, al general del castillo del fuego. Ella se dirigía a su lugar especial, cruzando el puente de su estanque, a un enorme árbol de cerezos que se encontraba lejos de todo el ruido, ahí le gustaba meditar, leer, dibujar, alejarse un rato de su título de Taisho* y ser solo una chica normal, si, ese era su lugar especial, solo ella y dos personas lo conocían, y no por gusto de ella, si no porque fue encontrada ahí una vez y ahora todos saben donde encontrarla cuando se esconde.

 

Se sentó en un pequeño banco que ella misma instalo, y puso un libro en su regazo, suspiro feliz de tener ese pequeño momento para ella, antes de que las visitas llegasen. Las visitas…. Sakura miro frente a ella recordando como hace tres años, el momento en que ella se volvió la líder del castillo, mando 3 cartas a los diferentes castillos, 2 de ellas contestadas inmediatamente, pero una tuvo casi un mes de respuesta…. El Taisho del castillo del fuego no podía atenderla. La respuesta fue tajante y descortés, a cualquiera lo ofendería, sin duda Lady Tsunade lo tomaría como una ofensa personal, pero ella decidió ser paciente, así que envió otras 3 cartas en los próximos 3 meses, todas con la misma respuesta. Sakura deseaba ser un soporte para Lady Tsunade y como tal, quería tener buenas relaciones con los otros castillos, esto seria un gran inconveniente, pero no la desanimaría, algún día conocería al Taisho del fuego. Poco después había escuchado de uno de sus ninjas informantes, que en Sharingan se disputaban ciertas guerrillas, que el recién nombrado Taisho Uchiha tenia muchos inconvenientes con personas que querían el poder de su castillo. Sakura entendió ahora el porque de sus rechazos, él no podía recibir visitas cuando había conflictos, no solo por el peligro de ella, si no porque no se vería bien como anfitrión.

 

Sakura volvió a suspirar ante sus recuerdos, luego tomo una flor de cerezo que había caído descuidadamente sobre su libro, recordó como había llegado una carta hace dos semanas, donde Uchiha Itachi, el Taisho del castillo del fuego le pedía una audiencia con ella, Sakura no podía creerlo, pero lo tomo como una oportunidad, inmediatamente escribió una respuesta redactándole que estaría esperando su llegada, ese era el momento de mostrarle todo lo que había logrado como general, era obvio que era subestimada por ser mujer, pero si veía como había logrado levantar el pueblo, la fuerza de su ejercito y grandes avances él no tendría opción mas que unirse de nuevo al Clan Senju, y así Lady Tsunade tendría de nuevo el poder los 4 castillos. Fue casi inmediata la respuesta, ya que dos días después le llego una carta que le anunciaba su llegada en dos semanas, justo el día de hoy.

 

Normalmente ella no suele vestir kimonos ostentosos y adornos caros, ese no es su estilo, pero según sus concejeros, ella era la anfitriona y debía estar espectacular. Luego de ser arreglada como una muñeca, ella decidió tomar uno de los libros que Tsunade le había mandado y salió a leer.

 

Al fin después de alejar su mente de los recuerdos comenzó a leer su libro, era de medicina y tratamiento de enfermedades, sonrió al imaginar a Tsunade eligiendo algo para ella, pronto su sonrisa desapareció y suspiro cansada, dirigió su mirada nuevamente hacia el frente y hablo.

 

 

-Pensé que estaría sola al menos un momento – Comento la chica con un tono cansado y resignado a lo que parecía ser el viento.

 

 

- Deberías estar en tus habitaciones esperando a los invitados – Contesto una voz que salía de la nada

 

 

-Esperar es aburrido, además hay demasiado alboroto dentro, solo me ponían más nerviosa – Respondió Sakura siguiendo con la misma apatía anterior

 

 

-Fuiste tu la que dijo que quería que viniera, sabes bien que estuve en contra de eso – Le respondió su interlocutor aparentemente invisible.

 

 

-Lo sé, tú eras el único en contra, pero se que es lo correcto, además ya es tarde para retractarse, él debe estar por llegar – Contesto Sakura algo molesta, regresando a su lectura

 

 

- A todas estas, ¿porque estás aquí? Sabes bien que quería estar sola – Espeto Sakura con un tono mal humorado

 

 

- Y tu sabes bien que siempre voy a estar vigilándote, no quiero que alguien te ataque – Le respondió el hombre

 

 

- Eres demasiado sobreprotector, Naruto – Dijo, al fin mirando hacia arriba de ella, en el árbol. Ahí, escondido entre las ramas y las flores, había un chico rubio de kimono Naranja y con unos relucientes y hermosos ojos azules.

 

 

El chico no contesto, se dispuso a recostarse sobre una rama, cruzo los brazos sobre su cabeza y fingió dormir. A Sakura le pareció graciosa esa escena, el chico no cambia aun con el paso de los años, sonrió divertida y se dispuso a continuar su lectura. Esa clase de situaciones eran muy comunes, Naruto siempre estaba cerca de ella, ya fuese oculto de otros o a plena vista, Sakura ya estaba acostumbrada a siempre estar cerca de él, y solo peleaba por mera diversión, ya que su compañía nunca estaba de más, al contrario, así no se sentía sola.

 

Mientras ambos disfrutaban del silencio, de pronto, Naruto se sentó en el árbol, parecía alerta, y miro en dirección al puente, se tenso por un momento al ver la figura de un hombre acercándose distraídamente, de inmediato supo que no era del castillo, su apariencia decía que era un samurái.

 

 

-Sakura – dijo en tono de advertencia a la chica que estaba debajo de el

 

 

-Lo sé, sentí su presencia cuando cruzo el puente- contesto la chica que parecía no tener interés en el intruso y continuaba con su lectura.

 

 

Pronto, la chica suspiro y cerro su libro, sabia que el breve momento de tranquilidad había acabado, él debía ser parte de la compañía que venia con el Taisho del castillo del fuego, o si no el mismísimo Taisho.

 

 

-Me iré adelantando, te veo adentro- Respondió la chica mientras se levantaba de su asiento. Pronto camino hacia el chico que estaba en el puente, al tenerlo de frente pudo notar su expresión sorprendida, al parecer el no esperaba encontrar a nadie por esta zona. El hombre era en verdad muy guapo, era tan alto como Naruto, solo que su cabello era de un color tan negro como la noche, lacio y largo hasta los hombros, su piel era clara, aunque ligeramente tostada, debe ser por las batallas que ha tenido que librar bajo el sol abrazador, pensó Sakura. Ella no podía dejar de ver sus ojos, parecían que no estaban acostumbrados a demostrar muchas emociones, pero, al ser descubierto en un lugar ajeno y de la nada, parece que lo debilitaron un poco, eso le pareció algo divertido a la pelirrosa. Al estar a su lado había decidió saludarlo, pero era mejor que se diera prisa al castillo, podía escuchar como estaban buscándola, si ella lo saludaba se detendría a charlar y eso seria inoportuno, así que le dedico una amable sonrisa, que esperara que entendiera como una bienvenida o saludo, inmediatamente después se marchó.

 

Al entrar al castillo fue inmediatamente a su habitación, según una doncella, ya habían llegado sus invitados, por lo que ya la esperaban en el salón principal, rápidamente miro su maquillaje, y antes de salir se puso su haori*, el cual simbolizaba que era la general del castillo. Al salir de su puerta ya era esperada por dos personas, una de ellas era Naruto, que parecía molesto con ella por alguna razón, el otro era un hombre mayor que ambos.

 

 

-Muy bien niños, ya es hora de la función – dijo el hombre mayor con un tono jocoso.

 

 

Ellos caminaron frente a Sakura, y entraron antes que ella, era el protocolo ser presentada por su consejero de importancia, y al escuchar el momento indicado, la chica entro, luciendo como una mujer digna e imponente, al entrar vio a dos hombres, uno de ellos era el chico que acababa de ver, y sus ojos reflejaban mas sorpresa que la anterior, pero fue algo fugaz porque casi de inmediato estos no mostraron nada.

 

 

-Lamento la tardanza caballeros, soy Haruno Sakura General del castillo de la Tierra – dijo la joven pelirrosa con una sonrisa que parecía la de una niña que acababa de hacer una travesura.

 

-          No necesita disculparse, nosotros hemos llegado un poco antes, mi nombre es Uchiha Itachi y soy el general del castillo del fuego – Contesto el moreno con voz seria y mirada impasible. Si el estaba sorprendido o no, Sakura no podía saberlo y eso en definitiva no era divertido. – Y este es mi hermano menor y comandante principal en Sharingan, Uchiha Sasuke – continúo haciendo un ademan a la persona que estaba a su izquierda.

 

 

-          Uchiha Sasuke, Milady – contesto el aludido con la misma voz y expresión que su hermano.

 

 

-          Es un placer, ya nos encontramos anteriormente en el jardín- comento la chica con una sonrisa - Ellos son Lord Uzumaki Naruto, comandante principal de Byakugou – Dijo la pelirrosa señalando con su mano al rubio que estaba a su derecha. – Y este es Lord Hatake Kakashi, mi consejero y mano derecha en el castillo – termino señalando al hombre mayor que la había presentado al entrar y que ahora estaba a su lado izquierdo. Ambos hombres se inclinaron en señal de respeto a sus invitados.

 

 

-          Espero que no hayan encontrado ninguna dificultad en el camino hacia aquí – Comento Kakashi a los invitados

 

 

-          Ninguno Lord Hatake, a decir verdad, nos encontramos impresionados por la grandeza de Byakugou, había escuchado que estaba en decadencia – comento Itachi

 

 

-          Así era, pero gracias a Sakura Taisho el pueblo ha crecido en diferentes ámbitos – Respondió Naruto con orgullo en su voz

 

 

-          Eso notamos, antes de seguir con las alabanzas, quiero ofrecerle una disculpa, se que fuimos rudos al rechazar en varias ocasiones su visita, pero no nos encontrábamos en buena situación – Les comento Itachi con seriedad

 

 

-          Si, se que se han encontrado con diferentes guerrillas en su zona – Le respondió Sakura con el mismo tono, pero con comprensión.

 

 

-          Así es, y después de terminar debimos ayudar al pueblo que fue el mas afectado en todo esto, es por eso que venimos personalmente, para mostrarles que no fue mala intención nuestro rechazo, pero he de decir que estoy sorprendido, jamás imagine que el tan renombrado General de la tierra fuese una mujer– Comento Itachi.

 

 

-          ¿Es eso tan raro? – Contesto Sakura

 

 

-          Bueno, teniendo en cuenta que el líder del Clan Senju es una mujer, quizás no tanto, pero que el general sea una mujer y una tan hermosa como usted si es algo que no habría imaginado, después de todo, habíamos oído que el general tenía siempre su rostro cubierto -

 

 

-          Es usted muy hábil con la palabra Lord Itachi, y si, llevo una máscara de oni siempre en las batallas, así nadie conocerá mi género – Contesto evidentemente divertida Sakura.

 

 

-          Imagino que debe haber una razón para eso –

 

 

-          La hay, y una muy obvia, solo los generales conocen mi rostro, así como la gente de mi castillo, si alguien mas lo sabe, la gente del pueblo correría constante peligro porque tratarían de quitarle el poder a una mujer como yo-  respondió seriamente Sakura

 

 

-          Es usted una mujer muy astuta – respondió Itachi con una sonrisa.

 

 

Mientras toda esta charla se llevaba a cabo, Sasuke mantenía su cabeza agachada y sus ojos fijos en el piso lustroso de madera, tenia una mezcla de emociones; sorpresa, enojo, humillación, nerviosismo e indignación. Eran tantas las emociones que se sintió abrumado y prefirió que su hermano se encargara de todo mientras él ponía en orden sus sentidos, aun no podía creer que esa chica era el general,¿ cómo era eso posible?, al ver la reacción de su hermano por un segundo creyó que el sabia que era una mujer, pero luego recordó las conversaciones que tuvieron en el trayecto, el jamás la había visto, así que solo escondió su sorpresa, algo que Sasuke no pudo hacer del todo bien. Lo peor es que el le mostro un estado de debilidad anteriormente en el jardín, cuando ella se acerco y le sonrió, ¿ella se había burlado de él? No tenia idea de nada, hablaría con su hermano en cuanto estuvieran solos, mientras debía mostrarse tranquilo, ya no le mostraría mas emociones a esa mujer.

 

 

-          Sabemos que han tenido un viaje largo, si lo desean, pueden descansar en las habitaciones que les hemos preparado, en unos momentos nos traerán platillos típicos del lugar para que puedan degustar – Dijo Sakura con una expresión amable. Sasuke se turbo al ver su sonrisa, sintió que por un instante no podía respirar, pero esta vez se mantuvo tranquilo y no lo expreso.

 

 

-          Aceptaremos su oferta – dijo Itachi con una inclinación, seguido por Sasuke que pareciera que tenia sus labios sellados, sin duda algo le pasaba a su hermano menor y tenia una leve sospecha.

 

 

Kakashi hizo una seña a una de las sirvientas que se encontraban cerca para que preparasen las habitaciones.

 

 

-          Si me permiten, los llevare hasta ahí personalmente – Contesto el hombre con el rostro cubierto. Para Sasuke era difícil saber bien cual era su expresión, pero al mirar sus ojos solo pudieron transmitirle sincera amabilidad.

 

 

Los tres hombres salieron, y después de ellos, el resto de los pocos oficiales que estuvieron presentes en el salón, dejando solo a su general y su comandante. Al estar solos, Sakura suspiro, un efecto dramático que Naruto capto, la chica tendía a exagerar en algunas ocasiones, pero esta vez parecía que esa breve audiencia si la agoto.

-          ¿Y bien?, que te parecen? – comento la chica a su compañero.

 

 

-          Me parecen samuráis dignos y orgullosos, Lord Itachi me parece un hombre muy serio y estoico, creo que su disculpa es verdadera – Admitió el rubio

 

 

-          Lo sé, también me lo pareció, además de que me imaginaba el porque de su rechazo anterior – Contesto Sakura.

 

 

-          Su hermano por otra parte, parece que no tiene voz, se mantuvo al margen todo este tiempo, creo que le impresiono que tu fueses el general – dijo Naruto mientras observaba a su amiga.

 

 

-          ¿Y lo culparías? A decir verdad, su reacción fue muchísimo mejor que el Taisho del castillo del viento – bufo Sakura

 

 

-          Ni menciones a ese bastardo, recuerdo como te trato…. De no ser por Kakashi de seguro lo habría molido a golpes – comento Naruto con notorio enfado.

 

 

-          Y eso habría sido muy problemático –

 

 

-          Como sea, sabes que no soporto que la gente te menosprecie, jure dedicar mi vida a protegerte de quien sea – la voz de Naruto sonaba solemne.

 

 

Sakura se levanto de su asiento y se acerco al rubio, tomo sus manos y apoyo su frente en la suya, las palabras de Naruto siempre conmovían su corazón, pero también la herían, el daría su vida por ella y eso es algo que no deseaba, el era como un hermano para ella y no deseaba perderlo por su causa.

 

 

-          Sabes bien que se cuidarme sola, por algo soy el General – le respondió con una sonrisa cálida y sincera.

 

 

Naruto se sonrojo visiblemente y se alejo de la chica, ella siempre lograba acelerar su corazón con cada pequeño gesto, pero ahora estaba demasiado cerca de él.

 

 

-          Si… amm… iré a entrenar un poco, haz que me avisen cuando sea la cena – dijo casi mientras corría para alejarse de ella.

 

 

Sakura no comprendió el repentino comportamiento de Naruto, por lo que decidió irse a su oficina, sabía que ahí la alcanzaría después Kakashi y había papeleo por hacer.

 

 

Mientras tanto, Kakashi estaba mostrándoles las habitaciones a sus acompañantes. Ambas estaban una a lado de la otra y solo los separaba una pared de bambú. Les explico que traerían ropa de dormir en unos momentos, y que les llamarían en cuanto estuviese la cena lista, también si necesitaban cualquier cosa había una campanilla en cada cuarto, dicho esto los dejo solos.

 

 

-          Eso fue sin duda interesante – Dijo al fin Itachi para romper el silencio.

 

 

-          ¿Interesante? Yo no lo llamaría así, ¿Cómo es posible que ella sea el general? – Comento Sasuke intentando contener su enojo y frustración.

 

 

-          ¿Sorprendente? Si, ¿imposible? No lo creo, recuerda que Lady Tsunade es la líder del Clan Senju, lo mencione antes, ella debió poner una mujer para que hubiese equilibrio en los castillos, pero solo es conocida como tal por los generales – le respondió Itachi.

 

 

-          Si, eso escuche – contesto Sasuke distraído. Aun no podía dejar de pensar en el momento en que la conoció en el jardín, tan distinguida y hermosa, luego tan orgullosa y digna en el salón… Simplemente no podía imaginarla en el campo de batalla.

 

 

-          Por cierto, ella dijo que te vio antes, ¿dónde fue eso? – pregunto con curiosidad Itachi.

 

 

-          En el jardín, justo antes de que me encontraras y me llamaras – dijo Sasuke mientras cruzaba los brazos.

 

 

-          Ahora entiendo porque estabas tan sorprendido en el salón, no te culpo. Pero debes mantenerte sereno hermano, después de la cena, veré si podemos hablar de acuerdos y tratados en común, por lo que nuestra visita en Byakugou será breve -  Finalizo Itachi intentando tranquilizar a su hermano. Este le respondió con una media sonrisa y luego se dirigió a su habitación.

 

 

Sasuke estuvo un rato en su habitación, pero necesitaba aire, tenia que alejar sus inquietudes, este no era el. Decidió salir al corredor exterior que tenia a lado de habitación, camino un poco y encontró un gran patio, era diferente al anterior, aquí no había cerezos, pero todos los arboles estaban en tonos naranja y café. Al fin un lugar que mostraba la temporada en la que se encontraba, pensó. Se sentó a admirar los arboles y sus colores y pronto encontró la calma que tanto buscaba, ahora sentía que podía enfrentar a esa Taisho sin sentir esa tormenta de emociones. De pronto una voz lo saco de sus pensamientos.

 

 

-          Oye, ¿Qué estas haciendo aquí? – Pregunto una voz algo malhumorada. Sasuke volteo en dirección a la voz y vio que era ese tal Naruto de antes.

 

 

-          Estaba aburrido en mi habitación y pensé en tomar aire cerca – contesto Sasuke ante aquella pregunta molesta.

 

 

-          No deberías alejarte, no conoces el lugar – le respondió Naruto con un tono algo grosero. Sasuke no entendía porque ese tipo sentía antipatía hacia él, pero ahora eso era mutuo.

 

 

-          Anda, ¿acaso esa amabilidad de la Taisho era una mentira? – intento provocarle

 

 

-          No metas a Sakura en esto – respondió mordaz mente el rubio. A Sasuke no se le paso por alto la manera en que la llamo, sin honoríficos, debían ser cercanos.

 

 

-          Pues entonces no veo porque no pueda estar sentado tranquilamente aquí apreciando los jardines de Taisho-sama – bien, ahora lo provocaba más.

 

 

-          Veo que admirar jardines es lo tuyo, Lord Sasuke – espeto son soberbia Naruto. Ahí lo entendió, aquella presencia en el jardín era la de él.

 

 

-          Si, digamos que tienen cosas muy hermosas en este lugar, Lord Naruto – bien, estaba perdiendo el control con alguien tan tonto. Sasuke sentía que ese lugar sacaba lo peor de sus emociones.

 

 

Naruto estuvo a punto de responder cuando fueron interrumpidos por una sirvienta, esta les aviso que los esperaban en el salón principal para la cena. Ambos hombres, a regañadientes, se dirigieron juntos, esa sin duda sería una larga cena….

 

 

 

 

Notas:

Definiciones:

 

Taisho= Puede referirse a "Capitan" o "General" en esta historia me refiero a lo segundo

 

Oni = Ogro

 

Haori= es una chaqueta fina que se pone sobre el kimono y que se ata con dos cordones tranzados al frente pero sin cerrarla. De ese modo las dos solapas caen verticalmente, paralelas al eje vertical del cuerpo. Se utiliza en las ocasiones formales y es una prenda de adorno más que de abrigo

 

 

Capítulo 3 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Perdon!!! lamento esta tardanza, pero tuve unas semanas estresantes a mas no poder y cuando al fin pude continuar el capitulo... mi laptop no quizo y me borro dos veces lo q habia escrito... fue.... tan frustrante >.<

En fin, espero que les guste, intentare subir pronto el cap 4 ya que quiero mandar a arreglar mi lap

Cap 3


 


Castillo de la Tierra


 


 


El momento de la cena fue menos tedioso de lo que Sasuke habría pensado, a decir verdad, estaba sorprendido por el ambiente tan ameno que se respiraba. Había varios oficiales comiendo y riendo, algunas de las sirvientas que esperaban servir mas comida estaba bromeando entre ellas o algunos otros oficiales, incluso vio a Kakashi bromear con Naruto, donde parecía que el hombre mayor se burlaba del rubio, pero este claramente fingía molestia porque Sasuke noto claramente lo mucho que se divertía con el peli plata. Al verlos, a Sasuke se le hizo obvio que se conocían de mas tiempo del que el castillo fue construido, se pregunto que tanto, luego de observarlos en silencio Sasuke dirigió su mirada a donde se encontraba sentado su hermano, no muy lejos de el realmente, pero se encontraba justo frente a la Taisho de ese castillo, a diferencia de todos a su alrededor, esos dos hablaban en un tono mas bajo y calmado, Sasuke pudo ver a Sakura mostrar sonrisas amables y expresiones de calma en sus ojos, mientras que su hermano se mantenía menos expresivo que la mujer frente a él, podía ver como claramente se sentía en confianza con ella, eso significaba para para el azabache que ya la consideraba como General y una posible aliada si las cosas salían bien en esta visita.


Sasuke no pudo evitar recordar su castillo hace algunos años, cuando su padre aun era el general del fuego, no había cenas como esas, era todo lo contrario, pocos eran los oficiales permitidos a los banquetes, y por lo general nadie hablaba, la tensión era demasiada como para que cualquiera se sintiese cómodo o relajado, Sasuke se acostumbro a ello con los años, pero no por eso le pareció agradable. Cuando su hermano se convirtió en general, cambio todo eso, invito a mas oficiales a los banquetes e intento que fluyeran las conversaciones, quería hacer un castillo unido y armonioso, algo que su padre jamás permitiría en vida, y Sasuke sabe que costo a todos acostumbrarse a ese gran cambio, ya que siendo los hijos de Uchiha Fugaku ellos esperaban ser tratados de la misma forma despiadada como lo hacia su predecesor. Pasaron algunos años antes de que todos se sintiesen cómodos, y aun en estas fechas no hay un ambiente como el que tiene el castillo de la tierra, Sasuke se pregunto si esto era ensayado, pero era imposible que todos se pusieran de acuerdo para tontear y ser ruidosos, no, esto era algo logrado desde el inicio, el joven no pudo evitar mirar a la chica frente a su hermano y preguntarse como había logrado esta armonía en su castillo, quizás el la estaba subestimando y si era un buen general después de todo.


 


La cena acabo sin algún acontecimiento extraordinario, Sasuke e Itachi se dirigieron a sus recamaras a descansar, después de todo, la Taisho había prometido un paseo por el pueblo a sus invitados y era mejor estar descasados para entonces.


 


A la mañana siguiente, luego de desayunar, se reunieron con Sakura en su oficina, un espacio mucho menos amplio que el salón principal, con un par de escritorios, algunos archiveros con varios rollos de pergamino, libros y demás. Era un lugar bastante limpio y ordenado, donde podía entrar mucha luz desde una ventana alta de la cual se podían ver algunos arboles y escuchar a los pájaros cantar sus canciones matutinas.


 


 


-          Espero que hayan disfrutado de su desayuno, así como de su noche, Lord Naruto será su guía en el pueblo, junto con Konohamaru-kun – hablo Sakura con tranquilidad a sus invitados mientras señalaba con un ademan con su mano al rubio a su lado.


 


 


-          ¿Usted no nos acompañara? Se supone que el líder del castillo debe ser quien de un recorrido por la villa o pueblo en el que ejerce poder a sus anfitriones – inquirió Sasuke con un dejo de molestia, aunque no sabía bien la razón de esto, probablemente porque ella sentía que ellos no valían lo necesario para estar en persona, o el simple hecho de que ella no estaría con ellos hasta la tarde.


 


 


-          Lamentablemente Lord Sasuke me encuentro algo ahogada de trabajo y papeleo por hacer, me encantaría ser yo quien los acompañase, pero por ahora pido perdón por anteponer mi deber ante mis dotes de anfitriona – respondió con una nota de pesar en su voz la joven. Eso hizo sentir a Sasuke una punzada de culpa, el había hecho un comentario impertinente y pensado lo peor…. Pero esperen… ¿desde cuando el sentía culpa?, antes de seguir pensando en ello alguien interrumpió sus pensamientos.


 


 


-          No se preocupe Lord S-A-S-U-K-E conmigo es suficiente para mostrarle nuestro pueblo – comento Naruto de manera mordaz, notoriamente molesto con el comentario anterior de Sasuke. En otras circunstancias el joven Uchiha habría reaccionado a su provocación, pero esta vez sintió que lo merecía, estaba demasiado en guardia en ese castillo con todos, en especial con Sakura, ella no le inspiraba confianza desde que provoco esas raras emociones en el día anterior.


 


 


-          Y su presencia es igual de digna que la de la Taisho, Lord Naruto – respondió Itachi de manera calmada, sin embarga estaba molesto, no con el rubio si no con su hermano menor, pero esto nadie pudo notarlo, solo Sasuke.


 


 


-          En todo caso, disfrutarán de todo lo que Byakugou puede ofrecer, cuando gusten podrán partir – intervino inmediatamente Sakura, consciente de lo tensa que se estaba volviendo la situación, si bien entendía por qué su amigo había intervenido ella no quería tener a los hermanos Uchiha en su contra, no ahora que al fin se habían conocido y podían establecer relaciones diplomáticas de manera satisfactoria. Con esto a ella le quedaban claro dos cosas: uno; El hermano menor es fácil de ofender, siempre esta alerta y protegerá a su general de cualquiera, sobre todo de ella, en simples palabras, era otro Naruto solo que menos inmaduro a su parecer. Numero dos; el hermano mayor a pesar de su aspecto sereno y calmado tiene una autoridad de temer y menos paciencia y tolerancia de la que aparenta, ella debe cuidarse del todo el tiempo.


 


 


Los tres hombres salieron de la oficina de la chica para dirigirse a la entrada de los límites del castillo, ahí los esperaba un niño, por así decirlo, porque su aspecto era el de un chico de 15 años, era delgado, con cabello color café y ojos del mismo color, vestía un kimono en color verde olivo y un hakama del mismo color solo que algunos tonos mas oscuros, lo que resaltaba de este chico era que llevaba una bufanda en color azul marino, algo raro porque el clima no era tan frio como para usar ese tipo de prendas bajo la perspectiva de Sasuke, pero desde ayer decidió no cuestionar mucho las decisiones de vestimenta o cualquier cosa en ese castillo, es decir, una general de cabello peculiarmente rosa, su mano derecha era un chico rubio de ojos azules con un atuendo naranja brillante, su concejero era un hombre de cabello gris que ocultaba su rostro… si definitivamente dejaría de preguntarse las razones del porque de varias cosas, si no lo hacia él se volvería loco en esa semana que estaría de visita.


 


 


-Naruto ni-san!! – exclamo el chico de la puerta al ver ya mas de cerca a los tres jóvenes. Sasuke tomo nota de la forma en que este llamo a Naruto, no parecía haber un vínculo físico en ellos, así que probablemente era una forma cariñosa de referirse al rubio.


 


 


- Oi! Ya estamos listo Konohamaru – le respondió el rubio al chico castaño, de una manera alegre y cariñosa, sin duda ellos se conocían desde hace mucho tiempo. Otra nota mental para Sasuke, todos en ese castillo son amigos o conocidos desde probablemente antes de fundarse el lugar, quizás por eso las cenas de banquete son tan ruidosas y amenas.


 


 


El chico de nombre Konohamaru saludo respetuosamente a los hermanos Uchiha, era un chico bastante alegre y lleno de energía, era fácil hablar con el y preguntarle cosas sobre el pueblo o el castillo, Sasuke vio ahora por qué Sakura lo eligió a él como su guía, se sentirían mas como con un niño como el, que era casi tan transparente como Naruto, el cual estaba como refuerzo y seguridad para ellos. A pesar de lo que creía Sasuke, Naruto se mostro mas amable como guía, les mostro todo lo que habían creado, desde escuelas y restaurantes, hasta las nuevas viviendas y hospitales, lo que mas le intereso a Itachi fue una especie de sistema de riego que según las explicaciones de Naruto, estaba directamente conectado a un rio que se encontraba a las afueras del pueblo, cruzando el bosque, este sistema almacenaba agua para la época de sequias, y por ello nunca estaban escasos de agua durante todo el año, aquello fue pensado por la Taisho cuando visito el pueblo la primera vez y midió las necesidades del lugar; el agua, las medicinas, las casas y la comida fueron la prioridad para Sakura, luego cuando todo eso estuvo cubierto se dedico a crear escuelas para los niños y abrir el comercio para que el pueblo pudiera sustentarse por sí mismos, así los impuestos no serian un golpe tan fuerte para ellos. Los Uchiha estaban asombrados de esa información, Itachi alabo a la chica mentalmente y ahora estaba mas que seguro de que ella seria una gran aliada en diferentes ámbitos, en especial con su sistema de riego, era algo que necesitaba Sharingan, ella estaba enfocándose en todo aquello que el había planeado desde hace tiempo para su pueblo, Sasuke por otro lado estaba asombrado de la capacidad de planeación y sus metas, ella era la segunda persona que él conocía en lograr un cambio considerable en su zona, la primera era obviamente su hermano mayor, pero hasta él ha tenido dificultades en algunas áreas, esta mujer llamada Sakura era alguien que ahora tenia que observar mejor, no era solo una simple mujer o un mero símbolo, ella ejercía su poder como general indudablemente, tenía mucho en común con la líder del clan Senju.


Mientras seguían recorriendo el pueblo, Itachi le pidió cortésmente a Naruto y Konohamaru que lo llevaren al rio, quería saber mas sobre ese sistema de irrigación, al llegar, este les hizo varias preguntas a sus guías, preguntas que sorprendieron a Naruto, ya que no esperaba que el tuviese tanto interés en esos detalles. Naruto recuerdo que esa no era la primera vez como guía de generales, lo había hecho con el Taisho del viento y del agua, el primero era demasiado presuntuoso y no se intereso mucho en casi nada, el segundo mostro mas curiosidad en el comercio que en cualquier otra cosa, pero Itachi era como un niño curioso y eso lo descoloco, no podía ser rudo con alguien que mostraba genuino interés, así que con genuina educación y cortesía, contesto todo lo que el moreno le preguntaba, hasta ahora, él era el único general que le agradaba.


 


Sasuke no paso eso por alto, observo a su hermano como intentaba ocultar su entusiasmo por lo que preguntaba, el intento contener una risa al ver como Itachi actuaba como un niño cuando el siempre era estoico y distante con todo el mundo. También noto la forma en que Naruto le explicaba los detalles del sistema de riego, de una forma amable e incluso alegre, eso lo hizo pensar que quizás su primera impresión del rubio estaba un poco errada, aun creía que era ruidoso y algo idiota, pero ahora lo consideraba una persona más confiable, podía ver porque su Taisho lo tenia como hombre de suma confianza.


 


Cuando acabaron con el rio, Itachi quiso visitar los hospitales, pero antes de eso Konohamaru sugirió parar en una casa de té para poder descansar un poco, ya que en el poco tiempo que llevaba con los hermanos Uchiha pudo notar que jamás se quejarían de cansancio o hambre, así que ambos jóvenes internamente le agradecieron al pequeño castaño. Pararon en una tienda de dangos, y todos menos Sasuke comieron y bebieron te, el menor de los Uchiha solo decido beber te, algo que no le agradaba eran los dulces, pero estaba agradecido de poder descansar un poco, mientras tanto veía como su hermano disfrutaba de su postre favorito, muy pocas veces él podía disfrutarlo, a menos que Izumi se los preparara personalmente.


 


Mientras disfrutaban de sus alimentos, la encargada de la tienda, una mujer mayor algo robusta, de cabello negro sujeto en una coleta alta y ojos café se acercó a ellos, Sasuke la miro con desconfianza hasta que vio que realmente se dirigía a Naruto.


 


 


-          Pero si es Naruto-kun – comento alegremente la mujer


 


 


-          Anko-san, estas cada vez más encantadora – le respondió el rubio muy sonriente, la mujer rio ruidosamente ante el intento de alago de Naruto, a lo que Sasuke considero como absurdo.


 


 


-          Tu siempre tan galán, ¿eh?  – le dedico un codazo al rubio


 


 


-          ¿Galán, Naruto ni-san?  – interpuso Konohamaru intentando contener la risa. Acto seguido Sasuke oculto su sonrisa con su taza de té. Eso prometía ser interesante.


 


 


-          Veo que hoy viniste con nuevos amigos – dijo la mujer morena.


 


 


-          Algo así, quería mostrarles tus deliciosos dangos – volvió a alagar a la mujer


 


 


-          Los mejores de Byakugou sin lugar a duda- completo con orgullo la mujer.


 


 


-          Sin duda son deliciosos señora – intervino Itachi con una leve sonrisa.


 


 


-          Claro que sí. ¿Por cierto, hoy no trajiste a tu novia?  – dijo Anko mientras miraba alrededor. Al hacerlo, Naruto casi se atraganta con su dango, Sasuke no pudo evitar sorprenderse, y esperar con curiosidad la respuesta del rubio.


 


 


-          ¡A-Anko-san! N-No se de que esta hablando, no tengo ninguna novia – respondió Naruto chocaban sus palabras y hablaba con muchísimo nerviosismo.


 


 


-          ¿Qué acaso la señorita Ichigo-san no es tu novia? Cada que vienes al pueblo ella te acompaña, creí que era tu novia – comento Anko. A Sasuke eso le llamo la atención, así que el usurotonkachi tenia una novia llamada Ichigo, entonces ese apego a la Taisho es solo como su general, esa idea inesperadamente lo alegro mas de lo que le gustaría.


 


 


-          Ichigo-chan es… mi amiga, nada mas y creo que ya es mejor que te vayas Anko-san, te están esperando – intervino rápidamente Naruto demasiado sonrojado como para ocultar su nerviosismo. Anko miro en dirección en la que había señalado el rubio y efectivamente, una joven le hacia señas para que entrase a la cocina. Se despidió de sus clientes y se fue.


 


 


-          ¿Así que… Ichigo-san será mi hermana?  – pregunto Konohamaru molestando a Naruto. Este le dio un golpe en la cabeza y le comento a sus invitados que ya era tiempo de seguir con su recorrido.


 


 


Luego de ese pequeño refrigerio, se dirigieron a los hospitales, Sasuke no pudo evitar sorprenderse al ver la variedad de medicamentos y hierbas que había en la botica del hospital, había varios tatamis y algunas jóvenes que apoyaban a los doctores, escucho como Itachi le preguntaba al doctor a cargo sobre los métodos y las medicinas que empleaban, este le contesto que algunas de ellas las conseguían a las afueras del bosque, otras cerca de las montañas, algunas las cultivaban ellos mismos, las más complicadas eran traídas del castillo y estas siempre las traía consigo una joven que venia del castillo. El doctor le explicaba a Sasuke que la chica las traía regularmente o cada que había una enfermedad rara o algún herido de gravedad, siempre la medicina traía consigo las instrucciones pasa su uso, pero aun así ella les explicaba como administrarlas.


 


-          Es una joven amable enviada por nuestro amable General Haruno, el casi no se presenta, pero manda a su doncella que es siempre dulce con los enfermos – le comento el hombre al joven moreno. Sasuke se puso a pensar en quien podría ser esa chica, probablemente Sakura manda a alguien de suma confianza.


 


 


-          ¡Ah! Ya recuerdo, el nombre de esa joven es Ichigo, es sumamente hermosa, cada que viene aquí hay muchos jóvenes intentando conquistarla, pero ella siempre rechaza los avances de cualquiera – recuerda el hombre. Sasuke vio entonces que esa tal Ichigo era la misma que Anko había mencionado, ahora notaba el porque venia con Naruto al pueblo.


 


 


Comenzaba a oscurecer cuando Naruto decidió que ya habían visto todo el pueblo, y los hermanos Uchiha están de acuerdo en volver, pronto seria la hora de cenar y no querían llegar tarde con su anfitriona. Ambos iban satisfechos con lo que habían oído y visto; Itachi se intereso por varios detalles en la planificación del pueblo, detalles que esperaba platicar a solas con la joven pelirrosa, y Sasuke se iba al palacio con la grata idea de que Sakura no era punto de interés del rubio, aunque aun le molestaba la idea de sentirse aliviado, ahora estar en el castillo sería más tolerable.


 


Al llegar, les informaron que en una hora seria la cena en el salón principal, por lo que luego de algunos agradecimientos a sus guías, los hermanos se dirigieron a sus dormitorios. Sasuke podía ver cuan satisfecho estaba su hermano con ese recorrido, en verdad esperaba que la Taisho de la tierra fuese una aliada, por el bien de su hermano y de Sharingan.


 


La cena transcurrió igual que la noche anterior, solo que para Sasuke ahora era mas alegre, incluso entablo conversación con Kakashi esta vez, le pareció un hombre confiable y sensato, lo suficiente como para ser el digno consejero principal de la Taisho, este le conto al joven que ha cuidado de Sakura y Naruto desde muy jóvenes, y los ve como si fuesen de su familia, al decirlo, Sasuke noto en sus ojos genuino afecto, vio que mas que lealtad a ellos había amor, sin duda, aquellos tres tenían un vinculo profundo y los admiro por ello.


 


Al día siguiente, después del desayuno, Itachi le informo a su hermano de sus intenciones de hablar seriamente con Sakura, quería ofrecerle algún acuerdo para poder negociar, por lo que dedicaría su mañana a convencerla, Sasuke no pudo estar mas de acuerdo, y decidió dejar eso en manos de su hermano, ese tipo de negociaciones eran mas de su estilo, Sasuke era más un estratega que otra cosa, por lo que decidió pasar su mañana en los jardines. Acompaño a su hermano a reunirse con la joven, el mismo se decía que era para mostrar su respeto, no que quisiera verla u oírla, unas sirvientas le dijeron que esta se encontraba en su oficina, los acompañaron y se anunciaron antes de escuchar su voz al otro lado de las puertas de papel. Esta vez estaba sola, al verlos entrar, ella quito la vista de los pergaminos frente a ella y les dedico una cordial sonrisa de bienvenida, algo de lo que ya se estaba acostumbrando Sasuke.


 


-          Milady, perdone nuestra intromisión, pero quisiera una audiencia privada con usted – dijo Itachi casi de inmediato.


 


-          Por supuesto, tomen asiento, hare que nos traigan algo de té – dijo Sakura mientras se levantaba.


 


 


-          Milady, yo me excusare, mi hermano es quien desea hablar con usted en persona, yo iré a disfrutar de sus hermosos jardines – intervino Sasuke haciendo que la joven se detuviera. Sakura lo observo por unos segundos y luego sonrió divertida.


 


 


-          Si es así, permítame darle esto – dijo la joven mientras se dirigía al otro extremo de la habitación, donde estaba su librero, ahí escogió un libro y se lo entrego a Sasuke.


 


 


-          Siempre es mejor disfrutar un buen libro mientras se encuentra en momentos de reflexión – continuo la joven mientras le sonreía. Sasuke sabia porque lo hacía, recordó el momento en que se conocieron, ella estaba leyendo cuando la observaba, ahora sentía vergüenza por su comportamiento, así que no dijo nada y acepto el libro.


 


 


Al salir Sasuke, Sakura llamo a una doncella para que les trajeran algo de té, luego ella se dirigió al mayor de los Uchiha mientras le sonreía con afecto.


 


 


-          Parece ser que su hermano menor es mas serio que usted, Lord Itachi- comento la pelirrosa


 


 


-          Él toma todo muy seriamente, varias veces le he dicho que se relaje – respondió Itachi con una leve sonrisa.


 


 


-          Sin embargo, usted tampoco es muy expresivo, sin embargo, noto menos hostilidad en usted que en su hermano – completo la chica


 


 


-          Lamentablemente, el fue mas influenciado por mi padre que yo, algo que espero se corrija – termino Itachi con cierto pesar. Eso no paso por alto Sakura y supo que era momento de cambiar de tema.


 


 


-          Bien Lord Itachi, que es aquello de lo que desea hablar – esta vez la voz de Sakura sonó seria y tenía una mirada solemne. Itachi le dio una media sonrisa, ahora comenzaban las negociaciones.


 


 


Mientras tanto Sasuke buscaba un lugar lejos del castillo para leer, aunque el único lugar tranquilo y lejos que podía pensar era ese jardín de cerezos, él quería evitar tanto como pudiera ese lugar, lo hacía sentir incómodo. Por fin encontró una zona en los jardines, donde pensó que estaría a solas, estaba lo suficientemente lejos del castillo y había algunos árboles donde podría disfrutar de su sombra, eligió uno que aún conservaba su follaje en tonos anaranjados y cafés, se sentó en las raíces de este y puso el libro en su regazo. Sasuke dirigió su mirada al castillo, en ese momento su hermano estaba tratando con Sakura, por lo que él le había dicho quería formar una alianza y una de las cosas que deseaba era ese sistema de riego, vería como la podría convencer para que lo ayudase, pero Sharingan tenia pocas cosas que ofrecer, ellos eran ricos en armamentos y pólvora, por algo Madara eligió ese lugar, pero para Sasuke, Sakura no era un general de guerra, si no de paz. Suspiro, se alegraba de que su hermano se encargara de ese tipo de asuntos, Sasuke no es del tipo diplomático, al contrario, el es mas fuerza y estrategia militar, solo pensarlo le parecía cansado, decidió leer el libro que la joven general le había dado. Se sorprendió mucho al ver que se trataba de hierbas medicinales el estaba seguro de que sería algún tipo de novela cursi que tanto entretenían a las mujeres, lo sabía porque Izumi solía coleccionar ese tipo de tonterías que luego le conversaba, pensaba que todas las mujeres serian como ella, jamás imagino que Sakura le diera ese tipo de libro. Mientras se cuestionaba el porqué, no pudo notar la presencia de alguien que se había acercado demasiado.


 


-          Buen día Lord Sasuke – hablo una voz muy alegre. Sasuke levanto la vista a su inesperado acompañante, era Konohamaru.


 


 


-          Ah… hola – dijo Sasuke luego de mirarlo y volver a su libro, él no se pulía en eso de las conversaciones, a decir verdad, casi nunca lo hacía.


 


 


-          ¿Qué estas haciendo en este lugar? ¿Es eso un libro? ¿De que trata? ¿Es verdad que se van mañana? – comenzó a bombardear de preguntas al moreno, Konohamaru era muy inocente para su edad.


 


 


-          A ver, con calma, estoy aquí porque mi hermano esta con tu general en este momento, si, efectivamente es un libro, creo que trata de hierbas medicinales y medicamentos, pero aun no estoy seguro de ello, y si, mañana en la mañana partiremos al castillo del fuego – respondió rápidamente Sasuke con toda la paciencia que pudiera reunir.


 


 


-          ¿Cómo no sabes de que trata tu propio libro? – al parecer Konohamaru no se rendiría.


 


 


-          No es mío, Lady Sakura me lo presto – sentencio finalmente esperando así acallar al joven, pero vio como Konohamaru lo miro con incredulidad, ¿acaso pensaba que lo robo? Eso lo irrito.


 


 


-          Te puedo asegurar que ella me lo dio – continuo Sasuke ya sin poder contener su enojo.


 


 


-          No es eso… es solo que… bueno, ella jamás presta sus libros, ni siquiera a Naruto ni-san, una vez lo golpeo porque agarro libros sin su permiso… fue doloroso verlo – dijo Konohamaru con sinceridad. Eso sorprendió enormemente a Sasuke, ¿acaso él era más digno que el tonto de Naruto? ¿O solo lo hizo porque era un invitado? Sea lo que fuese, Sasuke no pudo evitar ese sentimiento de calidez que recorría su pecho, aunque intento alejar de sus pensamientos esa felicidad que le transmitían las palabras del joven castaño. Para distraerse decidió mejor preguntarle algo.


 


 


-          Por cierto, ¿porque les hablas a ellos con tanta familiaridad? ¿Que acaso Lady Sakura no es tu general y Lord Kakashi y Lord Naruto tus superiores? – pregunto casualmente Sasuke. Konohamaru volvió a sonreír ante sus preguntas.


 


 


-          Naruto ni-san me regaña constantemente por eso! Es que es difícil hablarle formalmente a alguien que conoces desde siempre – dijo el joven


 


 


-          Pero el castillo se construyo hace tres años, es poco para “siempre” – indujo Sasuke


 


 


-          No, es que los cuatro vivíamos antes en el castillo principal, el castillo Senju en Konoha, los conozco desde que era muy pequeño – continuo Konohamaru, como si fuese algo sabido por todos, pero no por Sasuke quien ahora está más curioso.


 


 


-          ¿Ellos tres están juntos desde antes? – Pregunto Sasuke disimulando su interés fijándose en su libro.


 


 


-          ¡Claro!, Sakura-san era una de las doncellas de Lady Tsunade, siempre estaba cerca de ella y también esa mujer…. Shizune! Si, ellas dos parecían ser la sombra de Lady Tsunade, habla pocas veces con Sakura-san. Naruto ni-san era uno de los soldados en entrenamiento, paso 3 años fuera con Jiraya-sensei enseñándole todo, cuando volvió, Naruto ni-san me entreno en su tiempo libre cuando volvió, por eso pasamos mucho tiempo juntos, lo considero como mi hermano mayor – al hablar de Naruto, Sasuke noto que los ojos de Konohamaru se iluminaban, sí que lo idolatraba, pero él no estaba interesado en el usurotonkachi.


 


 


-          ¿Y que hay de Lord Kakashi? – interrumpió Sasuke un tanto exasperado


 


 


-          Ah… mmm el … bueno, no sé exactamente que hacía, pero siempre estaba cerca de mi abuelo cuando se necesitaba – respondió Konohamaru.


 


 


-          ¿Tu abuelo? –


 


 


-          Si, Hiruzen es mi abuelo – respondió de manera casual. Sasuke no podía creerlo, estaba ante el nieto del tercer líder (aun si era temporal) del clan Senju. Su hermano le platico como estaba la situación, de como alguien que no era Senju tomo el control del clan hasta que la siguiente persona en la línea sucesoria tuviese la edad adecuada.


 


 


-          Y si Hiruzen-sama es tu abuelo, ¿qué haces en el castillo de un general? – esa era una de las muchas preguntas que tenía Sasuke


 


 


-          Ah, porque Naruto ni-san esta aquí, y mi abuelo me prometió que me dejaría entrenar con quien yo quisiera – respondió el joven. – ah! Es verdad, me estoy retrasando, Sasuke-san, iré a entrenar con Naruto ni-san en el jardín izquierdo, puedes venir a vernos o acompañarnos si lo deseas – dijo mientras se iba corriendo. Sasuke solo lo miro irse con prisa.


 


 


Ahora tenía mucha más información de la que creía… mucha de ella era de Naruto, muy poca de Sakura y ninguna de Kakashi, pero algo era algo. Ahora entendía el fuerte lazo de esos tres, pero ahora se pregunta porque ella fue elegida general y no otra persona….  Miro el libro en su regazo. Pensó que era el momento de leerlo, si ella le dio algo que apreciaba a él, lo más educado seria leerlo, al menos un poco….


 


 


 


 

Capítulo 4 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Hola!!!

 

Gracias por seguir leyendo mi historia.

Aqui esta con ustedes el capitulo 4, despues de este comenzara mas el acercamiento de Sakura y Sasuke 

Cap 4

 

 

Castillo de la Tierra

 

 

 

Los generales se encontraban caminando tranquilamente sobre los corredores del castillo, ambos sumidos en un silencio absoluto, cada uno con sus propios pensamientos. Sakura era la que estaba mas consternada, no dejaba de sentirse ansiosa y preocupada, después de la charla con Itachi, ambos acordaron ciertos puntos y uno de ellos es la que la tenia de esa manera. Cuando ya le era imposible de soportar se detuvo, respiro profundamente y hablo con el moreno.

 

 

-Lord Itachi… esta usted realmente seguro de esa decisión? No creo que Lord Sasuke…. Sea feliz con ello – hablo consternada la joven. Itachi detuvo sus pasos y giro hacia ella, su expresión no cambiaba seguía siendo estoica.

 

 

-Se cual será la reacción de mi hermano menor, pero aun así la aceptará, además con esto espero que aprenda lo que yo no puedo enseñarle y para eso confió en ustedes Lady Sakura, estoy mas que seguro de mi decisión – respondió sin ninguna emoción el hombre. Sakura lo miro indecisa durante unos segundos y luego suspiro cansada, luego su mirada se volvió seria y solemne y miro por encima de su hombro.

 

 

-Muy bien…. Kakashi – dijo con el mismo tono calmado que Itachi. De pronto y de la nada, aparece el hombre de cabello plateado detrás de Sakura.

 

 

-Si Milady? – respondió el hombre

 

 

-Quiero que prepares los documentos para el reconocimiento de los generales, así como de las alianzas – continuo Sakura. Kakashi al escuchar lo último asintió y desapareció inmediatamente, como había llegado.

 

 

- Sabia que conocía el nombre de Hatake Kakashi – dijo Itachi con una media sonrisa. Sakura volteo en su dirección y le correspondió la sonrisa.

 

 

-Jamás fue mi intención ocultar su identidad – dijo ella divertida.

 

 

 

Mientras tanto, en el jardín, Sasuke se encontraba bastante sumergido en el libro que Sakura le había dado, no creyó que le fuese a interesar, pero fue todo lo contrario, ese libro contenía mucha información de plantas y remedios medicinales, el estaba interesado en ello ya que sus soldados regresaban siempre muy mal heridos de las batallas y era difícil tratarlos con los pocos recursos que contaba en su pueblo, había que tratar con comerciantes, pero siempre el precio era muy alto. El había pensado en instalar plantaciones específicas para medicina, pero siempre terminaban muriendo en las tierras áridas de Sharingan, pero este libro era especifico, ya que eran plantas que crecían en terrenos difíciles. Estaba tomando notas mentales de cada planta y sus cuidados, pero era mucha información, tendría que pedirle prestado el libro a la Taisho, pero… luego de escuchar a Konohamaru de como atesora sus libros lo hizo dudar casi de inmediato.

 

<<Pero ella había hecho una excepción con el prestándole el libro >> pensó con algo de esperanza.

 

No… una cosa es que le preste el libro en su castillo y otra que se lo dé, es decir, no podía decir que se lo devolvería pronto, las reuniones con los generales son muy raras así que no la vería pronto una vez que se vayan. Ese pensamiento hizo que le doliera un poco el corazón. De nuevo estaba delirando.  Cerro el libro y decidió entrar al castillo, ya llevaba un buen rato fuera y estaba seguro de que su hermano ya había terminado las negociaciones con Sakura, tenia curiosidad de saber cómo habían ido estas, esperaba que su hermano la convenciera con el sistema de riego, era algo muy necesario en Sharingan. Al dirigirse a la oficina se dio cuenta de que ambos estaban caminando por los corredores, el ambiente estaba bastante relajado… tal vez demasiado, vio a su hermano sonreírle a Sakura y esta cubría su sonrisa con la manga de su kimono, esa imagen lo molesto mucho, el había admirado la capacidad de su hermano de adaptarse a sus acompañantes, podría ser frio y cruel, amable y compasivo hasta alegre y conversador, el por otro lado, siempre tenia mala cara, no le gustaba fingir emociones que no sentía, no iban con él, pero ahora, ver a su hermano tan alegre con Sakura era muy irritante aunque no entendía el porqué. Decidió acercarse a ambos e interrumpir lo que sea que estuviese pasando en ese momento, al acercarse ambos notaron su presencia y no pudo evitar notar como ambos lo miraron e inmediatamente se miraron entre si, y compartieron una mirada… ¿divertida?

 

<< ¿Qué carajos esta pasando? >> eso lo irrito mas de lo que ya estaba.

 

 

-Sasuke, veo que ya terminaste de leer – hablo al fin Itachi de manera casual

 

 

- Si – fue lo único en pronunciar el menor de los Uchiha

 

 

- Espero que le haya gustado el libro Lord Sasuke – la voz suave de Sakura descoloco un poco a Sasuke, quien se esforzaba para seguir enojado con ella, pero recordó las palabras de Konohamaru.

 

 

- Si… pero tengo una duda – dijo Sasuke un tanto receloso. Sakura lo miro con curiosidad esperando la pregunta del joven.

 

 

- ¿Por qué me dio este libro? Es decir, ¿Cómo sabia que esto me interesaría? – pregunto Sasuke, eso era algo que lo estaba atormentando.

 

 

-Bueno, lo que sucede es que Naruto me conto que tenias mucha curiosidad sobre remedios, que le hacías muchas preguntas al doctor principal, pensé que quizás un libro de hierbas medicinales que puedes plantar en Sharingan seria interesante para ti – dijo Sakura como si fuese lo mas obvio. Sasuke se quedó atónito ante esto, ella está teniendo consideración de él y sus preocupaciones.

 

 

- Pero si no fue de tu agrada, lo lamento, puedes venir a mi biblioteca y tomar algo que sea de tu interés – continuo Sakura con cierta preocupación. Sasuke reacciono a esto e inmediatamente intervino.

 

 

- No… No, al contrario, muchas gracias eso era algo que me interesaba realmente – su voz sonó sincera. El realmente estaba agradecido e incluso con Naruto por eso… aunque solo un poco… casi nada.

 

 

- Bien, creo que iré a mis habitaciones mientras esperamos la comida – intervino Itachi. Sakura lo miro e hizo una leve reverencia.

 

 

- Lo espero en la noche para beber té – dijo Sakura. Este le respondió con una reverencia y se marchó. Sasuke volvió a agradecerle a la Taisho el detalle con una reverencia y se fue detrás de su hermano.

 

 

Mientras los hermanos desaparecían en el corredor Sakura suspiro y su semblante tranquilo desapareció, sus ojos mostraban cierta preocupación, sabia que en la noche había algo de escándalo, pero no por parte de Sasuke… si no por Naruto.

 

 

-Esto será problemático – dijo para ella misma.

 

 

Ella volvió a su oficina, Kakashi ya la estaba esperando a un lado de su escritorio, con algunos rollos de pergamino en sus brazos, al oírla entrar este levanto la vista y le dirigió una mirada amable. Nadie nunca ha visto su rostro, peros sus ojos transmitían a la perfección sus emociones, eso es algo que a Sakura le gustaba de ese hombre y por ello confiaba ciegamente en él.

 

 

-          Te estabas tardando – la regaño suavemente el hombre

 

 

-          Lo siento, cuando volvía nos topamos con el menor de los Uchiha en el corredor-  dijo Sakura mientras se sentaba.

 

 

-          Ya veo, lo vi en el jardín leyendo uno de tus libros, es raro que se los prestes a alguien más además de mi – comento Kakashi mientras le iba pasando los rollos.

 

 

-          Pensé que así estaría cómodo, además Naruto me comento su interés en plantas medicinales –

 

 

-          Ya veo… por cierto hablando de Naruto….  – comenzó a decir Kakashi mientras la miraba con los brazos cruzados.

 

 

-          Ya se ya se, oíste nuestra conversación… sé que ambos estarán en contra, pero… era uno de los pedidos de Lord Itachi, no podía negarme, en lo personal no tengo problemas con eso pero… - dijo Sakura

 

 

-          Pero Naruto si tendrá problemas… Y justo cuando comenzaba a caerle bien Sasuke – dijo en tono ligeramente dramático para burlarse de la chica.

 

 

-          Podrán llevarse bien… es decir. tendrán el tiempo suficiente para eso – dijo Sakura algo insegura.

 

 

Mientras tanto, Sasuke e Itachi se encontraban el las recamaras de este último, el hermano mayor le explicaba como estuvieron las negociaciones con Sakura, como esta accedió a ayudarlos con los sistemas de riego, como enviaría a alguien de suma confianza a ayudarlos y que serian aliados en eras venideras. Sasuke estaba impresionado y orgulloso de su hermano, aun cuando sabía que terminaría lográndolo, pero aun así tenía la curiosidad por saber qué cosa pidió Sakura a cambio, nadie es tan benevolente.

 

 

-          Accedí a apoyarla con armamento y pólvora – comento Itachi.

 

 

-          Pensé que ella no era una mujer de guerra – reafirmo Sasuke, la imagen que tenia de Sakura era la de una doncella hermosa y frágil.

 

 

-          Probablemente no, pero vivimos en una época en que eso es inevitable- dijo mientras suspiraba Itachi. Eso era algo que ambos compartían, tanto su hermano mayor como Sakura odiaban las muertes innecesarias, pero muchas veces era imposibles evadirlas, inclusive Sasuke no quería ir a la guerra, ver a sus hombres morir era siempre doloroso para él.

 

 

-          Entonces firmaran el tratado en el banquete de la noche, ¿no es así? – cambio de tema Sasuke

 

 

-          Así es, será una despedida, supongo que habrá mas alboroto por parte de la gente del castillo –

 

 

Sasuke le sonrió a su hermano, pero no se sentía del todo feliz, estaba ansioso por volver a su castillo, pero le gustaría pasar mas tiempo con Sakura, a decir verdad, paso mas tiempo con Naruto y Konohamaru que con ella, apenas y cruzaron palabras en su estadía, quería conocerla mas tenia mucha curiosidad sobre ella, aun mas después de lo que le conto el joven castaño rato atrás, sería una lástima ya que no sucederá.

 

Después de la hora de la comida, Itachi le pidió a Konohamaru que lo acompañase al pueblo, deseaba comprarle algo a su esposa como un souvenir, Sasuke decidió quedarse en el castillo, no tenia a alguien a quien deseaba comprarle algo, y si eso fuera seria a su hermano, pero ambos estaban juntos así que no tenía caso, por lo que prefirió pasar el resto de la tarde terminando de leer el libro que le prestaron.

 

Al caer la noche, su hermano llego casi al momento en que fueron mandados a llamar para la cena en el salón principal. Itachi fue a colocar una caja con su obsequio en sus recamaras y alcanzo a Sasuke en el corredor. Cuando llegaron, se sentaron en sus puestos habituales, la cena comenzó sin precedentes y todo el ambiente era igual a los días anteriores, hasta q Sakura pidió silencio en la sala, sorprendentemente fue inmediata la reacción y todos dirigieron su atención a su general que se había puesto de pie.

 

 

-          Este banquete es para honrar a nuestros nuevos aliados, al General del castillo del fuego Lord Itachi, a quien reconozco oficialmente como un general oficial a las ordenes del Clan Senju, a su vez que reconoce mi poder como su igual – hablo la joven con voz firme y solemne, mientras mostraba uno de los rollos de pergamino que Kakashi le llevo anteriormente, en él se encontraban las firmas de ambos generales.

 

 

-          Por lo que, al encontrarnos en las mismas condiciones, ayudaremos al pueblo de Sharingan como ellos nos brindaran apoyo en el campo de batalla- continuo. Seguido de eso se escucharon vítores y gritos de jubilo por parte de algunos soldados y risitas alegres de algunas sirvientas.

 

 

-          A su vez, como aliado y amigo, Lord Itachi me pidió un favor personal, el cual me complace hacer -  proseguía Sakura. Al decir eso, tanto Sasuke como Naruto miraron a sus respectivos generales con curiosidad, no sabían nada de eso.

 

 

-          Con el fin de aprender mas de nuestros avances y costumbres, Lord Itachi me pidió que albergase a su hermano Lord Sasuke en nuestro castillo, haciendo que este viva durante un mes completo con nosotros, ya no será un invitado, será considerado como uno de los nuestros – finalizo Sakura. Las miradas de asombro no se hicieron esperar, Sasuke estaba en completo shock, no sabia que decir, estaba furioso con su hermano, era algo que no había hablado con él. Mientras Naruto no daba crédito y fue el primero en hablar.

 

 

-          ¡Debes de estar de broma!  – exclamo. Si, esa era la reacción problemática que Sakura veía venir.

 

 

-          Si Lord Sasuke esta de acuerdo, es bienvenido a estar con nosotros en el Castillo de la Tierra – el tono de Sakura decía que no admitiría quejas, y Naruto se callo al instante, lo último que quería era enojarla, nada lo aterraba mas que esa mujer totalmente furiosa.

 

 

-          Si es deseo de mi general entonces no declinare su generosidad – por fin hablo Sasuke. En su voz se sentía que contenía un gran sentimiento, ese probablemente era enojo, pero intento ser lo más amable que pudo.

 

 

-          Entonces esta decidido, bienvenido a nuestro castillo Lord Sasuke, durante un mes serás tratado y considerado como parte de nuestra comunidad- hablo Sakura.

 

 

 Inmediatamente los demás brindaron con jubilo y alegría, al parecer tener a alguien mas con ellos los alegraba de sobre manera. Todos estaban contentos menos las personas principales, Sasuke estaba furioso, pero intento mantener la compostura, al menos hasta estar a solas con su hermano. Naruto estaba molesto y haciendo pucheros en una esquina, sin duda hablaría a solas con Sakura, la chica tenia una sonrisa solemne, pero sentía jaqueca al pensar en las pataletas que oirá de Naruto mas adelante, Itachi no mostro emoción alguna y Kakashi, bueno el parecía ser el único pasándosela de lujo ante todo este alboroto, no había duda de que debajo de esa mascara se escondía una gran sonrisa. La fiesta seguía y Sakura decidió retirarse antes, ella había quedado con Itachi de beber té, pero antes pasaría a sus recamaras por algunas cosas, además sabía que Naruto hablaría con ella tarde o temprano y prefería que fuese temprano, así estaba más rejalada cuando hablara con Itachi.

 

Sakura busco en sus cajones, un abrigo, eran las noches frías de otoño, estaban próximos al invierno, salir, así como así sería malo para su salud, cuando al fin encontró lo q buscaba suspiro con pesadez, sintió la presencia de alguien, y conocía ese alguien.

 

 

-Entra, sé que estás ahí – dijo de manera indiferente.

 

 

- Sakura, ¿estas loca? ¿Por qué permitiste eso? – comenzó Naruto

 

 

- No fue algo que yo decidiera, Lord Itachi piensa que, como sus primeros aliados oficiales, podemos mostrarle mas a Sasuke de lo que conoce en Sharingan – dijo Sakura en un tono algo cansado.

 

 

- ¿Qué acaso el no sabe nada? – bufo el rubio

 

 

-No es el caso, Lord Itachi me conto de cómo vivían cuando aún su padre estaba a cargo, el logro conservar más su corazón por como observaba su entorno, mientras Lord Sasuke hacia todo sin refutar por más cruel que fuera, Lord Itachi no quiere que pierda su humanidad, así como así…. Vio nuestro entorno y cree que podemos hacer que vea las cosas con otra perspectiva – la voz de Sakura sonaba consoladora, como la de una madre que cuidaba de un hijo. Naruto no pudo con esa lógica y suspiro frustrado, ella siempre ganaba no importaba que.

 

 

-Está bien, pero estará vigilado por mi – sentencio el rubio mientras se dirigía a la puerta

 

 

- Lo sé, y espero que le enseñes mucho, eres la persona en quien más confió y a pesar de que no controlas bien tus emociones, eres mucho mas amable que yo – dijo Sakura con voz dulce. Naruto no pudo evitar sonrojarse violentamente, no dijo nada y se marchó.

 

 

Sakura se fue al lado opuesto al de Naruto, le había pedido a Itachi que tomaran el te en la terraza del tercer piso del castillo, ahí había una vista panorámica de todo el pueblo, seria una buena despedida para el general del fuego, ella fue a buscar a una doncella para que les llevaran el té y algunos bocadillos.

 

 

Mientras tanto, cuando Sakura apenas salía de su habitación, Itachi había salido del salón principal hacia el corredor, sabia que su hermano deseaba hablar con el y era mejor hacerlo cuanto antes, ya que si seguía aguantando esa furia seria un completo desastre. Como supuso, Sasuke lo siguió casi de inmediato y en silencio, cuando por fin estuvieron a solas, Sasuke tomo a su hermano mayor por el cuello del kimono con mucha brusquedad.

 

 

- ¿Qué demonios Itachi? – le grito a su hermano con furia

 

 

- Sasuke, necesitas calmarte – dijo Itachi quien aun era sujetado. Su calma irrito más a su hermano.

 

 

- ¿Cómo pudiste tomar una decisión así sin siquiera pedir mi opinión? O al menos decirme, debí quedar como un idiota frente a esta gente – las palabras de Sasuke salían con mucho rencor.

 

 

- Es verdad, lo lamento mucho, fui egoísta y te oculté esto, a decir verdad, sabía que te negarías y por eso no te lo dije – Itachi miro con arrepentimiento a su hermano. Sasuke lo soltó, necesitaba tranquilizarse un poco más.

 

 

- ¿Por qué lo hiciste? – al fin hablo luego de un breve momento.

 

 

- Hermano, aunque no lo creas, quiero que aprendas mas sobre ellos, en el castillo del fuego muchos te respetan, pero también te temen, algunos dicen que eres la reencarnación del mismo Madara, yo se que eres amable pero necesitas aprender a tener…tacto… - dijo Itachi

 

 

- ¿Y no pudiste decirme eso desde un principio? - Sasuke se sentía herido por la falta de confianza por parte de su hermano.

 

 

- A decir verdad, Lady Sakura estaba en contra de ocultarte esto, ella dijo que si lo explicaba con claridad lo entenderías, fui un idiota al no escucharla, perdóname – Itachi estaba muy arrepentido, lo menos que quería era que su hermano lo odiase, y ahora que estarían un mes separados sería difícil la reconciliación.

 

 

- Ella dijo eso? – de todo lo que había dicho su hermano, solo eso le importo, estaba muy sorprendido.

 

 

-Si, debes aprender de ella, es mas sabia de lo que creerías, por cierto, debo encontrarme con ella para beber té, hablamos en la mañana – dijo Itachi mientras se apresuraba a encontrarse con Sakura. Dejando a un Sasuke perplejo.

 

 

<<Ella en verdad era muy considerada con el>> pensó

 

 

-Bueno… al menos podre conocerla en este mes y de paso agradecerle – de pronto, la furia de Sasuke paso a segundo plano, ya que se encontraba algo aturdido, se fue a sus recamaras, tenia mucho que pensar ahora que estaría ahí más tiempo.

 

 

 

No paso mucho para que Itachi se reuniera con Sakura, estaban en el tercer piso del castillo, desde ahí podía verse con claridad todo el pueblo, a esa hora las calles brillaban por las luces de las linternas y las antorchas, se podía apreciar la calma y tranquilidad desde ahí, el entendió el porque la chica lo llevo a ese lugar. Sakura ya lo esperaba con el té y algunos dulces, al verle le sonrió como bienvenida y este se recargo en el barandal del gran balcón, junto a ella. Después de un breve silencio, Itachi sintió que debía disculparse con la general.

 

 

-          Lo lamento, usted tenía razón con respecto a decirle a la verdad a mi hermano – por fin hablo el hombre

 

 

-          No se lo tomo bien, ¿verdad? –

 

 

-          No… estaba furioso lo que era natural, pero…. Mas que nada estaba herido por mi falta de confianza en el – admitió con cierto dolor en sus palabras. – A pesar de ser su hermano mayor sigo subestimándolo – admitió con una sonrisa amarga. Sakura noto eso así que decidió no restregarle más su error.

 

 

-          No conozco a Lord Sasuke como usted, pero, sé que lo perdonara, es su hermano – hablo con tacto y amabilidad Sakura.

 

 

-          Pues a pesar de serlo, parece que usted lo entiende mejor que yo – sonrió con tristeza Itachi. Sakura se arrepintió de lo que había dicho. – El e Izumi son la única familia que tengo…. Jamás me perdonaría si el me odiase …. Lady Sakura, prométame que cuidara de mi hermano – la intensidad de sus palabras conmovió a Sakura. Ella nunca tuvo hermanos, así que sintió que debía hacer lo que fuese para ayudar a los hermanos.

 

 

-          Por supuesto, Lord Sasuke será uno mas de mis hombres por un mes, y yo cuido a los míos – la voz de Sakura sonó clara e imponente, como había hablado en el salón principal.

 

 

Itachi sonrió y se sintió aliviado al oírlo, por esos pocos días se había dado cuenta de que en el castillo y en el pueblo era respetada como un gran general, sabía que Sasuke aprendería mucho de ellos, y que a su vez seria valorado como uno de los suyos, podía partir al día siguiente sin preocupación.

 

 

 

 

 

 

 

Notas:

Espero que lo hayan disfrutado, tendre el siguiente capitulo antes de San Valentin ;) 

Capítulo 5 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Supuestamente subiria esto el martes, pero tuve unos inconvenientes, asi que perdon por el retraso.

Gracias por seguir leyendo Ordenal of Love, se acerca el momento en que Sasuke tendra mas rivales amorosos... Sakura casi casi tendra un harem xD

La quiero hacer una mujer muy cotizada y dificil de conquistar, pero eso ya lo veran en los proximos capitulos.

 

sin mas que añadir, espero disfruten el capitulo 5

Cap 5


 


Castillo de la Tierra


 


 


A la mañana siguiente, luego de un desayuno en el salón principal, Sakura, Naruto, Sasuke, Kakashi e Itachi se encontraban en las grandes puertas de entrada de los muros del castillo, para despedir a Itachi, este se había disculpado una vez mas con su hermano menor debido a su falta de consideración, Sasuke no dijo nada, pero era obvio que seguía estando dolido. Luego de las despedidas y estando a punto de irse, Sasuke mostró su preocupación por su hermano, el enviarlo solo a Sharingan seria peligroso y mas para un miembro de los Uchiha, después de los Senjus, son los segundos más odiados.


 


 


-          No se preocupe Lord Sasuke, jamás enviaría a Lord Itachi solo a sus tierras, es por ello por lo que le pedí a Lord Kakashi que lo acompañase durante todo el trayecto – le comento Sakura intentando calmarlo. Lo cual no funciono en lo absoluto. En cuanto ella lo dijo, Sasuke volteo a ver al hombre en cuestión que estaba molestando a Naruto como parcia ser la costumbre en él. Su mirada incrédula hizo que la chica volviera a hablar.


 


 


-          Probablemente a primera vista no parezca fiable, pero, Lord Kakashi es uno de mis mejores hombres, no solo es mi concejero también fue mi maestro cuando era más joven – hablo con suma confianza. Sasuke la miraba aun con duda, se trataba de la vida de su hermano después de todo. Suspiro resignado, si un general dice algo así de un subordinado es por algo.


 


 


-          No se preocupe Lord Sasuke, protegeré a su hermano con mi vida – dijo Kakashi una vez que dejo a Naruto atrás. Sasuke lo miro y luego a su hermano, este le dedico una ligera expresión que le decía que no se preocupara.


 


 


Luego de unos momentos mas de charla, ambos hombres subieron a sus caballos y partieron para Sharingan. Sasuke se quedo mirando como su hermano se alejaba. Sakura se acercó a él y le dijo.


 


 


-          Entra cuando lo desees, si necesitas algo estaré en mi oficina – su voz sonaba como la de una madre tranquilizando a su hijo. Sasuke no respondió, solo hizo una leve reverencia y volvió su mirada de nuevo en dirección a su hermano. Sakura se alejó y se adentró al castillo.


 


 


-          Oi … Kakashi podrá ser un viejo fastidioso… pero es muy confiable, te lo aseguro- hablo Naruto con el moreno. Sasuke estaba sorprendido que de todas las personas fuese el quien le diera esas palabras. Sin esperar respuesta entro al castillo, pero en dirección opuesta a la de Sakura.


 


 


Sasuke se quedo un rato mas mirando el horizonte hasta que dejo de ver a su hermano. Luego suspiro y volteo al castillo. Sin su hermano se sentía completamente solo en un lugar que apenas y conocía.


 


 


<< Espero y sepas lo que haces Itachi …. >> pensó y luego entro al castillo.


 


 


Entro al castillo, y le asombro como el ambiente había cambiado, apenas había notado que todos estaban algo tensos con la visita de los hermanos, pero como Sakura lo nombro como miembro oficial del castillo todos lo trataban como uno de los suyos. Los rostros relajados de los soldados eran evidentes, al igual que los cotilleos y risitas de algunas sirvientas mientras hacían sus deberes. Era un ambiente muy similar al de su castillo, salvo que ahí las sirvientas siempre estaban algo temerosas y tensas, al igual que los soldados que algunas veces se sentían intimidado bajo sus ojos.


 


Sasuke comenzó a caminar, pero se dio cuenta de que no sabía que debía hacer, recordó las palabras de Sakura y se dirigió a su oficina. Al estar frente a su puerta dudo por unos instantes, no sabía cómo debía presentarse, ¿cómo Lord Sasuke o simplemente Sasuke?, pensó unos instantes y luego decidió ser formal. Toco su puerta y escucho su voz al otro lado permitiéndole pasar. Al entrar la encontró sentada frente a su escritorio, tenia varios pergaminos frente a ella, sostenía su pincel en la mano derecha mientras que con la izquierda tocaba un pergamino analizándolo, sus ojos estaban completamente absortos en los papeles. Verla tan seria sorprendió a Sasuke, esa mujer que casi siempre veía sonreír se veía como una mujer mas madura ahora, la luz se filtraba por las ventanas, lo que, hacia iluminar más su rostro, su cabello brillaba como la primavera y sus ojos se veían más claros. Cuando al fin ella alzo la mirada a él, se dio cuenta de que había estado conteniendo el aire sin darse cuenta, era la primera vez que estaba a solas con ella en un espacio cerrado.


 


-          Lord Sasuke, ¿ocurre algo? – pregunto Sakura la ver que el joven frente a él no hablaba.


 


 


-          Ah… si, lo siento, quería saber cuáles serán mis obligaciones – al principio la voz de Sasuke lo traiciono, pero después recobro la compostura. Sakura lo miro por un instante y luego dirigió su mirada a la ventana, después de unos segundos volvió su mirada al joven frente a él con una expresión diferente, esta vez parecía de nuevo una niña. Sasuke se sorprendió de lo multifacética que era esa mujer, el en cambio rara vez mostraba algún tipo de expresión.


 


 


-          Se que harás, espera un momento – diciendo eso, la joven se levantó y se dirigió a un extremo de la habitación, donde había unas cintas colgadas en la pared, Sasuke las reconoció, eran las campanas que se uno se encargaba de jalar cada vez que necesitaba de algún sirviente. Cuando Sakura la jalo, no paso mucho para que una joven llegara casi corriendo a su oficina.


 


 


-          Tayuya por favor dile a Lord Naruto que venga inmediatamente – dijo Sakura a la joven doncella que había sido quien los recibió cuando llegaron al castillo. La joven se inclinó y salió inmediatamente.


 


 


-          Una vez que llegue Naruto te explicare lo que harás – dijo Sakura una vez que estuvieron solos de nuevo.


 


 


-          No pensé que tuviese mucho papeleo que hacer, Lady Sakura – hablo Sasuke con la esperanza de que no se acabara la conversación. Eso sorprendió a la chica, pero la alegro que deseara integrarse.


 


 


-          Eso pasa cuando dejas todo para último momento – la voz de Sakura sonaba resignada. Sasuke no pudo evitar sentir culpa.


 


 


-          Lo lamento, de no ser por nuestra visita usted habría hecho su trabajo –


 


 


-          Oh no nada de eso, no es culpa de ninguno más que mía, suelo escaparme de vez en cuando y Kakashi me regaña constantemente, aunque también me ayuda la mitad del tiempo – hablo apresuradamente para que el chico no sintiera culpa innecesaria.


 


 


-          ¿Se escapa? – Sasuke tenia mucha curiosidad sobre esa chica, y el imaginársela escapando como una niña pequeña le causaba cierta gracia.


 


 


-          Algo así, me escondo a hacer cosas que me gustan, como por ejemplo leer – la expresión de Sakura era la de una niña que confesaba su travesura. Sasuke recordó el día que la conoció, ella estaba de bajo del cerezo leyendo. Sasuke intuyo entonces que había escapado, por eso su sonrisa. Sin darse cuenta sonrió también, como si fuese un reflejo de la misma Sakura.


 


 


El ambiente entre ambos era ameno y agradable, Sasuke estaba disfrutando de ese momento, por alguna razón, Sakura era la única mujer que no le parecía molesta, era una mujer hermosa, no tenia duda de ello, pero había algo mas en ella que hacia no querer apartar la vista de la suya, aun no sabía que era, hasta ahora solo se había mostrado como una mujer dulce, amable y algo autoritaria, no era muy diferente a cualquier mujer noble, entonces, ¿Qué la hacia especial? . Mientras Sasuke intentaba pensar en ello, sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz afuera de la puerta, era Naruto que le solicitaba entrar a Sakura. Al acceder, el joven rubio entro a la habitación, miro a Sakura y luego a Sasuke, era obvio que se molestaría de que ambos estuvieran a solas, pero decidió reclamar después, sabia que había sido llamado por una razón.


 


 


-          Lord Naruto, te he mandado a llamar porque quiero que seas tu el que este a cargo de Sasuke a partir de hoy – dijo Sakura mientras apoyaba los codos en el escritorio y descansaba su barbilla en sus manos entrelazadas. Para ambos hombres eso fue un shock, pero ninguno dijo nada.


 


 


-          Escuche por Lord Itachi que tu trabajo en Sharingan es el mismo que el de Naruto en el castillo – continuo la joven, esta vez mirando a Sasuke.  – Seria denigrante para ti y los tuyos que te haga subordinado de Naruto ya que ambos ostentan el mismo puesto, por lo que considero que ambos tendrán la misma posición aquí en el castillo, los hombres se dirigían a ti con el mismo respeto que lo hacen con Naruto, sin embargo, antes deben aprender el uno del otro, hacer un trabajo en equipo y acomodarse a sus técnicas – esta vez al decir lo último miro a ambos.


 


 


-          Naruto, quiero que lo lleves con el herrero, al venir aquí como un invitado no trae su armadura de batalla, seria una locura mandarlo al frente desprotegido, que hagan una a su medida y gusto, luego quiero que le enseñes donde entrenan, el deposito de armas y lo presentes ante los soldados. Como samuráis son el ejemplo de todos, confíen el uno en el otro y serán más poderosos – esta vez la voz de Sakura sonó fuerte, clara y no admitía algún reproche.


 


 


-          Como desee, Milady – hablo al fin Naruto, hizo una reverencia.


 


 


-          También deseo que tengan un combate amistoso en el jardín, ir a verlos para analizarlos ya que Kakashi no se encuentra, pueden retirarse – dijo finalmente la pelirrosa. Ambos hombres hicieron una reverencia final y salieron de la oficina.


 


 


Al salir, Sasuke se encontraba sorprendentemente bien, esperaba iniciar en un rango bajo, pero Sakura respeto su posición, eso era algo que no esperaba, seguiría dando órdenes, claro, debían pasar por Naruto antes, pero eso era algo que podía tolerar. Pensando en el rubio, pensó que se enojaría y le armaría un escandalo como de costumbre, pero lo observo caminar frente a él, tenía los brazos flexionados detrás de la cabeza y caminaba como si nada. Mientras lo seguía, noto como saludaba a todos los que veía a su paso, ya fuesen soldados o meros sirvientes. Recordó como en su castillo, los sirvientes siempre se detenían cuando lo veían y agachaban sus cabezas, Sasuke siempre lo considero como muestra de respeto, ahora no estaba tan seguro de eso.


 


Al fin llegaron donde el herrero, un hombre bastante mayor y de piel tostada, con aspecto malhumorado. Naruto lo saludo con su acostumbrada alegría, con lo que el hombre respondió con quejas.


 


 


-          Anciano, tengo un pedido de Lady Sakura – dijo al fin Naruto. – Debes hacerle una armadura al hombre que esta a mi lado, es Lord Sasuke, estará con nosotros un rato – continuo Naruto como si Sasuke fuese amigo suyo de toda la vida.


 


 


-          ¿Y que clase de armadura quieres, mocoso?  - hablo en hombre ahora dirigiéndose a Sasuke.


 


 


Esta vez Sasuke estaba bastante incomodo, él ya tenía su armadura en Sharingan, y era perfecta para él, pedir que le hicieran otra lo hacia sentir que estaba dejando a un lado a su hermano de cierta manera, aunque eso era algo absurdo.


 


 


<< Solo será por un mes >> se dijo a sí mismo.


 


 


Sasuke se acerco al hombre y le explico como deseaba su armadura, fue muy detallado en cuanto a la forma, el color y la resistencia, así como las zonas especificas que deseaba, una armadura completa obstruiría sus movimientos, decidió que seria una similar a la que ya tenía, pero con notorias diferencias. Después de un rato con el herrero, Naruto se llevo a Sasuke de ahí.


 


 


-          Veo que estas muy tranquilo con esto – al fin hablo Sasuke a Naruto. El rubio no se digno a voltear al contestarle.


 


 


-          A decir verdad, me molesto un poco al principio, pero luego lo vi con lógica, si estuviera en tu lugar me enojaría si solo me dejaran a cargo de los caballos – admitió con sinceridad el rubio.


 


 


-          ¿Crees que lograremos eso de trabajar en equipo? –


 


 


-          No lo sé, pero por Sakura debemos intentarlo al menos… no quiero que se enoje conmigo- la voz al final le pareció a Sasuke que era… ¿miedo?, eso era absurdo, debía estar en un error.


 


 


Llegaron a un gran salón donde se habían reunido todos los soldados, Sasuke intuyo que seria el lugar donde normalmente se hacen las pruebas para poder ser parte del castillo. Naruto y el pasaron delante de todos hasta que el primero hablo.


 


 


-          Como sabrán, a partir de hoy Lord Sasuke será parte de nuestras líneas – hablo fuerte Naruto – Por ordenes directas de Lady Sakura, el estará a cargo de todo cuando yo no este, por lo que cualquier orden que de él será obedecida como si fuese dada por mi o por la general – continuo. – No solo será su superior, también su mentor, contamos con ustedes –


 


 


Se escucho una respuesta unísona de aprobación, Naruto era fielmente obedecido por sus subordinados, y ahora seria lo mismo con él, Sasuke daría lo mejor de el mismo para no hacer quedar mal a su hermano y también para que Sakura se sintiera orgullosa. Aun cuando no sabia porque eso ultimo le importaba.


 


Paso un rato presentándose ante la mayoría de los soldados, según palabras de Naruto era para “crear un ambiente más cercano con tus hombres, así habla confianza entre ambos”, aquella lógica a Sasuke le parecía absurda, pero decidió obedecer, él estaba ahí para aprender después de todo.


 


Naruto luego lo llevo al depósito de armas, explicándole que varias de ellas son enviadas a Konoha para el castillo principal, como Lady Sakura buscaba proteger mas aquel lugar que a ella misma. Naruto le pregunto cuales eran sus armas, y este le respondió que las katanas.


 


 


-          Lo note porque llevas dos en tu cintura, pero pensé que tal vez podría ser otra, por ejemplo, yo siempre llevo dos katanas también, pero soy mejor con la alabarda – comento Naruto.


 


 


Había pasado un largo rato desde que Sakura había dejado a los hombres, estaba tan enfrascada en su trabajo que no noto el paso del tiempo, fue entonces cuando la llamada de Tayuya la hizo salir de ese trance en el que constantemente se pierde.


 


 


-          Lo lamento milady, creí que seria conveniente traerle algo para que coma – hablo con voz delicada la mujer. Tayuyá era una de las doncellas que había enviado Tsunade a ella luego de que se instalara en el castillo, era mayor que Sakura y siempre la estaba cuidando.


 


 


-          Muchas gracias Tayuya, de no ser por ti me moriría de hambre – agradeció Sakura al ver un plato con onigiris y té, al percibir el aroma de todo abrió el apetito de la chica.


 


 


-          Parece que estoy hambrienta, ¿Cuánto tiempo paso desde que Naruto salió de aquí? – pregunto Sakura mientras le daba una mordida a su delicioso onigiri.


 


 


-          Ya pasadas algunas horas Milady – respondió Tayuya. Sakura miro por la ventana y noto que se había saltado la hora de la comida, ya era media tarde.


 


 


-          Tayuyá, esto esta delicioso, muchas gracias – ya estaba devorando su segundo onigiri. La chica al escuchar los halagos se sonrojo levemente. Ella era una mujer muy fiel a su señora y siempre se preocupaba por su salud, lo único que podía hacer por ella era vigilar que comiera adecuadamente, ya que sabía que Sakura podía protegerse de quien fuera.


 


 


Sakura devoró los 4 onigiris que le había dado la mujer, bebió su té y se dispuso a descansar, ya casi había terminado con sus deberes oficiales, con eso podía descansar el resto del día de hoy y gran parte de mañana.


 


 


-          De nuevo, gracias, ahora iré a ver como van esos dos, espero que no se estén matando – lo dijo medio en broma Sakura, pero sentía que podría ser realidad.


 


 


Sakura tenia mucho tiempo hasta la cena, así que mataría el tiempo con lectura, música o tal vez con su pasión mas grande, aun no lo sabía, pero antes de eso iría a ver el combate de Naruto y Sasuke, necesitaba analizarlos y ver cómo podrían comportarse mas adelante. Cuando se acercaba al lugar pudo escuchar el sonido de madera chocando entre sí, así como algunos gritos. Ella sabía que ahí era donde debía dirigirse.


 


Sasuke y Naruto se encontraban peleando en el jardín, absortos en su batalla “amistosa” con katanas de madera, no habían notado que ya tenían un pequeño publico a su alrededor conformado por sirvientes y soldados. Al principio era una pelea para medir las capacidades uno del otro, luego se volvió una batalla de resistencia, y después por orgullo, ninguno quería perder, ninguno quería rendirse ante el otro. Ambos tenían arañazos, estaban sucios por el polvo, sudados y cansados, pero ninguno quería ceder.


 


Sakura llego donde estaban todos, miro a los jóvenes combatiendo que no notaron a su nueva observadora, ella estaba algo sorprendida, decidió preguntarle a una sirvienta lo que pasaba, esta le conto que al principio los soldados apoyaban solo a Naruto, pero al ver las habilidades de Sasuke el publico se dividió, el moreno rápidamente obtuvo fans, ahora todos miraban a su favorito y lo apoyaban. Sakura estaba sin habla ante esto, era algo que no se esperaba, decidió observar por si misma a los chicos. Al verlos se dio cuenta el porque había tanta gente observándolos, eran todo un espectáculo, ninguno cedía al otro por muy agotados que lucieran. Sasuke era hábil, rápido y su mente trabajaba del mismo modo que su cuerpo, ya que cuando una táctica no funcionaba el inmediatamente planeaba otra, por otro lado, Naruto no era tan táctico como su oponente, el era todo instinto, fuerza, llego un punto en que se acoplaba a su oponente y lograba acoplarse a tal modo que incluso podía predecir su siguiente movimiento, es por eso que a Sasuke le costaba vencerlo, Sakura estaba muy impresionada con ambos, ella había visto pelear a Naruto e incluso lucharon juntos varias veces pero, era la primera vez que lo veía tan determinado.


 


Paso un buen rato hasta que ambos cayeron de agotamiento, no escucharon los vítores de su público, estaban tendidos en el suelo con la mirada en las nubes, sudados y cansados. Sakura al ver que acabo, les pidió a las sirvientas que preparasen comida para ellos, al igual que el baño, estaba segura de que iban a querer eso, luego de dispersarse los soldados, los chicos reaccionaron al sonido de unos aplausos. Al mismo tiempo voltearon y vieron a Sakura acercándose.


 


 


-          Muy impresionante ambos, los felicito – dijo con alegría. Los chicos no podían hablar, no sabían si era por el cansancio o por la vergüenza.


 


 


-          ¿Hace cuanto estas aquí? – hablo por fin Naruto.


 


 


-          Hace mucho, estuvieron impresionantes, quien diría que sería un empate – dijo Sakura con una sonrisa. – Bueno, ya les hemos preparado el baño, vayan y luego en la cena me platican sobre su día – al decir eso la chica se volvió en dirección al castillo.


 


 


Tanto Naruto como Sasuke siguieron tirados por unos segundos más, hasta que al fin decidieron pararse y hacer lo que Sakura les ordeno. Sasuke estaba molesto consigo mismo, había subestimado a Naruto, no creyó que fuese tan hábil, lo peor no era eso, si no que Sakura lo vio perder, se sentía avergonzado.


 


<< La próxima vez, le demostrare que puedo vencerlo>> No sabia de donde venia esa rara obsesión de demostrarle algo a Sakura, pero no quería darle la impresión de que era un perdedor.


 


 


Tiempo mas tarde, luego de que los jóvenes se asearan, fueron a cenar con Sakura al salón principal, varios soldados habían felicitado a Naruto y a Sasuke por el espectáculo de la tarde, hasta ese momento, los chicos no se habían dado cuenta de que habían sido observados por mas personas. Naruto le comento a Sakura todo lo que habían hecho, desde ir con el herrero Tazuna, hasta el momento en que los encontró, la joven estaba complacida de que todo saliera mejor de lo esperado, y esta le pregunto a Sasuke su opinión de su primer día.


 


 


-          Fue muy interesante, a decir verdad, Lord Naruto fue muy amable en mostrarme todo – hablo con sinceridad el moreno. Sakura sintió que se relajaba, lo último que quería era que el Uchiha estuviese incomodo en su castillo.


 


 


La velada paso ameno, con comentarios de todo tipo, desde algunos chistes, hasta elogios y narraciones de la amistosa contienda, Sasuke se dio cuenta en ese momento que se había relajado mucho, al principio estaba muy incomodo con la situación, pero por un rato llego a olvidar donde estaba. Sin duda, vivir un mes en ese castillo seria menos problemático de lo que él pensaba.


 


 


Pero claro, no sabía lo que vendría después….


 


 


 


 

Notas:

El proximo capitulo saldra probablemente el fin de semana o a principios de la siguiente, tengo algunos pendientes por hacer.

 

Gracias por seguir leyendo! 

Capítulo 6 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Hola 

 

Lamento muchisimo mi larga ausencia, he estado entre problemas con la compu y luego mi falta de inspiracion

Por ello este capitulo esta mucho mas largo de lo usual. 

Tengo planeado subir como maximo dos capitulos por semana pero si subo uno cada semana ya me doy por servida xD 

 

Luego tengo que salir y cosas asi, pero estas vacaciones de primavera estare encerrada en casa asi que me pondre mas al dia con todos.

De nuevo, perdonenme el retraso!! T.T

 

 

Cap 6


 


Castillo de la Tierra


 


 


Habían pasado ya 5 días desde que Sasuke había estado viviendo como miembro del general Haruno, y muy a su pesar, se había acostumbrado muy rápido al estilo de vida de ese castillo. Todas las mañanas desayunaban juntos y luego se iba con Naruto a vigilar o entrenar a los nuevos reclutas, pasaba horas con el joven rubio al punto de encontrar su molesta actitud algo tolerable. En cuanto a Sakura, ella siempre estaba en su oficina, algunas veces la veía correr en los pasillos de aquí para allá, como si estuviese jugando, pero pronto se dio cuenta que se escapaba para ponerse a leer o simplemente desaparecía misteriosamente en el ala oeste del castillo, él siempre se preguntó a donde se escondía, pero eso lo averiguaría luego.


 


Esa tarde, Naruto le había dicho que saldría al pueblo a buscar algunos mandados que Tayuya le pidió, así que Sasuke se encargaría de finalizar los entrenamientos. Justo cuando el salía del dojo, le llamo la atención ver a Tayuya correr en dirección a la oficina de Sakura, en algún otro momento se habría alarmado, pero al notar bien la cara de la mujer se dio cuenta de que no era nada grave, así que no le dio importancia y se dirigió a busca una toalla.


 


Mientras tanto, Tayuya llegaba a la oficina de su general, y llamo a la puerta, estaba algo impaciente, al escuchar la aprobación del otro lado de la puerta entro sin esconder su emoción.


 


 


-Milady, tengo noticias – hablo sin aliento la mujer. Sakura alzo la vista del libro que tenía en sus manos y la miro con incredulidad, esto hizo que la joven mujer continuase con su relato. – Escuche de los guardias que Lord Kakashi llegara en unos minutos al castillo – continuo la mujer.


 


Sakura ahora entendía el entusiasmo de Tayuya, le sonrió, ella también se alegraba de que su maestro estuviese de regreso, pero estaba algo confundida sobre el retraso de este, pero no quiso mostrarlo a la joven frente a ella.


 


 


-          Eso es excelente, por favor, haz que preparen algo para él, también que tengan limpia sus recamaras, en cuanto llegue hazle saber que estoy en mi oficina y que lo espero aquí, también, en cuanto llegue Lord Naruto avísale – dijo con calma Sakura. La mujer sonrió e inmediatamente salió de la habitación. Al irse Sakura suspiro.


 


 


-          Que hermoso puede llegar a ser el amor…. – se dijo a sí misma.


 


 


No paso mucho tiempo cuando Kakashi llego al castillo, fue recibido por Tayuya y algunos oficiales alegres de verlo, la mujer le comento que su general le esperaba en su oficina y este se dirigió directamente a verla. Mientras caminaba hacia la oficina de Sakura, Kakashi miraba para todos lados, como buscando algo o más bien, esperando algo, pero cuando sus ojos no encontraron aquello que buscaba, sintió mucha curiosidad.


 


Sasuke había terminado su baño luego de entrenar y se encontró con un castillo algo agitado y más alegre de lo usual, también, ver a Tayuya alegre casi lo espanta, se había acostumbrado a su seriedad y hostilidad hacia él o más bien todo el mundo, cuando esta lo vio, se acercó a él.


 


-          Lord Sasuke, Lady Sakura quiere que lo vea en su oficina en cuanto este desocupado – hablo con una voz dulce y amable. Sasuke estaba demasiado sorprendido de su actitud.


 


 


-          Muy bien, iré en unos momentos – solo alcanzo a responder eso antes de que la mujer diera la vuelta y se dirigiera a otra parte.


 


Mientras tanto, Kakashi ya estaba en la oficina de su joven General.


 


-          Lamento mi retraso Milady – hablo con vehemencia el hombre. Sakura tenía una expresión seria por un momento, luego soltó a carcajadas y abrazo con fuerza al hombre


 


 


-          Vaya, sí que te habías tardado – al fin hablo cuando lo soltó.


 


 


-          Si, tuve que hacer una pequeña desviación en mi retorno – los ojos de Kakashi demostraban una calidez al ver a su joven pupila. Luego miro para todos lados, buscando algo. Esto no pasó desapercibido por la joven.


 


 


-          ¿sucede algo? – pregunto algo confundida


 


 


-          Es solo que… esperaba ver algo de caos – al fin hablo el hombre.


 


 


-          ¿Caos? – eso no lo esperaba Sakura.


 


 


-          Si, cuando me fui pensé que Sasuke y Naruto se matarían entre sí y habría caos en el castillo, ya sabes, algo de diversión, pero veo todo tranquilo y normal, eso es un poco decepcionante – finalizo Kakashi con un todo melodramático de decepción haciendo que Sakura estallase en risas.


 


 


-          Lamentablemente para ti nada de eso sucedió, ellos se complementan mejor de lo que habría imaginado y cundo los veas te darás cuenta de ello- hablo orgullosa la chica.


 


 


Kakashi la miro con cierta desconfianza, pero antes de que pudiese agregar algo más alguien llamo a la puerta, era Sasuke, luego del permiso de Sakura este entro.


 


-          ¿Me ha mandado a llamar Milady? - su tono siempre era serio y ceremonioso.


 


 


-          Siéntate por favor – indico con una cálida sonrisa la joven – Como puedes notar, Lord Kakashi está de vuelta, estoy seguro de que quieres saber que Lord Itachi llego a salvo a Sharingan –


 


 


Sasuke se sorprendió de eso, aunque no sabía exactamente de que, del hecho de que Kakashi ya había llegado o la consideración de Sakura acerca de cómo se sentía el con su hermano. Antes de que pudiera decir algo Kakashi se adelantó.


 


 


-          Lord Sasuke, gracias por cuidar a mi general, traigo saludos de parte de su hermano y su hermana – hablo con voz alegre el hombre peli plata.


 


 


-          Le llevo mucho tiempo regresar, ¿tuvo algún problema? – era obvia la preocupación de Sasuke en su voz


 


 


-          Ninguno, llegamos en día y medio a Sharingan, Lord Itachi insistió en que pasara un día entero en su castillo para descansar, también fui persuadido por Lady Uchiha – Kakashi seguía hablando alegremente mientras recordaba. Al escuchar eso Sasuke se sintió aliviado, su hermano ya estaba en el castillo del fuego, sabía que ahí no estaría solo, el mejor amigo de su hermano, Shizui, era su consejero así como también uno de sus más grandes guerreros, el estaría en buenas manos.


 


 


-          Agradezco mucho lo que hizo por el – la gratitud de Sasuke era sincera para Kakashi y Sakura, ambos se miraron y sonrieron con aprobación. El joven era algo testarudo, pero podía llegar a ser muy honesto con sus emociones.


 


 


-          Por cierto, antes de olvidarlo, Lord Itachi me pidió que te entregara esta carta – decía Kakashi mientras buscaba debajo de la manga de su ropa, luego le entregó una carta al moreno. – También, Lady Uchiha te manda una carta y este paquete – continuo el hombre.


 


 


-          Muchas gracias –


 


 


-          Puedes ir a leer tus cartas en donde desees – hablo finalmente Sakura. El la miro esperando alguna orden más. – Nos vemos a la hora de cenar – finalizo la peli rosa con una sonrisa. Sasuke se inclinó un poco y salió de la oficina.


 


 


Una vez más solos, Kakashi y Saura miraron la puerta por unos instantes, hasta que el hombre finalmente hablo.


 


 


-          Es muy maduro –


 


 


-          Si, lo lleva bien, pero cambiando de tema, me vas a decir ¿porque te desviaste? – la voz de Sakura sonaba un tanto acusatoria. Los ojos que reflejaban siempre una sonrisa en Kakashi pronto se tornaron serios.


 


 


-          Cuando me dirigía aquí escuche unos rumores en un pueblo cerca de las fronteras, decían que habían visto soldados al este, cruzando el rio Kawa no Kuni, como eso podría ser falso, decidí que era mejor investigar, por lo que use como pretexto un templo para esconderme y vigilar, resulta que era cierto…. Eran los soldados de ese hombre – Hablo con mucha seriedad Kakashi. El rostro de Sakura se ensombreció.


 


 


-          Debemos saber más de esto… convocare a esos tres para que vengan de inmediato – la voz de Sakura sonaba fría.


 


 


-          Hazlo de inmediato, así podremos decirle con claridad a Lady Tsunade que se preparan para atacar –


 


Mientras tanto, en otro lado, Sasuke se dirigía a su habitación para leer las cartas sin interrupciones, ahora que había vuelto Kakashi y el ver el sello oficial Uchiha en las cartas, sabía que su hermano había llegado a salvo a Sharingan, y al ver ileso a Kakashi, dedujo que no hubo ningún contratiempo en su regreso. No sabía lo tenso que estaba por eso hasta que vio las cartas, sentía que de pronto lo envolvía el cansancio y que su cuerpo se relajaba, estaba molesto con su hermano por lo que había hecho, pero no lo odiaba, él siempre se preocupaba por su hermano mayor.


 


Cuando llego a sus recamaras, se puso cómodo y comenzó a leer la carta de Izumi, quería dejar la de su hermano para el final. Al comenzar a leerla, no le sorprendió todo lo que ella había escrito, sin duda era la misma Izumi y no era alguien más quien lo escribía. Había disculpas y quejas de ella hacia él, una parte le causo gracia a Sasuke “cuando supe lo que hizo nuestro Lord, no hizo mas que reprenderlo por ese comportamiento caprichoso, mi señor suele ocasionarte demasiados problemas cuando alguna idea loca se le ocurre”, eso era cierto, Izumi conocía muy bien a su hermano.


 


También la carta decía el contenido del pequeño paquete, Izumi le había enviado la cinta que usa Sasuke en la cabeza cada que va a la batalla, en palabras de Izumi “es algo que te recordará tu hogar”, aun cuando a él jamás se le había ocurrido traerla, se sentía muy reconfortado ahora que estaba en sus manos.


 


Otro detalle que Sasuke noto en la carta de su cuñada es el hecho que parecía como si Itachi no le había revelado la identidad de Sakura como general, ya que ponía su preocupación ante el general de la máscara oni, de saber que era una joven doncella su preocupación seria mínima.


 


Una vez habiéndose divertido con la carta de la mujer, leyó la de su hermano. Como lo esperaba, eran breves palabras. En ella mostraba su arrepentimiento y preocupación por las emociones de su hermano, así como su pesar en el hecho de que era reprendido por su esposa constantemente. Le deseo suerte en ese mes, y que no juzgara las apariencias de nadie, ya fuesen las personas del castillo o la misma general.


 


Sasuke suspiro luego de leer las cartas y se tiro en el tatami, ahora estaba más tranquilo, y el saber que Izumi molestaba a su hermano lo hacía sentir muchísimo mejor, el hecho de pasar un mes en el castillo de la tierra ya no le parecía tan agobiante como hace algunos días.


 


Del otro lado del castillo, Sakura le entregaba tres cartas al mensajero, le ordeno que fuese a entregarlas inmediatamente, y que esperara la respuesta de cada uno antes de volver. Poco después de ello, Tayuya se presentó en su oficina para comentarle que Naruto ya había llegado al palacio y se había enterado del retorno de Kakashi, que ambos estaban en las recamaras del peli plata. Sakura le pidió a la mujer que les dijera a ambos que los vería en su oficina después de cenar, tenía que dar indicaciones precisas en esos momentos, y la peli rosa no tenía tiempo que perder.


 


Pasaron las horas, y una vez que todos terminaron de cenar, los tres se dirigieron a la oficina de Sakura, donde la joven le relato la situación a Naruto.


 


 


-          Voy a necesitar que vayas mañana al templo del norte y me informes lo que veas – le dijo Sakura a Naruto.


 


 


-          Si ese es el deseo de mi general, así se hará – Naruto hablo con vehemencia.


 


 


-          Regresaras en 6 días máximo, solo quédate lo suficiente para observar y lo suficiente para no llamar la atención – concluyo Kakashi mientras miraba a Naruto.


 


 


-          No hagas nada imprudente – esta vez la voz de Sakura sonó amenazante, haciendo que Naruto sintiese escalofríos por unos segundos. – Tus deberes serán asignados a Lord Sasuke hasta que vuelvas, así que dale las indicaciones necesarias para que cumpla eficientemente su deber – concluyo la joven.


 


 


-          ¿Él sabe de todo esto? – cuestiono el rubio con leve dejo de temor en su voz, aun le temía a la joven frente a él.


 


 


-          No, aun no es necesario que sepa, pero en su momento lo sabrá – respondió con un suspiro Sakura.


 


 


-          Será mejor que vayas a decirle a Sasuke lo que deberá hacer estos días ya que partirás al amanecer – hablo apáticamente Kakashi.


 


 


-          Él tiene razón, Kakashi, quiero que a partir de mañana te encargues de las armas y provisiones, es probable que entremos en batalla, yo me encargare de lo otro, si me enfoco lo suficiente hare suficientes medicamentos para los heridos – dadas estas últimas ordenes, ambos hombres salieron del despacho.


 


 


Naruto se dirigía a las recamaras de Sasuke cuando lo encontré sentado en el corredor que daba al jardín.


 


 


-          Me alegra encontrarte aun despierto – hablo el rubio mientras se sentaba a lado de él. Sasuke solo lo miro por un segundo y luego volvió su mirada al estanque frente a él. Luego de un breve silencio, Naruto volvió a hablar.


 


 


-          Mañana saldré a una misión dada por el general, quiero que te encargues de todo mientras no estoy, confió en tu juicio – dijo Naruto sin mirar a Sasuke.


 


 


-          ¿Cuándo volverás? – pregunto Sasuke aun sin mirar al rubio.


 


 


-          Aproximadamente en 6 días –


 


 


-          ¿Y estas seguro de dejarme a cargo? –


 


 


-          Mi general confía en ti, por lo tanto, yo también – respondió Naruto, haciendo que por primera vez Sasuke lo mirara, estaba sorprendido por lo que acababa de revelarle. No espero a que Sasuke le respondiera - Sabes perfectamente que hacer, además de que me has visto antes, también, Tazuna ya termino tu armadura, deberías ir por ella – decía mientras se levantaba para irse.


 


 


-          Ah y otra cosa – dijo mientras volteaba a verlo – Si algo le pasa a Sakura mientras no estoy, te matare – diciendo esto último se marchó.


 


 


-          Aun si no me lo pidieras lo hare… usurotonkachi – respondió Sasuke al aire.


 


 


A la mañana siguiente, Naruto partió del castillo, Kakashi, Sakura y Sasuke fueron quienes se despidieron del rubio cuando se marchó, luego cada uno se retiró a hacer sus deberes. Sasuke se dirigió primero con Tazuna, se asombró del excelente trabajo del anciano, había hecho una armadura similar a la suya en Sharingan pero también visiblemente distinta, esta cubría su torso por completo, tenía unas muñequeras que llegaban hasta el ante brazo, así como unas botas que lo cubrían hasta las rodillas, todo en tonos azules y grises, encima de todo eso iba una chaqueta larga en un tono color azul profundo que casi parecía negro, era perfecto, es verdad que no estaba todo cubierto, pero para él, sería más sencillo moverse con menos metal en él.


 


Luego de darle el visto bueno a su ropa, lo fue a guardar en su recamara, para luego dirigirse al dojo con los demás soldados, estos ya habían sido informados de la ausencia de Naruto, por lo que no hubo sorpresa cuando no lo vieron. Todos obedecieron a Sasuke como si del rubio se tratase, así que el moreno no tuvo ninguna complicación con los entrenamientos, que de vez en cuando eran observados por Kakashi.


 


Aun cuando todo parecía como siempre, Sasuke pudo notar algo de tensión en Sakura, su mirada era seria la mayor parte del tiempo y casi nunca estaba en su oficina, en algunas ocasiones, el joven intentaba buscarla en vano con la mirada, ahora solo la veía en los desayunos y las comidas, ya que las cenas las tomaba en sus recamaras según le informo Tayuya. Así habían pasado los primeros tres días desde que Naruto se había marchado, Sasuke veía mas a Kakashi que a la misma general, cosa que le preocupo bastante a pesar de lo que le decía el hombre de cabello plateado. Cada que podía, intentaba encontrarla con discreción, no quería verse muy interesado en ello, pero nunca la encontraba, hasta que esa tarde la vio descansando cerca del lado oeste del castillo, estaba bajo un árbol, Sasuke observo a su alrededor, era una zona en la que nadie pasaba, a lado de Sakura había una pequeña choza de madera que aparentemente se veía pequeña desde afuera, el moreno resoplo, no entendía como ella venía a perderse a un lugar tan deprimente como ese.


 


Se acerco un poco a Sakura y pudo notar que había apenas visibles unas marcas oscuras debajo de sus ojos, Sasuke sintió preocupación, ella no estaba descansando apropiadamente, también noto su cabello algo revuelto, estaba atado en una cola, pero varios mechones cruzaban su rostro dormido, Sasuke pensó, que aun en esa forma tan poco femenina ella seguía viéndose hermosa.  El suspiró, ahora que la había encontrado se sentía confundido, no sabia porque la buscaba en primer lugar, pero ahora que la había visto no podía dejarla sola, así que decidió quedarse cerca de ella, vigilando si algo se acercaba a ella, ya que no se atrevía a llevarla dentro del castillo, para el eso seria pasar un limite que no se permitiría pasar.


 


Paso un buen rato durmiendo, se preguntó qué tan casada podría estar como para dormir tan profundamente en un lugar tan incomodo, también sentía curiosidad de porque, de todos los lugares del castillo había decidido venir ahí, es decir, el lugar de cerezos donde la vio por primera vez le parece mucho mejor a comparación de esa área en particular.


 


No paso mucho después de eso cuando Sakura por fin despertó, Sasuke estaba de espaldas a ella por lo que la joven no lo había visto, parecía ligeramente confundida al principio, pero luego se dio cuenta de donde estaba, mientras intentaba levantarse escucho una voz detrás de ella.


 


 


-          Por fin se ha despertado Milady- dijo una voz masculina detrás de ella. Sakura se sobresalto al escucharlo y rápidamente volteo a ver al dueño de la voz. Volteo para ver y encontró a Sasuke recargado al lado de la cabaña detrás de ella, Sakura no podía estar mas sorprendida en ese momento.


 


 


-          Lord Sasuke…. ¿Como?  – ella intento cuestionar, pero le faltaban las palabras, ya fuesen por la sorpresa de ser sorprendida o la vergüenza de lo mismo.


 


 


-          Estaba buscando un lugar para descansar y me encontré con este lugar, no lo conocía así que decidí verlo un poco cuando la encontré durmiendo – Sasuke mintió, no quería admitir que la estaba buscando ya que ni él sabía por qué lo había hecho.


 


 


-          Oh …. Mmm… lamento mucho que me vieras en esta forma – hablo con verdadero arrepentimiento la joven. Sasuke no dijo nada, pero hizo un gesto que le dio a entender a Sakura que no había problema alguno.


 


 


-          Perdone mi atrevimiento, pero ¿qué es lo que la tiene tan estresada? – pregunto al fin Sasuke. Sakura levanto la vista hacia el con sorpresa, no se esperaba que alguien lo notara.  – La he visto algo tensa últimamente, y es notorio que no ha dormido bien en estos días – continuo el hombre. Sakura, que se encontraba de pie sintió que el cansancio la vencía y se sentó en una gran roca frente a la casa de madera, suspiro y miro a Sasuke.


 


 


-          No pensé que alguien lo notaria….  –


 


 


-          Creo que es bastante obvio, parece estar así desde que Lord Naruto se marchó, ¿ le preocupa su seguridad? – Sasuke no sabia porque, pero esas ultimas palabras le supieron amargas, el pensar que Sakura estaba tan preocupada por Naruto hasta el punto de no dormir bien le molestaba demasiado.


 


 


-          No se trata de eso, bueno en parte si, pero no por la seguridad de Naruto…. Es un asunto que conlleva su misión – hablo al fin Sakura. Sasuke se encontraba confundido, a lo que la joven continuo. – Nos hemos enterado que un factor de la oposición de Lady Tsunade ha hecho movimientos en pueblos cercanos a Konoha, no solo eso, al parecer han llegado a los limites de mis territorios y han subyugado a personas inocentes, pero todo esto solo son rumores, Naruto fue a un templo cercano a averiguar mas detalles sobre este asunto, para poder tener un veredicto he decidido contactar con 3 familias que están a la orden de Lady Tsunade y que también tienen una estrecha colaboración conmigo, si por sus zonas esta ocurriendo algo entonces significara que entraremos en combate muy pronto, es por eso que estoy algo estresada –


 


 


Sasuke escucho con atención todo y comprendió muchas cosas, una de ellas fue la seriedad con la que Naruto se marcho y dejo a su preciado general a su cuidado, también el hecho de que Kakashi estaba mas en la oficina de Sakura que ella misma, y porque la joven siempre estaba desaparecida. Todo estaba claro excepto por una cosa que le estaba molestando bastante.


 


-          Y algo como esto era algo que no necesitaba saber – dijo Sasuke con voz fría. Sakura se levanto de golpe en cuando oyó esas palabras.


 


 


-          ¡No! No es lo que crees yo … - hablo rápidamente, estaba preocupada.


 


 


-          No, comprendo, solo estoy aquí por un acuerdo, no es que realmente pertenezca a su castillo – dijo Sasuke, sus ojos eran fríos y estaba claramente dolido, pero eso no lo dejaría ver a nadie, dio media vuelta y estuvo por marcharse.


 


 


 


 

Notas:

Uff, no saben, tarde 3 noches haciendo y re haciendo este capitulo, ya el siguiente esta por la mitad. Espero subirlo el lunes 

Capítulo 7 por Seira Michaelis
Notas de autor:

Uuff perdon, sali inesperadamente de vacaciones y no pude subir el cap.

Estos se subiran ya sea los viernes o los sabados, se que hoy no es ninguno de esos dias pero se los debia porque no estaba en casa.

 

Espero que disfruten del capitulo, ahora son cada vez mas largos como compensacion 

Cap 7


 


 


Castillo de la Tierra


 


 


 


Sasuke se sentía decepcionado, de nuevo, otro general le había ocultado cosas, pensó que podía contar con Sakura ya que esta se había mostrado siempre abierta a él, pero se equivocó. Si bien entendía a la perfección las razones de la chica para ocultarle la situación no podía evitar recordar cuando su hermano mayor le había ocultado el hecho de que se quedaría en un castillo que no era suyo durante un mes. Ese recuerdo hacia que viera la situación de Sakura como un pretexto.


 


Sakura sabía que él podría sentirse herido por que ella no fue honesta, no quería que el volviese a encerrarse en esos muros que al parecer poco a poco se estaban derribando.


 


 


-          ¡Lord Sasuke espere – intento llamarlo mientras este se iba – Lord Sasuke!  – pero este seguía sin voltear.


 


 


-          Sasuke – kun!  - grito finalmente la joven pelirrosa. Sasuke reacciono a esto, se quedo petrificado al escuchar su nombre de una forma tan familiar y sin honoríficos. Volteo lentamente a ver a la joven que lo había llamado.


 


 


-          Si usted me lo permite, quiero demostrarle que confió plenamente en usted, el hecho de que guarde esto en secreto por el momento no fue con intención de menospreciarlo, por favor, concédame esa oportunidad – la mirada de Sakura era franca y en sus ojos se podía reflejar claramente su determinación. Todo eso era percibido por Sasuke, pero el continuaba sorprendido por como lo había llamado la joven hace poco, así que sin pensarlo solo asintió en silencio.


 


 


Sakura miro hacia el horizonte, vio que faltaba muy poco tiempo para que anocheciera, asi que si iba a mostrarle a Sasuke que confiaba en él debía ser inmediatamente. Ella lo llevo junto a la casa de madera, se detuvo frente a la puerta y volvió a mirar al joven frente a ella.


 


 


-          Lord Sasuke, ¿usted sabe porque este lugar esta prohibido? – cuestiono la chica


 


 


-          Sinceramente no – esa pregunta era algo que se preguntaba constantemente Sasuke, solo que ahora estaba confundido por el hecho de que ella saco el tema de la nada.


 


 


-          Es por esta casa, esta prohibido el paso para cualquiera, incluyendo a Lord Kakashi y Lord Naruto – la joven hizo un ademan con la mano señalando la casa detrás de ella. Sasuke miro la casa mas detenidamente, no encontraba un motivo para que estuviese prohibida.


 


 


-          La persona que dio esa prohibición he sido yo, y soy la única que puede entrar en ella – sus ojos mostraban cierto tono de advertencia que Sasuke logro captar. – Quiero que usted entre conmigo – la joven hizo un ademan para abrir la puerta.


 


 


-          Espere, ¿si está prohibido para todos, porque puedo entrar? – Sasuke no lograba entender a la joven.


 


 


-          Quiero demostrarle que confió plenamente en usted, pero debo advertirle de no tocar nada – mientras daba esta última advertencia, Sakura abría la puerta.


 


 


Sasuke siguió a Sakura dentro de la casa, algo receloso por lo que podría encontrar, mientras sus ojos se adaptaban a la poca iluminación dentro del lugar, quedo bastante impresionado al ver lo que escondía la joven general en ese lugar. Casi todo el suelo era una plantación, líneas y líneas de plantas variadas que Sasuke no pudo identificar, algunas eran solo hierbas, otras tenían flores, en algunas pareces había un sistema de colocación de plantas en forma ordenada, esas eran mas pequeñas que las que estaban en el suelo, cerca de la puerta de entrada había una mesa larga, donde había varios recipientes, algunas hojas de papel, así como un pincel y tinta. Sasuke miro todo a su alrededor, y luego miro a Sakura, que caminaba con gracia entre las plantas, intento seguirla con el mismo cuidado que tenia ella al pasar sin tocar ninguna planta, pronto la chica hablo.


 


-          Este lugar como puedes ver es donde tengo mis plantas medicinales, todas estas que vez en esta sección son plantas que sirven para tratar diferentes tipos de enfermedades y también ayudan en la cicatrización de heridas, desinfección y sanación – Sakura señalo todo a su alrededor. – la razón por la que nadie mas puede entrar es que algunas de ellas son muy delicadas, y llegan a secarse con facilidad, de hecho, en esta época donde ya esta haciendo mucho frio me es imposible estar aquí en la noche, debo mantenerlas cálidas. Algunas son muy delicadas y necesitan un cuidado intensivo, por eso a veces paso la mayor parte de mi tiempo aquí. – continuo la joven.  – pero también, este lugar esta prohibido por otra razón – al decir esto último, Sakura dirigió su mirada a una puerta que se encontraba al fondo de la habitación donde se encontraban. Sasuke no se había dado cuenta que estaba ahí.


 


 


-          Sígueme, pero por favor, no toques nada – hablo Sakura mientras se dirigía al fondo de la habitación rumbo a la puerta, Sasuke ahora entendía su advertencia, si tocaba algo podría dañar las plantas.


 


 


Al abrir la puerta del fondo, se encontraron con una habitación igual de grande que la anterior, y así como antes, había muchas plantas, solo que estas eran mas flores de diferentes colores que hierbas. Algunas plantas tenían un extraño color en sus hojas; eran azules, moradas e incluso rojas, a Sasuke le causo mucha curiosidad todo eso.


 


 


-          Todas las plantas de aquí son venenosas - por fin hablo Sakura. Eso impacto a Sasuke.


 


 


-          Eso quiere decir que usted … - comenzó el


 


 


-          Así es, aquí preparo todo tipo de venenos diferentes – dijo por fin la chica. Sakura esperaba algún tipo de reacción del joven, así que lo miro con atención. Sin embargo, el no mostraba nada como de costumbre.


 


 


Pero eso era porque Sasuke sabia ocultar bien sus emociones desde niño, de no ser por eso habría mostrado a la chica una gran indignación que probablemente destruiría su relación para siempre.


 


Sasuke era un samurái, tenia un honor a la hora de la batalla, y el hecho de usar venenos siempre le pareció algo muy rastrero y poco honorable, despreciaba aquellos que usaban ese método tan bajo para lograr derrotar a sus enemigos, y el hecho de saber ahora que uno de los cuatro generales usaba eso a su favor le causaba repulsión. Había tenido hasta el momento en un alto estatus a Sakura, como alguien fiel a sus principios, diligente y amada por su gente, sin embargo, ahora creía que era una mujer sin escrúpulos que podría apuñalarlo a el y a su hermano en cualquier momento.


 


Mientras él tenia este debate interno, Sakura decidió que era momento de continuar.


 


 


-          Hago siempre múltiples venenos, cada vez mas potentes, desde letales hasta simples somníferos, también hago pociones paralizantes, todos con un mismo fin – dijo Sakura mientras se inclinaba hacia una flor que se encontraba en el suelo. Sasuke la miraba con recelo.


 


 


-          Si conozco los diferentes venenos entonces yo… Sabre como puedo tratarlos, así tendré antídotos eficientes para cualquier situación – la joven seguía hablando sin mirar a Sasuke, parecía que había determinación en su mirada. Sasuke se sorprendió ante esta nueva información y no pudo evitar preguntarle algo.


 


 


-          ¿Y como es que sabe que funcionan? – pregunto con cuidado. Sakura alzo la vista hacia él y lo miro.


 


 


-          Fácil. Los pruebo en mi – para Sakura era lo mas lógico, para Sasuke era lo mas peligroso que alguien podría hacer.


 


 


-          ¿Pero porque lo prueba en usted misma? – Sasuke intentaba mantener su voz a raya, pero realmente estaba alterado, esa joven estaba loca.


 


 


-          No quiero dañar a alguien más, es algo que decidí asumir, pero descuida, no moriré por ese tipo de cosas – el hecho de que Sakura le restara tanta importancia al asunto, altero mas a Sasuke, esa mujer era demasiado exasperante. Pero ahora estaba aliviado, ella no era una persona vil que usaba venenos contra otros, al contrario, los hacía para ayudar a quienes se envenenaban. Ese hecho lo tranquilizaba, pero también lo hacia sentir mal, el había pensado lo peor de ella hasta hace poco sin saber la verdad. Ahora entendía a su hermano cuando le dijo que no sacara conclusiones apresuradas de las personas.


 


 


-          Es momento de irnos, ya casi es de noche y no podemos dejar que entre el aire frio a este lugar – dicho eso, Sakura se levantó y se dirigió hacia la puerta mientras Sasuke la seguía.


 


Ambos salían en silencio de la casa, Sakura cerro con llave la puerta principal y luego miro a Sasuke.


 


-          Lord Sasuke, si a usted le parece bien me gustaría que me ayudase con mis plantas –


 


 


-          Pero usted dijo que estaba prohibido – Sasuke no pudo ocultar su sorpresa.


 


 


-          Eso es verdad, y sigue siendo así, sin embargo, sé que usted tiene cierto interés en las plantas medicinales, además quiero que conozca como cuidarlas y tratarlas adecuadamente, sé que no podrá tener las mismas plantas que aquí, pero, los cuidados casi siempre son los mismos, si usted tiene tiempo, me gustaría verlo aquí mañana cuando termine sus deberes en el dojo –


 


 


-          Sera un honor, Milady – dicho esto hizo una inclinación.


 


 


Ambos partieron dentro del castillo y se separaron para lavarse antes de la cena, esa había sido una tarde muy interesante para Sasuke, ya quería que fuese la hora de dormir para analizar todo lo que había sucedido.


 


Después de una cena normal con todos, Sasuke partió inmediatamente hacia sus recamaras, al estar solo, tenia mucho que pensar. Cuando entro a su habitación lo primero que hizo fue buscar las cartas del castillo del fuego, la de su hermano y su esposa, al verlas suspiro, aun tenia mucho que aprender y una de esas cosas seria a ser mas paciente y prudente, así como también no sacar conclusiones apresuradas de las cosas. También vio el listón que Izumi le mando y lo observo por unos instantes.


 


 


<< Creo que lo usare antes de lo que creías, hermana>> pensó de manera irónica.


 


 


Una vez guardadas sus pertenencias apago las linternas y se acostó en su futón, pero a pesar de estar cómodo no podía dejar de pensar en la información adquirida ese día. Desde el hecho de una probable batalla cercana, hasta el pasatiempo secreto de la general del castillo, si, cada uno de esos dos puntos debían ser analizados con cuidado.


 


Primero; ¿Qué sabia Sasuke de las personas a las que combatiría? Solo que eran personas que se oponían al clan Senju, lo cual para el moreno no era una novedad, también el hecho de que subyugaban a la fuerza aldeas inocentes que no tenían que ver con los castillos, alguien que solo buscaba el control y el poder. Eso le parecía extrañamente familiar a Sasuke, podrían ser suposiciones suyas, pero quizás sea una persona con la que ya se haya topado en el pasado, pero Sakura no sabia bien sobre los rumores, así que no podía especular al respecto, ambos debían esperar a que llegase Naruto para mas información. También está el hecho de que vendrán 3 personas de la confianza de Sakura que pondrán fin a las dudas sobre el enemigo, así como darán aporte de alguna manera que aún no entendía Sasuke.


 


El otro tema por analizar es la casa llena de plantas de Sakura, eso era algo que no esperaba Sasuke, aun cuando antes le habían comentado que gran parte de las medicinas venían del castillo, el nunca imagino que fuese la propia general la que se encargaba de ello, también estaba el hecho de que ella fabricaba venenos y antídotos que probaba en si misma, lo cual aún le parecía una locura.


 


Había algo que también estaba llamando la atención del joven, y era el hecho de que ella le dio permiso de entrar a una zona que estaba prohibida para todos, sabia que lo hacia para que viera que confiaba en él, esa debía ser la razón principal si no es que la única


 


 


<< Pero, aun así, el hecho de ser el único al que le permite ayudarle …. Me hace feliz>>


 


 


Aun con todo esto, su orgullo no le permitía aceptar rápidamente la mano de la chica, aun debía pensar en que haría. Bueno, al menos una cosa era obvia, entrenaría mas duramente a los soldados, batalla o no debían estar listos en cualquier momento.


 


 


El día siguiente transcurrió como cualquier otro, Kakashi se encontraba en la oficina de Sakura y Sasuke entrenaba mas duramente a los soldados, Sakura estaba en la casa de madera y la vida dentro del castillo transcurría como siempre. Fue hasta después de comer que Sasuke se encontraba libre de cualquier tarea que, sin pensarlo mucho camino hasta la zona prohibida del castillo, se detuvo lo suficientemente lejos de la casa de madera donde se encontraba Sakura, pero lo suficientemente cerca como para contemplar su fachada. Dudaba mucho si entrar o no, el hacerlo lo proveería de conocimiento medico esencial para su gente, así como el tiempo con la joven general que tanto quería, pero no sabía si debía ceder ante este último deseo, no, iría, pero sería solo por conocimiento. O al menos eso era algo que repetía en su mente constantemente.


 


Antes de darse cuenta, ya estaba frente a la puerta de la casa, y aun con dudas toco la puerta.


 


Sin embargo, nadie respondió, lo hizo constantemente, pero había un silencio como respuesta. Al principio Sasuke dudo si ella realmente estaba dentro, pero recordó que le pidió que la ayudase el día anterior, armándose de valor decidió entrar, al hacerlo pudo ver que el techo tenia cierta parte descubierta por lo que entraba fácilmente la luz natural al lugar, todo estaba bien iluminado, mirando a los alrededores pudo encontrar a Sakura, sentada en la mesa que estaba muy cerca de la puerta. Tenia el cabello sujeto en una coleta alta, las mangas de su kimono estaban recogidas por lo que sus brazos quedaban libres y expuestos. Sasuke se acerco mas a ella y noto que estaba muy concentrada escribiendo, había varias hojas frente a ella, también noto algunas plantas medicinales y algunos recipientes. Como la chica aun no notaba su presencia decidió tocar su hombro para llamar su atención, en respuesta, Sakura dio un respingo y volteo a donde se encontraba el moreno.


 


 


-          Lord Sasuke… ¿Cuándo entro? – pregunto visiblemente sorprendida


 


 


-          Lamento entrar sin permiso, pero, estuve tocando muchas veces y no obtuve respuesta, me preocupé y entre – respondió con sinceridad.


 


 


-          Lo lamento… yo… no preste atención – parecía algo apenada.


 


 


-          ¿Qué es lo que la tenia tan concentrada, general? – pregunto Sasuke para alivianar el bochorno de la chica.


 


 


-          Mañana tengo planeado enviar el siguiente lote de medicamentos al hospital del pueblo, necesito escribir detalladamente la función de cada uno, así como su administración – explico Sakura mientras señalaba lo que tenia en frente. – Algunas de ellas son para cosas especificas y otras sirven para mas de una enfermedad, se que el doctor está muy capacitado, pero suele darles algunos medicamentos a los aldeanos, es mejor poner instrucciones – finalizo la chica mientras se estiraba.


 


 


Sasuke miro las hojas, en ellas no solo estaban las instrucciones, algunas tenían dibujos muy exactos de las plantas, el estaba muy impresionado por la dedicación de Sakura en ese ámbito, luego la miro de reojo y vio que aun tenia marcas bajo sus ojos, ahora entendía el por qué su cansancio. Suspiro.


 


 


-          Estoy aquí para aligerar su carga, déjeme ayudarla – la voz de Sasuke sonó con una preocupación que Sakura interpreto como determinación. Él quería que la chica descansara un poco.


 


 


-          Muchas gracias Lord Sasuke, ya tengo casi listo todo lo relacionado a las instrucciones, me faltan de recoger algunas plantas de esta zona y unas pocas de aquella – diciendo esto ultimo señalo la puerta donde se encontraban las plantas venenosas.


 


 


-          ¿Necesita darle veneno al doctor? – Sasuke no pudo evitar su tono acusador, y Sakura era buena ignorando eso para no pelear de manera innecesaria.


 


 


-          No todo es veneno, algunos son somníferos y otros analgésicos, hay veces en que necesitamos adormecer alguna parte del cuerpo para evitar algún dolor o hacer algún tipo de cirugía, de ahí vienen, de mi sección de venenos, aunque no necesariamente lo son – continuo Sakura ya sin mirar a Sasuke, el hecho de explicar cada paso de que daba le comenzaba a fastidiar, decidió concentrarse en las ultimas hojas.


 


 


Sasuke se golpeo mentalmente, de nuevo estaba juzgándola antes de saber toda la información, debía moderar su lengua, si alguien hiciera lo mismo con su hermano estaba completamente seguro de que mataría a quien cuestionara sus actos, pero ahí estaba el, siempre cuestionando a Sakura.


 


 


<< Terminara odiándome >>


 


 


Sasuke comenzó a arrepentirse de haber ido a ese lugar, de no hacerlo no habría ofendido nuevamente a Sakura.


 


Sakura termino de escribir y por ese breve momento se olvido por completo de la presencia de Sasuke, de no ser porque alzo la vista había seguido pensando que estaba sola en la casa.


 


 


-          Lord Sasuke, si aun tiene deseos de ayudarme sígame – la voz de Sakura era carente de cualquier emoción, Sasuke no podía adivinar lo que estaba sintiendo la joven en esos momentos.


 


 


Sakura guio a Sasuke a lado de unas plantas en el suelo, le explico para que servían y como se debían cuidar y que partes de ellas se utilizarían, las primeras eran para la fiebre, las siguientes para las heridas, otras se servían en té para curar los resfriados, Sasuke no perdía detalle de la explicación, no se atrevió a decir nada mas por temor a ofenderla nuevamente, así que solo asentía y preguntaba algo si era necesario.


 


Así pasaron varias horas en las que ambos estuvieron juntos encerrados en esa pequeña casa de madera, de alguna manera era un momento muy intimo para ambos, ya sea por Sakura, que era la primera vez en muchos años que trabajaba con alguien con las plantas, así como él era el primero en entrar en su lugar especial, era algo muy inusual, un sentimiento extraño para ella, no sabía cómo podría comenzar a describirlo, pero una cosa estaba segura, la compañía de Sasuke era agradable. Mas allá de su lengua afilada, estaba verdaderamente interesando en lo que hacía, le ponía mucha dedicación y aprendía muy rápido, los silencios que se generaban no eran incomodos, eran el tipo de silencios que pueden disfrutarse a lado de otra persona, definitivamente era una experiencia nueva para la peli rosa.


 


Por otro lado, para Sasuke era todo un suceso, era la primera vez en su vida que pasaba tanto tiempo a solas con una mujer que no fuese su madre en el pasado, el siempre lo considero molesto, pero al estar junto a Sakura podía sentir una serenidad que no había sentido nunca antes, le hacia pensar que el mundo fuera de aquellos muros no existía y eran solo ellos dos, que no había rangos, solo eran una joven mujer y un hombre.


 


 


<< Ojalá y el tiempo se detuviera >> fue su ultimo pensamiento en ese momento.


 


 


Poco después Sakura le anuncio que estaba por anochecer, y que era mejor salir ya que el aire frio dañaría a las plantas.


 


-          Ya todo esta listo para mañana, gracias a usted termine antes de lo que creía, muchas gracias – dijo Sakura con una gran sonrisa. Sasuke no pudo evitar ver como los ojos de esta brillaban, sintió un vuelvo en el corazón y no pudo decir ni una palabra así que solo asintió.


 


 


Salieron juntos de la casa y cerraron con llave, caminaron por los pasillos juntos cuando fueron interceptados de pronto por Tayuya.


 


 


-          Lady Sakura, el mensajero acaba de llegar y tiene cartas para usted, la esta esperando afuera de su oficina – dijo casi sin aliento la mujer. Sakura se alegró al oír eso y salió inmediatamente hacia donde se encontraba el mensajero, Sasuke y Tayuya la siguieron como un acto reflejo.


 


 


Los tres llegaron al mismo tiempo a la oficina de la general donde se encontraba un joven delgado con tres cartas en la mano. Este le explico a su general que tuvo que tardarse mas de lo habitual ya que las tres personas le pidieron que esperara hasta que le dieran la respuesta que necesitaba su general y en cuanto la tuvieron inmediatamente le dieron las cartas.


 


 


-          Tayuya tendré mi cena en mi oficina, avísale a Lord Kakashi que cuando termine de cenar venga- dio como orden la joven una vez que obtuvo las cartas, luego miro a Sasuke – Lord Sasuke lo mismo va para usted, una vez que se asee y cene venga a mi oficina, les comentare a ambos el contenido de las cartas así como la respuesta de ellas – finalizo la joven, una vez dicho esto Sasuke solo asintió y se fue en dirección a los baños.


 


 


Pasaron un par de horas para que los dos hombres fueran a la oficina de Sakura, Kakashi ya estaba al tanto por esta que Sasuke sabia de la situación actual por lo que no hizo preguntas cuando este fue con el al lugar de la reunión privada. Luego de llamar un par de veces a la puerta ambos recibieron la autorización de la joven para entrar, Sasuke noto que ella ya se había duchado, llevaba el cabello suelto esparcido por su espalda y sus hombros, llevaba puesto un kimono sencillo de bajo de su hakama de general, también noto unos platos y cuencos vacíos que le decían que si había cenado y lo que parecía las cartas. Cuando se sentaron, Sakura llamo a Tayuya para que les trajera algo de té y algún postre para acompañar, una vez que la mujer trajo lo que le se ordenó Sakura comenzó.


 


-          He recibido respuesta de las tres familias, al parecer ellos también habían oído rumores con respecto a los asaltos y agravios a las villas cercanas a ellos, también anuncian que se cerciorarán y vendrán en dos días al castillo – hablo con seriedad a los dos hombres frente a ella.


 


 


-          Entonces, ¿es quien sospechamos que es? – pregunto el hombre enmascarado de cabello gris.


 


 


-          Aun no es seguro, por lo que necesitamos que Naruto nos confirme, así como que ellos se cercioren de ello, no podemos hacer nada mientras tanto, aunque el hecho de que vendrán es un gran avance – informo Sakura a los presentes


 


 


-          ¿Qué es lo que procede ahora? – pregunto al fin Sasuke


 


 


-          Por ahora debemos preparar todo para la llegada de todos, Naruto llegara mañana, pero los demás vendrán un día después que el, debemos tener todo preparado para su estadía – les explico la joven.


 


 


-          ¿Cuánto tiempo se quedarán? – cuestiono Kakashi


 


 


-          Eso aun no lo sé, todo depende de como se desarrollen los eventos, un par de días, una semana, no estoy segura. Por ahora quiero que te encargues de que tengamos los suministros necesarios para su llegada, puede que se termine la comida rápidamente…. – hablo la joven mientras miraba a Kakashi, luego volteo hacia Sasuke – Lord Sasuke, usted se encargará de la seguridad del castillo, así como la del pueblo, no quiero que ocurran percances, pueden atacar a nuestros invitados o incluso tomarla contra la gente inocente de Byakugou si es que se dan cuenta de esta reunión, debemos estar preparados para cualquier situación –


 


 


-          Entendido mi general, deje todo en mis manos – hablo con vehemencia Sasuke.


 


 


-          Muy bien, eso es todo por el día de hoy, mañana estaré ocupada por lo que los veré cuando Naruto llegue – dicho esto, despidió a los hombres y cada uno fue a sus respectivas recamaras.


 


 


El día siguiente transcurrió un poco mas ajetreado que los otros, Kakashi estaba con Tayuya y algunas otras sirvientas dando explicaciones específicas para los próximos días, se ocupo de pedir suficiente comida, leña y telas para la llegada de los visitantes, también le dio indicaciones para el reparto de las habitaciones de invitados.


 


 


-          No olvides que hoy llegara Lord Naruto, así que ten listas sus recamaras, que tengan preparado sus alimentos, llegara antes de que se ponga el sol – Kakashi daba sus ultimas indicaciones a la mujer quien escuchaba con atención. Dicho esto, salió a continuar sus demás obligaciones.


 


 


Mientras tanto, al mismo tiempo, Sasuke se encontraba dando indicaciones a los soldados, envió a algunos a las fronteras de Byakugou, los que vigilaban la entrada al castillo serian turnados cada cierto tiempo. Sakura no pudo elegir a una persona más capaz que Sasuke para esa tarea, ya que el mismo iba a ver que todo estuviera en orden de vez en cuando.


 


 Fue en una de sus rondas cuando paso por la zona que estaba prohibida para todos, vio la casa de madera donde Sakura cuidaba sus plantas, pero lo que llamo su atención a esta zona fue el ver a una mujer salir de la cabaña con un cesto en las manos. Sasuke decidió observarla y vio una actitud muy sospechosa en ella, ya que miraba constantemente a su alrededor y se mantenía oculta de cualquiera que la pudiese notar.  Sasuke decidió seguirla, hasta donde sabia Sakura no le permitía a nadie entrar a esa casa y esa mujer estaba saliendo de ella. La siguió hasta una parte del castillo en la que a esa hora no había nadie, se acerco a la barda que rodeaba el lugar y vio que esta salió por una especie de escondite al exterior. Sasuke no dudo en hacer lo mismo, desde una distancia muy prudente Sasuke vio mejor a la mujer, si bien no podía ver su rostro podría decir que era una mujer joven, llevaba su largo cabello castaño oscuro atado con una coleta en la espalda, un kimono sencillo en color rosa pálido sujeto con un obi de color verde claro.


 


Sasuke siguió a la mujer hasta las afueras del pueblo donde a su parecer se dirigía, para el eso era suficiente, si bien no estaba a favor de matar mujeres bien la capturaría y la llevaría con la general para interrogarla por sus acciones. Se acerco mas a ella esperando una oportunidad, cuando esta se dirigía a una de las calles del pueblo, este la intercepto, la tomo del brazo y la trajo hacia él, inmediatamente cubrió su boca para que esta no gritase y alarmara a otros e hiciera un alboroto.


 


 


-          Si sabes lo que te conviene es mejor que cooperes – hablo con voz fría y sin emociones.


 


 


La mujer reacciono de una manera inesperada para él, no forcejeo como cualquiera lo haría, si no que mas bien ella tomo un impulso hacia adelante y golpeo su cabeza contra su cara haciendo este la liberara de su agarre, inmediatamente la mujer lo tomo del brazo y al mismo tiempo que ella lo doblaba giraba para quedar frente a él, saco un delgado cuchillo del obi y lo acerco a toda velocidad al cuello de Sasuke, pero se detuvo a pocos centímetros de su piel.


 


Ambos estaban frente a frente, y al verse se quedaron completamente quietos hasta que por fin la mujer hablo.


 


 


-          ¿Lord Sasuke? – la voz de la joven sonaba muy sorprendida.


 


 


-          …¿Lady Sakura?- al parecer el más sorprendido era él.


 


 


 


 

Esta historia archivada en http://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=72216