The Dead of Winter por Pink Angel Feathers
Summary:

Hitsugaya es enviado para vigilar Hogwarts para proteger las almas de los vivos de los Dementores mientras buscan a Sirius Black y aprender de las criaturas come almas. Pero las cosas no van según lo planeado. 


TRADUCCION, la autora ForeverFalling86 me dio el permiso para traducir esta historia 


CategorŪas: HARRY POTTER, BLEACH Personajes: Ninguno
Generos: Fantasía
Advertencias: Ninguno
Desafio:
Serie: Ninguno
CapŪtulos: 30 Finalizado: No Numero de palabras: 99285 Leido: 16793 Publicado: 05/05/2014 Actualizado: 17/05/2018
Story Notes:

N/T: Bueno, aquí vengo con otra traducción, esta vez es un crossover de Bleach y Harry Potter. Realmente estoy sorprendida, no soy fan de HP, solamente conozco lo básico debido a que he visto las películas solo un par de veces y no he leído los libros… pero me encanto esta historia y me contacte con ForeverFalling86 para pedirle su permiso para traducir esta historia

1. Sin √Čl por Pink Angel Feathers

2. Haciendo Apuestas por Pink Angel Feathers

3. Se Avecina una Tormenta por Pink Angel Feathers

4. La Calma Después de la Tormenta por Pink Angel Feathers

5. Un Hechizado por Pink Angel Feathers

6. Siendo Serios por Pink Angel Feathers

7. Caminando A través de los Muros por Pink Angel Feathers

8. El Siseo de los Castores por Pink Angel Feathers

9. Inquietante por Pink Angel Feathers

10. Atrapado por Pink Angel Feathers

11. Derechos por Pink Angel Feathers

12. Tejes y Manejes por Pink Angel Feathers

13. El Rompecabezas Conocido Como por Pink Angel Feathers

14. Confrontación por Pink Angel Feathers

15. Diosa de la Fortuna por Pink Angel Feathers

16. El Anzuelo por Pink Angel Feathers

17. Humanidad por Pink Angel Feathers

18. El Sagrado Arte de Desechar un Cuerpo por Pink Angel Feathers

19. Los Muertos Vivientes por Pink Angel Feathers

20. Tenaz por Pink Angel Feathers

21. Apocalipsis por Pink Angel Feathers

22. Revelaciones por Pink Angel Feathers

23. Mil Maneras de Decir por Pink Angel Feathers

24. La Abundancia de las Ara√Īas por Pink Angel Feathers

25. El Abogado del Diablo por Pink Angel Feathers

26. Padre Cari√Īoso por Pink Angel Feathers

27. Rigor Mortis por Pink Angel Feathers

28. Noticias Lamentables por Pink Angel Feathers

29. El Hombre Panquecitos por Pink Angel Feathers

30. El Mejor de los Planes por Pink Angel Feathers

Sin √Čl por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

Los dialogos estan entre comillas (")

Las noticias de su misión habían llegado a través de una carta y fue entregada a él por Matsumoto. La otra shinigami en cuestión corrió rápidamente de la habitación como un murciélago del infierno tan pronto como ella se la entregó.

 

Hitsugaya arqueó una ceja ante las payasadas de su subordinada, pero rápidamente las descartó para concentrarse en el asunto en sus manos. Ella siempre actuaba extraño, eso suele suceder cuando bebes más de cinco botellas de sake cada noche. Las células del cerebro probablemente ahora eran escasas.

 

Cuando abrió el sobre sacó varias páginas que parecían haber sido arrancadas de un libro. Aparentemente, alguien había sido perezoso para copiarlas. Idiotas. Él estaba trabajando con idiotas.

 

El título de los pasajes captó su atención. "Dementores… hm." El texto decía que parecían similares a como los seres humanos retrataban a La Parca. Desde que esencialmente los Shinigami eran la ‘Parca’ muchas personas estaban extremadamente ofendidas por ver como La Parca generalmente era un ser esquelético con una cara tenebrosa. En realidad en el caso de Kurotsuchi-taicho no estaba demasiado lejos de esa etiqueta. ¿Pero realmente quién querría ser colocado en la misma categoría que él?

 

Las criaturas tenían el desafortunado efecto de drenar toda la felicidad de sus alrededores, junto con la habilidad de comer las almas—

 

"Espera, ¿se las comen?"

 

Hitsugaya rápidamente releyó las últimas frases para asegurarse de que no se había equivocado. Pero no había error; comían humanos vivos, junto con almas perdidas que aún no llegaban a la Sociedad de Almas.

 

Por siglos almas habían estado en paradero desconocido, como si hubieran desaparecido, incluso cuando ningún Hollow había sido detectado en el área. Cientos de ellas, simplemente desaparecieron. Sin embargo, en realidad habían sido comidas por ese tipo de Hollow mutante. Tenían que ser destruidos. Continuó leyendo con un ceño fruncido en su cara mientras trataba de pensar en un plan para erradicar a esas criaturas rápidamente.

 

‘Los Dementores son usados como guardias de la famosa prisión de magos Azkaban.’

 

Toshiro se detuvo en seco, los ojos azul verdoso se apartaron de la página frente a él. ¿Magos? ¿Guardias? Miró hacia abajo nuevamente y una vez más releyó la frase. ¿Esto era la razón por el comportamiento de Matsumoto? El pequeño taicho suspiró con molestia cuando se dio cuenta de que la mujer pechugona estaba jugándole una broma. Estaba cerca de arrugar los papeles cuando vaciló, cuando se dio cuenta de que el sobre tenía el sello del Soutacho, y no había manera de que alguien incluso tan astuta como Matsumoto pudiera conseguir acceso a él, o falsificarlo en cualquier forma. Aunque no le extrañaría que lo intentara.

 

En corto—oh cuánto odiaba esa palabra—de acuerdo a esto, los magos… eran reales. Dejó que su mente absorbiera el hecho por un momento, un profundo pliegue se formó entre sus cejas mientras prácticamente miraba hacia el espacio. Magos. Bien. Iba a ser un día muy largo.

 

Cuando finalmente logró reunir sus pensamientos volvió a leer y el texto decía que la única manera de deshacerse de un Dementor era usar un encanto Expecto Patronum y aparentemente eso no los mataba.

 

"¿Quién pensó en esos nombres?" el pequeño capitán se preguntó en voz alta mientras miraba la información.

 

Un simple konso liberaría a todas las almas que las criaturas habían absorbido, y lo más probable es que los destruyera. Parecía que todo era muy fácil. Pero, aparentemente esas criaturas estaban bajo el control de algún Ministerio, usando sus poderes para someter a peligrosos criminales.

 

Hitsugaya no estuvo de acuerdo con la elección de los tan llamados ‘magos’. Si la información era exacta, nadie, ni siquiera un criminal condenado merecía sufrir los efectos de los poderes de los Dementores. Que se lleven todas sus esperanzas y recuerdos felices, cuando a menudo era la única cosa que les quedaba. Estaba al borde de la tortura.

 

Por algunos registros podía decir que esas cosas eran difíciles de controlar; a menudo atacaban a personas inocentes. Al parecer, se estaban volviendo más resistentes y pronto se volverían incontrolables. Esas personas estaban caminando al filo de la navaja por trabajar con los Dementores. Si pensaban que las criaturas todavía estaban bajo su completo control entonces eran un montón de idiotas pomposos. Ese parecía ser el tema en la mayoría de los gobiernos humanos.

 

El líder del gobierno de los magos, o Ministerio como lo llamaban era un hombre llamado Cornelius Fudge. Nunca le gusto el caramelo (1). Comer demasiado puede pudrir los dientes de alguien, y parecía que este hombre estaba pudriendo el Ministerio desde adentro hacia afuera. Una carta de él a alguien llamado Dumbledore estaba también incluida dentro del sobre. Una breve hojeada le dijo que algunos Dementores serían colocados en una escuela llamada Hogwarts mientras trabajaban para encontrar y consumir el alma de un convicto llamado Sirius Black. Toshiro no envidiaba al hombre. Una cosa era ser comido por un Hollow, ¿pero que tu alma fuera sacada de tu cuerpo que luego quedaría para pudrirse? Eso era algo totalmente diferente.

 

Este personaje Fudge claramente no encajaba para ser el líder de los magos si él creía por un segundo que los estudiantes de la escuela estarían seguros con esos monstruos vagando por la zona. Si eran algo como los Hollows, entonces serían atraídos hacia la escuela debido a la gran cantidad de personas.

 

Toshiro continuó hojeando las páginas. Todo era bastante sencillo pero, ¿Qué tenía que ver él con todo esto? Un par de oficiales o varios no oficiales podían encargarse de las criaturas, aunque una erradicación masiva tendría que ser planeada eventualmente.

 

Se detuvo en seco cuando llegó a la página que había estado buscando: una carta firmada que contenía las órdenes de Yamamoto.

 

Hitsugaya-kun,

 

Con respecto a la información recolectada de las criaturas conocidas como Dementores, lo hemos considerado cuidadosamente y decidimos que mientras permanezcan bajo control no tomaremos ninguna acción contra ellos.

 

Sin embargo, creemos que la situación requiere monitoreo para garantizar la seguridad de los vivos mientras están sueltos buscando al criminal cuyo nombre fue indicado anteriormente. Por lo tanto, sus órdenes son…

 

ooo

 

Matsumoto se sentó en un banco a unos pocos salones lejos de la oficina de su taicho. No quería estar en ningún lugar cerca de allí cuando él leyera sus órdenes. Maldición, extrañaría a su pequeño amigo de nieve. Diez meses completos lejos… lo que significaba que ella se quedaría a cargo de la División… ¡lo que significaba todo el papeleo!

 

‘Tal vez taicho lo lleve con él,’ pensó con ilusión cuando de repente la temperatura cayó.

 

"Parece que ya sabe," ella suspiró, su respiración vino en un remolino de blanco.

 

Varios oficiales que habían estado caminando por el pasillo se resbalaron en el suelo ahora cubierto de hielo.

 

"Si así es como luce este pasillo, imagina el que está afuera de la oficina de taicho," dijo uno de ellos a través del traqueteo de dientes mientras se sostenía de la pared para evitar resbalar de nuevo.

 

Si las paredes no hubieran estado cubiertas por el hielo, podría haber funcionado.

 

Pero parecía que no era el día del hombre cuando rápidamente cayó, arrastrando a muchos otros con él hasta que todos yacían en una gran pila de cuerpos en el suelo.

 

"Ow."

 

Matsumoto suspiró, "Seguro que será aburrido sin el taicho por aquí."

Notas:

(1)Parece ser un juego de palabras, Cornelius Fudge, la palabra fudge tiene varios significados uno de ellos es dulce de azúcar o caramelo blando, de ahí que lo este comparando con las caries

 

Espero que les haya gustado y me digan lo que opinan

Haciendo Apuestas por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

Esta historia no me pertence, los personajes pertencen sus  respectivos autores y el credito de este fic es de ForeverFalling86, pueden encontrarla en FanFiction

Hitsugaya se sentó mirando los papeles en sus manos como si pudiera quemarlos a través de la fuerza de voluntad. Porque, no sólo estaba siendo enviado lejos por diez meses, sino que estaba siendo forzado a hacerse pasar por un niño de trece años. Él tenía ciento veintiún años y ¿esperaban que él vagara en alguna escuela, dejando a Matsumoto a cargo de su división?

El pequeño taicho pellizco el puente de su nariz mientras ponía el contenido del sobre en su escritorio. No había forma posible de que pudiera dejar a Matsumoto sola por diez meses, o a cargo de la división. Eso sólo podía conducir al desastre, y con su suerte, regresaría para encontrar todos los edificios ardiendo hasta sus cimientos. Gente loca. Él trabajaba con gente loca.

La había atrapado encendiendo fuego en su oficina una vez, cuando ella estaba tratando de eliminar el papeleo que él le había asignado. Se había ido por diez minutos y sus cortinas ya habían sido convertidas en cenizas, su sofá había sido quemado y la habitación olió a humor por semanas. ¿Y ellos esperaban que él la dejara sola por diez meses?

Vagamente se preguntó cuántos intervalos de diez minutos había en diez meses… Estaba condenado.

El pequeño taicho gruñó cuando una vez más recogió los papeles y rebuscó entre ellos hasta que encontró una pequeña carta. Su nombre estaba impreso en ella en un verde chillón que francamente lastimó sus ojos. Rápidamente abrió el sobre y lo lanzó a un lado para reponer sus ojos de tener que mirar más el color escandaloso.

Querido Sr. Hitsugaya,

Nos complace informarle que tiene un lugar en la Escuela de Hogwarts de Magia y Hechicería. Encontrará una lista adjunta de todos los libros y equipo necesarios. El periodo comienza el 1 de Septiembre. Esperamos su lechuza no más tarde del 31 de Julio.

Atentamente,

Minerva McGonagall

Subdirectora

¿Ellos querían que les respondiera a través de una lechuza?

Y la gente decía que usar mariposas del infierno era extraño. Al menos no hacia ruido o un desastre. Pensó que la idea de usar mariposas era mucho más práctico… aunque accidentalmente había congelado algunas. Probablemente esa era la razón por la que recibió su misión a través de una carta, eso y que el Soutaicho probablemente no tenía ganas de lidiar con el frío. Pero aun así, ¿por lechuza? ¿Dónde exactamente iba a conseguir una lechuza?

Suspiró, finalmente preocuparse por eso más tarde. Encontró la lista que había sido descrita en la carta y rápidamente la escaneó. Necesitaría uniformes, varios libros de texto, pergaminos y plumas.

No pudo evitar fruncir el ceño ante eso. Prefería más escribir con un pincel, aunque tal vez pueda salirse con la suya. También necesitaba un telescopio, balanzas, varios instrumentos que probablemente podía conseguir de la doceava división, y una varita.

Toshiro se detuvo por un momento. ¿Querían que consiguiera una varita? Por lo que había entendido mientras leía la información que recibió, los magos usaban sus varitas para pelear. ¿Así que, por diez meses esperaban que él reemplazara a Hyorinmaru con un palo?

El mero pensamiento hizo que su estómago se hundiera.

Hyorinmaru era más que una katana; él era un valioso amigo y la fuente de su estabilidad. Sin importar lo que pasara siempre podía contar con el consuelo del hecho de que Hyorinmaru estaba con él. Pero… órdenes eran órdenes. Hitsugaya suspiró cuando se dio cuenta de que tendría que ir hacia Londres en pocos días para recoger sus suministros. Esperando que la lechuza ya hubiese sido enviada notificando a la escuela de su asistencia.

Miró hacia arriba cuando escuchó una maldición en voz baja desde afuera de su puerta. Se sentó y se quedó mirando, esperando a que la puerta finalmente se abriera.

Matsumoto había tratado de tomarse un poco de tiempo viendo al oficial después de que desprevenidamente el oficial se había deslizado en el suelo congelado del pasillo. La temperatura caía repentinamente de vez en cuando pero sobre todo se había vuelto ligeramente más cálido en toda la oficina. Fue entonces que ella decidió que era seguro ir y ver a su taicho. El único problema era que la puerta parecía haberse congelado. Ella miró la puerta, maldiciendo en voz baja esperando que su taicho no la escuchara mientras se preguntaba cómo lograría abrirla.

Eventualmente decidió usar un débil hado para fundir el hielo. Cuando finalmente abrió la puerta, entró a la vista de Hitsugaya mirándola con un ceño en su adorable rostro.

Matsumoto sonrió ampliamente. "¡Taicho, no se preocupe yo cuidaré de la división mientras se va! ¡No tiene de qué preocuparse!"

El pequeño adolescente de cabello nevado miró a su sonriente subordinada y no pudo evitar pensar que había algo siniestro en la forma que ella dijo que ella 'cuidaría' de su división.

"Matsumoto, yo no confiaría en ti para 'cuidar' una de mis plantas durante diez meses por ti misma, por no hablar de mi división."

La mujer sólo se echó a reír en voz alta mientras se dejaba caer en el sofá. "¡Oh, taicho eres tan divertido!"

"Hablo en serio. En realidad me estoy preguntando si debería pedir a Kuchiki-taicho que te cheque de vez en cuando."

La rubia se quejó ante eso. "¿Ese inflexible? ¡Pero taicho, él es tan malo! ¿Por qué no Ukitake-taicho?"

"Ambos sabemos que él no te detendrá de incendiar la oficina en el momento en que batees tus pestañas. El hombre es demasiado suave contigo. Sobre todo por ese asunto. Él es demasiado fácil para que lo puedas romper."

También estaba el hecho de que no estaba seguro si el enfermizo capitán podría manejar la tensión que venía con estar a cargo de ella.

Matsumoto dio un resoplido. "Apuesto a que puedo deshacerme de Kuchiki fácilmente si pongo mi mente en ello."

"Por qué no pones tu mente en hacer algo útil. Como oh, no sé... el papeleo, en lugar de enemistarte con Kuchiki-taicho." Espetó Hitsugaya.

"Pero taichoooo," ella se quejó en respuesta. "Trabajar es tan aburrido."

"¡Matsumoto!"

"Haré que el tercer oficial lo haga por mí," sonrió ella.

"¡No harás tal cosa! ¡El hombre está al borde un colapso mental debido a ti!"

"¿En serio?"

"SÍ," gritó mientras la temperatura cayó varios grados.

"¡Y él sólo ha estado aquí dos semanas! Este será el tercero en este año y no estaré aquí para cuando termines con mis oficiales más rápido que con tu sake! Kuchiki-taicho se asegurara de que dejes al pobre hombre en paz y te comportes."

Matsumoto le dio un 'humph', "apuesto a que puedo asustar a Kuchiki."

"Lo dudo mucho."

Una pequeña sonrisa se extendió por la cara de la mujer, "¿Ne, taicho?"

"No."

"Pero ni siquiera—

"¡No!"

"¡Taicho apuesto que puedo deshacerme de Kuchiki antes de que regreses de tu misión! ¡Incluso haré todo el papeleo, pero si (cuando) lo asuste, te enviaré todo el papeleo!"

Toshiro miró; dudando de que Matsumoto pudiera adelantarse a los problemas. Pero ella estaba enfrentándose contra el taicho más frío, estoico, y calmado en todo el Gotei trece.

Ella no tenía ninguna oportunidad.

"Bien," finalmente accedió al ver que su victoria estaba casi asegurada. "Tomaré esa apuesta."

Matsumoto sonrió; el pequeño 'Shiro-chan' sabía que ella en realidad estaba siendo buena con él. Después de todo, ¿en realidad quién podría torturar al pequeño taicho de nieve? ¡Él era demasiado lindo! Pero ella no se detendría ante nada con Kuchiki. No se contendría.

Él no tenía ninguna oportunidad.

Notas:

Espero que les haya gustado y me digan sus opiniones

Se Avecina una Tormenta por Pink Angel Feathers

El día después de recibir sus órdenes, Toshiro encontró un gran baúl afuera de su oficina y si la espantosa cantidad de dulces que acompañaban varios libros era una señal, Ukitake-taicho debía haber hecho que alguien lo trajera durante la noche.

El pequeño taicho no pudo evitar negar con su cabeza ante las payasadas del hombre. Parecía que no importaba cuantas veces rechazara los dulces, pedir cortésmente que el taicho más grande dejara de enviárselos, o dárselos a la segundo al mando de Zaraki, el hombre todavía estaba empeñado en darle grandes cantidades desagradables de dulces. Matsumoto ni siquiera había terminado de comer un bolsa antes de que él le diera tres más. A este ritmo su oficina estaría invadida con dulces y los dientes de Matsumoto se pudrirían.

Hitsugaya suspiró mientras lanzaba otra bolsa de dulces sobre su escritorio y sacó los textos que necesitaría estudiar para su misión. Afortunadamente sólo se esperaba que aprendiera el material hasta el segundo año. Demonios, con todo el papeleo que había encontradomisteriosamente metido bajo el sofá, apenas tenía tiempo para eso.

Hitsugaya distraídamente echó un vistazo a algunos de los libros notando que lo más probable es que sería capaz de aprender la teoría por ahora. Una vez que tuviera su varita—frunció el ceño ante el pensamiento—podría intentar los hechizos. Pero, por ahora el conocimiento de cómo llevarlos a cabo sería suficiente. Lanzó el libro a un lado y se recostó en la silla, deleitándose con el silencio.

Espera. ¿Silencio?

Un par de helados ojos azul verdoso se abrieron de golpe.

"¿Matsumoto?"

La mujer no estaba a la vista, ni se escuchaba para el caso.

Sólo esperaba que no estuviera antagonizando a Kuchiki, aunque no le sorprendería viniendo de ella. Deja que Matsumoto muestre algo de iniciativa sobre esto, pero ella todavía no podía ser molestada para que haga el papeleo.

Hitsugaya sintió una oleada de tristeza ante la idea de dejar a su subordinada por diez meses. La mujer lo molestaba sin fin, pero eso no significaba que no la extrañaría. La consideraba una amiga cercana, que nunca admitiría a nadie si se lo preguntaban. Pero, se entendían el uno al otro; habían formado un lazo especial por pelear lado a lado por décadas. Ser capaz de confiar indudablemente que cuidaría tu espalda, de cientos de peleas a las que habían sobrevivido juntos. A pesar de sus diferencias y que sus personalidades chocaban, eran amigos. Más que eso, eran camaradas. El pequeño taicho no pudo evitar soltar otro suspiro cuando pellizco el puente de su nariz.

'Sólo unos días más hasta que me vaya,' pensó; y con eso agarró un libro de texto y comenzó a leer.


ooo

Toshiro cerró el último libro que acababa de leer de Historia de la Magia Nivel Dos. Había estado muy sorprendido de encontrar todos los libros fascinantes, a la vez que por debajo de su nivel de lectura. El plan de estudios en su totalidad era interesante, sino un poco increíble en unos puntos. Dragones y Vampiros podía creerlo. Después de todo, Hyorinmaru era un dragón de hielo y los vampiros parecían ser una raza similar a los Bounts. ¿Pero enanos, kappas, y gigantes? Todo parecía un poco exagerado.

Le había llevado la mayor parte de tres días leer los libros que le habían dado, mientras también se aseguraba de no atrasarse con su papeleo. Durante ese tiempo apenas había puesto sus ojos en Matsumoto, excepto cuando había entrado corriendo a la habitación, agarró un tarro de mermelada extremadamente grande de su escritorio y desapareció tan rápido, prácticamente crepitando.

Francamente, no quería saber qué estaba haciendo la mujer. Eso simplemente conduciría a otro dolor de cabeza.

Pero… ¿mermelada?

¿Qué podría haber planeado que involucre esa gran cantidad de mermelada? Si hubiera sido alguien más él lo habría ignorado, pero está era Matsumoto. Claramente algo estaba pasando. Una tormenta se estaba gestando y Kuchiki (quien había acordado encargarse de ella durante su ausencia) iba a estar atrapado en el medio de ello. Él no tenía idea de lo que le esperaba.

El pobre, tonto desprevenido.

Pero, Hitsugaya sabía que el estoico hombre permanecería firme. Kuchiki vencería a la mujer al final. Al menos, esperaba que fuera así, por el bien de la apuesta—Toshiro podría haber estrellado su cabeza en su escritorio.

Finalmente había pasado. Había sido corrompido por Matsumoto.

El chico de cabello blanco gruñó, "Alguien máteme."


ooo

Finalmente era el día.

Hitsugaya estaba por irse en unos minutos.

Su baúl estaba completamente lleno, él ya había recogido su gigai y había preparado su oficina, lo que significaba que todo lo frágil había sido guardado en sus habitaciones, junto con todo lo que realmente le gustaba. Cualquier otro taicho simplemente habría dejado su oficina de la manera en que siempre la tenían. Pero ningún otro taicho tenía a Matumoto trabajando para ellos. Habían sido muchos incidentes en los que había vuelto de una misión larga para encontrar su planta favorita muerta, su silla rota, las ventanas rotas y la habitación oliendo claramente a sake. La mujer no podía ser de confianza en esas cosas.

Unohana amablemente había ofrecido cuidar de sus plantas mientras él estaba lejos y rápidamente había tomado la oferta. La última vez que Matsumoto había sido asignada a la tarea, él había regresado para encontrar su Narciso púrpura (1) que ella le había dado en su cumpleaños casi muerto y su maceta de tomillo bajo su escritorio junto con una gran pila de cortezas de pan.

No hace falta decir, que ella no tenía permitido estar en ningún lugar cerca de sus plantas.

"¡TAICHO!"

Hitsugaya se estremeció cuando la mujer entró corriendo a la habitación cargando una gran pila de ropa, "¿Sí, Matsumoto?"

"¡Acabo de darme cuenta de que hoy te vas al mundo de los vivos y no tienes ropas!"

"La escuela tiene uniformes no nece—

"¡No puede usar un uniforme cada día! ¿Qué hay de los días civiles o mientras estás en la ciudad recogiendo tus suministros?" preguntó la mujer luciendo escandalizada. "Elegí la ropa más linda para ti taicho, así que vamos, tienes que cambiarte."

La siguiente cosa que supo, Toshiro había sido lanzado al baño junto con varios artículos de ropa que ella había sacado de la pila.

Suspiró cuando se dio cuenta que su subordinada tenía un punto; simplemente no podía caminar con su uniforme por dos días antes de tener que tomar el tren hacia Hogwarts. El joven taicho a regañadientes se quitó sus túnicas y se puso una camisa polo de manga corta negra con el símbolo de la décima división bordado en rojo sobre su corazón y se puso un par de pantalones oscuros que encontró eran demasiado apretados para su gusto. Un cinturón ya estaba asegurado en sus pantalones y rápidamente lo apretó para que ajustara en su cintura.

Luego abrió la puerta sólo para que un par de zapatos fuera empujados con fuerza en sus brazos causando que el aire escapara de sus pulmones con un 'uf'.

"Póntelos, póntelos," Matsumoto ordenó cuando prácticamente lo empujó en el sofá.

"Mira yo—

"¡Vamos taicho, tienes que irte pronto!"

Hitsugaya gruñó cuando se puso los zapatos y rápidamente se levantó. La mujer lo miró con cuidado.

"Hm. Sólo una cosa más," dijo ella antes de alborotar su cabello para hacerlo más enmarañado que antes.

"Listo," ella exclamó felizmente mientras continuaba entusiasmadamente, "¡Taicho te ves tan lindo! Todas las chicas van a amarte. Ahora vamos, la puerta al mundo de los vivos no se quedara abierta por siempre."

Ella agarró su brazo cuando otro oficial apareció para agarrar su baúl y el pequeño taicho no pudo evitar preguntarse si ella estaba corriendo para poder deshacerse de él.

Afuera del edificio de la división encontraron a Ukitake esperando, una puerta ya abierta.

"Toshiro-kun esas ropas te quedan muy bien," sonrió el hombre.

"Es Hitsugaya-taicho," el joven de cabello blanco espetó de vuelta mientras sacaba su brazo del apretado agarre de Matsumoto.

"Sí, sí, lo sé," dijo el hombre en un tono apaciguador con un gesto de su mano pálida. "Pero será mejor que te apresures, la puerta ha estado abierta durante mucho tiempo."

Hitsugaya asintió mientras el oficial que sostenía su baúl rápidamente lo metió en la puerta y retrocedió.

"Matsumoto será mejor que hagas el papeleo mientras no estoy," dijo cuando se volvió hacia la mujer.

Ella asintió antes de tirar de él en un abrazo rompe huesos, "Oh, voy a extrañarte tanto. ¡Será mejor que me escribas, de lo contrario tendré que ir yo misma para verte!"

Toshiro jadeó ligeramente mientras trataba de llevar aire a sus pulmones y se encontró fallando en la simple tarea miserablemente.

"Um… Matsumoto-san creo que podrías quiere dejarlo ir. No creo que pueda respirar," Ukitake sonrió amablemente.

La exuberante oficial lo dejó ir a regañadientes, sonriendo tímidamente antes de que el hombre continuara, "Cuídate, Toshiro-kun. Esta misión es muy importante, pero eso no significa que debas olvidar tu propia seguridad. Y aquí," añadió cuando sacó una gran bolsa de dulces desde su manga y rápidamente la puso en los brazos del chico.

"No te veré por diez meses después de todo," dijo con cierta tristeza. "Todos te extrañaremos."

Normalmente Hitsugaya habría dicho algo sobre los dulces y de llamarlo Toshiro en lugar de su rango. Pero el hombre tenía razón; él no lo vería de nuevo por bastante tiempo.

"No te preocupes Ukitake-san, estaré bien. Gracias," dijo con una pequeña reverencia y con eso se dirigió hacia la puerta y escuchó a Matsumoto llamar tras de él.

"¡No te preocupes taicho! ¡Me encargaré de todo!"

Él no pudo evitar sentir que sus palabras eran siniestras.

Notas:

(1)En realidad pensé un poco en qué plantas debería tener Hitsugaya. Un Narciso significa 'Permanece tan dulce como eres'. Matsumoto tenía un pequeño mensaje oculto cuando le dio esa planta : ) Tomillo significa fuerza y coraje.

La Calma Después de la Tormenta por Pink Angel Feathers

Se dirigió hacia la puerta y escuchó a Matsumoto llamar tras de él, "¡No te preocupes taicho! ¡Me encargaré de todo!"

Él no pudo evitar sentir que sus palabras eran siniestras.

ooo


Hitsugaya apareció en un viejo callejón mientras salía por la puerta en donde esperaba que fuera Londres. Había estado en Rusia, Alemania, Japón, Rumania, África—cómo alguien podía soportar el calor, estaba más allá de él—, y muchos otros lugares, pero nunca en Londres.

El cielo era gris, fundiendo el área en una sombra de luz. Mientras arrastraba su baúl hacia la entrada del callejón, pudo ver a personas corriendo hacia sus asuntos con la esperanza de escapar de la inminente lluvia. El retumbar de un trueno resonó a través de los cielos mientras Hitsugaya sintió un escalofrío de anticipación recorrer su espina dorsal. Podía sentir la tormenta en su piel como una débil corriente eléctrica. El aire estaba cargado con el olor de ella, mientras la gente corría para cubrirse y el cielo se abrió.

Cuando la lluvia comenzó a caer a la tierra, Toshiro disfrutó de la sensación del agua cayendo contra su cara, como cuencas sobre su piel. El aire que una vez había sido húmedo ahora era frío y refrescante. Amaba la lluvia, el olor lo calmaba. Lavaba todo, ya sea la suciedad y el sudor pegado a su piel, o la sangre que se juntaba en el campo de batalla. Limpiaba la tierra mientras golpeaba en ritmos relajantes en los tejados y arrullaba al mundo con un sentido de tranquilidad.

Hitsugaya suspiró, decidiendo que era momento de ir hacia la posada conocida como el Caldero Chorreante. Mientras tiraba de su baúl detrás de él y dejaba el callejón se dio cuenta, que la suerte quiso que su destino estuviera a sólo unos pocos edificios más debajo de donde él estaba. Sólo le tomó unos minutos llegar a la posada, pero en ese momento estaba completamente empapado. Su cabello blanco estaba pegado a su rostro y su piel fría, no es que le importara.

Cuando abrió la puerta y entró en la taberna, todos los ocupantes de la habitación se giraron para mirar al extraño recién llegado. Blanco no era el color de cabello que querías tener cuando estabas tratando de no llamar la atención. El hombre detrás de la barra lo miró mientras se acercaba y Toshiro no pudo evitar fruncir el ceño.

"¿Tropezaste con algún maleficio, niño? ¿O se te derramó una botella de cloro?"

Si es posible, su ceño se volvió más profundo, "Este es mi color natural."

El hombre lo miró, "¿Eres parte albino o algo? Estás muy pálido también."

Hitsugaya realmente considero decir sí. Haría las cosas mucho más fáciles pero no podía permitirse hacer eso. El orgullo podía ser una cosa tan pesada. Así que, en lugar de decir sí, dijo:

"No, no lo soy; no tenemos mucho sol de donde soy."

El hombre asintió, "Me pareció escuchar un acento. ¿Sospecho que eres el nuevo estudiante de intercambio por el que todos los maestros están tan entusiasmados?"

Hitsugaya estaba bastante desconcertado; ¿Por qué alguien estaría emocionado de que él fuera a ir a la escuela de magia?

"¿Es raro tener estudiantes de intercambio en la escuela?"

El hombre asintió, "Tuvimos uno de Durmstrang hace casi cien años atrás pero ninguno desde entonces. Mejor asegúrate de no decepcionar."

El pequeño taicho respondió con un tranquilo 'Hn' pero no dijo nada más.

"¿Quieres una habitación?"

Asintió y cuando preguntó cuánto sería el costo, el tabernero respondió en lo que podía haber sido algarabía.

"¿Podría repetir eso?"

El hombre le dijo de nuevo, y otra vez no tuvo idea de lo que él estaba hablando.

"Mira, por qué no sólo me muestras tu dinero y lo recojo por ti."

Toshiro asintió y abrió su baúl, esperando que alguien en realidad hubiera tenido el sentido común de darle un poco de lo que esas personas extrañas circulaban en lugar de dinero normal. Finalmente sacó un saco marrón que parecía estar lleno de monedas.

El hombre rápidamente agarró una moneda de oro de tamaño mediana, "Así; es suficiente para dos días. Por cierto," añadió, "Soy Tom."

"Toshiro Hitsugaya," respondió cortésmente cuando Tom dio la vuelta y sacó un palo que él sospecho sería una vara. Con un movimiento de su muñeca y murmuró algo que Toshiro no alcanzó a captar, el baúl comenzó a levitar sobre el piso y siguió al camarero mientras se abría camino hacia unas escaleras desvencijadas.

El pasillo estaba lleno de puertas, extraños sonidos venían desde atrás de varias de ellas. Se detuvieron frente a la habitación 20 y Tom rápidamente envió el baúl adentro y entró detrás de él.

"Las comidas están incluidas en tu pago, así que baja cuando tengas hambre," dijo mientras un rayo se escuchó.

Hitsugaya asintió aunque viendo como su gigai no requería comida, sabía que era un lujo que no podría aprovechar. Los gigai que funcionaban como un cuerpo normal eran extremadamente caros y normalmente se reservaban para misiones especiales. Una simple misión de reconocimiento no justificaría uno en una base normal. Pero considerando que iba a estar encubierto durante diez meses, había estado más que un poco molesto cuando recibió su cuerpo falso. Diez meses era mucho tiempo para pretender que no estabas hambriento.

La habitación era simple, con una gran ventana, una cama estilo occidental, una cómoda y espejo.

"Una palabra de advertencia viendo que no eres de por aquí: no te quedes afuera después de que oscurezca o te alejes demasiado."

Un rayo destelló a través del cielo afuera iluminando la habitación y fundiendo el rostro de Tom en una luz misteriosa, "Hay un asesino suelto. Sirius Black."

El nombre pareció flotar en el aire y le tomó un momento al taicho darse cuenta de que lo que el hombre Tom estaba hablando era la razón por la que fue enviado al mundo de los vivos para proteger la escuela. Puesto que se suponía que él no era 'de por aquí', Toshiro fingió ignorancia, "¿Sirius Black…?"

El hombre lo miró expectante, como si esperaba que él jadeara o se asustara. Él no lo hizo.

"¿Nunca escuchaste de Sirius Black?"

El adolescente de cabello blanco negó son su cabeza.

"¡Él es un asesino! Era la mano derecha de Tú Sabes Quién," susurró el camarero, como si temiera que alguien lo escuchara.

"¿Quién?"

"Tú-Sabes-Quién," respondió Tom en voz baja.

"¿Yo sé Quién?"

"No, Tú Sabes Quién."

"Lo siento… no," dijo Toshiro negando con su cabeza, perdiendo rápidamente la paciencia con el aparente juego del hombre.

"¿No qué?" preguntó Tom confundido.

"Saber quién."

"¿Quién?"

"Eso es lo que no sé," dijo Hitsugaya exasperado. El hombre le dio una mirada confusa y el taicho suspiró.

"Usted dice, 'Tú Sabes Quién'. Pero yo no sé de quién está hablando."

Tom se tambaleó hacia atrás, "¿Nunca has escuchado de Tú Sabes Quién? ¿El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado?" Toshiro negó con su cabeza. "Pensé que todos sabían, incluso los magos extranjeros."

Toshiro sólo se encogió de hombros cuando un trueno retumbó afuera y la lluvia continuó golpeando la ventana.

"Mira," comenzó Tom en voz baja cuando cerró la puerta en un chasquido, "Hace trece años Tú-Sabes-Quién asumió el control. Él era el mago más fuerte, excepto por Dumbledore por supuesto. Pero de todas maneras, él estaba matando a todos lo que él pensaba tratarían y se meterían en su camino y consiguió que muchas personas lo siguieran para ayudarlo a conquistar el mundo mágico. Eran tiempos oscuros," susurró el camarero con tristeza.

"Pero cuando decidió ir tras una familia llamada Potter, algo pasó. Él mató a James Potter y su esposa Lily muy fácilmente, pero cuando fue por su hijo algo salió mal. Nadie sabía exactamente cómo pero, la maldición asesina regresó y lo mató en su lugar. Pero," continuó, su voz bajando aún más por lo que Hitsugaya tenía que esforzarse para escucharlo, "Algunas personas dicen que en realidad no murió. Que todavía está por allí en algún lugar esperando su momento y volviéndose más fuerte," terminó Tom.

Toshiro lo miró por un momento cuando el hombre no hizo ni un movimiento para irse.

"Gracias por esa información…" trató de preguntarse si el hombre entendería la pista.

Tom asintió, "Ten cuidado. Baja cuando tengas hambre."

Con eso el hombre desapareció por la puerta y la cerró silenciosamente.

"El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado," gruñó para sí mismo. "Original."

Viendo que no tenía necesidad de comer, Hitsugaya se arrojó sobre la gran cama. El golpeteó de la lluvia comenzó a arrullarlo, y pronto cayó en la inconciencia.

ooo


Hitsugaya se despertó con el sonido de las aves afuera de su ventana. Era bastante temprano se dio cuenta, pero salió de la cama no obstante. El tren a Hogwarts partiría al día siguiente lo que significaba que sólo tenía un día para conseguir todos sus suministros. Tenía que ir a un lugar llamado Callejón Diagon… donde sea que fuese.

El pequeño taicho abrió su baúl y se dio cuenta de que Matsumoto no había simplemente empacado sus ropas como aparentemente una persona normal haría, ella le había empacado trajes. Cada uno estaba atado con un lazo azul por lo que no se mezclarían.

Hitsugaya suspiró, la mujer podía armar trajes individuales con cinturones a juego y con uno que parecía ser un lazo, pero ella no podía tomarse el tiempo para hacer su papeleo.

Pereza selectiva, eso era lo que era.

Sacó el paquete más cercano a su mano derecha y cerró la tapa con un 'golpe'. Cuando quito el lazo azul y desdobló las ropas descubrió una simple camisa blanca de manga larga.

Era sorprendentemente simple para algo que su subordinada había escogido y él en realidad estaba complacido con ello. Un par de pantalones y un cinturón negro eran lo próximo a ser revelado.

La única cosa que quedaba en la pila era un chaleco verde y una chaqueta oscura que era o bien verde oscuro o café. A decir verdad, le gustaba el atuendo incluso si fuera un poco grueso para la época del año.

Toshiro se quitó su camisa polo negra y deslizó sus brazos a través de las mangas de la camisa blanca. Mientras hacia los botones, se dio cuenta de que alguien había cosido con cuidado los tres orificios superiores haciéndole imposible abotonar la camisa hasta arriba.

"Mujer escurridiza," murmuró para sí mismo mientras se ponía el chaleco por la cabeza.

Hitsugaya sacó un par de botas negras, agarrando la lista que había sido adjuntada con su carta y lanzó su chaqueta sobre su brazo antes de cerrar la puerta detrás de él.

Fuertes carcajadas se filtraron a través del pasillo desde el bar, aunque era muy temprano. Todos lo miraron cuando las escaleras crujieron horriblemente aún bajo su peso ligero, alertándoles de su presencia.

Notó a una gran familia con brillante cabello rojo que podría rivalizar con el de Abarai, sentados en una mesa. Varios de los más jóvenes lo miraron mientras caminaba, sin tener la decencia de tratar de ocultarlo.

Tom lo saludó cuando se abrió camino hacia la barra y Toshiro levantó una mano en señal de saludo antes de sentarse en un taburete, "¿Me estaba preguntando si podría decirme dónde puedo encontrar el Callejón Diagon?"

El cantinero asintió mientras señalaba con un pulgar en la dirección detrás de él, "Es sólo por la puerta trasera."

Hitsugaya se sentó allí por un momento preguntándose si el hombre estaba bromeando. En realidad no había creído que el Callejón Diagon era en realidad un callejón. Cuando Tom no sonrió o se echó a reír, el pequeño taicho asintió—en contra de su mejor juicio—y se dirigió hacia la puerta.

Se pellizcó el puente de la nariz cuando se encontró cara a cara con una pared de ladrillos.

Una pared de ladrillos. Que encantador.

Era demasiado temprano para esas ridículas payasadas, no es que pensara que incluso había un momento para ellas.

Hitsugaya volvió al bar, la temperatura cayendo unos pocos grados cuando lo hizo. El joven de cabello blanco colocó su mano firmemente sobre la barra y miró al hombre directamente a la cara.

"Mire, si esta es su idea de una broma, no la encuentro divertida. No tengo tiempo para esto, así que podría por favor señalarme la dirección del Callejón Diagon ¿o debo ir a buscar a alguien más competente para que me diga?"

Tom lo miró por un momento, dándose cuenta de que había algo raro en el niño frente a él. El aire frío parecía arremolinarse alrededor de ellos mientras el vello en su cuello se erizaba. Se encontró mirando un par de implacables ojos azul verdoso y no pudo evitar tragar con nerviosismo.

"O-oh, bueno, veras tienes q-que um… golpear, si, golpear tu varita en los ladrillos para…" se interrumpió al ver la mirada de frustración profundizarse en el intimidante rostro del joven. "¿P-por qué no sólo lo hago por ti?"

El niño asintió antes de retroceder y hacerle un gesto para que abriera el camino. Tom sacó con nerviosismo su varita y se apresuró, sin querer estar en su lado malo. Cuando llegaron a la pared de ladrillos justo a unos pocos metros de la puerta trasera, cuidadosamente golpeó los ladrillos con una mano temblorosa. Tuvo que hacerlo varias veces porque accidentalmente golpeó el ladrillo equivocado. Después de repetir las instrucciones para sí mismo, Tom finalmente lo hizo bien y el Callejón Diagon salió a la vista. Él miró hacia atrás al niño que lo despidió con un movimiento de su mano.

Cuando los ladrillos volvieron a su lugar y el joven de cabello blanco finalmente se había ido, él colocó temblorosamente su varita en el bolsillo de su túnica y llevo una mano a su cabello mientras murmuraba para sí mismo:

"Gracias a Dios que sólo está aquí por una noche más."

Un Hechizado por Pink Angel Feathers

Callejón Diago salió a la vista. Él miró hacia atrás al niño que lo despidió con un movimiento de su mano.

Cuando los ladrillos volvieron a su lugar y el joven de cabello blanco finalmente se había ido, él colocó temblorosamente su varita en el bolsillo de su túnica y llevo una mano a su cabello mientras murmuraba para sí mismo:

"Gracias a Dios que sólo está aquí por una noche más."

ooo


Toshiro no pudo evitar mirar los edificios y tiendas maravillosamente coloreados alrededor de él. Las personas se movían frenéticamente hacia sus asuntos, todos vestidos con las ropas más extrañas. Después de una inspección descubrió que no eran del todo diferentes del uniforme shinigami, pero mientras que era blanco y negro, estas personas usaban los colores más extravagantes. Si bien nunca había sido de los que coordinaban los colores, incluso él podía ver que esas personas o eran daltónicos o simplemente locos. Ambas eran altamente probables.

El pequeño taicho sacó del bolsillo de su pantalón la lista que había recibido y rápidamente la leyó otra vez. Necesitaba varios textos diferentes, uniformes, una varita, un caldero, y aparentemente si así lo quería, un animal. Sólo esperaba que le hubieran dado suficiente dinero para comprar todo.

Después de buscar un poco, encontró una tienda con el nombre de Madam Malkin que vendía el uniforme de la escuela. Y descubrió que mientras que la tienda era bastante pequeña, Madam Malkin no lo era. Ella era una mujer redonda con una mata corta de cabello marrón que se retorcía en un moño.

"¿Eres de primer año?" preguntó ella mientras movía su muñeca y una cinta métrica comenzaba a envolver alrededor de su cintura.

"Tercer año," respondió mientras observaba la manera en que la cinta se movía por sí misma.

Madam Malkin se detuvo por un momento y lo miró, "¿Tercer año?"

"Sí," él gruñó. "¿Tiene algún problema con eso?"

Cuando la mujer pareció notar la mirada fría en sus ojos rápidamente desvió la mirada de él, "No, no en absoluto. Es sólo que no puedo recordar verte antes. Ahora, ¿en qué casa estás?"

El adolescente de cabello blanco recordó vagamente la mención de casas en la información que recibió sobre la escuela y sabía que iba a ser ordenado a su llegada.

"No he sido puesto en una aun."

La mujer se detuvo en su medición de la distancia entre su codo y su dedo medio. "Espera. ¿Eres el nuevo estudiante transferido del que todos están hablando?"

Toshiro asintió a regaña dientes cuando ella volvió a sus medidas, pero ahora la distancia entre sus hombros.

"Hm. Divertido que escogieran a uno tan extraño."

Él tuvo que morderse la lengua para evitar decir algo igualmente grosero en respuesta, "Sí. Muy divertido."

La mujer tomó nota de las medidas que había anotado. "Bueno, puede que no seas de primer año pero tienes la talla de uno. Uno muy pequeño."

Toshiro gruñó, "Soy de un tamaño perfectamente normal."

Malkin se echó a reír, "Sigue diciéndote eso."

Cuando finalmente salió de la tienda con una pila de uniformes nuevos, Toshiro descubrió que no tenía deseos de hablar con Malkin otra vez. Ella era una mujer franca, eso era seguro, y mientras que podía admirar ese rasgo en una persona, él no había apreciado sus comentarios.

Lo siguiente en la lista eran sus libros de texto que obtendría en Flourish y Blotts que logró encontrar fácilmente cuando entró en la tienda llena de gente, y no pudo evitar relajarse cuando el olor de los libros se apoderó de él. Con un rápido vistazo a la tienda se abrió paso hacia el escritorio principal donde un hombre bastante cansado estaba de pie.

"Hola, podría—

El hombre dejó escapar una especie de risita histérica cuando agarró la tapa de madera de su escritorio. "Un primer año, ya veo," dijo con un dejo de alegría. "Él no necesitara ese libro," añadió, aparentemente para sí mismo, antes de romper en una carcajada.

Cuando él no mostró señales de detenerse, Toshiro aclaró su garganta para captar la atención del hombre. "En realidad, voy a necesitar los libros requeridos para el tercer año."

La histérica risa se apagó de repente cuando el hombre lo miró con ligera sospecha. "¿Tercer año dices?"

"Sí."

El hombre maldijo en voz alta mientras se ponía lo que parecía ser un par grueso de guantes de cocina.

"Por aquí," dijo con tristeza. El pequeño taicho fue conducido hacia una jaula de libros.

"Hay una razón por la que están—

"Espera," dijo el hombre cuando abrió la puerta de la jaula y metió una mano enguantada dentro.

Inmediatamente los libros vinieron a la vida cuando varios se sujetaron a la extremidad intrusa. Toshiro miró cuando el empleado continuó tratando y luchando con un libro en la jaula. Finalmente sacó su brazo de ella con un gran libro sujetado en su codo.

"¡Tómalo!"

Hitsugaya arrancó el libro del brazo al que estaba adherido y el hombre gruñó cuando miró su manga hecha jirones.

"Esa es la tercera vez hoy. Se cuidadoso con ese libro," advirtió. "Morderá tus dedos si le das la oportunidad."

Hitsugaya asintió mientras sutilmente corría sus dedos sobre los costados de las páginas, congelándolas.

En el momento que llegó al escritorio, el hombre había sacado una varita y con un movimiento, varios libros vinieron volando. Uno particularmente grande se estrelló en la parte trasera de un niño de cabello rojo y Toshiro se encogió.

Eso debió doler.

El niño se aferró a su cabeza mientras maldecía en voz alta. "¡Maldita sea!"

El shinigami sacudió su cabeza con diversión cuando el recepcionista le dijo su total. Hitsugaya sacó la bolsa de dinero del bolsillo de su chaqueta y lo puso sobre el mostrador.

"No estoy muy familiarizado con su moneda así que si pudiera por favor tomar la cantidad de aquí."

El hombre asintió y agarrar varias monedas antes de empujar los libros hacia él encima del mostrador, "Espero que tengas un buen año."

Las únicas cosas que quedaban en su lista eran una mascota, un conjunto de pasiones de tercer año, y una varita. Decidiendo posponer el conseguir una varita, Toshiro caminó en la dirección del Boticario. El viaje a la tienda fue todo excepto placentero; el hedor de las diferentes hierbas causó que sus ojos se aguaran y su nariz ardiera con algo horrible. Terminó su asunto rápidamente y huyó del edificio y volvió al aire fresco del Callejón Diagon tan rápido como pudo.

Lo siguiente en su lista era una lechuza, gato o sapo. De verdad, no había elección en el asunto. No tenía necesidad de enviar cartas viendo que no tenía a quién escribir. Por qué tenían un sapo en la lista, era algo que no podía comprender. ¿Quién en su sano juicio querría uno? Supuso que era un juego en las viejas historias de brujas convirtiendo personas en sapos.

El taicho caminó en la dirección de la tienda de mascotas que pudo ver hacia el otro lado de la calle cargando sus bolsas.

La tienda de mascotas sorprendentemente estaba casi vacía, pero lo que faltaba en personas lo compensaba con extrañas criaturas. Había ratas púrpura y algo que posiblemente se parecería a un sapo si no fuera por los cuernos y lo pies peludos.

Hitsugaya se aventuró hacia las estanterías y jaulas hasta que finalmente encontró una camada de gatitos normales. Había seis en la jaula, pero en particular uno captó la mirada del joven taicho.

Su pelaje era casi exactamente del mismo color que los largos cabellos de Matsumoto. La pequeña cosa estaba acurrucada durmiendo una esquina, completamente ajeno a su presencia.

"Es una belleza, ¿no?"

Toshiro se giró para encontrar una anciana morena sonriéndole. "¿Lo sacó para ti?"

"Eso no será nece—

"Oh tonterías, ten," la mujer abrió la jaula y con cuidado sacó al gatito de adentro. Hitsugaya casi dejó caer al gato cuando ella repentinamente lo empujó en sus brazos. El gatito abrió un par de ojos para mirar con tristeza a su dueño.

"Mira, le gustas," la empleada se echó a reír antes de agarrarlo del brazo y lo arrastró hacia el frente del escritorio, "¡También está a la venta! Estoy contenta de que encontrara un hogar."

"Discúlpeme," Toshiro trató de interponer "Pero nunca dije que yo—

"No seas tonto," dijo la morena forzadamente cuando levantó la factura, "Él te ama, tú lo amas. Las personas no están demasiado interesadas en gatos normales hoy en día; he estado por vender al más nuevo lote. Estoy feliz de entregártelo a ti."

Antes de que realmente supiera lo que paso, Toshiro estaba de pie afuera de la tienda de mascotas con un gatito en sus brazos. Se dio vuelta para mirar de nuevo a través de la ventana donde la dueña estaba saludándolo todavía sonriendo.

"¿Qué... acaba de pasar?" se preguntó en voz alta mientras el gato parpadeaba con sus ojos grandes ojos inocentes.

"Hn. Bueno independientemente, vas a necesitar un nombre, ¿verdad?"

Sólo uno vino a su mente. Pelaje castaño rojizo, ojos azules, y una abundante cantidad de pereza.

"Ran. A partir de ahora es tu nombre. Pero es mejor que seas menos molestia que tu tocaya... y estoy hablando con un gato," Hitsugaya gruñó en voz baja mientras iba en busca de la tienda de varitas


ooo

Toshiro se asomó detrás del mostrador en las filas de estanterías y cajas cuando llamó, "¿Hola?"

"Ah, vaya esto es ciertamente inesperado."

Se dio vuelta para ver un alto hombre de edad avanzada de pie detrás de él. Estaba comenzando a molestarse por el hecho de que no podía sentir a esas personas debido a su falta de energía espiritual. Pero, al menos alguien no había estado esperándolo.

Miró el par de ojos lechosos que normalmente esperaría estuvieran ciegos.

"Estoy aquí para comprar una varita." Evidentemente.

El hombre sonrió y las líneas se extendieron como grietas a través de su pie de aspecto delgado, "bueno has venido al lugar correcto. Extiende tu brazo varita."

Toshiro estaba confundido pero estiró su brazo derecho ya que era su mano dominante.

"Vamos a ver," tarareó el hombre mientras desaparecía en las estanterías.

Toshiro puso con cuidado a Ran en el mostrador y sacudió un poco de pelo de su chaqueta. El hombre que él sólo podía adivinar ser Olivander, reapareció varios momentos después con una caja larga y delgada en la mano.

"Aquí tienes," dijo mientras quitaba la tapa y le ofreció lo que parecía ser un palo. Hitsugaya tomó la pieza de madera de él, preguntándose exactamente qué era lo que se suponía que hiciera.

"¡Bueno adelante, agítala!"

El joven taicho con vacilación agitó la varita sintiéndose tonto cuando lo hizo. Hubo un estruendo cuando todos los vidrios en las ventanas se rompieron y los fragmentos salieron volando. El anciano los miró en consternación antes de agarrar rápidamente la varita de vuelta.

"Lo siento usted—

"No te preocupes las repararé más tarde, pero definitivamente podemos decir que está varita no es para ti."

Después de colocar la varita en la caja el hombre una vez más desapareció sólo para reaparecer con otra. "Cerezo, doce pulgadas con esencia de fénix."

Toshiro tomó la varita con cuidado y le dio una pequeña sacudida. Ambos se quedaron allí cuando nada paso.

Hitsugaya suspiro de alivio, "Bueno eso no—

Hubo un trueno mientras las nubes de tormenta aparecieron de repente. Hubo un relámpago y la lluvia comenzó a caer, rápidamente los empapó. Olivander sacó su varita y con un movimiento de su muñeca las nubes se fueron. Ran siseó y escupió mientras trataba de sacudir el agua de su pelaje.

Toshiro escurrió su camisa, "Bueno, consideraré que tampoco era."

El anciano tomó la varita y la guardo.

"Tengo una idea," murmuró mientras desaparecía de vuelta entre los estantes. Reapareció rápidamente también, "Tejo, 12 pulgadas, fibra de corazón de dragón." (1)

Hitsugaya estaba reacio a tomar la pieza de madera pero lo hizo de todas maneras. Cuando su piel entró en contacto con ella, un escalofrío viajó por su espina dorsal y las paredes comenzaron a congelarse alrededor de ellos.

"Bueno," sonrió Olivander mientras su respiración salía en remolinos blancos, "Una varita finalmente te ha escogido."

Toshiro asintió mientras miraba hacia la madera marrón, casi gris. El mango tenía un patrón azul plateado retorcido y que se arremolinaba, y de alguna manera se sentía bien en su mano.

Era una sensación familiar, si no más débil que de cómo se sentía que Hyorinmaru pertenecía a su mano.

"Gracias por su ayuda Sr. Olivander," dijo respetuosamente mientras le entregaba su bolsa de monedas al hombre.

Olivander sonrió mientras tomaba dos, "De nada querido niño."

El joven de cabello blanco guardó su varita y con cuidado recogió a un tembloroso Ran antes de dirigirse a la puerta, "Mis disculpas una vez más por las ventanas."


ooo

Olivander se quedó mirando al niño de cabello blanco mientras desaparecía entre la multitud del Callejón Diagon. Las paredes todavía estaban congeladas y los fragmentos de vidrio estaban esparcidos en el suelo y estanterías. Algo había acerca de ese niño y él tenía una vaga idea de qué era. Sacó un trozo de pergamino de debajo del mostrador y comenzó a escribir,

Querido Dumbledore...


ooo

Hitsugaya suspiró cuando finalmente regresó al Caldero Chorreante. Nunca entendería cómo podría Matsumoto amar comprar tanto como lo hacía. Sólo le dio una migraña.

Puso sus bolsas junto con Ran en una de las mesas libres mientras frotaba sus sienes. La ruidosa y bulliciosa habitación no estaba ayudando a su cabeza y por alguna razón había un gran grupo de cabezas rojas gritando junto con dos morenos.

Algo sobre... ¿costras? (2)

Cerró sus ojos mientras trataba de borrar su dolor de cabeza. Siempre había sido propenso a migrañas y varios dolores de cabeza severos, pero normalmente Hyorinmaru ayudaba a borrar el dolor. Abrió sus ojos justo a tiempo para captar una visión de algo rojo que de repente lo derribo. Toshiro gruñó mientras yacía sobre su espalda en el piso sucio, el aire siendo expulsado de sus pulmones debido al niño encima de él.

"RONALD," una regordeta mujer de cabeza roja gritó mientras corría. "¡Bájate de ese pobre niño estás aplastándolo!"

"Ron tienes que mirar a dónde vas," un moreno con brillantes ojos verdes comentó cuando Ron se levantó. Toshiro se puso de pie y sacudió la suciedad de sus pantalones. Cuando finalmente levantó la mirada fue saludado por los rostros sorprendidos de los compañeros del pelirrojo.

"¡Maldita sea... tu cabello!" todos seguían boquiabiertos. "¡Es-es blanco!"

"Sí, soy consciente," respondió con calma.

La mujer, claramente la madre de Ron dio un paso adelante un poco vacilante, "Lo siento mucho, por mi hijo. Él puede ser muy torpe."

Toshiro asintió. "Está bien. Yo debería haberlo visto venir."

La mujer sonrió. "Bueno, soy Molly Weasley y este es mi hijo Ron y sus amigos Harry y Hermione," dijo ella señalando hacia el adolescente de ojos verdes y una chica de cabello tupido. Hitsugaya asintió mientras iba a recoger sus bolsas.

"Oh espera cariño, ¿por qué no te unes a nosotros para la cena?"

Se dio la vuelta para mirarla, "No gracias, no creo—

"No, no, insisto," dijo ella mientras agarra su brazo y lo arrastraba hacia su mesa, "Eres todo piel y huesos," gruñó ella antes de dar a su brazo un apretón. "¡Creo que eres más delgado que Harry!"

Toshiro frunció el ceño cuando ella lo sentó en una silla y un hombre calvo sentado al final de la mesa levantó la mirada de su periódico, "Vaya hola. ¿Y quién eres tú?"

El manipulador de hielo suspiró, "Toshiro Hitsugaya."


ooo

Harry miró al recién llegado, llamado Toshiro Hitsugaya. Nunca había conocido a alguien con el cabello blanco antes. Era tan puro como la nieve recién caída, haciéndolo un sorprendente contraste con el característico rojo de los Weasley. Los ojos del niño pequeño eran de un profundo verde azulado que era casi antinatural. Harry había conocido a una gran cantidad de personas en su vida, pero ninguno de ellos había tenido ojos como los de Hitsugaya. Con sus ojos y cabello él era una persona de aspecto antinatural... pero había algo más. Harry no podía asegurar que era, pero lo hacía querer alejarse de él. Podía ver que los otros también lo sentían, aunque la Sra. Weasley estaba haciendo todo lo posible para esconderlo.

Harry fue sacado de sus pensamientos por los gemelos llegando ruidosamente a la mesa. Ambos se detuvieron en seco cuando vieron al recién llegado, dándole una rápida mirada antes de comenzar su rutina normal.

"Y quién," comenzó George con una enorme sonrisa en su cara que prometía travesura y desastre.

"Podría ser esté," terminó Fred.

Ron fue el primero en hablar, "Yo me tropecé con él. Su nombre es Toeshero Hitsuegooyeah."

Harry casi se ahogó ante la pronunciación y podía decir que Toshiro había mordido su lengua.

Hermione sostuvo su cabeza en sus manos, teniendo la decencia de parecer avergonzada por su amigo mientras suspiraba en voz alta, "¡Es Toshiro Hitsugaya!"

Harry miró a Ron mientras su amigo se ponía rojo remolacha. Hermione levantó la mirada cuando los gemelos se sentaron y saludaron al joven de cabello blanco, "¿Soy yo, o se está haciendo más frío aquí?"

Harry se dio cuenta de que ella tenía razón. Hubo un repentino escalofrió en el aire a pesar del calor del verano que se filtraba por las ventanas abiertas, "Sí, es extraño."

Pero lo que era más raro era el hecho de que el frío parecía estar viniendo de Toshiro Hitsugaya. Sus ojos verde azulado llenos de ira, parecían casi brilla en la taberna oscurecida. Harry habría jurado que sintió el aire frío saliendo de la pálida piel.

La Sra. Weasley puso un gran plato de comida en el centro de la mesa y eso pareció sacar al joven de cabello blanco de sus pensamientos cuando el frío de repente disminuyó.

Harry continuó mirando mientras Toshiro con frustración rechazaba los platos de comida que eran establecidos en frente de él.

"Entonces Toshiro," llamó el Sr. Weasley desde su lugar al final de la mesa mientras dejaba su tenedor.

"Por favor llámeme Hitsugaya," dijo el pequeño niño, con un dejo de impaciencia.

El Sr. Weasley continuó, "¿Supongo que asistirás a Hogwarts este año?"

Toshiro asintió.

"¿Estás emocionado?"

"Sí, mucho."

Harry pudo escuchar el sarcasmo en el tono del niño, pero el Sr. Weasley o bien escogió ignorarlo o no lo captó en absoluto.

"Bueno, ¿qué tal si vas al tren con nosotros hm?"

Harry pensó que Hitsugaya se negaría pero sorprendentemente después de un momento estuvo de acuerdo y el Sr. Weasley sonrió.

"Esplendido. ¡Ahora come! Te aseguro que la cocina de Molly es la mejor que hayas tenido."

El niño negó con la cabeza, "En realidad no tengo hambre en este momento, pero gracias."

"D-deberías probarla," dijo Ron algo vacilante como si tratara de volver al lado bueno de Toshiro. Él no parecía ser el tipo de chico en cuya lista negra querrías estar. "Es realmente buena. Mamá es la mejor."

El niño de cabello blanco miró claramente sin haberlo perdonado por masacrar su nombre, "No tengo hambre."

"Entonces um Hitsugaya," dijo Hermione antes de tomar un sorbo de su jugo de calabaza. "¿De dónde eres? Debido a tu nombre y acento diría que de Japón, ¿correcto? pero no pareces ser de ascendencia Japonesa."


ooo

Toshiro suspiró; todo lo que quería era una noche tranquila en su habitación solo. Pero, al parecer eso no estaba en la agenda.

"Sí, soy de Japón originalmente, pero mi madre no era Japonesa."

"Bueno, ¿cuándo te mudaste? Pareces tener un Inglés muy fluido."

"Mi familia ha estado viajando desde que era joven, por lo que tuve que aprender varios idiomas con los años."

Hermione frunció el ceño, "¿Por qué se mudan tanto? No puede ser fácil hacer amigos cuando nunca te quedas en el mismo lugar mucho tiempo."

"Mi padre está en el ejército, y yo viajo muy bien."

No muchas personas sabían esto de él, pero Toshiro disfrutaba de una buena mentira. No una que posiblemente pudiera lastimar a alguien, sino del tipo que podría tejer sin problemas para hacer que los extraños creyeran lo que sea de él. Podía ser una persona completamente diferente.

"Así que ¿dónde has vivido hasta ahora?" preguntó el llamado Harry. En realidad encontró al adolescente bastante molesto a pesar de que él no había dicho ni una palabra. Toshiro encontró irritante tener esos ojos verdes mirando cada movimiento que hacía, observándolo constantemente.

"Demasiados lugares para nombrar."

Hermione lo miró fascinada, "¿Entonces puedes hablar otros idiomas además del Japonés e Inglés?" él asintió. "¿De verdad? Oh, siempre he estado interesada en las lenguas extranjeras. ¿Cuál más puedes hablar?"

Toshiro pensó por un momento, "Francés, Ruso, Holandés, Alemán, Polaco, Danés, Italiano, Español y Chino."

Ella lo miró boquiabierta, "¿En serio?"

Él asintió. Los shinigami requerían ser capaces de hablar varios idiomas porque eran enviados a todo el mundo. Resulta que las almas no tomaban demasiado bien que personas empuñando una espada y vistiendo túnicas trataran de golpearlos en la cabeza con la empuñadura de la espada mientras hablaban algarabía. Las personas habían sido traumatizadas, Shinigamis y almas por igual antes de que se hubiera hecho obligatorio.

Sin embargo, otro plato de comida, esta vez lleno de pequeños sandwiches, fue colocado en frente de él cuando el joven taicho suspiró. Este tipo de gigai no le permitía comer incluso si él quería. Si lo hacía, podría afectarlo severamente después debido a una sobrecarga de energía.

Fue sacado de sus pensamientos por la voz de Hermione. En realidad no le importaba la chica a pesar de que ella era un poco demasiado curiosa para su gusto, "¿Y cuánto tiempo has estado en Londres?"

"Acabo de llegar el otro día."

Ella sonrió, "¿Y es de tu agrado?"

Toshiro se encogió de hombros, "En realidad no he tenido tiempo al recoger mis suministros. Supongo que esperaré hasta el fin del año escolar para explorar el área."

Miró por encima para ver al niño Potter una vez más mirándolo descaradamente. Se levantó asegurándose de recoger a Ran de su regazo, con la esperanza de irse antes de que su molestia sacara lo mejor de él.

"Si me disculpan, creo que subiré a mi habitación."

La Sra. Weasley continuó inquieta, "¡Pero querido no has comido nada!"

Él la miró fijamente a los ojos y ella instantáneamente retrocedió. Su esposo levantó la mirada, "¿Te despertamos en la mañana para que podamos dirigirnos al tren?"

Él negó con su cabeza, "Me despertaré por mi cuenta, pero los acompañare a la estación."

ooo


Con ese último comentario el niño de cabello blanco se abrió camino hacia las escaleras con sus bolsas y gato en mano.

Harry se quedó mirando, "Sabes, él no actúa como un niño de once años."

Hermione miró, "Me agrada. Es una persona interesante para hablar."

Ron parecía incrédulo, "¿De qué diablos estás hablando Hermione? ¡Es un hechizado! ¡No lo miraste! ¡Su cabello y su piel y sus ojos también!"

La Sra. Weasley decidió intervenir, "¡Ronald Weasley, no dirás esas cosas! Era un niño perfectamente agradable. ¡Tal vez un poco silencioso, pero sólo era timido!Serás bueno con él. Le debe haber sido difícil hacer amigos mudándose todo el tiempo. La manera en que la mayoría de los niños actúan hacia alguien que es ligeramente diferente es espantosa, y esperaba algo mejor de mis propios hijos."

Ron asintió hoscamente antes de suspirar, "Si él quiere hacer amigos debería tratar de ser más agradable."

Hermione frunció el ceño, "Bueno él no ha tenido la oportunidad de socializar con alguien. Apostaría que sólo habla con adultos por la forma en que habla."

La Sra. Weasley asintió, "No me gusta lo delgado que es. Me pregunto si sus padres no lo alimentan bien."

Su esposo intervino, "Vamos Molly, no podemos saltar a conclusiones. Pero si de verdad te sientes de esa manera podemos mantener un ojo en él. Estoy seguro de que a Hermione no le importaría cuidar de él en la escuela ¿verdad querida?"

La adolescente negó con la cabeza, "No me importaría en absoluto, me dará una oportunidad de conocerlo mejor."

"Ves," el hombre mayor sonrió, "¡Hermione tiene la idea correcta! ¡Ahora, vamos, todos a la cama! Tenemos que comenzar mañana temprano."

El grupo asintió mientras se levantaban y acodaban sus sillas. A Harry no le gustó la idea de Hermione alrededor de Hitsugaya sola. Suspiró cuando se dio cuenta de que tendría que unirse a ella en su acogida del niño nuevo. Pero, todavía era una buena oportunidad.

Una oportunidad para desentrañar el misterio conocido como Toshiro Hitsugaya.

Notas:

(1)Tejo es un árbol muy longevo; en el cristianismo es símbolo de la vida y la muerte, y símbolo de la eternidad. Y considerando que Hitsugaya es un shinigami, esta varita es más que apropiada para él, no solo por la fibra de dragón

(2) Ellos estaban hablando de la rata de Ron, Scabbers… scab siginifica costra, que es la costra que se forma en un corte o herida.

Siendo Serios por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

Siempre olvido el disclaimer, en serio. Así que en muchos casos termino haciendo esto:

NO SOY NI SERÉ DUEÑO DE BLEACH O HARRY POTTER POR LOS SIGUIENTES VEINTE O TANTOS CAPITULOS DE ESTA HISTORIA.

A Harry no le gustó la idea de Hermione alrededor de Hitsugaya sola. Suspiró cuando se dio cuenta de que tendría que unirse a ella en su acogida del niño nuevo. Pero, todavía era una buena oportunidad.

Una oportunidad para desentrañar el misterio conocido como Toshiro Hitsugaya.

ooo


Despertó temprano en la mañana cuando el sol estaba en el horizonte. El pequeño taicho estiró sus brazos y piernas antes de arrastrarse fuera de la cama grande. Dejó escapar un pequeño bostezo antes de dirigirse hacia su baúl y sacar uno de los trajes que Matsumoto había empacado para él.

Hoy era una camisa de manga larga navy, casi negra con una camiseta blanca para ir encima junto con unos jeans; un atuendo mucho más simple que el de ayer al menos.

Cuando se puso un par de zapatillas escuchó un pequeño maullido desde la cama. El joven de cabello de nieve se dio vuelta para encontrar a Ran tratando de abrirse camino de entre las sabanas. Suspiró cuando se apiadaba de la pequeña criatura y lo recogió en sus brazos.

"Eres más problemas de lo que vales."

El gatito sólo lo miró con tristes ojos azueles. Toshiro puso a Ran en el piso antes de ir a reunir sus cosas y colocarlas en su baúl. Ahora que tenía todos sus suministros el una vez aparente demasiado grande equipaje, ahora bordeaba lo demasiado pequeño.

El taicho cerró la tapa con la esperanza de que se cerrara de golpe. Cuando eso falló, rápidamente se sentó sobre ella incluso si su peso no era suficiente para forzar a que la tapa se cerrara. Hitsugaya gruñó, frustrado porque hubo un golpe en la puerta.

"Toshiro, la Sra. Weasley me pidió que me asegurara de que estabas despierto y listo."

Él reconoció la voz de Hermione Granger viniendo desde el pasillo y suspiró, "Casi estoy listo, saldré en un momento."

La puerta se abrió un poco, "¿Necesitas ayuda con algo?"

Cuando la adolescente de cabello tupido lo vio sentado en su todavía abierto baúl, ella sonrió, "Te voy a dar una mano con eso."

Pensó en decirle que no, pero de verdad con toda claridad estaba luchando una batalla perdida por lo que el taicho se deslizó e hizo un sitio para la chica. Ella se sentó rápidamente sobre el baúl, forzándolo fácilmente a cerrarse.

"Ahí tienes," ella sonrió de nuevo cuando bajó del equipaje "Bueno, será mejor que bajemos las escaleras de lo contrario llegaremos tarde al tren."

Hitsugaya le dio un pequeño 'hn' mientras recogía a Ran y agarró su baúl antes de que comenzara a arrastrarlo tras de él.

La chica le dio una mirada extraña, "Estoy segura de que el Sr. o la Sra. Weasley estarían felices de encantar tu baúl por ti. Sería mucho más fácil que arrastrarlo por las escaleras."

Toshiró la miró, "¿Por qué usar magia cuando soy perfectamente capaz de hacerlo por mí mismo?"

Hermione le dio una mirada extraña pero ella sólo asintió y continuó bajando las escaleras sin él. Hitsugaya suspiró cuando miró su baúl y luego la larga escalera.


ooo

Harry bostezó cuando Hermione llegó bajando las escaleras con rapidez. Ron la miró, "¿Qué te pasa?"

Ella negó con su cabeza mientras se sentaba junto a ellos, "Nada, Toshiro baja ahora. Sólo está tirando de su baúl."

El pelirrojo arqueó una ceja, "¿Sabe que mamá lo hechizaría por él verdad?"

"De eso se trata," dijo ella lanzando sus manos en el aire. "Sugerí eso y me miró como si estuviera loca. No sé cómo fue criado pero no parece querer depender de la magia."

Harry pasó una mano a través de su cabello, "Sí bueno, no estoy diciendo que sea una cosa mala querer hacer las cosas de la manera normal de vez en cuando, pero eso suena como si él estuviera siendo terco."

Sus amigos lo miraron.

"Suena como alguien que conozco," gruñó Ron cuando puso su cabeza sobre la mesa. El moreno entrecerró sus ojos a su mejor amigo pero decidió dejarlo ir.

Hubo un fuerte ruido desde las escaleras y todos miraron para encontrar un baúl yaciendo debajo de ellos y un Hitsugaya que lucía cansado de pie junto a él. Harry continuó mirando mientras el joven se enderezaba antes de agarrar el baúl que era casi dos veces su tamaño y lo arrastraba detrás de él mientras se abría camino hacia una mesa vacía.

El adolescente con cicatriz pensó que era extraño que el niño no se sentara con ellos y contempló llamarlo pero decidió no hacerlo, "Hermione, todavía digo que hay algo extraño en él."

Ella frunció el ceño ligeramente, pero no lo negó de inmediato como la noche anterior. "Realmente no sabemos mucho de él. Todo podría ser por la manera en que fue criado. La magia tiende a hacer a los magos perezosos; tal vez sus padres están tratando de animarlo a hacer cosas por su cuenta en su lugar."

Él suspiró, "No sólo estoy hablando de eso. ¿No puedes sentirlo? Hay algo mal con él."

Ella miró sobre su hombro en la dirección del niño de cabello blanco. "Todavía digo que debemos darle una oportunidad, no necesitan ser amigos de él si no quieren. Pero sean amables al menos, los de primer año ya son intimidados cuando llegan a Hogwarts, no necesitamos añadir a eso. Además," inhaló. "Incluso si es un niño extraño, sigue siendo muy interesante."

El Sr. Weasley entonces se acercó antes de inclinarse sobre una silla libre, "Harry, ¿puedo hablar contigo en privado?"

Harry miró por un momento, sorprendido por la petición, "Uh, si claro Sr. Weasley."


ooo

Hitsugaya observó como el Sr. Weasley llevó al niño Potter a un lado. Vagamente podía entender lo que estaba diciendo, algo sobre no meterse en problemas y permanecer seguro.

El taicho tuvo que preguntarse si las suplicas del hombre tenían algo que ver con la presencia de los Dementores en Hogwarts. Mientras que el niño Potter parecía bastante presuntuoso, incluso arrogante hasta el punto de que no parecía ser del tipo que no se metía en problemas. Pasó una mano por sus cabellos blancos mientras trataba de hacer exactamente lo que estaba siendo dicho sin parecer demasiado sobresaliente.

¿Algo sobre ser serio?

No. Estaban hablando de Sirius Black, el hombre que los Dementores estaban buscando. Evitarlo era bastante obvio considerando todos los carteles de advertencia en el Callejón Diagon, no todo eso debería haber sido dirigido solamente hacia Potter; todos los niños deberían estar escuchando este sermón.

Sin embargo eso significaba que había algo entre Potter y Black, algo que justificara la advertencia previa. Toshiro frunció el ceño al pensar en esto. En ninguna parte de su información decía algo sobre una conexión entre Black y uno de los estudiantes. La pregunta era: ¿qué era y cómo podía descubrirlo?

Toda comunicación entre él y la Sociedad de Almas había sido cortada debido a la magia en el aire interfiriendo con su comunicador, por lo que no podrían descubrirlo por él y transmitir la información.

Todo sumado a una cosa: él tendría que descubrirlo por su cuenta.

Hitsugaya suspiró cuando el Sr. Weasley dio al hombro de Potter una palmada y se volvieron a reunir con el grupo, Harry lucía bastante perplejo.

"Oh Toshiro cariño," llamó la Sra. Weasley mientras él se encogió. Él la había conocido por una noche y sin embargo ella estaba bajo el concepto equivocada de que tenía permitido llamarlo por su primer nombre. Bueno, al menos no era Shiro-chan.

"¿Ya comiste?"

Él asintió en respuesta apenas reconociendo la mentira. "Oh bien," ella sonrió rápidamente mientras apartaba sus flequillos de sus ojos. "Bueno entonces nos pondremos en marcha tan pronto como los otros hayan tenido algo, ¿de acuerdo?"

Él trató de forzar una sonrisa, pero todo lo que salió fue una especie de pequeña mueca, "Si, gracias por todo Sra. Weasley."

La amable mujer sonrió mientras enderezaba su falda, "No es nada cariño, ahora ven y únete a nosotros, ¿hm?"

Hitsugaya asintió distraídamente mientras recogía a Ran a quien había colocado en su regazo, antes de seguirla. Al menos podría ser más agradable viendo como la mujer estaba siendo tan útil, si no ligeramente molesta.

Toshiro se sentó frente a uno de los hijos de la Sra. Weasley, Ron, si recordaba correctamente, quien parecía medio dormido. Potter lo miró desde debajo de su flequillo y de repente sintió que habían estado hablando de él. No es que realmente pueda culparlos; después de todo, todavía recibía ese tipo de miradas de vuelta en la Sociedad de Almas. Incluso después de todas sus décadas como taicho de la décima división algunos todavía no estaban dispuestos a aceptarlo. Pensaban que era demasiado joven para asumir el tipo de responsabilidad que venía con la capitanía.

Si alguien preguntaba, él lo negaba, pero parte de la razón por la que el joven de cabello de nieve trabajaba tan duro como lo hacía, era para probar a todas esas personas que estaba listo para el reto. Si ganaba sus respetos, para ser visto como un igual a pesar de su edad, significaba trabajar hasta quedarse en dormido en su escritorio, escribiendo hasta tener ampollas, y entrenar hasta que sus manos sangraran y sus extremidades se paralizaran él lo haría y más.

Mientras Potter continuaba mirando—con esa mirada fija en él, Toshiro comenzó a perder su paciencia. El calor del verano ya estaba llegando a él y no necesitaba a un niño tratando de comenzar una pelea, "¿Puedo ayudarte con algo?" preguntó claramente atrapando con la guardia baja al chico.

Al parecer Harry no se había dado cuenta de que su mirada era tan obvia como el hecho de que el cielo era azul.

"Oh- uh nada, lo siento. Sólo pensaba."

Hermione rodó sus ojos a su amigo pero por otro lado, ignoró su respuesta mentalmente estimulante. "¿Toshiro te gustaría algo de mis huevos? Estoy llena."

La Sra. Weasley una vez más apareció desde atrás del taicho aparentemente de la nada, "Toshiro ya comió cariño."

Él hizo una mueca ante el uso de su nombre; de verdad acababa de conocer a esas personas el día anterior. También estaba el hecho de la hermosa manera en que estaban pronunciando su nombre que lo hacía sonar como tosh-hero (1). A este ritmo iba a tener una migraña por nueve.

Hermione frunció el ceño mientras sus ojos se deslizaban desde la Sra. Weasley hacia Hitsugaya, "Pero no podrías haber comido aun, acabas de bajar las escaleras conmigo."

"Oh, comí una...," el taicho trató de pensar en algo que Kurosaki había comido alrededor de él o mencionado. "barra de granal."

"Harry lo miró, "¿Quieres decir una barra de granola?"

Hitsugaya pensó por un momento; o estaba diciéndolo mal (altamente posible) o eran dos cosas completamente diferentes, "¿... Sí?"

Siempre podía dejarlo pasar como un desliz en su inglés si lo necesitaba. Hermione sonrió, "Está bien, estás destinado a cometer un error de vez en cuando." Él asintió forzando una pequeña sonrisa. "Pero es bueno que ya hayas comido porque me temo que por lo que parece, podríamos llegar tarde al tren."

La Sra. Weasley miró el gran reloj montado en la pared sobre la barra, "Oh vaya, Hermione tiene razón. ¡Vamos! ¡Vamos todos ustedes! ¡Si no nos apresuramos vamos a perder el tren!"

Hitsugaya asintió con Ran en la mano, en dirección para agarrar su baúl antes de que fuera prácticamente llevado lejos de la mesa por un apresurado Sr. Weasley, "Vamos Toshiro, tenemos que apresurarnos. Molly se asegurara de que tengas tu baúl."

El pequeño taicho resopló indignado mientras salía afuera en medio del calor de verano. El atrevimiento de algunas personas. Fue entonces que se dio cuenta de que todos estaban entrando en un auto.

Todos los ocho... en un auto.

La Sra. Weasley ahora estaba empujando su equipaje en el maletero, "Apresúrate cariño," dijo ella por encima de él. "Entra antes de que lleguemos tarde."

Hitsugaya con vacilación se acercó al automóvil y miró adentro. De alguna manera el interior tenía casi el doble de área de un auto normal. Se deslizó en uno de los asientos encontrándose sentado junto a Ginny quien parecía medio dormida mientras su cabeza caía para levantarse de nuevo.

Él suspiró mientras el auto se iba en la dirección de donde él supuso que estaba la estación del tren, iba a ser un largo día.

Notas:

(1) tosh-hero, parece ser un juego de palabras, hero significa héroe y suena similar a Toshiro... al traducirlo al español no habría sonado igual.

Caminando A través de los Muros por Pink Angel Feathers

Él suspiró mientras el auto se iba en la dirección de donde él supuso que estaba la estación del tren. Iba a ser un largo día.


ooo

Hitsugaya dejó que su mirada vagara por la estación mientras era arrastrado de buena gana a través de ella. Las personas los miraban mientras pasaban, y de verdad no era sorprendente considerando que estaban unidos alrededor de varios búhos, un gato y un joven de cabello blanco.

El pequeño taicho miró al Sr. Weasley quien había agarrado su brazo desde su salida del auto—a pesar de sus protestas—y estaba guiándolo (arrastrándolo) a través de la multitud, "¿Sr. Weasley, a dónde nos dirigimos exactamente?"

El hombre calvo le dedicó una pequeña sonrisa mientras empujaba pasando a una mujer un grande, "La plataforma nueve y tres cuartos; es donde estará el tren que te llevará a Hogwarts."

Hitsugaya frunció el ceño, había oído el número de la plataforma ser mencionado varias veces a lo largo de la mañana y si no hubiera estado ocupado siendo aplastado por Ginny Weasley, podría haber puesto más atención.

Pero, por lo que él sabía del mundo de los vivos, las personas tendían a usar sólo números enteros, nunca fracciones cuando numeraban las cosas. Además, de acuerdo con la pizarra de llegadas y salidas que habían pasado en la entrada principal, no había plataforma nueve y tres cuartos.

Ran dio un pequeño maullido desde el lugar acunado contra el pecho de Toshiro por su brazo libre. El Sr. Weasley de repente se tambaleó hasta detenerse y se encontró en frente de una pared de ladrillos. Estaba cerca de preguntar por qué con exactitud, si estaban en tal apuro que su brazo casi era dislocado varias veces, ahora estaban mirando una pared mientras los segundos pasaban, pero fue entonces que Toshiro pudo de repente sentir algo emanando desde la pared.

Era como una extraña idea en el fondo de su mente, algo diciéndole que había algo raro en la pared. La sensación estaba acompañada por el siempre presente zumbido en el fondo de su cabeza que llegó a asociar con la magia que en definitiva estaba haciendo nada para calmar el creciente dolor en sus sienes.

Fue Potter quien fue el primero en separarse de la manada mientras caminaba hacia la pared antes de coger velocidad, el carrito chillando en protesta. Hitsugaya miró alrededor encontrando bastante extraño que ninguna de las personas sin magia se dio cuenta del adolescente corriendo frenéticamente hacia la pared.

Continuó observando, y cuando pareció que el choque era inevitable, la extraña sensación pareció incrementarse y de repente Potter se deslizó en los ladrillos. El pequeño taicho una vez más miró alrededor, dándose cuenta de que nadie había notado a un adolescente con un carrito y un búho correr y atravesar la pared.

En serio. ¿Qué poco observadoras podrían ser las personas?

Cada vez que uno de los niños Weasley se deslizaba a través de lo que Toshiro se dio cuenta era una barrera de algún tipo, la extraña sensación se incrementaba y luego se disipaba ligeramente. El zumbido estaba menguando lentamente y regresando también. Le recordaba a cómo los susurros se deslizaban a través de una puerta abierta antes de cerrarse de nuevo sólo para cortar todo el sonido.

Debía haber sido toda la magia en el aire y claramente había una enorme cantidad considerando qué tan fuerte la estaba sintiendo. Los gemelos comenzaron a abrirse camino a través de la pared y pronto sólo quedaba él con el Sr. Weasley, "Bueno, ven conmigo Toshiro, será mejor que vayamos."

El joven de cabello blanco asintió pero se reusó a correr como un imbécil y en su lugar caminó con calma hacia la barrera. Los demás podían hacer el ridículo si querían, él por otro lado no lo haría.

Miró hacia atrás antes de atravesar la barrera y todavía nadie se dio vuelta para mirar a los dos extraños tratando de caminar a través de la pared.

¿A qué estaba llegando el mundo?

El zumbido en su cabeza incrementó de nuevo como hizo la extraña sensación cuando atravesó la barrera y entró a la otra plataforma. El área estaba llena de niños y padres despidiéndose los unos a los otros, y un gran tren escarlata estaba esperando a que todos terminaran de abordar antes de que dejara la estación.

El Sr. Weasley lo guió hacia donde estaban su esposa e hijos, y Toshiro estaba feliz de ver que la Sra. Weasley todavía tenía su baúl intacto mientras lo cargaba en el tren.

Cuando ella los notó dirigiéndose hacia ella, los saludó, "¡Rápido ustedes dos, el tren está a punto de partir!"

Hitsugaya no pudo contener un gruñido mientras el Sr. Weasley casi lo levantó y corrió hacia su esposa. La Sra. Weasley le dio un abrazo cuando llegaron a ella.

"Cuídate cariño," dijo ella antes de que el Sr. Weasley lo metiera en el tren.

Toshiro apretó los dientes mientras se forzaba a sonreír. Esas personas eran tan increíblemente molestas, pero había corazones en el lugar correcto.

"Lo haré Sra. Weasley, usted también."

La puerta se cerró por sí sola mientras el tren comenzaba a salir de la estación y lentamente comenzó a ganar velocidad. Hitsugaya miró afuera de la ventana mientras observaba los puntos que ahora eran los Weasley convertirse en manchas, antes de que desaparecieran de su vista.

Sus hijos los daban por sentado, no muchas personas tenían padres amorosos como ellos. El tipo de padres que harían lo que sea para proteger a sus hijos. Viendo a personas viviendo felizmente en lugar de morir o ser comidos por hollows era refrescante por decir lo menos.


ooo

Tomó un tiempo, pero Hitsugaya finalmente encontró un compartimiento vacío. No tenía deseo alguno de sentarse con el niño Potter y sus pequeños amigos. Ya tenía un dolor de cabeza; no necesitaba que se pusiera peor.

Pensó en tratar de levantar su baúl en el portaequipajes pero rápidamente desechó la idea. Sus brazos ya estaban adoloridos de arrastrar la cosa y dudaba altamente que su gigai tuviera la fuerza para levantarlo.

Dejando el baúl junto a la puerta del compartimiento, se sentó en el largo banco. No tenía idea de cuánto duraría el viaje, pero escuchó a Ron mencionar el carrito de comida en el trayecto a la estación, por lo que durara el tiempo suficiente para que las personas se pongan hambrientas.

Puso a Ran en el asiento junto a él y rápidamente se acurrucó contra su muslo.


ooo

Harry miró afuera de la ventana junto a la que estaba sentado. Cuando paso a ver frente a él, se dio cuenta de un gran ceño adornando el rostro de Hermione mientras ella se sentaba junto a un hombre durmiendo quien ella había identificado como Profesor R.J. Lupin, "¿Qué te pasa?"

La chica levantó la mirada con bastante asombro, "Oh, Me estaba preguntando a dónde se ha metido Toshiro. Supongo que no quiere sentarse con nosotros."

Ron puso los ojos, "Yo no me quejo. Te estoy diciendo Hermione que él es un hechizado. Tal vez es diferente con los Muggles pero en el mundo mágico las personas que lucen como él son de muy mala suerte."

"Ron, eso tiene que ser lo más ignorante—

"Sh," la interrumpió Harry cuando notó al durmiente Profesor agitarse.

Ella cubrió su boca con su mano cuando todos miraron esperando a que el hombre despertara o se sentara. Al final, Lupin se movió en su asiento un poco antes de caer de vuelta en un sueño profundo.

"Hermione, en voz baja por favor."

Ella asintió y se deslizó más lejos de su nuevo maestro.

"De cualquier modo," continuó ella en tono silencioso. "Ron, él no es un hechizado y apreciaría si dejas de llamarlo así," resopló ella.

"He leído sobre los hechizados antes y aunque él podría compartir algunos puntos en común con la descripción del mundo mágico de uno, todo es simplemente basura y él es nada más que un niño tranquilo con una tez blanca y un color interesante de cabello y ojos. Todos ustedes deberían saber que las personas no aprecian ser criticadas por su color."

El pelirrojo frunció el ceño, "¡Deja a mi cabello fuera de esto!"

Ella lo miró de vuelta, "¡Lo haré una vez que prometas dejar de criticarlo! ¡Te haré saber que conozco algunas bromas interesantes sobre pelirrojos, hilarantes!"

"¡No lo harías!"

Harry sonrió mientras sus amigos seguían discutiendo en voz baja. Miró por la ventana con la lluvia cayendo, dándose cuenta que Black estaba allí afuera en algún lugar. No tenía idea de por qué el Sr. Weasley había tenido la necesidad de advertirle sobre buscar al asesino.

Claro, él se metía en su parte justa de problemas—tal vez más—pero eso no significaba que iba a ir vagando en busca de un asesino.

Un rato después de que Hermione y Ron se habían calmado, el carrito vino y tomaron su comida y la comieron bastante rápido. Ron había preguntado si deberían despertar al profesor pero decidieron no hacerlo; es mejor dejarlo dormir (parecía que lo necesitaba).

Harry suspiró cuando y dejó a un lado su carta de rana de chocolate—otro Dumbledore—y se sentó de vuelta en su asiento con un bostezo. El sol se había puesto y las lámparas en los pasillos y en los compartimentos se habían encendido por sí mismos disfrutando de su brillo cálido.

Pero de repente todas se apagaron cuando el tren se detuvo en seco sacudiéndolos. Ron fue lanzado de su asiento y cayó en el regazo de Harry antes de que ambos cayeran al suelo.

"¡RON!"

"...Lo siento Harry."

"Sí bueno, no te quedes allí disculpándote; ¡bájate!"

Cuando el peso de su amigo había dejado su estómago, Harry con cuidado se levantó del suelo, "¿Estás bien Hermione?"

"S-sí," vino su respuesta a través de la oscuridad.

El chico con cicatriz paso una mano a través de su cabello, "Creo que no hemos detenido."

Cuando sus ojos comenzaron a ajustarse a la luz pudo distinguir a Hermione asintiendo.

"¿Uh... chicos?"

Ambos se volvieron para mirar a Ron quien estaba mirando afuera de la ventana cuando la escarcha lentamente cubrió el vidrio, "¡C-creo que hay a-algo ahí afuera!"

Harry se unió a su mejor amigo y colocó una mano en la fría ventana, su respiración comenzó a salir en volutas blancas. "No veo nada Ron."

El adolescente de cabello rojo negó con su cabeza. "¡N-no Harry, juro que hay algo ahí afuera!"

Hermione se paró entre los dos, "Bueno, entonces, ¿dónde ha ido?"

Sus ojos se ampliaron cuando la puerta del compartimiento comenzó a abrirse y la temperatura cayó varios grados más. Una mano de esqueleto apareció a través de la oscuridad.

"M-maldición."


ooo

Toshiro gruñó cuando se levantó del piso. Algo estaba mal. El pelaje del gatito estaba parado al extremo y Hitsugaya notó la ventana escarchándose y de repente su aliento era visible.

El frío era nada para él, pero claramente algo estaba pasando a bordo del tren. El taicho gruñó cuando luchó por abrir su baúl y buscó a través del contenido hasta que encontró lo que estaba buscando.

Sacó un gikongan del baúl y metió el dulce en su boca. Hitsugaya no pudo evitar sonreír cuando estuvo libre de su gigai. Los cuerpos falsos siempre se sentían tan restrictivos y lentos.

Ahora que estaba en forma de alma, el pequeño taicho podía sentir claramente una energía oscura similar a la de un hollow que venía de un par de docenas de compartimientos abajo.

Se giró hacia el alma mod ocupando su gigai, "Quédate aquí y si alguien viene diles que se vayan."

El alma mod asintió cuando él se dio vuelta y abrió la puerta, y salió corriendo por el pasillo.

Se detuvo en seco cuando se dio cuenta de que algo estaba pasando. Se estaba volviendo más difícil respirar y el entumecimiento estaba progresando en sus extremidades. El dolor de cabeza que había estado plagándolo todo el día, de repente se convirtió en una aplastante migraña cuando imágenes desarticuladas pasaron ante sus ojos.

Compañeros muriendo, personas gritando, sangre, mucha sangre.

Débilmente desenvainó a Hyorinmaru esperando encontrar fuerzas en su compañero. Con una respiración pesada, Hitsugaya lentamente se arrastró hacia la puerta abierta del compartimiento, llegando justo a tiempo para ver a un hombre de aspecto desalineado apuntando una varita a una criatura encapuchada que estaba por encima de Potter.

El hombre gritó un hechizo que él no pudo distinguir a través del zumbido en sus oídos. Cuando una mancha plateada corrió hacia la figura, esta se dio vuelta hacia él como si sintiera su presencia. Cuando respiró hondo fue como si estuviera robando el aire en sus pulmones.

La presión en su cabeza fue casi insoportable y el zumbido se estaba haciendo más fuerte. De repente la explosión de luz plateada chocó con la cosa que ahora sabía era un Dementor.

Se apartó como si hubiera sido quemado por la luz y salió volando lejos de él y los amigos de Potter. Cuando desapareció en las sombras el zumbido comenzó a desvanecerse y fue como si sus oídos hubieran sido desbloqueados.

"Maldición," maldijo mientras se apoyaba contra la pared para apoyarse, la sensación regresó a sus miembros entumecidos. En serio, debería haberse dado cuenta antes. Los Dementores se alimentaban de almas. Él era un alma. No era la mejor idea estar en la misma habitación con una de esas criaturas a menos que tuviera deseos de morir.

La misión sólo se había vuelto más difícil. Destruirlos sería bastante fácil, al menos en teoría. Pero, si su energía era absorbida y él era comido lentamente, sus oportunidades de ganar se reducirían considerablemente. El Ministerio había enviado cerca de cien Dementores y casi se había desmayado por uno.

Alguien realmente lo odiaba.


ooo

Toshiro suspiró cuando enfundaba a Hyorinmaru y entraba en el compartimiento. Potter estaba desmayado en el suelo y Weasley estaba gritándole para que despertara. El hombre de aspecto demacrado claramente era capaz de manejar el asunto, así que él comenzó a caminar de vuelta hacia donde había dejado su gigai.

Las luces parpadearon de vuelta a la vida y el tren comenzó lentamente a ganar velocidad de nuevo. Encontró a su gigai apoyado contra la ventana profundamente dormido y no pudo evitar rodar los ojos antes de volverse a meter en él.

Débilmente pudo ver la silueta de un castillo y el brillo de cientos de ventanas en el horizonte y decidió que era tiempo de ponerse el uniforme.

Hizo una mueca cuando agarró las ropas de su baúl. A diferencia de su uniforme normal la tela era rígida y el corte de la misma seguramente obstaculizaría sus movimientos. Las personas hacían bromas sobre que el uniforme de Shinigami era aburrido y soso, pero al menos era práctico.

El tren comenzó a disminuir de nuevo cuando se ajustó la corbata y alisó las arrugas de sus pantalones, metiendo sus viejos pantalones de vuelta en su baúl antes de forzarlo a cerrarse. Abrió la puerta para encontrar a los estudiantes saliendo de sus compartimientos, y viendo que ninguno de ellos tenía sus baúles, decidió dejar el suyo donde estaba.

Fácilmente recogió a Ran quien había estado dormitando en su camisa descartada y se unió a los otros, sin sentirse cómodo con dejar el gatito atrás. El taicho podía escuchar y sentir los frenos cuando el tren se detuvo por completo y las puertas se abrieron a la gran plataforma.

Al parecer salir del tren en orden era demasiado para los adolescentes, por lo que fue empujado, empujando y tropezó repetidamente.

Cuando finalmente llego a la plataforma con más arrugas apareciendo, Hitsugaya vio a un hombre cuya talla fácilmente superaba a la de Zaraki.

"Los de primer año," hizo eco una voz resonante a través de la multitud y se preguntó si debería seguir al hombre viendo que técnicamente era su primer año. El portador de hielo se armó de valor antes de caminar hacia el gigante.

"Disculpe, ¿Me preguntaba a dónde debería ir yo?"

El hombre barbudo lo miró, "¿Y quién podrías ser tú?"

"Toshiro Hitsugaya, soy el nuevo estudiante de transferencia."

Los ojos del hombre se abrieron, "Oh sí, Dumbledore estaba diciendo que teníamos un transferido este año."(1)

"Sí, bueno me estaba preguntando si debería ir con usted o ir al castillo con los otros estudiantes."

El hombre pensó por un momento, "Bueno supongo que debes venir conmigo. Rubeus Hagrid por cierto. Guardián de llaves y terrenos de Hogwarts."

Hitsugaya asintió mientras era conducido hacia un lago donde docenas de botes estaban esperando, "Encantado de conocerte."

El taicho podía ver a Hagrid evaluándolo con un ojo curioso mientras subían a uno de los botes. Cuando Toshiro se sentó se movió de puesto para que el gran hombre se sentara en el medio, sabiendo que si el gigante se sentaba al borde del bote seguramente se hundiría.

Los botes alrededor de ellos comenzaron a llenarse y el temperamento de Toshiro estaba comenzando a sacar lo mejor de él cuando Hagrid continuó mirando. Los estudiantes comenzaron a temblar cuando la temperatura cayó varios grados.

"Mira, ¿puedes por favor detener tu mirada incesante?"

El hombre pareció sorprendido como si le sorprendiera haber sido atrapado, "Oh, uh bueno..."

Hitsugaya entrecerró sus ojos y gruñó, "Estoy escuchando."

Hagrid miró sus manos, "Es sólo que tus cabellos y ojos, bueno son un poco diferentes de lo que uno esperaría de esas partes. Sólo curiosidad."

"Soy un estudiante transferidoClaro que no soy de 'estas partes'."

Hagrid asintió, "Sí, eso es bastante cierto. Lo siento si mi mirada estaba molestándote."

Toshiro asintió, "Está bien. He estado recibiéndola por años, no es nada nuevo."

Hagrid le dio una triste sonrisa, "Es difícil cuando las personas te miran debido a la forma en que luces."

Toshiro miró hacia arriba y se volvió para ver en los ojos del hombre y estaba sorprendido de encontrar más entendimiento que lastima, "Debe ser difícil para ti también," comenzó. "Supongo que tu talla no es normal por 'estas partes' tampoco."

Hagrid suspiró, "No, no se puede decir que lo sea. Pero me he acostumbrado a ello."

El joven de cabello blanco le dio una sonrisa—sí, una muy pequeña—, "Eso es todo lo que podemos hace."


ooo

El resto del viaje al castillo estuvo lleno de un reconfortante silencio. Dos marginados sentados juntos, cada uno sabiendo lo que el otro había pasado.

Después de que Hagrid había atado el bote al muelle, Toshiro comenzó a seguirlo por el sendero hacia el castillo. No pudo dejar se resentir el hecho de que algunos (la mayoría) de los niños de once años eran más altos que él.

La caminata dejó a los otros estudiantes sin aliento mientras subían la empinada colina hacia las dos grandes puertas de roble. Todos parecían bastante inquietos y nerviosos, algunos incluso temblando y eso no tenía nada que ver con los fríos vientos que soplaban del agua.

Hagrid fue delante de ellos y fácilmente empujó las puertas abriéndolas mientras los llamaba para que se dieran prisa. Los estudiantes miraron alrededor mientras caminaban hasta una escalera de piedra para encontrarse con otra puerta.

Una mujer de aspecto bastante estricto estaba esperándolos mientras sostenía un taburete de tres patas de madera y un viejo sombrero andrajoso con un pergamino metido en él.

"Bienvenidos a Hogwarts," comenzó ella mientras los miraba a todos.

"Soy la Profesora McGonagall, Subdirectora y jefa de la casa Gryffindor. En un momento comenzará la clasificación y todos serán puestos en sus casas. Sus compañeros de casa serán como su familia por los siguientes siete años. Trabajaran juntos para ganar puntos de la casa y compartir en victorias y derrotas. Ahora, cuando sea su turno para ser ordenados, llamaré sus nombres y con calma caminaran y se sentarán y colocaré el sombrero seleccionador en sus cabezas. ¿Alguna pregunta?"

Toshiro miró alrededor notando que algunas personas o bien estaban demasiados nerviosos para preguntar, o todo estaba bastante claro para ellos.

Ella asintió, "Muy bien, ahora antes de que comencemos me gustaría hablar con Toshiro Hitsugaya."

El pequeño taicho instantáneamente sintió algo de respeto por la mujer. Todo el que no destrozara su nombre lo merecía.

Cuando avanzó hacia adelante, la mujer le dio una mirada más antes de asentir, "Sígueme."

Él la siguió por el pasillo y a una pequeña habitación de al lado.

Ella cerró la puerta con un chasquido, "Ahora Sr. Hitsugaya usted es el primer estudiante de intercambio que hemos tenido en muchos, muchos años."

Él asintió con la cabeza habiendo escuchado esto antes de Tom.

"Entonces," continuó ella mientras lo miraba con una mirada severa, "Nosotros, los maestros de Hogwarts, así como el Ministerio, que aprobó tu traslado, esperamos que puedas estar con tu mejor comportamiento."

Toshiro le dio un solemne asentir, "Haré mi mejor esfuerzo para cumplir sus expectativas."

McGonagall le dio una pequeña sonrisa, "Bien, pero no olvides disfrutar tu tiempo aquí. Ahora, serás ordenado después de los de primer año para que Dumbledore pueda presentarte a los otros estudiantes."

Toshiro hizo una mueca ante la idea de ser señalado en frente de cientos de niños, pero le dio un breve asentir no obstante. La mujer colocó una mano en su hombro y lo guió de vuelta a donde los otros estudiantes estaban esperando.

Todos miraban mientras los pasaba, susurrando a otros y señalándolo a quienes no lo habían visto.

McGonagall desapareció a través de las puertas de roble sólo para volver de vuelta con Potter y Hermione en remolque y volver por el pasillo. Unos minutos después los tres reaparecieron y la mujer mayor envió a los dos adolescentes de vuelta al salón.

McGonagall se paró en frente de las puertas, "Es hora para que la clasificación comience. Por favor esperen a que llegue su turno y sean pacientes."

El joven de cabello de nieve prácticamente podía ver el nerviosismo rodando en olas en los estudiantes mientras comenzaban a caminar por las puertas ahora abiertas.

Miró a los cientos de estudiantes que estaban sentados en las mesas. Con todo, el número alojado en el salón parecía ser cerca del mismo número en la décima división.

De verdad, cada casa era básicamente una división diferente. En su cabeza comenzó a enumerar las mesas. La rojo y dorado: la Primera División, la amarillo y negro: la Segunda División, la azul y plata: la Tercera División y finalmente la verde y plata: la Cuarta División.

El grupo marchó hacia adelante hasta que estaban en frente de otra mesa que parecía albergar a los profesores. En el medio de la mesa estaba el hombre más viejo que Toshiro había visto. Era como si alguien hubiera tomado al Soutaicho y lo vistiera en la oscuridad... y le diera un ridículo sombrero.

McGonagall se paró entre los estudiantes y la mesa de los profesores y puso el taburete con el sombrero encima. El salón entero estaba en silencio como si estuvieran esperando algo y justo cuando Hitsugaya comenzó a preguntarse qué, el sombrero—el sombrero—empezó a cantar. (2)

Su voz venía de una boca formada de una abertura cerca del borde de la parte inferior y el taicho no pudo evitar mirar. Sí, él había visto muchas cosas extrañas en su tiempo, pero nunca un sombrero cantante.

Cuando la voz del sombrero se apagó y la canción termino, McGonagall caminó hacia adelante y comenzó a leer del pergamino que llevaba y comenzó llamar los nombres.

"Abel, Samantha."

Una pequeña rubia avanzó hacia adelante con vacilación y caminó hacia el taburete para ponerse el sombrero. Después de un momento la voz del sombrero sonó en el salón.

"HUFFLEPUFF"

La mesa amarillo y negro aplaudió con entusiasmo por un rato, las otras sólo educadamente, o en el caso de la Cuarta División (la verde y plata), nada en absoluto. Uno por uno los estudiantes fueron ordenados en sus casas hasta que sólo Toshiro y un niño de cabello rubio quedaban.

"Zansburg, Alec."

El niño fue colocado en Ravenclaw y Toshiro fue dejado a esperar mientras la Subdirectora enrollaba el pergamino y se giraba hacia la mesa de los profesores. El hombre en el centro de la mesa, Dumbledore el director, se levantó y llamó la atención de los estudiantes susurrando.

"Todos, antes de que continuemos, estoy feliz de anunciar que este año daremos la bienvenida a un estudiante de intercambio."

Las exclamaciones de incredulidad y emoción estallaron a través de las mesas mientras todos estiraban sus cuellos para captar un vistazo de él. Susurros de, "¡Mira su cabello!" y "es tan pálido como un fantasma." estallaron junto con otras cosas.

"Cálmense," llamó Dumbledore y el salón inmediatamente se tranquilizó. "Espero que todos le den la bienvenida con los brazos abiertos y lo traten como harían con cualquier otro. Damos la bienvenida a Toshiro Hitsugaya, quien será de tercer año."


ooo

Harry se atragantó con su propia saliva, "¡¿TERCER AÑO?!"

Todos en la mesa se dieron vuelta para mirarlo y rápidamente agachó su cabeza.

Ron miró a Hitsugaya con incredulidad, "¡¿Ese mocoso está en el mismo año que nosotros?! No lo creo.

Hermione también parecía sorprendida mientras observaba a Hitsugaya caminar hacia el taburete con una gracia natural.

Harry observó cuando el sombrero fue colocado sobre los cabellos blancos cantando tranquilamente, "Por favor no Gryffindor, por favor no Gryffindor."

Hermione le envió una mirada antes de girarse de vuelta para mirar cuando el sombreo decidía en qué casa sería colocado el niño de cabello blanco—ciertamente no podía ser un adolescente.


ooo

Toshiro suspiró cuando todos continuaron mirando y el sombrero fue colocado en su cabeza. Nunca se había sentido tan tonto en su vida.

"Vaya, vaya, ¿qué tenemos aquí?"

El pequeño taicho se sorprendió ante el sonido de una voz que no era la suya o la de Hyorinmaru haciendo eco en su cabeza.

"Oh no me prestes atención," dijo la voz y se dio cuenta repentinamente que era el sombrero hablando en su mente.

"Uno inteligente, ¿no es así? Ahora... dónde ponerte."

Frunció el ceño cuando el sombrero continuó murmurando para sí mismo.

"¡OH!"

Toshiro fue tomado con la guardia baja por la repentina explosión y casi saltó del taburete.

"¿Qué?" espetó.

"¿No eres uno extraño? ¿Ni siquiera un vivo? ¡Y tal poder! Pero no olvidemos tu mente aguda."

Hitsugaya gruñó cuando se dio cuenta de que el sombrero había estado buscando a través de sus recuerdos, "Si descubro que le has dicho—

"No te preocupes," dijo el sombrero en un tono apaciguador, "Todo lo que veo en la mente de un estudiante es estrictamente confidencial. Ni siquiera le diré a Dumbledore si él me pregunta." El portador de hielo asintió. "Ahora, vamos a ver. Ciertamente eres valiente... pero tengo la sensación de que no encajaras con los Gryffindor muy bien, eres lo suficientemente leal. Ciertamente eres ambicioso... pero tengo la sensación de que los Slytherin no serán exactamente tu taza de té tampoco. Tu mente es como la de ningún otro, así que creo...

"¡RAVENCLAW!"


ooo

Harry suspiro de alivio cuando el sombrero gritó Ravenclaw, "Gracias a Dios que no está en Gryffindor."

Ron dio un pequeño asentir pero cuando Dumbledore comenzó a presentar al Profesor Lupin y luego les dijo que comieran, la comida apareció y rápidamente comenzó a ignorar la conversación.

Hermione suspiró, "No puedo decir que estoy sorprendida. Él realmente es bastante brillante, pero estaba esperando que estuviera en Gryffindor. Es tan interesante hablar con él y me encantaría poder conocerlo mejor."

Harry se encogió de hombros mientras agarraba algo de pastel de carne, "Siempre puedes hablar con él los fines de semana y en las tardes. No es como si estuviera muerto o algo. Él simplemente no se sentó en la misma mesa que nosotros y no estará en todas las misma clases."

Hermione asintió, "Supongo que tienes razón."

Muy pronto el desayuno se terminó y Dumbledore se levantó una vez más para dirigirse hacia los estudiantes. "¡Les doy la bienvenida a otro que espero sea un año agradable en Hogwarts! Ahora es hora de dormir."

Las mesas instantáneamente fueron limpiadas y las llamadas de los prefectos llenaron el salón cuando de repente la voz de Dumbledore interrumpió el bullicio.

"Y si podría seguirme el Sr. Hitsugaya por favor."

Harry se dio vuelta para ver a un curioso Toshiro levantándose con calma y caminando detrás del Director quien parecía estar yendo en la dirección de su oficina.

Él frunció el ceño, "Me preguntó que podría querer."

Ron se encogió de hombros mientras se levantaba y dio un sonoro bostezo, "Probablemente quiere asegurarse de que está bien y que tiene todo lo que necesita o algo."

Harry asintió, "Sí, supongo que tienes razón."

Mientras observaba la espalda del estoico Hitsuagya desaparecer, no pudo evitar pensar que tal vez Dumbledore también había sentido algo malo en el niño. Pero tal vez, sólo tal vez el director podría descubrir qué era exactamente ese algo.


 

Notas:

(1) No voy a ir a fondo con el acento como algunos escritores hacen. Eso me señala muchas líneas rojas... Pero tendré unas pocas donde creo que es muy importante, los cuales muchos significan—ing finales. ¿De acuerdo? N/T: creo que yo trataré de quitar los acentos, es muy difícil de traducir.

(2) No hay canción en el libro tres porque técnicamente Harry se supone que se lo perdió. He retocado la historia para cumplir con mi visión, pero no voy a intentar hacer una canción. Algunos de ustedes probablemente comenzarían a llorar por su atrocidad.

El Siseo de los Castores por Pink Angel Feathers

Mientras observaba la espalda del estoico Hitsuagya desaparecer, no pudo evitar pensar que tal vez Dumbledore también había sentido algo malo en el niño. Pero tal vez, sólo tal vez el director podría descubrir qué era exactamente ese algo.


ooo

Toshiro frunció el ceño cuando siguió al mago vestido extrañamente desde el salón a los corredores.

Su encuentro con el Dementor en el tren lo había dejado débil y exhausto. El mundo estaba girando mientras su cabeza latía. El pequeño taicho sostuvo fuertemente a Ran tratando de detener sus manos temblando.

Era como si toda su energía hubiera sido drenada de su ser. Su piel estaba pálida (más pálida) y húmeda, y estaba teniendo problemas para moverse apropiadamente en su gigai.

Dumbledore lo miró de vuelta, "¿Te sientes bien Toshiro?"

Pensó en reprender al hombre por el uso casual de su nombre, pero su cabeza estaba diciéndole que al menor sonido que tuviera que hacer mejor, "Bien señor."

El hombre asintió mientras continuaban por un largo pasillo. Hitsugaya no pudo evitar mirar a su alrededor mientras caminaban, notando las armaduras que se alineaban en las paredes y las antorchas que repartían luz sobre el frío suelo de piedra.

Estaba tan distraído que casi se pierde el hecho de que el director se había detenido al parecer habiendo llegado a su destino.

El corredor terminaba en una gran gárgola de piedra y después de un momento el anciano en realidad comenzó a hablar con ella. Fue entonces que Toshiro comenzó a preguntarse si tal vez, sólo tal vez podría ser mejor si se alejara y pretendía que nunca había seguido al hombre.

Probablemente era algún trauma craneal de algún tipo. Una vez vio a un oficial llamar a Byakuya Kuchiki un 'fino trozo de culo' en la cara del taicho después de golpear su cabeza en el soporte de una viga. No hay necesidad de decir que después de esas palabras la lesión en la cabeza del oficial había sido el menor de sus problemas.

Dumbledore rápidamente, después de notificar a la estatua de que nadie más tenía permitido entrar, dijo las palabras, "Sorbete de limón." Y la gárgola se deslizó hacia un lado para revelar una escalera giratoria. El joven de cabello blanco siguió con vacilación al director y descubrió que las escaleras llevaban hacia una gran puerta de roble con una extraña aldaba.

Luego fue conducido a una oficina que estaba desordenada con muchos artefactos de lo que parecía ser una cabeza encogida del sombrero seleccionador. "Por favor, toma asiento," Dumbledore señaló la silla en frente de su escritorio cuando fue a tomar su propio asiento.

El anciano lo miró con ojos centellantes mientras entrelazaba sus dedos. Toshiro prácticamente cayó en el asiento cuando sus rodillas cedieron, "¿Para qué quería verme?"

El director sonrió, "Sólo quería darte la bienvenida a Hogwarts. No es de todos los días que tengamos un estudiante de intercambio en nuestro centro. Así que puedes imaginar que ha habido un cuchicheo dando vueltas sobre ti."

Hitsugaya frunció el ceño cuando el hombre continuó inspeccionándolo como si buscara algo, "Sí, muchas personas estaban bastante interesadas una vez descubrieron que estaba siendo transferido aquí."

Dumbledore se inclinó hacia adelante para colocar sus codos sobre el escritorio de madera, "De hecho recibí algunas cartas diciéndome acerca de ti de algunos dueños de tiendas. Parece que has causado bastante impresión."

El pequeño taicho sólo podía imaginar lo que esas personas habían dicho sobre él. 'La dueña de la tienda de mascotas había estado sinceramente asustada de mí después de todo,' pensó para sí mismo cuando miró al pequeño gatito emperchado en su regazo.

Cuando él no respondió el hombre continuó, "Ahora, como ya sabes las personas en estos tiempos pueden ser... menos tolerantes si quieres, de las cosas que consideran anormal o extraño."

Toshiro podía ver a dónde estaba yendo el hombre. "Pero, te aseguro que los estudiantes y el personal serán capaces de ver más allá de sus ideas preconcebidas y darte la bienvenida con los brazos abiertos."

"Estoy seguro de que si son como las personas con las que me he cruzado en Inglaterra hasta ahora, ese no será el caso."

Dumbledore le dio una sonrisa amable pero el joven pudo ver algo al acecho en los ojos del hombre, "Te aseguro que todo estará bien. Pero se está haciendo tarde y ambos tenemos que despertarnos temprano mañana así que sugiero que nos dirijamos a la cama."

Toshiro asintió mientras se levantaba para irse y el director lo dirigió hacia los dormitorios de Ravenclaw. Le dio un cortes asentir antes de cerrar la puerta detrás de él con un suspiro. Había algo raro sobre ese hombre...


ooo

Dumbledore frunció el ceño cuando miró al niño extraño irse. Había estado diciendo una pequeña mentira blanca cuando había dicho que las personas verían más allá de su primera impresión de él. Tales únicas características eran algo que uno no encontraba a menudo.

También estaba el hecho de que las personas habían sido representadas como los conocidos 'hechizados' con el cabello exactamente del mismo color como el suyo por años. Sería una reputación bastante difícil de soportar.

El anciano sabía que seguramente los hechizados no existían. Se decía que un hechizado aparecía en la forma de un humano con piel de alabastro, cabello rubio, y que maldecirían a aquellos alrededor de ellos mientras dejaban destrucción a su paso.

De verdad, sólo era un viejo cuento dicho a los niños, pero incluso los adultos habían sabido correr en la dirección opuesta de alguien que encajaba remotamente en la descripción.

Miró la carta que Olivander le había enviado el día anterior. Tal vez el creador de varitas había estado en lo cierto...

ooo


Toshiro gruñó mientras caminaba hacia la torre de Ravenclaw.

Los pasillos estaban bastante oscuros viendo cómo se suponía que todos debían estar en sus habitaciones y podía distinguir los sonidos de una rata corriendo por el suelo de piedra.

Hasta ahora en su primer día en Hogwarts había tropezado, fue empujado, lo miraron estupidamente, e insultado. Si esto era alguna indicación de cómo iba a resultar el año, él iba a estar en el infierno.

Lo único bueno que pudo encontrar hasta ahora era la cómoda temperatura fría de los terrenos del castillo. En esta época del año la Sociedad de Almas todavía estaba sufriendo bajo el opresivo calor del verano.

El pequeño taicho se detuvo en seco cuando la rata que había escuchado antes pasó corriendo junto a él y por el pasillo adyacente. Telarañas colgaban del techo y el polvo cubría los suelos a los lados donde las personas normalmente no trepaban.

El lugar de verdad necesitaba una buena limpieza, era peor que su oficina cuando dejaba a Matsumoto en ella desatendida por varias horas... Bueno, al menos aquí no había encontrado a algún ebrio desnudo yaciendo en el suelo.

Matsumoto. Aunque nunca lo admitiría, ya estaba extrañando a su extraña teniente. Ella tenía una manera de hacer las cosas interesantes.

Nadie podía afirmar estar aburrido cuando ella estaba en su presencia. Diez meses sin verla era de hecho un largo tiempo.


ooo

Toshiro miró la gran puerta que esperaba fuera la entrada a los dormitorios Ravenclaw. El único problema era que estaba cerrada. Trató con la manija de nuevo pero resultó inútil.

"Para entrar debes pasar la prueba."

El pequeño taicho saltó hacia atrás ante el sonido de la voz y miró alrededor tratando de encontrar al orador. "Resuelve mi acertijo y te dejaré pasar."

Hitsugaya se detuvo en seco cuando se dio cuenta de que la puerta parecía estar hablando. Se calmó antes de preguntar, "¿Un acertijo?"

"Sí."

"Bien, dime tu acertijo."

"Mi vida puede ser medida en horas, sirvo para ser devorada. Delgada, soy rápida. Gorda, soy lenta. El viento es mi enemigo. ¿Quién soy?"

El joven no dudo en responder, "Una vela." La puerta se abrió en silencio revelando una habitación envuelta en azul y plata (1). Algunas estanterías de libros alineadas en las paredes con sillas de aspecto cómodo situadas por la habitación, así como varios escritorios.

El área estaba sólo débilmente iluminada por un fuego crepitando en la chimenea que estaba rodeaba por algunas sillas y un sofá. Caminó lentamente tratando de ignorar como ardían sus ojos y sus rodillas temblaban.

Hitsugaya dejó caer su cuerpo cansado en el sofá, colocando a Ran junto a él, prometiéndose que se levantaría en un momento y subiría las escaleras para encontrar su habitación. Sólo cerraría sus ojos por un minuto...


ooo

Despertó ante los sonidos de susurros y lentamente abrió un ojo verde azulado para encontrar a varias personas en frente de él mirando descaradamente. Toshiro se dio cuenta de que debió haberse quedado dormido frente al fuego mientras los adolescentes en frente de él decían algo.

Por un momento no estaba seguro de qué estaban diciendo, pero cuando su cerebro pateó, de dio cuenta de que estaban hablando en inglés. "-No despertaras. Estábamos preocupados de que hubieras muerto o algo," estaba diciendo un chico mayor con el cabello ondulado marrón.

El niño junto a él parecía tan cansado como Hitsugaya se sentía mientras pasaba una mano por su cabello rubio cenizo. El joven de cabello blanco asintió en reconocimiento cuando se levantó y enderezó su uniforme, "¿podrían señalarme la dirección al dormitorio?" El niño con el cabello marrón sonrió amablemente pero también había nerviosismo ahí.

"Está pasando esa puerta," dijo mientras inclinaba su cabeza hacia su derecha. "Estarás en una de las habitaciones etiquetadas de tercer año. Hay una lista en las puertas de las personas en cada una, sólo busca tu nombre y esa será tu habitación."

Toshiro agradeció al adolescente antes de agarrar a Ran quien todavía dormía y se dirigió hacia la puerta que le habían indicado. Pudo escuchar más susurros cuando dejó la habitación, pero escogió ignorarlos.

Efectivamente, había varias puertas etiquetadas de tercer año después de un tramo de escaleras y sólo le tomó un momento encontrar su nombre. La habitación era rectangular y llena de varias camas dobles.

Hizo una mueca ante la idea de dormir en una de las altas camas en lugar de su futón. Al pie de la cama más alejada, junto a la gran alcoba con una ventana, estaba su baúl.

La habitación estaba desprovista de personas y se dio cuenta de que todos debían haber bajado al salón para el desayuno. Caminó lentamente, ahogando un bostezo mientras iba.

Cuando abrió su baúl, se dio cuenta de que todos sus uniformes ahora llevaban el escudo de Ravenclaw y sus corbatas ahora eran azul y plata. De repente miró las ropas que estaba usando y vio que también habían cambiado para encajar con el uniforme de Ravenclaw.

No estaba seguro si estar fascinado o perturbado.

Se quitó sus ropas arrugadas y se puso unas frescas antes de pasar una mano por su cabello. Había descubierto hace mucho que no importaba cómo durmiera, si lo cepillaba o no, su cabello siempre mantenía su apariencia desalineada.

Suspiró mientras trataba de decidir si quería bajar al salón o no. De verdad, no tenía sentido viendo que no podía comer, pero las personas pensarían que era extraño si él no aparecía. Gruñó con frustración mientras aflojaba su corbata un poco, miró a Ran a quien había puesto en la cama antes de salir de la habitación.


ooo

Harry bostezó en su mano mientras se servía jugo de calabaza.

Ron tenía su cabeza sobre la mesa, mientras que Hermione estaba mordiendo una tostada. El salón estalló en susurros y Harry levantó la mirada para ver a Hitsugaya entrando calmadamente en el salón. El niño cicatrizado pudo escuchar a una niña susurrando a su amiga unas personas más abajo sobre cómo el azul de su uniforme complementaba sus ojos y cabello blanco.

Miró alrededor para encontrar que la mayoría de las chicas veían al niño pequeño, (pero también pudo detectar un atisbo de fatiga) mientras que los chicos miraban con miradas acusadoras. El niño de cabello blanco tomó asunto tan lejos de los otros en su mesa como pudo.

Harry continuó observando mientras una chica de largo cabello rubio se sentó con gracia en frente de él y comenzó a decir algo. El adolescente con gafas no pudo evitar admirar a la chica por su audacia. Donde otros se alejaban, ella iba hasta el extraño chico y empezó una conversación.


ooo

"¿Te topaste con un Vander-Skoot?" (2)

Toshiro levantó la mirada para encontrarse mirando a una adolescente de extraño aspecto mirándolo con curiosidad. "¿Disculpa?"

"Un Vander-Skoot. Vienen en la noche y se llevan tu color."

Miró a la niña mientras ella sonreía ligeramente y tomaba una jarra de algún jugo de aspecto desagradable, "Vienen cada noche y lentamente se roban tu color, hasta que te vuelves completamente blanco. Tienes suerte de venir aquí, unas visitas más, y estarías tan blanco como una nube."

"Sí... que... afortunado. ¿Tú eres?" la niña lo miró ciegamente, "Luna Lovegood y tú eres Toshiro Hitsugaya."

El pequeño taicho asintió, "Ese soy yo." Ella lo agració con otra sonrisa mientras comenzaba a apilar comida en un plato, "¿No vas a comer?"

Él se encogió de hombros casualmente, "Normalmente no como el desayuno."

Ella tarareó en voz baja y distraídamente dejó que su mirada vagara por la habitación sólo para captar los ojos de Dumbledore. El hombre lo miró fijamente por un momento y Toshiro miró de vuelta sin molestarse en parpadear.

El director desvió la mirada y volvió a hablar con McGonagall. El taicho no pudo evitar sonreír; había escuchado de varias personas que sus miradas podían ser bastante intimidantes. Una vez, un nuevo miembro de la división había estallado en lágrimas... pero de cualquier manera estaba contento de que su mirada tenía tal efecto en las personas.

A menudo los callaba bastante rápido.

Fue entonces que notó que la mitad de los estudiantes parecían estar mirándolo. Se encontró con los ojos de un adolescente de cabello rubio vestido en verde, que sonrió antes de girarse hacia un chico bastante grande y reírse de algo.

Toshiro gruñó cuando apenas pudo distinguir las palabras 'pequeño monstruo' en los labios de aspecto grasiento del rubio.

"Hm, el salón parece estar bastante frío esta mañana."

Él levantó la mirada para encontrar a Luna tirando de su manto más firmemente alrededor de ella y rápidamente se reanimó, dándose cuenta de que había afectado la temperatura del salón.

El sonido de los nombres hizo eco a través del salón cuando los maestros comenzaron a caminar de arriba y abajo por las mesas entregando papeles. "Horarios," explicó Luna cuando el profesor le entrego los suyos.

Unos momentos más tarde a Hitsugaya le fue entregado el suyo antes de que la rubia estirara su mano pidiendo verlo en silencio.

"Tenemos las mismas clases," tarareó ella mientras se lo devolvía. "Disfruto bastante Historia de la Magia."

Él asintió sin importarle mucho en realidad lo que ella disfrutaba. Si fuera por él, simplemente habría acampado en el bosque y tratado con los Dementores cuando salieran de la línea y observarlos desde lejos.

Pero, de acuerdo con las indicaciones de Dumbledore al alumnado la noche anterior, peligrosas criaturas acechaban en el bosque. Y mientras que estaba seguro de que podía manejarlo, no tenía el deseo de entrar ciegamente en una situación posiblemente difícil para tratar con criaturas de las que nunca había escuchado.

Podía decir que los Dementores estaban acechando los terrenos de la escuela por la sensación de su energía siendo drenada. Ya podía decir que acercarse demasiado a las cosas sería suicidio, pero él todavía tenía que estudiarlos.

La única cosa que realmente necesitaba descubrir en ese momento era cómo sus niveles de energía afectarían el drenado. Ya sea que el aumento ayudaría a disminuir o aumentar la velocidad inmensamente.

Cualquier salto en su energía y los Dementores podrían venir corriendo—o realmente volando—de todas partes para llegar a él. Pero, la fuerza extra podría ayudarlo a luchar con los efectos.

Al final decidió que algo de experimentación estaba a la orden.

Los estudiantes comenzaron a salir del salón y Toshiro siguió a Luna con su mirada cuando ella... se fue saltando. Esa niña era extraña.

Miró su horario, primero tenía Cuidado de Criaturas Mágicas. Hizo una mueca; nunca había sido bueno con los animales. Matsumoto una vez tuvo un gato, ella le pidió que lo cuidara por unos días... y no resultó muy bien por decirlo menos.

De hecho, su escritorio nunca había sido el mismo, nunca consiguió sacar esa mancha, y su tercer y cuarto oficial habían necesitado terapia por varias décadas. Y el pequeño taicho no tenía permitido acercarse más a los gatos por orden de Yamamoto.

Luego había sido aquella vez cuando Ukitake lo había hecho sostener ese hámster... pero de cualquier manera todo ascendió en una cosa: Hitsugaya Toshiro y los animales de cualquier especie—excluyendo dragones y aves—de cualquier tamaño o raza no tenían permitido estar en la misma habitación (Esa era otra regla establecida por Yamamoto).

Pero de nuevo, tal vez él sería más compatible con la variedad mágica.


ooo

Resulta que no, el shinigami de cabello blanco no trataba mejor con las criaturas mágicas que con los animales normales. Si algo había sido peor.

Había sido picado por algún extraño animal que se asemejaba a un castor. Pero no podría haber sido un castor, ¡ya que la última vez que comprobó los castores no podían picar a la gente!

Se juró que la siguiente vez que Hagrid le dijera que fuera hacia el animal siseando—los castores no siseaban tampoco—él no escucharía. El gigante estaba loco. Y claramente esas criaturas no necesitaban ser cuidadas, parecían estar muy bien por su cuenta.

Luna camino a su lado cuando se dirigieron a Pociones. Mientras caminaban por las entrañas del castillo y en las mazmorras, sintió su estado de ánimo mejorar cuando la temperatura comenzó a caer.

No hacia demasiado calor afuera, pero siempre estaba más cómodo en el frío. La multitud de estudiantes, Ravenclaws y Hufflepuffs (o las divisiones dos y tres como le gustaba llamarlas) estaban esperando afuera de la gruesa puerta de madera.

Notó la suciedad en las paredes y pudo escuchar el sonido del agua goteando desde algún lejano rincón. Trató y no pudo reprimir un silencioso bostezo cuando tomó nota del área.

Mientras el día avanzaba, pudo sentir el efecto de los Dementores pasándole factura. Él estaba comenzando a preocuparse por el drenaje que estaba sintiendo. Si demasiada de su energía era absorbida, comenzaría a afectar a su gigai. Como cualquier cuerpo real podía enfermarse y debilitarse si no podía nutrirlo apropiadamente.

La puerta de repente dio un crujido ominoso cuando se abrió y los estudiantes comenzaron a llenar el oscuro salón de clases. La habitación estaba llena de mesas largas y estaba iluminada con velas y linternas.

Algunos de los adolescentes se estremecieron, pero Toshiro libero un suspiro de satisfacción cuando tomó su lugar junto a Luna. Cuando todos se sentaron hubo una explosión cuando la puerta fue cerrada de golpe y un hombre grasiento caminaba al frente de la habitación.

Por lo que él había escuchado de Severus Snape, aparentemente era un 'antipático'—lo que sea que fuera eso—de acuerdo con el grupo de Potter.

Cuando Snape llego al frente de la clase sacó una varita del interior de sus ropas ondulantes y golpeó la pizarra que estaba a un lado y las instrucciones para la lección del día aparecieron, "Completen el trabajo asignado. Tienen toda la clase, y luego presentaran una prueba que será calificada." Todos se pusieron a trabajar y Hitsugaya fue a seguir a Luna cuando hubo un golpe en la puerta.


ooo

Minerva se sentó en frente del escritorio del director, "¿Cambiarlo? Pero—¡pero Albus simplemente no puede hacerse!"

Dumbledore sonrió, "Querida, todo es posible y siento que nos beneficiara que este bajo tu observación."

Ella frunció el ceño, "¿Por qué necesita ser observado?"

Él suspiró con cansancio, "Estoy seguro de que lo notaste, pero ese aire alrededor de ese niño... parece extraño para mí. Y recibí una interesante carta de Olivander sobre Toshiro también. Creo que por ahora, hasta que hayamos hecho algunas investigaciones en el asunto, sería mejor que tú mantengas un ojo en él."

La Subdirectora asintió mientras se preparaba para irse, "¿Pero qué debemos decir a los otros estudiantes?"

El director sonrió, "Ah, eso Minerva, es la belleza de Hogwarts. Al final del día habrá varias razones viajando por la escuela de por qué fue trasladado. Los estudiantes pueden ser tan imaginativos..."

Ella asintió antes de salir por la puerta y caminar hacia las mazmorras.


ooo

Hitsugaya se giró para encontrar a la Profesora McGonagall de pie en la puerta con el rostro sombrío. Snape levantó la mirada de su libro, "¿Puedo ayudarte?"

"Sí, me gustaría que Toshiro Hitsugaya me siguiera y trajera sus libros."

Snape frunció el ceño mientras arrastraba las palabras, "¿Y por qué puedo preguntar, estás llevándotelo en medio de un importante ejercicio?" McGonagall entrecerró sus ojos, "Está siendo transferido a Gryffindor."

La habitación entera cayó en silencio antes de que todos giraran para mirar al Ravenclaw de cabello blanco, ahora Gryffindor. Luna le dio una palmadita en el hombro, "Y pensar que estábamos teniendo un tiempo agradable."

Él le dio una pequeña sonrisa a la rubia que podría haber pasado por una mueca antes de reunir sus cosas y seguir a la profesora afuera.


ooo

Minerva apretó los dientes cuando escuchó el chasquido de las túnicas de Hitsugaya y sabía que la estaba siguiendo. El niño estaba muy lejos de lo normal, pero ella no creía que eso significara que tenía que ser transferido.

Albus estaba siendo paranoico... pero el hombre tenía un don para tener razón.

Ella giró su cabeza ligeramente para echar un vistazo al niño. Era bastante pequeño para su edad; demasiado delgado. Había círculos oscuros bajo sus ojos de color extraño que destacaban contra su piel de porcelana. Parecía como si nunca hubiera visto la luz del día y notó que él estaba agarrando sus libros con los nudillos blancos mientras sus manos temblaban sutilmente.

¿Tal vez estaba enfermo?

Había escuchado susurros de rumores por los pasillos de que no era humano, nunca comía. Ella tenía que admitir que después de la clasificación lo había observado y notó que la única vez que él había tocado la comida fue para llevar algo para un pequeño gatito que mantenía en su regazo.

Ella dejó de caminar cuando pensó que estaban fuera del rango de audición de cualquier salón de clases. Hitsugaya levantó la mirada a ella con fríos ojos azul verdoso cuando ella se estabilizó, "El director ha decidido que serás transferido como dije antes. Él cree que estarás bien en mi casa."

El niño entrecerró los ojos, "Pero fui seleccionado en Ravenclaw, ¿eso no significa que soy idóneo hacia esa casa?"

La mujer mayor lo miró de vuelta tratando de ver si podía determinar exactamente qué se suponía que estaba mal con el niño, "El Profesor Flitwick, el jefe de Ravenclaw si no eres consciente, tiene un enfoque más discreto. Yo misma soy bastante comunicativa y el director cree que como un estudiante de intercambio, y un nuevo inmigrante a este país te beneficiaría cierta orientación."

El niño de cabello blanco finalmente asintió después de pensar en ello por unos momentos, pero todavía parecía bastante escéptico. Ella trató de contener un suspiro de alivio cuando ella le dio una pequeña sonrisa, "Bueno, ya que ahora estás en mi casa, espero que te comportes como corresponde. No quiero estar recibiendo ninguna queja sobre ti. Tengo suficiente de ellas de Potter y los Weasley."

Él asintió, "Por supuesto,"

Ella se giró para irse pero rápidamente se volvió de vuelta, "Los Gryffindor están en Defensas contra las Artes Oscuras en este momento y te haría bien llegar antes de que pierdas la lección completa. Creo que están a unas pocas puertas abajo de la sala de profesores, estoy segura de que serás capaz de escucharlos."


ooo

Toshiro miró a su nueva jefe de casa marcharse. No había esperado ser transferido y claramente no era algo que ocurriera normalmente.

Prácticamente podía ver la tensión rodando por la piel de la Subdirectora. Algo estaba pasando. Primero Dumbledore había mencionado cartas de los encargados de las tiendas en el Callejón Diagon y de repente estaba siendo transferido por una McGonagall de aspecto nervioso. Pero él de verdad tenía que concentrarse en la tarea a la mano:

Así que tenía que dirigirse hacia Defensa contra las Artes Oscuras... si sólo tuviera alguna idea de dónde estaba...

Notas:

(1) De verdad no puedo recordar cómo luce la sala común y mi libro está en MIA (desaparecido en acción) desde que me mude a mi nueva casa hace tres semanas... en realidad muchos de mi libros... maldita mudanza. Pero sí, lo estoy componiendo.

(2) En realidad no tengo idea de si esta palabra se puede traducir, pero Luna ya describió lo que es un Vander-Skoot, así que no creo que haya un problema al no traducir la palabra. Lo siento, no tengo idea de cómo funciona el mundo de Harry Potter y por este motivo tardo un poco más en actualizar esta historia, siempre trato de buscar todos los termino y otras cosas en base a los libros y no las peliculas.

Inquietante por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

N/T: Uf, me costó un poco de trabajo terminar la traducción de este capítulo, pero por fin lo logre… 

Primero Dumbledore había mencionado cartas de los encargados de las tiendas en el Callejón Diagon y de repente estaba siendo transferido por una McGonagall de aspecto nervioso. Pero él de verdad tenía que concentrarse en la tarea a la mano:

 

Así que tenía que dirigirse hacia Defensa contra las Artes Oscuras... si sólo tuviera alguna idea de dónde estaba...

 

-xxxxx-

 

Toshiro vago por los pasillos mientras luchaba por localizar el salón de clases de Defensa contra las Artes Oscuras.

 

Su mano voló hacia donde normalmente estaría la empuñadura de Hyorinmaru ante el repentino estallido de carcajadas. Las personas estaban gritando felizmente y gritando los nombres de otros en una habitación a unas puertas lejos de donde él estaba.

 

Caminó silenciosamente hacia la puerta y mientras lo hacía un destello llamó su atención y miró hacia abajo para encontrar los azules y plateados de su uniforme lentamente se volvieron en un profundo carmesí y cálido dorado; los colores de Gryffindor.

 

No estaba seguro de cómo sentirse exactamente por ser removido de Ravenclaw. Había disfrutado bastante resolver los acertijos para entrar a la sala común y Luna había sido alguien bastante interesante con quien hablar durante las clases.

 

A diferencia de los otros, ella no lo miraba o se burlaba en su dirección cuando pasaba. Si hay algo, ellos la trataban de la misma manera. Él nunca había sido de los que hacían amigos, pero había encontrado uno en ella.

 

El taicho de cabello blanco se asomó en la habitación para ver a Ron parado en frente de una gran araña mientras sonaba una música alegre. El pelirrojo de repente dio un grito de lo que sonó como un 'ridiculous' y las piernas del gran arácnido cayeron.

 

Toshiro entró cuidadosamente por la puerta tratando de no llamar la atención sobre sí mismo. La araña había comenzado a rodar por el piso y parecía estar dirigiéndose bastante rápido en su dirección. Tuvo que deslizarse a un lado para evitar ser golpeado por la cosa y cuando miró de vuelta, encontró los ojos de todos los estudiantes en él.

 

Cuando un niño con cabello marrón echó un vistazo a su uniforme, se dio vuelta hacia su amigo burlándose, "Supongo que Ravenclaw no lo quería."

 

Lupin frunció el ceño al niño cuando se giró a apagar la música, dejando la habitación en completo silencio. "Bueno," el hombre demacrado aclaró su garganta "Recibí una nota del Profesor Dumbledore esta mañana y parece que el Sr. Hitsugaya ha sido transferido a Gryffindor."

 

-xxxxx-

 

Harry se atragantó después de prácticamente casi tragarse su lengua ante el anuncio de Lupin. Sólo un pensamiento se le vino a la mente: ¡¿Qué demonios?!

 

"Por qué, por qué, por qué, por qué, por el amor de Dios por qué," gimió para sí mismo. Hermione estaba luciendo bastante sorprendida cuando se paró junto a él, "No sabía que podían hacer eso."

 

Ron gruñó. "Sí bueno, ¿por qué él debería comenzar a ser normal ahora? ¡Es sólo nuestra suerte de que el pequeño fenómeno sea puesto en nuestra casa!"

 

Ella lo fulminó con la mirada antes de girarse hacia Hitsugaya y sonrió, "Parece que estamos en la misma casa después de todo." Él le dio un seco asentir, pero por otro lado no respondió mientras continuó parado en la parte trasera de la clase.

 

Lupin comenzó a llamar a la clase para restablecer el orden de nuevo, "Muy bien, ¿quién sigue?"

 

Antes de que alguien pudiera levantar su mano o gritar para ser voluntario, él se giró para mirar a la nueva adición de cabello blanco. "¿Qué hay de ti Toshiro? Estamos trabajando con Boggarts hoy; ¿sabes lo que son?"

 

Él negó con su cabeza mientras avanzaba hacia adelante y miró al Boggart todavía en forma de araña. Harry sonrió esperando que el niño tonto se asustara. "Bueno," el profesor sonrió mientras comenzaba la música de nuevo "Después de esto puedes darme una descripción completa. El hechizo es 'riddikulus'."

 

Todos miraron y esperaron con ansiedad cuando la criatura comenzó a transformarse. Harry se estremeció cuando la temperatura comenzó a caer.

 

Hitsugaya estaba mirando confundido cuando la nieve comenzó a caer aparentemente de ningún lugar. Los estudiantes estaban temblando por el frío, pero el niño de cabello blanco no se movió y miraba pensativo, como si tratara de descubrir lo que el Boggart le estaba mostrando.

 

La nieve estaba cayendo rápido y ya estaba acumulándose en los suelos y más se estaba arremolinando en el aire. Las personas estaban envolviéndose más fuertemente en sus mantos y pronto fue como si ni siquiera estuvieran en el salón más.

 

De repente, el adolescente cicatrizado notó un toque de color en el mar de blanco. Pudo ver a Toshiro volverse aún más pálido cuando su mirada cayó en la figura de un joven muchacho de pie en el medio de la tormenta.

 

Él estaba usando una delgada capa de rasgadas ropas negras y su piel estaba prácticamente azul del frío mientras se aferraba a una larga espada. Le tomó a Harry un momento reconocer al niño medio congelado como el mismo niño parado en frente de él.

 

Hitsugaya miró cuando la otra versión de él mismo colapso en la nieve gritando un nombre mientras lo hacía. Pero nadie vino. El niño estaba solo. El pequeño cuerpo se estremeció antes de hundirse aparentemente en la nieve cuando salpicaduras de sangre comenzaron a filtrarse en lo blanco.

 

Harry sintió una oleada de nauseas inundarlo. Cuerpos. Los cuerpos de personas asesinadas estaban por todas partes, todos envueltos en negro y pintados de rojo.

 

Algunos parecían ser sólo un poco mayores que Hitsugaya mientras que algunos parecían ser adultos, pero todavía jóvenes, no obstante. Espadas yacían rotas, algunas todavía en las garras de la muerte.

 

Harry se dio vuelta para mirar a Hitsugaya estirar una mano por algo en su espalda, pero su mano pálida agarró el aire y como si acabara de recordar, sacó su varita de entre los pliegues de su uniforme y recitó el encantamiento. Nada pasó y cuando lo repitió, una pequeña niña de cabello marrón se levantó del suelo.

 

La sangre se derramó de una gran herida, haciendo un repugnante sonido cuando el líquido carmesí golpeó la nieve, "Shiro-chan."

 

Harry se estremeció ante la mirada muerta en sus ojos y se dio cuenta de que en realidad estaba sintiendo pena por Hitsugaya. Miró alrededor para encontrar a los otros mostrando expresiones mezcladas. Hermione parecía horrorizada, mientras que Ron parecía estar fascinado por la escena que se estaba desplegando en frente de él.

 

Se volvió para encontrar a Lupin, preguntándose por qué el profesor no estaba interviniendo para ayudar al estudiante en dificultades. Pero el hombre estaba todavía de pie con una mirada de dolor en su rostro, sin hacer ningún movimiento para correr a ayudar a Hitsugaya.

 

"No nos salvaste, nos dejaste morir."

 

Cuando las palabras se derramaron de entre sus pálidos labios, el niño de cabello blanco retrocedió un paso como si estuviera herido por ellas, "Hinamori, yo-"

 

"No fuiste lo suficientemente fuerte, Hitsugaya-taicho," ella arrastró las palabras mientras la sangre comenzó a caer de su boca y se deslizaba por su barbilla. Ella se inclinó hacia adelante y él fue a atraparla antes de que golpeara el suelo, pero cuando sus manos entraron en contacto con la tela de sus ropas, se desvaneció en sus manos.

 

Ella lentamente comenzó a desintegrarse y él dejó caer su varita en un esfuerzo por sostenerla. El polvo comenzó a llenar el aire y se arremolinó junto con la nieve. Pronto, pilas de polvo estaban esparcidos por el suelo y Harry podía distinguir varios mechones de cabello rubio fresa y algo de blanco.

 

Se preguntó si tal vez el montón de blanco había sido una persona con la que Hitsugaya estaba relacionado.

 

"Riddikulus," escuchó Harry a Lupin decir con tristeza y la escena desapareció en un remolino de color y reapareció como un orbe amarillo que se parecía a la luna.

 

La habitación estaba en silencio excepto por los sonidos del Profesor desapareciendo el Boggart de vuelta en el gran armario. Hitsugaya se agachó para recoger su varita y dio a Lupin una mirada fulminante antes de dejar la habitación.

 

-xxxxx-

 

Toshiro respiró profundo mientras se encorvaba contra la pared. Lupin debería haberle advertido. Él habría advertido a cualquier otro estudiante y tenía una profunda sospecha de que Dumbledore tenía algo que ver con ello. Eso o el hombre simplemente estaba asustado de él como los demás parecían estarlo.

 

Si le hubiera dicho que vería lo que era seguramente su peor pesadilla, se habría reusado a participar en el ejercicio. No había querido saber su peor miedo. Parecía como una cosa que no tenía sentido saber.

 

¿Cuál era el punto de ganar otro miedo y uno que triunfaría sobre todos los otros? Sólo era una cosa más para atormentar su mente. Ahora estaría plagado con los pensamientos de nunca ser lo suficientemente fuerte, muriendo y abandonando a todos y dejarlos ir directo a sus muertes. Tener que cargar con el peso de eso en sus hombros.

 

Seguramente, tendría pesadillas por las siguientes décadas. Había estado muy familiarizado con la muerte en sus años como miembro del Gotei 13. Había visto veteranos masacrados como si fueran nada.

 

Había escuchado los gritos de los moribundos y los heridos que yacían olvidados en el suelo en el medio de la batalla. Había sostenido la mano de un subordinado y la había apretado con fuerza mientras el joven luchaba con el dolor de una herida mortal.

 

Él le prometió que todo estaría bien; el hombre parecía agradecido por asegurar la mentira.

 

¿Cuántas veces había visto la luz desvanecerse de los ojos de las almas? Demasiadas para contarlas. Pero él todavía era joven, y seguramente habría más.

 

Toshiro respiró profundamente mientras trataba de calmar su corazón acelerado e ignoró la necesidad de vaciar los contenidos de su estómago—especialmente desde que no tenían ninguno—sobre el suelo de piedra.

 

Podía escuchar la música alegre haciendo eco en la habitación, al parecer burlándose de él. Gruñó cuando se tambaleó sobre sus pies y comenzó a caminar por los pasillos, ya que no tenía el deseo de volver al salón de clases.

 

Tal vez encontraría a Ran y se sentaría con él por un rato. Estaba curioso en cuanto a cómo el gatito estaba arreglándoselas sin él allí para cuidarlo. Considerando que había sido transferido a Gryffindor, podría asumir que todas sus pertenencias habían sido movidas a sus dormitorios. Y con suerte Ran también había sido llevado allí.

 

Gruñó para sí mismo cuando se dio cuenta de que no tenía idea de cuál era la contraseña. Escuchó a algunos otros estudiantes decir 'Torre Gryffindor' antes, así que sabía que estaba localizada en el lado opuesto del castillo de Ravenclaw.

 

Con algo de suerte sería capaz de entrar en la sala común con otro Gryffindor. Sólo podía esperar que la suerte estuviera de su lado por una vez.

 

-xxxxx-

 

Lupin despidió a la clase varios minutos antes después de guardar el Boggart y caminó hacia la oficina de Dumbledore. Necesitaba hablar con el director sobre los eventos del día.

 

Le había dolido observar a Toshiro enfrentar al Boggart y no ser capaz de ayudarlo. Después de todo, ¿ese no era el trabajo de un maestro? ¿Ayudar a los estudiantes a aprender y mejorar?

 

En voz baja pronunció la contraseña a la gargola y caminó hacia la gran oficina. Golpeó y después de escuchar el normal, "Entra Remus" entró en la habitación.

 

El hombre lobo encontró a Dumbledore sentado detrás de su escritorio con un gran tomo en frente de él.

 

"Hice lo que me pediste."

 

El director sonrió. "Ah sí, ¿y cómo fue?" Lupin frunció el ceño ante el evidente desprecio por el bienestar del estudiante, "Horrible. Todo fue de acuerdo al plan."

 

Dumbledore iba a decir algo pero él lo interrumpió, "No sé por qué me hiciste hacer esto, pero ahora te digo que si me pides hacer algo así de nuevo, me veré forzado a renunciar a mi posición como Profesor de Defensa contra las Artes Oscuras. Tengo mi moral, y esto va en contra de toda ella."

 

El director sonrió, "Una decisión respetable Remus, pero no puedo tenerte pensando que el Sr. Hitsugaya es un caso normal. Te informaré de los detalles cuando complete mi investigación, pero debes darte cuenta de que no es un chico normal."

 

El hombre de aspecto cansado sintió la ira hincharse en su pecho, "¡Tienes razón! ¡Él no es un chico normal! ¡Es un niño que ha sido sacado de su país de origen y lanzado en una sociedad que lo ve como un fenómeno! ¡Un maldecido que sólo puede traer infortunio y muerte! Si esa fuera la norma para todos los niños seguramente no sabría a qué estaba llegando nuestro mundo y apreciaría si no eres contendiente conmigo."

 

El hombre palideció cuando se dio cuenta de lo que acababa de hacer, "Oh, P-Profesor lo siento por romperme así, estaba completamente fuera de línea. Yo-"

 

"Nada de eso querido muchacho," sonrió el director "Esto sólo me demuestra cuánto te importan tus estudiantes."

 

"Sí bueno, gracias señor pero—

 

"Está perfectamente bien Remus. Ahora," dijo juntando sus manos. "Háblame sobre lo que vio el Sr. Hitsugaya."

 

El hombre más joven contó la historia de lo que había pasado cuando el niño de cabello blanco había enfrentado al Boggart. "¿Hombres y mujeres vestidos con túnicas negras y espadas?"

 

Remus asintió, "Sí, y todos habían sido asesinados. Uno se levantó y dijo a Toshiro que básicamente era su culpa por no ser lo suficientemente fuerte... él parecía bastante conmocionado después."

 

Dumbledore entrelazo sus manos, "Bueno, ciertamente puedo ver por qué. Alguien tan joven teniendo tal escena horrible desarrollándose en frente de él. Cualquiera estaría afectado."

 

"¿Entonces esto ayuda con toda tu investigación?"

 

El hombre mayor rió, "Oh, vaya que sí. De hecho creo que acabas de asegurarme que mi hipótesis va en la dirección correcta." Lupin asintió; al menos no todo había sido inútil.

 

-xxxxx-

 

Resulta que la suerte de hecho estaba del lado de Hitsugaya. Fue capaz de entrar en la sala común después de que había visto a uno de primer año que al parecer había olvidado un libro, caminando por una puerta que normalmente estaba escondida detrás de un retrato.

 

Cuando entró a la habitación el calor lo asaltó como un golpe físico. ¿Cómo lo soportaban los Gryffindor?

 

Algunos de los estudiantes mayores que tenían un periodo libre miraron mientras se tambaleaba hacia una puerta que esperaba llevara hacia los dormitorios. Estuvo medio decepcionado cuando descubrió que incluso las paredes de piedra y escaleras eran cálidas, a diferencia de las de Ravenclaw que eran frías al tacto.

 

Encontró su nombre escrito en una lista publicada en una de las puertas y se metió en la habitación. Escaneó las paredes y suspiró con alivio cuando vio varias ventanas.

 

Como de vuelta en su viejo dormitorio, su cama era la más alejada de la puerta y junto a una de las grandes ventanas que daban a los jardines. Rápidamente fue alrededor y las abrió todas antes de meterse en su cama.

 

Se detuvo cuando escuchó un maullido y miró para encontrar a Ran acurrucado en su almohada mirándolo con sus grandes ojos gris azulado. Sonrió al gatito y lo movió hasta que se acurruco junto a él y se hundió en la cama. Sabía que debería tratar de llegar a su siguiente clase, pero no podía trabajar con la voluntad de ir. Además, ahora que las ventanas estaban todas abiertas la habitación estaba más cómoda...

 

Despertó con un sobresalto con los fantasmas de un grito atormentando su mente cansada. Las imágenes de los moribundos y camaradas caídos habían plagado sus sueños. Incluso aquellos que habían muerto hace mucho y esos que no deberían haber sido capaces de moverse habían estado arrastrándose hacia él dejando manchas de sangre tras de si mientras lo llamaban.

 

Los gritos de su nombre habían cortado a través del aire mientras decían que les había fallado. Cómo habían muerto y los dejó solos.

 

Cuando abrió un ojo verde azulado y la habitación entró a la vista, se dio cuenta de que no estaba solo.

 

-xxxxx-

 

La noticia del incidente en Defensa contra las Artes Oscuras se había esparcido como la pólvora.

 

Todos estaban hablando de cómo el miedo del estudiante de transferencia había hecho vomitar a varias personas en el medio de la clase. Harry en realidad sentía pena por el niño de cabello blanco, pero eso no significaba que le agradaba.

 

Estiró su cuello cuando trató de divisar a Hitsugaya preguntándose si aparecería para el almuerzo. No le sorprendió en lo más mínimo que desapareciera por el resto de la clase, pero no esperaba que no apareciera por el resto de las clases de la mañana y ahora parecía que no iba a asistir a almorzar.

 

El niño cicatrizado suspiró cuando se encontró con los ojos preocupados de Hermione, "¿Quieres ir a buscarlo?"

 

La chica asintió mientras se levantaba de su lugar en la mesa. Ron rodó sus ojos y se dio vuelta, claramente tratando de ignorarlos. Hermione frunció el ceño al pelirrojo, pero por otro lado ignoró su actitud.

 

"¿Entonces qué piensas de todo el asunto del Boggart?"

 

Ella continuó mirando adelante de ella, "No estoy muy segura de qué pensar. Pero, sus miedos hacen que los de todos los demás parezcan como algo despreciable. No sé mucho sobre su vida, pero definitivamente hay algo malo con alguien teniendo una vida con el miedo de que todos alrededor de ti sean masacrados y culparlos por ello. No es un miedo normal."

 

El adolescente con gafas asintió, "Sí, pero como dije antes, hay algo malo con él. Sólo—algo no está bien." Su amiga lo miró antes de preguntar, "Pero lo que quiero saber es por qué el Profesor Lupin no intervino. Él lo hizo por ti después de todo."

 

Harry hizo una mueca ante el recuerdo del Boggart convertido en Dementor y tuvo que admitir que tenía curiosidad de sí mismo, "Bueno Lupin es lo suficientemente agradable, supongo que podemos volver a preguntarle más tarde si quieres."

 

Hermione sonrió, "¡Eso sería maravilloso! Harry de verdad creo que deberías tratar y ser amigo de Toshiro. Digo realmente, él está teniendo un difícil momento con todos y esos tontos rumores. Creo que podríamos utilizar el apoyo."

 

Harry chasqueó la lengua, pero por lo demás no respondió mientras caminaban hacia la torre Gryffindor. Cuando entraron por el agujero del retrato encontraron la sala común vacía, excepto por un par de sexto años, "¿Um... han visto...?"

 

Ambos estudiantes señalaron hacia las escaleras, "Uh, gracias."

 

Caminaron hacia los dormitorios de chicos, pero a medio camino Hermione se detuvo y se estremeció, "Está helando aquí arriba. ¡¿Todas las ventanas están abiertas o algo?!"

 

Harry se aferró más fuerte de sus túnicas cuando abrió la puerta de su habitación. Ahora había una cama extra y encorvado en ella con una pequeño gatito estaba Toshiro.

 

Su respiración era superficial y su piel de porcelana era aún más pálida de lo que había sido después del incidente del Boggart. Hermione apareció a su lado, "Oh, ¿debemos despertarlo?"

 

"Yo... no estoy seguro."

 

Él estaba debatiendo consigo mismo mientras trataba de descubrir qué hacer. Hitsugaya parecía como si estuviera sufriendo y lo sorprendió ligeramente ver una verdadera emoción a parte de ira, presunción, o indiferencia en el rostro del chico. Pero, una parte de él quería verlo sufrir. Le dio un retorcido sentido de placer ver la mirada de dolor en su rostro.

 

Al final la decisión fue hecha por ellos cuando Hitsugaya abrió un ojo verde azulado y rápidamente los miró, "¿Puedo ayudarles?"

 

Harry iba a responder pero Hermione lo interrumpió, "Sólo queríamos saber si estabas bien. Tú-tú no fuiste a ninguna de las clases de la mañana. Ya es el almuerzo, estábamos comenzando a preocuparnos."

 

El joven de cabello blanco se sentó mientras murmuraba sarcásticamente, "Oh sí, estoy seguro de que estaban enfermos de preocupación."

 

Harry lo miró con dureza pero decidió ignorar el comentario, "Bueno, ¿vas a bajar a almorzar o no? Si no, al menos ve a clases, McGonagall va a darte detención por una semana."

 

El adolescente cicatrizado podía decir que Hitsugaya estaba reacio, pero eventualmente estuvo de acuerdo y bajó de la cama que lo empequeñecía en tamaño. Notó que Hermione había tenido razón, todas las ventanas habían sido abiertas de par en par, inundando la habitación con el frío aire del otoño, "¿No tienes frío?"

 

Hitsugaya lo miró como si le hubiera crecido una segunda cabeza, "¿A dónde quieres llegar con eso?"

 

"Las ventanas, están—olvídalo."

 

Se dio cuenta de cómo el niño parecía perfectamente en casa en la fría habitación; de hecho ni siquiera para ponerse su manto de vuelta. El adolescente cicatrizado podría haber reído—pero no lo hizo—; el cabello de Toshiro estaba aún más revuelto de lo usual y su corbata había estado floja alrededor de su cuello. Todo en conjunto lo hacía lucir aún más joven de lo que ya era.

 

-xxxxx-

 

El viaje al salón principal fue silencioso excepto por los sonidos de sus zapatos contra el piso—Harry se giró repentinamente cuando se dio cuenta de que sólo podía escuchar sus paso y los de Hermione; esperando encontrar que Hitsugaya se había ido.

 

Pero, se encontró cara a cara con el chico que lo miraba inquisitivamente. Toshiro caminó pasándolo y Harry lo observó mientras iba; se movía con una gracia natural que sólo podría describir como fluida.

 

Era como si fuera agua y mientras caminaba puso a Hermione en vergüenza mientras ella caminaba junto a él.

 

En completo silencio mientras caminaba con una inquietante gracia.

 

'Al igual que un fantasma,' murmuró mientras se apresuraba a ponerse al día.

 

Atrapado por Pink Angel Feathers

Toshiro suspiró y rápidamente apartó su mirada del otro estudiante que todavía parecía haber tomado el gusto del recientemente popular pasar el tiempo mirándolo. Las noticias del incidente del Boggart se esparcieron en tiempo récord por toda la escuela.

En cuanto al Boggart, él ya se había olvidado de todo el asunto. Había aprendido hace mucho tiempo que era mejor no pensar en cosas tan triviales. En cambio decidió concentrarse en instalarse en la escuela.

Inmediatamente llegó a una conclusión: él odiaba, no, aborrecía Gryffindor.

Nunca antes había conocido a tantas ruidosas, irritantes y odiosas personas. Y había tantos de ellos. Ravenclaw había sido pacifico; había risas tranquilas y conversaciones calmadas para no molestar a aquellos que estudiaban o leían.

En la sala común de Gryffindor era tan ruidoso como una de las fiestas de Matsumoto. Entre el ruido y el calor desagradable la sala era casi insoportable.

No importaba cuántas ventanas abriera, en la habitación siempre hacía un calor sofocante. Había llegado a apagar el fuego cuando nadie estaba mirando sólo para alejarse por un momento y volver para encontrarlo encendido de nuevo.

Prácticamente podía oler el calor y hacia que su cabeza doliera con cada latido de su corazón. Sus orejas se sentían como si estuvieran ardiendo y junto con todo se sentía enfermo.


ooo

Bostezó mientras caminaba hacia Cuidado de Criaturas Mágicas. El calor de su habitación lo había mantenido levantado bastante tarde y su cuerpo todavía estaba sintiendo el drenaje del Dementor.

La clase encontró a Hagrid en el borde del bosque prohibido con varias criaturas grandes que parecían ser un cruce entre águila y caballo.

Una vez que todos se habían reunido, la lección comenzó. "Este aquí es un Hipogrifo," declaró Hagrid mientras señalaba hacia el más cercano y de mejor aspecto de los extraños animales. Todos miraron la carne cruda que el gigante había tirado sobre su hombro y luego a la gran criatura.

"Ahora, ellos son muy orgullosos. Es muy fácil insultar a uno. Y créanme, no quieren insultar a un Hipogrifo, podría ser la última cosa que hagan."

Todos tomaron un involuntario paso atrás.

"Debido a que son tan orgullosos antes de que vayan a uno, tienen que hacer una reverencia. Una vez que lo hayan hecho, esperen que la reverencia sea devuelta y luego pueden ir y acariciarlo si los deja."

"Uh... Profesor," preguntó vacilante un Gryffindor, "¿qué pasa si no regresa la reverencia?"

Hagrid frunció el ceño mientras un eh salía de su erizada barba. "Bueno... supongo que cruzaremos ese puente cuando lleguemos a él."

Varios Slytherins comenzaron a murmurar furiosamente y un rubio en particular parecía disgustado. Hitsugaya lo había visto en varias otras clases antes, a menudo atormentando a Harry o uno de sus amigos.

Por un momento el nombre se le escapó. Milroy... McCoy... bueno, era algo entre esas líneas.

"¡Vamos! ¿Quién quiere probar primero?"

Todos retrocedieron otro paso excepto Potter quien parecía haber estado distraído por McCoy y Hitsugaya no pudo evitar sonreír. "¡Ah, Harry! Bien, adelante."

El niño cicatrizado palideció, pero avanzó hacia la bestia y se inclinó profundamente. Todos esperaron con la respiración atorada cuando el Hipogrifo pisoteó sin descanso antes de regresar la reverencia. Los Gryffindors aplaudieron mientras los Slytherins se burlaban y Toshiro observó con medio interés.

Potter dudo al acercarse para acariciar a la criatura y deslizó su mano por las plumas de aspecto suave. El ave mordisqueó cariñosamente su manto y Harry sonrió mientras apartaba la tela negra.

Hagrid de repente lo levantó y lo lanzó sobre la espalda de la criatura.

"¡Hagrid! Qué estás ha—

La pregunta de Potter fue cortada con un grito cuando Hagrid abofeteó la parte trasera de la criatura y se fue volando en el aire. El pequeño taicho de cabello blanco observó mientras Potter se fue volando, deseando poder también irse hasta las nubes.

Los Gryffindors aplaudieron cuando el Hipogrifo regresó y Harry se bajó de la criatura. "De acuerdo todos," llamó Hagrid por atención "Todos pueden tomar turnos para practicar. Recuerden inclinarse y si se meten en problemas llámenme."

Toshiro notó a un Hipogrifo ligeramente a un lado lejos del grupo principal y en silencio avanzó hacia él. A diferencia del que Harry había cabalgado, este era más negro en lugar de café con blanco y gris.

Cuando estaba a dos metros del animal, llevo su atención a él y se miraron a los ojos por un momento. Cuando iba a hacer una reverencia, Hitsugaya fue atrapado con la guardia baja cuando el Hipogrifo se le adelantó.

Estiró una mano para acariciar a la criatura e instantáneamente se apartó y se retiró hacia los árboles. Podría haberlo respetado, pero era bastante claro que no le agradaba. Parecía que Ran sería por siempre el único animal que le mostraría algo de afecto.

En vista de que no había nada más para que hiciera, Toshiro suspiró mientras se acercaba a uno de los grandes árboles y se sentó, apoyándose contra el troco. Se relajó ligeramente cuando se vio envuelto en la frescura de la sombra y permito que sus ojos se cerraran.

Una ráfaga de viento sopló a través del terreno alborotando sus cabellos blancos y llevando consigo el olor del otoño. Podía escuchar a los otros estudiantes charlar sobre cosas sin sentido y pronto todo se convirtió en un zumbido haciendo a las palabras indistinguibles.

Los terrenos de la escuela eran hermosos y a menudo se encontraba mirando afuera de las ventanas de los salones de clases para captar un destello de ellos. Había pensado en explorar el bosque una noche para ver exactamente qué lo hacía prohibido, pero hasta el momento no había tenido una oportunidad.

Todos parecían estar observando cada uno de sus movimientos, así que sería mejor si esperaba.

El sonido de una ramita rompiéndose a su derecha lo sacó de sus pensamientos y se levantó en un instante, siseando cuando un agudo trozo de corteza se deslizó a través la piel de su muñeca y brazo.

Sus ojos azul verdoso escanearon la zona hasta que cayeron sobre una criatura bastante fea. Parecía ser algún tipo de caballo, pero su piel parecía estar casi en descomposición en algunas áreas y se extendía delegadamente sobre sus huesos que sobresalían. En algunos aspectos casi parecía un hollow.

Pronto aparecieron tres más de entre los árboles y comenzaron a pastar en la hierba alta, uno incluso se sentó a pocos metros de él.


ooo

Harry había observado cuando Hitsugaya se separó de la clase y viajó hacia el borde del bosque antes de sentarse.

"Me agrada."

Harry se giró para encontrar a Neville quien claramente había notado su mirada.

"Es del tipo tranquilo, pero es realmente agradable."

Ron resopló mientras se acercaba al haber renunciado a tratar de acercarse a un Hipogrifo, "Tienes que estar bromeando. Ese tipo piensa que es demasiado bueno para hablar con alguien. Piensa que es especial o algo."

Neville frunció el ceño, "Creo que sólo es tímido. Una vez que hables con él podría agradarte."

"Al menos alguien finalmente entiende lo que he estado tratando de decir," resopló Herminone mientras se acercaba con su pesado manto lanzado sobre su brazo "Toshiro es una persona perfectamente agradable." Ron rodó sus ojos mientras Harry sólo gruñía en respuesta. No pudo evitar notar que Hagrid también, miraba descaradamente al nuevo estudiante de transferencia.


ooo

Hagrid observó cuando los Thestrals comenzaron a aparecer desde el interior del Bosque Prohibido.

Los caballos parecían estar atraídos hacia Toshiro por alguna extraña razón cuando cuatro, y luego cinco habían aparecido y estaban pastoreando o acostados cerca de él.

El pequeño chico parecía estar observándolos mientras envolvía su muñeca en la manga de su túnica. El medio gigante había notado algo... extraño en el niño la primera vez que lo conoció en el bote.

Al parecer Dumbledore también había notado algo porque lo había intercambiado a propósito de Ravenclaw a Gryffindor, así la Profesora McGonagall podría mantener un ojo en él.

Había algo extraño en sus ojos de color extraño. Cargaban un peso en ellos, una sabiduría que debería haber estado más allá de la comprensión de un simple niño de trece años.

No pudo evitar notar también que Toshiro había parecido un poco más feliz en Ravenclaw, no tan carente de emociones. Se había hecho amigo rápido de esa rara niña Lovegood. Bueno tal vez no amigos, pero si él había hablado en absoluto había sido sólo a ella.

El Profesor fue sacado de sus pensamientos por un grito de dolor.


ooo

Toshiro apartó la mirada de su brazo herido cuando escuchó un grito. Se dirigió hacia donde los estudiantes estaban reunidos.

"¡Me está matando! ¡Oh Dios me está matando!"

McCoy estaba tirado en el suelo apretando su brazo que tenía un pequeño corte mientras Hagrid trataba de calmar al Hipogrifo que lo había atacado. Los Slytherins estaban gritando sobre como la criatura debería ser sacrificada.

Cuando la criatura se calmó McCoy todavía estaba chillando algo sobre su padre escuchando del incidente.

"Hagrid tienes que llevarlo al ala del hospital," dijo Hermione con el rostro pálido mientras miraba al rubio. El gigante Profesor asintió antes de levantar al adolescente y correr hacia el castillo a toda velocidad.

Cuando todos se quedaron mirando, Hitsugaya comenzó a caminar hacia el castillo al ver que la clase claramente había terminado. Pronto todos hicieron lo mismo y Neville corrió a su lado. El shinigami le dio una pequeña sonrisa, "fue una lección interesante."

El otro niño asintió, "Sí, pero espero que Hagrid no se meta en problemas debido a lo que le paso a Malfoy."

Ah. Así que al parecer su nombre no era McCoy después de todo.

"Así que, uh quería preguntarte de dónde eres." Toshiro miró a su compañero de Gryffindor que había comenzado a caminar detrás. "Mi familia viajó la mayor parte de mi vida debido al trabajo de mi padre, así que no soy de un lugar en específico realmente. Pero nací en Japón."

"¿Qué hay de tu madre?"

"Ella... murió hace mucho tiempo. ¿Qué hay de tus padres?" Neville miró hacia abajo, "En realidad vivo con mi abuela." Toshiro asintió y el niño parecía agradecido de que el tema no fuera cuestionado.


ooo

Si alguna clase lo hacía sentir más enfermo que la sala común esa sin duda era el aula de Adivinación.

El aire estaba cargado con el olor del incienso y las ventanas estaban cerradas mientras un fuego ardía en la chimenea. El único lado bueno era que en los últimos dos días habían estado bebiendo te como parte de su lección.

No era ni de cerca tan bueno como su té verde de vuelta en la Sociedad de Almas, pero era bueno no obstante.

Hermione miró directamente en su taza mientras trataba de determinar su futuro. Ayer se habían enfocado en sus hojas de té, pero hoy—mucho para su disgusto—era el turno de Hitsugaya.

La adolescente de cabello espeso hojeaba su libro de texto mientras continuaba examinando la taza, "me parece que no puedo encontrar nada," murmuró ella.

El joven de cabello blanco se encogió de hombros mientras sorbía de un platillo de té que había agarrado, "Tal vez no hay nada que ver."

Ella le envió una mirada fulminante, "¿Por qué no echas un vistazo?" Él negó con su cabeza, "No creo en este tipo de cosas. Puedes continuar si quieres." Hermione resopló antes de una vez más hojear el texto de nuevo.

"¿Hay algún problema mis niños?"

Ambos levantaron la mirada para encontrar a Trelawney mirándolos. Toshiro trató de no ahogarse con su te cuando finalmente tuvo un vistazo cercano de la mujer. Ella se parecía a abeja gigante con sus enormes gafas y muchos brazaletes.

"Profesora no puedo encontrar ningún símbolo en las hojas de té de Toshiro." Hitsugaya suspiró pero por otro lado lo dejó ir; todos parecían empeñados en llamarlo por su primer nombre y él estaría condenado si se dejaba enloquecer por ello.

"Bueno, debes estar haciéndolo mal." Hermione rodó sus ojos cuando la mujer mayor arrebató la taza de sus manos y la miró fijamente.

Los segundos se convirtieron en minutos y la Profesora giró la taza de esta manera y esa, sosteniéndola en la luz antes de llevarla cerca de su rostro. El pequeño taicho se sirvió un poco más de te mientras esperaba a que ella hablara.

Cuando finalmente bajo la taza en silencio, él levantó la mirada, "¿Nada que ver?" Ella lo miró mientras jugueteaba con una de sus muchas bufandas, "Debes haberlo hecho mal."

Él se burló, "¿Y cómo exactamente uno bebe te incorrectamente?" Hermione trató de esconder la sonrisa que se deslizó en su cara cuando Trelawney resopló y se marchó. Hitsugaya negó con su cabeza mientras bebía con satisfacción el líquido caliente.

La clase continuó progresando alrededor de él y no era consciente de que se había perdido algo hasta que hubo un jadeo colectivo. Dejó a un lado su taza y escuchó a Dean Thomas, uno de sus compañeros, decir a la clase inquietantemente tranquila sobre el Grim.

Al parecer la taza de Potter prediciendo su muerte. No pudo evitar rodar sus ojos. Había visto muchas muertes extrañas en su tiempo como un Shinigami, pero nadie que hubiera sido asesinado en el futuro por la predicción de las hojas de té.

Esas personas no tenían sentido común. El resto del periodo consistió en personas dándole a Potter miradas nerviosas mientras el adolescente con gafas miraba a la mesa donde estaba sentado.

Lo creas o no, Toshiro estaba bastante decepcionado cuando la clase finalmente llegó a su fin. Había estado comenzando con su tercera taza de té y había tenido que dejarla atrás.

Era bastante refrescante tener a todos mirando a Potter en lugar de a él, pero por lo que había escuchado eso era lo normal en Hogwarts. Había estado queriendo preguntar a alguien de por qué exactamente era famoso Potter. La única cosa que de verdad sabía sobre el adolescente era que tenía algún tipo de vínculo con Sirius Black. Con todo, parecía que sería beneficioso conseguir algo de información de él.

Todos caminaron hacia la clase de Transfiguración en relativo silencio antes de entrar en la habitación. McGonagall los observó desde atrás de su escritorio mientras caminaban en fila y tomaban sus asientos. Hitsugaya terminó sentándose junto a un chico bastante tímido Neville... Neville Longbottom era su nombre.

No pudo evitar sentir lastima ligeramente por él por estar pegado a un nombre como ese.

Toshiro observó sin interés cuando McGonagall se convirtió en un gato; no era nada nuevo. Shihoin-san lo había hecho hace cientos de años. Cuando ella regresó a su forma natural la mujer severa frunció el ceño, "¿Pasa algo con todos ustedes? No quiero sonar prepotente, pero normalmente los estudiantes al menos aplauden."

Cuando nadie respondió ella suspiró, "Todos vienen de Adivinación, ¿no es así?" varios estudiantes asintieron. "Así que díganme, ¿quién está muriendo esta vez?" Todos miraron señalando a Harry.

McGonagall sonrió ligeramente, "No tienes nada que temer Potter. Cada año la Profesora Trelawney predice que uno de sus estudiantes va a morir. Yo todavía tengo una de sus predicciones por cumplirse."

La atmosfera instantáneamente se volvió más ligera y los susurros estallaron por toda la clase.

"Muy bien ahora, copien la nota de la pizarra."

Las personas sacaron sus plumas y pergaminos y comenzaron a escribir. Mientras él se esmeraba en copiar las palabras de la pizarra, Toshiro no pudo evitar notar la manera en que McGonagall estaba mirándolo. Ella había observado cada paso que daba hasta el final. Podía sentir sus ojos ardiendo en él cada vez que estaba en su presencia.

Debido a esto había llegado a salir a caminar por los jardines durante la hora del almuerzo. No era como si tuviera mucho que hacer allí. Agarraba algunos trozos para Ran y se iba antes de que alguien pudiera molestarlo. El pequeño gatito había tomado a Hogwarts como un pez en el agua.

Desaparecía en los pasillos por horas en un momento y reaparecía cuando le convenía. Sorprendentemente no había habido incidentes que involucraran ropa destrozada, muebles destruidos, o huesos rotos.

Ran parecía ser el único animal que en realidad podía soportarlo. Podría haber sido porque lo alimentaba con pequeños trozos de tocino cada mañana, pero le gustaba pensar de la otra manera. Cada noche el gatito se metería en la cama con él y todavía estaría allí en la mañana.

Toshiro hizo a un lado su pluma cuando terminó de escribir la nota y metió su mano en sus túnicas. Como anhelaba un pincel, las plumas eran muy poco prácticas. Él levantó la mirada para encontrarse con la mirada de McGonagall y no pudo evitar sonreír cuando ella desvió rápidamente la mirada.

La Profesora parecía tener el hábito de caminar por las filas de escritorios y revisar a cada estudiante, particularmente a Hitsugaya. Ella no preguntaba si necesitaba ayuda o incluso comentaba. Simplemente miraba antes de moverse al siguiente estudiante.

El patrón finalmente fue roto cuando la mujer había dado un grito ahogado y él deslizó su mirada hacia ella para encontrarla luciendo afligida, "¿Hay algo malo Profesora?"

Ella le señaló que se levantara mientras rápidamente caminaba hacia su escritorio en frente de la habitación. Los ojos de todos los siguieron cuando McGonagall escribió furiosamente una nota en una pequeña pieza de pergamino antes de doblarla cuidadosamente y dársela al estudiante de cabello blanco, "Recoge tus libros y lleva esto a Madam Pomfrey."

Los otros estudiantes comenzaron a susurrar mientras Toshiro le daba una mirada curiosa, "¿Hay alguna razón en particular por la que me está enviando?"

La mujer severa hizo una mueca, "Creo que ambos sabemos la razón Sr. Hitsugaya. Ahora vaya."

Él suspiró antes de asentir y reunió sus libros. Él se fue con una nota en la mano y caminó hacia el ala del hospital. La única razón por la que él sabía dónde se localizaba, era porque la mitad de los miembros de la casa Slytherin se habían reunido afuera después del incidente de McCoy—no. Malfoy.

Sin realmente preocuparle si se suponía que leyera la carta o no, desdobló la pieza de pergamino—que ella dobló en su prisa; McGonagall había olvidado sellarla de todas maneras—para ver exactamente por qué estaba siendo enviado a la enfermería.

Poopy,

El niño se lastimo a sí mismo, si miras en su muñeca verás que cortó su piel muy profundo.

Me temo que tal vez intercambiarlo de Ravenclaw a Gryffindor puede haber sido demasiado para él de manejar, encima de ser enviado lejos de su familia y ser nuevo en este país... luego con el incidente del que Remus nos habló.

Ya sabemos que él no ha estado comiendo. Por favor dale algo para asegurar que no vaya más lejos con esto, y mantén un ojo en su comportamiento, no podemos tenerlo lastimándose seriamente.

Minerva.

Toshiro releyó la carta una segunda vez casi riéndose cuando lo hizo.

Que irónico, ella pensaba que el niño muerto estaba tratando de suicidarse.

Ella probablemente iría y diría a todos sobre cómo él estaba 'deprimido' y luego todos estarían observando cada movimiento suyo, más aun de lo que ya hacían. Su trabajo se había vuelto un poco más difícil.

Hitsugaya gruñó mientras caminaba hacia el ala del hospital sabiendo que McGonagall descubriría si no iba. Gruñó; mujer problemática.


ooo

Cuando Toshiro entró al ala del hospital notó que Malfoy ya había sido dado de alta al ver que no estaba allí.

Madam Pomfrey estaba ocupada limpiando una de las camas cuando él aclaró su garganta para conseguir su atención. Ella levantó la mirada de su trabajo, "¿Puedo ayudarte cariño?"

Él asintió cuando mientras caminaba hacia adelante y le entregaba la notaba de McGonagall. Cuando ella la leyó su rostro palideció, "Oh—oh vaya."

Él negó con su cabeza, "He leído la nota y parece haber un mal entendi—

Pomfrey agarró su brazo causando que dejara caer sus libros y echó hacia atrás su manga para revelar el largo corte. Cuando él en realidad lo miró en la luz, pudo entender por qué McGonagall había pensado lo que había. La herida se extendía desde la base de su muñeca hasta la mitad de su codo. Afortunadamente, mientras que había sangrado un poco, no había sido lo suficientemente profundo como para hacer algún daño importante. "Durante la clase—

"Hiciste esto durante las clases," preguntó ella con incredulidad mientras tiraba de él y lo metía en una de las camas.

"Bueno si, estaba—

"¡¿Y tu Profesor no dijo nada?! En cuál clase estabas," preguntó ella observándolo mientras sacaba su varita.

"Mire," gruñó él con frustración mientras la temperatura comenzó a caer. "Está bien. Esta sanando bien por sí misma y no lo hice a propósito."

La mujer lo miró fijamente antes de que su mirada se suavizara, "Cariño, está bien. Todos sabemos que este es un momento difícil para ti, nadie te culpa por esto."

Él trató de interrumpirla pero ella continuó, "Si necesitas hablar puedes venir conmigo," terminó ella mientras balanceaba su varita y su piel comenzó a juntarse, "Si sientes la necesidad de hacer esto de nuevo, sólo ven conmigo y puedo ayudarte."

Toshiro gruñó, "¡No quise hacer esto!"

Ella sonrió amablemente mientras con suavidad tomaba su mano y dijo como si estuviera hablando a un niño de cuatro años, "Sé que no querías que esto pasara cariño. Las cosas sólo se salen de control. Lo importante es que esto no vuelva a pasar."

El taicho de cabello blanco la miró antes de asentir. Claro, si la hacía callarse y lo sacaba de allí. Sonrió y asintió; ¿no era eso lo que decían? Él no iba a sonreír, tal vez hacer una mueca, pero la dejaría pensar que entendió el mensaje.

Ella le ofreció una taza llena de un líquido de aspecto cuestionable, "Ayudara a mantenerte calmado." Masacrar mi mente, querrás decir, pensó mientras miraba la poción. Ella lo miró expectante antes de que las puertas se abrieran de golpe y un estudiante con astas entrara tropezando.

La enfermera frunció el ceño cuando acercó hacia el chico de aspecto divertido. Toshiro rápidamente tomó la poción y la botó en una planta cercana. Agarró sus libros y salió corriendo antes de que ella pudiera detenerlo.

En lugar de volver a Transfiguración decidió tomar una caminata por un rato por los jardines.


ooo

Incluso desde que Hitsugaya se había ido, McGonagall parecía distraída y Harry estaba curioso en cuanto a por qué.

Todos estaban susurrando mientras se decían unos a otros sus teorías, pero uno de Hufflepuff dijo que sabía exactamente por qué el niño había sido enviado lejos. Al parecer él vio lo que la Profesora había estado mirando y eso había sido un corte muy largo en la muñeca de Hitsugaya y McGonagall debía haber pensado que él se había cortado a sí mismo.

Harry no pudo evitar rodar sus ojos. El niño podría haber sido callado e incluso sin emociones, pero no parecía del tipo que se deprimía.

Hermione todavía parecía bastante preocupada porque incluso si él no lo había hecho a propósito, todavía había estado herido. Suspiró cuando finalmente escuchó suficiente de ella y Ron discutiendo sobre Hitsugaya, "Mira, creo que lo vi tratando de detener el sangrado de su muñeca en Cuidado de Criaturas Mágicas. Había envuelto su manto alrededor de ella. No tenía un cuchillo o algo. Probablemente fue un accidente."

Ron y la chica con el cabello espeso asintieron cuando la campana sonó a través de la escuela señalando el comienzo del almuerzo. "Sabes," comenzó el pelirrojo mientras reunía sus libros. "Digo... él nunca come. Y de verdad es demasiado delgado."

Harry sonrió, "Sí, sé lo que quieres decir. Pero he estado pensando y... bueno, si a Neville le agrada no puede ser tan malo ¿o sí?" Ron lo miró con incredulidad. "¡Bueno tal vez sólo comenzamos con el pie equivocado!"

Su amigo pecoso miró hacia abajo mientras fruncía sus labios, "No lo sé compañero... tal vez." Hermione sonrió cuando junto sus manos habiendo metido sus libros en su bolsa, "¡Oh, sé que lo amaras! De acuerdo, tal vez no amar pero verás que en realidad puede ser agradable."

Ron resopló pero no dijo nada.

Cuando llegaron al Gran Salón todos ellos trataron de ubicar a Toshiro pero no pudieron encontrar al chico pequeño. "Me pregunto dónde está," murmuró Hermione. Ron se encogió, "Bueno, si nunca come, ¿entonces cuál es el punto en venir a almorzar? Debe ser aburrido... sabes, mamá solía decirme sobre las personas como él."

Harry arqueó una ceja, "¿Te refieres a todo el asunto del 'maldecido'?"

Su amigo negó con su cabeza, "No, sobre las personas que nunca comen. Pueden enfermarse sabes. Como, eventualmente enfermar y morir. Sólo me pregunto si el pequeño bicho raro sabe lo que está haciendo."

Hermione le dio una mirada fulminante antes de suspirar, "Bueno, ha estado aquí por algunos días y no lo he visto comer nada. No creo que alguien lo haya hecho, pero eso no significa que no esté comiendo."

Ron suspiró, "En realidad creo que eso es exactamente lo que significa Hermione. Demonios, pensé que tú eras la inteligente." Ella rodó sus ojos, "Tal vez la comida Inglesa no encaja con en él. En realidad puede tener algo guardado en su habitación... o tal vez sabe dónde están las cocinas y él mismo se hace algo. Si no ha comido nada en todo este tiempo se vería mucho peor que ahora."

Harry asintió, "Eso tiene sentido. Tal vez es donde está ahora," dijo mientras miraba alrededor del salón una vez más.

Cuando se sentaron Hermione parecía sombría, "Espero que todo funcione con Hagrid y Buckbeak. Conociendo a Malfoy no va a dejar esto pasar." Ambos chicos asintieron mientras llenaban sus platos.

"Swept djgit," dijo Ron con la boca llena de patata. Harry asintió como si supiera lo que su amigo estaba diciendo mientras cortaba su pollo.

Hitsugaya sólo apareció al final del almuerzo para agarrar varios pequeños trozos de carne que Harry sabía eran para el gatito que probablemente estaba esperando de vuelta en la sala común.

Hermione lo notó observando la espalda alejándose del transferido, "Bueno, siempre hay un más tarde. Nadie dice que tenemos que hacernos amigos de él hoy." El adolescente con gafas asintió mientras bebía lo último de su jugo de calabaza y se levantó, "Es mejor que vayamos por nuestros libros. A Snape no le gusta cuando llegamos tarde."

Ron asintió a regañadientes y él y Hermione lo siguieron fuera del salón.

"Supongo que podemos hablar con él después de clases," dijo Harry mientras caminaban por el pasillo.

"—los encontraron," dijo la voz de McGonagall.

"¿Dónde estaban?"

Hermione frunció el ceño y susurró, "¿No es ese el profesor Snape?"

Harry y Ron asintieron mientras se arrastraban hasta la entrada del salón.

"Estaban escondidos en un salón de clases abandonado en el lado oeste del castillo."

Las voces estaban comenzando a desvanecerse mientras se alejaban de donde el trio de amigos estaba.

"—asustados—decidió."

"—preguntando—"

Harry frunció el ceño, "Me pregunto de qué están hablando, ¿quién se está escondiendo?"

Hermione se encogió de hombros mientras continuaba caminando por el pasillo, "No tengo idea, pero podemos hablar de eso más tarde, si no nos apresuramos vamos a llegar tarde."


ooo

Mientras bajaba las escaleras la temperatura comenzó a caer y Toshiro pudo sentir sus ánimos levantarse.

Snape, a pesar de lo que los estudiantes decían, en realidad era uno de sus maestros favoritos. Claro, el hombre tenía una lengua afilada y a veces pasaba por encima de la línea, pero era un hombre inteligente.

Conocía su campo por dentro y por fuera y valoraba el silencio y la disciplina sobre todo. El profesor ligeramente grasiento aún tenía que tratar y antagonizarlo, y si bien podría haber sido por lo que Dumbledore había dicho, parecía más probable que si en realidad hacías tu trabajo y le dabas el debido respeto, él se quedaría fuera de tu camino.

Naturalmente esto significaba que él y la mayoría de la población de Gryffindor eran enemigos jurados.

Cuando llegó, Slytherins y Gryffindor estaban esperando afuera de la puerta del salón de clases charlando con sus amigos. Neville lo notó y lentamente caminó a través de la multitud de estudiantes hacia él, "¿Qué paso? Nunca volviste a Transfiguración y había todos esos... rumores corriendo."

Toshiro se encogió de hombros, "Fue todo un malentendido. Lo he resuelto." El chico alto asintió y sonrió, "Me alegra. Le dije a todos que no había manera de que te lastimaras a ti mismo."

El Shinigami dio un pequeño 'hn' pero por lo demás no hizo un comentario. El chisme alrededor de la escuela viajaba más rápido que el chisme de vuelta en la Sociedad de Almas.

Podía escuchar a Harry hablando con varios chicos sobre un juego de quidditch por venir. Hitsugaya no sabía mucho sobre el juego a parte de lo que había escuchado de otros hablando de ello en clases o en la sala común. Al parecer involucraba escobas y pelotas volando que trataban de golpearte o algo entre esas líneas.

No sonaba en absoluto atractivo.

Interrumpió su conversación con Neville cuando la puerta del salón de clases se abrió y los estudiantes comenzaron a llenarlo. Snape estaba sentado detrás de su escritorio burlándose de ellos mientras tomaban sus asientos.

"Sigan las instrucciones en la pizarra. Longbottom, trate de no explotarse a usted o al Sr. Hitsugaya. Aunque tal vez por eso se sienta junto a usted, tiene deseo de morir."

Toshiro lo fulminó con la mirada, pero dejó al hombre en paz y comenzó a sacar sus suministros. Estaba a punto de corregir la manera en que Neville estaba cortando sus raíces cuando hubo un golpe en la puerta.

Todos se dieron vuelta para encontrar a McGonagall entrando en la habitación, "Severus me gustaría pedir prestado al Sr. Hitsugaya si puedo. El Profesor Dumbledore desea hablar con él."

Snape rodó sus ojos, "Parece que tienes un hábito de interrumpir mi clase Hitsugaya. Ve que eso no pase de nuevo."

Toshiro asintió mientras se levantaba y reunía sus cosas antes de decir un tranquilo adiós a Neville. "En realidad Severus," habló la Subdirectora "También se supone que me acompañes a su oficina."

Snape entrecerró sus ojos antes de que asintiera en entendimiento, "Si alguno de ustedes da un paso fuera de línea lo sabré y será una semana de detención," dijo omnímodamente mientras observaba a la clase antes de dar a Toshiro un empujón, diciéndole en silencio que se pusiera en marcha.

El viaje a la oficina del director fue en silencio con sólo la tensión llenando el aire. Toshiro lo ignoró y continuó caminando con elegantes pasos detrás de McGonagall con Snape siguiendo detrás.

Pero a través de la tensión que podía sentir de la oleada de confusión y curiosidad emanando de los dos profesores significaba que estaban en la oscuridad en cuanto a por qué estaban siendo llamados por Dumbledore al igual que él.

Snape dijo la contraseña y la gárgola los dejó subir por la escalera giratoria. Dumbledore les dijo que entraran antes de que alguien tuviera la oportunidad de golpear, así que entraron en la habitación en silencio.

El director estaba sentado detrás de su escritorio y sonrió amablemente mientras miraba a Hitsugaya. Pero el taicho podía ver algo al acecho en esos profundos ojos azules. Eso hizo que su piel hormigueara y anheló tener a Hyorinmaru en su mano.

"Siento sacarte de clase así de nuevo Toshiro." El estudiante de cabello blanco asintió pero por lo demás no respondió. "Por qué no tomas asiento," pidió el anciano mientras señalaba hacia la silla situada en frente de su escritorio. Hitsugaya se sentó con vacilación; en ese momento quería estar tan lejos del hombre como sea posible, no más cerca.

"Veras, como dije en nuestra última reunión, recibí una interesante carta de uno de los encargados de las tiendas del Callejón Diagon, el Sr. Olivander para ser precisos. Debido a lo que me dijo tenía mis dudas sobre ti," admitió mientras ponía sus codos sobre el escritorio y entrelazaba sus dedos.

"Pero decidí buscar más en el asunto antes de tomar acción."

Toshiro se sentó rígidamente mientras esperaba a que él continuara. McGonagall se había desplazado a un lado del escritorio y estaba parada justo dentro de su línea de visión, mientras que Snape permanecía al fondo de la habitación.

"¿Sabes mucho sobre Hogwarts, Toshiro?" preguntó Dumbledore inocentemente. El Shinigami negó con su cabeza, "Admito que no sé mucho."

El director asintió mientras se recargaba en el respaldo de su gran silla, "Bueno, verás, tenemos fantasmas viviendo en el castillo con nosotros. Han estado aquí por siglos."

Toshiro frunció el ceño... no podía recordar—

"Ah sí, pero estoy seguro de que has notado desde que llegaste que no ha habido fantasmas a la vista."

McGonagall miró con ojos entrecerrados al hombre mientras él continuó, "Verás, han estado desaparecidos desde el inicio del curso," exclamó el director.

"Ahora, estoy seguro de que puedes imaginar que todos estamos muy preocupados incluyendo a muchos de los estudiantes. En realidad fue justo hoy que los encontramos escondidos en un salón de clases abandonado."

Hitsugaya miró al hombre dándose cuenta de a lo que quería llegar y lentamente se levantó de su silla.

Escuchó un crujido de ropas y sabía que Snape había sacado su varita y pronto McGonagall había sacado la suya también.

Dumbledore sonrió en una manera que era casi similar a Gin, "La cosa realmente interesante es que cuando pregunte a uno de ellos por qué se habían escondido, dijo que fue para protegerse a sí mismos. Dijo que un poderoso y peligroso adversario había llegado a Hogwarts, bajo la apariencia de un niño de cabello blanco."

Notas:

7 de Junio 2009 Editado: Hey, me fue señalado que no se supone que Toshiro sea capaz de beber o comer y sin embargo en este capítulo está bebiendo te. ¡Oops! Je. Supongo que cuando leen los capítulos uno tras otro los errores como ese son más evidentes. Pero de todas maneras... no tengo el corazón para cortar la escena... pero recordemos todos que NO, Hitsugaya no puede comer o beber (por ahora) ¡en esta historia! Esto es un recordatorio tanto para ustedes como para mí... *se ríe tímidamente* tan olvidadiza..

Derechos por Pink Angel Feathers

Dumbledore sonrió en una manera que era casi similar a Gin, "La cosa realmente interesante es que cuando pregunte a uno de ellos por qué se habían escondido, dijo que fue para protegerse a sí mismos. Dijo que un poderoso y peligroso adversario había llegado a Hogwarts, bajo la apariencia de un niño de cabello blanco."


ooo

Toshiro miró al anciano mientras continuaba sonriendo, "Entonces, sabe que no soy un estudiante normal. ¿Qué planea hacer?"

El director se inclinó hacia adelante, "No estoy exactamente seguro de lo que es usted Sr. Hitsugaya, si es que ese es tu verdadero nombre. Pero, si planteas ser una amenaza, sólo podría tener que... neutralizarte."

La temperatura en la habitación comenzó a caer lentamente mientras Toshiro miraba, "¿Neutralizarme?" Dumbledore asintió, "A menos que... pueda hacer buen uso de ti. Por lo que Sir Nicholas dijo, tienes poderes más allá de la comprensión del mundo de la magia."

Snape resopló pero mantuvo su varita lista mientras permanecía parado cerca del lado de Hitsugaya. "Creo que tres magos de nuestro calibre serán más que suficientes para controlarte."

McGonagall dio un paso hacia adelante con una mirada de horror en su cara, "¡Pero Albus, es sólo un niño! Seguramente hay otra manera," el director negó con su cabeza con tristeza. "No te dejes engañar Minerva. Él puede muy bien ser un monstruo que no dudaría en matarte."

La mujer palideció pero continuó, "Tal vez así sea, pero— "No ahora Minerva," él espetó, sus ojos volviéndose fríos antes de volver a Hitsugaya.

El Shinigami de cabello blanco miró desde donde estaba parado, "¿De verdad crees que me sentaré y dejaré que me controles?" Dumbledore sonrió, "Querido niño no tienes opción en el asunto."

La temperatura de repente cayó dramáticamente y el viento comenzó a aullar afuera de la torre, "Este es un grave error de tu parte Dumbledore." El hombre sonrió. "¿Lo es?"

Las ventanas se abrieron y la nieve comenzó a inundar la habitación. El viento continuó rugiendo mientras las paredes y los suelos comenzaron a congelarse.

"Te atreves a amenazarme niño," gruñó Hitsugaya, sus ojos verde azulado brillando. "He vivido más tiempo del que tu vivirás y puedo acabar contigo en el momento en que decida hacerlo, ¡¿y aun así te atreves a creer que puedes manipularme?!"

Dumbledore se levantó y extrajo su varita, sus ojos entrecerrados, "Tú estás haciendo todo esto," preguntó por encima del viento mientras la nieve comenzaba a reunirse en su barba. Toshiro sonrió, mientras el director palidecía cuando una ola de intento asesino rodó sobre él.

"Esto no es nada."

El aire estaba volviéndose pesado y grueso haciendo difícil respirar para los magos mientras luchaban por permanecer de pie, "Te sugiero que retrocedas antes de que alguien salga herido."

Snape dio un paso hacia adelante, luchando mientras lo hacía, "Director, este niño es demasiado peligroso para mantenerlo dentro de la escuela." Hitsugaya permaneció estoico cuando la temperatura cayó muy por debajo de cero, "Vine aquí sin intención de dañar a nadie ni a los estudiantes o al personal, pero si me presionan no dudaré en remover cualquier obstáculo que interfiera con mi misión."

El maestro de posiciones lo miró fijamente, "¡¿Cómo te atreves a amenazarnos niño insolente?!" Dumbledore levantó una mano, "No lo olvides Severus. Este no es un niño. Es nada más que un pequeño monstruo."

"Llámame como quieras," Hitsugaya se encogió de hombros. El director sonrió, "Sir Nicholas tenía razón en decir que eras poderoso. Severus, Minerva."

Snape avanzó con su varita levantada en frente de él y disparó una maldición. Toshiro gruñó para sí mismo cuando se dio cuenta de que estaba atrapado. Su gikongan estaba de vuelta en su habitación guardado en su baúl.

Un rayo de color rojo vino disparado directo hacia él, el cual fácilmente esquivo. Dejó que su reiatsu helado inundara la habitación aún más y ejerciera presión sobre los magos.

McGonagall luchó para mantener su brazo varita arriba y pronto tuvo que reforzar su brazo con el otro. Con su sello y el drenado él había estado sintiendo que no podía gastar innecesariamente nada de su energía.

Snape estaba aguantando un poco mejor que la mujer y rápidamente gritó, "¡Petrificus Totalus!"

Hitsugaya maldijo internamente cuando de repente se encontró incapaz de moverse en su gigai. Snape sonrió mientras metía su varita de vuelta en sus túnicas y regresó a su antigua posición.

Tendría que esperar a que bajaran su guardia y luego de alguna manera llegar a su habitación. En su gigai lo más que podía hacer era liberar su energía espiritual y mientras que estaba funcionando tan poco, podía hacer un poco más que intimidarlos.

Necesitaba a Hyorinmaru; necesitaba ser capaz de moverse libremente. Necesitaba un plan.

Dumbledore sonrió mientras salía detrás de su escritorio ni de cerca gravemente afectado por la presión como a Hitsugaya le hubiera gustado, "Tienes un asombroso poder para alguien que luce tan joven. Dime," continuó tranquilamente mientras deslizaba una mano bajo el pequeño mentón del Shinigami y levantó su cabeza para reunirse con sus ojos. "¿Cuántos años tienes exactamente?"

Antes de que se diera cuenta de lo que estaba pasando, imágenes de Hinamori y su abuela estaban revoloteando por su cabeza como si estuviera viendo una película. Estaba comiendo una sandía en una tarde calurosa mientras se sentaba en el porche de la casa, Momo estaba diciéndole cómo ella iba a convertirse en—

Rápidamente rompió el contacto visual con un gruñido dirigido al hombre que se cernía encima de él. El director sonrió, pero Toshiro podía ver la piel de gallina en su piel por el frío, "Tendré que averiguar exactamente qué eres antes de que pueda ponerte a trabajar apropiadamente. Hasta entonces, me temo que tendrás que hacer una visita a los calabozos."

Internamente, el taicho estaba casi contento, en realidad no le importaban los calabozos; con sus frías temperaturas eran mucho más agradables que la sala común.

"Ahora, si no te importa es bastante frío aquí y las alfombras se arruinaran si nieva por más tiempo," levantó su varita "Stupefy."

El mundo se desvaneció.


ooo

Pociones había terminado hace mucho y la cena había comenzado, sin embargo Toshiro y Snape aún no aparecían, incluso la Profesora McGonagall y Dumbledore estaban desaparecidos.

Harry frunció el ceño mientras sorbía su jugo de calabaza, "Me pregunto a dónde fue." Neville parecía preocupado mientras se apresuraba a sentarse con él y Ron, "¿No crees que Toshiro se metió en problemas, o si?"

Hermione negó con su cabeza cruzando la mesa, "En realidad no ha hecho nada malo. Pero, puede ser debido a que no está comiendo... simplemente no veo por qué Snape habría sido llamado a la reunión también. McGonagall es necesaria ya que ella es su jefe de casa, pero no entiendo por qué Snape iría. Y entonces Dumbledore..."

Ron se encogió de hombros mientras cortaba su asado, "Tendremos que preguntarle qué paso cuando vuelva."

Pero él no volvió...


ooo

Hitsugaya despertó ante el sonido de la voz de Dumbledore.

Cuando entreabrió sus ojos azul verdoso, se dio cuenta de que había sido atado a una silla que había sido colocada en el medio de la celda bastante grande. La habitación era fría y se consoló con eso, pero el hecho de que estaba completamente a la merced de los magos era inquietante.

Podía sentir algo casi... tirando de él. Drenándolo y causando que su concentración se deslizara mientras luchaba por estabilizar su respiración. Ellos iban a encontrar una manera para matarlo, simplemente lo sabía.

Decepcionaría a todos y pronto sus pesadillas se volverían realidad. Podía verlo reproduciéndose en su mente. La sangre, había tanta sangre. Los niños muertos en las calles y los heridos pidiendo ayuda, camaradas yaciendo destrozados en los campos, la sangre salpicada en las cuchillas—

Abrió abruptamente los ojos sin haberse dado cuenta de que los había cerrado mientras trataba de expulsar las imágenes de su cabeza.

El rostro entró a la vista cuando avanzó desde las sombras, "Veo que tienen un efecto negativo en ti. Tú y Harry tienen eso en común." Toshiro dejó que su mirada se deslizara por la habitación hasta que aterrizó en dos Dementores que estaban esperando delante de la puerta de la celda.

Comenzó a sudar frío mientras los temblores atormentaban a su cuerpo atado. Su visión estaba nadando y sabía que estaba siendo lentamente absorbido por las criaturas encapuchadas. "Albus, se ve horrible. ¿Estás seguro de esto?" preguntó una voz que sabía pertenecía a McGonagall.

El anciano suspiró, "Minerva por favor," dijo sonando exasperado "Hemos hablado de esto." Toshiro podía escucharla gruñendo desde las sombras que cubrían las esquinas de la habitación.

Dumbledore sonrió amablemente, "Pero ella tiene un punto, no es así Sr. Hitsugaya. Luces bastante horrible." el pequeño taicho gruñó, pero el ruido sólo hizo palpitar a su cabeza. "Mientras estabas inconsciente traté de acceder a tu mente y me encontré con algo bastante... extraño por decirlo menos. Casi como hielo."

Toshiro apretó sus puños. Todo el asunto era inquietante por decir lo menos y se encontró a sí mismo sintiendose insultado y ofendido de que el director se había atrevido a adentrarse en su mente.

"Entonces dime Toshiro, ¿exactamente con qué estoy tratando aquí?" dijo mientras se inclinaba. De haber sido una persona más joven el taicho habría escupido en esa cara presumida, "Creo que debes tener tus propias teorías en el asunto."

El hombre suspiró mientras retrocedía, "Por supuesto que tenemos teorías. Pero son sólo eso. A decir verdad, me pareces bastante desconcertante. Tus miradas, y la manera en que los Thestrals son atraídos a ti, y no olvidemos tus poderes sobre la temperatura y tu incapacidad para comer. Nunca he conocido nada como tú." Toshiro frunció el ceño, pero por lo demás no dijo nada.

"Director, si puedo interrumpir," la cansina voz de Snape dijo cuando avanzó a la vista. "A penas puedo ver cómo esto nos va ayuda. El niño claramente se reúsa a decir algo y por mi parte me gustaría regresar a mi habitación antes del amanecer."

Dumbledore asintió, pero continuó mirando al niño que permanecía atado en frente de él, "Sabes, Toshiro. Como mencioné antes, tengo algunas teorías. ¿Estarías dispuesto a decirme si son precisas?"

"No te diré nada bastardo," siseó mientras miraba al pecho del hombre, asegurándose de no hacer contacto visual. El anciano rió mientras comenzaba a pasear por la habitación, "Olivander tenía en su cabeza que no estabas vivo. Dijo que cuando te probaba para tu varita pudo sentir a la muerte emanando de ti."

Dejó de pasearse y sacó su varita de dentro de los pliegues de sus túnicas, "Sería muy fácil torturarte para sacarlo de ti Toshiro, por favor sólo dame lo que necesito saber."

Hitsugaya lo fulminó con la mirada, "Haz lo que quieras. No te diré nada. Mátame si tienes que hacerlo."

El director lo miró y cometió el error de mirarlo a los ojos. Estaban extrañamente amplios, una mirada de locura presente en sus profundidades, "¿Pero siquiera puedo hacer eso Toshiro? ¿Podría poner fin a tu vida? ¿O simplemente continuarás sentado allí y te burlaras de mí?"

El pequeño taicho podía escuchar la histeria dentro de la firme voz. El hombre estaba llegando a su límite. "Dime, ¿estás listo para morir? ¿Eres algún tipo de monstruo? ¿Algún monstruo inmortal que ha venido para causar estragos? ¡¿O simplemente estás aquí para matarnos?! ¿Lo ves Toshiro? ¿Lo ves? ¡Esta es la diferencia entre la vida y la muerte para ti!"

El jefe de la décima división podía ver a la Profesora McGonagall mirando preocupada mientras avanzaba hacia adelante para proteger a su estudiante.

Él suspiró, "He venido para observar; nada más." Dumbledore sonrió felizmente, "¿Observar qué exactamente? ¿Qué eres?"

Hitsugaya negó con su cabeza mientras trataba de conseguir hacer llegar algo de circulación a sus muñecas atadas, "No te diré nada más."

La sonrisa desapareció rápidamente del rostro arrugado del director, casi cómicamente.

"Ya veo. Cruico."

El dolor atravesó su cuerpo como si sus huesos estuvieran ardiendo. Había sido apuñalado en el pecho antes y sin embargo, este dolor era mucho peor. Era como si su interior estuviera hirviendo mientras mordía su lengua, pero se negó a gritar.

Tan repentinamente como había aparecido, el dolor se fue y abrió sus ojos para encontrar a McGonagall mirando horrorizada mientras Dumbledore lo miraba con bastante tristeza.

El taicho escupió la sangre de su boca sólo para tenerla llena de nuevo con el espeso liquido de sabor metálico.

"Siento mucho que haya llegado a esto mi muchacho." Y él parecía sentirlo, lo cual era bastante sorprendente. Una mano arrugada se acercó y limpió la sangre de su pequeño mentón, "Por favor dime Toshiro."

"¡ALBUS PARA EN ESTE INSTANTE!"

El entumecimiento se extendió por su cuerpo mientras manchas negras cubrían su visión. Todavía podía sentir su energía siendo filtrada de su cuerpo y la sangre estaba derramándose de su barbilla sobre lo blanco de su camisa.

Sólo podía esperar no haberse mordido su lengua. Sus muñecas estaban sangrando demasiado cuando las cuerdas, reforzadas mágicamente cortaron en ellas y agrietaban su piel. A este ritmo su gigai se arruinaría.

McGonagall estaba parada delante de él con sus brazos extendidos, "Albus, no sé qué es lo que te pasa, pero esto tiene que detenerse. Él es sólo un niño."

Cuando el director iba a decir algo ella lo interrumpió, "No me importa qué edad tenga en realidad. ¡Está en el cuerpo de un niño y lo veré como tal!"

Dumbledore la hizo a un lado y Toshiro sintió algo golpearlo en la cara; un puño.

Él se atragantó mientras casi se tragaba un diente que había sido liberado. Levantó la mirada hacia su torturador manteniendo su rostro en blanco.

"¿Estás listo para decirme Sr. Hitsugaya? Estoy llegando al final de mi paciencia y me gustaría llevarte al Ala del Hospital." Toshiro gruñó a través de sus labios cubiertos de sangre, rociando el carmesí por el aire, "Jodete."

El dolor una vez más fluyó en su cuerpo. Cuando se detuvo Dumbledore lo miró con tristeza, "¿Ahora estás listo?"

Cuando el pequeño adolescente negó con su cabeza una vez más, el mismo puño conectó con su mejilla. Vio blanco por un momento mientras trataba de aclarar su visión sólo para ser golpeado una vez más. Dumbledore suspiró, "Cruci—

"Director, por qué no lo intento yo," preguntó repentinamente el maestro de Pociones y Toshiro no estaba seguro de si estar aliviado o preocupado.

El hombre dudo antes de asentir y retroceder mientras McGonagall le enviaba miradas al otro lado de la habitación. El ojo izquierdo de Hitsugaya estaba hinchado de ser golpeado—para un anciano podía golpear muy duro—y sabía que debía ser una vista lamentable.

Snape se inclinó y colocó sus manos delicadamente en cada lado del rostro de Toshiro. El pequeño taicho trató de girar su cabeza sólo para tener a Snape apretando su agarre dolorosamente, "Sólo relájate Hitsugaya y todo esto ira suavemente. Legilimens."

Los ojos negros miraron a los azul verdoso y el resto del mundo pareció desvanecerse a la nada. Toshiro no estaba seguro de si su gigai estaba funcionando mal o si era él, pero el mundo parecía estar girando cuando la temperatura cayó.

Hubo un rugido en sus oídos que estaba seguro provenía de Hyorinmaru, pero sólo se estaba debilitando. Sabía que debería estar tratando de pelear, sin embargo algo estaba diciéndole que no lo hiciera.

Los recuerdos estaban reproduciendose en frente de sus ojos. Su abuela sirviéndole arroz en la noche en la cena, burlarse de Hinamori, conocer a Matsumoto en el mercado, era como si estuviera viendo su vida entera reproduciéndose desde el inicio. Pero había algo mal... algo que no pertenecía.

No podía descubrirlo... había habido una razón por la que no quería esto. De repente los recuerdos estaban cambiando. Eran del campo de batalla y miró cuando cortaba a los hollows y sus camaradas eran asesinados. Todavía no era un taicho, sólo un shinigami normal.

Los gritos estaban llenando el aire y quería que se detuviera—no quería ver nada más. Trató de sacudir su cabeza para deshacerse de las imágenes, sólo las imágenes, sólo para encontrar que no podía moverse. Algo estaba sosteniéndolo—luego volvió.

Snape.

Sus ojos estaban abiertos en un instante mientras brillaban intensamente. La temperatura de la habitación había caído y el maestro de posiciones y aparentemente lector de mentes estaba temblando cuando finalmente rompió el contacto visual, sus labios azules.

El hombre grasiento rápidamente retiro sus manos y se enderezó. Sus ojos estaban casi temerosos cuando retrocedió, "Director," miró temblando, "Este—este niño no es humano. Ni siquiera está vivo. Olivander tenía razón."

Dumbledore asintió, "Justo como pensé." McGonagall miró con los ojos abiertos de par en par a su estudiante, "Si no es humano entonces, ¡¿en el nombre de Dios qué es?!"

Snape estrechó sus oscuros ojos, "Algún tipo de... guerrero. Muy bien podría estar aquí para matarnos. Pero ciertamente no está vivo. Puedo decirlo sólo al leer su mente y él no es el único allí."

La habitación se quedó en silencio excepto por las temblorosas respiraciones de los Dementores. "Qué quieres decir con eso Severus," preguntó con preocupación la Subdirectora.

"Hay algo más habitando dentro de él. Algo fuerte. Pude sentirlo tratando de mantenerme fuera, pero los Dementores parecían ayudar a mantenerlo a raya. Casi parecen estar... comiéndose esta cosa."

Dumbledore jugueteó con su barba mientras miraba a los guardias, "Ya veo." Toshiro parpadeó repetidamente mientras trataba de aclarar su visión. Podía sentir sus parpados caer y sabía que la sangre todavía estaba goteando de entre sus labios.

El director se arrodillo en frente de él y levantó su mentón ignorando la sangre, "Bueno Toshiro, parece que ahora sabemos algo sobre ti. Desde ahora tal vez simplemente nos saltemos a Severus leyendo tu mente en lugar de tener que lastimarte así."

El taicho apartó su cabeza y escupió dos de sus muelas al suelo antes de mirar al hombre. Dumbledore sonrió.

"Oh no te preocupes mi muchacho, Poppy puede encargarse de eso. Pero, ¿cómo es eso de que puedes sangrar si estás muerto, hm? Todo esto es bastante interesante. Pero el hecho es: que ya no tienes derechos.

"Derechos," preguntó el joven de cabello blanco con asco cuando la sangre escapó de su de su boca cuando lo hizo. El director asintió, "Por lo que puedo decir, eres algún tipo de criatura mágica. Una que no es mencionada en ninguna de las leyes de protección..." sonrió amablemente mientras limpiaba algo de la sangre del rostro de Toshiro con sus mangas.

"Eso significa que cuando se trata de ti, podemos hacer todo lo que queramos."

Tejes y Manejes por Pink Angel Feathers

"Por lo que puedo decir, eres algún tipo de criatura mágica. Una que no es mencionada en ninguna de las leyes de protección..." sonrió amablemente mientras limpiaba algo de la sangre del rostro de Toshiro con sus mangas.

"Eso significa que cuando se trata de ti, podemos hacer todo lo que queramos."


ooo

Toshiro miró fijamente, "Creo que encontrara que está mucho muy lejos de su capacidad para intimidarme."

El director se enderezó mientras suspiraba y retrocedía, "Toshiro si cooperaras conmigo las cosas serían mucho más suaves." El taicho permaneció en silencio mientras el director acariciaba su barba, "Preferiría si pudiéramos resolver esto sin violencia."

El shinigami se quedó mirando, "¿Y exactamente qué quiere además de información de mí?" Dumbledore sonrió, "¿Nos sentimos un poco más agradables?"

"Simplemente estoy tratando de determinar sus motivos." Él asintió, "Me gustaría proponer un trato."

"Un trato."

McGonagall se giró hacia Snape como si él supiera lo que estaba a punto de decir el hombre mayor. El maestro de pociones negó con su cabeza sutilmente mientras observaba a Dumbledore comenzar a caminar, "Estoy muy seguro de que estás consciente de que tenemos a un asesino suelto."

El joven de cabello de nieve asintió simplemente.

"Ha quedado claro que Sirius Black tiene la intención de venir por uno de mis estudiantes y te aseguro que haré todo dentro de mi alcance para protegerlo y a aquellos que Black podría lastimar mientras trata de llegar al niño."

Hitsugaya suspiró, "¿Y supongo que de alguna manera yo entro en esto?" Dumbledore lo miró, "Prefiero mucho más arriesgar la vida de alguien que esta para toda la intención y propósito muerto que arriesgar la vida de una persona viva. Como dije antes, eres una criatura desconocida y por lo tanto no tienes derechos. Si aceptas esto no alertaré al ministerio de tu existencia y yo mismo no te pondré un dedo encima."

Toshiro sintió la necesidad de señalar que con magia realmente no había mucha necesidad de todas maneras, pero se contuvo, "¿Y si me reusó?" Los ojos azules se oscurecieron, "Entonces me temo que tendré que entregarte al Ministerio, y créeme cuando te digo que ellos no toman amablemente las amenazas desconocidas."

El taicho considero sus opciones. Podría fácilmente escapar—diablos, podría matarlos a todos si así lo quería—una vez que fuera capaz de conseguir su gikongan, pero todavía tenía una misión que completar. Hasta el momento apenas había ganado algo de información sobre los Dementores y él no regresaría a la Sociedad de Almas sin algo sustancial.

"¿Exactamente qué implicaría esta misión? ¿Supongo que quiere que observe al niño durante el año?" Dumbledore asintió solemnemente, "Al menos hasta que este asunto se resuelva. Ya te he intercambiado a Gryffindor, así que mantener un ojo en Harry debería ser fácil."

Toshiro sonrió, "Sabía que había algo más detrás de su decisión para transferirme."

"Tú de hecho eres un ser inteligente."

"La adulación no te llevará a ninguna parte."

Los profesores se apartaron y observaron con cansancio mientras los dos se miraban el uno al otro. McGonagall estaba aliviada de que todo había funcionado, aunque ella hablaría con Dumbledore más tarde.

Nunca había visto al hombre romperse como había hecho antes, la había sorprendido, asustado incluso, verlo comportarse de tal manera. Pero en ese momento sus ojos estaban fijos en su estudiante de cabello blanco. El hecho de que un simple niño pudiera contener tanto poder era asombroso, incluso si su verdadera edad era indeterminada.

Realmente era el candidato perfecto para el trabajo, ella no podía negar eso. Pero eso no significaba que ella estaba cómoda con ello. No sólo Albus había golpeado y maldecido a uno de los niños, sino que había recurrido a chantajearlo también. Ella sabía que el director iría hasta los confines de la tierra para proteger a los estudiantes, pero ella no podría estar de acuerdo con esto.

Dumbledore asintió y con un movimiento de su varita los vendajes se soltaron. Toshiro flexionó sus muñecas y frotó la carne maltratada mientras levantaba la mirada, "¿De verdad cree que dejarme ir es sabio?"

El director se encogió de hombros, "No veo necesidad de mantenerte atado si estás siendo cooperativo y los Dementores están en la habitación. Si las cosas hubieran ido de otra manera, podríamos haber discutido todo esto con un té."

Toshiro rodó sus ojos, porque ser chantajeado con te habría sido mucho mejor. "Ahora, ¿sientes que esta propuesta sea justa?" El adolescente de cabello blanco arqueó una ceja ante eso, "¿Justa? No, francamente es todo lo contrario."

McGonagall asintió en acuerdo mientras Snape miraba fijamente al niño. El hombre mayor sonrió, una vista que Toshiro había llegado a asociar con nada bueno, "Si, pero tu otra opción es mucho menos agradable."

Hitsugaya suspiró internamente; el mago tenía un punto, de verdad era su mejor opción. Pero él no tenía el deseo de acompañar a Potter y a su banda de molestias. Una vez había escuchado a Ron Weasley decir que su cabeza le recordaba a una bola de algodón y Potter mismo era simplemente frustrante.

"Puedo ver que estás bastante disgustado con tu situación." El eufemismo del siglo. "Lo cual es por supuesto comprensible, pero te aseguro que Harry es un joven perfectamente agradable, incluso con su... obstinada tendencia."

Él lo llama terquedad, yo lo llamo arrogancia, pensó Toshiro para sí mismo.

"¿Entonces encuentras esto agradable?" el joven de cabello blanco se quedó mirando mientras se levantaba lentamente, con cuidado de no sobresaltar a los otros dos magos en la habitación, "Esto de ninguna manera me parece agradable, de hecho me molesta toda esta situación. Pero, claramente sólo tengo una opción y estoy seguro de que usted sabe cuál es."

El director asintió y le extendió su mano sin la varita, "Bueno Sr. Hitsugaya, estoy bastante apenado de que hayamos comenzado con el pie equivocado, pero creo que Severus mencionó que eras una especie de guerrero, estoy seguro de que sabes cómo proteger a tus subordinados y camaradas. Pero ahora que hemos resuelto todo me gustaría darte la bienvenida a nuestro...equipo de magos."

Toshiro rodó sus ojos, pero aceptó la mano y la estrechó con firmeza, "Si bueno, no soy exactamente un mago, y si es así, ¿eso qué me hace en tu pequeño equipo?"

Snape habló sarcásticamente, "Siempre puedes ser la mascota."


ooo

Toshiro suspiró mientras caminaba hacia la enfermería. Su rostro fuertemente magullado dolía mientras su lengua continuaba sangrando en su boca y sus piernas parecían listas para rendirse. Miró sus manos temblorosas y rápidamente trató de estabilizarlas.

Había estado expuesto a los Dementores durante mucho tiempo y claramente le había pasado factura. Su misión no estaba yendo de ninguna manera de acuerdo al plan, de hecho el plan había sido tirado completamente por la ventana. Él simplemente quería observar y aprender, pero en su lugar había sido chantajeado para ayudar en los asuntos de magos y poner su propia vida en peligro mientras lo hacía.

Medio pensó sin ganas en simplemente irse. Sería muy simple salir por las puertas del castillo e invocar el Senkaimon. Gruñó para sí mismo porque sabía que eso realmente no era una opción, aunque sólo sea por su orgullo.

No podía permitirse volver y pararse delante de sus compañeros taicho y Yamamoto y decirles que había fallado una misión tan simple.

Madam Pomfrey palideció cuando él entró por las puertas, "¡Dios mío! ¿Qué pasó ahora?" Él la miró blandamente, "Me caí."

Sus cejas prácticamente desaparecieron en el nacimiento de su cabello, pero ella lo llevo hacia una cama y fue a curar su rostro. Ella balbuceaba sobre cosas inútiles mientras trabajaba, pero después de años de trabajar con Matsumoto él había aprendido a bloquear las voces molestas.

El pensamiento de su fukutaicho lo hizo encogerse, ella nunca iba a dejarlo en paz con esto. Estaría haciendo chistes por décadas. Fue sacado de sus pensamientos cuando la enfermera abrió su boca bruscamente, hizo una mueca cuando lo hizo. "Has mordido tu lengua cariño, tienes suerte de que no la mordieras completamente. Debes haber tenido una gran caída."

Él asintió ausentemente mientras ella agitaba su varita y volvía al trabajo. Su rostro ya no le dolía y los dolores que venían de su boca estaban disminuyendo. La mujer podría ser exasperante, pero hacia bien su trabajo.

Ella se apartó y miró su boca una vez más antes de darle una palmada en la mejilla, "Todo hecho cariño. Por favor se más cuidadoso, no quiero verte de vuelta aquí otra vez." Él forzó una sonrisa, "No puedo garantizar nada pero trataré."

Ella asintió mientras él salía de la cama. "Cuídate," dijo ella mientras él salía por las puertas.

Él frotó sus ojos con cansancio mientras comenzaba a volver a la torre de Gryffindor. Con suerte podría conseguir una media hora de sueño antes del desayuno. Con ese pensamiento deprimente, Toshiro se detuvo y se quedó en el lugar, dormir sería maravilloso pero no podía soportar volver al opresivo calor de los dormitorios.

En vista de que Dumbledore estaba siendo un poco más agradable, él tenía que ver si podía hacer algo sobre la situación. Bostezó mientras se apoyaba contra la fría pared de piedra y se deslizó hacia abajo. Era lo suficientemente temprano como para que nadie estuviera caminando por los pasillos y la frialdad estaba aliviando sus músculos doloridos.

Dejó que sus ojos se cerraran sabiendo que si alguien venía, fácilmente los escucharía.


ooo

Harry bostezó mientras rodaba sobre su cama tratando de ponerse cómodo de nuevo. La habitación estaba inundada con la luz del amanecer y él sabía que podría tener algo más de sueño antes de tener que levantarse.

Sus ojos verdes recorrieron la habitación y aterrizaron en la cama de Hitsugaya. Las sabanas todavía estaban perfectamente tendidas y era claro que no había sido utilizada la noche anterior. Su frente se arrugó con preocupación mientras se preguntaba qué podría haber pasado al estudiante de intercambio—¡no es que le agradara el chico!

Pero había decidido hacer un esfuerzo y estaba más preocupado por la reacción de Neville. El adolescente había formado algún tipo de vínculo con Hitsugaya y lo desgarraría si algo le había pasado al niño de cabello blanco.

El adolescente cicatrizado se sentó e hizo a un lado sus cálidas mantas. "Ron," susurró. El pelirrojo procedió a rodar y le dio la espalda. Harry suspiró mientras se arrastraba fuera de su cama y caminaba hacia la cama de su mejor amigo, sus pies golpeando contra el frío suelo de piedra, "Ron despierta."

Una vez más no hubo respuesta. Él agarró sus gafas junto a su cama y luego comenzó a sacudir a su amigo, "¡Maldición Ron despierta!"

El hijo Weasley más joven se levantó en la cama, "¡Aléjalas de las patinetas!" Harry miró, "¿Uh, Ron?" su amigo lo miró, "¡Las arañas Harry, las arañas!"

El adolescente con gafas asintió lentamente antes de abofetear a su amigo. Ron parpadeó por un momento al parecer finalmente dándose cuenta de que ya no estaba dormido y miró alrededor antes de fruncir el ceño, "Maldita sea Harry ¿por qué estás levantado tan temprano? Pero más importante ¿por qué estoy yo levantado tan temprano?"

Harry rodó sus ojos antes de resoplar, "Hitsugaya nunca volvió."

Ron no pudo contener un bostezo, "¿Qu-qué?"

"Hitsugaya, no creo que haya vuelto la noche anterior. Creo que algo debe haber pasado." Su amigo frunció el ceño, "Sí pero él estaba con Dumbledore, y él no dejaría que nada le pasara a uno de sus estudiantes."

El adolescente cicatrizado jugueteo con su camisa, "Bueno tal vez algo paso en casa o algo. ¿No le dijo él a Hermione que su papá estaba en el ejército? Tal vez algo le paso."

Ron hizo una mueca, "El chico puede ser desagradable pero sería horrible si algo le sucedió a su padre." El otro adolescente asintió y la habitación se quedó en silencio excepto por el ronquido ocasional de Neville.


ooo

El sonido de los zapatos contra el suelo de piedra fue lo que desertó a Hitsugaya y sus ojos verde azulado se abrieron abruptamente. Podía decir que varias personas estaban caminando por el pasillo y rápidamente se puso de pie.

El taicho estaba a punto de enderezar su camisa dándose cuenta luego que nunca había recuperado su manto o chaleco y que el blanco de su camisa estaba salpicada con sangre hace mucho tiempo seca.

Dos Hufflepuffs aparecieron por la esquina y fácilmente captaron la vista de él. Una de las niñas prácticamente gritó llamando la atención de su amiga quien palideció, "Oh Dios mío."

Las dos de repente corrieron por el pasillo tratando de alejarse de él lo más rápido posible. Él frotó sus sienes sabiendo que los rumores iban a esparcirse como un incendio sobre el trasferido caminado cubierto de sangre.

Qué manera tan maravillosa para comenzar el día.

Él comenzó a caminar de vuelta hacia la sala común llegando a otra realización mientras lo hacía: nunca había recuperado su varita. Los maestros estarían mirándolo fijamente todo el día si no tenía el estúpido palo con él. Tendría que ver a Dumbledore en el desayuno.

"Me gusta lo que has hecho con tu uniforme."

Toshiro se dio vuelta para encontrar a Luna caminando por el pasillo, agarrando sus libros en sus manos. "...gracias." Ella asintió, las ondas rubias rebotando cuando lo hizo, "Debo decir que las clases no son tan entretenidas sin ti en ellas."

Ellos comenzaron a caminar hacia el gran salón, los pensamientos previos de Toshiro de cambiarse fueron enviados al fondo de su mente, "Sí bueno, no puedo decir que he encontrado toda esta terrible experiencia agradable."

Ella sonrió, "¿Te gustaría que arreglara tus ropas?" Él asintió, "Si pudieras."

Ella murmuró un pequeño hechizo y la sangre se desvaneció y sus ropas parecían estar recientemente limpias. "Gracias."

Luna asintió antes de comenzar a saltar por el pasillo y Toshiro tuvo que alargar su paso para mantenerse al día. "Hay muchos rumores sobre ti en la escuela," señaló ella mientras miraba ciegamente. "Sí, soy muy consciente."

"Hasta ahora he escuchado que eres un maldecido, que eres un suicida, un monstruo, y un zombi... pero todos sabemos que los zombis no son reales. En realidad son referidos como los muertos vivientes. Pero has tenido una primera semana bastante emocionante."

"Suficientemente cierto, supongo."

El gran salón estaba vacío cuando llegaron a las puertas pero Toshiro se detuvo cuando sintió algo. Se dio vuelta para encontrar una aparición flotando delante de él. Era un hombre vestido con ropas que había visto en viejos libros de historia y sabía que eran muy populares en el mundo de los vivos hace varios cientos de años.

"¿Supongo que eres uno de los fantasmas de los que Dumbledore estaba hablando?"

"Hola Sir Nicholas," dijo Luna. El hombre sonrió amablemente, "Vaya hola joven dama, y para responder a tu pregunta joven señor, lo soy. Tú debes ser el infame Toshiro Hitsugaya."

El taicho asintió mientras miraba al fantasma. Después del comentario de Snape, Dumbledore había decidido estableces algunas reglas; una de ellas era que él no tenía permitido dañar a los fantasmas que parecían temerle tanto. Él había aceptado por supuesto; no era como si hubiera mucho espacio para la negación. Esa era una de muchas; tenía que reportar a Dumbledore semanalmente, no tenía permitido dejar los terrenos de la escuela sin una escolta o permiso, no tenía permitido hablar con alguien de su trato y no tenía permitido dañar a cualquiera de los estudiantes.

Había unas pocas docenas más que él no se había preocupado en recordar. "No sé sobre infame, pero yo soy Toshiro Hitsugaya. Es un placer conocerlo Sir Nicholas."

El fantasma asintió pero parecía mantener su distancia, lo que era comprensible, "Dumbledore dijo... ¿que discutió algunos asuntos con ustedes?" El joven de cabello blanco asintió, "Sí, lo hizo pero agradecería que a partir de ahora usted se abstuviera de decirle al director cualquier información de mí."

El hombre frunció el ceño mientras miraba sutilmente a Luna, "¿Información?" Toshiro ignoró la advertencia, él sabía que Luna no diría esto a nadie, ella no hablaba con muchas personas, "Ambos sabemos que tienes una idea bastante buena de lo que soy y agradecería si lo mantienes para ti mismo. Esto no es una orden o una amenaza, sólo una petición."

Sir Nicholas lo miró por un momento antes de asentir, "Si nadie es dañado y mantienes tus poderes en línea entones no veo por qué yo tendría que decirle al Director. Si él lo descubre por su propia cuenta."

"A su debido tiempo sé que lo hará, pero gracias."

Luna comenzó a caminar por las puertas hacia el Salón y Hitsugaya la siguió dejando a Sir Nicholas reflexionar sobre su conversación.

Él se unió a Luna en la mesa de Ravenclaw ignorando las miradas de los estudiantes que pronto comenzaron a inundar el salón. Él había estado charlando con la rubia sobre algún tipo de criatura que vivía en los árboles huecos y sólo salían en la luna llena para arrastrar los cuerpos de víctimas inocentes y apoderarse de sus mentes, cuando cierto trio Gryffindor llegó.

Él sabía que iba a tener que ponerse en su lado bueno si quería que su nueva misión fuera sin problemas. Se quejó ante la idea de tener que trabajar realmente en formar una (falsa) amistad con ellos.

Hermione lo vio y lo señaló a los chicos y todos caminaron hacia donde él y Luna estaban sentados. La chica de cabello tupido lo observó por un momento, "Estábamos comenzando a preocuparnos cuando no volviste la noche anterior."

Él se encogió de hombros, "Tuve algunos asuntos que atender con el director acerca de mi transferencia." Ella asintió pero Harry continuó escrutándolo.

"Pero Harry y Ron tienen algo que decir," dijo ella mientras miraba a sus dos amigos. Ambos adolescente parecían sorprendidos por un momento y Toshiro escuchó un murmullo "¿Lo hacemos?" de Ron.

Ella los miró fijamente y Harry suspiró, "Nosotros uh, sólo queríamos disculparnos por actuar de la manera en que hemos hecho... y uh estábamos esperando poder comenzar de nuevo ¿y tal vez ser amigos?"

Hitsugaya asintió lentamente antes de disculparse para ir a hablar con el director quien acababa de llegar.

"Bueno," murmuró para sí mismo mientras caminaba hacia la mesa principal. "Eso fue conveniente."

El Rompecabezas Conocido Como por Pink Angel Feathers

Harry suspiró, "Nosotros uh, sólo queríamos disculparnos por actuar de la manera en que hemos hecho... y uh estábamos esperando poder comenzar de nuevo ¿y tal vez ser amigos?"

Hitsugaya asintió lentamente antes de disculparse para ir a hablar con el director quien acababa de llegar.

"Bueno," murmuró para sí mismo mientras caminaba hacia la mesa principal. "Eso fue conveniente."


ooo

Toshiro reprimió un bostezo cuando fácilmente transfiguró su puercoespín en un alfiletero y trató de poner atención a la lección de McGonagall.

Entre la fatiga que estaba sintiendo por la falta de sueño y la calidez de la habitación, sus ojos estaban ardiendo y rogándole porque los dejara cerrarse. Su cabeza estaba descansando en su mano mientras el zumbido de las pequeñas conversaciones servía como una canción de cuna para dormir.

Sus ojos se abrieron con pereza cuando Neville le dio un codazo, "¿Estás bien? Te ves un poco pálido...o más pálido supongo." Él asintió mientras bostezaba en silencio en su manga. Dumbledore había sido lo suficientemente bueno como para devolverle su varita, pero al parecer su chaleco y manto no estaban por ningún lugar para ser encontrados.

McGonagall le había estado dando miradas durante toda la clase pero por lo demás lo trató como haría con cualquier otro estudiante. Él tenía que admitir su profesionalismo. "¿Estás seguro de que estás bien?"

Por ahora Potter y sus amigos se habían girado para mirar desde sus lugares delante de ellos. "¿Hay una razón por la que todos decidieran charlar en lugar de poner atención a mis instrucciones o practica?"

Todos se giraron para encontrar a McGonagall cerniéndose sobre ellos, un ceño en su rostro. "L-lo siento Profesora," tartamudeó Neville mientras rápidamente miraba de vuelta a su trabajo. "Sr. Hitsugaya ¿tiene algo que decir en su defensa? Quedarse dormido en mi clase es inaceptable."

Él le dio una corta disculpa antes de mirarla, "¿Le importaría si salgo por un momento? He completado todo el trabajo de hoy y sólo será un momento, no me siento muy bien."

Ella asintió antes de volver a su escritorio. Varios estudiantes miraron cuando él salió de la habitación y hacia el pasillo. Tan pronto como cerró la puerta detrás de él, Toshiro exhaló un suspiro mientras se apoyaba contra la pared disfrutando la sensación de la fría piedra contra su piel.

El calor seguramente lo mataría.

A nadie más parecía importarle el profano calor que él sufría a diario. El shinigami solitario exhaló ruidosamente mientras caminaba por los pasillos captando fragmentos de lecciones por las puertas abiertas de los salones de clases.

Pasó una mano por su cabello blanco mientras trataba de enfriarse. Podía escuchar a algunos de sus ex-compañeros de casa hablando sobre el partido de quidditch que estaba por venir mientras corrían cargando un caldero echando espuma. Personalmente no tenía interés en el deporte.

Si bien algunos podrían encontrar entretenido montar una herramienta usada para limpiar mientras otros trataban de golpearlos con grandes bolas con el fin de tumbarlos de dichas escobas para que cayeran en picada al suelo a peligrosa altura, él estaba a penas divertido. Era pura locura.

Caminó por los pasillos exteriores que estaban abiertos al patio y comenzó a relajarse al aire libre. Potter una vez había ofrecido enseñarle cómo jugar—él tenía la teoría de que el adolescente cicatrizado estaba esperando que él cayera y se rompiera una pierna—pero se había negado.

Su misión ya estaba siendo puesta en peligro, la última cosa que necesitaba era distraerse.

El pequeño taicho disfruto la sensación del fresco viento de otoño que soplaba a través del patio. Podía oler el bosque y el pasto junto con la madera que debía haber estado ardiendo en la chimenea de Hagrid. El mundo entero parecía inmóvil por un momento cuando él miraba todo.

Por sólo un segundo, no había misión, ni Dumbledore. Sólo él, respirando el dulce aire mientras soplaba alrededor de él, sacudiendo su cabello. Caminó hacia el patio y se sentó en uno de los bancos de piedra cuando el momento fue arruinado.

La rata de Ron—¿scabs?—vino corriendo a través de una de las puertas con Crookshanks corriendo rápidamente detrás de él. El taicho observó como Scabs se zambullo en una grieta en la pared demasiado pequeña para que el gato excesivamente grande entrara.

Hitsugaya miró cuando el gato se sentó a esperar por varios minutos hasta que finalmente se rindió y trotó de vuelta a la escuela. El gato con extraño nombre siempre parecía estar persiguiendo a la rata sin razón aparente.

Toshiro permaneció en silencio y se arrodilló en frente de donde Scabs estaba escondiéndose y esperó a que reapareciera. Cuando el roedor finalmente salió de su escondite el shinigami lo recogió fácilmente de su cola.

Miró a los ojos negros saltones cuando una extraña sensación lo inundo. Había una cantidad antinatural de magia rodeando el cuerpo de Scabs y por lo que él sabía de la magia—que era muy poco—no se suponía que los animales tuvieran magia. Notó que uno de los dedos de la rata faltaba y parecía como si no hubiera comido en un tiempo mientras la sostenía con fuerza en su mano.

"No eres una rata ordinaria ¿o sí?"

Hitsugaya siseó y dejó caer a Scabs antes de mirar su mano para encontrar una gran herida sangrante. ¡La rata lo había mordido! Gruñó mientras limpiaba el líquido carmesí en sus pantalones, "Con mi suerte contraeré la rabia."

La caminata de vuelta a la clase fue reacia y cuando llego encontró que la mayoría de los estudiantes aún estaban luchando por comprender el concepto de la lección. Neville levantó la mirada cuando él se sentó tranquilamente evitando la mirada de Potter y fingió trabajar en un ensayo que él ya había terminado.

Fueron unos minutos antes de que la campana sonara por toda la escuela marcando el final de la clase. El shinigami charlaba ociosamente con su amigo mientras se aseguraba de mantener un ojo en Potter. Él podría resentir la misión que le había sido entregada por Dumbledore pero eso no lo detendría de hacerla correctamente.

"Toshiro, ¿qué le pasó a tu mano?" El niño en cuestión levantó la mirada para encontrar a Hermione mirando a dicha extremidad. Pronto todos estaban mirando y le dieron miradas preocupadas. Ah, los peligros de ser etiquetado un suicida.

"Una rata me mordió, está bien."

Ella estrechó sus ojos, "¿Una rata?" él asintió mientras seguía caminando, "Recogí a Scabs y me mordió." Ron se apresuró para igualar su paso, "¡¿Quieres decir Scabbers?!"

Toshiro se encogió de hombros, "Supongo que sí. No considero necesario memorizar los nombres de los roedores mascotas de las personas." Ron rodó sus ojos y metió sus manos en los bolsillos de su pantalón, "Si bueno, ¿qué estaba haciendo?"

"Estaba escondiéndose del gato de Hermione." El pelirrojo se detuvo, "¡HA! ¡Ves Hermione, te dije que ese gato tiene algo contra Scabbers!" La chica no le puso atención y continuó caminando hacia Defensa contra las Artes Oscuras.

Ron gruñó, "Ella tendrá que admitirlo tarde o temprano. Ese gato trata de matar a Scabbers."

Toshiro comenzó a ignorarlo y desvió la mirada para encontrar a Luna saludándolo mientras ella caminaba hacia Pociones. Él saludó de vuelta, sin poner atención a Ron por el resto del viaje hacia el salón de clases.

Harry los llevo a una de las mesas hacia el medio y puso sus libros en ella antes de tomar su asiento. El pequeño taicho dejó que sus ojos buscaran en la habitación hasta que encontró donde Neville estaba sentado y se sentó junto a su nuevo amigo.

La puerta del salón de clases se abrió de golpe cuando Snape irrumpió y caminó hacia el frente de la habitación. Los susurros estallaron cuando él jugueteaba con varias cosas en el escritorio de Lupin, pero se detuvieron inmediatamente cuando él levantó la mirada, "Todos vayan a la página trecientos noventa y cuatro en el libro de texto." La mano de Harry se alzó en el aire, "Pero ¿dónde está el profesor Lupin?"

El maestro de pociones miró fijamente, "El Profesor Lupin esta indispuesto así que yo me encargaré de sus clases. Página trecientos noventa y cuatro."

"Pero Profesor," habló Hermione "Esa sección es sobre hombres lobos y estábamos a punto de cubrir los gorros rojos y—

"¡Página trecientos noventa y cuatro!"

El sonido de las páginas dando vueltas lleno la habitación mientras Toshiro estaba ocupado ya leyendo las páginas asignadas. Mientras leía hizo un pequeño sonido en su garganta cuando rápidamente se dio cuenta sobre qué era todo esto.

Levantó la mirada para encontrar a Snape seguir explicando sobre la diferencia entre dos cosas, aunque no estaba muy seguro sobre qué. Tuvo que admirar la manera en que el hombre trabajaba; la mayoría de los estudiantes nunca se darían cuenta de lo que él estaba secretamente tratando de decirles.

El maestro de pociones llamó su atención por un momento y se sostuvieron la mirada antes de que Snape la desviara. ¿Era una advertencia para mantenerse lejos de Lupin? O tal vez Snape sólo estaba tratando de causar problemas al amable profesor.

De cualquier manera, Hitsugaya decidió que sería mejor mantener un ojo en Lupin a partir de ese momento. La lección continuó y nadie más pareció darse cuenta de la pista de Snape excepto por él, pero el taicho tenía la sospecha de que Hermione también había llegado a la conclusión a la que él había llegado.

Todos se quejaron cuando un largo ensayo fue asignado pero Toshiro lo tomó como un gran avance, sabiendo que no era nada comparado con su papeleo. Con ese pensamiento en su cabeza tuvo que preguntarse cómo les iba a Matsumoto y a Kuchiki-taicho.

Todavía no había recibido una gran pila de papeleo por lo que sólo pudo asumir que Kuchiki estaba aguantando. Pero la pregunta era ¿por cuánto tiempo? Sólo habían sido unos días y Matsumoto tenía la habilidad innata para volver a cualquiera loco independientemente de su normal estado mental.

Pero no obstante, Kuchiki tenía que tratar con Abarai cada día y el pelirrojo y su fukutaicho estaban cortados por la misma tijera... "—escuchando?"

Hitsugaya levantó la mirada para encontrar a Neville y el trio de Potter mirándolo, "Lo siento, ¿qué estabas diciendo?" Neville lo miró consternado, "La campana sonó, es hora del almuerzo."

El taicho asintió mientras reunía sus libros y comenzó a caminar hacia la puerta. "Sabes, espacias mucho," suspiró su amigo. Toshiro se encogió de hombros, "Nunca lo había notado."

"Bueno yo sí. ¿En qué estás pensando siempre?" Se dio vuelta para dar a Neville una pequeña sonrisa, "No quieres saber." El chico más alto se quedó mirando por un momento antes de encogerse de hombros.

Ahora que se suponía que debía estar vigilando a Harry Potter, Toshiro no podía darse el lujo de caminar por los jardines durante el almuerzo. Esto significaba que ya no estaría evitando las miradas interrogantes o las extrañas miradas cuando las personas veían que no estaba comiendo.

El taicho simplemente ignoró las miradas de los otros estudiantes y fue a tomar algunos trozos de comida y envolverlos en una servilleta para que Ran comiera más tarde. El gatito desaparecía en los terrenos del castillo durante el día y sólo volvía en la noche por comida y para deslizarse en la cama del shinigami para dormir.

Neville le dio un empujón en las costillas mientras doblaba la servilleta, "Deberías comer algo." Toshiro se encogió de hombros, "Lo haré más tarde. No tengo hambre en este momento."

Hermione levantó la mirada de su sopa, "Pero no comiste el desayuno. O la cena ayer. De hecho no te he visto comer nada desde te conocí y sin embargo no estás perdiendo peso. Seguro que eres tan delgado como un palo pero no pareces enfermo. Te importaría explicar," ella preguntó en una manera que decía que no estaba preguntando, ella estaba exigiendo que le dijera.

Hitsugaya se detuvo en seco por un momento cuando la mayoría de la mesa Gryffindor lo miraron queriendo escuchar una explicación. En el exterior su rostro estaba en blanco y estaba calmado, en el interior estaba recitando rápidamente por posibles excusas.

"Alergias a la comida."

Hermione arqueó una ceja, "Alergias a la comida." Él asintió, "Sí, sufro de alergias muy graves a la comida." Ella se quedó mirando, "Pero estás sentado aquí, ¿no tendrías una reacción?"

Él negó con su cabeza, "Sólo me afectan si ingiero la comida; por lo demás estoy bien." La mesa entera pareció considerar esto antes de que algunos estallaran en asentirse o exclamaciones de 'oh', como si de repente todo tuviera sentido. Harry frunció el ceño, "Entonces... ¿dónde comes exactamente? ¿En la cocina?"

El taicho asintió, "Tengo comidas especiales preparadas y normalmente las como en la cocina." Neville parecía sorprendido, "Entonces es por eso que nunca estás aquí—espera. Entonces si estás aquí eso significa que no has comido nada."

"Bueno yo—

Neville lo interrumpió, "¡Ve a comer! No deberías pasar hambre sólo para poder sentarte aquí."

"En realidad no tengo hambre..." Harry se quedó mirando, "Pero incluso si tienes comidas especiales, te vi aquí esta mañana, hablé contigo por lo que te saltaste el desayuno también. Debes ir a comer algo."

Potter eligió entonces actuar como un amigo. El joven de nieve tuvo que contenerse de rodar sus ojos, "De verdad, tuve una gran cena la noche anterior con Dumbledore en su oficina mientras discutíamos mi futuro aquí." Sonrió internamente; la trampa fue puesta, ahora él tenía que ver si ellos mordían el anzuelo.

"¿Qué hay de ello?"

Oh, él siempre podía contar con la curiosidad de Potter, bordeando en ruidoso por naturaleza.

"Sólo hablamos de lo que estaría haciendo para este año y lo que estaría haciendo después." Hermione frunció el ceño, "Pero, fuiste transferido. Eso significa que vas a terminar tu educación aquí."

Él se encogió de hombros, "Todo depende de si mi padre es transferido de nuevo. Si lo es, es mi decisión mudarme con él o quedarme aquí." Neville levantó la mirada de su sándwich, "¿Está viviendo cerca?"

"Suficientemente cerca."

"¿Entonces pasaras las fiestas con él?" Hitsugaya pensó por un momento. Sería conveniente regresar a la Sociedad de Almas y revisar las cosas pero él dudaba altamente de que Dumbledore lo dejaría. No habría manera de garantizar su regreso. "Depende de su horario, pero podría."

Harry asintió, "Entonces ¿qué hace tu mamá?" Toshiro captó a Neville dándole a Harry una mirada por el rabillo de sus ojos y Potter murmuró, "¿Qué?" Neville negó con su cabeza y el adolescente con gafas pareció entender el mensaje, "En realidad uh... yo... ¿qué hay del... clima?"

Toshiro podría haber reído, no lo hizo, pero podría haberlo hecho. "El clima esta... poniéndose más agradable."

Ron se quejó en su vaso de jugo de calabaza, "¿Estás loco? Está haciendo frio."


ooo

Harry se inclinó para agarrar la jarra de jugo mientras Hitsugaya hablaba con Ron sobre el clima. Estaba un poco avergonzado de que esa había sido la única idea que había tenido. Tal vez si no hubiera estado bajo tanta presión habría pensado en algo mejor pero sólo había escupido la primera cosa que le vino a la mente.

El misterio que era Toshiro Hitsugaya lentamente estaba desmoronándose, si sólo un poco. Su padre era un militar—¿tal vez incluso un muggle?—que era transferido a menudo y Hitsugaya sufría de terribles alergias que explicaban que no comiera en el salón. La historia sobre su cabello y sus ojos todavía era desconocida y al parecer había algo sobre su madre, o algo así por lo que había entendido de los ademanes de Neville.

Sin embargo él sabía mejor que preguntar, después de todo él sabía cómo era que algo le pasara a un padre, y él no apreciaba que las personas se entrometieran en su vida. Él preguntaría a Neville más tarde.

Después de estar cerca de Hitsugaya durante el día había obtenido una idea de qué tipo de persona era. Él no parecía disfrutar de hablar con las personas, bueno excepto por Neville y él espaciaba mucho. Pero era muy inteligente, si no más inteligente que Hermione y él parecía no tener nada malo que decir sobre las personas, pero si lo hacia lo mantenía para sí mismo.

No se reía a carcajadas mucho tampoco, de hecho nunca lo hacía. Pero sonreía de vez en cuando. No era grande ni nada pero sonreía cuando estaba hablando con la rubia de Ravenclaw y Neville. Era como si a fin de que se abriera tenías que ganar su confianza. También parecía ir por los extraños.

Tal vez era porque para la mayoría de las personas él era el extraño.

Captó pequeñas partes de la conversación casi de un lado entre el niño de cabello blanco y Ron. Hitsugaya tenía poco que decir pero era muy claro que amaba el frío. Harry considero eso por un momento y luego recordó cuando ellos habían ido a checar al chico y encontraron que todas las ventanas habían sido abiertas.

También hubo varias ocasiones, como en Adivinación cuando él había lucido bastante enfermo hasta que todos escaparon hacia los fríos pasillos. ¿Tal vez durante sus viajes se había acostumbrado a los climas fríos? Pero todavía estaba el hecho de que el frió parecía casi... emanar del cuerpo del chico.

A veces podía sentirlo filtrándose del pequeño cuerpo. Cuando pensaba en ello... con el cabello blanco, la piel pálida, y los ojos, el chico prácticamente era la personificación del frío y el hielo.

Harry negó con su cabeza antes de levantar la mirada mientras bebía su jugo. Ron y Hermione hablaban sobre una cosa u otra mientras que Neville estaba charlando con Histugaya. El estudiante de intercambio estaba tranquilo en su mayor parte, pero daba su opinión de vez en cuando o asentía.

Podría ser extraño, pero no era un maldecido como algunos todavía parecían creer. Había leído algunas de las viejas historias donde supersticiones como esa tenían algo de verdad; Hitsugaya encajaba en la lista visualmente. Algunas historias eran bastante recientes, tal vez unos cien años más o menos y casi describían al chico a la perfección.

Pero, también decían que la persona era invisible para casi todos y traía la muerte y la destrucción a donde quiera que fueran. Excepto por el accidente ocasional de Neville, no había habido destrucción y definitivamente no ha habido muertes en la escuela.

Harry fue sacado de sus pensamientos cuando Ron lo golpeó en el hombro, "Vamos Harry deja de soñar despierto. Tenemos que ir por nuestros libros para Cuidado de Criaturas Mágicas."

El adolescente con cicatriz asintió mientras se levantaba. Hitsugaya espero a que Neville terminara su almuerzo antes de que comenzaran a dirigirse hacia la torre de Gryffindor. Harry observó mientras todos caminaban juntos asegurándose de poner atención a lo que Ron estaba diciéndole. Hitsugaya era interesante por decir lo menos. Era un rompecabezas andante que parecía casi imposible de resolver por completo.

Pero él siempre había amado un buen reto.

Confrontación por Pink Angel Feathers

Hitsugaya era interesante por decir lo menos. Era un rompecabezas andante que parecía casi imposible de resolver por completo.

Pero él siempre había amado un buen reto.


ooo

Salto de tiempo


ooo

Habían sido semanas desde que había llegado a Hogwarts—ya era Octubre—y Toshiro estaba comenzado a frustrarse.

Se sentía enjaulado, atrapado no solo en su gigai sino que también en la escuela y su rutina. Él siempre había preferido que las cosas estuvieran en orden y se había acostumbrado en la Academia pero había descubierto que no apreciaba estar atrapado en las mismas habitaciones día tras día aprendiendo cosas que sabía que nunca iba a usar de nuevo. Habría preferido mucho más estar afuera reuniendo información o incluso de vuelta en la Sociedad de Almas haciendo papeleo.

Había estado forzándose a responder preguntas estúpidas y sufrir en la compañía de niños ignorantes y tenía la sensación de que su CI había sufrido. El único alivio que recibía era durante el almuerzo cuando finalmente estaba solo o algunas veces cuando estaba en compañía de Luna Lovegood o Neville Longbottom.

Ambos parecían entenderlo a un nivel que otros no. Disfrutaba del silencio; era lo suficientemente simple entenderlo; menos charla mejor. Él no disfrutaba estar rodeado por las personas constantemente ni le gustaba el calor.

Cosas simples, pero hacían toda la diferencia con el Shinigami solitario.

No podía estar seguro pero tal vez era la magia en el aire que finalmente estaba llegando a él, la constante punzada que causaba en su cabeza finalmente estaba volviéndolo loco como sólo había pensado que Matsumoto podía. Se encontró rápidamente perdiendo el interés en lo que los otros estaban diciendo, y raramente ponía atención a las lecciones, no es que lo necesitara.

Y para hacer las cosas peor Dumbledore lo tenía en estrecha vigilancia. Todas esas cosas añadidas a su encierro, incrementaron el resentimiento que estaba comenzado a sentir hacia los magos. Sólo podía tomar consuelo del hecho de que el otoño finalmente había llegado y trajo consigo el frío clima.

Cada mañana había una delgada capa de escarcha que se extendía a través del césped y los árboles habían comenzado a salpicar de colores los suelos. Hitsugaya suspiró mientras caminaba por el borde del bosque hacia la clase de Hagrid con Neville a su lado.

Los otros estudiantes continuaron dándole miradas interrogantes por la sola razón de que mientras que ellos estaban abrigados con mantos y guantes; él permanecía en su delgada túnica para exterior y uniforme regular.

Si él hubiera estado de mejor humor podría haber considerado ponerse el grueso manto que todavía estaba en el fondo de su baúl. Pero, considerando el oscuro humor o 'bajón' como Hermione se había referido, él no pudo obligarse a hacerlo. Él no iba a arruinar el hermoso clima, el clima con el que finalmente se sentía cómodo, al sobre calentarse y hacerse sentir más enfermo de lo que ya se sentía.

Él se había acostumbrado al constante drenado que los Dementores tenían sobre él, pero eso no significaba que lo disfrutara. Él todavía tenía que poner atención a las criaturas desde el 'incidente' con Dumbledore en las mazmorras y eso estaba comenzando a frustrar al taicho. Se suponía que estaba conduciendo una investigación y sin embargo tenía al director, otros estudiantes y sus clases impidiéndoselo.

Neville finalmente pareció ceder a su curiosidad, "¿No tienes frío? Afuera debe estar a diez grados." Toshiro se encogió de hombros. "Realmente no me importa."

Su amigo asintió antes de que el silencio una vez más cayera sobre ellos. Cuando la lección comenzó el taicho se aseguró de mantenerse en la parte trasera de la clase no queriendo tratar con una nueva molestia que había aparecido que iba por el nombre de Draco Malfoy quien anteriormente pensó era McCoy.

El rubio sarcástico había decidido en la semana anterior que su nueva misión era tratar y molestar al Shinigami. Primero comenzó con bromas de bulimia y de suicidio, y luego había continuado con su cabello antes de decidir hacer bromas sobre cuán pequeño era el joven de cabello blanco.

Toshiro todavía tenía que estar realmente ofendido, en realidad Neville parecía más ofendido por los comentarios que él, pero todavía era irritante.

Mientras la clase continuaba Hitsugaya miró hacia las profundidades del bosque dejando que la estridente voz de Hagrid se desvaneciera al fondo de su mente. Sería muy fácil simplemente escabullirse de la escuela que parecía estar sofocándolo.

Podría abrir una puerta e ir a casa y gritar a Matsumoto por no tener nada hecho y regresar a su habitual papel. Pero, esta era su misión que no fallaría. El Taicho de la Décima División no fallaría y nunca lo haría si él podía evitarlo.

"Vaya, si no es el anciano," vinieron las sarcásticas palabras detrás de él y Toshiro rodó sus ojos. El taicho de cabello blanco giró su cabeza ligeramente y asintió hacia el adolescente, "Malfoy."

El rubio parecía ligeramente desconcertado de que él no había respondido a su—completamente nada original—insulto. El Slytherin se había acostumbrado demasiado al rápido temperamento de Potter. Malfoy se volvió hacia Neville, "Estoy sorprendido Longbottom. Pensé que incluso tendrías el sentido de no andar con fenómenos como él," riñó.

Neville lo miró fijamente mientras parecía tartamudear por un momento mientras trataba de llegar a una respuesta. "¿Nada que decir Longbottom? Hn. Inútil como siempre ya veo."

Toshiro fulminó con la mirada al rubio antes de girar sobre sus tobillos y alejarse pero no sin antes agarrar el codo de Neville y arrastrarlo con él. El adolescente más alto continuó murmurando a pesar del hecho de que ya no estaba en frente de su atormentador.

Toshiro arqueó una ceja mientras observaba a su amigo, prácticamente con el rostro rojo, todavía balbuceando, "Neville." Él no recibió respuesta excepto por lo que sonó como un susurro ahogado.

"Neville."

Él podía sentir su temperamento creciendo; de verdad no estaba de humor para esto. La temperatura estaba cayendo mientras su frustración crecía, "NEVILLE."

El chico finalmente pareció salir de eso y tuvo el sentido de parecer bastante avergonzado.

"Se ha ido."

Neville asintió y se volvió a escuchar lo que Hagrid estaba diciendo mientras evitaba mirar a Toshiro o a Malfoy.

La lección de hoy era sobre una extraña criatura que gustaba de esconderse en arbustos y salía a comer los zapatos de las personas ignorantes.

Los pensamientos de Hitsugaya comenzaron a vagar y ausentemente se preguntó si debería ir a ver a Madam Pomfrey por un remedio para el dolor de cabeza. El agudo dolor detrás de sus ojos realmente estaba comenzado a afectarlo. Pasó una mano sobre sus orbes azul verdoso mientras continuaban ardiendo.

"Estás bien Toshiro," preguntó Hermione cuando apareció a su lado. "Pareces enfermo últimamente."

Él asintió, "Estoy bien. Un dolor de cabeza es todo."

"Deberías tratar de ir a..." el resto de su sugerencia pareció desvanecerse en el fondo cuando él se concentró más en la lección y trató de dejar que la frialdad suavizara su cabeza. Por lo que él había escuchado había un viaje por venir para aquellos los de tercer año y más arriba.

Esa sería la oportunidad perfecta para trabajar en su misión. No sería difícil encontrar a un Dementor; Dumbledore había advertido que estaban estacionados en las puertas de la escuela. Potter había estado quejándose por días de que él no tendría permiso para ir al pueblo a una milla de las puertas por lo que tal vez podría resolver algo con el director, por lo que él podría 'tomar el día libre'.

Ron también había mencionado una casucha que aparentemente estaba embrujada y él sabía que debía revisarla y sacar cualquier alma que quedara.

Alguien lo piqueteo en el hombro y se giró para encontrar a Harry mirándolo bastante preocupado, "¿Estás bien?" Era como si ellos estuvieran tratando de establecer un record por cuántas veces podían hacerle esa misma pregunta en un solo día.

"Sí," respondió con exasperación. "Estoy bien."

"De verdad," preguntó "Porque la clase acabo hace cinco minutos."

Toshiro miró alrededor, "Ah, entiendo."

El adolescente con gafas lo miró, "Has estado actuando extraño por los últimos días. ¿Algo en tu mente?"

Hitsugaya negó con su cabeza, "No, sólo he estado... sintiéndome apagado, supongo."

Harry asintió, "Bueno si comienzas a sentirte enfermo deberías ir a la enfermería. Tal vez deberías descansar por el resto del día."

Él negó con su cabeza, "No, estaré bien. Deberías dirigirte a almorzar."

Potter miró hacia el castillo, "¿Vienes también?"

"Creo que voy a quedarme aquí afuera por un rato. El aire fresco está haciendo maravillas en mi dolor de cabeza."

Harry parecía dudar en irse pero aceptó y comenzó a volver. Se sentía extraño tener a Potter siendo atento con él, pero supuso que significaba que estaba haciendo su misión apropiadamente y acercarse al chico.

Una vez que estaba seguro de que nadie lo vería, Hitsugaya se acercó más al bosque. No tenía el deseo de volver al castillo y parecía la oportunidad perfecta para explorar el bosque y descubrir exactamente por qué era 'prohibido'.

Caminó más allá de la línea de árboles y se detuvo para sacar su gikongan que había estado llevando en los pliegues de sus ropas. Rápidamente tragó la píldora de alma e instantáneamente sintió el alivio inundarlo.

Se sintió deslizarse libre de los confines del cuerpo artificial con facilidad e incluso a pesar de que el zumbido de la magia en la parte trasera de su cabeza se incrementó, él ya estaba más relajado.

Toshiro rodó sus hombros y estiró sus brazos mientras sus músculos comenzaban a aflojarse antes de mirar hacia atrás hacia su cuerpo que ahora estaba ocupado por un alma mod. Siempre había encontrado bastante extraño mirar a su gigai cuando no estaba en él.

"Vas a quedarte aquí y mantenerte fuera de vista. No quiero que nadie sepa que estás aquí. ¿Entendido?"

El alma asintió antes de dejarse caer debajo de uno de los grandes árboles.

Hitsugaya miró hacia el bosque oscuro antes de partir hacia los árboles. El único sonido que podía escuchar era el crujir del pasto seco, hojas y ramitas bajo sus pies mientras continuaba y lo encontró todo extraño. La mayoría de los bosques estaban llenos de sonidos de animales y criaturas del bosque y sin embargo... estaba silencioso.

Él siguió un camino inexistente que sólo él podía ver y caminó más profundo en el bosque. Cuando encontró un claro lo suficientemente grande el taicho desenvaino a Hyorinmaru saboreando la sensación de ella una vez más en su mano.

Él estaba lo suficientemente lejos del castillo por lo que podía practicar un poco sin molestar o alertar a nadie. Escuchó por un minuto más tratando de asegurarse de que ninguna vida salvaje interferiría con su rutina y exhaló mientras trataba de calmar su corazón.

Justo cuando comenzó a pasar por sus movimientos regulares un sonido a su derecha le advirtió de la presencia de algo. Se quedó quieto y estiró sus oídos mientras trataba de escuchar sobre el susurro de las hojas en el viento y su propio corazón latiendo. Hubo otro momento de nada antes de que el sonido de algo cortando a través del aire llamara su atención.

Se dio vuelta cuando una flecha se incrusto en el tronco del árbol junto a él y varios hombres aparecieron con arcos preparados. Hitsugaya se quedó mirando por un momento antes de darse cuenta de que el hombre en frente de él no era un hombre en sí; eran centauros.

Hagrid había mencionado en un momento u otro que una manada entera vivía dentro de los límites del bosque, pero por lo que él había entendido eran del tipo que gustaban de estar solos.

Él miró al extraño mitad hombre antes de avanzar hacia adelante entre los diez. La parte superior de su cuerpo estaba bien construida y tenía un manto café oscuro mezclado con los arboles alrededor de ellos. El hombre aclaró su garganta antes de dirigirse a él, "Tú quien camina con la muerte, debes irte de nuestro bosque o sufrirás."

El taicho permaneció con el rostro de piedra, "¿Me estás aconsejando u ordenándome?" El hombre se quedó mirando, "Sólo podemos aconsejar a un ser como tú. Eres joven e ingenuo, no conoces lo que acecha dentro de las sombras."

Hitsugaya se quedó mirando mientras colocaba a Hyorinmaru en su espalda y los hombres regresaron el favor al bajar sus arcos, "¿Te importaría iluminarme?"

El hombre sonrió, "Bueno todos buscamos iluminación. Pero debes ser consciente de los monstruos que han sido traídos aquí por los magos. Si no tienes cuidado, te devoraran niño. El cielo nocturno destella con peligro; la guerra está en el horizonte como el perro flagela a la luna."

Los ojos del centauro se oscurecieron, "Tú no eres de este mundo. No dejes que tu alma sea atada a una guerra que no es la tuya."

El Shinigami dio una sonrisa amarga, "Me temo que es demasiado tarde para eso."

El mitad hombre bajo su cabeza, "Ya veo. Que lastima. Cuidado pequeño," advirtió cuando los otros desaparecieron lentamente en los árboles. "Los problemas están al acecho muy cerca, no dejes que tus ojos sean ciegos a las intenciones de otros."

Hitsugaya asintió, "Gracias. Me aseguraré de mantener eso en mente."

Se inclinó hacia el hombre con respeto y cuando miró de vuelta hacia arriba ya se había ido. Toshiro se enderezó mientras miraba en los caminos del bosque. Era como si él no fuera el único con una mala sensación sobre el mundo de la magia.

Suspiró cuando liberó algo de su reiatsu para enfriar el incremento del aire cálido. Incluso en las copas de los árboles parecía estar comenzado a ponerse más caliente. Él caminó de vuelta a través del bosque hacia donde había dejado su gigai bastante rápido al ver que no debía llegar tarde a clase.

El trayecto de vuelta a la línea de los árboles fue una vez más tranquila, casi espeluznante. Las únicas criaturas que lo observaban además de los centauros eran los extraños animales como caballos que parecían tan prendados de él. Cinco de ellos lo siguieron cuando caminó de vuelta hacia su gigai.

Cuando finalmente aclaró el bosque encontró al alma mod ocupando su cuerpo durmiendo apoyado contra el tronco del árbol donde él lo había dejado. El taicho dejó escapar una tos suave y el alma despertó antes de rápidamente saltar sobre sus pies. "Gracias por cuidar de mi cuerpo. Eso será todo," dijo Toshiro cuando se metió de vuelta en su gigai.

Flexionó sus dedos y estiró sus brazos mientras una vez más se acostumbraba a sentir el falso cuerpo antes de comenzar la caminata bastante larga de vuelta al castillo. Las extrañas criaturas caballo se mantuvieron escondidas en las sombras pero él podía sentir sus ojos en su espalda y silenciosamente prometió que él los visitaría de nuevo.

Cuando llegó a la puerta del castillo Toshiro se aseguró de sacudir cualquier rastro de suciedad y enderezó sus ropas antes de deslizarse más allá de las grandes puertas. Parecía que llego justo a tiempo cuando los estudiantes comenzaron a inundar del Salón charlando ociosamente mientras comenzaban a caminar hacia sus respectivos dormitorios.

"¡Toshiro!"

Dicho adolescente se giró para encontrar a Hermione saludando mientras caminaba hacia él con Harry y Ron en remolque. "Cómo está tu—

Ella le dio una mirada extraña por un momento, "¿Por qué diablos hay tierra en tu cara?"

"Tierra," preguntó él fingiendo ignorancia. Ella asintió mientras estiraba una mano con su manga y limpiaba algo de su frente, "Sí. ¿Cómo diablos hiciste eso? ¿Tropezaste o algo?"

El taicho se encogió de hombros, "Estaba afuera y mi pie quedó atrapado en una raíz."

Ella parecía como si quisiera decir algo más cuando Ron quien había estado luciendo impaciente habló, "Mira, la tierra es buena y todo eso pero si llegamos tarde Sprout va a despellejarnos vivos."


ooo

Cuando llegó el día del viaje al pueblo local, Hogsmeade—¿qué pasaba con los magos y sus ridículos nombres?—al parecer era el nombre de acuerdo con Hermione, los estudiantes estaban comenzando a emocionarse.

Había un constante murmullo en los salones sobre lo que iban a comprar, qué lugares necesitaban visitar y más. Potter por otro lado, Toshiro había notado que se estaba volviendo más y más malhumorado.

"Oh Harry supéralo," resopló Hermione cuando se sentaron en la mesa para cenar. "Toshiro no va y míralo."

Dicho chico detuvo su trazo de las manchas sobre la mesa cuando todos los ojos cayeron en él. El joven de cabello blanco simplemente asintió y tarareo no teniendo ninguna opción en el asunto.

"Ves mira," sonrió Ron cuando palmeó a Harry en la espalda. "¡Incluso Hitsugaya está de mejor humor que tú!"

Toshiro le dio una mirada desdeñosa pero por lo demás permaneció en silencio. Personalmente quería que Potter se quedara en la escuela pero al mismo tiempo estaba bastante interesado en la 'Casa de los Gritos' de la que había escuchado tanto. Dumbledore había insistido que observara a Harry cuando él había preguntado sobre la posibilidad de no quedarse atrás durante el viaje, por lo que no podría escabullirse para trabajar mientras Potter hacia algo por su cuenta.

Pero entre la elección de seguir al adolescente con gafas por una significativamente menos llena escuela o a través de la multitud de sobre emocionados niños, él había escogido la primera.

"Mira Potter," finalmente habló el taicho, "No puedes ir. No es el fin del mundo como lo conocemos. Estoy seguro de que lo recuperaras."

Harry le disparó una mirada fulminante, "Sí bueno, ¿por qué diablos no vas a ir? ¿Papá no firmó tu formulario?"

Toshiro rodó sus ojos mientras descansaba su barbilla en sus manos, "No creo que tú seas el indicado para hablar sobre padres. Pero si debes saber, no lo hizo."

Él suspiró internamente; la siguiente cosa que sabría era que era era un bulímico, albino, suicida, hijo de militar. Maravilloso.

Hermione golpeó con un codo a su amigo mientras le disparaba una mirada fulminante, "Ustedes dos pueden dejar esto ahora mismo antes de que se salga de control."

Harry resopló pero asintió mientras Toshiro permaneció indiferente. Él no estaba de humor para tratar con niñerías.

Neville sonrió desde su lugar junto al estudiante de intercambio, "No te preocupes me aseguraré de traerte algo de vuelta Toshiro."

El shinigami de cabello de nieve dio a su amigo una pequeña sonrisa, "Apreciaría eso pero de verdad no deberías perder tu dinero en mí."

"Oh, no es problema realmente," el Gryffindor más alto respondió mientras sorbía su jugo. "Entonces Harry, ¿cómo va el entrenamiento para el partido por venir?"

La conversación tomó un giró más jovial cuando todos comenzaron a discutir sobre el partido de quidditch contra Ravenclaw que se llevaría a cabo pronto. Había sido la charla de las dos casas por semanas y mientras más se acercaba las burlas estaban volando y largas prácticas de equipos estaban ocurriendo al menos dos veces por semanas.

Toshiro reprimió un bostezo cuando dejó que la conversación fluyera sin él. Últimamente sus niveles de energía parecían estar desplomándose y viendo que él tenía que observar a Potter él no podía ir a la cama antes de que su cargo volviera.

"Estás cansado ya," preguntó Ron mientras tragaba una cantidad inhumana de jamón.

El Shinigami se encogió de hombros mientras pasaba una mano fría sobre sus ojos ardiendo, "No realmente."

El pelirrojo rodó sus ojos cuando agarró un bollo a través de la mesa. "Si estás cansado deberías ir a la cama. No tienes que mantenerte despierto con nosotros si no quieres. Algunas personas simplemente no pueden soportarlo."

Hitsugaya lo fulminó con la mirada, "Te aseguro que puedo 'soportarlo' muy bien.

"Ron tiene razón sabes," confirmó Hermione cuando cortaba un Yorkshire pudding, "Si estás cansado debes dormir. Algunas personas necesitan el tiempo extra; sería malo para tu salud forzarte a mantenerte despierto."

Toshiro la ignorado mientras continuaban comiendo su cena. Él había estado encantado en descubrir que sus 'amigos' no hicieron un alboroto sobre él saltándose su tan llamada cena en las cocinas más. Parecían haber aceptado el hecho de que él iba y comía—o como ellos habían pensado—si él quería.

"Entonces has comenzado tu diario de sueños," preguntó Neville.

Hitsugaya negó con su cabeza, "No realmente. Sólo he estado escribiendo lo que sea que siento como la verdad sea dicha."

Harry sonrió, "Eso es lo que hemos estado haciendo también."


ooo

El día del viaje finalmente hacía llegado y aquellos que estaban dirigiéndose hacia Hogsmeade se fuero justo después del desayuno, lo que dejó a Toshiro solo un Harry Potter que lucía muy malhumorado. Dumbledore había rechazado cortésmente su petición de ir al pueblo con los otros estudiantes una segunda vez, pero él no podía decir que no lo había esperado.

Pero el taicho había descubierto algo que había olvidado por completo. Los días parecían haberse escurrido de él como arena entre sus dedos. Era 31 de Octubre; la víspera de todos los Santos, o como lo vivos habían comenzado a llamarlo en las últimas décadas, Halloween.

El castillo había sido decorado en el tradicional negro y naranja mientras que gigantes calabazas talladas fueron establecidas alrededor del gran salón.

Hitsugaya se sentó en una de las cómodas sillas con brazos que estaban en la sala común mientras Ran estaba tumbado en su regazo. El gatito había crecido rápido en el tiempo que Toshiro lo había tenido y ahora estaba a la altura de su antebrazo. Disfrutaba de acurrucarse con su amo y a Toshiro también le gustaba. Era bastante relajante acariciar el pelaje del gatito mientras estaba sentado cerca de la ventana donde la brisa lo mantenía frío.

La sala común en su mayoría estaba vacía excepto por algunos estudiantes mayores que parecían haber superado la emoción de viajar al pueblo. Potter había desaparecido en su habitación después de que Hermione y Ron lo había despedido pero a Toshiro no le importó.

El silencio era una cosa hermosa.

Miró afuera de la ventana y disfruto de la vista del bosque y los árboles cambiando. Hagrid estaba cortando madera junto a su cabaña mientras antes había estado arreglando una calabaza.

Hitsugaya nunca lo admitiría... pero estaba bastante interesado en las festividades. No es que participaría. Pero estaba curioso sobre el festejo. Parecía similar al Festival Obon que recordaba celebrar como un niño.

Aunque había similitudes, esta celebración parecía ser más comercial que las festividades del Obon. El Obon estaba destinado a honrar a los muertos, un tiempo cuando visitabas las tumbas de tus ancestros, sin embargo todos aquí parecían más preocupados por los dulces y disfraces.

Vagamente recordó ir a los festivales como un niño pequeño con su mano firmemente agarrada por uno de sus padres, aunque sus rostros hace mucho que se habían desvanecido. El problema con vivir tanto tiempo era que la mente eventualmente olvidaba cosas. Encima de eso él todavía era joven cuando comparabas a las otras almas de vuelta en la Sociedad de Almas. ¿Cómo sería después de que otros cien años o algo así pasaran?

Los recuerdos se desvanecían y los rostros se borraban y sin embargo el tiempo seguía extendiéndose.

"Toshiro."

Dicho taicho se dio vuelta para encontrar que Harry había reaparecido del interior de los confines de su habitación, "¿Sí?"

El adolescente con gafas miró afuera de la ventana mientras se sentaba en la silla al otro lado del marco, "¿Qué estás mirando?"

"Nada realmente. Sólo he estado pensando."

"Oh, sobre qué," preguntó cuando se sentó en la silla. Era en momentos como esos donde no le importaba tanto la compañía de Potter. Cuando no estaba actuando impulsivo o malhumorado él podía ser una persona muy contemplativa.

"La vida, supongo."

El adolescente con cicatriz sonrió, "Tiendo a hacer eso mucho también."

"Hn. Algo que tenemos en común entonces."


ooo

Sorprendentemente el día pareció fluir con bastante facilidad y Toshiro había pasado una buena cantidad de tiempo hablando con Harry delante de la ventana. Hablaron sobre todo de sus vidas en sus hogares—Toshiro casi se sintió culpable por mentir—de sus opiniones sobre la vida y cómo funcionaba el mundo en general.

En realidad fue agradable y antes de que lo supieran, se dieron cuenta de que se habían perdido el almuerzo y los otros llegarían pronto.

Ellos caminaron hacia la entrada del salón juntos en relativo silencio, pero era uno cómodo no vergonzoso con la sensación de una forzada tregua como previamente habían estado. Harry arqueó su cuello mientras trataba de captar un destello de sus amigos a través de la multitud de estudiantes regresando.

"¿Crees que lo disfrutaron?"

Hitsugaya asintió, "Es más que probable. Parecía un lugar bastante interesante por lo que escuche."

"Cierto," respondió Harry cuando se rindió en buscar. "De verdad desearía haber ido."

"Yo también. Pero tengo la sensación de que ninguno de nosotros estará yendo."

El Niño Que Vivió le había dicho sobre los Dursley y dudaba mucho que semejantes personas harían un favor a su sobrino.

"Sí, probablemente tienes razón. Pero tal vez tu papá firmará tu permiso para el siguiente año."

Toshiro se encogió de hombros, "No lo sé. Pero puede que no vuelva."

Harry se quedó mirando, "Mencionaste algo sobre eso antes pero no pensé que hablaras en serio. ¿No te gusta aquí?"

"Está bien supongo pero yo... soy necesitado en otro lugar. No puedo estar lejos demasiado tiempo, esta es una ausencia bastante tal como es ahora."

Harry consideró esto por un momento, "Supongo que eso tiene sentido. Pero deberías volver si puedes."

Toshiro asintió, "Sí. Si puedo."

"¡Harry! ¡Toshiro!"

Harry saludó a sus amigos, "¡Hey chicos!"

Hermione y Ron parecieron desconcertados a su bastante buen humor pero sonrieron y rápidamente se acercaron. Sus mejillas estaban teñidas de rosa por el frío pero por lo demás parecían estar bien.

"Entonces cómo fue," preguntó Harry.

"¡Fue malditamente brillante Harry! ¡Desearía que pudieras haber venido! Hay una tienda llamada Honeydukes y tiene cada tipo de dulce imaginable Y Las Tres Escobas, fue genial. ¡Había una mujer allí, que belleza!"

Los dos amigos fueron hacia el salón principal charlando felizmente dejando a Toshiro con Hermione.

Ella sonrió, "¿Qué hiciste?"

"De qué estás hablando," preguntó él mientras comenzaban a caminar tras el dúo.

"Sabes lo que quiero decir," rió ella, "Harry estaba en el peor humor que he visto en semanas y después de un día contigo de repente está todo animado. Qué hiciste Toshiro Hitsugaya," preguntó ella en broma.

Él se encogió de hombros, "Sólo hablamos. Fue...agradable."

Ella tarareó, "Bueno vas a tener que hablar con él mucho más porque ambos parecen mucho mejor de lo que han estado en un tiempo."

Él le dio una pequeña sonrisa cuando ubico el brillante cabello de Ron casi al final de la mesa.

"He estado preocupada por ti," confesó ella. "Eres nuestro amigo ahora y se supone que nos cuidemos y últimamente parecías apagado. Digo siempre has tenido un dolor de cabeza y pareces tan cansado últimamente...sólo estoy...preocupada."

"Es el clima," aseguró "El calor llegando a mí."

"Bueno, ¿has estado durmiendo bien? Siempre estás bostezando o luciendo como si estuvieras a punto de quedarte dormido."

Él se encogió de hombros, "Me canso fácilmente."

Ella lo miró por un momento, "Entre tus alergias, los problemas con el calor y ahora toda esta cosa de estar cansado constantemente, estás cargado con problemas de salud, ¿no es así?"

Él rodó sus ojos, "Estoy perfectamente sano, gracias."

Ellos se sentaron y ella se rió, "Oh no te preocupes Toshiro no le diré a nadie que eres una pequeña cosa delicada."

"No soy pequeño ni soy delicado."

Ron resopló y lo empujo con el codo en broma, "Escucha a Hermione compañero. Ella siempre tiene razón."

"Bueno hay una primera vez para todo porque ella está más que definitivamente equivocada."

La conversación continuó hasta que Dumbledore entregó su alocución a la escuela y los fantasmas interpretaron un pequeño espectáculo de acrobacias aéreas y trucos que aprendieron con los años.

"¿Toshiro no vas a ir a las cocinas? No comiste el almuerzo," dijo Harry mientras pasaba un tazón de regaliz a Ron.

"Lo haré más tarde," respondió, "No tengo hambre en este momento."

Ron lo miró como si estuviera loco, "Algunas veces me asustas. Nunca comes y todavía te preguntas por qué las personas dicen que tienes un desorden alimenticio."

"No me preguntó. Me niego a perder mi tiempo en tales acusaciones ridículas."

"Ridículas dice."

El banquete continuó por varias horas durante el cual Ron comió una desagradable gran cantidad de dulces a un punto donde sólo observarlo hacia sentir mayormente con nauseas.

"Voy a volver," se levantó el shinigami.

"Vas a ir a la cama," preguntó Hermione en un tono maternal.

Él suspiró, "Todavía no. ¿Todos ustedes volverán pronto también?"

Harry asintió, " Sí, en cinco minutos supongo."

Toshiro comenzó a volver. Cinco minutos deberían estar bien. Él podía dejar a Potter fuera de su vista por cinco minutos. Los maestros todavía estaban en el salón y había cientos de estudiantes; nada podría pasar.

Dejó el ruidoso gran salón y encontró que el resto de la escuela estaba más o menos vacía. Palmeó su bolsillo para asegurar los trozos de pavo que había envuelto en un pañuelo para Ran estaban todavía allí antes de que comenzara a dirigirse en la dirección del agujero del retrato.

El taicho escuchó un estruendo del trueno y miró afuera de la ventana más cercana para encontrar una tormenta gestándose. El cielo casi había tenido un brillo verde cuando el rayo destelló violentamente sobre el lago. Se detuvo por un momento. Algo estaba mal. Una sensación de ansiedad se había establecido sobre él. Hitsugaya se concentró por un momento enfocándose en el flujo familiar de magia que lo envolvía.

Algo...estaba en el castillo. Algo que no pertenecía.

Dejó que la sensación lo guiara mientras comenzaba a correr completamente inclinado hacia la torre de Gryffindor. Algunos estudiantes que habían dejado el banquete se quedaron mirando cuando pasó.

"Acabas de ver—

Toshiro los ignoró mientras prácticamente volaba hacia arriba de las escaleras.

"Maldición," maldijo cuando la escalera en la que estaba comenzó a moverse. Otro conjunto de escaleras se movió hacia el piso que él necesitaba y la observó con cuidado. Resopló mientras escalaba en el pasamanos.

"¡Maldición! ¿Ese es el niño Hitsugaya allí arriba?" preguntó un estudiante a su amigo desde el piso inferior mientras veían hacia arriba.

Él respiró profundo antes de saltar fácilmente en las escaleras que necesitaba y comenzó a correr hacia la puerta.

"¡Maldita sea! ¡El niño está más loco de lo que todos dicen que está! ¡Vamos Caleb! ¡Vamos quiero ver a dónde va!"

La sensación estaba poniéndose peor y Toshiro maldijo mientras sacaba su gikongan y metía la píldora de alma en su boca. Rápidamente se volvió hacia el alma mod ocupando su gigai mientras estiraba sus brazos.

"No dejes que te vean. No puedo tener a nadie viéndote."

El alma asintió y miró alrededor por un momento antes de mirar al taicho en espera.

"Aquí adentro," gruñó Toshiro impacientemente cuando metió al alma mod en una pequeña entrada hacia un pasillo y empujó un traje de armadura para bloquearla.

"No exactamente sutil pero tendrá que funcionar."

El alma asintió cuando el chico de cabello blanco aceleró hacia el agujero del retrato. La sensación se estaba haciendo más fuerte, el vello en su nuca se erizaba. Ahora que estaba acercándose más pudo sentir algo más.

Era un alma...pero estaba dañada, no como la de un Hollow sino rota y desgarrada, desvaneció.

Saltó por una esquina y se encontró mirando a un hombre de aspecto asqueroso. Parecía estar discutiendo con la Señora Gorda y como si hubiera sentido que estaba siendo observado se volvió para enfrentar a Toshiro.

El hombre lo examinó, "Quién—qué demonios eres," dijo con voz rasposa cuando una daga de un bolsillo dentro de sus pantalones andrajosos.

El Shinigami analizó los movimientos del hombre. Eran casi animales y sin embargo parecía bastante débil en construcción.

"Yo podría hacerte la misma pregunta."

El hombre sonrió revelando dientes amarillos cuando avanzó, "Ah sí niño, pero me temo que yo te pregunté primero."

"Soy Toshiro Hitsugaya. Supongo que pude decir estoy a cargo de la seguridad aquí y supongo que tú eres Sirius Black. He estado esperando por esto," Toshiro gruñó cuando desenvainó a Hyorinmaru.

Black palideció ligeramente ante la vista de la katana antes de estabilizarse, "¿Crees que vas a matarme niño? ¿Siquiera sabes cómo manejar esa cosa?"

Hitsugaya sonrió, "No puedo darte todas las respuestas ahora ¿o sí?"

Black gruñó cuando arremetió hacia adelante intentando agarrar al taicho. Él fácilmente lo esquivó y corrió hacia el hombre con Hyorinmaru levantada. Black cayó al suelo como una roca en un intento por evitar el golpe.

La espada se hundió en su hombro y dio un grito cuando la sangre comenzó a gotear al suelo. La escarcha comenzó a formarse en la piel y el hielo comenzó a cubrir la herida dañando y rasgando a través del tejido cuando lo hizo.

"Tienes al tipo equivocado niño," dijo con voz rasposa cuando agarró a Hyorinmaru con sus manos sucias.

Toshiro permaneció con el rostro de piedra cuando implacablemente tiró de la katana del hombro del hombre, "¿Eres Sirius Black correcto?"

"Bueno sí—

"Entonces tengo al hombre correcto."

"Por supuesto él es el hombre correcto," chilló la Señora Gorda. "¡Ve por él niño ve por él!"

"Tengo que estar de acuerdo con ella."

"Pero-pero espera," Sirius tartamudeó mientras luchaba por ponerse de pie. "Escúchame."

Toshiro suspiró, "Esto no es nada personal. Estoy bajo las ordenes de proteger a Harry Potter y aprehenderte si es posible y matarte si es necesario."

"¿Hablas en serio?"

"Mucho."

"Bueno...en ese caso," El hombre desaliñado pareció casi doblarse sobre sí mismo mientras el pelaje comenzó a estallar de su piel.

"Qué demonios," el Shinigami gruñó cuando un gran perro repentinamente lo derribó, lanzándolo contra la Señora Gorda quien chillaba y fue derribado en el pasillo.

Toshiro sacudió su cabeza mientras sus ojos se reenfocaban después de que había golpeado su cabeza contra la pared de piedra mientras la Señora Gorda seguía gritando y chillando prácticamente histérica. Él se volvió para encontrar el lienzo de su pintura rasgado por las garras del perro—de Black.

Hitsugaya maldijo en voz baja cuando despegó en la dirección que el criminal había ido. La transformación lo había atrapado con la guardia baja. No pasaría de nuevo.

Necesitaba evitar a la multitud de personas que los gritos de la pintura estaba seguro atraería, por lo que aceleró su ritmo hasta que estaba corriendo por completo, su manto volaba detrás de él mientras iba.

"¡TOSHIRO!"

Él se deslizó para detenerse en el suelo de piedra. Harry, Ron y Hermione estaban mirándolo así como varios otros Gryffindor detrás de ellos.

"Qué está pasando," preguntó Harry "Todos están diciendo algo sobre La Señora Gorda siendo atacada por Sirius Black."

Potter se detuvo por un momento, "Espera, ¡¿es esa una espada?! ¿Qué—qué demonios estás usando?"

Entonces lo golpeó a Toshiro. Black lo había mirado, habló con él como había hecho la Señora Gorda y ahora Harry y los otros. Él no estaba en su gigai y sin embargo ellos podían verlo.

"Toshiro ¿exactamente qué está pasando?"

Diosa de la Fortuna por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

N/T: ¡Hola, qué tal! Me costó un poco de trabajo este capítulo debido a que no encontraba traducciones adecuadas… Quiero agradecerles mucho por los reviews que han dejado, así me motivan para seguir con la traducción… Y debido a que me lo pidió, este capítulo se lo dedico a Hoshi Usami Takahashi 009 muchas gracias por dejar tantos reviews y espero que recuperes tu ánimo, realmente no sé qué decirte, porque jamás me ha pasado algo así (sobre todo porque soy bastante ignorante en esos asuntos, aunque me pase por delante no lo vería) bueno, ¡animo!   

Él se deslizó para detenerse en el suelo de piedra. Harry, Ron y Hermione estaban mirándolo así como varios otros Gryffindor detrás de ellos.

"Qué está pasando," preguntó Harry "Todos están diciendo algo sobre La Señora Gorda siendo atacada por Sirius Black."

Potter se detuvo por un momento, "Espera, ¡¿es esa una espada?! ¿Qué—qué demonios estás usando?"

Entonces lo golpeó a Toshiro. Black lo había mirado, habló con él como había hecho la Señora Gorda y ahora Harry y los otros. Él no estaba en su gigai y sin embargo ellos podían verlo.

"Toshiro ¿exactamente qué está pasando?"


ooo

Toshiro se quedó mirando por un momento mientras su cerebro recitaba posibles excusas. Los estudiantes continuaron mirándolo mientras comenzaban a susurrar entre sí. Hermione dio un paso adelante, "Toshiro... ¿por qué estás usando eso?"

"Es...ceremonial...," comenzó no muy seguro de lo que debería decir. ¿Debería mentir? ¿Debería simplemente ignorarlos e ir tras Black y limpiar lo que había dejado más tarde? Lo último parecía ser la mejor opción, "Mira, lo explicaré más tarde sólo vayan... a donde sea que van en situaciones de emergencias."

El taicho salió corriendo por el pasillo ignorando los llamados de Potter y varias otras personas. Él sabía que los molestos adolescentes probablemente lo seguirían pero ese era el menor de sus problemas.

El Shinigami trató de concentrarse en rastrear los movimientos de Black mientras corría por los pasillos e ignoraba las extrañas miradas y gritos. Podía sentir el alma del fugitivo moviéndose a través de los pasillos y afuera de las puertas por delante de él y rápidamente utilizo el shunpo para llegar hacia donde él estimó que estaría Black.

Él apareció cerca del límite del bosque todavía lejos de la cabaña de Hagrid mientras la lluvia golpeaba la tierra. El perro patinó hasta detenerse ante la vista del chico de cabello blanco apareciendo delante de él y rápidamente cambió de vuelta en su forma humana, "¿Qué demonios eres? ¡No puedes ser humano!"

Toshiro desenvainó a Hyorinmaru mientras miraba al hombre, "Eso no te concierne. Estás desarmado, ríndete." La lluvia que había estado cayendo se convirtió en nieve mientras sus ojos brillaban en la oscuridad.

"Te estoy diciendo que tienes al hombre equivocado. ¡Todo esto es un enorme malentendido, yo no asesiné a esas personas!"

"No estoy aquí para determinar tu culpa o inocencia; simplemente estoy aquí para apresarte."

"Por favor," rogó el hombre, "Sólo dame una oportunidad. Prometo que puedo probar a todos que yo no lo hice. ¡Peter, él todavía está vivo! Ha estado escondiéndose todo este—Oh Dios."

Black se detuvo cuando palideció y su frágil cuerpo comenzó a temblar. Hitsugaya avanzó hacia el hombre sólo para caer sobre sus rodillas y sus pulmones comenzaron a paralizarse. Su fuerza de repente se había ido y la oscuridad se deslizó en su visión aun mientras trataba de pestañear para alejarla.

"Dementores," respiró Black mientras miraba al taicho. "Están viniendo por mí."

Hitsugaya apretó sus dientes mientras luchaba por levantarse, "Sugiero que vengas conmigo antes de que tomen tu alma."

"Ir contigo," Sirius se echó a reír cuando miró a quien sería su captor, "A penas puedes mantenerte en pie niño." Toshiro trató de forzar a sus pulmones a funcionar mientras usaba a Hyorinmaru para apoyarse.

Su asignación de Dumbledore era capturar a Black pero su misión de la Sociedad de Alamas tenía prioridad y sus órdenes eran proteger las almas de los vivos. Él no podía mantenerse al margen y dejar que el alma del hombre sea devorada por las criaturas; iría contra todo lo que el Gotei trece representaba. "Corre," jadeó.

Black se quedó mirando, "¿No vas a amenazarme? ¿Tratar de 'arrestarme'? ¿Qué le pasó a esa actitud arrogante tuya?"

"Sólo vete," gruñó Toshiro cuando finalmente se levantó, tambaleándose "De lo contrario consumirán tu alma lo cual es algo que yo no puedo permitir." El viento agitó las hojas de los árboles y sacudía sus cabellos y Black se estremeció en sus harapos, "Lo que quieras niño."

Cambió de vuelta en la forma de un perro y se echó a correr en los árboles mientras Toshiro comenzaba a caminar de regreso al castillo. Podía sentir su fuerza siendo lentamente drenada a medida que los Dementores se acercaban. Se encontró temblando, algo que él no había hecho desde que estaba vivo cuando el castillo entro a la vista.

El taicho cayó al suelo cuando sus piernas se rindieron y sus pulmones se negaban a trabajar apropiadamente. Agarró la empuñadura de su espada firmemente cuando un sonido de succión se reunió en sus oídos. Él había escuchado muchas cosas en su tiempo, gritos de los heridos, el sonido del metal cortando a través de la carne, de la sangre salpicando el pasto pero nunca había escuchado algo tan misterioso, algo tan aprensivo. Parecía hacer eco a través de su cuerpo.

El shinigami de cabello blanco estalló en un frío sudor cuando el sonido se volvió más alto, parecía multiplicarse.

Estaban viniendo por él.

Gruñó mientras forzaba a su cuerpo protestando a ponerse de pie. El mundo giró peligrosamente cuando los Dementores se deslizaron hacia él desde el este, la misma dirección de la que el viento estaba viniendo.

Toshiro exhaló con pesadez cuando trataba de estabilizarse y calmar su cabeza palpitando, "¡Congela los cielos helados! ¡Hyorinmaru!"

Disfrutó de la sensación de la zanpakuto en sus manos. El aire alrededor de él comenzó a enfriarse pero en lugar del duro frío los Dementores lo envolvieron en este frío que era confortablemente familiar. El suelo debajo de sus pies comenzó a congelarse mientras se preparaba y los Dementores envueltos en negro se deslizaron hacia él en el viento.

Balanceo la katana hacia un lado enviando el dragón de hielo hacia las criaturas entrantes. Resopló, su respiración saliendo en vapor blanco cuando los Dementores fueron estrellándose en el suelo, congelados.

Algunos se hacían añicos en el impacto mientras los otros se hundían en el suelo blando. Cualquier control de su cuerpo que había tenido desapareció rápidamente y el taicho cayó al suelo cuando la oscuridad con la que había estado luchado inundo su visión.

Mientras yacía en el césped cubierto de hielo, con Hyorinmaru todavía apretada flojamente en su mano vagamente podía escuchar a alguien llamando su nombre. Alguien estaba sacudiéndolo pero él no podía encontrar la fuerza para abrir sus ojos y ver quién. Sintió un dedo presionar en su pulso antes de que un par de brazos fuertes lo levantaran del suelo y suavemente tomará a Hyorinmaru de su mano...


ooo

Harry se quedó mirando con la boca abierta después de que el transferido de cabello blanco se fue mientras luchaba por encontrar algo que decir. "¡¿Qué demonios fue eso?!" Bueno, al parecer Ron se había encargado de eso por él.

Hermione parpadeó como un búho, "Yo...no estoy segura..." Los otros estudiantes detrás de ellos habían seguido las instrucciones de Hitsugaya y caminaron de vuelta a la sala común. El adolescente con gafas continuó mirando, "Juro que él tenía una espada. Una maldita espada. ¿Por qué diablos un estudiante necesita una espada?"

"Dijo que era ceremonial," dijo Hermione.

"¿Ceremonial? Para qué," preguntó Ron "¿Sacrificios humanos? Él es más un fenómeno de lo que pensé que era."

Hermione frunció el ceño, "No podemos saltar a conclusiones."

"Saltar a conclusiones," dijo Ron con incredulidad mientras ondeaba sus manos salvajemente en la dirección que Hitsugaya se había ido "¡Él está caminando por allí con una espada Hermione! ¡Si alguna vez ha habido un momento para saltar a conclusiones yo creo que este sería!"

Harry se dio vuelta ante el sonido de pasos corriendo viniendo detrás de ellos. El profesor Lupin estaba corriendo por el pasillo, varita en mano. "Profesor," llamó Hermione. "¿Qué está pasando?"

Su maestro de sorprendente aspecto animado patinó hasta detenerse, "¿Vieron a alguien venir por aquí?"

Harry asintió, "Hitsugaya acaba de salir corriendo por ese camino."

"Tenía una espada Profesor," Ron prácticamente gritó, "¡Una espada, quién sabe que va a hacer con ella ese lunático!" Lupin asintió y se fue corriendo por el pasillo hacia las puertas de la escuela.

Hermione suspiró, "Será mejor que vayamos a la sala común."

"¿Estás loca?" preguntó el pelirrojo "quiero ver qué pasa."

La adolescente de cabello tupido lo fulminó con la mirada, "Si no has olvidado Sirius Black, como el asesino, acaba de irrumpir en Hogwarts. Ellos van a estar cerrando la escuela en cualquier minuto. No puedo creer que esto esté pasando..."

Harry asintió y agarró el codo de Ron antes de conducirlo hacia la torre Gryffindor.

"¡P-pero Harry! ¡¿No quieres ver qué pasa?!" El adolescente de ojos verdes asintió, "Si, pero lo descubriremos más tarde. Ahora mismo Hermione tiene razón."

Harry miró de vuelta en la dirección que Hitsugaya y Lupin habían ido. Tan pronto como viera al estudiante de intercambio de nuevo lo interrogaría sobre los eventos de la noche. Black había irrumpido en el castillo y el chico de cabello blanco había estado corriendo por la zona con una espada ni menos. ¿Él estaba trabajando con Black? ¿Pero por qué? ¿Qué podría tener que ganar?


ooo

Ellos había sido forzados a pasar la noche en el salón principal y Hitsugaya todavía no aparecía. La escuela entera estaba en un alboroto sobre su extraño comportamiento la noche anterior y las personas estaban buscando respuestas.

Incluso la mayoría de los maestros parecían no tener idea de lo que había pasado al estudiante de intercambio. Los rumores de que Black lo había asesinado se estaban esparciendo como la pólvora mientras otros especulaban que él estaba trabajando con el criminal.

Todos los susurros estaban comenzando a ser bastante molestos pero para Neville, eran francamente inquietantes, "Escúchenlos hablar de él. ¡Ni siquiera le han dado una oportunidad para explicar!"

Ron se encogió de hombros cuando el desayuno apareció en las mesas de las casas, "Tienes que admitir que si un tipo va por allí cargando una espada y corriendo cuando se supone que Black está en el castillo, las personas van a pensar que él tiene algo que ver con ello."

Harry asintió en acuerdo desde su lugar junto a su mejor amigo, "Él tiene que dar algunas explicaciones eso es seguro."

"Pero nadie lo ha visto," protestó Neville "¡Podría estar herido o—o pero todo lo que pueden hacer es esparcir horribles mentiras sobre él!"

Ron rodó sus ojos mientras untaba mantequilla en una rebanada de pan tostado, "No puedes decir exactamente que están mintiendo si ni siquiera sabes qué pasó en realidad." Hermione quien había estado callada por la mayor parte de la mañana finalmente habló, "Bueno, cuando lo veamos de nuevo sólo tendremos que preguntarle ¿no?"

Neville asintió en acuerdo cuando la mesa quedó en silencio excepto por el tintineó de los cubiertos.


ooo

Cuando su consciencia comenzó a regresar Toshiro se dio cuenta de que estaba acostado en una cama que no era la suya. Si su sentido del olfato estaba diciéndole algo él estaba en el escuadrón cuatro de nuevo. Podía escuchar el sonido de zapatos—tacones de mujer resonando contra el suelo de baldosas.

¿Tacones? Ningún shinigami que se respete nunca—Un par de ojos verde azulado se abrieron para encontrarse mirando a un techo desconocido. Toshiro giró su cabeza hacia un lado y se dio cuenta de que estaba en la enfermería, no el escuadrón cuatro como había asumido inmediatamente.

Dejó que sus ojos se cerraran de nuevo mientras trataba de recordar exactamente qué había hecho para encontrarse acostado allí. Él había estado volviendo de la cena cuando había sentido una extraña presencia dentro de la escuela... El taicho golpeó su frente cuando recordó que dejó escapar a Black. Demonios, él había enviado a Black lejos.

"Ah, veo que estás despierto."

Toshiro abrió sus ojos para encontrar a Madame Pomfrey mirándolo con lo que parecía ser una barra de chocolate en la mano. "Prácticamente le diste al Profesor Lupin un ataque al corazón querido niño."

"Me...disculpo."

"Bueno no es conmigo con quien debes estar disculpándote," dijo ella cuando puso una mano en su frente y comenzaba a chequearlo, "¡Pobre Remus estaba en pánico; encontrarte yaciendo empapado en esta horrible lluvia!"

Toshiro hizo a un lado una de sus bastante frías manos cuando se movió en una posición sentada. Casi se arrepintió inmediatamente cuando la habitación comenzó a girar y un sonido comenzó a retumbar en sus oídos. Cerró sus ojos muy apretados mientras trataba de recomponerse.

"Vamos cariño, acuéstate," dijo la enfermera con suavidad mientras ella lo acostaba con facilidad en las almohadas. "Esos Dementores son unos pequeños canallas desagradables. Tendrás que tomarlo con calma por algún tiempo; te causaron bastantes problemas."

Hitsugaya trató de escuchar lo que ella estaba diciendo pero se sintió como si hubiera algodón metido en sus oídos cuando se acostó. Era como si toda la fuerza había huido de su cuerpo...su cuerpo. Algo había estado mal...si sólo pudiera recordar. ¿Qué había sido? ¡Había sido importante, vital! Era todo lo que sabía.

"Tenías un horrible..."

Su cuerpo... ¿había sido herido? No, eso no era...Su mente se negaba a cooperar. Prácticamente podía sentir la respuesta viniendo a él, estaba justo allí pero él no podía comprenderla. Algo sobre su cuerpo y Potter preguntándole algo...

La cama de repente parecía muy cómoda y Toshiro suspiró mientras se relajaba en la almohada. Todo parecía estar nebuloso y su visión nado. Sólo cerraría sus ojos por un momento, sólo un momento.

ooo

"Podían verme," siseó Toshiro cuando se sentó en la cama. Por la luz viniendo de las ventanas podía decir que había dormido toda la noche y el día, parecía estar atardeciendo.

"Creo que sí."

El taicho se giró para encontrar a Dumbledore sentado en la cama junto a él sonriendo suavemente, "Me alegra que estés bien. Cuando el Profesor Lupin me dijo que te había encontrado desmayado afuera en la lluvia, debo admitir que estaba bastante preocupado."

Toshiro lo miró fijamente, "¿Preocupado de que fueras a perder a tu prescindible guardia?"

El director suspiró cuando se levantó, "Vamos Sr. Hitsugaya pensé que habíamos aclarado esto. Estaba verdaderamente preocupado; me preocupo por todos mis estudiantes, eso te incluye a pesar de lo que puedas pensar." Toshiro apenas podía creer eso. "Ahora, ¿puedes decirme qué pasó la noche anterior? He estado escuchando muchos rumores de tu aparente muerte y cómo fuiste visto corriendo por los pasillos cargando una espada después de la entrada de Black. ¿Te importaría explicar?"

Hitsugaya suspiró mientras se deshacía de las cubiertas, "Sentí la presencia de Black por lo que fui y lo confronté. Él me atrapó con la guardia baja y escapó antes de que pudiera detenerlo. Los Dementores aparecieron pronto después de eso."

El anciano se quedó mirando, "¿Y qué es esto que escuché de varios Dementores encontrados congelados afuera en los terrenos contigo?"

"Ellos atacaron y yo traté con ellos en consecuencia."

Dumbledore asintió, "Pero ¿puedo preguntar dónde está esta espada?"

Toshiro dejó que su mirada se deslizara por la habitación. Su haori había sido doblado cuidadosamente y colocado en una silla cercana y el fajín verde que normalmente usaba estaba colgando en uno de los brazos. Hyorinmaru no estaba a la vista.

"Me temo que está equivocado Director. No tengo una espada. Es sólo un rumor esparcido por los estudiantes. Estoy seguro de que conoce su propensión a los chismes."

El anciano sonrió, "Sí, me temo que sí. Bueno si es sólo un rumor me retiraré pero debo admitir que estoy bastante curioso en cuánto a lo fuertes que son tus poderes. Será interesante mirarte por los siguientes meses."

El Director se levantó y comenzó a irse. Toshiro podía sentirse relajándose cada vez más cuando la distancia entre ellos incrementó. "Oh y Toshiro," llamó Dumbledore desde la puerta.

"Si sucede que no es sólo un tonto rumor, agradecería mucho si la siguiente vez no permites que cualquiera de los estudiantes pongan los ojos en ti. Esas ropas que estás usando ya son lo bastante malas pero no puedo tenerlos pensando que he permitido un arma en los terrenos. Estoy seguro de que entiendes," sonrió mientras cerraba la puerta detrás de él.

Madam Pomfrey se asomó a través de la puerta de su oficina, "¿Se fue?" Toshiro asintió. "Bien, necesitas descansar," dijo la enfermera con severidad mientras llevaba una gran bandeja de comida hacia su cama. "Ahora quiero que comas todo eso, ¿me entiendes? Estás tan delgado como una ramita de acuerdo con el Profesor Lupin y ligero como un pájaro. A tu edad al menos debes ser el doble del peso que tienes ahora. Por qué..."

Ella continuó canturreando sobre sus hábitos alimenticios mientras vertía algunas pociones en un gran vaso y cortaba algo del bistec en trozos.

"De verdad, no estoy— "No voy a aceptar nada de eso," ella lo interrumpió mientras establecía la bandeja en su regazo. "Todo lo que has comido el último día son algunas tabletas de chocolate y algunos reductores de fiebre. Necesitas comer."

Hitsugaya se quedó mirando, "¿Chocolate? Nunca comí—

"Oh cariño estabas tan fuera de ti que apenas lo notaste. Pásate la mayor parte del tiempo murmurando tonterías."

Toshiro miró la bandeja. Habían sido meses desde que había estado fuera de su gigai y no había comido nada. Suspiró antes de tomar el tenedor y escoger la carne. Había sido una tortura tener que sentarse en el salón principal y oler toda la comida sin ser capaz de comerla.

Terminó ignorando la carne y en cambio comió la sopa y los pocos vegetales que le habían dado. Madam Pomfrey regresó al lado de su cama ante el sonido de él bajando la bandeja y frunció el ceño, "Bueno, al parecer no sólo pesas tanto como un pájaro, comes como uno también."

Él se encogió de hombros y movió sus piernas colgando hacia el lado de la cama, "¿Puedo irme ahora?"

La enfermera lo ignoró por un momento mientras limpiaba su bandeja, "Serás capaz de volver a clases mañana pero hasta entonces te quiero aquí."

"Le aseguro que estoy perfectamente bien," gruñó. Madam Pomfrey lo miró fijamente pero fue interrumpida de decir algo por un golpe. La puerta se abrió para revelar a un Profesor Lupin de aspecto bastante cansado de pie en el pasillo, "¿Me estaba preguntando si podría hablar con el Sr. Hitsugaya por un momento?"

La mujer rodó sus ojos antes de asentir y desapareció en su oficina. El hombre caminó hacia él, claramente escondiendo algo dentro de su túnica pero después de un momento cuando Toshiro sintió un flujo de frío familiar fluir sobre él y el tamborileo de poder que él sabía qué era.

El hombre extrajo con cuidado a Hyorinmaru desde el interior de la tela y la puso al pie de la cama, "Encontré esto contigo la noche anterior." Toshiro agarró la espada y se deslizó de la cama, negándose a quedarse allí mientras el hombre estaba de pie e hizo un gesto hacia una de las sillas. El Profesor asintió antes de tomar asiento y el Shinigami se sentó en frente de él.

"Gracias por cuidar de ella. Es muy valiosa para mí."

El hombre sonrió, "No hay problema. Sé que tú y el Director no...Están de acuerdo sobre muchas cosas concerniente a tus orígenes. No estoy seguro si la espada tiene mucho que ver con eso pero por tu bien decidí que era mejor aferrarme a ella."

Toshiró bajó su cabeza en agradecimiento, "Elegiste correctamente."

Lupin sonrió, "Eres un chico extraño eso te lo concedo. ¿Supongo que no me darás alguna idea de dónde procedes?"

Hitsugaya dudo por un momento, pero le debía una al hombre, "¿Qué tan bien has sido informado?"

El Profesor parecía bastante sorprendido por un momento pero se recobró rápidamente, "Bueno, sé sobre todo el...asunto...muerto. Pero uh, me dijeron que eres algún tipo de luchador," dijo interrogante. "Por lo que he escuchado yo diría que un soldado, Dumbledore me ha transmitido la mayor parte de su información y las teorías pero incluso él no tiene una idea clara de todo."

Toshiro sonrió, "Y espero mantenerlo de esa manera." Lupin rió. "Soy una especie de soldado. Lo he sido por muchos años."

"¿Puedes decirme cuán viejo eres?"

"Qué edad crees que tengo," preguntó Hitsugaya cuando se sentó en la silla. El Profesor lo consideró por un momento, "Bueno, eres mayor que Dumbledore por lo que tal vez... ¿cien?"

"¿Confió en que nada de esto llegara a oídos del Director?" Lupin asintió, "Si ese es tu deseo."

"Estás cerca. Tengo ciento veintiuno."

El hombre silbó cuando se inclinó hacia adelante y apoyó sus codos en sus rodillas, "Eso es bastante viejo para alguien que luce tan joven."

Toshiro se encogió de hombros, "Los de mi tipo envejecen más lentamente que un humano vivo normal e incluso entonces puede variar entre nosotros."

"Toda esa cosa de no comer, ¿tiene algo que ver con tu situación?" Hitsugaya asintió. "¿Y el cabello y los ojos?"

"Obtengo las mismas miradas extrañas entre los de mi tipo como aquí. Aunque creo que la mayoría se ha acostumbrado a mi apariencia. Sin embargo, como un niño era tratado de manera similar a como lo fui aquí cuando llegue."

Lupin asintió, "Hagrid mencionó algo acerca de ti diciendo que habías sido tratado mal."

Toshiro suspiró, "Te daré una pregunta más."

El hombre demacrado asintió y pensó por un momento, "Entonces, ¿hay vida después de la muerte?"

El joven de cabello blanco asintió, "La hay."

"¿Pero qué pasa cuando mueres? ¿Mueres?"

"Todo en el universo eventualmente llega a su fin. Nuestras vidas no son diferentes. Crecemos, envejecemos, nos enfermamos, y nos lesionamos al igual que tú. Pero incluso nosotros no sabemos las respuestas. Hay tantas teorías en mi tierra natal sobre la otra vida como las hay en el mundo de los vivos."

Lupin se echó a reír, "Bueno, ¿no es esa una broma cruel? Finalmente descubres la respuesta a la pregunta más grande en la tierra sólo para encontrarte sin idea de nuevo."

Toshiro rió, "Sí, supongo que es algún tipo de broma cósmica."

"Debe haber sido frustrante," suspiró el hombre.

"Nunca pensé mucho en ello," le informó Toshiro.

El Profesor asintió, "¿Una pregunta más?" El taicho frunció el ceño pero aceptó al final, descubrió que estaba disfrutando esto.

"He perdido personas muy importantes para mí," Dijo el hombre lentamente, con cautela, "¿Y...es una buena vida—la otra vida? ¿Es hermosa y pacifica...son felices?"

Toshiro frunció el ceño, "Siento mucho tu perdida. Pero la otra vida, no es lo que crees que es; es bastante diferente de lo que la mayoría de las religiones afirman que es. Es bastante similar a vivir en realidad. Las personas pueden ser felices o pueden estar desoladas. Dudo mucho que alguna vez yo haya conocido a tus amigos y es poco probable que alguna vez lo haga. Ahora estamos a mano."

El hombre le dio una mirada interrogante, "¿A mano?"

"Sí. Tú me ayudaste y ahora he hecho algo por ti. Ya no estoy en deuda contigo."

"Ah sí, supongo que lo estamos," dijo mientras se levantaba para irse. "Gracias por responder mis preguntas, como acordamos nada de esto será transmitido a Dumbledore." El Profesor de Defensa contra las Artes Oscuras sonrió mientras caminaba hacia la puerta, "Sabes, él tiene buenas intenciones. No es como si disfrutara de tener que usarte así."

Toshiro se quedó mirando después de que el hombre había cerrado la puerta y había sido dejado solo en la gran habitación. El pequeño taicho miró a Hyorinmaru por un momento antes de levantarse lentamente. Su balance aún no estaba al cien por ciento, pero tendría que hacerlo. Necesitaba volver a su gigai y averiguar por qué todos podían verlo cuando no estaba en su cuerpo falso.

"Por otra parte," Murmuró para sí mismo mientras salía por la puerta. "Si todos pueden verme realmente no hay ninguna razón para usar la cosa."

El único problema sería dónde podría guardarlo hasta que de alguna manera pudiera volver. Si la situación empeora simplemente podría botarlo en el lago. Sólo tendría que envolverlo en algo y hacerlo pesado con algunas rocas.

Los pasillos estaban en su mayoría vacíos debido a la hora tardía y Toshiro no pudo evitar sentirse bastante afortunado por una vez. Un poco más temprano y él habría tenido que tratar ser bombardeado con preguntas.

El estudiante de intercambio de cabello blanco suspiró mientras caminaba hacia el agujero en el retrato y encontró que la Dama Gorda ya no estaba custodiando la torre Gryffindor. En su lugar un caballero bastante pendenciero parecía haber asumido el cargo.

"Recibe un corte," gruñó el hombre cuando levantó su espada en alto.

"Mira, sólo quiero entrar en la torre," Toshiro suspiró con impaciencia.

"Entrar," preguntó el hombre "¡¿Quieres entrar?! Entonces dame la contraseña blandengue—

"Luces de Hadas."

"Ha," Gritó el caballero "¡Mal, demonio!"

"No," siseó el taicho, "Es correcta. Ahora sugiero que me dejes entrar antes de que te arranque de esa pared y te arroje por la ventana más cercana, ¡mi paciencia se está acabando!"

El hombre se hecho hacia atrás y se escondió detrás de su caballo, "¡T-tienes razón buen señor!"

"Gracias," dijo Toshiro secamente mientras subía a través del agujero y hacia la sala común. Casi gimió cuando el calor lo golpeó. Parecía diez veces peor ahora que él no estaba en su gigai. Mierda. Había olvidado recoger su gigai en el camino.

Comenzó a debatir consigo mismo sobre si podría molestarse en ir y recuperar el cuerpo o si sólo podría recogerlo en la mañana.

"¿Toshiro?"

El shinigami en cuestión se giró para encontrar a Harry y sus amigos sentados delante del fuego ardiendo mirándolo, sus ojos pegados a la katana que sostenía en su mano. Casi había gruñido ante el hecho de que él no había notado que estaban allí.

Estaba perdiendo su toque. Normalmente era él quien sorprendía a la gente.

Tal vez ellos sólo lo dejarían hasta la mañana y lo interrogarían en el desayuno. Harry se levantó de la silla en la que había estado sentado, su mano en el bolsillo de su túnica, lo más probable agarrando el mango de su varita, "Creo que es tiempo de que nos digas exactamente cuál es tu asunto aquí en Hogwarts."

Como si él fuera a tener tanta suerte.

El Anzuelo por Pink Angel Feathers

Tal vez ellos sólo lo dejarían hasta la mañana y lo interrogarían en el desayuno. Harry se levantó de la silla en la que había estado sentado, su mano en el bolsillo de su túnica, lo más probable agarrando el mango de su varita, "Creo que es tiempo de que nos digas exactamente cuál es tu asunto aquí en Hogwarts."

Como si él fuera a tener tanta suerte.


ooo

Toshiro entró a la habitación y con cuidado puso a Hyorinmaru en una de las mesas. La última cosa que necesitaba era que Potter entrara en pánico y disparara algún hechizo al azar que haría Dios sabe qué, "Soy un estudiante, al igual que tú y apreciaría si dejas de lado tu varita."

Harry pareció sorprendido por un momento pero rápidamente hizo lo contrario y sacó la varita de madera de su bolsillo, "Bueno, yo apreciaría algunas respuestas."

Los dos se miraron el uno al otro mientras el fuego crepitaba y Ron y Hermione continuaron mirando. Toshiro suspiró, "Potter, si lo que quieres es tener un glorificado concurso de miradas entonces me retiró por esta noche."

El adolescente con gafas estrecho sus ojos, "Necesitamos respuestas Hitsugaya. ¡Te vimos corriendo mientras Black aparece en el castillo, con una maldita espada y luego desapareces por un día y una noche! ¿Qué diablos está pasando?"

"Y mira lo que estás usando," dijo Ron. El taicho ignoró el comentario del pelirrojo mientras recogía a Hyorinmaru y se preparaba para irse.

Harry acechó, "¡Hablo en serio! Si no supiera mejor—y sabes que tal vez no lo hago; pero yo diría que estabas trabajando con Black y de acuerdo con lo que escuche a Dumbledore decir la noche anterior, él está tras de mí. ¿Entonces es por eso que siempre estás cerca de nosotros? ¡¿Tratando de acercarte a mí para que puedas traer a Black para que él pueda deshacerse de mí?!"

El Shinigami se quedó mirando con incredulidad, "¿Siempre cerca de ti? Si lo has olvidado Potter originalmente estaba en Ravenclaw y ustedes fueron los que se acercaron a mí."

Ron se levantó de su asiento y señaló con un dedo acusador al chico de cabello blanco, "¡Pero no estás en Ravenclaw ahora! ¡¿Entonces qué hiciste?! ¡¿Hablar con Dumbledore para transferirte después de que tu plan no funcionó?!"

Hermione se palmeó la frente y suspiró cuando Toshiro arqueó una ceja ante el perturbado hijo Weasley, "Creo que ambos necesitan calmarse. Especialmente tú Ronald, parece como si estuvieras a punto de estallar como un vaso sanguíneo."

Hermione finalmente parecía haber tenido suficiente, "Él tiene razón. Todo lo que necesitamos es respirar profundo y calmarnos para solucionar esto."

"Él está tramando algo Hermione," gruñó Ron. Harry asintió en acuerdo, "Ron podría tener razón. Tenemos que asegurarnos que él no está tramando algo."

"No 'podría', tengo razón," gruñó el pelirrojo mientras observaba a Toshiro quien se había sentado en su silla favorita junto a la ventana, "¡Sólo míralo!"

"¿Mírame?"

"¡Sí! Con tu espada y—¡y tu cabello y tus ojos! Y mira la manera en que estás vestido. Apuesto que estás aliado con Black."

"Sólo por la manera que me veo, crees que estoy trabajando con Black," dijo Hitsugaya lentamente mientras miraba al adolescente pecoso. "Es maravilloso ver los prejuicios en acción en la sociedad moderna."

Harry miró fijamente, "¡No le hables como si fuera un idiota!"

"Bueno, ¿cómo más esperas que le hable?"

"Estás siendo un im— "¡Todos ustedes cállense!"

Los tres chicos se volvieron para encontrar a una muy molesta Hermione parada cerca de la chimenea, "Esto no está calmando las cosas y he tenido suficiente."

Sus dos amigos se calmaron al instante mientras Toshiro permaneció donde estaba.

"Pero Toshiro, ellos tienen razón. Necesitamos algunas respuestas. Estoy segura de que te das cuenta que luces bastante sospechoso y debo decir que no estoy cómoda con el hecho de que estas cargando un arma."

El mencionado chico se encogió de hombros, "Con lo que te sientas cómoda no es asunto mío."

Hermione lo miró fijamente, "Si bueno, nosotros somos los de las varitas en este momento, por lo que te sugiero que nos des algunas respuestas."

Toshiro quería señalar que era él el que tenía la espada pero tenía la sensación de que no haría nada para aliviar la situación. Luego estaba siempre el hecho de que no se suponía que la usara en los estudiantes...Dumbledore lo había prohibido como cuestión de hecho. Yamamoto también estaría extremadamente disgustado si descubría que uno de sus capitanes había dañado a un niño, incluso si él veía a dicho capitán como un niño.

"Ahora," dijo Hermione mientras acercaba varias sillas hasta donde Toshiro estaba sentado, "Todos vamos a sentarnos, en silencio y en calma y resolver esto como personas civilizadas."

Harry le dio una mirada de incredulidad mientras Ron se quedaba con la boca abierta, "¿Resolver esto? ¡Hermione él se ha unido a un asesino que quiere matar a Harry!"

Ella le dio una mirada fulminante, "Ron si de verdad crees eso, entonces no eres tan inteligente como pensé que eras. Admito que esto parece...sospechoso, pero Toshiro es un joven perfectamente agradable, quien déjame recordarte se mudó aquí de un país extranjero. Tampoco tiene ninguna razón para querer a Harry muerto, ¿a menos que Harry le haya hecho daño de alguna manera que no seamos conscientes...?" Harry negó con su cabeza.

"Bueno ahora dime, ¿por qué Toshiro querría matarlo? Simplemente no hay razón detrás de ello, por lo que estoy segura de que él tiene una explicación lógica de por qué fue visto corriendo fuera de la escuela con una espada usando ropas extrañas y por qué desapareció después."

Harry suspiró mientras se sentaba junto a su amigo y Ron lo siguió pronto. "Vaya," Hermione asintió con satisfacción. "Harry guarda la varita."

Potter le lanzó una mirada fulminante mientras continuaba sosteniendo la varita y Ron sacó la suya de sus ropas. El adolescente con gafas se enfocó en el transferido de cabello blanco, "¿Hitsugaya por qué estás aquí? Creo que nos merecemos mucho saber eso."

"Estoy aquí para aprender al igual que tú." No era una mentira completa.

"Sabes lo que quiero decir," espetó Harry "¿Y qué pasaba contigo corriendo ayer? Y luego desapareciste" Se detuvo por un momento antes de comenzar de nuevo, "¡Nosotros...estábamos preocupados y Neville estaba prácticamente en pánico! ¡Y esa chica de Ravenclaw, bueno con ella fue difícil de decir pero parecía preocupada también!"

El Shinigami sintió una punzada de culpa por preocupar a sus únicos amigos, los dos merecían más que eso. Harry pareció desinflarse y toda la furia pareció dejar su cuerpo, "Digo...las personas estaban diciendo que habías sido asesinado y queremos ser tus amigos Toshiro y los amigos se preocupan."

Toshiro suspiró, "Me disculpo por preocúpalos."

Ron lo fulminó con la mirada pero incluso él pareció calmarse, "Si bueno, si somos tus amigos creo que al menos merecemos la verdad."

"Vamos a seguir molestándote hasta que nos digas," añadió Harry. Hermione asintió y dio al pequeño taicho una sonrisa. Hitsugaya se sintió frustrado por decir lo menos. Ellos fueron de gritar ridículas acusaciones a decir cuán preocupados estaban porque él era su amigo en cuestión de momentos.

Los vivos pueden ser tan imprudentes. Pero no obstante también los muertos.

Sin embargo, ellos tenían razón, al menos en cierta manera. Ellos merecen saber algo de la verdad y de verdad no era malo para él. En todo caso Dumbledore sería el que tendría que tratar con las consecuencias más tarde.

Con ese pensamiento incitando sus acciones, Toshiro exhaló en voz alta antes de abrir sus ojos que no se había dado cuenta que había cerrado, "Puedo decirles ahora mismo que no estoy trabajando junto a Black para matar a Harry."

Hermione frunció el ceño, "¿Pero eso significa que estás aquí por otra razón? ¿Otra además de la educación?"

Toshiro asintió, "Terminé mis estudios hace algún tiempo." Varias décadas en realidad y él nunca terminó su educación mientras vivía pero tenía un vago recuerdo de ser dejado en el mismo edificio todos los días y estar rodeado por otros niños.

Harry se quedó mirando, "Pero...eres tan joven. ¿Cómo pudiste haber terminado la escuela?" Toshiro sonrió, "Soy un poco mayor de lo que parezco." Si sólo supieran.

"¿Cuánto más?"

"Un buen número de años." Ellos asintieron.

"Muy bien," comenzó Ron "Entonces ¿cuál es la verdadera razón de que estés aquí? Digo, no estás aquí por la escuela si realmente terminaste."

Toshiro consideró sus opciones por un momento. Él podría decirles la verdad sobre los Dementores y el pacto con Dumbledore o podría tomar el camino fácil... "Fui contratado para proteger a Harry."

Dicho niño le dio una mirada interrogante, "¿Protegerme?"

Él asintió, "Sí, fui contratado para protegerte de Sirius Black. Estaba persiguiéndolo el otro día cuando me vieron."

"¡Pero—pero incluso si eres mayor, todavía eres demasiado joven para estar persiguiendo a un peligroso criminal! Incluso los Aurores están cansados de él. Cómo esperas tú capturarlo," preguntó Hermione bastante perpleja.

"Fui contratado por una razón," dijo Hitsugaya firmemente "Esa razón es que soy capaz de capturar si no fuera así matarlo."

Los tres simplemente lo miraron mientras Ran se arrastraba por el suelo antes de saltar y establecerse en el regazo del taicho. Ron fue el primero en hablar, "Bueno uh...teníamos algunas cosas mal."

Toshiro asintió mientras acariciaba el suave pelaje de Ran, "Eso hicieron."

Hermione le dio un codazo al pelirrojo. "Discúlpate."

Ron suspiró, "Si bueno, supongo que sobre reaccioné y uh...me burle de tu cabello y tus ojos y la manera en que te vistes y uh, sí lo siento."

Harry asintió, "Ambos lo sentimos. Pero voy a decir ahora mismo que no necesito la protección de nadie. No soy un niño que necesita una niñera," continuó con fuerza. "Puedo cuidar de mí mismo sin importar lo que Dumbledore diga."

Hitsugaya resistió el impulso de burlarse y en cambio se sentó en silencio cuando una briza particularmente fría se filtró por la ventana. Mientras los otros se estremecieron, él inhaló profundamente tratando de abarcar la mayor cantidad del maravilloso aire perfumado tanto como podía. Ran se enterró más profundo en su haori para escapar del frío.

Después de unos momentos de vergonzoso silencio "Hemos...terminado aquí," preguntó Toshiro.

"Oh, sí," asintió Harry.

"Bueno, entonces voy a retirarme por esta noche."

Con eso el joven Shinigami se levantó con Ran acurrucado en sus brazos y caminó hacia el dormitorio. Cuando estaban seguros de que el chico estaba fuera del alcance del oído, los tres Gryffindor se movieron lejos de la ventosa ventana y volvieron al fuego.

"Entonces qué piensan," preguntó Harry cuando se estableció en su asiento.

"No estoy segura," confió Hermione "Es razonable asumir que Dumbledore contrataría a alguien para protegerte si Black está tras de ti como dijiste que escuchaste, ¿pero de verdad conseguirían a alguien como él? A penas parece de trece. Sé que pensé que él tenía once cuando lo conocimos, por lo que dudo que él de verdad sea mayor. Francamente pienso que podría ser más joven."

Ron asintió, "Sí, sé lo que quieres decir. No hay manera de que él pueda ser mayor que nosotros. A penas pasa de trece años. Pero eso significa que nosotros todavía no tenemos idea de qué está tramando."

"O qué es él," murmuró Harry.

"¿Qué es él?"

Los ojos verde hoja se encogieron de hombros mientras se recostaba de vuelta en su silla, "No lo sé. Hay algo en él que no está bien."

"Bueno él es un mal agüero," dijo Ron con franqueza. Hermione le disparó una mirada. "Pensé que habíamos superado todo el asunto del mal agüero."

"Pero hay algo extraño en él," confirmó Harry "Digo ¿no lo has notado? Y no sólo estoy hablando de la manera en que luce." Sus dos amigos lo miraron interrogantes.

"Vamos," preguntó con incredulidad. "¿La manera en que el aire se enfría alrededor de él algunas veces o ese incidente con el Boggart con todas esas personas muertas y esa chica vestida de la manera en que él estaba ahora? Él nunca come tampoco, siempre está con nosotros en lugar de la cocina, pero no pierde nada de peso," consideró Harry.

"Y cuando fuimos a buscarlo y él había abierto todas las ventanas. Además... ¿no han notado la manera en que camina?" Sus dos amigos negaron con sus cabezas.

"Qué," preguntó Hermione. "¿Él camina extraño o algo?"

"No," Harry prácticamente siseó "¡Él no hace ningún ruido! Es como si ni siquiera estuviera ahí."

La habitación se quedó en silencio mientras todos vagaban en sus propios pensamientos. Harry finalmente suspiró mientras se quitaba sus gafas y comenzaba a limpiarlas en su camisa, "Mira, me agrada el chico. Lo dije antes: somos sus amigos. Hablamos mucho mientras ustedes estaban en Hogsmeade pero eso no significa que confió completamente en él. Al menos no más."

Hermione asintió, "Tienes razón. Ha estado jugando algún tipo de juego con nosotros. Con todos. Y creo que es tiempo de que le pongamos un alto. Tengo la sensación de que él no nos ha dicho la historia completa."

Ron estuvo de acuerdo, "Tengo esa sensación también. Él está escondiendo algo."

Hermione se levantó de su asiento, "Bueno, no será capaz de esconder algo por mucho tiempo. Hasta ahora él ha estado haciendo las reglas. Bueno hemos hecho suficiente jugando solos. Harry, ve a buscar la capa de invisibilidad."

El adolescente levantó la mirada, "¿A dónde vamos?"

Ella sonrió, "La biblioteca por supuesto."

Notas:

Nota de la Traductora: En realidad esto sólo va para Hoshi Usami Takahashi 009… Me encantaría mucho poder hablar contigo; no sabes lo mucho que me reí al leer tu mensaje y notar lo irónico de la situación. Me sorprendí mucho… Ya te contaré con detalle cuando podamos ponernos en contacto. Puedo darte mi número pero no creo que sea buena idea publicarlo en esta página, ¿no tienes algún correo electrónico al que yo pueda mandártelo? Si te da miedo todo lo que pasa en internet simplemente es cuestión de que no publiques datos personales. ¡Estaré esperando tu respuesta!   

 

 

Humanidad por Pink Angel Feathers

El adolescente levantó la mirada, "¿A dónde vamos?"

Ella sonrió, "La biblioteca por supuesto."


ooo

Toshiro yacía encima de las sabanas sin atreverse a arrastrarse debajo de ellas y tener que sufrir por el calor. Él había revelado información valiosa, sin embargo creía que había manejado la situación apropiadamente.

Pero había otro problema a la mano. Él necesitaba averiguar exactamente cómo todos podían verlo. Por otra parte, los fantasmas dentro de las paredes del castillo eran perfectamente visibles para todos también. Y estaba el hecho de que al parecer habían estado alrededor por años y aún no se habían convertido en Hollows.

La escuela entera parecía ser un gran misterio.

El taicho suspiró, mientras acariciaba con una mano el pelaje de Ran cuando el gatito—ahora gato, supuso—se durmió junto a él. Trató de relajarse mientras los ronquidos de Neville llenaban la habitación... sólo parecía haber una respuesta probable que él podía pensar.

Si la magia en el aire era atraída hacia las partículas espirituales había una posibilidad de que de alguna manera estuvieran creando un vínculo y apegándose a los espíritus que vagaban en una zona con una gran cantidad de usuarios de magia presentes.

Y si ese era el caso, eso podría explicar por qué él podía hacer magia. No era necesariamente su propia habilidad natural; era sólo que sin saberlo estaba aprovechando las partículas de magia que se aferraban a él.

El Shinigami frotó sus sienes mientras pensaba en la teoría una vez más. El asunto de los fantasmas podría ser tan simple como las dfensas siendo colocadas dentro de las paredes del castillo que los protegían del proceso de hollowficación. Podría muy bien estar en la habilidad de los magos hacer algo como eso.

Sus reflexiones fueron interrumpidas cuando la puerta se entre abrió y Potter entró claramente tratando de no despertar a los ocupantes de la habitación.

Toshiro no se movió mientras el adolescente buscaba en su baúl y sacó un manto de extraño aspecto del interior del mismo. Sus habilidades escabulléndose o falta de ellas eran casi cómicas. Él era tan sutil como Kurosaki tal vez incluso Zaraki.

Cuando la puerta se cerró y la habitación estaba fundida una vez más en la oscuridad, él cerró sus ojos preparándose para quedarse dormido. Pero antes de hacerlo, Hitsugaya escatimó la situación con una pequeña risita tranquila.


ooo

"Vamos a ser atrapados," gruñó Ron mientras caminaban por los pasillos lo más silencioso posible. "Y sabes que se está haciendo cada vez más estrecho aquí cada año."

Hermione le dio un codazo, "¡Si vamos a ser atrapados será por tus gemidos así que cállate!"

El pelirrojo le envió una mirada fulminante apenas visible a pesar de cuán cerca estaban en la tenue luz. Harry suspiró cuando sus dos amigos continuaban discutiendo, si no más tranquilos mientras caminaban en la biblioteca desierta.

El adolescente con gafas quito el manto y lo dobló en un paquete, "Entonces ¿qué se supone que estamos buscando exactamente?"

Hermione frunció el ceño, "Registros. Se supone que mantienen registros de cada mago que ha nacido."

"¿Y dónde esperas que encontremos esos?"

La chica se dirigió a una de las muchas islas hacia una sección con la que ellos se habían vuelto bastante familiarizados, "La Sección Prohibida supongo."

Ella murmuró un rápido hechizo a la puerta y la cerradura se abrió.

"Por qué los registros estarían en la sección prohibida," preguntó Ron mientras entraba detrás de ella.

"Supongo que para que nadie pueda manipularlos. No obstante podría estar equivocada, podrían estar en otra sección pero me resulta difícil creer eso."

Ella escaneó a través de las estanterías antes de sacar un gran tomo cubierto de polvo de una y lo colocó sobre la mesa, "Aquí está." Se reunieron alrededor de la mesa mientras ella comenzaba a hojear las páginas y encontró la sección H.

"No lo entiendo," murmuró ella mientras continuaba escaneando una sección de la página, "Su nombre debería estar justo aquí... pero no está." Ella frunció el ceño mientras lo cerraba de golpe y comenzaba a escanear las estanterías de nuevo, "Un mago de nacimiento no registrado es inaudito pero si eso no funciona voy a necesitar buscar un registro de las líneas sanguíneas o tal vez sólo registros de nacimiento regulares. Sin embargo no estoy segura si la biblioteca tiene los registros de Japón..." su voz se desvaneció mientras dejaba la sección restringida y se movió hacia otra.

"Pero por qué su nombre no estaría en el libro si se supone que tiene el nombre de cada mago que ha nacido," preguntó Ron. Ella se encogió de hombros, "Podría ser por varias razones supongo, pero de cualquier manera todavía necesitamos encontrar ese otro libro entonces ¿por qué no comienzan a buscar?"

El pelirrojo asintió mientras él y Harry comenzaban a escanear las estanterías que ella les indicó. Los minutos pasaban mientras ellos seguían buscando.

"Mira," el adolescente de ojos verdes gimió, "Hemos estado en esto por horas y todavía no podemos encontrarlo. Vamos a la cama y volvamos después de clases." Ron estuvo de acuerdo mientras se arrojaba en una silla.

"Espera," exclamó Hermione mientras se estiraba para agarrar un gran libro de una de las estanterías más altas "Creo que pude haberlo encontrado." La chica de cabello tupido levantó el libro y lo llevo hacia la mesa más cercana.

"Bueno es ese," preguntó Harry mientras se abría camino. Ella asintió, "Sí, creo que lo es..."

Ella comenzó a hojear las páginas y los dos chicos rápidamente perdieron el interés y se sentaron mientras ella continuaba trabajando. La biblioteca estaba en silencio por bastante rato excepto por el sonido de las paginas siendo pasadas hasta que ella los llamó. Ron empujó a Harry para que despertara y ambos arrastraron los pies hacia donde su amiga estaba.

"Tengo la línea sanguínea Hitsugaya," murmuró ella mientras escaneaba la larga página.

"Cómo podría ese libro tener todas las líneas sanguíneas ahí," preguntó Ron mientras miraba la página, "Digo, seguro que es grande pero no esasí de grande."

"Hay un encantó en él para que el lector pueda encontrar cualquier línea sanguínea que estén buscando con relativa facilidad. No todas las líneas sanguinas están en él en cualquier momento; todo depende en lo que estás buscando."

"Despierta Harry," gruñó Ron mientras empujaba a su mejor amigo quien se había quedado dormido apoyado contra él.

"Sí, sí estoy despierto. ¿Entonces qué encontraste?" La chica escaneó la página de nuevo, "Bueno por lo que puedo decir él es de una línea antigua pero... se extinguió hace poco tiempo."

"Qué quieres decir con hace poco," preguntó Harry.

"El último hijo murió de repente, lo cual sólo deja a una hija y ella se casó a principios de 1900, pero hay un listado del nombre Toshiro Hitsugaya."

"E-entonces qué significa para nosotros," preguntó Ron mientras fallaba en reprimir un bostezo.

"Significa que Toshiro no puede ser quien dice ser. El niño con ese nombre nació en 1860 y murió en 1872 cuando tenía doce años."(1)

"Entonces él ha estado usando un nombre falso," gruñó Harry.

"Yo... no estoy segura," murmuró Hermione mientras jugueteaba con el dobladillo de su falda.

"Cómo puedes 'no estar segura'," preguntó Ron mientras se agachaba y apoyaba los codos sobre la mesa "Parece bastante obvio para mí... pero supongo que él podría haber sido nombrado por algún pariente lejano. Tal vez en alguna parte de la línea los hijos de la última hija decidieron cambiar de vuelta a su apellido de soltera. Las personas lo hacen."

La chica asintió, "Ese es un buen punto pero estaría listado aquí bajo el árbol familiar." Ella señaló el gran diagrama que se extendía a través de una de las páginas cubierta en nombres y datos, "Que no está."

"Entonces es un nombre falso, bastante simple," razonó Ron.

Harry suspiró, "Sí pero ¿recuerdas cuando dijiste mal su nombre cuando lo conociste? Tenía orgullo en él o algo. Si no fuera su nombre verdadero no se habría enojado como lo hizo." El pelirrojo frunció el ceño, "Él no parecía tan enojado."

"Confía en mí. Lo estaba."

"Estamos yendo en círculos y es demasiado tarde para círculos," gruñó Ron. "¡Vamos a resolver esto e ir a la cama! ¡Es un nombre falso o no lo es!"

Hermione suspiró mientras se dejaba caer en una de las sillas, "No estoy segura. Harry tiene un punto pero tú también... si sólo tuviéramos una fotografía para comparar a los dos. De lo contrario no hay manera de estar seguros sin preguntarle, por lo que puedo ver."

"Bueno a menos que haya un hechizo que te deje ver la fotografía de la persona cuyo nombre estás leyendo, estamos sin suerte." Los ojos de ella se ampliaron casi cómicamente cuando saltó desde su asiento, "¡Ron eres un genio!"

El pelirrojo parpadeó como un búho, "¿Lo soy?"

Hermione asintió, "No puedo creer que no haya pensado en ello antes."

"No te culpo," bostezó Harry "Se está haciendo realmente tarde. Mañana va a ser una maldita tortura."

Hermione frunció el ceño mientras murmuraba para sí misma por un momento, "¡¿Oh qué era?!" Ella dio unos golpecitos con sus dedos contra la mesa de madera con impaciencia mientras trataba de recordar el encantamiento. "Oh, lo tengo," exclamó ella mientras sacaba su varita del interior de su túnica y dio un golpecito, "Vulticulus aperio. Hitsugaya Toshiro."(2)

Las chispas que volaron de su varita parecían formar pequeñas orbes de diferentes luces de colores mientras comenzaban a formar una imagen en el aire. Ron se quedó mirando, "Wow. Pero dijiste su nombre al revés."

Harry asintió, "Esa es la manera en que lo hacen en Japón, así es como se escribe." El pelirrojo hizo un sonido de 'oh' mientras los tres observaban la imagen tomar forma. Tomó un momento pero eventualmente se encontraron con un rostro que conocían muy bien.

Su amigo Toshiro; sólo con unas pocas diferencias.

"Su cabello es negro," notó Harry mientras examinaba el rostro ligeramente más bronceado. Toda la herencia asiática de Toshiro era mucho más evidente de lo que era a día de hoy y Harry pensó que él debía parecerse a su madre al ver que su padre no era del mismo tono.

O tal vez era él. De repente era casi imposible distinguir la verdad de las mentiras.

"Pero por lo demás es lo mismo," murmuró Hermione mientras miraba "No hay manera de que él pueda parecerse tanto a un pariente lejano."

"Entonces qué, estás diciendo que él es como de cien años," preguntó Ron como si pensara que estaba loca, "Él dijo que era mayor de lo que parece pero dame un respiro. No hay manera. Ni siquiera la magia puede mantenerte vivo por tanto tiempo."

Harry asintió, "Ron tiene razón. No hay manera de que él pueda ser así de viejo. Tal vez está usando una Poción Multijugos. Si pudimos hacerlo en segundo año apuesto que un chico como Hitsugaya puede hacerla fácilmente ahora y si nos vamos por lo que él dijo antes tal vez él es un adulto. Digo, ¿qué mejor manera para infiltrarse en una escuela sin interferir que al convertirse en un estudiante?"

"¿Pero cómo conseguiría el cabello? Además de que tiene que ser cabello fresco de lo contrario no funcionaría. Luego está el hecho de que su cabello es blanco mientras que el de este Toshiro es negro," suspiró Hermione, "Es algo más. Simplemente lo sé."

Ron gruñó, "Por favor, por favor, por favor ¿podemos hacer esto mañana? Mis ojos están comenzando a arder y apuesto que esto sería mucho más fácil si no estuviéramos cansados."

Sus quejas no fueron escuchadas mientras sus amigos continuaban intercambiando ideas uno con el otro en la oscuridad de la biblioteca.

"La única persona de la que he escuchado era así de viejo fue Flamel pero eso era debido a la piedra y Dumbledore dijo que la destruyo."

"Además era la única de su tipo," Hermione elevó la voz, "Y si te das cuenta, el tiempo está mal. Para el momento que Flamel hizo la piedra Toshiro sería mucho más viejo de lo que luce ahora."

"Podría estar tomando una poción de envejecimiento o algo," preguntó Harry.

Ella negó con su cabeza, "Una poción de envejecimiento sólo afecta tu apariencia. Su corazón se habría rendido hace años."

"¿Tal vez él la desarrollo por su cuenta? Es bastante inteligente después de todo."

"Lo dudo," entonó ella.

"¿Podría ser un vampiro? Es muy pálido."

"No, no lo es," gimió Hermione mientras apoyaba su cabeza contra la fría madera de la mesa. "Y creo que habríamos notado a los estudiantes desaparecidos por ahora considerando que estamos viviendo con él."

"Bueno, se me acabaron las ideas," espetó Harry mientras se dejaba caer en el suelo y descansaba su cabeza en el bulto de la capa de invisibilidad. "¡Tal vez nos equivocamos en todo!"

"No," insistió Hermione "Eso es lo que él quiere que pensemos."

"Oh, entonces ahora es un genio," comentó Ron. La chica lo fulminó con la mirada, "Oh cállate Ronald. No podemos rendirnos ahora."

"Por el contrario," discutió él, "Podemos rendirnos ahora viendo que casi son las tres de la mañana. Podemos no rendirnos mañana...u hoy supongo."

La habitación cayó en silencio excepto por el sonido del viento rugiendo afuera de las viejas ventanas.

"Pero no sólo se trata de la edad," anunció Harry "Es la manera en que actúa y la manera en que se mueve, incluso la forma en que camina. No podemos olvidar eso. Todo esto no es sobre su edad."

Hermione se unió a sus dos amigos en el suelo, "Muy bien, por lo que mencionaste él no hace ningún ruido cuando camina."

"Y el aire se enfría a su alrededor," gruñó Ron.

"Cierto," respondió el adolescente con gafas. "Y nunca come y habla de una manera muy formal para alguien de nuestra edad." Hermione asintió, "Y su tolerancia al frío."

"No olvidemos su cabello, ojos y piel," recordó Ron. "Sus ojos...brillan algunas veces. No es natural."

"Cierto," susurró Harry, "Ahora, ¿a qué nos recuerda todo eso?"

"Un ma— "Ron si dices un mal agüero voy a golpearte," advirtió Hermione.

"Bueno, definitivamente él no es normal," se quejó el pelirrojo.

"Sí," sus dos amigos estuvieron de acuerdo. Los tres permanecieron en silencio mientras yacían al lado del otro mirando hacia el techo.

Eventualmente Hermione estaba descansando su cabeza sobre el brazo de Ron mientras él establecía su cabeza en el estómago de Harry. "¿Qué crees que va a decir Neville?" preguntó el pelirrojo. Los otros dos se encogieron de hombros.

"Probablemente lo negara todo," señaló Harry. "Hitsugaya es su mejor amigo. No estoy seguro de que Hitsugaya lo vea de esa manera."

"Tal vez de verdad es algo diferente," sugirió Ron, "Algo que nadie ha escuchado."

"Hmm tal vez," dijo Hermione cansadamente. "Saben que vamos a tener que movernos pronto o de lo contrario nos quedaremos dormidos aquí y yo por mi parte no quiero que la Sra. Prince nos encuentre en la mañana."

"Sólo un rato más," declaró Harry, finalmente relajado.

"Alguna idea más," preguntó Ron mientras miraba el rostro de su mejor amigo. Él negó con su cabeza, "No realmente. ¿Qué hay de ti Hermione?"

Ella tarareó para sí misma, "No estoy segura. Pero, sólo sé que esa fotografía es realmente él. No hay manera de que él pueda lucir tan similar y compartir el mismo nombre. Es una coincidencia demasiado grande."

"Entonces, ¿exactamente qué estás diciendo?" preguntó Ron.

"Estoy diciendo que parece que vamos a tener que hacer algo de investigación. Toshiro Hitsugaya podría ser un montón de cosas, pero definitivamente no es humano."

 

Notas:

1. Recuerden que este libro se supone toma lugar en el año escolar de 93/94 y es todavía 1993 (yo todavía no nacía...) Por lo tanto, los años en realidad son correctos para la edad 121 de Toshiro.

2. Muy bien, me encontré un traductor Latín. Esto no es un hechizo real pero al diablo si dejo que eso me detenga. Básicamente significa 'apariencia revelada'. Estoy segura de que el que hable Latín probablemente está llorando por masacrar el idioma. Oh bueno. Mi conocimiento sólo consiste en todo lo que se encuentra dentro de las series Instrumentos Mortales... en su mayoría Ciudad de los Huesos.

El Sagrado Arte de Desechar un Cuerpo por Pink Angel Feathers

Ella tarareó para sí misma, "No estoy segura. Pero, sólo sé que esa fotografia es realmente él. No hay manera de que él pueda lucir tan similar y compartir el mismo nombre. Es una coincidencia demasiado grande."

"Entonces, ¿exactamente qué estás diciendo?" preguntó Ron.

"Estoy diciendo que parece que vamos a tener que hacer algo de investigación. Toshiro Hitsugaya podría ser un montón de cosas, pero definitivamente no es humano."


ooo

Toshiro despertó bastante temprano el día siguiente aunque había sido despertado cuando Potter y Ron se habían tambaleado en la habitación en lo que él sospechaba eran las cuatro de la mañana.

La habitación estaba tranquila y más o menos en silencio por lo que tranquilamente se puso su haori y comenzó a caminar hacia donde había dejado su gigai. Estaba bastante curioso en cuanto a qué había hecho el alma ocupando su cuerpo por el último día y medio. Vagamente esperaba que hubiera encontrado algo en que ocupar el tiempo por su propio bien.

Cuando encontró la armadura que había colocado delante del pequeño pasaje y la empujó a un lado encontró al alma dormida. El taicho suspiró mientras le daba un puntapie al gigai para despertarlo. Facilmente se puso sobre sus pies para esperar pacientemente por más instrucciones o para que Toshiro volviera a entrar en el cuerpo falso.

El chico de cabello blanco entró en el cuerpo, decidiendo rápidamente que iba a deshacerse de él en el lago como había planeado antes... sólo que ¿dónde podría conseguir una lona y algo de cuerda?

Frunció el ceño. Sería... vergonzoso preguntar a uno de los maestros o a otros alumnos. Especialmente a cualquiera de los estudiantes nacidos muggle, podrían entender la idea equivocada. Aunque en realidad, escencialmente estaba deshaciendose de un cuerpo.

Gruñó para sí mismo mientras comenzaba a caminar por los pasillos esperando que todavía fuera lo bastante temprano como para que nadie estuviera caminando por los terrenos. Sería un fastidio tratar de explicar por qué estaba deshaciendose de su propio cadaver.

Por una vez la suerte parecia estar de su lado cuando llego al frente de las puertas sin ser visto por nadie. Comenzó a caminar hacia la cabaña de Hagrid. Si alguien fuera a creer una total y—completa—estrafalaria mentira y tener las proviciones que necesitaba, sería el medio gigante.

Ya había humo saliendo de la chimenea y por lo que él sabía el guardian tenía que levantarse bastante temprano para atender a sus tareas.

El taicho enderezó sus ropas antes de escalar el frente y golpear en la puerta. Fuertes ladridos se encontraron con sus oídos así como el sonido de garras raspando la madera de la puerta.

"¡Fang, abajo! ¡Alejate perro sarnoso!"

La puerta se abrió para revelar al Profesor que parecía bastante sorprendido de verlo, "Toshiro. Nunca espere que vinieras a hacerme una visita."

Hitsugaya forzó una pequeña sonrisa, "Si bueno, vine a pedirte un pequeño favor," El hombre acarició su larga barba, "¿Qué puedo hacer por ti?"

"Esperaba que tuvieras una lona de repuesto y algo de cuerda que pudiera pedir prestada."

Las cejas de Hagrid—casi las cejas de verdad—desaparecieron en la linea de su cabello, "¿Y para qué necesitas eso?"

El pequeño Shinigami trató de no dejar que su sonrisa forzada cayera, "Tengo un proyecto en Herbologia pronto y quiero probar un experimento."

El medio gigante asintió y retrocedió de la puerta, "Bueno entra por un minuto."

Toshiro iba a agradecerle cuando entró en la pequeña choza sólo para encontrarse debajo de un gran y peludo—sin mencionar pesado—Fang.

La lengua del perro se deslizó sobre su cara dejando un rastro de baba en su estela.

"Fang," gruñó Hagrid "Fuera." El perro no puso atención mientras Toshiro continuba luchando debajo de él mientras continuaba pasandola en grande. El peso del animal de repente desaparecio cuando fue movido lejos de él.

"Estás bien allí abajo Toshiro," preguntó Hagrid mientras entornaba los ojos en su pequeño estudiante. El chico limpió su cara con sus mangas mientras practicamente gruñía, "Creo que él babeo en mi boca. Sabe como a carne. ¿Por qué diablos sabe a carne?"

El hombre se echó a reír, "Oh lo alimenté con las migaja de la carne de hace algunos días para el desayuno." Esto no hizo nada para disuadir el disgusto del estudiante de intercambio. Claramente al ver esto Hagrid agarró al chico por la cintura y lo sentó en un silla cercana como si no fuera más que una almohada de plumas, "Te traeré un poco de agua."

Toshiro tosió mientras trataba de deshacerse del sabor horrible antes de que le fuera ofrecida una jarra de agua aproximadamente del tamaño de una cubeta. En su sorpresa casi lo había dejado caer pero rápidamente agarró la jarra con las dos manos y la puso en su regazo, "Gracias..."

Tomó un sorbo del agua sin preocuparle después los efectos que podría tener en el gigai. Muy pronto estaría en el fondo del lago—eso era mucha más agua—, sólo necesitaba sacar el sabor de su boca.

Carne. Repulsivo.

Levantó la mirada para encontrar a la bestia mirandolo con grandes ojos. Hitsugaya se quedó mirando fijamente, retandolo en silencio para que tratara de saltar sobre él de nuevo.

Hagrid interrumpió su pequeño concurso de miradas cuando lanzó una gran lona azul y algo de cuerda al suelo a los pies de Toshiro, "No he escuchado de ningun proyecto de Herbologia. ¿Pero de verdad quiero saber para qué vas a usar esto?"

Los ojos verde azulado se encontraron con los cafe oscuro, casi negros, "Probablemente no." El hombre gigante asintió cuando se sentó delante del pequeño Shinigami, "He estado escuchando algunas historias raras sobre ti de los Profesores, sabes. Incluso los estudiantes estaban susurrando sobre cómo habías desaparecido."

"Chismes triviales se lo aseguro." Hagrid asintió pero claramente no le creyo. "¿Pero cómo ha estado Profesor?"

El hombre se sonrojo mientras rascaba su cabeza, "Aw, puedes llamarme sólo Hagrid. Casi todos lo hacen. He estado... ¿bueno estabas allí en el insidente con Buckbeak y Malfoy?" Hitsugaya asintió. "Bueno su padre quiere que Buckbeak sea asesinado debido a lo que hizo."

El pequeño adolescente podía decir que el hombre estaba luchando por mantener sus emociones en control, "Estoy seguro de que todo terminara para mejor." Hagrid sorbio por la nariz mientras sus ojos se humedecian, "Espero que tengas razón."

Toshiro puso la jarra en el suelo y Fang rápidamente se movió para comenzar a beber de ella, "Bueno será mejor que me ponga en marcha si quiero volver al castillo a tiempo para clases."

El hombre asintió, "¿Podrías decirle hola a Harry y a los demás por mi? Bueno los veré a todos esta tarde espero."

"Sí," Hitsugaya acordó mientras recogía la lona y la cuerda antes de lanzar una mirada hacia Fang e inclinó su cabeza en agradecimiento al Profesor.


ooo

Como resulto, deshacerse de un cuerpo es más fácil decirlo que hacerlo.

Cargar la lona y la cuerda hacia el borde del lago no había sido mucho problema y de allí habia salido del gigai y removió el uniforme de Hogwarts de él (no hay necesidad de perder un uniforme en perfecto estado). Sí, todo eso había sido bastante fácil.

¿Descubrir cómo se suponía que llevara el cuerpo a la mitad del lago? Ahora ese era otro asunto completamente diferente.

Frunció el ceño cuando comenzó a buscar algunas piedras lo suficientemente grandes para sugetar con algo pesado el gigai para que nadie lo encontrara jamá, o al menos hasta que él se hubiera ido, realmente no importaba después de eso.

Logró encontrar algunas rocas y las colocó extendidas en la lona junto con el gigai antes de comenzar a atarlo. El pequeño taicho se deslizó en el suelo junto al cuerpo cuidadosamente envuelto.

Si él lo lanzaba simplemente al agua, sería muy poco profundo por lo que alguien podría detectarlo fácilmente; o el monstruo perro del infierno de Hagrid probablemente lo encontraría algun día.

Toshiro suspiró mientras una vez más se puso de pie y una idea comenzó a tomar forma en su cabeza. Levantó el cuerpo en su hombro y caminó hacia la orilla del agua.

El taicho comenzó a enfocar su reiatsu alrededor de sus pies. Levantó su pie para que tocara la superficie del agua y observó como una gruesa capa de hielo comenzó a deslizarse a lo largo de la superficie.

Cuando la capa de hielo continuó expandiendose hacia el centro del lago Toshiro caminó fácilmente en él cargando el gigai con él. Una solución muy simple y una vez que se fuera la temperatura natural del lago el hielo comenzaría a derretirse.

Cuando llegó al centro echó el cuerpo a un lado del camino y lo observó hundirse lentamente en las oscuras profundidades. El Shinigami continuó mirando hacia abajo cuando lo que él estaba seguro era un tentaculo se deslizó a través del agua.

Hitsugaya cayó sobre sus rodillas para echar un mejor vistazo.

El agua de repente parecía muy tranquila...casi inquietante. Burbujas comenzaron a aparecer en la superficie alertandolo de algo que venía. Desenvainó a Hyorinmaru y retrocedió un paso justo a tiempo cuando una gran criatura estalló del agua y se lanzó por su cabeza.

Con un corte de su katana patinó junto al camino que creo cuando la criatura cayó de vuelta en las oscuras profundidades con un chillido.

Hitsugaya caminó lentamente hacia adelante con Hyorinmaru agarrado firmemente en su mano. Cuando miró una cabeza casi negra comenzar a elevarse desde el agua, el cabello oscuro se extendió alrededor de lo que él podía decir ahora era la cabeza de una mujer.

Su piel era de un color enfermizo, casi gris en la luz de la mañana y casi parecia tener una... calidad palmeada en ella. El taicho miró un par de ojos implacables antes de que ella una vez más se deslizara debajo de la superficie.

Toshiro espero un momento cuando escuchó un debil... ¿ruido crujiente?

Los ojos verde azulado se ampliaron, "Oh mie— El puente de hielo se rompió y el pequeño Shinigami fue enviado a sumergirse en el agua helada.

Luchó cuando sus ropas y Hyorinmaru comenzaron a hacerle peso. Mientras luchaba por llegar a la superficie casi maldijo cuando algo se envolvió fuertemente alredeor de su tobillo y lo jaló de vuelta.

Miró hacia abajo para encontrar varios más del mismo tipo de criatura que lo había atacado antes y ahora que podía verlas, se dio cuenta de que eran sirenas. Sirenas.

Por supuesto. Simplemente era su suerte.

Una de ellas se deslizó para enfrentar al pequeño taicho mientras ella pasaba una mano a través de sus mechones blancos sólo para ser acuchillada por Hyorinmaru (1). Otra de ellas agarró su cabello desde atrás y tiró de los hilos de seda.

Él la esquivo con la katana de nuevo y ella retrocedió con un siseo. En el agua los chillidos que hacian parecían hacer eco y vibrar a un volumen imperdonable en sus oidos haciendolo hacer una mueca y juraba que sus timpanos acababan de romperse.

Cuando blandió su espada todas parecían cautivadas por la pieza de armamento. El Shinigami comenzó a nadar hacia la superficie mientras trataba de mantener un ojo en la mujer—sin embargo algunos podrían ser hombres—luchando para sacarse con un solo brazo.

Toshiro salió a la superficie e inmediatamente succionó una bocanada de aire tosiendo cuando lo hacia. Maldijo profusamente mientras torpemente se abría camino hacia la orilla.

La caminata de vuelta al castillo fue mareada y fría a pesar de que se había quitado su haori empapado y envolvió el manto seco de su uniforme de Hogwarts alrededor de sus hombros. El sol parecía haber desaparecido detrás de las nubes por lo que no le fue ofrecido ningun respiro de los fríos vientos asperos y los caminos sombreados.

Para el momento en que entró en el castillo todavía dejaba un gran rastro de agua y sangre detrás de él de una herida en su tobillo. Todos los estudiantes se daban vuelta para mirar y susurrar cuando él los pasaba. Escuchó gritos muy debiles cuando varias personas se rebalaron y cayeron en el agua que dejaba atrás.

"¡¿Toshiro?!"

El chico mencionado se dio vuelta para encontrar a Neville con Luna a su lado caminando hacia él, "¿Qué pasó? ¡Estás empapado!"

"¡¿Qué?!"

"¿Qué pasó?" El chico de cabello blanco frunció el ceño, "¡¿Perdón?!"

"¿Por qué estás gritando?"

"¡¿Por qué estoy qué?!"

Toshiro observó mientras su amigo caminaba hacia él e hizo a un lado un poco de su cabello, "¡Toshiro, tus oídos están sangrando!"

El taicho levantó una mano hacia su oído para encontrar que el otro Gryffindor tenía razón, "¡Supongo que mejor voy a la enfermería!"

Los dos asintieron y lentamente comenzó a caminar en la dirección de la enfermería mientras trataba de no mostrar su mareo. A lo largo del camino casi se cayó en un tramo de escaleras y chocó con varias personas desprevenidas que se volvieron ligeramente más apaciguados de lo que habían estado antes del encuentro.

Cuando finalmente entró—había escondido a Hyorinmaru dentro de un traje o armadura—por las puertas, Madam Pomfrey levantó la mirada de su trabajo y claramente le dijo algo. Lo que ella le había dicho estaba más allá de él.

"Lo siento no puedo escucharla," dijo mientras trató—y falló—en compensar su falta de audición por lo que no estaba gritando. La mirada se deslizó de su rostro cuando ella vio la mezcla de sagre y agua, "¿Qué pasó?"

"¡No puedo escucharla!"

Ella le hizo un gesto para que se sentara en una de las camas y rápidamente siguió sus ordenes. "Puedes decirme qué pasó," preguntó ella en voz alta y clara mientras se quedaba parada cerca de él.

Él asintió, "¡Me caí en el lago y una sirena me atacó!"

"¿Te caiste en el lago?" él asintió, "¡Sí!"

Ella negó con su cabeza y comenzó a murmurar algo que él no pudo escuchar mientras ella buscaba a través de un gabinete de medicinas y saco un frasco con un liquido azul oscuro. Lo vertió en un gran vaso y se lo ofreció, "Bebelo todo y tu audición debera estar de vuelta a la normalidad en unos minutos."

Hitsugaya asintió, y rápidamente se bebió la poción que sabia un poco a arroz, si no se equivocaba. Fue tomado por sorpresa cuando la enfermera de repente se agachó y agarró su tobillo, "¡Disculpe!"

"Querido niño, ¡¿qué estás haciendote?! Te he visto aquí más que a Potter y eso es decir algo." Ella lo empujó de vuelta en la cama mientras quitaba fácilmente su sandalia y calcetin rasgado.

Él miró hacia abajo para encontrar cinco cortes profundos de donde la sirena lo había agarrado. Pomfrey las miró con cuidado antes de ocuparse de sanar los cortes.

Hitsugaya hizo una mueca cuando hubo un fuerte sonido de explosión en sus oídos pero estaba feliz de descubrir que su audición había regresado. Ahora podía escuchar lo que la enfermera estaba murmurando y parecía que ella estaba enloquecida por cómo él parecía tener un flagante desagrado por su propia salud y seguridad.

"Me disculpo por ocupar gran parte de su tiempo." Ella levantó la mirada de su trabajo y lo agarró de la cabeza antes de mirar rápidamente sus dos oídos, "Bien, tus timpanos están curados. Sin ruidos fuertes por los proximos días o podrías tener algunas cicatrices permanentes." Él asintió. "No es que me importe que ocupes mi tiempo pero necesitas ser más cuidadoso."

"Lo seré."

Ella susíró mientras él se enderezaba y le devolvió sus zapato y calcetin, "Bueno, será mejor que bajes a desayunar, pero sugiero que te cambies antes de clases. Estás empapado."

"Me he dado cuenta."


ooo

Cuando llegó de vuelta al pasillo encontró a Neville y Luna esperandolo. Su compañero Gryffindor arqueó una ceja, "¿Entonces exactamente qué estabas haciendo antes?"

"Estaba en el lago." Neville se quedó mirando, "El lago."

Hitsugaya asintió, "Sí. Me resbale."

"Uh huh."

Luna avanzó hacia adelante para quitar algunos trozos de plantas de su cabello, "Deberías ser mucho más cuidadoso cuando se viaja a lo largo del agua. Las sirenas no son muy amables con los estudiantes."

"Sí, entiendo el mensaje."

"Toshiro," comenzó Neville, la confusión parpadeando en su rostro, "¿Es esa una espada?" El estudiante de intercambio miró hacia abajo a la espada recien recuperada en su mano, "Sí lo es."

"Es bastante bonita," dijo Luna amablemente mientras envolvia su brazo en el suyo y comenzaba a llevarlo hacia el Gran Salón. "Te ves diferente hoy."

"Bueno no creo que me hayas visto empapado."

"Sí...muy diferente. Pero me gustas más así," dijo ella con ensueño mientras caminaban hacia la mesa de Ravenclaw ignorando las miradas horrorizadas de los otros mientras se sentaban juntos.

Neville pronto se unió a ellos aunque parecía bastante nervioso sobre sentarse en la mesa de una casa a parte de la suya.

"...uh Toshiro," llamó. "Tu bolsillo. Creo que se está moviendo." El Shinigami miró hacia abajo para encontrar que su amigo tenía razón, su bolsillo estaba moviendose.

Metió una mano entre los pliegues de su tunica para agarrar algo humedo y viscoso y lo sacó de ella en su agarre.

Los Ravenclaw miraron mientras él lanzaba el pescado sobre la mesa, "Eso lo explica supongo."

La mesa entera estuvo en silencio antes de que un extraño sonido ahogado se encontrara con sus oídos y se dio vuelta para encontrar la cara roja de Luna. Neville la miró con preocupación, "¿Estás bien?"

La rubia estalló en carcajadas histericas mientras apretaba sus costados asintiendo mientras lo hacia. Neville la miró y pronto se rió junto a ella hasta que él también estalló en carcajadas jadeando la palabra 'pescado' entre risas.

Hitsugaya observó a los dos y pronto se encontró riendo junto con ellos.

"Q-qué vas a hacer con eso," preguntó Neville cuando finalmente recuperó el aliento.

"Estaba pensado que podría darselo a Ran para el desayuno."

Neville asintió, "Eso le gustará, pero será mejor que te vayas si es que quieres una oportunidad para cambiarte antes de clases...además la Profesora McGonagall está viniendo y no se ve muy feliz."

Toshiro dejó que su mirada se deslizara en la dirección de la mesa principal para ver a McGonagall acechando con un ceño fruncido en su lugar.

"Sr. Hitsugaya, por favor expliqueme por qué está goteando en los pisos," dijo ella mientras caminaba alrededor del gran charco que se había formado. Las tunicas de Shinigami eran notorias por la retención del agua.

"Me caí en el lago."

"¿Y digame por favor qué estaba haciendo allí tan temprano en la mañana?" Él se encongió de hombros, "Pensé en ir a dar un paseo."

Su mirada fija se convirtió en una mirada de horror cuando vio a Hyorinmaru, "Mi señor. ¡FUERA! ¡Saca eso de mi escuela!"

El salón se quedó en silencio cuando todos los que habían llegado hasta el momento para el desayuno se dieron vuelta para encontrar la fuente de la conmoción. Toshiro miró la katana en su regazo, "Me temo que eso es imposible."

"¿Está bien Profesora?" preguntó Neville "Hay una vena sticking out en su frente."

"Sr. Hitsugaya quiero esa arma guardada y puede apostar que el Director escuchara de esto," siseó ella. "Ahora quiero que vaya a limpiarse antes de que atrape un resfriado y será mejor que este a tiempo para las clases. Si llega tarde es una detención."

Él asintió brevemente antes de levantarse y caminar fuera del salón distraidamente despidiendose de sus amigos.

"¡Y por el amor de Dios trate de no gotear sobre todo!"


ooo

Harry bostezó cuando se sentó en la cama y agarró sus gafas de su mesita de noche, "Ron, levantate. Nos quedamos dormidos."

El pelirrojo gruñó y se metió debajo de las cubiertas.

"Ron," suspiró mientras se deslizaba de la cama "Vamos a llegar tar—¡AH!

"¡¿Harry?! Qué pa—¡ow!"

El Weasley más joven gruñó mientras frotaba su cabeza, "¿Por que demonios esta el piso mojado?"

Harry gimió mientras se sentaba, "No lo sé. Pero creo que me lastime mi rabadilla." Ambos se pusieron de pie para encontrar la fuente del agua: un Hitsugaya muy empapado.

"¿Toshiro?" preguntó Ron mientras estiraba su espalda y se iba a poner su uniforme, "¿Por qué diablos estás empapado?"

El chico comenzó a quitarse su tunica, "Fui a nadar."

"¿Totalmente vestido?"

"No traje un traje de baño."

Ambos adolescentes compartieron una mirada preguntandose si él de verdad estaba hablando en serio.

Harry chasqueó su lengua mientras comenzaba a vestirse, "De acuerdo, hablas en serio o—

"Sarcasmo Potter," Hitsugaya suspiró mientras deslizaba sus brazos a través de una nueva camisa blanca y comenzó a abotonarla mientras buscaba una corbata.

"Sugiero que se apresuren o vamos a llegar tarde a Transfiguración. Hagrid dice hola, sugiero que vayan verlo, parece que algo esta pasando con Buckbeak debido al incidente con Malfoy."

Ellos escucharon un grito desde las escaleras, "¡¿POR QUÉ las malditas escaleras están mojadas?!"

Ron y Harry miraron al estudiante de intercambio de cabello blanco quien simplemente se encogió de hombros, "Sugiero que tengan cuidado en las escaleras."

"Gracias por el consejo," El Niño que Vivio se rió mientras ataba su corbata y se ponía sus zapatos. "Pareces de buen humor hoy."

Toshiro resopló mientras sacudia su cabello humedo haciendolo aun más desordenado de lo normal, "Ha sido una... mañana entretenida."

Los tres dejaron la habitación y con cuidado bajaron las escaleras antes de salir corriendo hacia Transfiguración.

Afortundamente llegaron justo a tiempo y Toshiro tomó su asiento habitual en el frente con Neville mientras Harry y Ron se sentaban la parte de atrás con Hermione.

McGonagall los observaba desde su lugar en el frente de la clase sentada detrás de su escritorio, "Es bueno verlo seco Sr. Hitsugaya."

"Es maravilloso estar seco Profesora," murmuró el transferido mientras hojeaba su libro de texto.

"Muy bien, todos saquen sus ensayo y den vuelta a la página..."


ooo

Hermione rodó sus ojos, "Ustedes tres llegan casi terriblemente tarde."

Ron se encogió de hombros mientras daba ausentemente vuelta a las páginas de su libro, "Si, nos quedamos dormidos."

Ella respló, "Bueno estaba pensando que podríamos quere ver a Dumbledore si queremos respuestas sobre lo que es realmente Toshiro. Si él lo contrato, él tiene que saber."

Harry asintió, "Eso suena como una buena idea. Podemos hacerlo después de la cena. Por cierto necesitamos ver a Hagrid también. Algo esta pasando con Buckbeak y ese desagradable Malfoy."

Hermione lo miró preocupada, "¿Qué está pasando?"

Él se encogió de hombros, "No lo sé. Hitsugaya sólo me dijo esta mañana que Hagrid dice hola y que había algo pasando por lo que debemos ir a verlo."

Ella asintió, "Podemos ir después de que hablemos con el Director. Por cierto, ¿por qué estaba empapado? Lo vi en el desayuno y estaba goteando."

"Se cayó en el lago," suministró Ron.

"¿El Lago? ¿Qué estaba haciendo allí?"

"Nadando al parecer."

"¿En sus ropas?"

Los dos chicos suspiraron.

Notas:

1. Tradicionalmente las sirenas aman el cabello. Toshiro tiene un asombroso cabello blanco. ¡Por supuesto que lo querían!

Los Muertos Vivientes por Pink Angel Feathers

"Se cayó en el lago," suministró Ron.

"¿El Lago? ¿Qué estaba haciendo allí?"

"Nadando al parecer."

"¿En sus ropas?"

Los dos chicos suspiraron.


ooo

El día había pasado en un borrón de ensayos asignados, notas y lecciones. Cuidado de Criaturas Mágicas había sido interesante por decir lo menos. Parecía que ahora Fang había descubierto la alegría de aterrorizar a Toshiro, estaba poco dispuesto a rendirse.

Durante la lección el pequeño taicho había estado ocupado defendiéndose del perro excesivamente grande, para diversión de sus compañeros Gryffindors y Slytherings.

Eventualmente Hagrid fue forzado a intervenir y encerrar al perro de vuelta en su cabaña. Los aullidos habían sido molestos por decir lo menos.

El Shinigami gruñó mientras trataba y fallaba en limpiar la baba de su uniforme, "Esa estúpida bestia va a terminar matándome."

"Oh, de verdad le gustas Toshiro," rió Neville mientras quitaba los trozos de pelaje de la espalda del uniforme de su pequeño amigo, "Tal vez si jugaras con él en lugar de agacharte en la dirección contraria él no saltaría sobre ti."

Toshiro frunció el ceño al otro adolescente, "¿Si ese perro gigante estuviera corriendo hacia a ti con toda su fuerza permanecerías en tu lugar?" El moreno se encogió de hombros, "Bueno no es realmente un perro tan grande; sólo estás—"

Hitsugaya se quedó mirando y su amigo instantáneamente cerró su boca.

"Uh, si bueno..." balbuceó Neville "el clima... es maravilloso."

El taicho puso los ojos, pero estuvo de acuerdo no obstante. El clima frío de la mañana había persistido y una delgada capa de hielo ahora cubría los terrenos. Viendo que era principios de Noviembre realmente no era una sorpresa y sin embargo nadie parecía feliz por el cambio de estaciones.

Mientras que los otros se estremecían y se quejaban mientras se hundían más profundo en sus gruesos abrigos, Toshiro sólo usaba su delgada túnica y una bufanda de Ravenclaw que Luna había envuelto alrededor de su cuello cuando él había pasado junto a ella cuando él se dirigía hacia Cuidado de Criaturas Mágicas mientras ella regresaba al castillo de la misma clase.

La lección de hoy se centraba en las diferentes criaturas que podían ser encontradas en el Bosque Prohibido.

"Ahora, tenemos una gran manada de Centauros y también tenemos algunos unicornios, tendrán una lección completa sobre ellos en algún momento el siguiente año. Luego están los animales normales de bosque como los zorros y teníamos una manada de lobos en mis tiempos, todavía podría haber algunos... el Ministro paranoico los vio aptos para cazarlos," se interrumpió con un gruñido.

Hitsugaya levantó su mano y el Profesor detuvo sus divagaciones ante la vista de ella, "¿Qué puedo hacer por ti Toshiro?"

"Me estaba preguntando por esos grandes caballos negros."

Muchos estudiantes se volvieron para mirarlo. Neville asintió, "Si, los que tiran de los carruajes. Siempre están siguiéndolo."

"Longbottom idiota, los carruajes tiran de sí mismos. Eres aún más fenómeno de lo que pensé de Hitsugaya," se burló Malfoy cuando la mayoría de los otros Slytherins se rieron.

Los otros desviaron la mirada de la escena con miradas preocupadas y el taicho tenía la sensación de que ellos sabían de lo que él estaba hablando. Pronto el debate tuvo a Gryffindor enfrentado contra Slytherin—que sorpresa—y una pelea entre Malfoy y Potter parecía inminente.

Neville se rió, "Parece como si estuviera defendiendo tu honor."

"Simplemente están discutiendo por el bien de la discusión. Si uno dice perro el otro dice gato," espetó Toshiro mientras se quedaba mirando.

"Tranquilo," dijo su amigo, "era sólo una broma."

"Y pensar que todos piensan que eres tranquilo y tímido. Si sólo supieran."

Neville sonrió, "Si sólo. Me pregunto qué vamos a hacer en Adivinación hoy..."

El taicho se encogió de hombros mientras exhalaba, "Algo completamente inútil, te lo aseguro."

El otro Gryffindor asintió, "Bueno eso es evidente. Pero usaremos las bolas de cristal hoy, así que ella nos dejara solos por la mayor parte de la lección. No será tan malo."

"Hm, supongo."


ooo

Al parecer una pelea no iba a ser porque la campana de la escuela había resonado a través de los jardines antes de que el primer golpe o hechizo pudiera ser lanzado.

Potter junto con Ron y Hermione se habían quedado atrás para hablar con Hagrid, lo más probable sobre los problemas con su Hipogrifo. Ellos reaparecieron a mitad de la clase de Adivinación justo cuando todos estaban sentados mirando en sus bolas de cristal.

Afortunadamente Neville había escogido una mesa a un lado de la habitación, lo que dejó libre a Toshiro para apoyarse contra la fría pared de piedra y relajarse. No había manera de que él fuera a perder su tiempo.

"Veo humo," suspiró Neville, "Esto es inútil; no soy bueno en Adivinación."

Hitsugaya tarareó en acuerdo pero no se molestó en abrir sus ojos.

"Toshiro, Trelawney se va a enojar si te atrapa durmiendo en su clase."

"No estoy dormido; simplemente descanso mis ojos."

"Entonces qué piensas del partido de Quidditch," preguntó Neville claramente contento de olvidar la lección por el momento. El Shinigami se encogió de hombros, "Realmente no me importa de todas maneras. Ganar o perder es lo mismo para mí."

"Es entre Gryffindor y Slytherin lo que significa que es un gran evento."

"Así que no hay clases mañana entonces," preguntó Toshiro mientras abría un ojo. Neville asintió cuando levantó la mirada, "Sí, las clases son canceladas por todo el día."

"Hn. Tal vez no será tan malo después de todo."


ooo

Harry suspiró cuando se rindió de mirar en la bola de cristal, "Bueno, esto es inútil... ¿entonces vamos a ver a Dumbledore después de la cena, verdad?" Ron asintió vagamente mientras trataba de no quedarse dormido, mientras Hermione hojeaba el libro de texto y murmuraba (1) "podemos hablar con él cuando terminemos de comer, estoy segura de que no le importara."

"Pero no podemos durar mucho, tengo que ir a la cama para el partido de mañana."

Su amigo asintió ausentemente, "Sí, sí no te preocupes. Tendremos mucho tiempo."

Harry frunció el ceño, pero dejó que su mirada vagara por la habitación. Los ojos verdes se posaron en la escena de un Neville de aspecto aburrido y un Hitsugaya dormido. Neville dijo algo y un ojo verde azulado se abrió así que aparentemente el estudiante de intercambio estaba despierto.

Podía sentir la sensación familiar de la emoción comenzar a construirse en su pecho ante el pensamiento del partido del día siguiente. Las prácticas habían sido agotadoras pero con suerte darían sus frutos en el juego de mañana.

Todo valdría la pena.


ooo

Hitsugaya miró cuando Ron una vez más de algún modo encontró una manera para hablar con la boca llena de comida. El taicho finalmente apartó la mirada de la vista desagravie mientras metía una uva en su boca.

"Entonces, Luna dijo que nos encontraría abajo en el campo mañana," dijo Neville mientras cortaba algo de pollo. Toshiro suspiró, "Suena bien."

Recogió un sándwich y tomó un pequeño bocado antes de casi atragantarse. Carne. Él nunca había sido de los que amaba la carne antes, pero después del incidente de la mañana se había vuelto permanentemente en un rotundo no.

El taicho tosió en una de las servilletas de repuesto, lo cual había llamado la atención de aquellos sentados alrededor de él. La mirada de Herminone se deslizó desde el sándwich al chico tosiendo y sus ojos se ampliaron, "Oh Dios. Comió comida; ¡está teniendo una reacción alérgica!" Neville parecía horrorizado mientras comenzaba a golpear a su amigo en la espalda.

"Alguien, traiga a Madame Pomfrey," llamó Harry cuando se levantó, sin embargo todos permanecieron quietos mientras observaban el evento desarrollándose. Toshiro estaba demasiado ocupado tosiendo después de que prácticamente inhaló un trozo de sándwich gracias a alguiengolpeándolo en la espalda como para decir algo para detenerlo.

Ron escaló a su lado de la mesa y le ofreció un vaso de agua, "Ten, bebe esto compañero." El Shinigami de cabello blanco lo aceptó con un asentir de agradecimiento y trago el agua antes de bajar de golpe del vaso.

Después de recuperar el aliento se volvió para mirar a su amigo, "¡Neville, generalmente cuando alguien tiene comida en su boca NO es una buena idea golpearlos en la espalda!"

Afortunadamente debido al fuerte estruendo del salón ninguno de los maestro había sido alertado e incluso la mayoría de los estudiantes de las otras mesas no habían notado lo que estaba ocurriendo.

"Toshiro estás bien," preguntó Hermione con preocupación mientras ella sostenía su cabeza con fuerza en sus manos y miraba directamente a sus ojos. Él asintió, "Sí, estoy bien."

"¿Puedes respirar? No tienes brotes de urticaria," murmuró ella mientras lo miraba. "¿Tu garganta se está apretando? ¿Estás mareado? ¿Nauseas? No te preocupes, te llevaremos a la enfermería."

Toshiro apartó sus manos, "Estoy bien. No necesito ir a la enfermería."

Neville se encorvó para tener una buena vista de él, "¿Estás seguro? Te ves pálido."

Ron rodó los ojos, "Él siempre está pálido Neville.

"Por última vez estoy bien," espetó Toshiro mientras agarraba otro vaso de agua de la mesa y se lo bebía.

"P-pero tus alergias," balbuceó Hermione. El taicho se detuvo por un momento... esto iba a requerir algunas explicaciones.

"Ah... si bueno... cuando... estaba en la enfermería esta mañana se las mencione a Madame Pomfrey y ella me dio una poción para aliviarlas. Muy nueva, por lo que ella me dijo y uh... como pueden ver, acabo de descubrir que la carne no es de mi agrado."

Neville asintió inseguramente, "Bueno, eso tiene sentido, supongo."

Ron se quedó mirando por un momento, "Espera... entonces estás diciéndome, que después de que toda tu vida apenas siendo capaz de comer algo... ¿tus alergias están curadas?"

"¿Uh... si?"

El pelirrojo estalló en una feliz carcajada mientras palmeaba en la espalda al estudiante de cabello blanco—Dios, deseaba que todos dejaran de hacer eso—, "¡Qué día! Ven aquí," sonrió mientras recogía un gran pedazo de pastel. "¿Alguna vez has probado el pastel antes? ¡Apuesto que no, así que prueba un poco! ¡Oh, y luego puedes probar algo de jugo de calabaza y luego tienes que probar el pie de riñon! ¡Y espera hasta la fiesta de Navidad! ¡Tendrás que probar todo!"

El hijo Weasley más joven continuó empujando platos de comida al taicho quien miraba todo con una mueca. Sólo la idea de comer todo eso lo hacía sentir enfermo del estómago, "De verdad, no podría comer todo esto. De hecho ya estoy bastante lleno—

"¡¿De un bocado de un sándwich?! ¡De ninguna manera! ¡Vamos prueba esto!"

El pelirrojo era peor que Ukitake...


ooo

Una vez que la cena terminó, Harry, Ron y Hermione caminaron hacia la mesa principal. Hermione todavía estaba un poco malhumorada por el incidente durante la cena, "¡Casi tuve un ataque al corazón! ¡Pensé que iba a dejar de respirar o algo!"

Harry asintió, "Yo también. Pero me alegra que este bien."

Varios miembros del personal interrumpieron sus conversaciones cuando los tres se acercaron y el Director levantó la mirada de su palto, "Ah, ¿qué puedo hacer por ustedes tres?"

"Bueno Profesor," comenzó Hermione "¿esperábamos poder hablar con usted?"

Dumbledore, "Oh ciertamente." Después de un momento de silencio...

"¿A solas?"

"Oh, sí por supuesto," dijo el anciano mientras se levantaba y dijo a los otros profesores buenas noches.

Los tres adolescentes lo siguieron por los pasillos hasta que llegaron a la gran gárgola. El Director dijo a la figura de piedra la contraseña y rápidamente giró para revelar la escalera giratoria.

Cuando Dumbledore finalmente estaba sentado detrás de su escritorio, Ron se sentó en la única silla disponible—ajeno a la mirada fulminante de Hermione—así que los otros dos permanecieron de pie.

"Ahora, ¿qué puedo hacer por ustedes tres?" preguntó el hombre mientras se inclinaba hacia adelante y entrelazaba sus dedos.

"Tenemos algunas preguntas," comenzó Harry.

"Bien, en cualquier caso adelante pregunten, eso es parte de mi profesión."

"Uh, son sobre Toshiro Hitsugaya." Dumbledore se reclinó en su asiento.

"Nosotros hemos... notado algunas cosas," habló Hermione.

"Cosas raras," chirrió Ron. El Director arqueó una ceja, "¿Qué tipo de cosas?"

"Mire Profesor," suspiró Harry "Lo confrontamos y dijo que usted lo contrato para protegerme."

"Me temo que eso es verdad Harry." El Niño Que Vivió lo miró fijamente, "¡Soy perfectamente capaz de cuidar de mí mismo gracias!"

"Sólo llámalo paganía de un viejo. Ahora, ¿eso es todo lo que desean hablar conmigo?"

Hermione negó con su cabeza, "Señor, estábamos curiosos sobre los antecedentes de Toshiro y buscamos algunos registros en la biblioteca... y lo que encontramos fue bastante inquietante."

El director le dio un asentir alentador.

"Encontramos sólo un Toshiro Hitsugaya en los registros de nacimiento, pero ese niño murió en 1872."

"Estoy seguro de que es sólo una coincidencia Señorita Granger."

"Pero se trata de eso señor," protestó ella. "¡Usé un hechizo para revelar cómo lucía el niño y era el Toshiro que conocemos!"

"En realidad ese Toshiro tenía el cabello negro," señaló Ron. Sus dos amigos lo fulminaron con la mirada antes de girarse de vuelta al director.

"Era él, señor. Pero no podemos pensar en ninguna explicación," dijo Harry frustrado. "¡Una poción de juventud no funcionaría, él no es un vampiro o nada! No tenemos idea, pero usted debe. ¡Digo, usted lo contrato!"

Dumbledore suspiró, "Me temo que incluso yo no sé lo que es él."

"Pero usted admite que él no es humano," preguntó Hermione bastante temerosa.

"Creo que él fue un ser humano una vez," confesó el hombre mientras conjuraba dos sillas más y los adolescentes se sentaron agradecidos. "¿Lo tomaré como que notaron la ausencia de los fantasmas al inicio del año?" Los tres asintieron.

"Cuando los encontramos, Sir Nicholas nos avisó de que algo venía. Como pueden imaginar el Sr. Hitsugaya encaja en la descripción y él fue llevado. Después de un interrogatorio descubrimos un hecho... bastante sorprendente de su joven amigo."

El silencio permaneció en el aire.

"Descubrimos que Toshiro Hitsugaya ha estado muerto por ciento veintiún años."

Hermione suspiró, "Señor, ya sabíamos eso."

"Espere, ¿eso significa que el niño que conocemos en realidad no es Toshiro Hitsugaya? ¿Él está... fingiendo? Es sólo una coincidencia que se ven tan similares," preguntó Ron con incredulidad.

"Me temo que no Sr. Weasley, lo que quiero decir es que el niño con el que han estado viviendo, hecho amistad, ya no está vivo y no lo ha estado por algún tiempo."

 

Notas:

1. Creo que yo podría mantenerla en clases durante toda la historia.

Tenaz por Pink Angel Feathers

"Espere, ¿eso significa que el niño que conocemos en realidad no es Toshiro Hitsugaya? ¿Él está... fingiendo? Es sólo una coincidencia que se ven tan similares," preguntó Ron con incredulidad.

"Me temo que no Sr. Weasley, lo que quiero decir es que el niño con el que han estado viviendo, hecho amistad, ya no está vivo y no lo ha estado por algún tiempo."


ooo

"Está diciendo que él es alguna especie de... Inferius," preguntó Hermione en un tono de desagrado.

"No, un Inferius es sólo un cadáver reanimado. El Sr. Hitsugaya... está vivo... y muerto."

Harry parpadeó, "¿Cómo puede alguien estar vivo y muerto?"

"Él puede sangrar, puede comer, su corazón late como el del cualquier otro y siente dolor al igual que ustedes y yo y sin embargo cuando busque en sus registros de nacimiento y alguien había viajado hacia donde fue enterrado, encontraron los huesos, aunque eran muy pequeños, de un niño (1). Cuando se midieron coincidían con la altura y el peso aproximado de Toshiro Hitsugaya."

"Pero...cómo," preguntó Ron claramente sintiéndose tan confundido como sus amigos.

"Me temo que no lo sé. Pero eran sus huesos."

Hermione lucia bastante verde, "¡P-pero él está v-vivo! Se sienta junto a Neville en clases y se ríe ocasionalmente y habla y duerme y—esto no tiene sentido. Él no es ningún tipo de criatura mágica de la que haya escuchado hablar y no hay otro Toshiro Hitsugaya en los registros y él encaja con la descripción perfectamente, ¡pero ese niño está muerto! ¡Es...imposible!"

"Exactamente mi pensamientos," asintió el director "Y sin embargo aquí estamos por todos los derechos con un chico muerto en medio de nosotros."

"Hay alguien más además de usted que sepa de esto," preguntó Harry.

"La profesora McGonagall, Snape, Lupin saben de este asunto hasta cierto punto así como también el Sr. Olivander. Me temo que no he tenido la oportunidad de decirles esta nueva información."

"Entonces sabe de dónde es," cuestionó Ron.

El Director asintió, "Por lo que el Profesor Snape reunió durante nuestro interrogatorio, él viene de una sociedad militarista. Es algún tipo de guerrero, lo cual es claramente evidente al verlo cargando una espada. Hemos descubierto que antes de que él muriera nació y se crio en Japón, pero la causa de su muerte no fue registrada más que como un 'accidente'," continuó.

"He concluido al mirar el uniforme que fue visto usando el otro día que su sociedad emula los países de Medio Oriente aparte de la cultura, a menos que eso sólo sea su propia elección de vestimenta."

"Así que espere," comenzó Harry, "¡¿Usted quiere decirme, que no tiene manera de saber por qué en realidad está aquí o qué es él pero usted lo contrató?!"

El director negó con su cabeza, "Oh, yo sé por qué está él aquí; fue enviado aquí en una misión."

"Una misión," preguntaron los dos chicos.

"Profesor," interrumpió Hermione, "¿Por qué simplemente no nos dijo todo desde el principio?"

El hombre asintió, "Recibí una carta al comienzo del periodo de Olivander diciéndome que había vendido una varita a un niño... muy peculiar. No pensé mucho en ello en su momento, y sin embargo cuando los estudiantes comenzaron a llegar no pude evitar notar que el castillo de repente se había vuelto escaso de fantasmas."

Ron asintió, "Sí, era como si todos simplemente hubieran desaparecido."

"Cuando los localizamos Sir Nicholas tuvo la amabilidad de darnos una explicación. Parecía que algo venía. Un enemigo que él temía. Algo que vendría bajo la apariencia de un estudiante de cabello blanco. Mis pensamientos inmediatamente volaron hacia el Sr. Hitsugaya al ver que ya había recibido una advertencia antes de su llegada y él encajaba en la descripción que nos había sido dada."

"Fue el Sr. Olivander a quien usted tenía mirando en la tumba de Toshiro," preguntó Hermione con curiosidad.

El Director asintió, "Sí, de hecho él ha sido de mucha ayuda. Pero estoy divagando, lleve al Sr. Hitsugaya a un interrogatorio inmediatamente y se volvió claro de inmediato que él no era humano. Al final fuimos forzados a interrogarlo bajo amenaza de varita y varios Dementores que parecían tener algunos... efectos muy negativos en él."

"Peor que Harry," Ron elevó la voz. "Oh sí, bastante," añadió el hombre.

"El profesor Snape descubrió que hay algo en su mente... algún tipo de entidad que los Dementores parecer ayudar a mantener a raya y dijo que por lo que reunió era como si los Dementores estuvieran comiéndose al chico."

"C-comiéndoselo," Hermione palideció "¡¿Cómo podrían comérselo?! Los Dementores viven de las almas de los vivos."

"Ah," sonrió Dumbledore "Ahora aquí es donde mi pequeña teoría entra en juego."

Los tres Gryffindor se inclinaron hacia adelante en sus asientos.

"Tienen mucha razón al decir que los Dementores solo comen almas, ese hecho es irrefutable. Entonces, si están comiéndose a nuestro joven amigo debe significa que él de hecho es en realidad solo un alma que de alguna manera ha tomado una forma sólida."

Ante las miradas interrogantes él declaró, "No me pregunten cómo es eso posible porque yo mismo estoy en la oscuridad como ustedes."

"Entonces él es un alma," preguntó Harry con sospecha.

"Esa sería mi teoría."

"¿Entonces por qué lo contrato?" Dumbledore se rió, "¿Quién mejor para proteger la escuela de un asesino que alguien que ya está muerto y no puede ser asesinado?"

Hermione hizo una mueca, "Supongo. Pero parece casi cruel explotar su situación así."

"Mi querida niña, no te preocupes por él. Puede ser muy peligroso cuando quiere serlo, como descubrí cuando lo interrogue."

"Peligroso," chilló Ron mientras palidecía.

"Como dije, él es un guerrero. Parece ser capaz de controlar la magia sin una varita en una manera que uno sólo esperaría encontrar en alguien que practica magia oscura. También es muy volátil, así que les advierto que tengan cuidado alrededor de él."

"Pero es nuestro amigo," protestó Hermione.

"Pueden muy bien pensar eso Srta. Granger," Dumbledore frunció el ceño "Pero él es una criatura que el mundo mágico aún no ha visto. Él es mayor que yo y sin embargo parece tener trece años sino es que más joven. La única razón por la que él todavía está bajo mi control es porque le dije que si no cooperaba me vería forzado a alertar al Ministerio de su existencia. Estoy bastante sorprendido de que lograra ser amigo de un alma gentil como Neville Longbottom."

Harry se quedó mirando, "¿Entonces está diciendo que lo está chantajeando para arriesgar su vida?"

"Harry," el hombre suspiró, "¡Si él no era mantenido en control habría sido imposible saber el caos que podría haber traído a la escuela! Al hacer esto he protegido a los estudiantes y el personal de dos amenazas."

"Pero él es uno de los estudiantes también," protestó Ron. "¡Eso no es justo!"

"Sr. Weasley le aseguro que ningún daño vendrá a su amigo. Él ya enfrento a Black una vez y estuvo bien."

Los tres se detuvieron en seco ante eso hasta que Harry gruñó, "¡¿Quiere decir cuando él desapareció en la enfermería por un día y una noche?! ¿Cómo está eso 'bien'? Lo tiene trabajando alrededor de esos Dementores que al parecer están comiéndoselo. COMIENDO. ¿Soy el único que ve un problema con eso?"

Dumbledore suspiró, "Harry si yo tuviera una elección me encantaría romper nuestro contrato pero por el bien de la escuela no puedo. Él está aquí para proteger a todos, incluyendo a ustedes tres, de Sirius Black."

Hermione frunció el ceño, "¿Todo esto tiene que ver con su transferencia a Gryffindor?"

El hombre negó con su cabeza, "No, eso simplemente fue con fines de vigilancia, te lo aseguro."

"No... no me gusta esto," declaró Harry, "Él no es humano lo que es...inquietante. Todo el asunto de la muerte me pone un poco enfermo en realidad, sin mencionar esos poderes... pero no está bien que usted este usándolo. Entiendo que está tratando de protegernos pero ¿no habría sido mejor si lo hubiera enviado lejos de la escuela?"

"Me temo que eso no parece una opción en este momento," dijo solemnemente, "Él ha sido enviado aquí en una misión y él mismo dijo que destruiría cualquier obstáculo en su camino con el fin de completarla. A mí me parece que mantenerlo aquí, sin embargo, en una correa si quieres, era la única manera de asegurar que no se volviera violento. Use la situación para nuestra ventaja en la única manera que vi, yo diría que ha funcionado muy bien."

"Admitiré que no estoy muy cómoda con esto," dijo Hermione en voz baja. "Si él es así de peligroso... tal vez no debería estar aquí, señor. Digo, él está viviendo con nosotros. Y como Harry dijo antes, todo el asunto de la muerte me hace sentir enferma. Digo, pensar que él en realidad esta... y yo intervine por él cuando las personas lo llamaban un gafe o un monstro..."

Ron asintió, "Parece un buen tipo, y pienso que él siendo usado así está mal pero... va a ser raro de ahora en adelante. Saber que en realidad es algún tipo de cosa que podría matarnos si nos metemos en su camino."

"Sólo tenemos que proceder con cautela," dijo Dumbledore estoicamente "Por ahora está bajo control y usando sus habilidades para protegernos."

"Pero qué lo detiene de hacer equipo con Black si él está marcado sobre todo esto," preguntó Ron.

"Si él cambiara de lados yo llamaría al Ministerio. Pero por el momento la única cosa protegiéndolo de los Dementores es este castillo y mis órdenes. Dudo que él olvide eso."

"Entonces toda esta situación," Hermione frunció el ceño "Esta... todo bajo control."

"Sí, completamente. No tienen nada de qué preocuparse siempre y cuando vayan con cuidado con el Sr. Hitsugaya."

"Va a decirle a alguien sobre esto," preguntó la chica. Dumbledore suspiró, "El personal será notificado pero siento que los estudiantes no necesitan saber."

"Pero que hay de Neville," preguntó Ron. "Creo que él querrá saber que su mejor amigo en realidad esta mintiéndole sobre todo. ¡Demonios, ni siquiera está vivo!"

"Pueden notificarle si lo estiman necesario. Pero les pido que los tres muestren algo de discreción y tengan cuidado con quién comparten esta información. No queremos causar pánico ¿o sí?"

"No señor," murmuraron los tres.


ooo

Toshiro estornudo cuando se sentó junto a la ventana con Ran en su regazo.

"Dios te bendiga," dijo Neville mientras reprimía un bostezo. "¿Te estás enfermando?"

"Hn, yo no me enfermo." El chico más alto asintió mientras se reclinaba en su silla, "No me sorprendería si lo estuvieras. Caminas por allí vestido como si fuera primavera."

El shinigami de cabello blanco rodó sus ojos pero dejo los comentarios de lado.

La sala común estaba sorprendentemente tranquila por una vez. La mayoría de los otros habían ido a la cama o estaban sentados tratando de terminar su tarea antes de dar paso a la noche.

"Recuérdame regresar la bufanda de Luna en el desayuno mañana," gruñó Hitsugaya cuando Ran mordisqueó su dedo.

"Ella dijo que podías quedártela. Pensé que era estándar para todos los estudiantes tener una bufanda de su uniforme," tarareó Neville.

"Sí bueno, dije a la mujer que no necesitaría una."

"Tienes suerte de que Luna tuviera una extra."

Toshiro se quedó mirando, "Estoy bastante bien en el frío gracias."

Su amigo suspiró pero decidió dejarlo pasar y los dos se quedaron en silencio una vez más. Ambos miraron hacia arriba cuando el agujero del retrato se abrió y Harry junto con sus amigos entró a través de él.

Toshiro frunció el ceño cuando Hermione se estremeció cuando él llamó su atención. De hecho los tres parecían estar mirando a cualquier cosaexcepto a él mientras se apresuraban a subir las escaleras al Dormitorio de Chicos. Neville se había dado vuelta en su silla para observarlos irse, "Bueno... eso fue raro."

"Hm...sí."

"Me pregunto cuál era su problema." El shinigami asintió, "¿Sabes de dónde vienen?"

Su amigo frunció el ceño, "Yo uh, creo que mencionaron querer hablar con Dumbledore después de la cena. ¿Tal vez él tenía malas noticias? ¡Oh, espero que nada haya pasado a sus familias!"

Hitsugaya se volvió de vuelta hacia la ventana, "No te preocupes. Nada paso a sus familias, de hecho tengo la sensación de que sé exactamente qué esta molestándolos."

"Oh," preguntó Neville "¿Qué?"

Toshiro negó con su cabeza, "Ellos te dirán muy pronto."

El Gryffindor más alto frunció el ceño, "¿Pasa algo malo?"

"No, todo está bien. Sospecho que querrán hablar en privado contigo una vez que llegue la mañana, si no cuando vayas a la cama."

"¿No puedes decirme sobre qué es?"

El portador de hielo sonrió, "Odiaría arruinar la sorpresa."


ooo

La mañana no había llegado lo suficientemente rápido para Harry ya que había sido plagado con pesadillas de espadas y zombis cubiertos en sangre y usando la cara de Toshiro Hitsugaya.

Había acordado con Ron y Hermione que llevarían a Neville a un lado antes del desayuno y le dirían la verdad. Lo merecía mucho.

El Niño Que Vivió casi sintió culpa por decidir decir al otro chico sobre su amigo. Tal vez era porque Toshiro era el primer amigo verdadero que Neville había tenido. Incluso si él era algún tipo de... criatura, no se podía negar que Hitsugaya era bueno con el normalmente tímido Gryffindor.

Junto con Luna Lovegood habían formado su propia pequeña banda de inadaptados y marginados. Hermione una vez lo había llamado lindo. Personalmente Harry no lo habría expresado de esa manera, pero él entendía de donde venía. Lo ponía nervioso pensar que él podría estar rompiendo esa amistad con lo que estaba a punto de hacer.

El adolescente de ojos verdes suspiró mientras sacaba sus zapatos y arreglaba su corbata. Echando un vistazo a Ron pudo ver que el pelirrojo estaba tan nervioso como él.

Cuando ambos estuvieron listos los dos amigos se miraron el uno al otro por un momento antes de que asintieran y dejaran el dormitorio.

Encontraron a Hermione esperando al pie de las escaleras con una expresión de malestar en su rostro pero determinación ardiendo en sus ojos. "¿Están listos?" Ambos asintieron. "Supongo que solo lo llevaremos a un lado y le diremos. Solo sacarlo rápidamente; como arrancando una curita."

"¿Arrancando una qué?"

Harry y la chica de cabello espeso se volvieron para encontrar a Ron mirándolos con curiosidad, "Qué es una curita."

"Es una cosa muggle," Harry suspiró mientras escaneaba la sala común y encontró a Neville atando sus zapatos mientras estaba sentado en una de las sillas, "Bueno, vamos. Vamos a terminar con esto."

Sus amigos lo siguieron mientras él caminaba hacia el adolescente torpe.

"¿Uh, Neville?" dicho chico levantó la mirada, "Oh hola."

"Dónde está Toshiro," preguntó Ron mientras miraba con ansiedad por la habitación.

"Se levantó muy temprano y fue a dar un paseo antes del desayuno. En realidad," Neville sonrió "Dijo que probablemente vendrían y hablarían conmigo esta mañana. ¿Entonces qué quieren decirme?"

Harry lucho contra el bulto que pareció formarse en su garganta, "Bueno..."

Así que le dijeron.

Le dijeron todo lo que ellos sabían y lo que Dumbledore había dicho. Hermione se había encargado a mitad de la explicación con Ron lanzando algo también ocasionalmente.

Al principio Neville había parecido curioso, y luego su rostro había palidecido ligeramente hasta que se había vuelto un tono desagradable de verde. Para el momento que terminaron el adolescente estaba con los labios blancos y muy pálido, "Entonces... ¿están diciendo...?" Los tres asintieron.

"Oh Señor," Neville jadeó mientras sostenía su cabeza en sus manos. "Todo-todo este tiempo y él ha estado... Dios."

"De verdad lo sentimos Neville," susurró Hermione mientras colocaba una mano reconfortante en su hombro. "Pensamos que tenías derecho a saber."

Él asintió, "Aunque desearía no saber."

"Dímelo a mí," gruñó Ron desde su lugar en el suelo.

Cuando Neville se levantó todos lo miraron.

"Dónde vas," preguntó Hermione en voz baja. Él suspiró, "Le dije a Toshiro que lo encontraría en el Gran Salón para el desayuno."

Hubo un momento de silencio entre los únicos cuatro ocupantes de la sala común.

"Quieres decir que todavía vas a pasar el rato con él," Ron prácticamente chilló con incredulidad. Él asintió, "Por supuesto. Él es mi amigo."

"Pero Neville," habló Hermione "¡Él es peligroso! Sin mencionar que ni siquiera está vivo."

"Bueno él no ha hecho nada para lastimarme ahora ¿o sí?" dijo el adolescente mientras se ponía su túnica con manos temblorosas. "Digo, estoy asustado, muy asustado," Dijo con una mueca en su rostro pálido "Pero...él es mi amigo. Uno de los primeros buenos amigos que he tenido. Simplemente no puedo olvidar eso. Mi abuela me dijo que defendiera a mis amigos, ella me mataría si descubre que abandone a uno."

"Estás loco Longbottom," dijo Ron con un dejo de asombro en su voz "Realmente lo estás."

El otro asintió, "Creo que podría estarlo. Pero... al menos tengo que hablar con él. Merece decir algo. Y... quiero saber por qué no me dijo. Me mintió sobre muchas cosas. Sobre su familia y su vida familiar...Yo-confié en él. Necesito descubrir por qué hizo porque—¡porque no se supone que mientas a tu mejor amigo!"

Los tres amigos se quedaron mirando por un momento.

"Solo ten cuidado," advirtió Harry cuando finalmente se recompuso, dudando seriamente de la cordura del adolescente delante de él.

Los cuatro se dirigieron a desayunar en relativo silencio, todos atrapados en sus propios pensamientos mientras caminaban. El trio se detuvo en la puerta del Gran Salón mientras Neville continuaba para sentarse junto a Toshiro y Luna en la mesa de Ravenclaw.

"Es muy valiente o es un completo idiota," dijo Ron mientras negaba con su cabeza.

"No sé cómo lo hace," acordó Harry. Solo mirar al chico muerto enviaba escalofríos por su espalda y hacia que su estómago se retorciera. Mientras miraba la piel pálida, pudo imaginar la carne comenzando a desaparecer y decaer ante sus propios ojos hasta que era como si estuviera mirando algo salido de una película de terror.

"Tienes razón," dijo Hermione, sacándolo de sus pensamientos "¡Es completamente estúpido, y peligroso y un verdadero idiota, diablos podría ser asesinado! Pero es valiente de su parte también, defender a su amigo así. Yo no sería capaz de hacerlo... apenas puedo mirarlo," terminó ella con una mirada desagradable en su rostro.

Harry estuvo de acuerdo, "Sí, pero eso no cambia el hecho de que Hitsugaya es peligroso. Vamos a tener que tener cuidado de ahora en adelante. Neville podría tener razón, sobre hablar con él, quiero decir."

Hermione asintió, "Tienes razón. Necesitamos obtener algunas respuestas y él es el único con ellas. Él podría no estar sosteniendo todas las cartas como pensábamos pero todavía tiene una buena mano."

Ella miró hacia Neville quien parecía haber puesto un poco más de distancia de lo normal entre él y Toshiro, pero todavía estaba charlando con su amigo como hacia siempre, "Dios, es muy valiente."

Ron se quedó mirando con una mirada de dolor antes de rodar sus ojos, "¿Valiente? Tal vez. ¿Completamente loco? Definitivamente.

Notas:

1. Busqué de ello y puede tomar un poco más de cien años para que los huesos (si se entierra apropiadamente) se desintegren, por lo que en realidad es exacto decir que todavía estaban allí, frágiles y muy rompibles supongo.

Apocalipsis por Pink Angel Feathers

"Dios, es muy valiente."

Ron se quedó mirando con una mirada de dolor antes de rodar sus ojos, "¿Valiente? Tal vez. ¿Completamente loco? Definitivamente."


ooo

Si alguien hubiera dicho que Hitsugaya estaba sorprendido de que Neville todavía estaba hablando con él, no se habrían equivocado.

El taicho nunca había tenido mucha experiencia con la amistad pero había pensado que si tú 'amigo' te ha mentido desde que se conocieron sobre su estado fallecido, eso generalmente significaba el fin de la relación.

Al parecer estaba equivocado.

El chico parecía un poco más asustadizo cerca de él y mantenía un poco más de distancia entre ellos pero todavía estaba allí; sentado junto a él mientras comían el desayuno.

El estudiante de cabello blanco estaba escuchando a Luna zumbando sobre alguna extraña criatura que al parecer se escondía bajo tu cama y se robaba tus sueños, "Es bastante común en realidad." Toshiro asintió mientras tomaban un sorbo de jugo de naranja, "Estoy seguro que lo es."

Neville estaba sentado tranquilo comiendo con desgano sus huevos antes de que Hitsugaya finalmente suspirara, "Puedes preguntar si quieres." El otro levantó la mirada bastante nervioso, "Bueno yo..."

Toshiro puso los ojos, "No hay necesidad de que estés tan nervioso, no es como si fuera a matarte por preguntar."

Neville palideció por un momento antes de mirar a Luna y de vuelta a él, "¿Está bien... si ella sabe?" El shinigami se encogió de hombros, "Conociéndola, probablemente ya es consciente de la situación."

La rubia levantó la mirada de su plato, "Hm...sí. Hablar sobre ello podría ser bueno."

Neville se quedó mirando, "¿Quieres decir que sabías? ¿Todo este tiempo sabías?"

Ella asintió, "Por supuesto."

"¡¿Pero-pero cómo?!"

"Es Luna," Toshiro suspiró "Ella se da cuenta de estas cosas."

Se tomó un momento para recobrarse antes de mirar al chico de cabello blanco, "Deberías haberme dicho."

El taicho rodó sus ojos, "Sí, esa es la perfecta conversación para comenzar ¿no? Así que Neville, he estado queriendo decirte que en realidad he estado muerto por bastante tiempo. Puedo imaginar cuán bien eso habría ido."

"Ambos sabemos que podrías haber encontrado una manera para decirlo," gruñó.

Toshiro se encogió de hombros, "Bueno sabes ahora."

"Oh sí, ahora sé que al parecer eres alguna especie de no muerto alma monstro que podría haber venido a matarnos—

"Si yo hubiera querido matarlos a todos ustedes hace mucho que estarían muertos."

"¡Y es por esto que deberías haberme dicho en lugar de a Harry y ellos! ¡Me dijeron que no debería acercarme más a ti!"

"Y sin embargo aquí estás."

"Bueno no iba a...abandonarte antes de escuchar tu lado de la historia."

Hitsugaya arqueó una ceja, "Sabes que si yo hubiera estado empeñado en matar a todos en el castillo probablemente tú te habrías puesto en la cima de la lista 'Por Matar'."

"A-admitiré que no era el más inteligente de los planes."

"Más bien idiota en realidad."

"Absolutamente," Luna chirrió mientras se servía algo de agua en su vaso.

"Podemos hablar en serio por favor," siseó Neville "Esto no es cosa de broma."

El taicho se detuvo para considerar por un momento que él finalmente había encontrado a alguien que entendía su sentido del humor, tan sutil y seco como era.

"Necesito...que me expliques...exactamente qué está pasando. Dumbledore, el mago más respetado en el mundo, dice que eres peligroso. Pero...está equivocado ¿verdad? Quiero decir todo esto es un malentendido, tiene que serlo."

Hitsugaya suspiró, "Hay un poco de un malentendido en algunos aspectos pero admitiré que él ha descubierto las bases." Neville palideció, "Entonces...¿de verdad estás...muerto?"

"En comparación contigo, sí."

El otro se quedó mirando mientras se volvía ligeramente verde, "Sé que me dijeron y eso-eso me asusto pero sentado aquí quiero decir...no parece posible y...creo que me voy a enfermar."

Luna le ofreció un vaso de agua pero él rápidamente lo rechazó.

"No lo está tomando tan bien ¿o sí?" dijo ella pensativamente mientras observaba al Gryffindor balbucear. Toshiro se encogió de hombros, "Podría haberse desmayado, supongo."

"Cómo exactamente se supone que tome esto," gritó Neville llamando la atención del resto de la mesa de Ravenclaw. "¡Esto no es algo que la mayoría de las personas esperan que sus amigos les digan!"

"Neville, moderar tu dicción sería una sabia elección,"(1) murmuró Luna mientras untaba con mantequilla una tostada, "Las rimas son bastante lindas ¿no? Especialmente las del tipo accidental."

Neville pareció desinflarse mientras sostenía su cabeza entre sus manos, "Sólo- dime exactamente qué está pasando."

"Estoy seguro de que Potter y su banda de tontos ya te ha dicho."

Él levantó la mirada, "Entonces supongo que tengo que creer eres alguna especie de no muerto que originalmente había venido a matarnos a todos hasta que fuiste atrapado y detenido por el Profesor Dumbledore y ahora estás siendo chantajeado por él para proteger a todos de Sirius Black."

El taicho lo consideró por un momento, "Bueno cuando lo dices así supongo que suena bastante descabellado." Neville gruñó, "¿Podemos por favor cortar la parte donde me dices qué diablos está pasando?"

"En realidad Toshiro, no me importaría saber por qué un alma como tú vendría a Hogwarts," dijo Luna con una mirada curiosa en su cara. Toshiro asintió, "Como estoy seguro de que Dumbledore se olvidó de decirle a Potter simplemente estoy para observar."

"Eso no es de lo que estoy hablando," gruñó Neville "¡Quiero saber exactamente qué se supone que eres!"

El Shinigami suspiró, "Si eso es lo que quieres saber me temo que estarás muy decepcionado. No tengo la intención de revelar nada sobre lo que soy excepto lo que ya saben." Neville fulminó con la mirada, "Bien. Pero dime todo lo demás."

"Ya lo sabes."

"Quiero escucharlo de ti."

"Como dije simplemente estoy aquí para observar, esa es mi misión. No estoy aquí para dañar a nadie, de hecho en una manera fui enviado para supervisar algunos asuntos para garantizar la seguridad de todos." El otro frunció el ceño, "Todavía estoy atrapado en este asunto de lo muerto...pero esto significa que," una mirada de asombro se abrió paso por su cara, "¿Hay...una vida después de la muerte?"

El transferido asintió, "La hay." El chico jadeó, claramente aturdido, "¿Pero-pero cómo es?"

"Bastante similar a esta, supongo. En realidad nada cambia," dijo Hitsugaya pensativo. "Vivimos, morimos. Vivimos en pobreza o somos ricos. La única verdadera diferencia es que estamos unidos bajo un lenguaje común."

"Eso es...asombroso."

"No creías en una vida después de la muerte antes," preguntó Luna en voz baja. Neville frunció el ceño, "Bueno, digo estoy seguro pero es diferente escuchar que en realidad está allí."

Toshiro sonrió dándose cuenta de que había distraído al otro chico. Los vivos podrían ser tan simples a veces. Deja colgada la respuesta a la pregunta más grande de la humanidad en frente de ellos y olvidaban todo.

"Pero espera," empezó Neville de repente "¿Dumbledore sabe sobre todo el asunto de esta misión no violenta? Estoy seguro de que él sería mucho más comprensivo si lo supiera." Los ojos verde azulado se estrecharon, "Él no está amenazado por lo que voy a hacer aquí. Él está amenazado por lo que soy simplemente porque él no sabe. De acuerdo con él soy una nueva especie de criatura mágica que todavía tiene que ser propiamente descubierta."

"Bueno, no está completamente equivocado, solo está haciendo las cosas de la manera equivocada."

Toshiró fulminó con la mirada, "No soy una criatura."

"Si bueno, aparentemente no eres humano tampoco," replicó Neville.

Los tres estudiantes se quedaron en silencio por un momento antes de que Luna sorprendentemente hablara, "¿Cuántos años tienes Toshiro?"

"Dijeron algo sobre ti siendo muy viejo," añadió Neville resentido.

"Tengo ciento veintiuno." La rubia asintió mientras el moreno se quedaba mirando, "Cien-ciento veintiuno."

Hitsugaya asintió, "¿Algo más?"

"¿Todos ustedes tienen el cabello y ojos como los tienes tú?"

"Las personas hablan sobre la forma en que me veo de vuelta en mi tierra natal igual que las personas aquí."

"Muy bien entonces dime ¿puedes morir? O eres un ser inmortal o algo."

Toshiro puso los ojos, "Dije antes que puedo morir, podemos ser heridos y enfermarnos al igual que los vivos."

"¿Pero qué pasa cuando mueres?"

El taicho suspiró, "No tenemos idea. Es un misterio igual que para los vivos de lo que sucede después de la muerte. Las teorías varían al igual que las de aquí. Algunos creen en la reencarnación, mientras que otros dicen que no hay otra vida similar a la nuestra. Incluso algunos dicen que no hay nada después de que morimos."

"En realidad no somos tan diferentes," observó Luna.

"No, no lo somos," concluyó Toshiro "¿Terminamos con el interrogatorio?"

Neville parecía preocupado," Bueno...no estoy seguro sobre todo esto. Pero, si sé lo suficiente."

"Bien," dijo la rubia mientras envolvía una bufanda alrededor de su cuello, "Es casi tiempo de ir al campo. Que tengan un buen momento."

"Campo," preguntó Toshiro mientras se levantaba.

"El partido de Quidditch es hoy."

El shinigami miró alrededor para ver esa tensión evidente entre las mesas de Hufflepuff y Gryffindor, "Ah sí, se me olvido."

"A mí también," murmuró Neville.


ooo

La caminata hacia el terreno de juego fue bastante tranquila excepto por una pequeña conversación entre Hitsugaya y Luna.

La lluvia estaba golpeando con fuerza en la tierra mientras el trueno retumbaba a través del cielo que era un remolino de negro, gris, azul y purpura.

Ron y Hermione parecían querer mantener su distancia del chico de cabello blanco y Harry había tenido que bajar al campo antes ya que él estaba en el equipo. Neville estaba atrapado en sus pensamientos pero se había asegurado de caminar al otro lado de Luna.

La emoción estaba en el aire e incluso los estudiantes cuyas casas no estaban jugando estaban inquietos. Los Slytherin se habían alineado con los Hufflepuff mientras los Ravenclaw parecían estar alentando a Gryffindor.

El taicho tenía que admitir que el terreno de juego era impresionante. El campo era un impecable verde y las gradas estaban decoradas con los colores del equipo.

Cuando tomaron sus asientos Neville todavía estaba al otro lado de Luna y Toshiro estaba comenzando a preguntarse si el chico estaba tratando de ignorarlo o si solo estaba atrapado en su propio pequeño mundo.

Una voz que reconoció de la sala común sonó a través del campo y comenzó a anunciar los miembros del equipo mientras los Gryffindor entraban en el terreno de juego. El lado de las gradas cubiertas en rojo y oro estalló en vítores ensordecedores y el shinigami no pudo evitar hacer una mueca. De acuerdo con Pomfrey no se suponía que él estuviera cerca de ruidos fuertes...bueno todo eso se salió por la ventana.

La otra mitad del estadio comenzó a aplaudir cuando los Hufflepuffs saltaron al campo anegado.

El momento de despegue fue bastante fascinante. Observar a todos los miembros de los equipos tomar el aire al mismo tiempo mientras sus capas del equipo ondeaban era todo un espectáculo. Antes de que Hitsugaya pudiera parpadear los jugadores estaban agachándose y abriéndose paso a través del aire cuando las pelotas volaron entre ellos o en los miembros desprevenidos de los equipos.

"Es emocionante de ver, ¿no es así?" preguntó Luna mientras se quitaba su bufanda de Ravenclaw y la envolvía alrededor del cuello de él.

"Lo es," él estuvo de acuerdo mientras asentía en agradecimiento a pesar del hecho de que no la necesitaba. Observaron que los jugadores continuaron y Toshiro rápidamente llego a la conclusión de que el Quidditch era un juego que cualquier miembro de la División Once amaría.

Eventualmente el shinigami dejó que su atención vagara y en su lugar extendió su mano y observó el agua perlarse en su piel. Pudo sentir la electricidad en el aire cuando el relámpago crujió y el trueno retumbó y parecía estar estimulando a los jugadores a una mayor altura y el entusiasmo de la multitud solo se añadió a la sensación.

Era como si todos estuvieran en lo alto y le recordó a la sensación que se extendía a través de las filas antes de que entraran en la batalla.

La multitud comenzó a aplaudir cuando Potter y el buscador del otro equipo se enfrentaron y Toshiro los siguió con sus ojos lo mejor que podía a través de la pesada lluvia. A estas alturas todos estaban completamente empapados y él frotó sus manos en un intento por calentarlas.

El trueno una vez más estaba retumbando, enviando temblores a través de las gradas y la lluvia estaba golpeando y la multitud estaba aplaudiendo, su corazón estaba latiendo, las personas estaban gritando—pero algo estaba mal.

Los gritos no eran de emoción sino de dolor.

Personas estaban muriendo, el mundo estaba terminando, la sangre salpicaba su rostro, y estaba el sonido sordo de pasos cuando más personas corrían hacia la lucha. Pero la sangre no era carmesí. Era clara como lágrimas y el ruido sordo era el sonido de la lluvia y Luna estaba sacudiéndolo preguntándole si estaba bien, todo estaba girando. Las personas estaban gritando no por dolor sino miedo.

Y el trueno estaba retumbando, el rayo crujiendo y la lluvia martillando. Harry estaba cayendo y el mundo seguramente debe estar terminado.

Tenía que salvar a Harry. Ese pensamiento se abrió paso en el caos. Tenía que salvar a Harry Potter. Figuras en capas negras salpicaban en cielo pero él no les puso atención mientras saltaba con un estallido de reiatsu concentrado en sus pies.

Sintió más de lo que vio cuando sus brazos se envolvieron alrededor del chico más grande mientras el viento rasgaba sus ropas.

Harry estaba cayendo. Él estaba cayendo. Ambos estaban cayendo. Cayendo en el cielo...¿o de él?

Chocó en el suelo empapado de sangre. Las personas estaban gritando, Harry estaba gimiendo y la sangre continuaba cayendo del cielo.

Se estaba volviendo difícil respirar y el cielo no estaba sangrando sino llorando. Todos estaban muriendo, gritando para ser salvados, suplicando a aquellos que les dedicaban una mirada al pasar; venían personas, corriendo hacia él mientras el cielo seguía llorando. Todo se estaba volviendo negro.

Y el mundo tenía que estar terminando.

Notas:

El final se supone que es un poco confuso y parece un poco caótico. La mente de Hitsugaya está teniendo un momento difícil procesando lo que está pasando alrededor de él y los recuerdos que los Dementores trajeron, así que todo es un poco perturbador. Es difícil decir que está pasando actualmente, que estaba pasando en el pasado y qué era solo un producto de su confusión.

(1) Me fue muy difícil encontrar una traducción en esta parte ya que se trataba de una rima.

Revelaciones por Pink Angel Feathers

Se estaba volviendo difícil respirar y el cielo no estaba sangrando sino llorando. Todos estaban muriendo, gritando para ser salvados, suplicando a aquellos que les dedicaban una mirada al pasar; venían personas, corriendo hacia él mientras el cielo seguía llorando. Todo se estaba volviendo negro.

Y el mundo tenía que estar terminando.


ooo

Harry lentamente volvió en sí y repentinamente era consciente de que podía sentir las miradas pesadas de varias personas puestas en él.

"¿Harry?"

Los ojos verdes se abrieron y encontraron a todo el equipo de Quidditch de Gryffindor junto con Ron y Hermione parados junto a él.

"Harry puedes escucharme," preguntó Hermione cuando se inclinó. El adolescente asintió mientras se sentaba lentamente mirando a su alrededor para encontrarse en la enfermería...una vez más, "¿Qué diablos pasó?"

El equipo retrocedió excepto por los gemelos y Ron y Hermione que rápidamente tomaron los asientos abandonados.

"Fueron los Dementores, compañero," comenzó el Weasley más joven "Deberías haber visto a Dumbledore, estaba muy molesto."

"Miramos y solo estabas— "Cayendo del cielo deben haber sido cien pies," los gemelos especificaron.

"Pero...cómo estoy— "Vivo todavía," preguntó Hermione. El adolescente asintió mientras agarraba sus gafas de encima de la mesita de noche.

"Fue Toshiro," exclamó Fred. George asintió, "Un minutos estás cayendo y al siguiente él prácticamente salió volando de las gradas y te agarró."

"Lo hizo para que él fuera el que golpeara el suelo," terminó Hermione en voz baja.

"Fue una locura," habló Ron "Y tú...rebotaste cuando golpeaste el suelo. Es una suerte que la lluvia lo hubiera suavizado o probablemente él no lo habría logrado."

"Pero dónde está," preguntó Harry mientras miraba alrededor. Ante su pregunta el equipo se hizo a un lado para revelar al chico de cabello blanco acostado en una de las otras camas con Luna y Neville a su lado.

"¿Esta...está bien?" preguntó "¡¿Digo por qué haría eso?!"

Hermione bajo la mirada, "Él no ha despertado y Madam Pomfrey curo todas sus heridas...pero no le ha estado yendo muy bien. Recuerdas lo que Dumbledore dijo sobre él...y los Dementores."

"Y había un montón de ellos Harry," murmuró Ron.

"Deberías haberlo visto en el campo," Angelina elevó la voz desde el interior del gran grupo de los miembros del equipo "Estaba pálido como la muerte. Diablos, pensé que estaba muerto."

Los otros asintieron en acuerdo mientras Harry, Ron y Hermione intercambiaron una mirada de complicidad.

"Qué pasó con el partido," El buscador casi preguntó asustado de saber la respuesta.

"Bueno...— "Perdimos," respondieron los gemelos.

"Pero nadie te culpa Harry," aseguró Hermione "Se suponía que los Dementores nunca debían entrar en los terrenos de la escuela. Deberías haber visto a Dumbledore, estaba furioso."

"Diggory quería una revancha," suspiró Angelina "Pero Hooch dijo que él había conseguido la Snitch justamente." Harry parecía abatido ante las noticias por un momento antes de volverse hacia los gemelos, "¿Dónde está mi escoba?"

El grupo entero cayó en silencio mientras compartían miradas preocupadas.

"Dónde. Esta. Mi. Escoba," preguntó de nuevo, el pánico comenzó a revolotear en la boca de su estómago.

"Bueno veras— "Cuando caíste— "El viento se llevó tu escoba," comenzaron los gemelos. "Y la sopló directo al Sauce Boxeador," terminaron cuando George sacó su manto empapado envuelto alrededor de las piezas que una vez habían sido la Nimbus de Harry.

"Hay...alguna manera de arreglarla," preguntó él con esperanza cuando tomó el precioso paquete de Geroge y la puso en su regazo.

Hermione lo miró con tristeza, "Lo siento Harry, pero no tiene arreglo. Ya lo intentamos."


ooo

Cuando su consciencia empezó a volver poco a poco Hitsugaya se dio cuenta de que se sentía como si hubiera sido pisoteado por un Hollow.

El tacho lentamente valoro la existencia de los dolores que corrían a través de su cuerpo y fácilmente dedujo que la mayoría de ellos estaban viniendo de su cabeza y espalda.

"Toshiro," la voz familiar de Luna Lovegood lo llamó "¿Puedes escucharme?"

"Toshiro," preguntó la voz preocupada de Neville.

El Shinigami se obligó a abrir sus ojos e hizo una mueca cuando la luz envió pinchazos de dolor por su cabeza. "Gracias a Dios," suspiró el otro chico cuando se sentó "De verdad me tenías preocupado."

La rubia asintió en acuerdo, "Sí, estaba comenzando a pensar que debía ir a buscar una raiz de Wagna para despertarte." Él no se molestó en preguntar exactamente qué en el nombre de Dios era una raíz Wagna mientras trataba de recordar qué había pasado para llevarlo a la enfermería una vez más.

Estaba a punto de preguntar qué había pasado cuando Neville de repente gritó, "¡¿Qué demonios crees que estabas haciendo?! ¡Un minuto estás sentado junto a mí y al siguiente estás saltando de las malditas gradas! Por un momento pensé que estabas tratando de matarte! ¡La mitad de la escuela probablemente piensa que estás muerto!"

Toshiro hizo una mueca, "Si serías tan amable de bajar tu voz—"¡No! No voy a bajar mi voz," interrumpió el adolescente indignado.

"¡Casi me das un ataque al corazón! ¡De todas las cosas estúpidas para hacer, tenías que ir y saltar de los cuarenta pies de las altas gradas! Bueno, ¡¿qué tal si después de esto subimos a la Torre de Astronomía y simplemente saltamos de ella después?!"

Su voz gradualmente se había vuelto más fuerte hasta que prácticamente estaba gritando y el tono de Neville había adquirido una calidad casi...histérica.

"¡Que divertido será eso! ¡Sí, vamos todos a unirnos a Toshiro en su amor por saltar de altas estructuras!"

"Difícilmente diría que me encanta," suministro el taicho mientras se sentaba lentamente frunciendo el ceño cuando lo hizo.

Neville gruñó mientras Potter venía cojeando con Ron y Hermione a remolque, "Toshiro, necesito hablar contigo."

"Ah, ¿hablar conmigo y no hablar sobre mí por una vez Potter? Vaya, que sorpresa," Hitsugaya se quedó mirando mientras limpiaba algo de suciedad de sus brazos en las sabanas de la cama.

"¿Por qué demonios hiciste eso? ¡Como Neville dijo fue una locura!"

Toshiro pellizco el puente de su nariz, "En este momento los acontecimientos de hoy están bastante borrosos así que si alguien fuera tan amable como para explicar exactamente qué hice que justifique este bombardeo de quejas sería muy apreciado. A parte de mi saltando de las gradas."

Todos se quedaron quietos por un momento antes de que Ron asintiera, "Uh... sí compañero. Saltaste de las malditas gradas para atrapar a Harry después de que él cayó de su escoba debido a los Dementores... bueno tal vez no atrapar supongo," frunció el ceño "Pero lo hiciste así que fuiste el que chocó en el suelo."

Cuando el taicho trató de recordar lo que el pelirrojo acababa de decirle solo resulto en su dolor de cabeza empeorando. Recordó...el cielo. Y sangre, lágrimas—¿no era lluvia? Y él había estado cayendo y las personas habían estado gritando.

"Entonces," comenzó él "Los Dementores fueron la causa de todo." Luna asintió mientras se sentaba al pie de su cama, "Oh sí. Lucias bastante enfermo cuando aparecieron. Estabas diciendo algo sobre sangre y luego simplemente...saltaste."

"¿Qué demonios crees que estabas haciendo?" gruñó Harry.

"Pensaba que ya lo sabías Potter."

El silencio siguió a su comentario y se volvió aún más aparente que cuatro de las cinco personas alrededor de él estaban claramente incomodos.

"Tú...te fue dicho que protegieras a los estudiantes," comenzó Hermione con cautela. "Entonces...¿estabas haciendo tu trabajo?" Toshiro asintió.

"Por cierto Hitsugaya," comenzó Potter "Neville... ¿él te dijo que sabemos verdad?" El Shinigami suspiró, "Soy bien consiente. Pero la siguiente vez te sugeriría que vinieras a mí con tus sospechas en lugar de forzarlas de otros."

"Bueno," tartamudeó Ron "Ne-necesitamos una explicación."

"¿Y qué les hace pensar que merecen una?"

"Toshiro solo diles por favor," dejó escapar Neville mientras pasaba una mano por sus mechones marrones.

"No hay nada que decir," informó al grupo "Ustedes ya saben acerca de tanto como yo he querido decirles así que realmente no tiene sentido."

"En-entonces de verdad eres lo que él dijo que eres," pronunció Hermione. "De verdad estás...muerto."

El taicho asintió mientras el trio palideció.

"B-bueno," tartamudeó Harry mientras inconscientemente retrocedió un paso al igual que los otros dos. "Lo poco sobre por qué viniste aquí. ¿Tenía razón?"

"Está equivocado," protestó Neville "¡Toshiro solo está aquí para observar e incluso protegernos a todos!"

"De qué," preguntó Ron y era claro que su mano estaba agarrando el mango de su varita entre los pliegues de su túnica.

"En realidad," el otro se quedó corto "Él-él nunca me dijo."

"¡Bueno ahí esta! ¿Cómo se supone que sabremos que Dumbledore no tiene razón? ¡Que él no está aquí realmente para matarnos a todos! ¡Todo el asunto del chantaje está yendo un poco lejos, pero si de verdad es peligroso, entonces tal vez Dumbledore tiene un punto!"

"Si quisiera matarlos a todos, ya estarían muertos hace mucho tiempo," reiteró Hitsugaya. "¡La única cosa que necesitan saber es que no tengo intención de dañar a nadie y en este momento estoy a cargo de la seguridad de todos ustedes por lo que sería maravilloso si dejaran de molestarme!

"Molestar," dijo Hermione indignada "¡A penas estamos molestándote considerando que solo estamos preocupados por la seguridad de la escuela!"

"Entonces estás diciendo que no confían en su director tanto como pretenden," disparó de nuevo el chico de cabello blanco. "¡Salve a Potter; pensaría que eso sería suficiente para disuadir esta teoría que tienen sobre mi siendo algún monstruo del inframundo!"

"Toshiro solo diles todo lo que me dijiste," insistió Neville. El chico se quedó mirando, "¡No necesito justificarme ante un puñado de niños como ellos!"

"Niños," gritó Harry "¡Hemos visto y hecho más de lo que nunca harás!"

"Oh estoy muy seguro," dijo Hitsugaya "¡Por una vez, tal vez si sacaras tu cabeza de tu trasero y te dieras cuenta de que Dumbledore eshumano y los humanos cometen errores, entonces tal vez verías que no soy el villano en esta situación! Él no es omnisciente, un hombre que lo ve todo y que no puede equivocarse. A penas es perfecto y tal vez si vieras eso entonces estarías mejor. ¡De lo contrario solo vas a ser un niño ingenuo el resto de tu vida!"

Potter sacó su varita del interior del uniforme de Quidditch mientras gruñía, "Dumbledore es un gran hombre más de lo que tú nunca serás."

Toshiro le devolvió la mirada fulminante y deslizó sus piernas sobre el borde de la cama, "Estás cegado por tu fe en él. Tal vez por una vez deberías tratar de ver el mundo por lo que es en lugar de lo que él te dice que es."

"Ambos deténganse," protestó Hermione cuando se paró entre los dos, "Harry guarda la varita, Toshiro tú," ella lo miró de vuelta notando la falta de su varita, "Solo siéntate; no deberías estar levantado aun. Todo esto es solo un malentendido."

Harry iba a protestar pero ella lo interrumpió, "No estoy diciendo que confió en él. No estoy diciendo que Dumbledore está mal, pero Toshiro tiene un punto; el director es solo humano. No puede saberlo todo." Ella miró de vuelta a Toshiro, "Como dije, puedo no confiar en ti, pero tenemos que hablar de esto antes de que las cosas se salgan de control."

"Como si no lo hubieran hecho ya," murmuró Ron mientras se hundía en una cama cercana. La chica de cabello espeso suspiró cuando Harry guardó su varita a regañadientes y Toshiro se sentó de vuelta en el borde de la cama.

"Ves," aprobó ella "Todo esto puede ser hecho de una forma racional y pacífica." El resto del grupo gruñó.

"Toshiro," murmuró Luna, la más calmada "Tal vez, sería mejor si les dijeras." Cuando él permaneció en silencio Neville avanzó un paso, "Dumbledore tenía razón en todo el asunto de la muerte. Pero él no está aquí para lastimarnos así que no necesitamos tener miedo."

"No necesitamos tener miedo," exclamó Ron "¡¿Neville estás escuchándote?! ¡Él está muerto! No se supone que las personas muertas estén caminando por ahí."

"Tenemos fantasmas en el castillo no es así," preguntó Luna mientras jugaba con el dobladillo de su camisa. "Bueno si pero—"Ver eso no es tan diferente," expresó Neville.

"¡Sí lo es!"

"¿Cómo?" El pelirrojo cayó en silencio ante eso.

Hermione parecía estar operando en una página completamente diferente a la de sus amigos, "¿Normalmente dónde te quedas?" Toshiro suspiró, "Tengo un hogar."

"¿Pero dónde?"

"En mi tierra natal." Ella frunció el ceño, "¿Quieres decir Japón?" Él negó con su cabeza, "Después de mi muerte seguí adelante como todos los demás." Los tres amigos se quedaron quietos.

"Q-quieres decir que hay un Cielo," preguntó Harry con asombro.

"Podrías llamarlo así supongo."

Los ojos de Ron se habían abierto de par en par y Hermione se había deslizado hacia el suelo mientras Potter se veía bastante aturdido, "¿Cómo...cómo es?"

El taicho rodó sus ojos, "Todos ustedes tienen un poco de idea de cuando se trata de esto...No es muy diferente del mundo de los vivos. Como dije a Neville la única verdadera diferencia es que estamos unidos bajo un mismo idioma."

"Eres un ángel o algo así," preguntó Ron con incredulidad mientras observaba al chico.

"¿Quieres decir un mensajero de Dios?" Todos asintieron. "Esos son simplemente ficción. No hay Dios."

Hermione pareció ahogarse por un minuto mientras todos los demás parecían asombrados, "¡¿Cómo puede haber un Cielo si no hay un Dios?!" El shinigami se encogió de hombros, "Tenemos un líder, y hay un Rey...supongo que podría ser 'Dios' si escoges llamarlo así."

"Qué hay del Infierno," Habló Neville. Hitsugaya consideró su pregunta por un momento, "Es llamado diferente, pero si hay un infierno. Pero es muy diferente de como escuche que muchas religiones lo retratan. No hay Lucifer, o Satán, o Diablo o lo que sea como lo llamen. Y las personas que han hecho cosas malas no son enviadas allí. En su mayor parte, todos van al 'Cielo'."

Harry frunció el ceño, "¿Incluso las personas que han hecho cosas horribles? ¿Asesinos? ¿Violadores? ¿No deberían ser castigados?"

"Son perdonados. ¿No todos tienen derecho a la felicidad? Tener la oportunidad de la redención," preguntó Hitsugaya. "Pero realmente no es como si todos fueran perfectos una vez que mueren. No todos son buenos y no todos son malos y algunos no son ninguno. La vida es raramente blanco y negro."

"Dices vida," señaló Ron. "No puedes decir vida si estás muerto."

Toshiro lo miró duramente, "Yo, en una manera, todavía estoy vivo. Todavía puedo ser asesinado y un día moriré al igual que ustedes lo harán e igualmente como ya lo hice una vez. Si eso no es 'vivir' entonces no sé qué es."

"Dumbledore dijo que eres solo un alma," recordó Hermione, "¿Eso es cierto?"

Él asintió, "Tiene razón en ese aspecto. Morí y deje atrás mi cuerpo físico. Lo que están viendo ahora es mi forma de alma."

"Entonces es por eso que lucías diferente en la imagen..." El chico de cabello blanco frunció el ceño, "¿Disculpa?" La chica parecía avergonzada por un momento, "Bueno... estábamos sospechando así que buscamos los registros de nacimiento en Japón y encontramos tu nombre. Utilice un hechizo que produce una imagen de la persona que lleva el nombre que estás leyendo y eras tú, solo con cabello negro."

"¿Qué decían los registros?" preguntó Neville con curiosidad.

"Bueno, que nació en 1860 y murió en 1872 y la causa de muerte fue listada como accidente." La mirada de todos se deslizó hacia el Shinigami, "¿...Qué?"

"No es nada," aseguro Hermione "Solo es extraño pensar que naciste hace mucho tiempo...y también moriste hace mucho tiempo supongo."

"Serán ciento veintidós años este diciembre."

Harry siseó, "Maldición...eso...eso es mucho tiempo."

"Cómo moriste," preguntó Ron sin cuidado mientras apoyaba su barbilla en su mano. La habitación entera cayó en silencio cuando todos se sentaron—o en algunos casos levantaron—en temor de su estupidez.

"Eso," comenzó Toshiro, "Esta considerado una de las preguntas más personales y privadas que puedes hacer a alguien." El Weasley se sonrojó, "Oh...uh lo siento compañero."

El taicho asintió, "No lo sabías. Pero a diferencia de la mayoría no tengo ningún reparo en que las personas sepan. De hecho algunos pocos lo han imaginado. Morí congelado."

Los otros cayeron en silencio ante la admisión y varias cosas cayeron en su lugar.

"Entonces es por eso que nunca tienes frío y el cabello," murmuró Harry.

Hermione lentamente se puso de pie y se quedó mirando a Hitsugaya justo a los ojos, "Lo siento mucho."

Él la miró de vuelta directamente a sus ojos marrones que brillaban a la luz de la antorcha, "¿Por qué?"

"Debe...debe haber sido una horrible forma de morir." Él asintió, "Lo fue. Pero pasó hace mucho tiempo, no tiene sentido vivir en el pasado. Solo nos hace perder de vista el presente."

"Hey," graznó Ron "Si podemos verte y eres un alma, ¿por qué demonios nadie ha visto sujetos como ustedes antes? No es como si nadie notara a su primo muerto caminando por la calle. Y los fantasmas son transparentes."

"Para ponerlo simple," dudo Toshiro "Las partículas de magia que están presentes en el aire se aferran y forman un enlace con las partículas del alma de las que yo estoy hecho. Debido a que todos ustedes son usuarios de magia pueden ver la magia que me rodea. Alguien que no usa magia no será capaz de verme."

"Y si no estuvieras rodeado de tantos magos," planteó Neville. El taicho frunció el ceño, "Entonces probablemente no serían capaces de verme, tal vez solo un parpadeo. No he tenido exactamente la oportunidad de estudiarlo aun." Todos asintieron.

"Sabes Toshiro," comenzó Hermione "Yo-nosotros lo sentimos mucho por todo esto. Estoy segura de que si solo le dijeras a Dumbledore todo lo que nos explicaste, o incluso le dijeras lo que eres. Quiero decir, él no le diría a nadie si le pides que no lo haga."

Ron y Harry asintieron en acuerdo pero él negó con su cabeza, "Los aspectos específicos de la misión son clasificados. No tengo la misma fe en él que la que tengo en ustedes. Si él hace algo para merecerlo hay una oportunidad de que pueda explicarle algunas cosas. Pero hasta entonces el hombre deberá permanecer en la oscuridad sobre todo este asunto," terminó mientras observaba a todos con estrechos ojos verde azulado. "Lo que significa, que no hay que repetir nada de esto."

Harry lució enojado por un momento, "¡¿Entonces quieres que le mintamos?!" El sihnigami se quedó mirando, "Eso es exactamente lo que quiero que hagan."

Hermione parecía preocupada, "¡Pero el Profesor Dumbledore es muy hábil en detectar ese tipo de!—¡¿QUÉ ES TODO ESTE ESTRUENDO?!"

Los cinco Gryffindor y la única Ravenclaw se dieron vuelta para encontrar a una Madame Pomfrey de aspecto bastante agravado, "¡La hora para las visitas terminó hace cinco minutos! ¡Fuera! Todos ustedes."

"Pero Madame," Neville iba a protestar.

"Sin peros Sr. Longbottom. La cena comienza en cinco minutos sugiero que todos bajen allí antes de que se la pierdan."

Todos asintieron y comenzaron a caminar hacia las puertas antes de que ella llamara, "¿Dónde cree que va Sr. Hitsugaya?" Toshiro se detuvo y miró hacia atrás, "¿Cenar?"

"Cama. Ahora."

"Le aseguro que estoy perfectamente bien."

"CAMA." Él suspiró antes de despedirse de Neville y Luna y caminar de vuelta hacia donde había estado acostado.

"¡Y Potter!"

Harry se detuvo en seco y le dio una mirada marchita. "Cuídate y come un poco más de chocolate en el postre." Él asintió y el adolescente con gafas se apresuró a pasar las puertas con el resto del grupo a sus talones.

La enfermera se dio vuelta para mirar al una vez magullado y maltratado estudiante mientras se sentaba esperando en la cama, "Tal vez debería reservar una cama para ti." Él forzó una sonrisa, "Oh eso no será necesario."

Ella se quejó mientras caminaba hacia él y agarró algo de chocolate de una bandeja cercana, "Come esto."

El chico de cabello blanco hizo una mueca pero lo metió en su boca no obstante, y rápidamente lo tragó. Ella colocó una mano fría en su frente mientras suspiraba, "Tienes un poco de fiebre pero nada como la última vez. Esos Dementores ciertamente te han hecho una jugada."

"Hn. Lo he notado."

"Nos diste un buen susto," dijo ella mientras quitaba su camisa para revelar su espalda y por primera vez Toshiro se dio cuenta que no estaba en su propia ropa sino en los pantalones y camisa de la enfermería. Siseó cuando ella pinchó a lo largo de su columna.

"No deberías haber estado moviéndote. Te di algo para el dolor pero solo porque no puedes sentirlo no significa que el problema no está ahí."

"Me disculpo," La enfermera se movió para estar delante de él, "Estoy cansada de verte aquí. Las primeras veces fueron bastante fáciles de remediar pero las espaldas rotas son todo lo contrario."

Él hizo una mueca, "No me había dado cuenta..."

Ella suspiró, "Oh estoy segura que no. Eres un joven muy afortunado; fácilmente podrías haber sido asesinado." El estudiante de cabello blanco asintió, "Gracias por prestarme su ayuda."

Ella rodó sus ojos mientras le ponía la camisa y comenzaba a juguetear con varias opciones diferentes que ella había puesto en su mesita de noche, "Te haré saber que hay varios rumores sobre ti volando por la sala de profesores. Ninguno de ellos buenos."

Él sonrió, "¿Oh de verdad?"

La mujer lo miró de vuelta "Si de verdad. De hecho parecen estar extendiéndose por la escuela más rápido que un caso de Viruela de Dragón."

"Y qué podrían ser esos rumores," preguntó mientras ella separaba sus parpados y miraba sus pupilas.

"Son más o menos exactamente lo que la Profesora McGonagall pensó antes. Todos piensan que estas tratando de matarte. Y no los culpo," declaró ella "No contigo saltando de las gradas de Quidditch y prácticamente ahogándote en el lago. Estas aquí casi todos los días."

"Si bueno, le aseguro que esos rumores son eso, rumores. No hay verdad detrás de ellos."

Ella se apartó y le pasó un vaso lleno de un líquido casi azul neón de aspecto desagradable. Cuando él no hizo movimiento para beberlo ella lo miró fijamente, "Tómalo. Ahora. De lo contrario estarás en un dolor intenso toda la noche."

Hitsugaya suspiró antes de consumir la poción, casi inmediatamente arrepintiéndose cuando el sabor lo golpeó. Casi tenía una...calidad etérea en ella. Le hizo difícil respirar por un momento mientras devolvía el vaso. (1)

"¿Entonces cuando seré capaz de irme?" Ella lo miró con desaprobación mientras guardaba las botellas y vasos. "Si tu fiebre desaparece en la mañana puedes ir a clases. Pero te quiero de vuelta aquí después de la cena así puedo revisar esos moretones."

Él asintió "Creo que eso es agradable."

"Y quiero que te abrigues durante Cuidado de Criaturas Mágicas. ¡Por el amor de Dios estamos casi en invierno y tú estás caminando en tu uniforme y nada más que una bufanda! Quiero ver una chaqueta y le diré al Profesor Hagrid que se asegure de que tengas una," Le informó con severidad.

Toshiro frunció el ceño, "No tengo nada del uniforme de invierno."

La enfermera se quedó mirando, "¿Y por qué no?"

"...No sentí la necesidad de comprarlo. Soy bastante aficionado al frío."

"Bueno no puedes pedir prestado el de alguien más ya que todos lo necesitaran," se quejó ella. "Pero estoy segura de que Hagrid tendrá algo que puedas pedir prestado."

Hitsugaya arqueó una ceja, "El hombre es del tamaño de—"Sin quejas," interrumpió ella mientras se alejaba, "Ve a dormir."

Con un movimiento de su varita las antorchas se apagaron y Toshiro fue dejado sentado en la oscuridad con sus protestas sobre ser demasiado temprano todavía en la punta de su lengua.

"Mujer molesta."

Notas:

1. Si alguna vez han probado licor cuando lo beben o incluso si lo han probado del tipo del que están rellenos los chocolates es algo... ¿aromático? El sabor se siente como si inundara tus pulmones y es como si tu respiración hubiera sido robada.

Mil Maneras de Decir por Pink Angel Feathers

Con un movimiento de su varita las antorchas se apagaron y Toshiro fue dejado fue dejado sentado en la oscuridad con sus protestas sobre ser demasiado temprano todavía en la punta de su lengua.

"Mujer molesta."


ooo

Toshiro finalmente logró escapar de las garras de Madame Pomfrey, agarró un uniforme fresco y todavía logro llegar al Gran Salón a tiempo para el desayuno.

Mientras caminaba hacia la mesa de Ravenclaw en donde Luna y Neville estaban sentados muchas cabezas giraron para mirar en su dirección. El taicho los ignoró junto con los susurros resultantes cuando se sentó junto a Luna y se acercó una jarra de agua.

"Así que te dejó salir," dijo Neville levantando la mirada de su tostada francesa. Hitsugaya tragó su bebida antes de asentir, "Tomó un poco convencerla pero estuvo de acuerdo al final. ¿De casualidad no conoces a alguien con una capa de invierno extra?"

El adolescente frunció el ceño, "¿Para qué necesitas una capa?"

"Parte de nuestro trato."

Él negó con su cabeza, "No creo que alguien tenga una." El shinigami gruñó, "Así me dijeron... pero podría tener una capa empacada en mi baúl."

"Lo dudo."

Toshiro gruñó infeliz mientras agarraba una pieza de tostada y comenzó a untar un poco de mermelada en ella, "Esto es ridículo." Neville asintió con simpatía. "¿Luna no tendrás alguna extra o sí?"

La rubia pensó por un momento antes de negar con su cabeza, "No, me temo que no."

El taicho se giró hacia la Mesa Principal para ver a Madame Pomfrey hablando con Hagrid y no pudo evitar sentir una oleada de molestia inundándolo. Un conjunto de delgados dedos pálidos tamborilearon la mesa mientras él seguía mirando fijamente dejando que todo el salón supiera cómo se sentía esa mañana.

"No será tan malo," observó el otro Gryffindor mientras pelaba una banana. Hitsugaya miró fijamente, "No se me da bien el calor."

"Bueno no es como si hiciera calor afuera, deben ser menos quince y Cuidado de Criaturas Mágicas es primero esta mañana así que no va a calentarse mucho." El chico de cabello blanco estaba reacio a admitir que su amigo tenía un punto y en su lugar tomó un atroz bocado de su tostada.

"Al menos es viernes," murmuró mientras sacudía algunas migajas de su chaleco.

"Supongo," Neville suspiró "Pero eso también significa doble Adivinación."

El chico muerto miró de mala manera, "Gracias Neville por señalar eso."

"Cuando quieras," el otro sonrió.


ooo

Ellos hicieron el recorrido hacia el borde del bosque junto con el resto de los estudiantes y Luna había venido con ellos solo para detenerse en los invernaderos de Herbolaría. Le parecía a Toshiro que todos habían decidido que sería un día precioso para mirarlo a él.

No eran necesariamente las miradas de sospecha a las que se había acostumbrado, como parecía, algunos de ellos parecían mirarlo con miradas de simple admiración.

"Todos creen que eres asombroso," rió Neville.

"¿Oh de verdad? Y aquí escuche que pensaban que yo era un suicida," Hitsugaya arrastró las palabras mientras lanzaba una mirada fulminante a un Slytherin de piel oscura que había estado mirando por demasiado tiempo.

"Bueno esta eso también," el otro estuvo de acuerdo "Pero muchas personas pensaron que fue bastante asombroso cómo saltaste de las gradas para salvar a Harry y sobreviviste."

"Hn. Bueno si eso es lo que se necesitaba para ganar su aprobación me aseguraré de saltar de la siguiente estructura alta que me encuentre si se presente la oportunidad."

"¡Oi! ¡Toshiro!" dicho chico se dio vuelta para encontrar a Hagrid saludándolo desde el frente de su casa, chaqueta en mano.

"No hay manera de que eso vaya a encajar en ti," señaló Neville mientras se abrían camino.

"Claramente."

El medio gigante sonrió cuando se acercaron, "Madame Pomfrey mencionó que necesitabas un abrigo. No se puede decir que no a ayudar a un estudiante ¿o podría hacerlo?"

El shinigami trató de forzar una sonrisa pero por la mirada en el rostro de Neville supo que había fallado miserablemente, "Por supuesto que no podrías."

El Profesor rápidamente lo puso sobre sus hombros y observó bastante divertido como el chico empujaba sus brazos dentro de las mangas solo para tenerlos apenas llegando a los codos de la chaqueta, "Supongo que podemos enrollarlas hacia arriba un poco..."

Toshiro resopló mientras trataba de liberar sus manos de los confines de la tela y se agitaba mientras continuaba luchando, "Esto es absolutamente ridículo."

Hagrid se echó a reír mientras se encorvaba hacia abajo para ayudar a su estudiante frustrado, "No te preocupes lo arreglaremos ahora mismo."

Al final, aunque las mangas habían sido enrolladas el taicho estaba nadando en el abrigo hasta el punto donde era bastante cómico a la vista. Un hecho que Neville no había fallado en señalar ni varios de los Slytherin.

Hitsugaya miró mal a Ron cuando el pelirrojo se rió de él, "¡Compañero ese abrigo es como veinte veces más grande!"

"Soy bien consciente," él gruñó de vuelta mientras volvía su atención una vez más al maestro quien estaba hablando sobre un tipo de criatura parecida a un duende que vivía bajo las hojas en el suelo del bosque.

Hermione sonrió amablemente, "¿Cómo te sientes hoy?" él se encogió de hombros, aunque a decir verdad eso envió pulsadas de dolor a través de los moretones en su columna. Parece que incluso con los hechizos y pociones de Madame Pomfrey le iba a tomar un buen tiempo para estar completamente curado.

No era de sorprender que todos estuvieran sorprendidos.

Incluso de vuelta en la Sociedad de Almas habría estado fuera de servicio por bastante tiempo. La enfermera severa le había dicho que lo tomará con calma y no levantará objetos pesados o participara en cualquier actividad extenuante. Llevar a Hyorinmaru en su espalda parecía fuera de cuestión por un tiempo.

Tuvo que almacenar la Zanpakuto en su baúl al pie de su cama. No era el mejor de los lugares para esconderla pero considerando las circunstancias era lo mejor que podía hacer a menos que una vez más la ocultará en un traje de armadura de nuevo, y ellas tenían la tendencia de no estar donde las dejabas.

Otra razón para detestar el mundo de la magia.

Eventualmente en lugar de poner atención a la lección el taicho comenzó a explorar los muchos bolsillos que existían en el abrigo que le había sido dado. Hasta ahora había encontrado algunos huevos cuestionables, tres barras de chocolate, algo de carne seca—carne—y un gran número de llaves.

"Toshiro."

El Shinigami levantó la mirada para encontrar a Hagrid caminando con el pequeño duende de la lección que había estado dando en su mano, "¿Te gustaría sostenerlo?"

El duende de repente siseó cuando sus ojos dorados cayeron en el chico delante de él pero Toshiro solo lo niveló con una mala mirada. El Profesor pareció sorprendido por un momento, "No sabía que estos pequeños podían sisear."

"Al parecer no tengo mucha suerte con los animales."

"Supongo que incluso eso sabe que eres un fenómeno," vino la voz sarcástica de Draco Malfoy a unos metros de distancia. El joven de cabello blanco ignoró el comentario, para gran molestia del rubio, pero la verdad no pudo evitar preguntarse si tal vez el Slytherin tenía un punto.

Sorprendentemente, en su mayor parte Malfoy lo dejó en paz, especialmente cuando se comparaba con cómo aterrorizaba a Potter cuando la oportunidad se presentaba.

Hagrid había vuelto a la lección mientras la mayoría de los estudiantes estaban charlando en lugar de realmente poner atención.

"¿Cuándo es el siguiente viaje al pueblo?" preguntó el Shinigami mientras abría la cremallera de su abrigo prestado y una vez más enrolló las mangas hacia arriba para poder ver sus manos.

Neville frunció el ceño mientras pensaba, "Uh... no hasta el dieciocho de diciembre. ¿Por qué?" Hitsugaya se encogió de hombros, "No hay razón."

Su amigo parecía escéptico por un momento antes de suspirar. Él se había dado cuenta de que si Toshiro no sentía la necesidad de decirte algo, no ibas a conseguir sacarlo de él hasta que estuviera bien listo para decirte.

"¿Los Dementores protegen las puertas de la escuela?"

"Sí, para evitar que Black entre. Imagine que sabrías más sobre la seguridad de la escuela que cualquiera de nosotros."

"Dumbledore parece pensar que es mejor que yo no lo sepa. Eso o él simplemente no cree que valga la pena la molestia de decirme," el chico de cabello blanco gruñó cuando una vez más comenzó a arreglar las mangas que simplemente no querían mantenerse enrolladas.

"Estoy seguro de que tiene sus razones," aseguró el más alto cuando el chico finalmente se rindió y dejó que las mangas se desenrollaran así que estaban más allá de sus dedos. "¿Vas a ir a casa para las fiestas?"

Toshiro frunció el ceño, "No...Estoy seguro. Por un lado no creo que a Dumbledore le importe que me vaya ya que eso resolvería la mayoría de sus problemas con respecto a mí, pero por otro lado perdería a su guardia. Pero si volviera dudo que sea enviado de vuelta. Tendría que completar mi misión de otra manera."

"Si quieres irte ¿por qué simplemente no sales por las puertas?" preguntó Neville sonando ligeramente apagado.

"Hay guardias que rodean los terrenos. Lo más probable es que pueda vencerlos pero eso alertaría a los Dementores casi inmediatamente. Voy a tener que aumentar mi tolerancia a ellos o encontrar una manera para ocultarme completamente para que no me noten, de lo contrario en el momento en que yo aparezca van a venir corriendo."

"Planeando," corrigió el otro distraídamente.

"Hn."

Parte de su misión era proteger la vida que habita en el área de los Dementores y sin embargo parecía como si él fuera el único que realmente necesitaba protección contra ellos. Desarrollar una tolerancia sería una molestia pero recordó leer en su carpeta que había un hechizo que los asustaría, solo temporalmente. De repente se le ocurrió que no tenía idea de dónde había colocado su varita... bueno, eso no era bueno. El taicho buscó en su túnica y encontró que no estaba allí.

De hecho la última vez que la había visto fue el día anterior en Encantamientos, "¿Neville has visto mi varita?"

El adolescente de cabello marrón lo miró con incredulidad, "¡¿Quieres decir que de verdad no sabes?!" Hitsugaya asintió. "¡Se supone que siempre mantengas tu varita contigo!"

"Es solo una pieza de madera para mí. No fui criado para confiar en ella como ustedes."

El más alto suspiró, "Supongo. ¿No estabas molestando a Ran con ella el otro día?"

El taicho vagamente recordó el incidente, "Creo que sí... ¿pero qué hice con ella después?...Hn. Esto podría ser bastante problemático."

Ron quien en algún punto había llegado a pararse junto a ellos resopló, "Bastante problemático dice. Necesitas encontrarla o McGonagall tendrá un ataque."

"Tal vez la deje en la sala común..."

"¿Escuche que perdiste tu varita?" preguntó Hermione cuando se acercó. Ron se rió, "Seguro que sí."

"¡Se supone que nunca dejes tu varita por ahí!"

Toshiro suspiró, "Así lo escuché. No recuerdo tenerla después de entretener a Ran con ella."

"Tal vez él se la llevo," sugirió Neville.

"Esa es una posibilidad."

"Bueno podemos buscar durante el almuerzo si quieres."

El Shinigai asintió pero en verdad no se preocupaba tanto por lo que le pasó a su varita. Hyorinmaru era todo lo que siempre necesitaría. El único verdadero problema era que casi todos los cursos requerían que él tuviera una varita. Por otra parte...no era como si él tuviera que hacer el trabajo del curso ya que él no iba a continuar después de este año. Era solo su condenado orgullo el que lo mantenía haciendo su trabajo y la excelencia en todas sus clases.

Harry pronto irrumpió con un aura de rabia, "Ese Malfoy es un idiota total."

"Por lo que yo he reunido," respondió Hitsugaya brevemente cuando una vez más buscó a través de su túnica por el molesto palo. El adolescente de ojos verdes continuó con su discurso inconsciente de los murmullos de esfuerzo de Neville y Toshiro por tratar de recordar dónde podría haber desaparecido la varita del chico de cabello blanco.

Cuando la campana de la escuela sonó por todo el recinto el taicho prácticamente se deshizo del pesado abrigo de invierno y rápidamente se acercó a Hagrid, "Muchas gracias Profesor."

El mitad gigante se sonrojó por el título cuando tomó el abrigo con un gesto de agradecimiento, "Me alegra poder ayudar, aunque te ves un poco pálido. ¿Seguro que estás bien?"

El chico asintió, "Sí, solo tengo un poco de calor."

El hombre sonrió, "Ah, ¿eres de un lugar frio, espero?

"Sí, he estado viviendo en el Norte de Rusia en los últimos años. Me temo que ajustarme está demostrando ser bastante difícil."

El gran maestro suspiró, "Si, puede ser difícil. ¿Pero te sientes bien? Digo después de lo de ayer..." Histugaya trató de poner una risa tímida, "Sí bueno, supongo que le di a algunas personas un pequeño susto. Pero estoy bien ahora, solo algunos moretones."

El hombre se veía inseguro, "Escuche de la Profesora McGonagall que te rompiste la espalda."

Él asintió, "Sí, pero como dije solo tengo algunos moretones."

Hagrid suspiró, "Bueno asegúrate de cuidarte. Eres tan pequeño, tienes que ser cuidadoso o vas a terminar realmente lastimado."

Toshiro trató de no endurecer la mirada, "Me aseguraré de hacer eso Profesor, pero será mejor que me vaya o llegaré tarde a Adivinación."

El hombre rió, "Bueno, no podemos dejar que eso pase ¿o sí? ¡En marcha!"

Hitsugaya corrió a ponerse al día con Neville y agarró su libro de texto de los brazos de su amigo.

"¿Qué quería?" Preguntó el más alto mientras caminaban de vuelta al castillo.

"Solo decirme que sea cuidadoso."

"Bueno deberías escuchar. Apuesto a que McGonagall va a tener una charla contigo más tarde en Transfiguración." El taicho se encogió de hombros, "Lo dudo. Por lo que ella sabe no puedo ser asesinado. En su mente yo no estaba en peligro."

Neville parecía escéptico, "No la sobreestimes. Ella podría pensar que eres algún tipo de...cosa pero eso no significa que no le importaría que te lastimes. Todavía eres uno de sus estudiantes."

El Shinigami pensó de vuelta en la noche de su interrogatorio y cómo se había enfrentado por él, "Puedes tener un punto."


ooo

Doble Adivinación fue nada más que una tortura.

Realmente era inhumano.

La habitación estaba húmeda y sofocada a pesar del frío que se filtraba a través de las frías paredes. El fuego estaba ardiendo en la chimenea y los inciensos continuaban sobrecargando el aire cuando los estudiantes se sentaron apretados alrededor en sus pequeñas mesas, una vez más mirando sus bolas de cristal.

"¿Quieres echar un vistazo?" preguntó Neville cuando finalmente empujó el orbe de cristal suave lejos de él mismo. Hitsugaya dio a la esfera una sola mirada antes de apoyarse de vuelta contra la pared y dejar que sus ojos cansados se cerraran.

Nunca era fácil para él dormir en una habitación que olía a antiséptico y todo junto al persistente hedor de enfermedad.

Habían sido asignados a un proyecto que consistía en mirar a sus bolas de cristal y escribir todo lo que veían. En el papel del taicho simplemente se leían diferentes formas de la misma palabra: niebla, humo, vapor, nubes y continuaba así por toda la mesa que él había tenido que redactar.

Adivinación era la única clase en la que él se permitía relajarse. Mientras que podría no utilizar lo que aprendió en los otros cursos nunca más, al menos todavía en realidad estaba aprendiendo algo.

Adivinación consistía en '¡mirar en la esfera de cristal/hojas de té/palma de la mano de tu compañero y observar!' Bueno todo lo que él había 'observado' era humo, niebla, vapor, nubes y así sucesivamente.

En otros días había escrito: follaje húmedo, hojas mojadas, contornos de piel, surcos en la piel... de verdad, si el curso continuaba de tal manera se le iban a acabar las maneras de expresar de otro modo las cosas. Solo había tantas maneras en las que podías decir humo y él estaba pensando en ellas con bastante rapidez. Tal vez si invertía en un tesauro podría comprarse algo más de tiempo...

"Señor Hitsugaya, ¡¿está escuchándome?!"

Él abrió sus ojos para encontrar a una Trelawney de rostro enrojecido mirándolo, "Lo siento Profesora estaba perdido en mis pensamientos por un momento."

Ella lo miró de mala manera antes de suspirar, "Sí bueno, no pareces estar participando en la lección de hoy."

"Ya he completado la tarea de hoy Profesora."

La mujer le dio una mirada de incredulidad antes de que ella cogiera su papel y leyó a través de las casillas llenas de palabras singulares, "¡Pero-pero todo lo que has hecho es reescribir la misma cosa!"

Él tomó el papel de su huesudo agarre, "Creo que encontrara que nada se repite." Ella se puso roja, y más roja, "¡Pero todos son Sinónimos!"

"¿Su punto?"

La Profesora que se asemejaba a un insecto balbuceó por un momento antes de levantarse y simplemente alejarse mientras continuaba murmurando para sí misma. Neville tomó el papel de su amigo, "Ella tiene razón," dijo después de un momento "¡Todo lo que hiciste fue reescribir la misma cosa en una manera diferente!"

Él continuó mirando de mala manera la lista antes de agarrar algo del pergamino del día anterior, "...No sabía que había tantas maneras de decir hojas húmedas."

"Oh, te sorprenderías."


ooo

Cuando Adivinación finalmente terminó Toshiro junto con Neville y Potter con su banda de tontos felices caminaron de vuelta a la sala común. Transfiguración sería después del almuerzo justo antes de Encantamientos por lo que una varita sería obligatoria por el resto del día.

"¿Puedes pensar dónde podría estar?" preguntó Hermione mientras ella buscaba a través de los cojines de los sofás.

"¿Normalmente dónde esconde cosas Ran?" preguntó Ron mientras buscaba bajo una silla.

"No lo sé," respondió Toshiro molesto mientras revisaba varios cajones en algunos de los muebles. "De verdad, ¿Se supone que sepa dónde pondría algo un gato?"

"Bueno no está aquí," llamó Harry desde el otro lado de la habitación mientras cerraba un baúl que los estudiantes algunas veces utilizaban para almacenar los abrigos fuera de temporada. "¿Podría estar arriba en el dormitorio? Digo, él duerme allí contigo ¿no es así?"

"¿Dónde está ese gato de todas maneras?" preguntó Ron con un resoplido cuando se levantó. Toshiro tarareó, "La última vez que lo vi...fue el día anterior."

Los cuatro se volvieron para mirar boquiabiertos.

"¿Y no lo has alimentado desde entonces?" preguntó Hermione horrorizada.

"Estoy seguro de que él lo maneja. Es taimado y bastante astuto... para un gato."

"¿Podríamos apurarnos con esto?" gruñó el pelirrojo "¡Estoy hambriento!"

Harry subió las escaleras y los otros cuatro se sentaron a esperar a que alguno de ellos tuviera la intención de ir a ayudar. Unos momentos más tarde se produjo un llamado desde arriba en la habitación, "¡La encontré!"

El adolescente con gafas bajó las escaleras con la varita azul plateada envuelta en un paño. Con cautela la entregó al chico de cabello blanco asegurándose de mantenerla envuelta, "Estaba bajo tu almohada...junto con varios ratones muertos y un pájaro."

Todos miraron la varita que tenía varias claras marcas de abolladura en la madera junto con lo que parecía ser un poco de sangre seca y baba.

Harry hizo una mueca, "Yo la lavaría."

Ron golpeó al shinigami en la espalda, "Vaya gato que tienes compañero."

Hitsugaya hizo un extraño sonido en el fondo de su garganta por un momento y Hermione lo miró preocupada, "¿Estás bien?"

"Estoy bien," siseó, "Solo estoy tratando de no golpear a ese idiota por tocar mi espalda."

Ron palideció, "Oh... cierto."

"," gruñó Toshiro, "Cierto."

El Weasley más joven rió nerviosamente por un momento, "Uh... ¿lo siento?"

El transferido miró de mala manera cuando coloco la varita sucia en su túnica y enderezó su espalda, ignorando los dolores punzantes.

"¿Qué tan malos son los moretones de todas maneras?" preguntó Harry con curiosidad mientras lideraba el grupo y pasaba a través del agujero del retrato.

"No tan mal."

Neville hizo una mueca, "Viniendo de ti eso debe significa que es terrible." Hitsugaya le envió una mala mirada, "Sanaran muy pronto."

"Sí, pero si Madame Pomfrey no pudo sanarlos inmediatamente probablemente son muy graves," señaló Hermione. "¿Son dolorosos?"

"No a menos que haya presión sobre ellos o me mueva de ciertas maneras. Ella me dio algo para el dolor esta mañana antes de que me fuera."

"De verdad tienes que ser más cuidadoso," la chica de cabello rizado suspiró mientras entraban en el Gran Salón.

Ellos se separaron cuando Neville y Toshiro se dirigieron hacia la mesa de Ravenclaw hacia donde podían ver a Luna sentada y los otros fueron hacia la mesa de Gryffindor.


ooo

Hermoine suspiró mientras hacía a un lado su sándwich, "Es un poco extraño hablar con él ahora que sé lo que es."

Ron asintió antes de tragar, "Sí bueno, es mejor que no saber. Además, supongo que no es tan malo. A Neville le agrada."

"¿Harry le agradeciste apropiadamente por lo que hizo ayer?" El Niño que Vivió frunció el ceño por un momento, "Uh... supongo que no. Hablaré con él esta noche."

"Será mejor que lo hagas; ¡le debes tu vida!"

Él asintió, "Tienes un punto."

La chica tamborileo sus dedos contra la mesa sintiéndose bastante agitada, "¿Crees que deberíamos decirle a Dumbledore lo que sabemos?"

Ron pensó por un momento, "Prometimos que no lo haríamos y él probablemente lo descubrirá por su cuenta eventualmente. Todo lo que tenemos que hacer es actuar sorprendidos cuando nos diga...bueno, si es que nos dice supongo."

Harry asintió, "No voy a faltar a mi palabra. Mientras Hitsugaya no esté aquí para lastimar a nadie y este bajo control no veo por qué necesitamos decirle al Director."

Ella tarareó de acuerdo, "Estaba bastante mal herido ¿no es así?" Los otros dos asintieron. "Debo admitir que mientras que estaba preocupada, estaba un poco... curiosa de ver qué pasaba. Si de verdad puede ser asesinado, quiero decir," añadió ella.

"Él parece bastante normal," murmuró Harry mientras tomaba un cabello de aspecto cuestionable de su pollo "Esos moretones lucen bastante normal."

Ella frunció el ceño, "¿Los has visto?"

Sorprendentemente, fue Ron quien respondió, "Oh diablos sí. Él se había quitado el abrigo en Adivinación ¿recuerdas? Y cuando iba a ir por su bola de cristal podías verlas a través de su camisa blanca ¡eran tan oscuros! Debe ser sumamente doloroso."

"¿No dijo algo a Neville antes sobre tener que ir a ver a Pomfrey más tarde para que ella los mirara de nuevo?" preguntó Harry cuando determinó que el cabello definitivamente no era suyo.

Ron asintió mientras recogía más macarrones en su plato, "Sí, se supone que vaya después de la cena, creo."

"Pobre chico," dijo distraídamente el adolescente con gafas. Si no era suyo entonces ¿de quién demonios vino? Pero una mejor pregunta: ¿Todavía debía comer el pollo?

"Ron, pásame algunos de esos—

Él fue interrumpido por la campana de la escuela sonando señalando el fin del almuerzo, y la comida junto con todos los platos y cubiertos sucios desapareció. Su mejor amigo levantó la mirada mientras reunía sus libros de su lugar en el banco junto a él, "¿Dijiste algo?"

Harry suspiró, "No."

"Neville, Toshiro," llamó Hermione llamando la atención de los dos "¡Vamos todos juntos a Transfiguración!"

Neville preguntó algo a Toshiro y cuando el chico de cabello blanco se encogió de hombros ambos se acercaron para reunirse con ellos y comenzaron a caminar hacia la clase.

"¿Lavaste tu varita?" preguntó la chica de cabello marrón.

"Sí, pero las marcas de mordidas están ahí para quedarse."

"Probablemente podrías pulirla si quieres," sugirió ella mientras subían las escaleras.

"Oye Toshiro, ¿terminaste el ensayo?" preguntó Neville cuando sacó el suyo. El taicho se alejó de la chica, "Lo terminé hace unos días, y la mayor parte de la información estaba en el libro de texto por lo que fue muy fácil."

Ron palideció, "¡¿Ensayo?! ¡¿Qué ensayo?!"

Hermione resopló, "Oh en serio Ronald. ¡Necesitas poner más atención! Harry terminó el suyo. ¿No Harry?"

Dicho chico rió nerviosamente, "Bueno sobre eso..."

La Abundancia de las Ara√Īas por Pink Angel Feathers

Hermione resopló, "Oh en serio Ronald. ¡Necesitas poner más atención! Harry terminó el suyo. ¿No Harry?"

Dicho chico rió nerviosamente, "Bueno sobre eso..."


ooo

¡Salto de tiempo a la vista!


ooo

Toshiro gruñó mientras ajustaba las mangas de su nuevo abrigo de invierno.

"No es tan malo," Neville señaló mientras se dirigían hacia Cuidado de Criaturas Mágicas.

Las visitas de Hitsugaya a Madame Pomfrey se habían vuelto un evento nocturno mientras ella había supervisado la sanación de las heridas en su espalda. Cuando llegaron a diciembre y sus moretones habían sanado, la enfermera todavía insistía en verlo una vez por semana.

Los rumores que se extendieron por la escuela eran que él estaba recibiendo asesoramiento o que tenía una enfermedad crónica. En realidad ellos simplemente se sentaban y charlaban con te.

En una ocasión el tema de su guardarropa de invierno—o falta de el—había salido. Al ver que él no tenía un uniforme adecuado para el clima 'frío' la mujer enérgica había considerado oportuno tomar sus medidas y solicitar algunos.

El chico más alto claramente trató de contener su carcajada cuando vio lo que había venido con el abrigo que le había sido entregado esa mañana durante el desayuno. Toshiro estaba mirando de mala manera los guantes azul pálido y las orejeras que tenía en sus manos como si pudiera hacerlos desaparecer con pura fuerza de voluntad—aunque si alguien pudiera hacerlo, seguramente sería él.

Neville recogió uno de los guantes y lo examinó antes de mirar al Shinigami, "Tú si que tienes manos muy pequeñas." Hitsugaya le lanzó una mirada gélida. "B-bueno estoy seguro de que con el tiempo crecerán más," él tartamudeó. "Digo una vez que crezcas—no es que lo necesites...Debería rendirme."

"Sí," el taicho siseó "porque no importa qué tan pequeñas puedan ser mis manos, todavía son lo suficientemente grandes como para estrangularte."

Neville asintió pálido cuando dejó caer el—pequeño—guante de vuelta en la mano estirada del chico de cabello blanco.

"A Luna podría gústale esos cubre orejas," Toshiro murmuró mientras los miraba sin interés.

"Son llamadas orejeras," Corrigió el más alto.

"¿Orejeras? ¿Quién llamaría una prenda de vestir tan ridículo?"

"Bueno, amortiguan el sonido cuando estas...olvídalo."

El taicho metió las—ridículas—orejeras en su túnica y con una mirada al cielo los dos fueron y se unieron al grupo de estudiantes congregados alrededor de Hagrid y su criatura más nueva.


ooo

Harry suspiró mientras observaba a Ron engullir su cena peligrosamente rápido. El día siguiente—Sábado—era el viaje de la temporada al pueblo. La última vez no había sido tan malo como había predicho ya que había pasado la mayor parte del día con Toshiro pero las relaciones entre ellos y el estudiante de intercambio de cabello blanco todavía era bastante...incomoda.

No discutían o nada cercano a ello—la mayoría del tiempo—pero había una rigidez ahora que no había estado allí antes.

El adolescente tuvo que preguntarse si solo estaba imaginando cosas porque o bien Toshiro no se había dado cuenta, se sentía completamente diferente sobre la situación, o simplemente sentía que las cosas estaban bien de la manera que estaban.

"Estoy segura que ustedes dos estarán bien," aseguró Hermione como si leyera sus pensamientos.

"Lo hiciste bien la última vez, ¿no es así?" Preguntó Ron.

Harry se encogió de hombros, "Sí supongo. Aun así me gustaría poder ir."

El pelirrojo le dio una mirada comprensiva, "Tal vez el próximo año compañero, y nos aseguraremos de traerte algo de vuelta."

"¿Neville va al pueblo?... Pero incluso si va yo pensaría que Toshiro pasaría su día con Luna," murmuró Hermione mientras empujaba sus patatas.

"No lo sé; él solo hace lo que quiere," el adolescente de ojos verdes suspiró "Algunas veces creo que él hace todo por capricho."


ooo

Finalmente era el viaje a Hogsmead y sorprendentemente Toshiro estaba de buen humor.

La tarde anterior la temperatura había caído drásticamente y había comenzado a nevar, cubriendo los suelos en una capa de blanco. Muchas personas habían estado chismeando sobre cómo habían visto al estudiante de intercambio supuestamente crónicamente enfermo parado afuera en el frío por horas después de que las clases habían terminado, pero a Hitsugaya no podía importarle.

Su estado de ánimo se había elevado cuando los copos de nieve habían caído del frío cielo gris y el frío viento de invierno azotaba en su cara. El único problema que parecía estar teniendo era que el chico a su cargo había desaparecido mágicamente en el lapso de quince minutos.

Aunque no necesariamente trataba de hacer su tarea asignada por Dumbledore eso no significaba que él pensaba que estaba bien perder completamente el rastro del chico que tenía que estar vigilando cuando nadie más estaba cerca de él.

Pero sin importar dónde veía no podía encontrar a Potter en ningún lugar. Había deseado a Neville un buen viaje y se despidió de Ron y Hermione y aun así el adolescente con gafas no estaba en ningún lugar a la vista.

El taicho caminó hacia el patio ignorando las extrañas miradas de los otros estudiantes cuando se paró afuera en nada más que unos vaqueros y una camisa gris de cuello en v (En realidad él había encontrado un abrigo en su baúl pero no podía imaginar usarlo).

Los ojos turquesa escanearon el área buscando con cuidado el revelador cabello negro desordenado cuando cayeron en un sitio muy peculiar.

Parecía como si huellas estuvieran apareciendo en la nieve llevando hacia las puertas del castillo...pero nadie estaba allí. El taicho se concentró por un momento y aunque era débil pudo sentir un alma donde las huellas estaban apareciendo.

Frunció el ceño por un momento y comenzó a caminar hacia el cuerpo invisible, preguntándose vagamente si Black había sido capaz de colarse en los terrenos al usar semejante método.

El Shinigami miró a su alrededor; había demasiadas personas en el área si se trataba de Black y Hyorinmaru todavía estaba en su baúl debido a las quejas de McGonagall con el director.

Dos destellos de rojo llamaron su atención, rápidamente lo sacaron de sus pensamientos y planificaciones cuando se dio vuelta para encontrar a los gemelos Weasley saltando alegremente hacia él.

"Vaya hola mi buen amigo," Fred—podría haber sido George, pero demonios si él de verdad se preocupaba lo suficiente como para tratar de separarlos—saludo con una pequeña inclinación.

"Precioso día, ¿no es así?" preguntó Geroge mientras hacía un gesto hacia el cielo.

"Pues sí, el clima es bastante agradable hoy," Toshiro asintió cuando se volvió de vuelta a mirar las huellas que parecían haber dejado de aparecer por un momento. Si solo pudiera deshacerse de—se detuvo y miró a los adolescentes, "¿... Ustedes dos saben algo sobre volverse invisible?"

Fred frunció el ceño mientras pensaba por un momento, "Tanto como cualquier otra persona, pensaría yo. ¿Por qué lo preguntas?"

"Hn. No hay razón en particular."

Los gemelos siguieron su mirada estrecha y compartieron una mirada significativa antes de seguir las huellas que habían visto de nuevo.

Hitsugaya iba a llamarlos pero se detuvo cuando se dio cuenta que ellos parecían tener alguna idea de lo que estaba pasado que él claramenteno tenía.

¿Moviéndose más rápido de lo que el ojo podía ver? Bueno eso era normal; todo lo que le tomó fue un shunpo. Pero lo que sea que estaba haciendo las huellas estaban moviéndose a una velocidad perfectamente promedio. Él había escuchado de encantos desilusión en clases... o algo entre esas líneas, pero no se suponía que te escondieran completamente, que parecía ser el caso.

Los gemelos aparentemente agarraron el aire vacío y comenzaron a arrastrar lo que sea que habían agarrado hacia una zona más aislada donde no serían vistos por ojos curiosos.

Toshiro se les quedó mirando antes de resoplar y apretar el puente de su nariz mientras los seguía, "Por una vez me gustaría un día normal, calmado y pacífico."

Fred se dio vuelta para sonreírle, con cuidado manteniendo un firme agarre en su invisible prisionero, "Lo siento compañero pero tengo que decirte que estás más lejos de lo normal que un chico como tu puede llegar. Pero no te inquietes, ser normal es aburrido. No nos gusta lo aburrido."

George asintió con la cabeza y se metieron en un hueco de la escalera vacío que llevaba a donde los búhos se alojaban. El pelirrojo—él no tenía idea quién—agarró aparentemente nada y de repente ningún otro que un Harry Potter de aspecto muy enojado entró a la vista del taicho.

"¡¿Qué diablos creen que están haciendo?!"

Fred miró al adolescente furioso con simulado dolor, "Vamos Harry, ¿es realmente esa la manera de hablar con los tipos que van a alegrar tu día?"

"Tal vez tu semana," George asintió.

"¡No, tu año!"

"¡Probablemente tu vida!"

Histugaya tosió, "¿Pueden por favor solo ir al punto?"

Afortunadamente él estaba extremadamente curioso en cuanto exactamente cómo Potter se había vuelto invisible al ojo. Pensar que un niño de trece años tenía semejante habilidad a su disposición. Miró fijamente la tela—un manto, se dio cuenta, que estaba apilado en las escaleras en las que Harry estaba parado. Un manto que podía hacerte invisible... interesante. Se agachó y con cuidado paso sus dedos sobre el suave material casi aterciopelado observando cómo se revoloteaba dentro y fuera de vista.

George frunció el ceño, "¡Solo estamos tratando de construir el suspenso!"

"Bueno van a detenerse," dijo con brusquedad mientras se levantaba.

Los gemelos parecían apagados por un momento antes de que asintieran, "Bien."

"De todos modos," dijo Fred mientras sacaba un gran trozo de pergamino doblado de su bolsillo, "Lo que estamos a punto de mostrarte nos ha ayudado en nuestros... esfuerzos por años."

Harry se veía curioso, "Bueno ¿qué es?"

"¡Estamos llegando allí!"

"De todas maneras, como estaba tratando de decir, hemos decidido que es tiempo de transmitir esta pequeña joya. Compartir la riqueza como dicen."

Toshiro sintió la sensación de zumbido familiar de magia emanando del pergamino.

"¿... Qué es?" preguntó mientras daba un paso más cerca.

Fred sonrió, "Todo a su tiempo. Vimos esto en uno de los cajones de Flich mientras estábamos en detención en primer año."

Toshiro frunció el ceño con incredulidad, "¿Vieron en un cajón?" Él se quedó mirando de mala manera por un momento como haría con un subordinado portándose mal y los dos pelirrojos rápidamente se rindieron, claramente no del todo molestos por revelar otra de sus travesuras.

"Muy bien, lo encontramos después de que abrimos la cerradura de su cajón."

El taicho asintió; eso sonaba bastante bien.

"Bueno ¿qué hace?" preguntó Harry bastante impaciente mientras sacudía la nieve de su cabello.

George sonrió ampliamente cuando sacó su varita del bolsillo de su abrigo y dio un golpecito al papel, "Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas."

El adolescente con gafas lucia confundido, "¿Qué?"

Pero Toshiro estaba observando el papel, fascinado. Un pulcro garabato comenzó a aparecer en la página como tinta filtrándose en ella.

Los Señores Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta, los proveedores de ayuda mágica a los traviesos, se enorgullecen en presentar el Mapa del Merodeador.

Los gemelos sonrieron a medida que desdoblaban más el mapa revelando un dibujo detallado de Hogwarts y los terrenos de la escuela. Puntos se esparcían en la página, cada uno seguido por una bandera que llevaba el nombre de una persona.

"Wow," Harry respiró cuando tomó el mapa de sus compañeros Gryffindor. "Esto es increíble."

Los dos asintieron, "Muestra dónde están todos en cada momento— "En cada lugar— "En cada minuto— "De cada día."

"Eso es increíblemente brillante."

"También podría ser muy peligroso si cae en las manos equivocadas," Señaló Hitsugaya cuando encontró su nombre garabateado en una de las pequeñas banderas.

Sus ojos se estrecharon cuando vio lo que estaba escrito: Hitsugaya Toshiro, Juuban Tai Taicho. Frunció el ceño preguntándose si alguien más lo notaría. Era un pequeño milagro que su título estaba listado apropiadamente como se dirigían a él en la Sociedad de Almas. Si hubiera estado en Ingles podría haber sido... algo problemático, por decir lo menos.

Explicar cosas a Potter definitivamente no era una de sus cosas favoritas de hacer, especialmente en un día que había pensado sería bastante libre de problemas.

"Sin embargo yo diría que ha estado en las manos equivocadas desde hace algún tiempo," él continuó mientras retiraba sus ojos del mapa. Tal vez sería capaz de tomarlo prestado en algunas noches, el Señor sabía que haría su trabajo mucho más fácil.

Los gemelos sonrieron ampliamente, "Y aquí es donde de verdad vamos a alegrar tu día."

Fred-¿George?-colocó su dedo sobre lo que parecía ser un pasaje que serpenteaba entre las paredes de la escuela, "Incluso muestra los pasajes secretos."

Los ojos de Harry prácticamente estaban brillando con emoción mientras miraba el pergamino.

"Y uno de esos pasajes," el otro continuó "Va directamente al sótano de Honeyduke's en Hogsmead."

Harry levantó la mirada, "¿Quieres decir que...?"

"Hay una manera para que te cueles en Hogsmead sin que nadie lo sepa," Los dos terminaron felizmente.

"Esta debajo detrás de la estatua de la bruja tuerta," George—estaba seguro que era George—les informó mientras él seguía el camino con la punta de su dedo. "Solo di 'Dissendium' y la joroba se abrirá."

Toshiro frunció el ceño porque sabía a dónde iba esto; o más bien a dónde iban ellos.

Fred dio el pergamino a Harry pero no antes de doblarlo con cuidado de vuelta, "Y cuando termines asegúrate de decir 'travesura realizada'."

Ambos gemelos se acercaron más y dieron un golpecito con sus varitas en él y la escritura comenzó a desvanecerse, "O alguien más podría leerlo."

Hitsugaya se quedó mirando al cielo mientras Potter les agradecía repetidamente. Había estado nublado esa mañana pero el sol parecía estar tratando de hacer acto de presencia.

—vienes?"

Se dio vuelta para encontrar al adolescente mirándolo expectante, "¿Lo siento?

Potter suspiró, "¿Vas a venir conmigo? Podemos usar mi capa de invisibilidad así que nadie nos verá, si quieres. Probablemente incluso encontraras a Neville, si quieres."

El taicho consideró sus opciones por un momento. De verdad no había elección más que ir a la pequeña aventura con Potter. Se suponía que lo protegiera. Generalmente no necesitaba mantener mucha observación en él considerando que siempre estaba dentro de la seguridad de los terrenos de la escuela.

Pero ahora que estaba dejando dichos terrenos y viajando por un pasaje potencialmente peligroso que llevaba a una localización en la que nunca había estado y el hecho de que si Black estaba escondiéndose en Hogsmead... sí. De verdad no tenía mucha elección en el asunto.

"Te acompañaré," aceptó antes de seguir rápidamente a Potter y dirigirse hacia la estatua de la Bruja Tuerta.

Suspiró, de todas las cosas para hacer de una estatua...


ooo

Conseguir llegar al pasaje había sido muy simple... ¿pasar a través de él? No mucho.

Hitsugaya tosió por lo que seguramente era la quinta vez, mientras caminaba se topó con una telaraña naciente otra vez. Se estaba volviendo en un patrón bastante repetitivo y molesto y muy tedioso.

Se topaba con una telaraña, la apartaría de su cara o la arrancaba solo para que el polvo y la suciedad volaran por todas partes.

Él había querido ir por el pasaje primero en caso de que algo pasara, de esa manera Potter podría regresar a su orden.

El taicho se había asegurado de hacerlos tomar un desvió a la sala común para poder agarrar a Hyorinmaru quien estaba oculto debajo de su afortunadamente largo abrigo en su espalda. Tal vez Matsumoto había planeado para sí pasaban este tipo de cosas... ¿Esa era una araña?

El Shinigami suspiró mientras se deshacía del pasajero no deseado y seguía adelante.

"¿Toshiro estás bien?" preguntó Harry detrás de él "Has estado tosiendo mucho."

Él gruñó de vuelta sin querer abrir la boca de nuevo hasta que hubieran atravesado el pasaje. Él no tenía el deseo de ingerir alguna araña... aunque había escuchado que estaban llenas de proteínas. Y si uno se perdía sin suministros podrían ser muy útiles...

Harry de repente maldijo cuando se golpeó la cabeza en el techo.

"Oh demonios, eso duele," siseó mientras sostenía su frente con dolor.

"Pero significa que estamos acercándonos," él taicho gruñó mientras seguía adelante, cuidando su cabeza—aunque en realidad no lo necesitaba—así no se lastimaría.

Después de un momento se detuvo; rayos de luz venían del techo derramándose en una vieja escalera de madera.

"Estamos aquí, prepara tu manto."

Él no podía ver a Potter asentir pero de verdad esperaba que lo hubiera hecho porque él no estaba de humor para tratar con ningún problema más.

Hitsugaya subió las escaleras en silencio, haciendo una mueca cuando chillaron bajo el peso de los pies del chico a su cargo. El chico de cabello blanco se dio vuelta para mirar de mala manera al adolescente con frialdad.

"L-lo siento."


ooo

Harry sintió la temperatura caer cuando Toshiro se dio vuelta para mirarlo y estaba perturbado por encontrar los ojos turquesa brillando ligeramente en las sombras. Rápidamente se disculpó queriendo nada más que esos ojos desviaran la mirada de él.

El chico de cabello blanco se dio vuelta, mucho para su alivio y en silencio abrió la trampilla en el techo antes de subir al sótano convirtiéndose solo en una sombra en la luz venidera.

"Apresúrate," vino un llamado molesto desde arriba y rápidamente extendió el manto sobre su cuerpo antes de seguir al chico muerto.

El adolescente de ojos verdes se encontró rodeado de cajas y fácilmente encontró a Hitsugaya siempre en silencio subiendo las escaleras hacia el piso principal. Débilmente pudo ver el contorno esparcido de la espada en la espalda del chico a través de la tela de lana de su chaquetón negro (1) y observó a Toshiro levantar la gran capucha para esconder la empuñadura que sobresalía a través del cuello.

Imaginó que era muy incómodo, el chico tendría que pararse muy recto... pero por otra parte, en realidad nunca había visto a Toshiro encorvado.

Cuando ambos se deslizaron a través de la puerta en la cima de las escaleras, se encontraron en la sala de muestras de Honeyduke's la cual estaba llena hasta el límite con estudiantes de Hogwarts.

El Niño Que Sobrevivió estaba sorprendido cuando el estudiante de intercambio lo agarró por el hombro y lo dirigió hacia la derecha solo para ver que ambos, Ron y Hermione estaban parados un poco lejos.

Cuando se acercaron Hermione se dio vuelta, "¡Oh! Toshiro, ¿qué estás haciendo aquí?"

Ron se dio vuelta ante su pregunta y le dio una mirada interrogante, "¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que estaba quedándote atrás con Harry?"

"Bueno, a Harry no le gusto quedarse atrás."

Los dos adolescentes parecieron notar su agarre en lo que parecía ser el fino aire por primera vez.

"Harry," Hermione susurró en voz baja "¿Qué estás haciendo aquí? No se supone que dejes el castillo. ¿Y si te ven?"

El chico de ojos verdes se encogió de hombros y sintió que Toshiro aflojó su agarre hasta que ya no sintió la presión de la mano en su hombro, "Fred y George me ayudaron a salir. Yo no iba a perder la oportunidad."

"¿Por qué no salimos todos afuera?" sugirió Hitsugaya mientras observaba a los estudiantes alrededor de ellos y se aseguró que su capucha estuviera correctamente colocada.

Era claro para los tres amigos que el niño pequeño estaba bastante tenso, si no de aspecto un poco paranoico mientras mantenía su espalda contra la pared y su mirada seguía monitoreando los movimientos en la habitación.

Él asintió, "Claro, podemos salir e ir a ver la Casa de los Gritos o algo. Tal vez veamos a Neville."

Ron lideró el camino y el grupo pronto se encontró afuera en la nieve que cubría el sinuoso camino principal de Hogsmead.


ooo

Cuando Harry recontó lo que había pasado con los gemelos, Toshiro se aseguró de escanear la zona tratando de ver si algo no estaba bien.

La magia en el aire estaba interfiriendo con sus sentidos pero él casi se había acostumbrado a la sorda sensación de zumbido que causaba en el fondo de su mente. Él no conocía la disposición del pueblo por lo que solo podía esperar que en realidad estuvieran dirigiéndose hacia la Casa de los Gritos como Potter había sugerido.

El destino quiso que no vieran a Neville por lo que solo eran los cuatro cuando llegaron al borde del campo donde la Casa se levantaba.

"Se supone que es la casa más embrujada de toda Gran Bretaña," dijo Hermione en voz baja.

"No veo el atractivo de una casa embrujada cuando tienen espíritus viviendo en el castillo," Hitsugaya señaló mientras observaba la casa de aspecto desgastado. "O cuando tienen una persona muerta parada junto a ustedes."

Los tres amigos se le quedaron mirando abiertamente.

¿Demasiado pronto?

Cuando el silencio siguió y ellos comenzaron a mirar todo excepto a él, él asintió para sí mismo.

Demasiado pronto.

Se volvió de nuevo a la casa, "¿Alguno de los maestros está aquí?"

Hermione tarareó, "Vi un puñado de Profesores dirigirse a las Tres Escobas."

El taicho asintió y saltó la pequeña valla, "Quiero que los tres vayan allí inmediatamente."

"¿Qué demonios crees que estás haciendo?" dijo Ron con voz ahogada.

Toshiro se quitó la capucha y rápidamente deshizo los botones de su abrigo antes de lanzarlo al pelirrojo quien torpemente lo atrapó, "Voy a echar un vistazo."

"¡¿A-ahí dentro?!"

Él asintió, "No puedo sentir nada desde aquí pero si esta embrujada debo echar un vistazo. Y si no... Mirar a su alrededor podría ser bastante... informativo."

"¡¿Pero-pero qué pasa con la espada?!"

La cabeza de Harry de repente apareció, "Iremos contigo. Esa cosa parece como si estuviera a punto de venirse abajo, no puedes entrar allí por ti mismo."

El azul helado se encontró con el verde, "Creo que encontrarás que puedo. Ahora hagan lo que dije."

Él podía sentir sus miradas en su espalda mientras caminaba por el camino que llevaba a la puerta principal pero cuando llego y se dio vuelta estaba complacido por encontrar que se habían ido.

Con cuidado abrió la puerta haciendo una mueca cuando las bisagras chillaron en protesta. Ahora que él en realidad estaba en la casa fácilmente podía detectar el alma que estaba presente el piso de arriba.

Con un rápido shunpo estaba en la cima de las escaleras. El pasillo tenía tres puertas pero solo una estaba abierta y podía escuchar los sonidos de movimientos viniendo de adentro.

El taicho rápidamente caminó hacia la puerta y la vista de alguien parado delante de la ventana se encontró con su mirada. El hombre se dio la vuelta ante el sonido de metal frotando contra metal cuando el Shinigami extrajo su katana.

"Toshiro Hitsugaya."

"Sirius Black," Toshiro sonrió "Es maravilloso verte de nuevo."

Notas:

1. Me encantan los chaquetones y ¡creo que Toshiro se ve adorable en ellos! Si no estás seguro de qué es un chaquetón hay un link del estilo básico... pero evidentemente es diferente en la historia o de lo contrario no funcionaría.

www. animewallpapers wallpapers /bleach/ full_35_800. php

El Abogado del Diablo por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

Este Capítulo esta dedicado a Hoshi Usami Takahashi un regalo de cumpleaños atrasado. Una disculpa por tardarme en subir el capitulo. Estuve enferma por bastante tiempo, pero ahora estoy mejor así que aquí traje el capitulo 25; espero que lo disfrutes Hoshi, porque esto es lo que has estado esperando ^.^

El hombre se dio la vuelta ante el sonido de metal frotando contra metal cuando el Shinigami extrajo su katana.

"Toshiro Hitsugaya."

"Sirius Black," Toshiro sonrió "Es maravilloso verte de nuevo."


ooo

"¿Entonces cómo me encontraste?" preguntó Sirius mientras se quedaba desarmado contra el Shinigami.

"Fue muy simple. Este era el único lugar lo suficientemente cerca a la escuela pero todavía escondido de las personas y los Dementores."

El hombre sonrió, "Eres brillante."

"La adulación no funciona conmigo."

Black sonrió, "¿Pero es la verdad?"

El silencio cayó sobre la habitación cuando Toshiro frunció el ceño, "La verdad."

El hombre demacrado asintió, "Te lo dije antes. ¡Todo esto es un mal entendido!"

"¿No todos los hombres culpables dicen eso?" El niño de cabello blanco preguntó con frialdad mientras levantaba a Hyorinmaru, preparado para cortar al convicto delante de él y terminar con ello.

"Pero yo no maté a James y Lily," Sirius protesto mientras se alejaba de la punta de la espada que se acercaba más, "Eran mis amigos."

Toshiro arqueó una ceja cuando presionó a Hyorinmaru en el cuello de Black, "¿Entonces por qué estás aquí para matar a su hijo?"

"No. Estoy aquí por Peter," dijo solemnemente "Fui incriminado. Yo nunca lastimaría a Harry."

Hitsugaya suspiró; las cosas se estaban complicando demasiado para su gusto y pensar que se suponía que esta era una misión simple, "Cómo entraste en el castillo con—te convertiste en perro."

El hombre asintió con una pequeña sonrisa, "Son fáciles de engañar una vez que sabes cómo. ¿En realidad no necesitas llevarme contigo o sí? Tú mismo dijiste que realmente no estas involucrado en esto."

Toshiro negó con su cabeza, "Lo siento pero estoy bajo órdenes. Si alguna vez se descubre que te tenía en mi custodia y te deje escapar...bueno, Dumbledore no estará complacido por decir lo menos."

El hombre se quedó pensativo por un momento antes de que una mirada de compresión se estirara por su rostro ojeroso, "Él tiene algo contigo."

"Hn. Supongo que podrías decir eso."

Black frunció sus labios, "Dumbledore... no tiene que enterarse de esto."

Hitsugaya bajo a Hyorinmaru ligeramente hasta que estaba presionaba contra su pecho, "Pero la pregunta es: ¿por qué él no debería escuchar esto?"

"Sabes que no estoy tratando de lastimar a Harry así que ¿no te ahorraría algo de molestia olvidar todo acerca de lo que Dumbledore te ordenó hacer?"

El taicho sonrió, "O, podría llevarte de vuelta al castillo, presentarte y terminar con todo esto."

Black palideció, "B-bueno, eso es cierto pero soy un hombre inocente y no querrás ser responsable por la muerte de un inocente a mano de los Dementores ¿o sí?"

Vaya mierda. Él tenía un punto.

Toshiro resistió el impulso de gruñir. Sus órdenes de la Sociedad de Almas era proteger a los vivos de los Dementores, que... incluía a Black.

"Soy inocente; por favor tienes que creerme."

Y lo hacía. Ser capaz de decir quién estaba tratando de engañarte y quién estaba diciendo la verdad era una habilidad importante para cualquier taicho en su arsenal. Y Sirius Black estaba diciendo la verdad.

"Ya sea que yo te crea o no, no es el problema. Tengo órdenes del Director que debo llevar a cabo. Puedes alegar tu inocencia con él."

"¡Por favor! ¡Solo dame una oportunidad!"

Toshiro miró al hombre suplicante mientras consideraba sus opciones. Podía llevar a Black con el Director, pero eso significaba que los Dementores se fueran, lo que en este punto haría los últimos cuatro meses una completa pérdida de tiempo.

O, podía dejar que el hombre se vaya ya que aparentemente era inocente—no es que en verdad le importara de todas maneras—y tratar de seguir adelante con su misión de la Sociedad de Almas.

La última de las dos también le permitiría llevar a cabo su misión por completo y no era exactamente una cosa mala que él estaría traicionando a Dumbledore...

"Haré un trato contigo," él comenzó mientras bajaba a Hyorinmaru y la volvía a colocar en su espalda. "Te dejaré ir, pero quiero una explicación completa y si la encuentro aceptable, puede que incluso pueda ayudarte en tus esfuerzos."

Black dejó escapar una ráfaga gigante de aire que había estado conteniendo, "¿De verdad?"

El chico asintió, "Sí. Si no tienes la intención de dañar a Potter o a los otros estudiantes entonces supongo que mi contrato es nulo."

Retrocedió un paso para permitir al hombre un poco de espacio y Sirius le dio una mirada agradecida cuando se movió para sentarse sobre la cama de aspecto harapiento, "Gracias. Estoy sorprendido de que en realidad aceptaras," él rió con incredulidad.

Hitsugaya sonrió, "Si puedo completar mi misión y también tener la oportunidad de mortificar ese molesto bastardo entrometido, entonces con mucho gusto extenderé mi mano con el fin de prestarte ayuda. Dumbledore tiene que aprender dónde se encuentran sus límites. Ahora," continuó mientras se apoyaba contra la pared húmeda.

"Cuéntame acerca de este personaje Peter."


ooo

Toshiro suspiró mientras se acercaba más al borde del pueblo y las estructuras comenzaron a hacerse delgadas.

Mientras él se movía más y más lejos de los habitantes y Hogwarts podía sentir la sensación zumbante en el fondo de su mente comenzar a disminuir cuando la magia en aire comenzó a disiparse.

El taicho sacó su comunicador del bolsillo de su pantalón y estaba contento al ver que por primera vez en los últimos cuatro meses encendió. La magia de alguna manera había interferido con él y por lo que él había escuchado de algunos de primer año eso era de esperarse. Incluso invocar una Mariposa del Infierno había sido inútil. Simplemente se había desintegrado en pleno vuelo cuando se acercó a los límites de la escuela.

Él envió un simple mensaje informándoles que había habido un problema pero había sido resuelto y que él sería capaz de informar de nuevo en abril.

El trayecto de vuelta al pueblo fue bastante difícil ya que él había arrojado su abrigo a Weasley y Hyorinmaru era claramente visible para todos. Mientras caminaba a través del pequeño pueblo, tratando de tomar tantos callejones como sea posible, escuchó la enfurecida voz familiar de Harry Potter.

El taicho se detuvo por un momento preguntándose si de verdad quería involucrarse. Mientras los gritos continuaban y pronto se volvieron llanto Hitsugaya supo que él quería hacer lo que sea excepto involucrarse... sin embargo él no tenía mucha elección en el asunto.

Weasley tenía su abrigo después de todo.

Los encontró casi exactamente en el mismo lugar donde los había dejado, junto en frente de la Casa de los Gritos y en el fondo de su mente se preguntó si Sirius podía escuchar a su ahijado expresando su angustia y odio por el traidor de sus padres.

Hermione fue la primera en avistarlo desde su lugar junto a Harry sentada en árbol caído. Casi inmediatamente vio su abrigo esparcido en la corteza junto a ella junto con el manto de invisibilidad y se acercó rápidamente, el crujido de la nieve apenas audible debajo de sus botas en las que sus pantalones estaban metidos.

El Shinigami agarró su abrigo y lo balanceó alrededor de sus hombros antes de empujar sus brazos a través de las mangas y lanzar la capucha sobre su cabeza. El taicho se aseguró de que el manto que sutilmente había agarrado estuviera bien escondido dentro de los confines del abrigo antes de darse vuelta para enfrentarlos.

Harry había dejado de llorar para observarlo mientras Toshiro abotonaba los tantos botones del abrigo. El rostro del adolescente estaba rojo y húmedo en lugares y sus ojos parecían ligeramente hinchados.

Cuando el estudiante transferido se dio cuenta que todos los ojos parecían descansar en él por alguna razón él los miró con poco interés, "Oh, no me hagan caso. Continúen."

Cuando ellos siguieron mirándolo él dio vuelta sobre sus talones y comenzó a caminar de vuelta al castillo.

"Sugiero que se apresuren si quieren llegar a tiempo para la cena," llamó sobre su hombro.

Pudo escucharlos ponerse al día con él y el taicho no pudo evitar sonreír.

Ron fue el primero en preguntarle, "¿Entonces qué pasó ahí? ¿Cómo era?"

Toshiro dejó que su mirada aterrizara en el pelirrojo, "No era más que una vieja choza en ruinas."

"Había... ¿no habían fantasmas?"

"Las únicas cosas ahí, a parte de mí, eran las arañas y algunos ratones."

El Weasley adolescente parecía pálido ante eso por alguna razón desconocida para el taicho.

"¿Pero por qué te tomó tanto tiempo?" preguntó Hermione, "Te fuiste por casi una hora y media. Estábamos comenzando a pensar que habías vuelto al castillo ya."

Hitsugaya se encogió de hombros, "Me tomé mi tiempo mirando alrededor y fui a dar un paseo por el pueblo antes de venir a encontrarlos."

Ella sonrió, "Es muy pintoresco ¿verdad?"

Él asintió distraídamente, "Sí, supongo."

"¿Es muy agradable de dónde eres?"

Él se le quedó mirando, "No recuerdo mucho de donde nací pero sé que era muy cálido durante los veranos... paseaba a través de la hierba alta y siempre podía escuchar a las cigarras... Aunque los inviernos eran muy fríos".

Ella sonrió, "¿Y qué hay de dónde vives ahora?"

El Shinigami frunció el ceño, "Es... bueno."

"¿Solo bueno?"

Él se encogió de hombros, "Hay un gran bosque... montones de claros y hay muchas estrellas en la noche. Si estas en silencio o si estas lo suficientemente cerca puedes escuchar el río fluyendo y la cascada... Supongo que es bastante hermoso en realidad."

Hermione asintió mientras seguía sonriendo, "Sí, suena precioso."

"¿Te gustaría informarme por qué Potter estaba lloriqueando ahí atrás?" él preguntó ya sabiendo la respuesta. El rostro de Harry se volvió una sombra oscura de rojo cuando él agachó su cabeza con vergüenza.

"Yo no estaba lloriqueando," murmuró él.

"Hn. Mi error, lamentándote entonces."

Mientras los tres retransmitían todo lo que había pasado en las Tres Escobas y lo que Harry había escuchado, Toshiro simplemente asentía ocasionalmente mientras pretendía estar escuchando.

A decir verdad, Sirius no era un mal hombre en realidad—él definitivamente había conocido peores. Black solo era un triste producto del sistema de justicia equivocada del Mundo de los Magos. Pero si todo iba de acuerdo al plan, él sería un hombre libre con un registro limpio y Dumbledore aprendería que había algunas cosas ahí afuera que él simplemente no podía controlar o imponer su voluntad.

Una mano de repente invadió su visión.

—allí?"

En reflejo él golpeó la mano y se hizo a un lado.

El taicho parpadeó y encontró a Ron parado con su mano todavía alzada en el aire, "¿Estás bien compañero? Andabas en la luna por un rato."

Él asintió mientras pateaba la nieve, "Sí, estoy bien. Solo estaba pensando."

"Lo sé... es difícil creer que él es el Padrino de Harry..."

En realidad, él no sabía porque eso no era lo que estaba pensando...en absoluto. Pero él asintió de todas maneras para apaciguar al chico.

El shinigami aminoró su paso cuando las puertas del castillo entraron a la vista queriendo nada más que alejarse del grupo malhumorado. Potter solo era el epítome de la Angustia.

Cuando los otros siguieron adelante y él se quedó atrás, Hermione se detuvo y se dio vuelta para mirarlo con curiosidad, "¿Vienes? Pensé que dijiste que teníamos que apurarnos si queríamos volver al castillo para cenar."

"Adelántate," él llamó de vuelta mientras se quedaba mirando las puertas "Volveré más tarde."

Ella vaciló por un momento antes de que Ron se quejara porque se diera prisa y ella corrió para alcanzar a sus amigos.

Toshiro se apartó del camino de tierra y entró al bosque tan pronto como ellos dejaron su línea de visión. Hizo un rápido trabajo en sacar su abrigo y envolverse en el manto de invisibilidad. Si él no había sido capaz de sentir adecuadamente a Harry mientras él estaba debajo, entonces los Dementores tendrían el mismo problema detectándolo.

Sabía que los Dementores estarían colocados alrededor de las puertas de la escuela para evitar que Black entrara, por lo que en teoría si él caminaba alrededor de los limites por un rato, estaba seguro de que encontraría uno.


ooo

Hitsugaya había estado caminando alrededor de los límites de los terrenos de la escuela por unos minutos antes de que se diera cuenta que la temperatura había caído y no tenía nada que ver con él.

El taicho se detuvo en seco cuando la sensación familiar de temor y desesperanza lo inundo, pero fue un alivio saber que ellos no lo tenían como objetivo a él por una vez.

En la débil luz era difícil escoger la oscura figura envuelta que se había acercado alarmantemente a él, pero se las arreglaba cuando estaba dentro de treinta pies de donde él estaba.

Se puso de cuclillas en el suelo, asegurándose de que el manto todavía estuviera correctamente en su lugar cuando lo hizo. La última cosa que necesitaba después de conseguir acercarse tanto era que de repente se diera vuelta sobre él.

Toshiro luchó por calmar su respiración que estaba comenzando a volverse ligeramente errática y si no supiera mejor juraría que su corazón estaba latiendo lo suficientemente fuerte para que la cosa lo escuchara.

Cincuenta y siete.

Como eso se deslizaba a través de los árboles, era fácil escuchar el sonido vibrante que emitía cuando inhalaba. Tal vez podía probar cosas en el aire de manera similar a como la serpiente podía. Parecía que le faltaba una nariz u oídos, por lo que parecía ser la mejor apuesta.

Ochenta y cinco.

Por lo que él podía ver los Dementores solo tenían un par de brazos esqueléticos. Casi parecían sin huesos del cuello para abajo y sin embargo, había algo llenando el tejido negro.

Cien.

En un humano normal el estómago generalmente estaba en el torso, por lo que en comparación ese podría ser posiblemente donde la criatura descomponía y almacenaba las almas... la energía que irradiaba de las almas podría ser lo que causaba que los Dementores levitaran y podría también, en teoría, dar el velo que lo rellenaba...

El temblor en sus manos estaba volviéndose peor mientras la criatura se acercaba en la oscuridad. En su mente, Hitsugaya siguió contando.

...ciento setenta y nueve, ciento ochenta...

Su respiración estaba volviéndose jadeos cuando extrajo a Hyorinmaru, teniendo cuidado de no rasgar la tela del manto.

Ciento ochenta y nueve.

Parpadeó repetidamente para tratar de liberarse de las imágenes de carnicería, y sacudió su cabeza para detener los sonidos de gritos inundando sus oídos.

Ciento noventa y tres.

Los efectos parecían ser menos intensos esta vez, pero tal vez los Dementores podían controlar cuán horrible una persona era afectada por ellos. Igual un Shinigami que podía controlar cuánto reiatsu liberaba con el fin de paralizar a sus enemigos o castigar a un subordinado.

Ciento noventa y siete.

Toshiro podía sentirse romper en un frío sudor cuando se agarró a un árbol cercano y se forzó a ponerse de pie. El manto cayó al suelo y el Dementor se detuvo por un momento e inhaló profundamente antes de que pareciera concentrarse en él.

Doscientos tres.

Su teoría fue probada correcta cuando de repente fue como si él hubiera sido golpeado en el estómago. El taicho prácticamente podía sentirsesiendo atraído hacia la boca abierta de la criatura, mientras era forzado a inclinarse hacia atrás contra el tronco del árbol para apoyarse.

Doscientos nueve.

El negro estaba comenzando a sangrar en su visión y podía escuchar personas gritando mientras sus rodillas amenazaban con ceder.

Doscientos diez...

Estaba acercándose cada vez más y cuando Toshiro miró hacia abajo a su mano pálida agarrando a Hyorinmaru fuertemente, era como si una nube de polvo estuviera saliendo de su piel. Él en realidad estaba siendo comido...

Doscientos doce.

Con un corte de su Zanpakuto el Dementor fue encerrado en una capa de hielo que se rompió un momento más tarde.

El Shinigami se estremeció mientras se deslizaba hacia abajo del árbol y se hundió en el suelo del bosque. Con manos temblorosas se envolvió en la capa sin querer atraer más de las criaturas a donde él estaba.

Doscientos doce. Él había durado por aproximadamente tres minutos y medio.

Cuando la sensación comenzó a regresar a sus piernas Toshiro suspiró y se puso de pie un poco molesto cuando se requirió un poco de esfuerzo para estabilizarse. Probablemente se sentiría peor por el desgaste para el día siguiente o así, pero había valido la pena.

Recogió su abrigo que ni siquiera recordaba haber dejado caer y comenzó a entrar en los terrenos de la escuela y volver al camino. El cielo estaba volviéndose constantemente más oscuro cuando el crepúsculo se acercaba y las estrellas comenzaron a aparecer en el cielo.

Caminar de vuelta al castillo fue... bastante cansado por decir lo menos, pero una vez estuvo dentro de los límites de la escuela y ya no en la frontera, se quitó la capa de invisibilidad y la doblo cuidadosamente.

Incluso ponerse su abrigo y lanzar su capucha sobre la empuñadura de Hyorinmaru hizo que sus brazos dolieran y tenía la sensación de que sería aún peor por la mañana.


ooo

Encontró a un Harry de aspecto bastante asustado junto con Ron y Hermione sentados al final de la mesa de Gryffindor más cerca a la entrada del Salón Principal.

Aunque Toshiro podía ver a Neville y a Luna sentados en el otro extremo de la mesa de Ravenclaw, él se sentó junto a Hermione, no muy seguro de si podría llegar a donde sus dos amigos estaban sentados.

—ponerlo?!" Atrapo a Harry preguntando a Ron sonando profundamente horrorizado.

El chico de cabello blanco colocó la capa cuidadosamente doblada sobre la mesa, "¿Es esto por lo que estas preocupado?"

El adolescente con gafas asintió mientras la recogía y la metía debajo de la mesa y se volvió contra él, "¡¿Tú la tomaste?!"

Hitsugaya rodó sus ojos, "Sí, porque no tenía nada mejor que hacer que robar tus posesiones. La encontré en una pila en el camino a la escuela. Tienes suerte de que yo la encontrara y no otro de los estudiantes."

Harry entrecerró sus ojos, "Pero... no pensé que la tuviera en el camino... pensé que la había dejado cerca de la Casa de los Gritos."

Toshiro se encogió de hombros mientras trataba de hacer que sus manos dejaran de temblar mientras se servía un vaso de agua, "Estabas bastante perturbado. Pensé que tal vez no lo habías notado."

Potter frunció el ceño antes de parecer aceptar la explicación, "Bueno, gracias por traerla de vuelta."

"¿Estás bien?" preguntó Hermione cuando él accidentalmente derramó un poco de su agua en la mesa. Él asintió mientras la limpiaba con su manga, "Sí, estoy bien."

"¿Estás seguro? porque te ves seriamente pálido, compañero," dijo Ron mientras se servía un poco de asado.

"¿No te estás enfermando, o sí?" preguntó Harry y Hermione se inclinó y presionó una mano cálida en su frente que él rápidamente apartó.

"Te sientes frío," Ella observó e iba a volver a comer antes de que se detuviera en seco y se girara hacia él luciendo horrorizada, "Oh yo—espero no ofenderte o—

"Está bien," dijo él simplemente antes de tomar un sorbo de agua, "Estoy bien."

"Bueno, no lo parece," Harry gruñó "¿Qué te tomó tanto tiempo?"

"Quería tomarme mi tiempo."

El adolescente rodó sus ojos, "Tomarte tu tiempo. Seguro."

Toshiro se le quedó mirando de mala manera pero estaba complacido con la desestimación del tema.

"Sabes," comenzó Hermione, "Las personas van a pensar que es extraño que estés sentado adentro con la capucha puesta."

El Shinigami asintió, "Iré al dormitorio en un momento."

"No entiendo por qué tenías que traer una espada contigo de todas maneras," Ron dijo a través de un bocado de carne.

"Es mejor ser cauteloso que atrapado desprevenido," Hitsugaya suspiró mientras dejaba que sus ojos ardiendo se cerraran.

El pelirrojo se quedó mirando por un momento antes de simplemente encogerse de hombros cuando un fuerte golpeteo sonó rebotando en las paredes del Salón.

Los alumnos cayeron en silencio por un momento hasta que una voz muy familiar sonó a través de la habitación, "Siento mucho interrumpir. Habría estado aquí antes pero no creerías los problemas que tuve para entrar en los terrenos de la escuela."

El chico de cabello blanco lentamente abrió sus ojos turquesa preguntándose si él de verdad quería darse vuelta y confirmar sus miedos de quién estaba parado en la puerta.

"Hey Toshiro," comenzó Ron "¿Ese es tu papá?"

Padre Cari√Īoso por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

Nota de la Traductora: Mil disculpas por la larga ausencia, he tenido muchos problemas últimamente y he estado con un poco de depresión por todo lo que esta ocurriendo y debido a esto deje los capítulos de todos los fics a medio terminar, solo recientemente he encontrado un poco de motivación para seguir con esto. Aun así, quiero que sepan que no tengo planeado abandonar ningún proyecto, solo les pido un poco de paciencia.

El chico de cabello blanco lentamente abrió sus ojos turquesa preguntándose si él de verdad quería darse vuelta y confirmar sus miedos de quién estaba parado en la puerta.

"Hey Toshiro," comenzó Ron "¿Ese es tu papá?"


ooo

Hitsugaya se dio vuelta para encontrar a Ukitake-taicho parado en la puerta sonriendo a la habitación en general.

"Él es un poco alto para ser tu padre, aunque... ¿puedes incluso tener un padre?" el pelirrojo preguntó con curiosidad, claramente ajeno a las ondas de molestia saliendo del chico de cabello blanco en frente de él.

Dumbledore, así como varios de los otros maestros se levantaron de sus asientos con sus varitas ya en mano. El hombre de largo cabello blanco continuó sonriendo mientras saludaba cortésmente al director.

"Estaré con ustedes en un momento," él los llamó, mucho para la confusión de los Profesores.

Ojos marrones de repente se encontraron con los turquesas y el taicho rápidamente se abrió camino hacia el Shinigami más joven que estaba sentado. "Shiro-chan," Ukitake sonrió felizmente "La casa ha estado tan vacía sin ti. Te he extrañado."

Toshiro se quedó mirando a su padre antes de asentir, "Sí, te he extrañado también."

El salón entero se había quedado en silencio excepto por sus dos voces que sonaban a través de la sala cavernosa. Con una mirada hacia la mesa principal Toshiro vio a un Dumbledore de aspecto muy confundido observándolos, "¿Tal vez sería mejor si nos.… ponemos al día en otro lugar?"

El hombre enfermizo vio su mirada mordaz y asintió mientras Toshiro se levantó de su asiento y comenzó a abrirse camino por el salón.

El taicho más alto sonrió a los estudiantes que todavía seguían mirando antes de salir del salón él mismo.


ooo

Harry se quedó mirando a Toshiro y su padre mientras ellos salían del salón y los susurros estallaron entre el personal y los estudiantes, "¿Crees que ese de verdad era su padre?"

Hermione frunció el ceño, "Bueno, ellos se parecen. Quiero decir, el cabello es inconfundible."

Pero no era solo el cabello. El hombre tenía la misma piel clara y mientras que él era definitivamente más alto tenía la misma apariencia casi frágil.

Porque por mucho que Hitsugaya lo negara; él era pequeñito.

Él no era débil en ninguna manera o forma—Harry había visto algo de masa muscular que él lucia—pero con sus pequeñas manos y pies y su altura... él tenía la apariencia de alguien mucho más frágil de lo que en realidad era.

"Podrían ser familia," continuó Hermione "Pero si ese de verdad es su padre, tengo la sensación de que Toshiro se parece a su madre. En realidad, no tienen la misma construcción y sus rostros tienen diferente forma, sin mencionar sus ojos. Pero... tienen el mismo aire sobre ellos."

"¿Soy el único que ve algo mal con esto?" Ron resopló "¡¿Cómo demonios puede tener un papá?! No tiene sentido. Tal vez como un padre adoptivo o algo... pero no su verdadero padre."

Hermione suspiró, "No estoy segura de cómo funciona tampoco, pero... tal vez él podría ser el padre de Toshiro... segundo padre supongo."

"Pero ¿por qué crees que está aquí?" Harry preguntó en voz baja mientras trataba de captar un destello de lo que estaba pasando afuera en el pasillo.

"Tal vez está aquí para ver cómo va la misión de Toshiro," teorizó Hermione "O tal vez solo está aquí para checar a su hijo o ver si puede ayudar."

"Pero ¿cómo crees que Dumbledore va a tomar esto?" Harry se preguntó "Quiero decir, él pensaba que Toshiro era un gran peligro y este tipo probablemente es más fuerte si tomas la edad como un factor."

Los tres amigos miraron hacia la mesa principal para encontrar que el Director estaba participando en una intensa conversación con los Profesores Lupin, McGonagall y Snape.

"¿No crees que ellos harán algo drástico, o sí?" preguntó Hermione con preocupación. El chico de cabello oscuro negó con su cabeza, "No tengo idea. Pero si él amenazó a Toshiro y este tipo realmente es su padre... Digo, si mi hijo de repente me dice que estaba siendo chantajeado, yo no lo dejaría pasar."

"Incluso si no son familia," Ella hizo una mueca "Parecen cercanos, por lo que él todavía podría intervenir."

"No sé sobre lo de cercanos," Ron comenzó "Hitsugaya parecía un poco...incomodo, si me preguntas."

"¡Bueno, él estaba sorprendido por supuesto!" Hermione le fulminó con la mirada "¿Tú no estarías sorprendido si tu padre de repente aparece en el medio de la cena?"

El pelirrojo miró hacia otro lado, "Supongo..."


ooo

Hitsugaya se aseguró de que estuvieran fuera del alcance del oído del salón solo en caso de que alguien quisiera escuchar secretamente antes de volverse hacia el hombre detrás de él, "¡¿Qué demonios estás haciendo aquí?!"

Ukitake le sonrió mientras alisaba las arrugas de su abrigo, "Recibimos tu mensaje hoy temprano y Yamamoto estaba preocupado cuando mencionaste que habías estado teniendo problemas, así que ofrecí venir y checarte."

El taicho más pequeño paso una mano por su cara, "Este clima no será bueno para tu salud, sabes."

El hombre sonrió, "No te preocupes estaré bien, te lo aseguro. No voy a quedarme aquí por mucho tiempo de todas maneras."

Toshiro asintió, "Bien. En realidad, no todo ha salido de acuerdo al plan para ser franco."

Él asintió, "Podría imaginar eso mucho. Ahora dime, ¿qué le paso a tu gigai?"

El chico de cabello blanco miró a su alrededor, "No aquí. Vamos afuera, y luego te diré todo."


ooo

El salón entero quedó en silencio por segunda vez esa noche cuando Dumbledore junto con los Profesores McGonagall y Lupin se levantaron de sus asientos y caminaron hacia afuera de la puerta de la entrada principal.

Harry se levantó cuando el resto de los maestros comiendo reanudaron sus cenas, pero todos podrían sentir el aire tenso alrededor de ellos. Hermione observó cuando él comenzó a caminar tras el Director, "¿Qué estás haciendo?"

Él miró hacia atrás y encontró sus ojos preocupados mientras él agarraba el manto de invisibilidad debajo de la mesa, "Solo voy a ver qué está pasando. Toshiro podría necesitar algo de ayuda."

"Él ya tiene a su papá," habló Ron, pero él estaba de pie preparándose para seguir a su amigo, no obstante.

"Si bueno, en lo que a ellos respecta su papá es uno de los enemigos. Podría ser bueno si él tiene alguien de confianza para responder por él o algo."

Hermione arqueó una ceja cuando siguió a los dos chicos, "¿De verdad? porque creo que solo tienes curiosidad."

El verde se encontró con el marrón, "Bueno, esta eso también."


ooo

Ukitake frunció el ceño, "¿Quieres decir que él esta chantajeándote?"

Toshiro se removió en su sitio, "Yo no lo llamaría...chantajear en sí."

No había manera de que él admitiera permitirse ser chantajeado o que los había dejado lastimarlo físicamente también. Pero lo que Ukitake no sabía, no lo dañaría. No tenía necesidad de ser informado cuánto tiempo el taicho más pequeño había pasado en la enfermería. "Pero funcionó al final."

El otro suspiró mientras se apoyaba contra la fría madera de la puerta del castillo, "Esto no va como se planeó por decir lo menos, pero creo que has reunido suficiente información así que esto no ha sido un completo fallo. Si traes de vuelta más información sobre su sociedad y capacidades en general, creo que el Sou-taicho estaría bastante complacido."

Hitsugaya asintió mientras se quitaba la capucha para revelar su cabeza al aire fresco de la noche, "Reunir información de esa naturaleza será bastante simple."

Ukitake se quedó mirando a los ojos del chico de cabello blanco, "¿Estás seguro de este plan que has desarrollado con este Black? Suena como si él no fuera el más confiable de los personajes."

"Estaré bien, te lo aseguro. Hemos resuelto todo y si él decide traicionarme tendrá que tratar con las consecuencias."

El taicho mayor iba a decir algo, pero fue interrumpido por un golpe del otro lado de la puerta y de repente se apartó y distancio de ella cuando se abrió.

La mano de Toshiro inconscientemente comenzó a estirarse para alcanzar la empuñadura de su zanpakuto mientras Ukitake con calma buscó su Gikongan que estaba escondido dentro del bolsillo de su abrigo.

Dumbledore estaba en la puerta, su varita sostenida firmemente mientras McGonagall y Lupin observaban ansiosamente detrás de él.

El taicho de cabello largo avanzó hacia adelante mientras extendía su mano, "Usted debe ser Dumbledore," Él sonrió amablemente mientras cambiaba de vuelta al inglés.

El director se quedó mirando por un momento antes de tomar la pálida mano con la suya, "¿Y usted podría ser?"

Ukitake retrocedió un paso, "Me gustaría que todos piensen en mi como el padre de Toshiro quien está de visita para la temporada de Navidad, pero en realidad simplemente estoy aquí para asegurarme de que todo va... sin problemas."

Dumbledore observó y Hitsugaya notó—bastante feliz—que Ukitake era aproximadamente de la misma altura que el mago.

El taicho miró a su 'hijo' con una mirada de preocupación que Toshiro resintió mucho, "Pero me temo que por lo que me han dicho, las cosas no han ido bien en absoluto."

Toshiro pudo ver a los tres Profesores tensarse ante las frías palabras del Shinigami. Lupin sorprendentemente fue el primero en romper el opresivo silencio con una risa nerviosa mientras salía de la luz del pasillo y entraba en la oscuridad de la entrada, "Sí, tuvimos un comienzo un poco difícil, pero creo que las cosas han ido bastante bien últimamente ¿no estás de acuerdo Toshiro?"

El chico se encontró un par de ojos cansados cuando asistió, "Supongo que las últimas semanas han pasado sin problemas."

"Pero eso no cambia lo que ocurrió a principios del año," dijo Ukitake cuando un profundo ceño se deslizó en su cara "Estaba bastante decepcionado al escuchar que él había sido tratado tan horriblemente cuando no había hecho nada para justificarlo."

El hombre lobo de aspecto demacrado asintió, "Realmente lo siento por cómo su... hijo fue tratado, pero le aseguro que todas sus heridas fueron sanadas y—"¿Heridas?" Ukitake preguntó mientras arqueaba una ceja y miraba a su nuevo cargo. "No recuerdo escuchar nada de heridas."

Toshiro resopló en voz baja mientras metía las manos en sus bolsillos sin cuidado, "Bueno, como él dijo fueron sanadas por su médico y yo no sentí la necesidad de..." Él se interrumpió cuando notó la mirada que estaba obteniendo.

"¿Puedo preguntar cómo adquirió estas heridas?"

Dumbledore lo miró con seriedad, "Las recibió mientras era interrogado."

"Interrogado."

El director asintió, "Me temo que pensamos que el Señor Hitsugaya aquí era una amenaza para la escuela cuando llego, pero le aseguro que las cosas han sido aclaradas."

El aire estaba denso con la tensión cuando los dos hombres se miraron el uno al otro mucho para el disgusto o molestia de los otros.

McGonagall aclaró su garganta, claramente habiendo tenido suficiente, sus acciones rápidamente llamaron la atención del grupo, "Puedo preguntar ¿cómo pasó a los Dementores?"

El taicho asintió a la mujer, "Como puede imaginar ellos me dieron un poco de problemas, pero... tengo mis maneras."

Dumbledore dio un paso hacia adelante mientras levantaba su varita, "¿Y quién dice que usted no es un peligro para los estudiantes?"

"¿Toshiro es un peligro para los estudiantes?"

"Ya no."

"Bueno, creo que lo mismo podría representarme a mi ¿no le parece?"

El director frunció el ceño, "Usted podría muy bien ser diez veces más poderoso que Hitsugaya."

Ukitake asintió, "Sí... puedo ver porque usted prefiere ser bastante aprensivo sobre esto. Pero le aseguro que no quiero hacer daño."

Toshiro miró ferozmente, "Él no podría decir lo mismo, estoy seguro."

El taicho mayor rodó sus ojos mientras colocaba una mano firme sobre el hombro frío del chico, "Dejaré los terrenos de la escuela muy pronto de cualquier manera. Solo he venido a revisar a Toshiro aquí. Estaré quedándome en el pueblo."

"¿Realmente puede confiar en él, señor?" una voz preguntó y el grupo se dio vuelta para encontrar a Snape caminando a través de la puerta con la varita lista. "No vamos a olvidar lo que son en realidad."

Lupin envió una mirada fulminante al hombre de cabello grasiento que el maestro de pociones devolvió fácilmente. El Shinigami de cabello largo dio a Snape una mirada bastante paciente, "No estoy pidiendo que confíen en mí. Pero puedo asegurarles que si sale a la luz que han seguido tratando a Toshiro en una... manera indigna, habrá consecuencias."

El hombre de cabello negro se burló, "¿Escuchó eso Director? Él esta amenazándonos."

"No amenazando. Simplemente advirtiendo."

"Severus por favor," Dumbledore suspiró. "Creo que ha quedado claro que se cometieron errores por ambas partes. Es comprensible que el padre del Señor Hitsugaya estaría preocupado."

Toshiro miró de mala manera al hombre de aspecto envejecido, pensando que el único error que él había cometido era no haber ejecutado al hombre cuando pudo.

El taicho se detuvo por un momento cuando algo extraño al lado de su pequeño grupo llamó su atención. En el calor de sus argumentos él no se había dado cuenta al principio, pero las débiles presencias de tres almas ahora estaban claramente resonando a su izquierda.

Hitsugaya dejó que su mirada se deslizara hacia donde sospechaba que estarían de pie bien escondidos bajo el manto de invisibilidad y esperaba por todo lo que valía la pena que ellos pudieran ver su mirada fulminante en la penumbra.


ooo

El trio se deslizó más a la derecha cuando Snape de repente apareció en la puerta cuando ellos habían estado caminando a través de ella y Ron exhaló en voz baja cuando ellos apenas lograron evitar chochar con el hombre, "Maldita sea eso estuvo cerca."

Hermione le hizo callar cuando los dos grupos continuaron discutiendo sin cesar.

El pelirrojo no pudo evitar reír disimuladamente cuando el padre de Toshiro pasó a amenazar a Snape solo para jadear cuando fue recompensado con un codo en la pansa de su mejor amigo.

Los tres detuvieron su pelea no tan silenciosa cuando de repente una ola de aire frio se apoderó de ellos que no tenía nada que ver con el clima de invierno. Los Gryffindor se dieron vuelta lentamente para encontrar a ningún otro que un Toshiro Hitsugaya de aspecto bastante molesto mirándolos ferozmente, claramente bien consciente de su presencia.

"Harry," siseó Ron en voz baja. "Sus ojos están brillando."

Y era cierto. Los orbes turquesa de hecho estaban brillando en la penumbra y el hecho de que Harry lo había visto unas pocas veces antes no lo hacía menos horripilante.

"Eso es... nuevo," Hermione tragó saliva con nerviosismo cuando todos retrocedieron un paso involuntariamente.


ooo

Hitsugaya resistió el impulso de pellizcarse el puente de la nariz mientras Snape continuaba tratando de pelearse con Ukitake. Tratar siendo la palabra clave. Ukitake no peleaba. Él era un alma gentil y amable seguro, pero si él de verdad quería ganar una discusión lo hacía.

Y con la facilidad de un hombre simplemente espantando una mosca. Podría ser sorprendente a veces, pero él no era un taicho por nada.

El maestro de pociones se quedó mirando al hombre de cabello blanco una vez más insultándolo en una ronda sobre algún tipo de forma que hacía a los espectadores curiosos en cuanto a si el hombre incluso era consciente de hacerlo.

Toshiro gruñó y la temperatura comenzó a caer y todos los ojos, incluyendo esos de un Snape ahora luciendo bastante purpura, cayeron en él, "Creo," siseó con impaciencia, "Que se está haciendo tarde y me gustaría solucionar esto antes del amanecer."

Ukitake asintió, "Sí, me gustaría marcharme pronto si quiero llegar a la posada donde me voy a quedar."

El taicho más pequeño asintió, "Muy bien. Dumbledore," él comenzó a regañadientes "¿Estás... dispuesto a dejar...a mí 'padre' fuera de este asunto? Creo que las cosas pueden mantenerse estrictamente entre nosotros. Si las cosas van mal, todavía me tienes después de todo y todavía tienes a tu guardia. Él no se quedará en los terrenos, lo cual creo que es justo."

El director se quedó mirando y el Shinigami de cabello blanco podía ver la desconfianza en esos ojos fríos y calculadores, y sin embargo extrañamente destellantes.

El taicho sabía que el hombre de ninguna manera confiaba en él, pero en las últimas semanas ellos habían construido una tolerancia. No era mucho, pero era algo.

Con la naturaleza protectora de McGonagall por sus estudiantes, y Lupin junto con Pomfrey respaldándolo, parecía como si Dumbledore había reconsiderado las acciones que él había tomado a principios del año. Y mientras que él ciertamente no se había disculpado—y Toshiro no esperaba que lo hiciera—él había hecho más esfuerzo por verlo como algo más que... una criatura. Un monstruo.

Estaba claro cuando sus ojos se encontraron. Pero eso no había detenido el resentimiento, o el miedo, que tensaba la tentativa relación entre ellos. Sin embargo, había respeto.

Porque, aunque Hitsugaya odiaba admitirlo, entendía por qué el Director había actuado como lo hizo. Después de todo, él también tenía personas que dependían de él. Encontraban seguridad en él. Era intimidante saber que el destino de tantas personas descansa sobre tus hombros y algunas veces eso te robaba la habilidad de ver las cosas claramente por lo que eran.

Te hacía atacar primero y preguntar después. Él entendía sus acciones. Incluso entendía al hombre. Por lo cual él nunca podría seguirlo ciegamente como muchos como Harry Potter hacían, porque él nunca admiraría a Albus Dumbledore como un sinnúmero de personas hacían.

"Creo que después de todo lo que has hecho," continuó Hitsugaya "Lo menos que puedes hacer es dejarlo fuera de esto. No hay razón para hacer que las cosas se enreden más de lo que ya están al añadir otro jugador."

El Director se quedó callado por un momento más dejando que el sonido de la canción de grillos llenara el silencio en el aire de la noche. "Creo que eso será agradable. Pero, me gustaría verlo en algún momento durante el descanso para discutir este... incidente Señor Hitsugaya."

El chico asintió, "Encuentro eso perfectamente aceptable."

Snape iba a burlarse solo para ser interrumpido por un empujón indiscreto de Lupin y una mirada de labios delgados de McGonagall.

"Más tarde Severus," gruñó la Subdirectora.

Una fuerte palmada resonó a través de la zona atrayendo la atención de todos al sonriente Ukitake, "Bueno, ahora que todo ha sido resuelto, creo que se está haciendo muy tarde. Toshiro debe estar en la cama si espera levantarse para ir a clases."

El shinigami de cabello blanco miraba ferozmente, "Creo que todavía tenemos más— "Estaré en contacto," su 'padre' aseguro. "Mientras tanto creo... haré una visita a un amigo."

Hitsugaya asintió, viendo inmediatamente el significado oculto, "Sí, creo que él estaría interesado en verte. Pero ten cuidado, a esta hora de la noche podrías asustarlo."

Ukitake asintió mientras bajaba los escalones, sus botas silenciosas mientras viajaban por la piedra gélida y la nieve recién caída, "No te preocupes. Estoy seguro de que él estará muy complacido de verme. Buenas noches a todos ustedes." Él saludó amablemente mientras bajaba por el oscuro sendero hacia las puertas de la escuela, y Lupin junto con McGonagall devolvieron el gesto con vacilación.

El silencio cayó una vez más en la entrada a la escuela cuando todos se quedaron mirando tras el hombre.

Bueno, parece que su pequeña reunión improvisada había terminado.

Toshiro se dio vuelta para irse cuando la voz del taicho mayor de repente llamó desde la oscuridad, "¡Oh y Shiro-chan!"

Hitsugaya se detuvo y se dio vuelta para buscar al otro Shinigami.

"Rangiku-san quería que te diera un mensaje," él gritó por encima del aullido del viento "Ella dijo: No falta mucho tiempo."

Rigor Mortis por Pink Angel Feathers
Notas de autor:

N/T: Hola a todos, esto si que ha sido una larga espera, mañana 25/10 se cumple un año desde la última actualización, me da mucha vergüenza esto, y espero que no vuelva a ocurrir lo mismo, pero los problemas siguen para mi y no he podido continuar con lo que tengo escrito, pero estoy decidida a terminar lo que empece, así que sin más los dejo con la historia.

Hitsugaya se detuvo y se dio vuelta para buscar al otro Shinigami.

"Rangiku-san quería que te diera un mensaje," él gritó por encima del aullido del viento "Ella dijo: No falta mucho tiempo."


ooo

Toshiro se quedó después de que el taicho había desaparecido en la oscuridad, tomándose un momento para dejar que los eventos del día se hundieran.

Suspiró cuando miró de vuelta a donde los maestros estaban de pie en asombro—o tal vez incredulidad. Potter y su alegre banda de tontos todavía estaban a su derecha congelados en el lugar justo como los profesores estaban. Tal vez era una cosa de magos.

"Bueno," El chico comenzó mientras tiraba de su abrigo revelando a Hyorinmaru colgando a lo largo de su espalda a todo el que quisiera mirar y pulcramente doblada sobre su brazo. "Voy a entrar, ha sido un día largo. Sugiero que todos entren también."

Y con eso se dio vuelta sobre el talón de sus botas y caminó por la puerta.


ooo

Lupin miró al Director mientras el hombre observaba desaparecer la espalda del 'padre' de Toshiro, pero pareció romper su trance ante las breves palabras del chico.

El Profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras se dio vuelta para mirar a su estudiante alejarse de forma fluida. Con demasiada gracia realmente para alguien que parecía ser tan joven. Lo hacía parecer bastante inquietante.

Era parte de lo que lo hacía destacar entre la multitud—además del cabello y los ojos. La manera en que se movía exigía atención; respeto. Al principio pensó que así eran las personas como él. Agraciado casi hasta el exceso; que era una marca de lo que él era. No ser parte del mundo de los vivos—no estar allí, así que sus pasos no hacían sonidos como si fuera una simple aparición.

Pero el hombre, mientras que se veía y se sentía similar de manera que también era muy diferente de Toshiro. Él era más relajado, se manejaba más sueltamente, como si estuviera en paz con el mundo.

El hombre lobo había pensado que el niño era rígido en parte por lo que era, lo que hacía. La muerte en sí misma traía una sensación de rigidez. Una vez que alguien muere y la luz ha muerto de sus ojos el rigor mortis pone las cosas… rígidas.

La muerte era rígida.

No se inclina o se dobla ante nadie. Era implacable.

Pero el hombre tenía que admitir que ver al mayor… quien sea que fuera, le dio esperanza. Esperanza de que Toshiro sería capaz de experimentar ese tipo de tranquilidad un día.

"¿Qué va a hacer Director?"

Dumbledore se dio vuelta para mirarlo con ojos calmados, "Lo dejaremos por ahora. Él prometió mantenerse alejado, así que podemos tratar con él más tarde si es necesario. Pero por lo demás, creo que las cosas deben estar bien."

El uso de 'nosotros' no se le perdió al hombre más joven.

Snape miró ferozmente, "¿Seguramente usted no puede estar planeando dejarlo caminar libremente? Al menos tiene a ese pequeño fenómeno restringido hasta un punto, pero ¿él? Por todo lo que sabemos él podría volver a donde sea de donde vienen para poder regresar con refuerzos para salvar a su pequeño camarada."

"Severus por favor," McGonagall resopló mientras cruzaba los brazos para tratar de protegerse del frío "El niño no es u fenómeno—"¡Lamento diferir!"

"Él no es un fenómeno y harías bien en recordar que es uno de tus estudiantes. Y el hombre parece bastante agradable y parece entender el tipo de posición en la que están. Toshiro parece ser perfectamente complaciente con todo—si está un poco resentido no puedes culpar al pobre muchacho." Ella lo miró ferozmente con los labios delgados. "Él sabe qué pasara si se pasa de la raya y claramente se preocupa por el niño. Dudo mucho que trate de hacer algo."

El maestro de pociones se burló antes de irrumpir por las puertas y entrar de vuelta al castillo.

Lupin suspiró antes de notar algo en su visión periférica y se dio vuelta solo para encontrar nada allí. El Profesor frotó sus ojos, dándose cuenta de cuánto tiempo había pasado desde que había tenido una noche de sueño completo, "Bueno, voy a entrar y llegar a la cama. Se está haciendo tarde después de todo."

El Director y su segunda asintieron y le ofrecieron un buenas noches en voz baja antes de que él también volviera a entrar en el castillo dejando el aire frío y el cielo lleno de estrellas atrás.


ooo

Toshiro sofocó un bostezo mientras subía las escaleras sin molestarse en esconder a Hyorinmaru ya que los pasillos estaban completamente vacíos. No podía estar seguro de la hora, pero era o bien pasado del toque de queda o cerca de él.

Era una pequeña bendición que era el comienzo de las vacaciones de Navidad, lo que significaba que tendría las siguientes dos semanas libres. Había pensado en volver a la Sociedad de Almas por el momento, pero con Ukitake quedándose en el pueblo, parecía que iba a quedarse en Hogwarts para las fiestas.

"¡Toshiro!"

El pequeño taicho se dio vuelta para encontrar a Potter junto con Weasley y Hermione corriendo por las escaleras detrás de él cuando llegó a la cima, sin molestarse en detenerse y esperar.

El taicho dejó escapar un bostezo tranquilo en su manga tomando consciencia de en cuánto dolor estaban sus extremidades. Entre correr todo el día y los Dementores…bueno, estaba cansado por decir lo menos.

Parpadeó sus ojos llorosos mientras escuchaba al trio corriendo por el pasillo detrás de él.

"Toshiro," llamó Hermione mientras luchaba por recuperar el aliento.

"¿Sí?"

Ron lo miró con una mirada estrecha claramente escudriñándolo, "¿De verdad ese era tu papá?"

El taicho se encogió de hombros mientras continuaba por el pasillo hacia el agujero del retrato.

"¡Bueno vamos!" llamó Ron cuando lo alcanzo. "Solo queremos escucharte decirlo. Digo, ¿cómo diablos puedes incluso tener un padre? Estás muerto. Claro, tuviste un padre antes, pero ¿de verdad es tu papá? Se parecen y todo, pero ¿pensé que dijiste que era difícil encontrar a tu familia? Entonces él no es tu verdadero papá…¿verdad?

Hitsugaya murmuró la contraseña y entró en la sala común antes de caminar hacia la ventana y abrirla. Ron siguió quejándose mientras el estudiante transferido se sentó en su asiento habitual más lejos del fuego.

"Él es…mi padre," respondió Toshiro en voz baja mientras miraba alrededor de la habitación buscando a Ran.

El pelirrojo se quedó boquiabierto, "¡¿De verdad?!"

"Hn."

Hermione y Harry se sentaron en las sillas vacías reunidas alrededor de la ventana cuando el sonido de maullidos se reunió con sus ojos. Los cuatro Gryffindor se dieron vuelta para ver a Neville aparecer en la parte inferior de las escaleras con un Ran maullando sostenido con cuidado en sus brazos, "Toshiro, tu gato no se calla. Dean se esta preparando para lanzarlo por la ventana."

El chico más alto caminó hacia su amigo y dejó caer al gato en el par de brazos esperando antes de tomar un asiento vació.

Todos cayeron en silencio mientras observaban la nieve arremolinarse con delicadeza en el aire, algunos aterrizaban sobre el regazo del chico de cabello blanco mientras él acariciaba rítmicamente el suave pelaje de su gatito.

"Oh," exclamó Neville cuando vio a Ron con preocupación, "Hay un poco de sangre en tus sabanas."

"¡¿QUÉ?!"

El pelirrojo salió corriendo por las escaleras murmurando cosas como 'maldito gato' y 'Scabbers'.

"Entonces," Neville comenzó mientras se daba vuelta hacia Hitsugaya cuyos ojos habían comenzado a cerrarse.

"¿Vas a decirme qué fue eso en la cena o quieres esperar hasta mañana?"

"Mañana," Toshiro suspiró "Lo explicaré mañana."


ooo

Hitsugaya fue despertado por el sonido del chirrido continuo de Ron—de verdad no había mejor palabra para ello—sobre el 'gato diablo' de Hermione que aparentemente se había comido costras…ah pero era Scabbers de quien estaban hablando.

Un gato comiendo costras era repugnante. Un gato comiéndose a Scabbers… bueno la criatura era asquerosa y huesuda así que era igual de repugnante, pero al menos comprensible.

El taicho golpeo un puño en su almohada antes de arrojar las cubiertas y arrastrarse fuera de la cama. Se puso los pantalones oscuros que había usado el día anterior junto con la camisa blanca de manga corta de cuello en v que encontró en el fondo de su baúl. Iba a ignorar los tirantes rojos que habían sido atados a ello con una cuerda. Matsumoto tenía… un gusto interesante por decir lo menos.

La sala común estaba sorprendentemente casi vacía, pero los pocos ocupantes compensaban su falta de números con el puro ruido.

"¡Hey Toshiro!"

El Shinigami hizo una mueca cuando de repente se volvió consciente del fuerte dolor de cabeza que estaba sufriendo.

Por un breve momento no pudo evitar desear que su corazón detuviera su incesante latido para poder tener un momento de paz.

"¡TOSHIRO!"

"¡¿Qué?!" espetó cuando se dio vuelta para encontrar a Ron junto con Neville, Harry y Hermione sentados en la ventana, claramente esperándolo.

El taicho se abrió camino y abrió la ventana antes de tomar su asiento junto a su amigo. El pelirrojo se inclinó hacia adelante, claramente listo para comenzar a despotricar en voz alta, pero se detuvo cuando Toshiro llevo un delgado dedo pálido a sus labios y lo hizo callar. Tal vez sería capaz de encontrar algunos analgésicos y té verde…oh, eso sonaba genial.

"¿Estás bien?" preguntó Hermione en voz baja mientras miraba al chico de cabello blanco.

"Dolor de cabeza."

"Si bajas a la enfermería estoy segura de que Madame Pomfrey te dará algo."

Él contemplo levantarse, caminar hacia el agujero del retrato, caminar hacia la enfermería, conseguir la medicina, escuchar a Pomfrey regañarle, volver a la torre, volver a través del agujero del retrato y sentarse de nuevo… y decidió que estaba demasiado cansado para eso.

"Entonces," Neville incitó en voz baja "¿Vas a explicar qué está haciendo aquí tu papá?"

"¡Si y cómo demonios puedes tener un papá! Porque todavía estoy confundido sobre eso," resopló Ron.

El shinigami parpadeó cuando Ran de repente saltó en su regazo antes de asentir cuando el gato se acomodó, "Está aquí para asegurarse de que todo está bien. Como estoy seguro que ustedes ya han reunido. Solo estaba revisándome."

Hermione asintió, "Bueno supongo que estaría preocupado, considerando que viniste aquí por ti mismo y con todo lo que Dumbledore te hizo pasar… pero Ron tiene razón."

El pelirrojo le envió una mirada rencorosa mucho para la exasperación de Harry quien estaba atrapado en el asiento entre ellos.

"Porque encontrar a tu verdadera familia es casi imposible especialmente considerando que raramente mueren al mismo tiempo y se forman familias improvisadas. En realidad, no estoy relacionado con él, pero lo he conocido tanto como puedo recordar."

Harry frunció el ceño ante eso, "Pero eso no tiene sentido. Dijiste que podías recordar cuando estabas vivo."

Toshiro se encogió de hombros, "Todo es borroso y estoy seguro de que con el tiempo olvidaré completamente esos recuerdos. Tengo muchos años por delante. Pero lo que puedo recordar se está… separando supongo, de lo que puedo recordar de estar muerto. Es… casi como pensar volver a un sueño del que no estás seguro de que realmente pasó," él asintió, contento con su explicación.

"Es incoherente y se desvanece. Incluso mis memorias de estar muerto se desvanecerán. Es lo mismo que vivir. La mente no tiene la intención de recordar tantos eventos por lo que eventualmente…olvidaré," continuó él, "Es similar a como no puedes recordar cuando eras muy joven o tus primeros pasos. Es la misma realidad. Así que lo he conocido tan atrás en mis ciento-veintiún años como puedo recordar."

Hermione sonrió, "Entonces de verdad es como un padre para ti."

El taicho asintió mientras deslizaba su mano a través del pelaje de Ran, "Sí."

"Bueno," comenzó Harry "Eso es…-

"Dulce," Hermione terminó por él.

"Uh…no es la palabra que yo habría usado, pero…seguro."

"¿Cuándo se irá?" preguntó Neville "Porque si se está quedando, supongo que significa que te quedas aquí para las Fiestas."

El taicho considero eso por un momento, "Supongo…que me voy a quedar. O al menos me quedaré en el pueblo con él. Pero, dijo que se quedaría solo por un tiempo y mencionó algo sobre las fiestas, por lo que tal vez este aquí en lo que duren."

El grupo asintió mientras el chico de cabello blanco pellizcaba el puente de su nariz deseando no por primera vez tener un par de tapones para los oídos. En realidad, tenía un par almacenados en el cajón superior de su escritorio… sobre el tema de la Sociedad de Almas, no pudo evitar sentir pena por Byakuya.

O Matsumoto estaba mintiendo o el pobre hombre estaba en sus últimas. Estaba medio esperando que un montón de papeleo apareciera en la siguiente semana cuando considero cuán astuta podía ser ella. Cuando regresara tendría que enviar una carta de disculpa…o tal vez una cesta con panquecitos.

¿A Kuchiki le gustaban los panquecitos?

Bueno, si no, entonces Abarai se los comería. Pero era la intención lo que contaba.

"Toshiro, ¿estás seguro de que estás bien?" preguntó Hermione con preocupación "Estás muy pálido."

Él le envió una mirada exasperada antes de que ella se sonrojara, "Oh vaya. Siempre estoy ofendiéndote ¿no es así? ¡Lo siento mucho de verdad!" ella se agitó "¡Carezco completamente de tacto! No soy mejor que Ron. Pero—pero luces enfermo." Ella terminó débilmente.

"Ella tiene razón," Neville asintió "Tal vez deberías volver a la cama."

Cama. Cama sonaba asombroso. Pero él no podía permitirse perder nada más del día de lo que ya había hecho.

"Ron," comenzó él mientras reprimía un bostezo "Dijiste que tu rata—

Harry hizo un movimiento de corte en su garganta, pero el daño ya estaba hecho.

"¡SI! ¡Su maldito gato lo mató! ¡Se comió a mi rata! Ha sido transmitido a través de mi familia por años," el pelirrojo comenzó a despotricar furiosamente mientras miraba en la dirección de Hermione. "¿Qué voy a decirles? ¡El pobre ha estado enfermo por tanto tiempo y luego va y es comido por ese maldito gato!"

La chica de cabello tupido se dio vuelta para mirar a su amigo, "Crookshanks no se comió a Scabbers."

"¡¿Entonces qué era la sangre que encontró Neville?!"

"Tal vez era de algo más."

"¿Oh sí? ¿Cómo qué?"

"No puedes esperar que te explique todo."

"¡Ves, incluso tú no tienes otra explicación!"

"Ron," Hitsugaya espetó mientras hacía a un lado a Ran y se levantaba "Te ayudaré a buscar a tu rata. Vamos."

El Weasley más joven fue tomado por sorpresa, "¿Vas a ayudarme a buscarlo?"

"Eso es lo que dije. Ahora apresúrate."

"¿No crees que este en la torre si aún está vivo?"

El taicho negó con su cabeza mientras agarraba la chaqueta verde que había dejado descansando en el respaldo de la silla hace varios días dándose cuenta que por primera vez en mucho tiempo en realidad tenía un poco de frío.

"Tengo la sensación de que está tan lejos de la Torre de Gryffindor como pudo llegar. Ahora vamos, nos detendremos en la enfermería en el camino de regreso para poder conseguir un remedio para el dolor de cabeza."

El pelirrojo asintió mientras seguía al chico más pequeño afuera del agujero del retrato dejando a su paso a un Harry y Hermione bastante sorprendidos.


ooo

Ron se quejó mientras entraba de nuevo por el agujero del retrato y entraba a la ahora bastante llena sala común complacido de ver a Harry sentado en la esquina leyendo un libro sobre Quidditch.

El Niño que Vivió levantó la mirada a su amigo cuando se aproximaba notando lo molesto que se veía, "¿Supongo que no lo encontraron?"

"No," el pelirrojo gruñó mientras tomaba asiento "Y buscamos por todo el lugar. ¡Te estoy diciendo que la bestia a la que ella llama gato se lo comió!"

Harry simplemente ignoró las quejas de su amigo mientras miraba de vuelta hacia arriba, "¿Dónde está Toshiro?"

"Oh," dijo el Weasley como si acabara de recordar "Nos detuvimos en la enfermería en el camino de vuelta para conseguirle algo para el dolor de cabeza, pero supongo que resulto que tenía un poco de fiebre—eso explicaría el dolor de cabeza. Pero uh, Pomfrey lo hizo quedarse."

Harry chasqueó la lengua, "Bueno, conociéndola ella querrá mantenerlo allí toda la noche."

"Sí, pero conociéndolo estará afuera en media hora."


ooo

Hitsugaya sonrió cuando finalmente logró deslizarse a través de la puerta y salió al pasillo abandonado.

Madame Pomfrey había logrado mantenerlo allí por poco más de una hora, pero ella finalmente había tenido que cuidar de alguien más que había entrado quejándose que de repente habían brotado plumas de sus oídos.

Afortunadamente, su dolor de cabeza se había ido y no estaba tan cansado como había estado temprano en el día cuando se había levantado. Parecía que el estrés de los efectos de los Dementores de la noche anterior había habían tomado su peaje.

Pero, se estaba sintiendo mejor, había confirmado que Pettigrew se había ido y él había logrado escaparse de Ron. El día definitivamente fue mejorando.

Le tomó un momento orientarse, pero una vez que hizo eso, el taicho comenzó a caminar hacia la estatua de la Bruja Tuerta. Lo llevaría directamente más allá de los Dementores y dejaría a Dumbledore gratamente inconsciente de su partida.

Si jugaba bien sus cartas podría entrar en Hogsmead, encontrarse con Sirius y Ukitake y nadie se daría cuenta.

A mitad del camino hacia la estatua comenzó a ponerse impaciente y utilizó shunpo el resto del camino y luego a través del túnel oscuro y húmedo. El shinigami no se molestó en detenerse y dar una explicación a la tendera bastante traumatizada quien había estado clasificando cajas en el sótano cuando él había aparecido.

Ella lo superaría… con el tiempo.

Estaba sorprendido de encontrar el pueblo lleno de gente cubierto de nieve, incluso vio a la profesora de Runas a través de la multitud.

Ellos lo miraban con curiosidad mientras pasaba, algunos con miradas de confusión mientras que otros con aprehensión. Y un hombre anciano incluso se detuvo para preguntarle por qué no estaba en la escuela y dónde había olvidado su abrigo.

El taicho había mirado al hombre de cabello marrón y comenzó a hablar rápido en japonés dejando que algo de molestia se deslizara en su tono de voz. El hombre se había alejado caminando bastante rápido murmurando sobre 'malditos turistas'. Bueno, sin duda había suficientes de ellos.

Cuando llego a la Casa de los Gritos estaba rodeada por turistas y parecían no tener intenciones de irse en cualquier momento pronto. Ah, tiempo de hacer buen uso de sus miradas.

El taicho caminó y se apoyó contra la valla pretendiendo ignorar las miradas interrogantes que recibía hasta que se dio vuelta para fulminar con la mirada a los cinco magos. Una mujer tragó con fuerza mientras uno de los hombres retrocedía aparentemente intimidado.

Él dejó escapar un poco de su reiatsu y cuando el aire de repente estaba congelándose mientras él seguía mirando con lo que le había sido dicho por Matsumoto serían ojos turquesa bastante luminosos.

Parecían estar en un apuro mientras prácticamente corrían por el camino de vuelta hacia el pueblo, uno de ellos en realidad olvido sus guantes en la valla.

El chico sonrió mientras saltaba dicha valla y se dirigía por el camino, la nieve en el viento soplando a su alrededor y entró en la vieja casa en ruinas.

"¿Shiro-chan?" sonó la voz de Ukitake fuerte "¡Estamos arriba!"

El taicho rodó sus ojos mientras subía las escaleras desvencijadas agradecido de ser tan pequeño y ligero—¡aunque nunca lo admitiría!

Encontró a Ukitake junto con Sirius sentados alrededor de una vieja mesa rota con una baraja de cartas.

"¿Se divierten?"

El convicto sonrió, "Más de lo que he hecho en años."

El taicho mayor asintió, "No me dijiste que era un hombre tan esplendido."

Black se echó a reír, "Yo no diría esplendido."

Ellos continuaron bromeando y riendo mientras Hitsugaya se quedaba en la puerta suspirando mientras se apoyaba contra el marco.

Por supuesto que se harían amigos rápidamente.

Noticias Lamentables por Pink Angel Feathers

Ellos continuaron bromeando y riendo mientras Hitsugaya se quedaba en la puerta suspirando mientras se apoyaba contra el marco.

Por supuesto que se harían amigos rápidamente.


ooo

Varios saltos en el tiempo. Porque… bueno… Las vacaciones de Navidad son muy largas. Y no voy a escribir más de dos capítulos sobre ello.


ooo

Toshiro trato de no bostezar mientras apoyaba su palma bajo la atenta mirada cansada de Neville.

"¿Estás bien?"

El taicho asintió mientras parpadeaba rápidamente tratando de despejar la neblina de sus ojos.

"Has estado realmente cansado los últimos días."

Por supuesto que sí.

Por mucho que despreciara la idea, se había acostumbrado a dormir por al menos ocho horas por la noche, pero por la última semana había estado escabulléndose para ver a Ukitake y Black—su extraña amistad había continuado floreciendo.

De todas maneras, había resultado en él bostezando constantemente y sus ojos habían recogido el hábito desagradable de arder cada vez que se abrían.

"Tal vez deberías acostarte un rato. Digo, estamos de vacaciones, podrías relajarte."

La idea de volver a la cama era muy atractiva, pero en realidad no podía llevarse de vuelta a la torre. Solo la idea de caminar era suficiente para disuadirlo.

Sus primeros días de vacaciones de invierno habían estado llenos de peleas de bolas de nieve—durante las cuales él se había sentado y 'mantuvo intacta la fortaleza' para los gemelos Weasley—, patinando en una pista de hielo que Hagrid había construido—él había descubierto que se le daba muy bien el patinaje—, y simplemente sentarse en la nieve con Luna y Neville. O al menos durante las horas del día.

"¡Hey, Toshiro!"

El taicoh se dio vuelta para ver a Harry corriendo por la mesa de Gryffindor luciendo bastante emocionado. Hitsugaya le dio una mirada interrogante sin molestarse en corregir su postura cuando miró al adolescente.

"Acabo de estar con el Profesor Lupin," comenzó cuando se sentó, agarró un rollo y comenzó a untarle mantequilla. "¡Y estaba hablando con él sobre los Dementores y de repente me dijo que puede enseñarme cómo deshacerme de ellos!"

El taicho asintió, todo tenía sentido.

"Así que," Harry levantó la mirada con una sonrisa "Estaba pensando que podría gustarte unirte a mí. Quiero decir, tienes problemas con ellos también, así que imagine que te gustaría aprender a deshacerte de ellos."

Neville asintió, "Eso suena como una gran idea."

Toshiro lo consideró por un momento antes de negar con su cabeza.

Harry se quedó boquiabierto, "¡¿Qué?! ¿Por qué?"

El shinigami simplemente se encogió de hombros mientras tomaba un sorbo de su te mostrando cuán desinteresado estaba realmente en la oferta.

Neville suspiró mientras tomaba la taza de té de las manos del chico de cabello blanco y la mantuvo fuera de su alcance, "Me gustaría saber también."

Hitsugaya lo fulminó con la mirada, "Ese es asunto mío."

El chico más alto se quedó mirando antes de tomar un largo sorbo del té y sonreír a su amigo y continuar. Toshiro resistió el impulso de temblar mientras gruñía, bastante molesto ante el hecho de que su té estaba siendo lentamente consumido. Y no por él.

Miró hacia la mesa, perturbado al descubrir que la olla de té parecía haber desaparecido. Miró hacia atrás para encontrar a Neville una vez más levantando la taza a sus labios y lo fulminó con la mirada.

El taicho resopló mientras miraba a su taza ahora más de la mitad vacía todavía agarrada en las manos de Neville. Suspiró y extendió la mano, "Lo haré a mi manera… tal vez me sentaré en las lecciones, pero no participaré o usaré magia. No es de utilidad de donde soy, así que no es práctico."

Neville asintió mientras le devolvía la taza, mucho para la diversión de Harry quien había observado la escena con una sonrisa.

El taicho frunció el ceño, "Bueno, no tiene sentido devolverme esto ahora. Ya está medio vacía."

Su amigo sonrió cuando él soltó una ligera carcajada, "¿De verdad? Y yo aquí pensé que estaba medio llena."


ooo

Toshiro observó mientras Hermione envolvía otro regalo—un libro—, este aparentemente para Ron. La joven bruja miró hacia arriba para encontrarse con su mirada desde su lugar en el suelo, "¿Normalmente celebras la Navidad?"

Él negó con su cabeza mientras ella volvía a envolver, un silencio tranquilo los envolvía.

"¿Has pensado en qué le vas a dar a Neville?"

Los ojos del taicho se abrieron mientras fruncía el ceño, "¿Darle?"

Ella rodó sus ojos, "Por supuesto. Él es tu mejor amigo después de todo."

Él se quedó mirando, "Mejor… amigo."

"Sí," respondió ella con calma mientras dejaba de lado un libro perfectamente envuelto y pasaba al siguiente.

Él nunca había pensado en Neville como su mejor amigo. Amigo, sí, pero no mejor amigo. Había sido bastante difícil llegar a un acuerdo con el hecho de que él había hecho un amigo, pero que tenía un mejor amigo… bueno. Ese era otro asunto completamente diferente.

Era extraño. Él no pensaba en sí mismo como el tipo de persona que tenía compañeros alrededor de él.

"Bueno… ¿qué tipo de cosa le daré?" preguntó él, frunciendo el ceño cuando lo hizo. "¿Qué es apropiado? ¿Hay algún tipo de… estándares?"

La chica de cabello espeso lo miró como si él hubiera perdido la cabeza, "¿Hablas en serio?" él asintió. "Bueno… Tienes que conseguir algo que crees que le gustaría."

¿Qué le gustaría a Neville? Le gustan… las plantas. Le gustan… las zanahorias. Viendo su aflicción Hermione suspiró, "¿Nunca has dado un regalo de cumpleaños antes?"

"Sí…"

"Bueno, solo piensa en ello como escoger un regalo de cumpleaños."

Él asintió cuando una idea comenzó a formarse en su cabeza. Tendría que ver a Lupin más tarde…

"Entonces ¿qué celebran si no es Navidad? Dijiste antes que no celebraban Halloween tampoco."

"No tenemos navidad… pero tenemos grandes festivales y cosas cerca de Año Nuevo."

Hermione sonrió, "Eso debe ser agradable."

El shinigami se encogió de hombros, "No he sido capaz de tomar parte en las festividades durante algunos años… pero es agradable, supongo."

La adolescente continuó envolviendo su libro mientras asentía, "Entonces, ¿tienes alguna idea en cuanto a lo que vas a darle a Neville? Oh, y no puedes olvidad a Luna," ella añadió como un pensamiento posterior.

"Hn. No lo haré. Tengo una idea… pero todavía no estoy seguro."

La bruja asintió mientras terminaba de envolver sus regalos, "Entonces ¿ya has comenzado ese ensayo de Pociones?"

"Casi termino, pero tengo algunos datos que quiero revisar antes de escribirlo todo correctamente."

"En realidad," Hermione frunció el ceño "¿Cómo está tu escritura en inglés? Sé que lo hablas con fluidez, pero en realidad ser capaz de leer y escribir es un asunto completamente diferente."

El taicho jugueteo con el dobladillo de sus pantalones de chándal mientras levantaba sus rodillas y descansaba su barbilla sobre ellas tratando de ponerse más cómodo, "No era necesario aprender gramática apropiada al escribir, solo el mínimo, pero yo seguí trabajando."

"Entonces ¿fuiste a la escuela?"

"Sí. Sin embargo, era muy diferente de Hogwarts."

"Entonces… ¿terminaste tu educación?"

Hitsugaya asintió, "Terminé hace unas décadas."

Ella se veía un poco recuperada por eso, pero por otro lado parecía aceptar el hecho bastante bien, "Entonces, ¿qué haces ahora? ¿Trabajas?"

El chico de cabello blanco sonrió, "No puedo decirte eso."

La chica resopló mientras se levantaba, "Bien. No me digas. Puedo respetar eso." Claramente, ella estaba teniendo dificultad con no continuar molestándolo.

"¿De verdad crees que quieran libros como regalos? Ellos no me parecen del tipo lector."

"Exactamente. Si no fuera por mis regalos durante los últimos dos años, esos dos serían prácticamente analfabetas."

Tenía que admitir, ella tenía un punto.


ooo

Toshiro suspiro cuando una vez más interfirió la cerradura de la puerta de la tienda. Se estaba volviendo un poco hábil. Su tiempo se redujo a cinco segundos.

Sobra decir que sus viajes entre la Casa de los Gritos ocurrían durante las horas de negocios regulares, por lo que había forzado la cerradura como un miserable ladrón.

Todo lo que había tomado era un pequeño alfiler que había agarrado del escritorio y un poco de práctica.

Magos.

Uno pensaría que tendrían mejor seguridad.

Se escabullo de la tienda y salió a las tranquilas calles desiertas con facilidad. En una de sus primeras excursiones nocturnas había pensado que por lo menos algunas personas estarían acordonadas en las calles o sentados en la taberna local, pero parecía que con la situación actual de los Dementores vagando por el área y la amenaza de un asesino suelto, la mayoría se quedaba adentro después de que la noche caía, se escondían detrás de las puertas cerradas y cubrían las ventanas.

Caminó a través de la aldea silenciosa mientras la nieve comenzaba a fluir del cielo y a través del aire de la noche. Era hermoso, y cuando miró hacia arriba no pudo evitar recordar la última vez que había mirado las profundidades del cielo lleno de nieve como un niño vivo. Esperando que la muerte viniera y lo envolviera junto con la nieve que lo había congelado hasta los huesos.

La Casa de los Gritos era fría de acuerdo con Sirius y Ukitake, durante las largas noches. Él personalmente no podía decirlo. No tenía sentido por el frío. Todo era hirviendo o cómodo.

Entró en la casa dilapidada, sabiendo que los dos hombres estarían acurrucados juntos arriba en lo que solía ser el dormitorio principal, en un juego de cartas. De dónde habían sacados las cartas era un misterio, pero Ukitake había disfrutado aprender algunos de los juegos que Sirius conocía y el criminal estaba igualmente interesado en los que el taicho había aprendido en la Sociedad de Almas.

Black era tolerable. ¿Olía? Oh sí, bastante horrible.

Pero era bastante agradable y tenía un sentido del humor que podría hacer que incluso el joven taicho mostrara una sonrisa en ocasiones.

Él tenía el sueño de llevar a Potter lejos de su Tía y Tío y vivir junto con él en la vieja casa de su familia en algún lugar de Londres. Sinceramente, a Hitsugaya no le importaba mucho lo que le pasara a Potter. Pero… todavía era bueno saber que alguien estaba tratando de cuidar de él.

Si alguna vez ellos superaban toda la cosa del 'Vendiste a mis padres a su asesino' harían una buena pareja.

El chico de cabello blanco había pasado muchas noches escuchando cuentos de las escapadas de Black con James Potter. Francamente le recordaban un poco a Ikkaku y Yumichika en cierta manera.

Había habido un grupo de ellos, y sorprendentemente ese grupo había incluido a Remus Lupin. Tenía sentido; tenían aproximadamente la misma edad por lo que era solo lógico pensar que habían asistido a Hogwarts al mismo tiempo. Pero era… interesante por decir lo menos, cómo Lupin estaba tratando de cuidar del hijo de su amigo, incluso si dicho hijo no tenía idea.

Había muchas personas protegiendo a Harry del mundo y sin embargo él ignoraba a la gran mayoría de ellos. Tal vez con la edad aprendería a salir de detrás de ellos y estar por su cuenta por una vez.

Sin embargo, era triste, en cierto modo. El grupo ya no eran amigos. Sus lazos habían sido erosionados hasta que solo eran cadenas de odio que los unían. El taicho tuvo que preguntarse qué pensaría James Potter si pudiera ver a sus amigos ahora… o al menos los restos que quedaban.

Él los llamó para anunciar su llegada incluso aunque Ukitake ya habría sentido su cercanía. Sirius llamó de vuelta diciéndole que se apresurara y él chico consideró retrasarse antes de acelerar su paso y subir las escaleras.

El convicto sonrió cuando entró a la vista, "Feliz Navidad."

"En realidad, creo que Navidad es mañana."

"Unas pocas horas de diferencia."

"Hn."

Ukitake sonrió mientras se reclinaba en su silla, "¿Hiciste esos regalos para todos tus amigos?"

El taicho asintió mientras se sentaba en el alféizar de la ventana, "Los hice todos ayer por la noche mientras los otros estaban en la cena."

El Shinigami mayor asintió mientras dejaba escapar un estornudo en la curva de su codo.

Hitsugaya suspiró, "Este clima no te conviene."

"Estoy bien," el hombre aseguró mientras aclaraba su garganta "Además, me iré en unos días."

Sirius pareció desinflarse ante eso, pero era entendible en realidad. ¿Quién quería quedarse escondido todo el día sin alguien con quien hablar?

El estudiante de cabello blanco lo miró, "No te preocupes. Si todo va de acuerdo al plan pronto saldrás de aquí."

El hombre asintió mientras se recostaba en su asiento, "¿Entonces cómo esta Harry?"

"Está bien. Va a tomar lecciones privadas del Profesor Lupin después de las vacaciones."

"¿Para qué?"

"Va a aprender cómo repeler a los Dementores."

Ukitake se animó ante eso, "¡Deberías unirte Toshiro! Sería una gran oportunidad!"

El taicho frunció el ceño, "Ya lo he rechazado. No voy a aprender cómo tratar con ellos con magia. Es importante ser capaz de derrotarlos por mi cuenta. Ya sé cómo matarlos, es sólo el hecho de que todavía no he resuelto cómo liberar las almas que han absorbido."

"Ah, pero no olvides lo horrible que te afectan."

Hitsugaya frunció el ceño ante las palabras del hombre. Por alguna razón al taicho más grande le era más fácil tratar con ellos que él. Si era debido a sus diferentes niveles de poder o tal vez incluso la edad, Toshiro todavía tenía un momento difícil para soportar los efectos.

¡Eso no quería decir que él no había mejorado! Lejos de eso, su tiempo era de hasta diez minutos; pero eso no significaba que no era difícil y los efectos posteriores todavía lo deterioraban unas horas después del encuentro.

Black rompió el silencio que había descendido sobre ellos al aclarar su garganta. Hitsugaya levantó la mirada para encontrarse con sus ojos dándose cuenta de inmediato que el hombre quería algo de él.

"Me estaba preguntando... si pudiera pedirte un favor."

El chico frunció el ceño por un momento. Había habido varias ocasiones en su vida cuando había escuchado esa frase. Ninguna había terminado bien.

"No puedo... prometerte nada, pero te escucharé," dijo casi con vacilación.

"Me estaba preguntando si podrías llevar al castillo el regalo de Navidad de Harry por mi."

Bueno, eso no era tan malo.

Él asintió, "Lo llevaré por ti cuando me vaya."

El fugitivo sonrió mientras caía de su silla y sacaba un paquete de debajo de su cama. "Le dije a Ukitake que lo recogiera por mi el otro día. ¡Pensar, que finalmente podré dar a mi Ahijado otro obsequio de Navidad! Bueno, es la misma cosa que le di la última vez... pero mucho más bonito," el hombre continuó divagando mientras colocaba el obsequio con cuidado sobre la cama como si temiera que se rompiera.

Hitsugaya lo miró con curiosidad, "¿Qué es?"

Sirius sonrió, "La mejor escoba que el dinero puede comprar."

Él asintió, era el regalo perfecto para Potter y definitivamente ayudaría en su obsesión por el Quidditch. También estaba el pequeño hecho de que la escoba del adolescente había sido destruida en el último partido.

Ukitake sonrió, "Le encantará." Se dio vuelta para ver a Toshiro. "Creo que deberías irte. Ya es tarde."

El joven taicho asintió y tomó el regalo con cuidado en sus brazos mientras le era entregado por Black.

"Te cuidado con ella," el hombre susurro en voz baja como si todas sus esperanzas residieran en el obsequio. Y tal vez lo estaban. Porque en realidad, no era sólo una escoba. Era su amor, su manera de honrar un legado familiar. Era sus arrepentimientos y su tristeza. Su vergüenza. Todo envuelto en un ordenado paquete.

De repente el paquete parecía pesar mucho más y continuaba pesando en sus brazos mientras regresaba al castillo.

El Caballero durmiendo en el retrato no le causo problemas. Era intimidación o respeto. No había decidido cuál.

Cuando finalmente entró a la extremadamente cálida sala común el fuego todavía crepitaba en el hogar, proyectando largas sombras que parecían extenderse hacia él.

El shinigami colocó con suavidad la escoba bajo el árbol de Navidad que había sido erigido en la esquina de la habitación antes de retroceder para admirar las pequeñas bolas que adornaban las ramas. Era bastante hermoso; la manera que las luces se reflejaban en el techo y cómo se reflejaba en el cristal de las ventanas.

La Navidad era... una temporada encantadora.


ooo

"¡TOSHIRO! ¡Despierta! ¡Es Navidad!"

Un ojo turquesa se abrió para encontrar a un Ron más que emocionado mirándolo, usando un suéter tejido con una gran 'R' cosida en el frente.

El taicho se sentó cuando Neville le deseo una Feliz Navidad desde el otro lado de la habitación.

Los obsequios habían sido puestos en el borde de cada cama y parecía que todos estaban levantados y abriendo todo en lo que pudieran poner sus manos.

Se sorprendió al notar varios colocados al pie de su cama y se acercó a recoger uno que aparentemente era de Neville.

El chico con cuidado sacó el papel envolvente para revelar una foto enmarcada de él junto con su amigo afuera en el patio que él no podía recordar ser tomada.

El marco era lo que parecía ser plata vistosa con un patrón en espiral tallado en él. Hitsugaya dio una pequeña sonrisa mientras la colocaba a un lado con cuidado y recogía el siguiente paquete. Este era bastante pesado y viendo como era de Hermione supo exactamente qué sería. Una vez que el papel fue removido, una copia nueva Hogwarts una historia entró a la vista y la puso a un lado para poder hojearlo más tarde.

Abrió el siguiente regalo que era de Luna y sacó lo que parecía ser un atrapa sueños. Era... sorprendentemente normal considerando de quién venía.

El obsequio de Ron consistía de una botella de agua y el taicho no pudo evitar mirar en la dirección del pelirrojo. El adolescente pecoso sonrió tímidamente, "Esta eh... encantado, para que lo que sea que pongas en ella nunca se caliente."

El taicho asintió dándose cuenta que era de lejos el regalo más practico que había recibido hasta ahora.

Harry le dio... ¿una botella de vitaminas?

Se di vuelta junto con Neville que había venido a sentarse en el suelo al pie de su cama para mirar interrogante al Niño que Vivió.

"Uh... bueno, ya ves, no estaba seguro... qué conseguirte. Y uh... bueno, todos necesitan vitaminas... ¿cierto?"

La habitación permaneció en silencio por un momento antes de que Ron estallara en una carcajada. Neville se dio vuelta para mirar al shinigami que había comenzado a leer la botella, "Las vitaminas son... buenas."

"Hn. Una completa dosis diaria de calcio..."


ooo

Había transcurrido cerca de media hora para que todos se acomodaran lo suficiente para vestirse y se encontraron con Hermione en la sala común poco después.

Hitsugaya echaba un vistazo de vez en cuando al obsequio que aguardaba bajo el árbol mientras Neville se sentó y examinó su nuevo sauce miniatura hecho de hielo, hojas, vides, surcos en la corteza y todo.

Le había tomado un rato al taicho para hacerla, pero había resultado bastante bien y con el encanto que había hecho que Lupin le pusiera, el árbolito nunca se derretiría.

Había hecho regalos similares para todos los demás, por supuesto. Le había dado a Harry una snitch, a Ron un Caballero del juego de ajedrez, a Hermione un pequeño árbol de Navidad y a Luna un espejo.

Había tenido que hacer el hielo especialmente suave para el obsequio de la rubia para que reflejara apropiadamente, pero había disfrutado tallar un patrón de hiedra y flores en el marco y mango.

El taicho suspiró cuando observó a Ran acomodarse en una almohada y cruzó una pierna sobre la otra mientras se inclinaba en el brazo de su silla. En cualquier momento...

"¡Hey Harry! ¡Mira esto!"

El resto del grupo se dio vuelta para encontrar a Ron acurrucado en la base del árbol antes de levantarse, revelando el regalo grande bien envuelto.

El pelirrojo lo colocó sobre una mesa mientras todos—menos Toshiro—se apiñaban para ver mejor.

"Bueno, ábrelo," dijo con entusiasmo el Weasley más joven.

El adolescente con gafas no perdió el tiempo en rasgar el papel y sacar la magnifica escoba.

El taicho suspiró ante la mirada de puro jubilo y entusiasmo... incluso admiración que se extendió por el rostro del joven.

Si solo Sirius Black pudiera ver esa mirada. Ver cómo el chico había abrazado el regalo cargado con disculpas y arrepentimientos. Ver cómo finalmente había, después de años esperando, hecho feliz a su Ahijado.


ooo

Extra*:

Matsumoto suspiró mientras tamborileaba sus dedos contra la madera de su escritorio.

Ella no pudo evitar sentirse un poco molesta de que Ukitake había sido enviado a ver a su taicho en lugar de ella.

Cuando la palabra de la misión había viajado a través de los chismes, ella había saltado ante la oportunidad de ir a Europa y checar a Shiro-chan. ¡Maldito sea Ukitake y su sonrisa! Había veces cuando incluso ella... bueno... no podía competir con ese hombre.

Y no era como si el viejo favoreciera a su estudiante favorito. Claro, tal vez no era exactamente obvio, ¡pero ella podía verlo!

Había sido aburrido sin Hitsugaya allí para hacer estragos y caos... bueno, bien, había sido aburrido sin él para gritarle por hacer estragos y caos.

Había estado atrapada encargándose de la mayor parte del papeleo y el tercero a cargo no había estado haciéndolo bien últimamente. El taicho tenía razón sobre someterlos tan rápido. Ella resopló mientras sacaba otra forma de la gran pila a su derecha y encontró que se trataba de un formulario para una solicitud de licencia medica para... el tercero a cargo.

Oh. Bueno, parece que el cuarto a cargo conseguiría una promoción temporal. Sin embargo, ella tendría que ser cuidadosa esta vez. Ya corrían rumores de que el puesto estaba maldito. Las cosas habían sido mucho más simples con su taicho allí.

Pero, si todo iba de acuerdo al plan ella vería al pequeño taicho pronto. Muy pronto. Si solo para regodearse.

Todo había sido puesto en marcha.

Un destello de luz llamo su atención afuera de la ventana y la mujer sonrió. Todos los accesorios estaban en su lugar y Byakuya estaba en movimiento.

La apuesta estaba muy bien ganada.

Notas:

*A partir de ahora cada dos capítulos o así, habrá un pequeño bonus al final, de las aventuras de Matsumoto. ¿De acuerdo? De acuerdo.

El Hombre Panquecitos por Pink Angel Feathers

Si solo Sirius Black pudiera ver esa mirada. Ver cómo el chico había abrazado el regalo cargado con disculpas y arrepentimientos. Ver cómo finalmente había, después de años esperando, hecho feliz a su Ahijado.


ooo

¡Salto de tiempo! Un poco de capítulo de relleno en realidad. Montones de saltos en el tiempo. ¡Necesitamos llegar a Abril para que la acción pueda comenzar!


ooo

"Harry, no tenemos absolutamente ninguna idea de dónde vino esto."

Hitsugaya levantó la mirada para encontrar a Hermione frunciendo el ceño a la escoba que ambos chicos todavía estaban examinando.

"Por todo lo que sabemos podría estar alterada. Quiero decir, ¿quién te enviaría algo como esto?"

El taicho resistió el impulso de rodar los ojos.

"¡Podría ser de Sirius Black!"

Ron arqueó una ceja, "Estás diciendo... que Sirius Black simplemente compró la escoba más cara en toda la existencia... para matar a Harry."

La bruja resopló, "No me mires como si estuviera loca Ron. Todos sabemos que él esta tras de Harry."

"¡Oh vamos, Hermione! Sólo estás siendo estúpida ahora."

"Oh, ¡¿Estoy siendo estúpida!?"

El shinigami golpeó su cabeza contra el respaldo de su silla antes de deslizarse hacia el brazo y torcerse, "Voy a dar un paseo."

Neville lo miró con un rostro que claramente decía '¡No me dejes!'

"¡Neville viene también!"

Su amigo se veía extremadamente aliviado cuando se puso de pie antes de colocar con cuidado sobre la mesa el árbol de hielo que había estado sosteniendo, "Iremos por nuestros abrigos—o uh, al menos yo lo haré."

Los tres amigos estaban demasiado absortos en su creciente discusión como para darse cuenta de su rápida partida.

Neville subió corriendo las escaleras y reapareció con su abrigo sobre su brazo y ambos salieron por el agujero del retrato justo cuando los gritos comenzaron.

El más alto de los dos tosió, "Así que uh... eso fue interesante."

"Interesante..." añadió Toshiro.


ooo

Año Nuevo.

A diferencia de Navidad, el joven taicho de verdad entendió Año Nuevo. Incluso si la fecha era un poco diferente de lo que era celebrado normalmente en la Sociedad de Almas, todo el evento fue más o menos la misma cosa.

Los Gryffindor llenaron la sala común mientras muchos de ellos tragaban cervezas de mantequilla que los gemelos Weasley de alguna manera habían logrado colar.

Él había probado una de las bebidas sólo para descubrir que era extremadamente dulce y tenía un efecto bastante cálido.

La había odiado.

Todos lo habían mirado como si le hubiera crecido una segunda cabeza cuando puso de vuelta la botella sobre la mesa, claramente negándose a recogerla de nuevo. Neville se había dado cuenta bastante rápido, pero Ron siguió tratando de 'educarlo' sobre lo maravillosa que era la cerveza de mantequilla.

"Mira, por última vez Ron, simplemente no me gusta. Ahora siéntate y cállate."

El pelirrojo resopló mentras se dejaba caer en el sofá junto a Harry.

Hermione estaba en algún otro lugar—muy probablemente la biblioteca—porque al parecer todavía no la habían perdonado.

Unas noches antes la Profesora McGonagall había confiscado la nueva escoba de Harry con el argumento de que podría haber sido maldecida por Black. El taicho estaba bastante disgustado con el hecho de que el regalo en el que Black había puesto mucho cuidado estaba siendo alterado.

Pero, en realidad, la bruja tenia razón en sus pensamientos más o menos. Después de todo, la escoba de verdad era de Black. El único punto en el que ella estaba equivocada era la parte de él usándola para matar a Harry.

Por otra parte, eso podría haber sido lo más importante.

"Entonces," el niño que vivió comenzó, "El Profesor Lupin va a comenzar con mis lecciones pronto. ¿Todavía vas a venir?"

El taicho asintió mientras miraba de vuelta al libro en su regazo, "Supongo que sí."

"Bueno, no pareces muy alegre por ello."

"Hn."

"Dijo que comenzaríamos la primera tarde después de que las clases volvieran en curso. Así que prepárate para entonces ¿de acuerdo?"

"Estaré listo," dijo el taicho desdeñosamente mientras daba vuelta a la página.


ooo

Era la ultima noche del descanso y Toshiro podía ser nuevamente encontrado abriendo la cerradura de la puerta de la tienda y saliendo a la calle principal de Hogsmead.

Cuando llego a la Casa de los Gritos se sorprendió de encontrar a Ukitake esperando en la puerta con el gran perro negro al que se había acostumbrado a su lado.

El Shinigami frunció el ceño, "¿Te estás yendo ahora?"

El hombre sonrió con cansancio, "Me temo que si. Ya casi es hora de que regrese."

Hitsugaya asintió mientras vagaba por el camino, "¿Confió en que transmitirás toda la información necesaria?"

"Por supuesto."

"¿Y revisaras a Matsumoto? No sé qué es lo que hace pero no es buen augurio para Kuchiki."

"Si...sobre eso."

El taicho más joven miro bruscamente, "¿Qué?"

"Bueno, hay algunas... cosas ocurriendo."

Toshiro se volvió hacia Sirius, "¿Podrías disculparnos por un momento?"

El hombre, convertido en perro, dio un ladrido antes de saltar por el camino hacia la linea de árboles.

"¿Qué ha estado pasando?"

"Ha habido varios incidentes en la décima división, e incluso algunas en la sexta."

El chico resopló, su respiración saliendo en bocanadas blancas, "¿Incidentes involucrando qué?"

Ukitake rió nerviosamente, "Abarai-kun intercepto alguna—o tal vez debería decir cayó victima—pero, cabello teñido, derrames de tinta... trampas de todo tipo imaginables. Algunas bastante ingeniosas," reflexionó el hombre.

"Hubo algo que involucraba misiones falsas, papeleo falsificado acaba de ser descubierto. Parece que cientos de camisetas fueron ordenadas con algunas..." él tosió "Cosas inapropiadas impresas en ellas."

"Inapropiadas."

Ukitake asintió, "Si, algunos... comentarios cuestionables sobre Byakuya...algunas insinuaciones sobre él también. Aunque no todas son poco halagüeñas... en realidad muchas son bastante divertidas. Abarai-kun ha empezado a usar una bajo su uniforme."

Si Abarai estaba usándolas... pobre Kuchiki. Una simple canasta de panquecitos no lo compensaría. Maldición. Tal vez un montón de panquecitos... y algunos libros. ¿Pero cuántos panquecitos podrían caber en una canasta promedio? Seguramente bastantes.

O tal vez un árbol bonsái sería apropiado. A Kuchiki le gustaban los árboles bonsai y supuestamente eran calmantes. La calma era buena.

"¿Podrías checarla por favor?"

Ukitake asintió, "Por supuesto. Estoy seguro que ella está actuando por una razón u otra."

"Si," Toshiro murmuró en voz baja. "Solo asegúrate de que ella no lo lleve al manicomio."

El taicho mayor colocó una mano cálida sobre su hombro, "No te preocupes por eso. Sólo cuídate."

Él comenzó a caminar por el sendero y salió de la valla que rodeaba la propiedad, "Comunícate con nosotros cuando puedas," llamo sobre los fríos vientos. "Y Byakuya estará bien. Se necesita más para que Matsumoto llegue a él."

Cuando Ukitake desapareció en la noche y hacia los limites de Hogsmead, el ahora shinigami solitario suspiró, "Pero no conoces a Matsumoto."


ooo

Una vez que Ukitake se había ido, la situación en la Casa de los Gritos se había vuelto... bastante incomoda por decir lo menos.

Black estaba deprimido sobre la cama hecha jirones mientras Hitsugaya se había instalado en una de las viejas sillas.

"Tienes que meterme en Hogwarts," comenzó el criminal en voz baja. "Necesito encontrar a Peter."

"Si acaso Peter se fue hace mucho. Y si no, los terrenos son enormes. Podría estar en cualquier lugar."

El hombre resopló, "Él está en algún lugar donde pueda estar cómodo."

"Hn. Eso no reduce mucho nuestras opciones. El bosque esta claramente fuera de cuestión... pero el castillo en sí mismo es enorme..." De repente se le ocurrió una idea al pequeño taicho, "En realidad, dame unas semanas. Dos meses a lo mucho. Te meteré entonces."

Sirius levantó la mirada, "¿Qué tienes planeado?"

"Ya lo verás. Pero te aseguro, encontraré a esa rata."


ooo

Harry suspiró cuando se sentó en la cama y la luz de la luna brilló a través del cristal de la ventana. Era bien pasada la medianoche y sin embargo el sueño seguía eludiendolo.

Los ojos verdes miraron por la habitación deteniéndose cuando notó que una cama estaba vacía; la cama de Toshiro.

El chico frunció el ceño.

¿Tal vez estaba abajo en la sala común? No era fuera de lo ordinario encontrar al estudiante transferido dormido en su silla favorita junto a la ventana si él encontraba la habitación demasiado cálida para su gusto.

El adolescente se puso sus gafas e hizo a un lado las mantas. Sería mejor si Hitsugaya dormía en su verdadera cama durante la noche o su cuello sería horrible por la mañana.

Dio un gran bostezo mientras bajaba las escaleras y entraba a la... sala común vacía.

"Huh... ¿Dónde podría estar?" Harry murmuró para sí mismo mientras se sentaba en una de las cómodas sillas junto a las brasas del fuego.

Dio otro bostezo pero fue interrumpido cuando el agujero del retrato se abrió y Toshiro trepó, sacudiendo la nieve de sus botas cuando lo hizo.

El chico muerto levantó la mirada con bastante curiosidad, "¿Qué haces levantado?"

Harry frunció el ceño, "No podía dormir. Creo que la mejor pregunta es ¿Qué estás haciendo  levantado?"

"Sólo fui a dar un paseo."

"¿En el medio de la noche?" preguntó con incredulidad.

El chico se encogió de hombros mientras rodaba hacia arriba las mangas de su camisa y se sentó en su asiento junto a la ventana.

"¿Tiene algo que ver con Dumbledore?"

"Sólo fui a dar un paseo por los terrenos."

El Niño que Vivió frunció el ceño, bastante desanimado con toda la situación, "¡¿Un paseo?! ¡¿A medianoche?! Lo dudo. ¿Qué esta pasando en realidad?"

Hitsugaya lo miró enojado mientras se levantaba con gracia, "Creo que encontrarás que no es asunto tuyo. Buenas noches Potter."

Dicho chico se levantó para seguirlo, "¿Cómo es que no te atraparon?"

"Es bastante fácil si no vas paseando como un elefante. Deberías intentarlo."

Y con eso el chico subió las escaleras y desapareció en las sombras.

"¿Qué estás tramando?" Harry gruñó mientras mientras se sentaba.

Hitsugaya era su amigo. No eran tan cercanos como lo era con Ron y Hermione o como Toshiro era con Neville y Luna pero soportaban la compañía del otro. Y un cierto lazo de delicada confianza se había desplegado lentamente entre ellos.

Pero la confianza era algo que se rompía fácilmente. Las palabras de advertencia de Dumbledore sonaron en su cabeza mientras miraba hacia las escaleras mucho después de que Hitsugaya se había ido y probablemente incluso dormido. ¿Qué estaba haciendo afuera a esta hora de la noche?

Y entonces se dio cuenta de que tal vez ese delicado lazo de confianza era un poco más frágil de lo que había pensado.


ooo

Toshiro suspiró mientras trataba de no dejar que sus ojos se cerraran. Adivinación. Quienquiera que decidiera que el tiempo de los estudiantes sería mejor gastado encerrados en una pequeña habitación con incienso de olores extraños y una mujer bastante loca predicando sobre abrir sus mentes y ver más allá del valle debe haber habido algunos soldados, menos que un pelotón.

Su mano tembló cuando Neville pasó uno de sus dedos sobre una de las líneas de su piel.

"De acuerdo, entonces tu línea del destino esta aquí," murmuró y una vez más trazo la línea con la punta de su dedo, "Lo que significa que estás en control de tu vida. La línea de tu vida es profunda... entonces... tienes un montón de... ¿vitalidad?"

El Shinigami se encogió de hombros; él no se había molestado en leer el libro. Sin embargo, si la maestra le preguntaba él podría formas una respuesta completamente detallada, no obstante.

"Bueno, vivirás por mucho tiempo... lo que ya habíamos descubierto. Ensayos... trabaja duro... y esto es una mierda."

"Al fin," el taicho gruñó mientras retiraba su mano "Estaba comenzando a preguntarme cuánto tiempo ibas a aguantar esta farsa."

Neville suspiró, "Si bueno, puede ser estúpido pero todavía tenemos que escribir un examen al final del año."

"Cierto," admitió el chico de cabello blanco, "Pero, debería ser simple. Y olvidas que yo no asistiré a Hogwarts el siguiente año. A diferencia de ti, esas calificaciones no tendrán efecto en mi educación."

El otro chico le dio una mirada medio enojada cuando cerró su libro de texto y lo metió en su bolsa, "Vaya manera de restregármelo en la cara."

"Hn. Si, me alegro de tu miseria."

"Sádico."

"Llámame como quieras."

"Bien, lo haré."


ooo

A medida que los días pasaban y Enero daba paso a Febrero, Hitsugaya comenzó a notar... un cambio.

Hermione y Ron todavía estaban en desacuerdo debido a Scabbers y el incidente de la Saeta de Fuego, pero eso no era nada nuevo. Era Harry el que lo tenía pensando.

Había sentido el peso de la mirada del adolescente mientras se movía en sus clases y cuando se estaba sentando en el Gran Salón. Había estado tenso y paranoico. Había llegado a un punto donde si el Shinigami hacía un repentino movimiento, esos ojos verdes estarían sobre él en un instante.

Escrutando, cuestionando, desconfiando.

Nunca había llamado a Potter un amigo como con Neville, pero había pensando que un cierto entendimiento había sido formado entre ellos. Sin embargo, desde esa noche en la sala común ese entendimiento se había degradado a nada.

El taicho había asistido a algunas de las lecciones del chico con Lupin, pero parecía como si Potter simplemente no pudiera concentrarse con él en la habitación, así que al final se había retirado por su propia cuenta. Si Hermoine o Ron habían notado algo, ellos estaban demasiado atrapados en sus propias discusiones para mencionarlo.

Incluso su relación con Luna se había vuelto ligeramente forzada. No era que estuvieran enojados en uno con el otro; en realidad dudaba de que la rubia fuera capaz de enojarse... pero ella parecía distante.

Más de lo usual.

Tal vez era por el hecho de que ellos no tenían clases juntos debido a la diferencia de año. O tal vez era porque Hitsugaya ya no era considerado el Ravenclaw convertido en Gryffindor. Simplemente era un Gryffindor ahora.

"Tal vez sólo eres tú," sugirió Neville cuando Toshiro había planteado sus pensamientos sobre el asunto hacia el final de Febrero. "Digo, ¿has hecho algún intento real de conectar con ella?"

El shinigami lo miró enojado, "No tengo exactamente experiencia cuando se trata de tratar con amigos."

Su amigo asintió, "Bueno, en una amistad algunas veces tienes que hacer un esfuerzo. No siempre es fácil; algunas veces necesitas trabajar en ella para que funcione."

"Entonces... ¿deberíamos sentarnos con ella en la cena?"

"O el almuerzo. ¿Y quién dice algo sobre 'nosotros'?"

Toshiro frunció el ceño, "¿No vas a sentarte con nosotros?"

Neville se encogió de hombros, "No soy el que aparentemente la extraña."

El chico rodó sus ojos, "No la extraño. Simplemente no he tenido la oportunidad de agradecerle por su obsequio."

"¿Estás seguro de que es la única razón?" preguntó el más alto en un tono burlón.

El taicho frunció el ceño por un momento, "Si, estoy seguro."

Neville suspiró, "Eso simplemente pasó por tu cabeza."

Toshiro lo miró con curiosidad, "¿Qué?"

"Olvidalo."


ooo

Fue sólo a principios de Abril cuando parecía que la larga disputa entre Hermoine y Ron finalmente había llegado a su fin.

McGonagal había pasado por la sala común esa tarde y regreso la Saeta de Fuego, clamando que no había nada malo con la escoba. A los ojos de Toshiro, parecía que lucia exactamente como cuando Harry había entregado el obsequio a la Profesora y al parecer los chicos habían estado de acuerdo, así como el resto de los Gryffindor que se habían amontonado.

La bruja parecía bastante abatida cuando se sentó junto al taicho en su lugar habitual junto a la ventana. Hacia bastante calor en esa habitación abandonada por Dios sin que todos se apretaran alrededor de Harry respirando uno sobre el otro.

Parecía que Ron había hecho otro comentario sin tacto.

Un día aprendería.

"Sólo estaba preocupada," Hermione esnifó mientras trataba de permanecer calmada.

Hitsugaya asintió, "Estoy seguro de que lo entenderán."

"Oh, ¡no los conoces como yo! Ellos me lo recordaran por años. O al menos Ron lo hará."

El taicho miró hacia el pelirrojo emocionado, "Si, bueno, eso puede ser verdad, pero si pensaste que era lo correcto no veo el problema. Hiciste lo que pensaste que era correcto y todo estuvo bien al final. Deberías estar celebrando allí con ellos."

Ella lo miró, "¿Y qué hay de ti? ¿Por qué no estás allí también?"

El shinigami rodó sus ojos, "Como si me bajara a su nivel. De donde vengo uno no hace alboroto por la herramienta que usas para limpiar los pisos de tierra y polvo."

Hermione se rió ante eso. "Supongo que debe parecer extraño para ti."

"Podrías decir eso."

"¿Entonces cómo se mueven? ¿Tienen autos o algo?"

Toshiro negó con su cabeza, "No, caminamos a todas partes más o menos. Todo es a pie. Hay algunas bicicletas pero encontrarás que son escasas.

Ella arqueó una ceja, "Entonces...¿no tienen mucha tecnología?"

"Ah bueno," comenzó "Todo depende de dónde vivas. Algunas partes no tienen electricidad, pero en algunas de las... áreas tienes teléfonos. Pero incluso aunque tenemos electricidad tendemos a usar velas y antorchas en lugar de luces. Es un sistema bastante desordenado, supongo, pero nos ayuda."

Ella se veía interesada ahora; todos los pensamientos de la Saeta de Fuego olvidados por el momento, "¿Qué hay de las escuelas y hospitales? ¿Hay un gobierno?"

El taicho suspiró, dándose cuenta de en qué se había metido y de repente deseo que Neville no se hubiera ido a la cama temprano.

"Sólo tenemos una escuela y no muchas personas asisten. Encontrarás que la mayoría de las personas no tiene ninguna educación en absoluto. Un gobierno... si. Y tenemos sanadores."

La adolescente de cabello tupido asintió mientras se inclinaba hacia adelante en su asiento como si tratara de acercarse más a las respuestas que sabía estaban escondidas en su mente, "¿Qué tipo de gobierno? Es una democracia o... una monarquía?"

El chico frunció el ceño, "Me temo que no es realmente comparable a los gobiernos de aquí. Tenemos un líder pero es apoyado por otros doce debajo de él. Pero también tenemos un Rey y hay algunos nobles. Sin embargo, todo es en base militar... pero supongo que en una manera combina varios de sus tipos de gobierno."

"Suena fascinante."

Hitsugaya asintió, "Es bastante interesante a su manera."

Cayeron en silencio permitiendo que los sonidos de la creciente multitud alrededor de Harry los superara.

"Hey Hitsugaya," Ron de repente llamo desde dentro del estruendo. "¿Por qué no das un paseo en ella? Siempre estás mirando al cielo, ¿Qué hay de estar en él?"

El taicho negó con su cabeza, "Me temo que prefiero la estabilidad del suelo."

Una mentira.

Envidiaba a las aves en maneras indescriptibles. Maneras que podían hacer que su pecho doliera y sus manos se apretaran hasta que sus nudillos se volvieran blancos. Dejo un sabor amargo en su lengua. Ser parte del cielo; eso era algo que anhelaba. Y vivía por aquellos momentos cuando podía elevarse a través del aire gracias al poder de Hyorinmaru. Por su poder. Le dolía pensar estar por siempre conectado a la tierra.

Atado a la tierra cuando había otro mundo arriba; escondido entre las nubes. No pudo evitar desear que terminara el año escolar. Diez meses era demasiado tiempo para estar atrapado en el suelo.

"¿Estás seguro?"

"Si, estoy seguro."

El Mejor de los Planes por Pink Angel Feathers

No pudo evitar desear que terminara el año escolar. Diez meses era demasiado tiempo para estar atrapado en el suelo.

"¿Estás seguro?"

"Si, estoy seguro."


ooo

Toshiro gruñó cuando una vez más revolvió el baúl de Potter sólo para encontrar que el mapa había desaparecido.

Durante los últimos días el chico había estado manteniendolo en su persona todo el tiempo. Y, ya que el taicho no quería levantar ninguna sospecha, no podía ir y pedir la maldita cosa.

Cerró el baúl con un ruido sordo antes de salir de la habitación y bajar al área común. Por dos semanas había estado tratando de conseguir el mapa para poder localizar a Pettigrew y era casi como si Potter lo estuviera sosteniendo sólo para fastidiarlo. Sin mencionar el hecho de que Black había estado quejándose constantemente desde que Ukitake había regresado a la Sociedad de Almas. Al parecer se sentía solo. Y la cereza del pastel era el hecho de que la primavera había llegado a Hogwarts trayendo consigo el clima húmedo cálido y todo.

Podía vivir con la lluvia, pero la humedad seguramente lo mataría. No había nada que odiara más que la provocación del sudor, la causa del cabello encrespado; del aire primaveral. Neville por otro lado, lo amaba. El chico había arrastrado al shinigami por los terrenos de la escuela por horas después de la escuela para mostrarle todas las flores que estaban floreciendo a lo largo del borde del bosque.

Hitsugaya se deslizó a través del agujero del retrato resistiendo el impulso de cerrarlo de golpe detrás de él y comenzó a caminar hacia el Gran Salón para el almuerzo. No había manera de que fuera a perdérselo ya que de alguna manera se había vuelto la única comida verdadera que comía cada día.

El té era su desayuno tradicional, y la comida servida en la cena siempre era demasiado pesada para su gusto, pero ocasionalmente se serbia un postre saludable—los martes eran noche de ensalada de frutas—y simplemente comía eso en su lugar. Pero, era viernes, lo que significaba que algún tipo de comida que pudría los dientes, y provocaba ataques al corazón serían servidos. El taicho había tratado con demasiadas almas que habían muerto por exceso grave de peso al caer en la trampa de comer alimentos poco saludables. También estaba el hecho de que él tenía dientes sensibles... pero eso no venía al caso.

Entró en el salón, ignorando a la chica que mencionó la repentina caída de temperatura. Neville al parecer lo sintió venir antes de verlo, porque de repente levantó la mirada de su plato y lo saludó.

El adolescente más alto estaba sentado con Hermione y Ron. Ellos habían llegado a un acuerdo de que no mencionarían el incidente de la Saeta de Fuego de nuevo ni todo el problema de Scabbers. Caminó—no, dio pisotones—hacia su amigo ignorando la mirada interrogante cuando se sentó y agarró una rebanada de sandía de un plato.

"¿Sucede algo?" preguntó Hermione desde atrás de su taza de té.

El taicho gruñó, "No."

"El hielo que esta amenazando con formarse dice lo contrario."

Los ojos turquesa se encontraron con los de ella antes de que ella se encogiera de hombros y volviera a su almuerzo.

"Entonces, ¿dónde está Harry?" preguntó Neville rompiendo el incomodo silencio que había caído.

"No tengo idea," dijo la bruja antes de continuar, "Pero ¿soy la única que notó el mal humor en el que ha estado?"

Todos se volvieron para mirar fijamente a Ron.

"¡¿Por qué me están mirando?!"

"Eres su mejor amigo," dijo el shinigami "Se supone que debes saber... creo que es prácticamente una ley."

Neville asintió, "Tómalo del chico que dice que nunca ha tenido un mejor amigo antes."

El taicho le envió una mirada fulminante mientras mordía su sandia.

"De cualquier manera, deberías preguntarle una vez que lo veas de nuevo," resopló Hermione.

"Creo que está en la practica de Quidditch. Oliver ha estado volviéndose loco ahora que Harry tiene su Saeta de Fuego, y con el juego de mañana se ha vuelto loco de acuerdo con Fred y George."

"Bueno, habla con él esta noche," dijo ella mientras se levantaba "Será mejor que nos apresuremos si queremos llegar a clases a tiempo."

El resto del grupo la siguió, Toshiro conteniéndose por un momento mientras miraba su rebanada de sandia a medio comer descansando en su plato. Neville suspiró antes de agarrar una servilleta y envolver dos piezas más en ella, "Puedes comerlas en el camino a Cuidado de Criaturas Mágicas. Por cierto, necesitas trabajar en el asunto de la temperatura; estoy cansado de que se congele mi trasero cada vez que no terminas tu fruta."

Hitsugaya miró enojado la espalda de su amigo, "Eso es completamente absurdo."

Neville lo miró de vuelta, "Si quieres la sandia, deja de discutir y apresúrate."

El taicho estuvo tentado a quedarse donde estaba, pero gruñó antes de seguir al adolescente, "Bien."

Después de todo, no podía llegar tarde—pero la sandía estaba muy buena.


ooo

Toshiro fulminó con la mirada mientras Neville se reía disimuladamente del taicho empapado, "No sé cómo lograste eso."

Hermione tosió para enmascarar su propia risa, "Bueno, en toda justicia, él estaba tratando de ayudarte."

Hagrid había estado enseñando una lección sobre gente del agua ese día y Neville de alguna manera se había caído al lago. Hitsugaya, siendo la buena persona que era, se apiado de su amigo y fue a ayudar. Sólo para terminar en una pelea con una sirena bastante posesiva que había considerado que su cabello era de ella.

Hubo siseos, rasguños, puñetazos y congelación antes de que Hagrid tuviera que separarlos. El taicho ahora tenía prohibido acercarse a menos de diez metros del agua, no es que él estuviera destrozado por el arreglo.

"¿Por qué no vienes conmigo Toshiro?" preguntó el profesor mientras comenzaba a caminar hacia su cabaña. "Tendremos algo de té y podrás secarte junto al fuego."

El Shinigami arqueó una ceja; ¿fuego? ¿Cuando debe haber veinte grados afuera?

Uh... no.

Pero no tuvo la oportunidad de expresar su descontento con la idea antes de que fuera arrastrado hacia la puerta. El medio gigante llamó a Harry, Ron y Hermione para unirseles mientras tiraba del chico escaleras arriba. Hitsugaya miró para encontrar a Neville que ya se apresuraba hacia el castillo maldiciendo a su amigo hasta el núcleo.

En unos momentos todos estaban reunidos alrededor del fuego, Toshiro se quito la capa y aflojó su corbata mientras trataba en vano de mantenerse frío. Una taza de té del tamaño de un cubo pronto fue colocada delante de él, mucho para su consternación.

Hermione agradeció al hombre mientras tomaba un sorbo del suyo, "Entonces, ¿cómo has estado? Me temo que no hemos sido capaces venir en un tiempo."

Toshiro casi volcó su cubo de té cuando Hagrid estalló de repente en sollozos. El resto del grupo parecía igual de sorprendidos pero cuando el hombre comenzó a balbucear sobre algo que tenía que ver con un imbécil, un macho, y algo sobre un juicio, parecía que él era el único todavía sentado en la oscuridad. Tal vez era una cosa cultural.

Cuando Hagrid comenzó a calmarse con la ayuda del consuelo de Hermione, se volvió claro que el juicio para Buckbeak no había ido muy bien. Toshiro suspiró mientras bajaba su té y se recostaba en su silla. Trató de bloquear los sonidos de llanto y en lugar se concentró en el molesto golpeteó, casi sonido arañante. Pasó un momento antes de que un par de ojos turquesa se abrieran para mirar al techo cubierto de vieja loza.

El taicho se levantó, dejando a un lado su capa y cubo mientras concentraba su atención en donde estimo venía el sonido.

Ron lo miró con curiosidad mientras subía a la silla en la que había estado sentado y comenzó a alcanzar una de las ollas, "¿Qué estás haciendo?"

Hitsugaya lo ignoró y todos miraron mientras él daba un pequeño salto y agarraba la olla. Estaban bastante perturbados cuando simplemente se quedó suspendido en el aire por un momento antes de caer con gracia al suelo, llevándose el utensilio de cocina con él.

"Uh Toshiro," Harry comenzó inseguro. "¿Qué estás haciendo?"

Una pequeña sonrisa traicionó la alegría—si, alegría—que el Shinigami sintió fluir a través de él mientras envolvía su mano fría fuertemente alrededor del cuello de la criatura, casi anhelando escuchar un pequeño chillido.

Ron soltó un grito de sorpresa cuando vio lo que había en la olla. "¡Scabbers!"

Toshiro a penas contuvo un gruñido enfurecido cuando la rata de repente fue arrancada de su agarre por el Weasley, dejando furiosas marcas rojas en su piel pálida.

"Ron, ten cuidado," gritó Hermione cuando se dio cuenta de los cortes ahora estaban sangrando. "¡Dios sabe en dónde ha estado todo este tiempo y en dónde se ha metido!"

"Está bien," gruñó enojado el chico de cabello blanco mientras limpiaba la sangre en la parte trasera de sus pantalones. Sirius estaría muy complacido. El único problema sería alejar a la rata de Ron.

Pero... de nuevo, tal vez algo podría resolverse.


ooo

Si había aprendido algo en sus décadas de servicio a la Sociedad de Almas, era que a veces, tenías que esperar el tiempo oportuno. Y entonces, él hizo eso.

Con la reaparición de Scabbers, Ron estaba de un humor maravilloso que pareció extenderse a Harry y muy pronto el grupo entero estaba de buen humor en el día del partido de Quidditch contra Ravenclaw.

Había decidido sentarse con Luna para el partido junto con Neville quien parecía un poco nervioso considerando que al parecer estaban 'fraternizando con el enemigo'—algo que Toshiro siempre había desaprobado, pero cuando se trataba de deporte, realmente no le importaba de cualquier manera.

Animaría antes a Ravenclaw que a Gryffindor de todas maneras. Al menos su sala común tenía una temperatura normal.

Podía sentir a Hyorinmaru estrecha e indestructible sobre su espalda, escondida detrás de la tela oscura de su chaqueta mientras los jugadores despegaban, porque él había aprendido su lección, oh si que la había aprendido.

Si bien era imposible llevar su Zanpakuto a clases, se ocultaba mucho más fácil en los diferentes abrigos que Matsumoto le había proporcionado. Cuando viera a la mujer de nuevo se aseguraría de tratarla bien.

El juego rápidamente estaba perdiendo el interés de Hitsugaya hasta que en su lugar comenzó a charlar con Luna. A decir verdad, ella hacía la mayoría de la charla mientras él se sentaba allí y asentía o murmuraba en el momento apropiado, pero era lo más cercano a una conversación que probablemente hubiera tenido jamás.

En un punto durante el juego fue sacado de sus pensamientos preguntándose con curiosidad por qué Malfoy estaba corriendo por el campo de juego, bufones a cuestas, envueltos en negro. Por un momento considero intervenir, pero una vez más, una fractura en la espalda era suficiente para él, y Potter en realidad no estaba en peligro, en resumen, no era su problema.

Pero, él había esperado el tiempo suficiente y se puso de pie ignorando las miradas interrogantes de sus amigos mientras salía corriendo de las gradas.

"¡Toshiro!"

El taicho miró hacia atrás para encontrar a Neville haciéndole señas, "¡¿A dónde vas?!"

"De vuelta al castillo," dijo antes de comenzar a ascender por el césped.

Cuando estuvo seguro de que no había nadie a la vista comenzó a usar shunpo hacia las puertas del castillo y después de unos momentos ya estaba subiendo los escalones hacia el sótano de Zonko.

La chica que estaba haciendo el inventario lo saludó distraidamente mientras él cerraba la trampilla y subía el siguiente tramo de escaleras hacia la sala principal de exposiciones antes de deslizarse a través de la puerta principal.

El camino y los senderos estaban lodoso; manchas de color marrón salpicaban sus pantalones verde oscuro, mientras una pequeña voz en el fondo de su mente casi ahogada por el constante zumbido le decía que el verde era un color muy extraño para pantalones. Pero iba bien con el gris de su camisa...

Con otro shunpo estaba en la puerta de la Casa de los Gritos y se aseguró de hacer algo de ruido mientras subía las escaleras hacia la habitación de Sirius. Una vez había cometido el error de simplemente irrumpir en la habitación. Le había tomado a Sirius unos días recuperarse por completo.

El hombre lo saludó bastante malhumorado desde su lugar cerca de la ventana, leyendo un libro que el taicho le había traído hace unos días.

"Tengo buenas noticias."

El criminal dobló la esquina de su página y cerró el libro con un chasquido, dando al Shinigami toda su atención.

"Lo he encontrado."

Black se levantó, casi golpeando su silla en el proceso, "¡¿Dónde está ese bastardo maquinador?!"

Toshiro entró con gracia en la pequeña habitación, tomando su lugar habitual en el alfeizar de la ventana, "Me temo que se escabullo de mis manos, pero no llego muy lejos," Hitsugaya sonrió "Está de vuelta en la torre de Gryffindor."

"Llévame a él."

Los ojos turquesa se levantaron bruscamente, "Pensé que yo te lo traería."

Black comenzó a pasearse por la habitación, "¿Puedes alejarlo de ese chico Weasley?"

"Podría tomar unos días más pero puedo resolverlo."

El hombre vaciló, "Me sentiría mejor si yo estuviera allí para ayudar."

"Puedo manejarlo," replicó el taicho.

"He esperado esto por años," gritó Sirius "¡No lo dejaré escapar de nuevo!"

"Si has esperado por años dudo de que unos días más haga una diferencia significativa."

Sirius lo miró por un momento, parecía listo para discutir antes de que pareciera desinflarse, "Por favor, estoy cansado de estar encerrado aquí. ¿No puedes meterme?"

"¿Sin ser visto?" Toshiro arrastró las palabras "Lo dudo."

"¿No conoces un encantamiento desilusionador?"

"¿Uno que te haga pasar las barreras que Dumbledore estableció y los Dementores? No."

"¡Bueno-bueno debes saber algo!" Black tartamudeó "Digo, por el amor de dios ¿no es ese tu tipo de cosa? ¿No deberías conocer algun ritual extraño?"

Toshiro lo fulminó con la mirada, "Estoy muerto, no soy un hacedor de milagros."

Sirius le disparó una mirada sucia, "Por qué simplemente no voy por el pasaje esta noche. Puedes reunirte conmigo y volveremos a la torre desde allí juntos."

El chico de cabello blanco lo consideró por un momento. Había un millón y un formas de que pudiera salir mal. Y con los magos, siempre lo hacia.

"Bien," finalmente suspiró "Pero sigues mis órdenes al pie la letra y vas como un perro. Prefiero que la gente piense que estoy llevando un perro callejero que a un criminal buscado."

El hombre prácticamente comenzó a brillar mientras sonreía de alegría, "No te preocupes. Todo irá perfectamente."

En retrospectiva, él debería haberse dado cuenta de que uno nunca debe confiar en la palabra de un criminal.

Ah, pero esa es la belleza de la comprensión retrospectiva, siempre es veinte y veinte.


ooo

Cuando llego de vuelta a la sala común estaba llena con cuerpos en el medio de la celebración de la última victoria de Gryffindor en el partido de Quidditch.

"Toshiro," dijo Neville pasando entre la multitud "¿Dónde has estado? Pensé que dijiste que volverías al castillo."

"He estado por aquí."

Su amigo arqueó una ceja inquisitivamente pero se encogió de hombros antes de pasarle una taza de té, "Imaginé que te gustaría más esto que la cerveza de mantequilla."

"Ah, estabas en lo correcto en esa suposición," murmuró mientras tomaba un sorbo.

Parecía como si la fiesta estuviera en pleno apogeo, lo que significa que para el momento en que todos fueran a la cama sería bastante tarde en la noche, si no temprano en la mañana.

"¿Estás bien?"

"¿Hm?" miró para encontrar a Neville mirándolo.

"Pareces distraído."

"Sólo estoy cansado," aseguró mientras se sentaba en su silla recién desocupada en la ventana.

"Bueno, siempre puedes ir a la cama," sugirió el otro "Probablemente no duermas mucho con todo el ruido pero vale la pena intentarlo si de verdad estás tan cansado."

El taicho agració a su amigo con una pequeña sonrisa, "Está bien."

Estaba empezando a acomodarse; el hecho de que si él y Sirius cometían un error esta noche, había una posibilidad de que el hombre fuera ejecutado y el Shinigami mismo probablemente lo seguiría rápido. De ninguna manera le temía a la muerte. Diablos, él era la muerte. Pero había cierta sensación de hundimiento ante la idea de que Neville y Luna pensaran que los había traicionado. Afortunadamente, no le importaba lo que Dumbledore pensara o lo que haría debido a su 'insubordinación'. Pero, había llegado a... gustarle Neville y Luna. Disfrutaba su compañía... se había acostumbrado a ellos.

Finalmente, la habitación comenzó a despejarse. Lento pero seguro, pero lo hizo.

Hermione se dejo caer con cansancio en el asiento junto al chico de cabello blanco cuando solo quedaban pequeños grupos de personas circulando por todas partes, "¿Vas a ir a la cama?"

Él asintió, "En un momento."

"Por cierto, ¿has visto mi libro? Estoy segura de que lo deje por aquí en algún lugar..."

Él negó con su cabeza, "No, no lo he visto. Si lo veo, me aseguraré de traértelo."

Ella asintió distraidamente, "Gracias. Bueno," dijo ella mientras se levantaba rígidamente "Me voy a la cama. Te sugiero que hagas lo mismo."

Pasaron sólo unos minutos más antes de que el último conjunto de niñas subieran a la cama y esperó otra media hora para asegurarse de que todos estarían dormidos. Hyorinmaru todavía presionado en su espalda escondido detrás de su chaqueta larga y suelta, así que no había necesidad de que subiera al dormitorio antes de dejar la sala común.

Miró hacia atrás por un momento preguntándose si debería ir y agarrar la capa de invisibilidad pero rápidamente decidió no hacerlo. Potter había estado durmiendo con ella bajo su almohada últimamente junto con el maldito mapa.

El taicho se aseguro de dejar el agujero del retrato un poco abierto, tratando de no molestar al caballero durmiendo que había reemplazado a la Señora Gorda por el momento. Podía sentir a alguien a cuantos pasillos, pero a parte de eso parecía que la mayoría de los maestros en patrullaje estuvieran lejos.

Con un shunpo estaba a tres pasillos de distancia y con otros dos estaba delante de la estatua de la bruja tuerta. Frunció el ceño por un momento antes de buscar en sus bolsillos por su varita, finalmente la encontró en un bolsillo oculto en el forro.

Sirius estaba esperándolo y fiel a su palabra estaba en su forma de perro con una pequeña daga apretada en su boca extrañamente como un palo. No se le había ocurrido al taicho hasta entonces que el sonido de sus garras chocando contra el suelo de piedra podría alertar a alguien de su presencia.

Hizo una mueca, "Voy a tener que cargarte."

Si un perro pudiera lucir divertido, Sirius definitivamente lo hacia.

"Primero límpiate los pies al menos."

Sirius arrastró sus patas a lo largo de la piedra haciendo un sonido ahogado que de alguna manera parecía una carcajada.

Hitsugaya se agachó mientras el perro colocó sus patas sobre sus hombros y se levantó con cuidado cerrando sus brazos alrededor de Sirius, "Sostente."

Hubo un silencioso chillido cuando él comenzó a usar shunpo para llegar a la torre de Gryffindor rápidamente a través de los pasillo vacíos.

El agujero del retrato todavía estaba abierto haciendo fácil pasar a través de él sin despertar al caballero durmiendo. Toshiro subió las escaleras en silencio con el perro todavía en su espalda, solo bajándolo una vez que que estaban en la habitación del dormitorio.

El taicho llevo un dedo a sus labios antes de inclinarse hacia la cama de Harry para asegurarse de que todavía estaba profundamente dormido. Se quito el abrigo una vez que se aseguró de que todos estaban profundamente dormidos solo para prácticamente saltar de su piel cuando Ron dio un grito sin piedad.

Toshiro giró rápidamente solo para encontrar a Sirius parado sobre el pelirrojo con su cuchillo en mano.

"¿Qué diablos crees que estás haciendo?" gruñó cuando el sonido del acero chocando con acero sonó omnimosamente por la habitación cuando extrajo a Hyorinmaru.

Sirius rápidamente se escabullo de la habitación, sus ojos transmitiendo una disculpa mientras corría. Toshiro miró fijamente a la puerta que todavía se balanceaba antes de girarse hacia Ron quien todavía estaba gritando a una octava que el taicho no había pensado fuera posible para un chico.

Todos los adolescentes fueron repentinamente despertados y seguramente las chicas lo estarían también cuando el pelirrojo comenzó a gritar sobre Sirius Black tratando de matarlo mientras dormía.

El shinigami vaciló por un momento antes de salir corriendo de la habitación, corriendo tan rápido como pudo para tratar de ponerse al día con el convicto que huía, sin atreverse a usar el shunpo en caso de que un maestro viniera a investigar.

Sus botas apenas hicieron sonido ya que prácticamente voló por las escaleras hacia la puerta principal. Cuando tocó el pasto pudo ver claramente la forma de un perro que se dirigía hacia el Bosque Prohibido y con un shunpo estaba delante de la bestia con Hyorinmaru presionado a su garganta. "Dime qué demonios acaba de pasar." Gruñó, la escarcha arrastrándose por el pasto mientras sus ojos brillaban furiosamente.

El perro gimió mientras se alejaba de la espada antes de comenzar a cambiar a la forma normal de Sirius.

Hitsugaya miró fijamente al hombre, "¡Pensé que teníamos un plan!"

Black hizo una mueca de dolor, "¡Lo sé! Es sólo- ¡él estaba tan cerca! Yo-yo sólo-

"Dejaste que tus emociones te superaran," Hitsugaya terminó por él.

El criminal asintió débilmente, "Lo siento, si eso hace una diferencia."

"Bueno, no la hace," Toshiro gruñó mientras envainaba su Zanpakuto. "Ahora golpeame."

El hombre vaciló, "¡¿Qué?!"

"Si vuelvo después de perseguirte en perfecta condición van a sospechar algo. ¡Ahora apresúrate!"

Sirius vaciló, "Pero, me sentiré horrible."

Toshiro lo fulminó con la mirada, "Sólo hazlo. ¿Qué tipo de asesino en masa eres?"

El hombre vaciló luego echó atrás un puño y lo golpeó en el costado de la cara del chico.

Toshiro parpadeó para alejar las estrellas mientras Black seguía inquieto, "¿Debería cortarte con el cuchillo?"

"Quiero parecer maltratado no permanentemente desfigurado," espetó el Shinigami mientras escupía la sangre que inundo su boca antes de agacharse al suelo y comenzó a oprimir tierra en la tela de sus ropa y frotarla a lo largo de piel.

"¡¿Qué estás haciendo ahora?!"

"Tengo que verme como si hubiera estado en una pelea, idiota, ¡ahora vete antes de que los Dementores lleguen aquí!" escupió Hitsugaya cuando se levantó y comenzó a caminar de vuelta al castillo. "¡La siguiente vez será mejor que escuches o juro que te mataré yo mismo!"

Se dio vuelta para encontrar el campo vacío excepto por él mismo y suspiró mientras hacia el largo trayecto de vuelta a las puertas del castillo que todavía estaban abiertas de par en par.

Contra la brillante sala iluminada pudo distinguir la figura de Dumbledore junto con McGonagall aparecer bastante desaliñada. Mientras subía los escalones de piedra se aseguró de arrastrar los pies y dejar que la sangre que salía de su labio partido goteara por su cuello y su camisa ignorando el golpe a su orgullo.

"Sr. Hitsugaya," el Director saludó sombriamente, "¿Está bien?"

Él asintió, "Nada que no se cure en unos días."

"Bien," el hombre asintió "Ahora, me temo que tiene que explicar algo sobre cómo exactamente el criminal contra el que te encargue que protegieras la escuela logró no solo entrar al castillo," dijo rotundamente, "Si no hasta tu misma habitación y atacó a un estudiante antes de que intervinieras. Espero que sea una historia interesante."

El taicho escupió la sangre de su boca, alegrándose del hecho de que casi golpeó el pie del viejo, "Será un placer para mí."

Esta historia archivada en http://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=48261