Error por YuriLupinBlackRiddle
Summary:

Pensar que sólo había nueve bijus fue muy descuidado de parte del todo el mundo ninja. Sí, existía la mitad del Juubi, pero ¿Y la otra? ¿Qué pasó con la mitad que el hermano de Hagoromo se quedó?

Cuando la devastación comienza en el mundo ninja, todos creen que Akatsuki ya comenzó su movimiento… hasta que descubren que había otros bijus y no sólo unos cuantos, sino veinte.

Un juego de velocidad e ingenio inicia cuando los Akatsuki también se enteran.

Reunirlos a todos supondrá la victoria en la guerra para el bando que los tenga sin lugar a dudas. Tener a la Alianza Ninja, a Bee y Naruto, no les servirá de nada si no tienen más bijus.

¿Quién ganará?

 

 

SE NECESITAN OC.

Vacantes para hombres y mujeres.

 


Categorías: ANIME/MANGA, NARUTO Personajes: Naruto Uzumaki
Generos: Accion/Aventura
Advertencias: Muerte de un personaje
Desafio:
Serie: Ninguno
Capítulos: 3 Finalizado: No Numero de palabras: 2737 Leido: 251 Publicado: 05/12/2017 Actualizado: 27/12/2017
Story Notes:

Uh... eliminé la historia por error (que coincidencia, ¿no?) y también perdí las fichas que tenía T.T

Probablemente utilice algunas que me habían enviado para mis otras historias, pero se continúan aceptando personajes así que ¡bienvenidos!

PS. Sería genial que si quieren dejar ficha, lo hagan en el capítulo que dice "¡Ficha!" (valga la redundancia xD)

 

1. ¡Ficha! por YuriLupinBlackRiddle

2. 00. Introducción por YuriLupinBlackRiddle

3. 01. Rumores por YuriLupinBlackRiddle

¡Ficha! por YuriLupinBlackRiddle
Notas de autor:

La ficha necesaria para que participen con su OC.

Ah, ¡qué bien se siente volver!

Dejé FE hace poco más de dos años (o menos, no podría estar segura) y lo extrañé bastante. Fue Naruto quien me abrió las puertas para los fanfic y decidí volver a escribir sobre nuestro querido ninja.

Espero comenzar los capítulos en un par de semanas, incluyendo OCs que me habían dejado para otras historias (perdí los de esta, mierda T.T)

Con todo, aún pueden agregar sus propios personajes siguiendo el formulario que está en seguida.

El punto es que hay otros 20 bijus, los cuales son más débiles que los otros 9 que nos presentan en la serie, por razones obvias: el poder (o bueno, el chakra) quedó dividido en muchas más partes.

La protagonista tendrá uno, será el Nijuubi, el ciervo de veinte colas (?

Cuando las fichas de los 19 Jinchurikis ya las tenga, entonces publicaré un comentario o el primer capítulo poniendo un alto, pero sólo para quienes querían ser Jinchurikis, me pueden seguir dando más OC´s aunque la historia vaya avanzando más.

Ahora sí, la ficha que necesitan llenar, pero antes, otras peticiones: por favor no se emocionen y me los hagan invencibles. La historia estará ambientada en Shippuden, y entre medio, a lo que me refiero que también parte de los tres años en que Naruto no estaba.

-No se puede ser del clan Uchiha, Hyuuga ni Namikaze.

-Por favor, hagan lo posible por no tener Konoha como su aldea, para dar más diversidad a los personajes y procedencia.

-Se puede ser de Akatsuki, porque ellos pueden tener a los otros nueve para el Juubi, pero si tienen a estos  bijus, les darían más importancia a la hora de pelear. Lo que significa que, si son de Akatsuki y son Jinchurikis de alguno de estos bijus, serían su elemento sorpresa, no se los extraerían.

Nombre y apellido:

Aldea de procedencia:

Edad:

Personalidad:

Apariencia:

¿Qué bijuu tienen? (su forma de animal, su verdadero nombre y el número de colas):

Historia del clan:

Historia del OC:

Jutsus, armas y elemento (si es de un clan conocido, no me pongan los jutsus):

Invocación:

¿De qué bando está?: (aliado, Akatsuki, Sasuke, Orochimaru o es un solitario)

Debilidades:

Datos extra: (opcional)

¡Nos vemos pronto!

 

Aquí el prólogo:

 

El aire a su alrededor se agitaba con violencia y lo único que podía percibir era el asfixiante aroma a cenizas. Las llamas se extinguieron hacía ya muchas horas, pero Haruka aún se mantenía dentro del escondite. Su padre le había dicho que no saliera por nada del mundo y ella estaba dispuesta a obedecerlo después de ver a su madre morir por protegerla.

                ¿Había alguien que la ayudara?

                Observó a través de la pequeña rendija que le ofrecía la desgastada puerta de madera y su mirada sólo encontró cuerpos inmóviles en el suelo. Tuvo que cerrar los ojos para no enfrentar la cruda realidad: masacraron a su clan sin que ella fuera capaz de evitarlo.

                Se preguntó si sus amigos lograron escapar o fueron protegidos por sus padres, pero incluso la cuestión era ridícula para una niña de siete años. Lo más seguro es que los sobrevivientes fueran cazados como animales salvajes por los mismos ANBU que atacaron al pequeño clan.

                Abrió los ojos con temor cuando una enorme sombra cubrió la poca luz del sol que iluminaba su rostro e hizo lo posible para que no la sacaran del resquicio que estaba en el suelo. Gritó y pataleó, haciendo todo lo que tenía en sus manos para que los desconocidos la dejaran en paz. Pero fue inútil.

                Su vista pronto conectó con los ojos extraños y carentes de cualquier emoción que la miraban con curiosidad.

00. Introducción por YuriLupinBlackRiddle
Notas de autor:

Esta es una pequeña probadita de lo que sería el inicio de la historia.

Me alegra avisar que sí encontré los OC que comentaron originalmente, así que en las notass finales les dejaré una lista de todos los que tengo hasta ahora. Lamentablemente, no recuerdo de quiénes eran, así que todos los créditos a sus respectivos creadores.

Espero subir el primer capitulo pronto con algunos OC interactuando.

¡Nos vemos!

-Yuri.

00

Prólogo.

 

El aire a su alrededor se agitaba con violencia y lo único que podía percibir era el asfixiante aroma a cenizas. Las llamas se extinguieron hacía ya muchas horas, pero Haruka aún se mantenía dentro del escondite. Su padre le había dicho que no saliera por nada del mundo y ella estaba dispuesta a obedecerlo después de ver a su madre morir por protegerla.

                ¿Había alguien que la ayudara?

                Observó a través de la pequeña rendija que le ofrecía la desgastada puerta de madera y su mirada sólo encontró cuerpos inmóviles en el suelo. Tuvo que cerrar los ojos para no enfrentar la cruda realidad: masacraron a su clan sin que ella fuera capaz de evitarlo.

                Se preguntó si sus amigos lograron escapar o fueron protegidos por sus padres, pero incluso la cuestión era ridícula para una niña de siete años. Lo más seguro es que los sobrevivientes fueran cazados como animales salvajes por los mismos ANBU que atacaron al pequeño clan.

                Abrió los ojos con temor cuando una enorme sombra cubrió la poca luz del sol que iluminaba su rostro e hizo lo posible para que no la sacaran del resquicio que estaba en el suelo. Gritó y pataleó, haciendo todo lo que tenía en sus manos para que los desconocidos la dejaran en paz. Pero fue inútil.

                Su vista pronto conectó con los ojos extraños y carentes de cualquier emoción que poseía un hombre extraño. A pesar de que la asustó más que cualquier otra cosa, logró reconocer un ligero brillo de curiosidad en su semblante.

            —Tú eres la hija de Kimiko, ¿no?

            Haruka abrió los ojos de un golpe al encontrarse con la oscuridad de una cueva. Sintió cómo su propia respiración comenzaba a fallar. La paranoia se extendía en su cuerpo como una enfermedad al no distinguir nada en las penumbras. Tuvo que hacerse daño para conseguir reaccionar finalmente.

            —Deberías superar ese miedo estúpido.

            La voz de Katsuo la devolvió a la realidad como si de una bofetada se tratara. Agitó su cabello antes de levantarse del pobre intento de cama —no consistía en más que un montón de ropa sin ningún orden— que tenía en esa cueva y salió de ella ignorando al bijuu. Con el tiempo, había aprendido a acostumbrarse a escucharlo en los peores momentos.

            Los continuos pasadizos entre cuevas eran lo peor que le podían pasar después de tener aquella pesadilla, pero era la única manera en que podría estar oculta de los ninjas élite que la buscaban. Al final, la luz del sol dio de lleno en su rostro y Haruka se tomó la libertad de respirar el aire fresco del Bosque Prohibido.

            —Tengo que volver hoy —pronunció para sí misma antes de caer sobre las ramas del árbol más cercano.

            Estar dentro de una montaña comenzaba a hastiarla y regresar al escondite no era mucho mejor. La posibilidad de una deserción se plantó en su cabeza como una idea absurda que descartó con una sonrisa.

            —Algo está pasando —La advertencia de Katsuo hizo saltar todas sus alarmas.

            Se irguió en su lugar y, apoyándose con el tronco del árbol, intentó aguzar su oído pero parecía que el bijuu no estaba dispuesto a ayudarla. Lo maldijo antes de continuar su búsqueda pero un golpe en la cabeza la envió directo al suelo. Se levantó antes de que su atacante cayera frente a ella con una enorme sonrisa burlona.

            —Eres tú —Haruka frunció el ceño sin comprender nada—. Tú también eres un Jinchuriki.

Notas:

Y bueno, aquí les dejo el listado de personajes. Tendrán este formato: Nombre / Bijuu / Bando.

Shirahime Uehara / Hiroko, siete colas / Konoha.

Astrid Kirigaya / no tiene bijuu / Akatsuki.

Akemi Yami / no tiene bijuu / Konoha.

Aoi Tendo / Akita, doce colas / Sasuke.

Mariko Natsuki Hime / Daisuke, catorce colas / Sasuke.

Solange Yato / Haruka, dieciocho colas / Akatsuki - Aliada.

Asahi Akuma / Hanatsu, quince colas / Akatsuki.

Kizashi Senju / Yamata no orochi, dieciséis colas / Sasuke.

Nanashi / Kohryu, trece colas / Ninguno.

Kohina / Rem, diecinueve colas / Akatsuki.

01. Rumores por YuriLupinBlackRiddle

 

—Debo admitirlo —Una escalofriante sonrisa se posó en el rostro de su contrincante—. Eres más dura que muchos de mis enemigos.

            Kaiko reforzó sus intentos por liberarse de la fuerte sujeción en su cuello. El hombre frente a él parecía feliz de retenerla al fin, después de que se escurriera de sus manos durante la última hora. El aire agitaba sus pálidos cabellos y la luz del sol iluminaba con facilidad las cicatrices que cubrían la mayor parte de su cuello. Era intimidante.

            Pateó su torso con fuerza, pero ninguno de sus golpes conseguían moverlo ni un centímetro. El hombre, cuyo nombre era Nanashi, parecía disfrutar del sufrimiento de Kaiko. De su impotencia al verse incapaz de liberarse y cómo su vida se perdía poco a poco. Hasta que una nube de humo cubrió su vista por completo.

            —Tú también eres divertido.

            La misma chica que antes estaba en desventaja, ahora lo miraba desde lo alto de una de las casas con una sonrisa torcida. Sus ojos habían cambiado, Nanashi lo notó cuando cayó frente a él de un salto. La pupila se convirtió en una línea rasgada, parecida a los ojos de un felino.

            —Pero en realidad estoy ocupada, no tengo tiempo para…

            Nanashi gruñó y corrió hacia ella emitiendo un rugido de ira. No permitiría que esa mujer lo humillara de aquella manera. Sin embargo, ésta desapareció y lo único que dejó fue una estela de humo blanco y el susurro de una disculpa en el aire.

            Kaiko apareció frente a la aldea que tanto amaba, inclinándose con respeto frente a los que custodiaban la entrada. Avanzó a paso rápido ansiosa por llegar a la torre del Hokage y revelarle lo que había descubierto.

            —Shirahime tenía razón. Sabía que no debía desconfiar de ella —explicó a Shizune antes de entrar a la oficina de Tsunade—. Definitivamente hay más bijuus. Seguro que muchos cuentan con Jinchuriki. Entre ellos está el renegado que me enviaron a investigar, Nanashi. Si los avistamientos son ciertos, hay por lo menos una docena de ellos…

            Detuvo su informe al darse cuenta de que había sido precipitado comenzar a hablar antes de asegurarse de que la Hokage estaba sola. Un hombre la miraba junto al escritorio de Tsunade, una máscara ocultaba la mitad de su rostro y Kaiko se sintió enmudecer de pronto. Su presencia siempre conseguía ponerla nerviosa.

            —Kaiko —Correspondió el escueto saludo con un tranquilo asentimiento—. No sabía que estabas en una misión.

            —Yo tampoco.

Tsunade frunció el ceño sin comprender las recientes noticias de una de sus ninjas más confiables. No podía decir que le sorprendiera su capacidad de tomar misiones a diestra y siniestra con el fin de tranquilizarse. Kaiko solía tomarse demasiado cualquier amenaza hacia la aldea desde que ocurriera el ataque de Pain.

—Sí, bueno… Hay demasiados rumores. Desde Suna hasta aquí, los ataques no se detienen y los avistamientos tampoco. Tenía que estar segura de que era cierto —Se encogió de hombros, restándole importancia—. Y Shirahime dijo que se encontró con uno de ellos… es por eso que terminó en el hospital. Dijo que era miembro de Akatsuki. Consiguió una pista de alguna forma y eso me llevó a Nanashi, que no es muy agradable. Tenemos suerte de que no esté aliado con nadie… por ahora.

—¿Un Jinchuriki aliado con Akatsuki?

—Yo también me sorprendí, pero no parece ser el único. —Kaiko apretó los puños, como hacía cada vez que intentaba recordar un poco—. Conseguí algunos nombres, están Kirigaya, Akuma, Kohina, dos Uzumaki y esta chica con la que se cruzó Shirahime… Ahora que lo pienso, ¿cómo está?

—Sakura dijo que estaba sanando muy rápido, pero su salida aún no está permitida. Tal y como lo pediste —dijo Kakashi para enfocarla de nuevo en el tema—. ¿Dos Uzumaki? ¿Estás segura de eso?

—No tanto como lo están ustedes de la existencia de los bijuus —replicó Kaiko—. Pero pensé que ahora era el momento indicado para volver y hablar de esto contigo… con ustedes. Con todos. Creo que los otros Kages también deberían saberlo, si están dispuestos a formar una alianza.

Sin darse cuenta, había caminado en vueltas dentro de la habitación mientras explicaba todo, aunque no estaba segura de que hayan comprendido la mitad de lo que dijo. “No me creen”, concluyó al observar sus rostros. “¿Hay algo que…?” Apretó los labios al darse cuenta de lo que quería hacer, sin sentirse muy segura. Como sensei, debía proteger a sus alumnos a toda costa pero esa situación la sobrepasaba.

—Shirahime es un contenedor —confesó. Espero a ver las expresiones en sus compañeros—. Ella me lo dijo, también. Tal vez es por eso que se recupera tan rápido. Dijo que escuchó los nombres en la cabeza de la chica mientras intentaban hablar… o pelear, no estoy segura.

—No puede haber más Jinchuriki —murmuró Tsunade sin sentirse muy convencida—. El último es Naruto, ¿cómo es posible que…?

—Es posible, de alguna forma.

            Después de eso, Kaiko apretó los labios y observó a Kakashi en un vistazo rápido antes de volver la mirada hacia la quinta Hokage. El silencio reinó en la habitación durante un largo rato, que fue interrumpido por el suspiro de Tsunade y eso fue suficiente para que Kaiko comprendiera. La investigación que le tomó semanas, daría frutos.

            Sintiéndose de pronto como una niña pequeña que conseguía lo que quería, una enorme sonrisa se extendió en su rostro.

 

 

 

—¡De nuevo! ¡Levántate!

Soltó un gruñido al intentar mover sólo un dedo. Todo su cuerpo dolía por el entrenamiento y era casi insoportable. Sumando a esto, Deidara la miraba con superioridad. Haruka nunca consiguió borrar el molesto brillo en sus ojos y, para entonces, se supone que debía estar acostumbrada pero no podía hacerlo.

—¡Levan—

—Detente.

Las miradas de ambos recayeron en la figura imponente del chico tranquilo con el que Haruka rara vez cruzaba palabras. Eran de la misma organización, pero la joven no solía relacionarse mucho con alguien que no fuera Konan. Deidara regresó su arcilla a donde pertenecía y Haruka se puso de pie, empujando con el hombro al rubio en el proceso.

—¿Qué haces por aquí, Kenshi… o Ryu? No estoy segura de quién eres —Haruka agitó la cabeza de lado a lado intentando despejarse. Evitaba portarse estúpida frente a sus compañeros—. Lo siento.

Justo sobre su ceja, aún se situaba la horrenda cicatriz que la chica de Konoha le había dejado después de tomarla por sorpresa. No había sido una lucha fácil, pero Haruka consiguió librarse del problema con vida y regresar al escondite de Akatsuki, recibiendo una reprimenda de Konan en el proceso. Volvió la atención al hombre pelirrojo que la observaba con una ceja enmarcada y no pudo evitar divagar una vez más.

Se preguntó si él también comprendía la soledad que debería sentir al no quedar muchos en su clan, a excepción de su hermano pequeño. Frunció el ceño y se maldijo a sí misma. Por supuesto que no lo entendería, porque él sí tenía a alguien y ella estaba sola. Regresó a la realidad cuando Deidara abrió la boca.

—Últimamente es más estúpida de lo usual, ¿sabes? —dijo con su característico tono burlón.

                —Ellos quieren hacer una reunión.

            —Y una mierda —Deidara frunció el ceño con molestia—. Esas reuniones son más aburridas que tener una misión con Sasori.

            —No es como si a alguien le importe tu presencia —replicó Haruka con una ligera sonrisa, antes de caminar hacia Uno-de-los-Uzumaki—. ¿Sabes para qué es la reunión?

            —No más que tú.

            La chica asintió con gesto ausente sin detener su caminata. Al final, Deidara tuvo que seguir sus pasos y no tardaron mucho antes de llegar a la cueva en donde las reuniones se llevaban a cabo con todos los miembros de la organización. Eran más de los que se planeaban originalmente, por eso solo los miembros originales poseían un anillo. Por desgracia, a Haruka nunca le cedieron uno de ellos.

            Antes de decir nada estudió los rostros que la rodeaban, todos mostraban aburrimiento y desinterés, excepto el de Itachi. El de Itachi nunca revelaba nada de lo que pensaba. Estaban Solange Yato y Asahi Akuma, las más jóvenes junto a Haruka. También Kohina y Astrid Kirigaya, quienes presumían ser buenas amigas fuera de la organización. Y los hermanos Uzumaki, Ryu y Kenshi, que aún si estaban uno al lado del otro, Haruka no podía diferenciarlos. Todos ellos lucían la famosa capa negra cubierta por nubes rojas.

            Solo faltaban Pain y su leal compañera, Konan. No tardaron mucho en aparecerse en una nube de humo, ambos luciendo la misma expresión tranquila y relajada que los caracterizaba. La mujer posó sus ojos en Haruka, para asegurarse de que había asistido. Después, observó a todos y una vez confirmadas las presencias de los miembros, abrió la boca.

            —Konoha ya sabe sobre los otros bijuus —dijo con voz queda—. Está preparando un equipo para buscarlos y otro más para informarle a las naciones. No hace falta decir que debemos encontrar a todos antes que ellos.

Notas:

Antes que nada, ¡Feliz Navidad!

Les dije que este capítulo sería más largo que el anterior xD Y, espero, el siguiente lo será un poco más.

Les agradezco haber comenzado a leer la historia y los invito a dejar sus personajes sin ningún problema.

Aquí dejaré la relación de personajes actual.

Shirahime Uehara (Hiroko, siete colas) - Konoha.
Astrid Kirigaya (no tiene bijuu) - Akatsuki.
Akemi Yami (no tiene bijuu) - Konoha.
Aoi Tendo (Akita, doce colas) - Sasuke.
Mariko Natsuki Hime (Daisuke, catorce colas) - Sasuke.
Solange Yato (Haruka, dieciocho colas) - Akatsuki / Aliada.
Asahi Akuma (Hanatsu, quince colas) - Akatsuki.
Kizashi Senju (Yamata no orochi, dieciséis colas) - Sasuke.
Nanashi (Kohryu, trece colas) - Ninguno.
Kohina (Rem, diecinueve colas) - Akatsuki.
Uzumaki Kenshi (No tiene) - Akatsuki.
Uzumaki Ryu (No tiene) - Akatsuki.
Ayato (Ancalagon, diez colas) - Ninguno.
Kokonose Gozen (Ninguno) - Aliada / Kumogakure.

Esta historia archivada en http://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=72013